“Presidente, sepa que se pasó con la suba del gas”

Gonzalo Riesco, que aún no cumplió los 40 y es padre de dos chiquitas una de 2 y la otra de 5, decía en tono discreto y con una alegría contenida que ayer fue el día más importante de su vida. Se había preparado y guardado el secreto cuando se enteró que había sido elegido para un diálogo con Mauricio Macri. Todo surgió cuando Julieta Herrero, flamante directora de Discurso, pidió que le organizaran al Presidente un encuentro a solas con un operario. Sucedió a las 9, en cuanto el Presidente bajó del helicóptero que lo depositó en la planta de la cerealera Louis Dreyfus.
“Nunca me voy a olvidar de este día, es algo único para mí , cuándo voy a tener oportunidad de charlar con alguien como Usted. Pero deje que también le diga que se pasó con el aumento del gas, a mi me llegó con una suba muy por encima del 300%”, arrancó.
Macri lo dejó pasar, Prefirió preguntarle por su historia. Riesco le contó que había estado sin trabajo hasta que apareció la ampliación del puerto de Dreyfus. “El año pasado nos volvió fuerte la angustia. Eran todos conflictos y temimos lo peor, perder el laburo”.
Fue entonces cuando Macri soltó: “Tenés que ayudarme a convencer al presidente de Dreyfus que haga más inversiones en Bahía Blanca, por ustedes, por el país”.
Después le dijo que se hablaban muchas cosas sobre él. “Fijate que andan diciendo que Juliana está embarazada. No, nada de eso, Antonia nos ha dicho que no quiere tener otra hermana y le vamos a hacer caso”, confesó generando un clima especial. Recién en ese momento le explicó: “Hoy tenemos poca energía. Entonces todos tenemos que ayudar siendo más austeros. Nos va a llevar años recuperar todas las macanas que se han hecho. Igualmente la energía siempre va a ser un recurso escaso. Sabés otra cosa, Bahía Blanca se va a llenar de molinos para generar energía eólica. Vas a ver que este viento tan molesto, también va a servir para generar muchísima energía”.
Riesco le aseguró que había entendido el mensaje. Para Macri ya era hora de pasar al escenario.Gonzalo Riesco logró ubicarse para escucharlo, siempre con su casco blanco. Y había que verle la cara de sorpresa. El Presidente señaló en el discurso: “Gonzalo recién me decía que la factura de gas más que se le triplicó, pero por suerte él me dijo “y entiendo, entiendo que tenemos que pagar lo que vale y tratar de reducir lo que consumimos”