Un buen muchacho

En mayo de 1937, fueron clausurados las «arbeter shuln», las escuelas obreras judías que tan importante tarea educativa realizaban entre los sectores más po-bres de los inmigrantes judíos. La clausura se produjo a raíz de la intensa campaña de «denuncias» promovidas por el senador Matías Sánchez Sorondo (ex ministro del Interior de la dictadura del general Uriburu en 1930 y un hombre que abiertamente exteriorizó sus simpatías por el fascismo y su aversión por los judíos). En la provincia de Buenos Aires, donde ejercía como gobernador Manuel A. Fresco (que nunca, inclusive después de la guerra, dejó de mantener orgullosamente sobre su escritorio las fotos autografiadas de Hitler y Mussolini), la medida gubernamental de efectivizar el cierre de los establecimientos judíos se concretó con saña y violencia.
Durante los dos primeros años de la gestión de Fresco (1936-38) fue su ministro de Gobierno nada menos que Roberto J. Noble, otro de los fascistas de la época que, en agosto de 1945, llegara a fundar el diario «Clarín» (y no son pocos los que aseguran que el matutino fue bautizado con ese nombre tan caro a los militares en homenaje a la revista nazi «Clarinada» que, cinco meses antes, en marzo del ´45, cesó de aparecer apenas se produjo aquella grotesca (y oportunista) declaración de guerra a Alemania suscripta por el gobierno provisional de Fa-rell y Perón cuando ya el «führer» y el «duce» estaban prácticamente vencidos).
Noble que, como lo señalara Luis A. Sciutto (Diego Lucero) en la biografía por encargo publicada en 1979, había participado activamente en el golpe de Uriburu del 6-IX-30 y fue, según Sciutto, «uno de los seis únicos civiles de la primera línea en aquellos actos determinantes del derrocamiento de Hipólito Irigoyen».
Noble, apenas asumió el cargo en 1936, designó como uno de sus más inmediatos colaboradores a Carlos Suárez Pinto, un fascista declarado que se desempeñó como subjefe de policía de la provincia y, más tarde, se dedicó al periodismo en el diario de ultraderecha «Cabildo» (años después, al aparecer «Clarín», Noble le confió la secretaría de redacción).
Y el 26 de mayo de 1937, siguiendo lineamientos que se encontraban en ejecución en el orden nacional, Noble mandó a la policía provincial a clausurar las «arbeter shuln» (escuelas obreras judías) que, en territorio bonaerense, se encontraban principalmente en La Plata, Zárate, Campana y Valentín Alsina.

http://www.lavozylaopinion.com.ar/cgi-bin/medios/vernota.cgi?medio=lavoz&numero=marzo2003&nota=marzo2003-5

26 Comments on “Un buen muchacho”

  1. Me parece que no hay relación entre Noble y Clarinada, me suena forzada la asociación del fundador de Clarín con la publicación fascista por más que él haya sido ministro de Fresco. Por otra parte, en el golpe de 1930 participó un espectro bastante amplio, si se tratase de apoyo explícito o implícito al golpe deberíamos tildar de uriburista a medio país, incluso a Alfredo Palacios, que apareció en medio de la ofensiva contra Yrigoyen reclamando la renuncia del presidente constitucional. En 1930 Noble no tenía un vínculo sólido con Uriburu sino con el socialista independiente Di Tomaso, luego ministro de agricultura del general Justo, de hecho Clarín publicó evocaciones del político del PSI hasta después de fallecido Noble, como en el cincuentenario de la muerte de Di Tomaso (año 1983). En cuanto al cierre de las escuelas judías, la información me parece que ha sido un poco tergiversada, pero debería investigar el asunto antes de expresar una conclusión firme. Hay otros aspectos que prefiero pasar por alto para no hacerla larga, y con esto no estoy reivindicando a Clarín ni a Noble, sólo digo que la información es tendenciosa.

    Por último Jorge, el siguiente fragmento merece un comentario: «en marzo del ´45, cesó de aparecer apenas se produjo aquella grotesca (y oportunista) declaración de guerra a Alemania suscripta por el gobierno provisional de Farrell y Perón cuando ya el “führer” y el “duce” estaban prácticamente vencidos).»
    ¿Por qué a 60 años de los hechos todavía se señala a la Argentina como la turra que no le declaraba la guerra al Eje siendo que Uruguay, Venezuela, Chile, Perú, Paraguay y Ecuador tampoco le declararon la guerra antes de 1945?, por no hablar de Suecia que siquiera rompió relaciones y que durante toda la guerra abasteció a Alemania de materiales estratégicos y de !armas!. Yo tengo una respuesta, ninguno de esos países le podía escupir el asado a EEUU, sólo la Argentina era el país latinoamericano a doblegar, «el único… que ha osado enfrentar sus truenos», según J.V.Perowne, Jefe del South American Departament de la diplomacia británica. La neutralidad argentina y la posición beligerante hacia el final de la guerra no deberíamos miralas con las gafas de Braden, tienen más relación con el desplazamiento de hegemonías (de la esfera británica a la norteamericana) que con la (supuesta) ideología pronazi de los milicos, de hecho para los alemanes Farrell era probritánico. Saludos.

      1. Jorge:

        No es un argumento fuerte, que haya acogido a nazis en la posguerra no implica una posición pro-Eje en la guerra (si es por eso deberías imputarle filonazismo a Truman y Stalin). El consenso historiográfico desde hace casi cuarenta años sostiene que la neutralidad fue una posición defensiva en la rivalidad entre las grandes potencias (incluyendo la rivalidad GB-EEUU), y no un apoyo al Eje (por supuesto, los filo-Eje podían hacer su juego en la neutralidad, pero eso no afecta al concepto anterior).

        Herman Schiller quizás es un buen periodista (no conozco sus trabajos en ese rubro), como divulgador de historia es muy flojo y demasiado manipulador de datos, al menos en esa serie. Por ejemplo, fuerza los hechos para vincular a Noble con Clarinada y Silveyra pero no dice que Noble entró al gobierno de Fresco desde el socialismo independiente en virtud del armado del presidente Justo, quien quería neutralizar el peso de los conservadores en la Concordancia. Roberto Noble es de origen socialista, y encuentro muy cuestionable imputarle fascismo por su participación en el gobierno de Fresco. Saludos.

        Nota: muy bueno el Café de las palabras.

      2. emilio: no es para hacer esgrima literaria, pero Mussolini creó el fascismo justamente a partir del socialismo. Y tanto Truman como Stalin eran notorios antisemitas que acogieron a los científicos nazis para su propio provecho militar, pero no a genocidas como Eischmann, Priebke, Mengele y tantos otros que entraron tranquilamente a la Argentina.
        Perón sólo pudo quedarse con Kurt Tank (diseñador de los extraordinarios Pulqui I y II) y con el chanta de Richter.

      3. Gracias Jorge por la respuesta, pero quedé un poco confundido, ¿quién era el fascista, Perón o Noble?. El problema es la fuente, para el Sr. Schiller todos eran fascistas: Noble, Castillo, Farrell, Perón y cualquiera que haya formulado una insinuación antisemita por más que también hubiese repudiado al fascismo. Para mí, la posición argentina en la SGM es demasiado compleja como para reducirla al supuesto apoyo al Eje, a ese me referí en este punto.

        Un saludo, esto se está convirtiendo en una torre de Babel por lo confuso.

  2. Ah, Jorge, ahora veo tu fuente, es un artículo de una serie sobre el antisemitismo en la Argentina en donde el autor suele mezclar esto con aquello (yo ya le conocía algunos artículos). La serie es bastante floja por tendenciosa y confusa. Te recomiendo no dar por válido su contenido hasta no contrastarlo con mejores trabajos, en especial en cuanto a imputaciones directas como esta parte dedicada a Noble.

    Otro sí digo, por razones obvias no publicaré el enlace a sitios nazis, pero te digo que allá acusan a Noble y a Clarín de prosionistas.

  3. En el verano recorrí el sur de la provincia de Buenos Aires, y en los clubes sociales, sociedades de fomento, restaurantes caracterizados, en todos estos lugares se veia un previsible apoyo al campo a través de banderas, fotos, carteles, etc. Y en la mayoría de los lugares se podían ver fotos de Fresco como símbolo histórico del reclamo del campo.

    1. Andaban medio dispastados los muchachos, ya que Fresco era un político arribista de origen conservador (devenido en fascista) pero del sector «popular» como Barceló, el caudillo de la industrial Avellaneda. Los muchachos del campo deberían recordar al otro sector de los conservadores, por ejemplo al de los políticos como Rodolfo Moreno, un conservador «liberal» que hoy todavía reivindica el diario La Nación.

      1. En realidad acá no importa la verdad histórica sino la `percepción de esta gente que lo siente suficientemente cercano a detereminadas ideologias que le son caras, Ideologías que cuando Fresco y Noble asisitieron al Acto Nazi en el lunA pARK, lleno de cruces svasticas y fotos de hitler, apostando quizás a unresultado diferente en la guerra

      2. Comprendo Weinsteiner, no importa la verdad histórica sino bardear a Clarín y al llamado campo, como si todos los que saltaron por la 125 fueran entusiastas de Fresco y el fascismo. Estás deformando el acto en el Luna Park, que fue en 1938 por la anexión de Austria, antes de la guerra y debería revisar si participó Noble. Pero, como ya dijiste, no importa…

        Supongo que si de percepciones se tratara, entonces tus amigos peronistas no saldrían mejor en la foto: un Perón bien entrado en años todavía se declaraba admirador del fascismo de Mussolini y hasta del nacionalsocialismo de Hitler, como lo han mostrado las grabaciones del Pocho en la década del 60 dadas a conocer por Peicovich et al.

        Juegos chicaneros aparte, conviene recordar que Armando Spinelli fue un activo funcionario de la Secretaría de Trabajo y Previsión durante el gobierno de Farrell. Spinelli había sido director de Trabajo en la gobernación de Fresco, y en la Provincia impulsó entre otras medidas progresistas el sábado inglés. Fresco viró al nacionalismo radicalizado de tipo fascista después de la «traición» de Ortiz a los conservadores (1940), así que bien podía estar acompañado por alguien de origen socialista como Noble, que renunció al ministerio en 1939.

  4. Dicen que Juan de Garay era agente de la Inquisición. Que te pasa, Schussheim, querés viajar en club a hoteles con robes de toalla en el baño, cortesía de la Rosada?

      1. Jorge, Oscar Souto era un maravilloso editor en Laboratorios Alex. Carlos Souto es el empleado de Menem, de la Rua, de Narvaez, de Agulla, de Ratto, y ahora de Clarín.

  5. Jorge, a veces conversar estos temas entre Peronistas es como caminar sobre huevos, de hecho sacale el elemento racial al Facismo o Nazismo (particularmente al Nazismo), y te queda un movimiento politico caracterizado como Nac&Pop. Ojo que NSDAP su traducción es: Partido Nacional Socialista Aleman de los Trabajadores.
    Ahora claro si dejamos al nazismo, como solo un movimiento politico que se dedicaba a perseguir y exterminar minorias (particularmente a nuestros paisanos), entramos en ese «vacio» que son las calificaciones politicas en la Argentina. El peronismo de los primeros dos gobiernos 46-55 tuvo todos los elementos de un movimiento similar a los surgidos en Italia y Alemania en decadas
    anteriores, obviamente quitando la estupidez racial de la versión aleman y con el inteligente aporte del General de mantener la estructura democratica y sus poderes (ese si que sabia jugar a la politica!!!).
    En los hechos el Peronismo del 73 estaba lleno de filo-nazis, muchos siempre vieron al peronismo como nuestro nazismo criollo, ¿Acaso la ravista Cabildo no es Peronista de Derecha?, ¿Acaso el peronismo en sus anteriores 6 gobiernos no estuvieron controlados y conducidos por la derecha?.
    No, viejo mejor no indagar, haceme caso.

      1. No, sin duda que elijo quedarme con la historia, pero algunas veces me da la sensación que en AP no hay mucha onda para eso.
        Eso si , si convenimos quedarnos con la historia que sea con TODA LA HISTORIA ¿No le parece?

    1. Gus, un nazismo democrático y sin ideología racista. Además, sin pretensiones imperialistas ni anexionistas, sin tribunales del pueblo, sin campos de concentración, sin estructuras armadas paralelas al Ejército y a las fuerzas de seguridades, sin estructura de poder civil paralela, con base de sustentación en los sectores populares y no en la clase media, con el empresariado en contra y no a favor.
      Con todas esas pequeñas diferencias, pero igualito, igualito…

      1. ¿¿¿¿?????
        -Flaco, quien estaba hablando de este gobierno???, Es tan descolgado tu comentario, que tuve que leerlo 3 veces para saber de que hablabas.
        Yo me hago cargo de lo que digo, no de lo que vos entendés.
        PD: Recomiendo re-leer con detenimiento.
        PD2: Tanto a Jorge como a Carpe:
        Tengo la impresión, que leyeron mi texto como una chicana/ intento de defensa del Muchacho Noble.Nada más lejos, no solo está grandecito para que se defienda solo, sino que en discusiones entre «fulleros» no participo, es como si en untorneo de truco se me ponga a elegir cual es le mentiroso favorito.
        Por ultimo, Carpe,tenés 2 opciones o lee más historia, o se honesto cuando busques en tu memoria lo leido.
        Ya que nada de lo que argumenté es falso. Y es más las diferencias que te ocupas de señalar, yo también las hice, y es más aún reivindico ese Peronismo, porque hay que verlo en contexto.
        Porlas dudas, te aclaro, soy descendiente de Judios polacos

  6. Esto está muy traído de los pelos.

    Van a rechazar el apoyo de la CGT porque a Alfonsín le cantaban se va a acabar, se va a acabar, la sinagoga radical?
    Hay muchas más conexiones entre peronismo y Fascismo que entre Clarín y Fascismo.

    1. De acuerdo.
      No hay que olvidar que Noble murió en 1969, fecha en la que Clarin no era ni multimedio ni monopolico, por lo que invocar supuestos antecedentes nazis del fundador de un diario, es medio como andar exigir certificados de pureza de sangre a sus actuales propietarios.-
      Saludos.-

  7. A ver:

    1. Los gobiernos de Justo y de Uriburu no eran facistas, sino conservadores. Hay una diferencia. Haber participado en uno de esos gobiernos te convierte en un conservador golpista no en Nazi.

    2. El gobierno de Peron tampoco era facista, pero le pegaba en el palo. El corporativismo a la italiana con su culto al líder, un único proyecto de país y todas las fuerzas sociales (empresarios, trabajadores, etc) atrás del líder y del movimiento es muy similar al viejo peronismo argentino. La CGT, como sindicato único, es un resabio de él. La diferencia entre el nazismo y el facismo es que el segundo no es racista.

    1. En Italia se aplicaron las leyes raciales del nazismo (ojo antes de que cayera Mussolini y tomara control alemania), si bien la persecución fue más «ligth», y la mayoria de los Judios italianos tuvieron la oportunidad de exilarse, lo que sucede es que muchos de los apellidos judeo-italianos suenan a «italiano» por ej. Debenedetti, por ello los judios que huian de italia muchas veces parecian exiliados politicos y no producto de la persecusión racial.

  8. En 1964 después de una entrevista en la que me tomaron como redactor (provenía de United Press y Editorial Atlántida), me separaron por «tener el cupo de judíos completo» (sic)

  9. El refugio a los nazis, y la admiración a las dictaduras antiliberales de los 30 es un defecto en el que cayeron amplios grupos de la época en nuestro país.
    Las motivaciones fueron varias, desde el anticomunismo a la anglofobia en los más disculpables, hasta un fascismo liso y llano como en los muchachos de la Alianza Libertadora Nacionalista y otrosgrupos filonazis.
    Me parece gorila cargar excesivamente las tintas sobre el peronismo con un defecto que fue mucho mas amplio, pero es bastante hilarante que un simpatizante de ese movimiento levante el dedo acusador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *