Reforma de la Constitución: qué, quién, cuándo

[El tema comienza aquí]

Son cuatro los argumentos principales utilizados en los últimos tiempos para la reforma de la Constitución:

  1. Posibilidad de re-reelección
  2. Simplificación de los mecanismos para la reforma de la coparticipación (la necesidad actual de unanimidad de todas las provincias bloquea de hecho cualquier cambio)
  3. Eliminar los resabios neoliberales de la reforma del ’94, lo que incluiría el traspaso de los recursos naturales no renovables a las provincias, percibido como una forma de debilitar al Estado en la negociación con las multinacionales interesadas en su explotación. Otro motivo es el carácter estratégico de los recursos hídricos.
  4. Darles rango constitucional a las medidas centrales introducidas por los sucesivos gobiernos kirchneristas, como por ejemplo la Asignación Universal por Hijo.

El primero y el cuarto punto son invocados por partidarios del Gobierno nacional (no necesariamente los dos juntos). El tercero por partidarios del Gobierno nacional y de otras opciones de centroizquierda, pero está lejos de ser unánime y evidencia un cierto clivaje capital/provincia, ya que es percibido por quienes se oponen como un avance sobre el federalismo, y esto independientemente de la posición política general de quien manifiesta esta oposición (para dar un ejemplo, tanto Mariano T. como Gustavo Arballo se oponen).

El punto dos evidencia una contradicción curiosa: quienes piden una transformación de la coparticipación (gobernadores más o menos opositores, por ejemplo) lo presentan  como un reclamo al Gobierno nacional, sabiendo perfectamente que las reglas actuales la hacen virtualmente imposible sin reforma constitucional. Un reclamo, en suma, pour la galérie.

Y para ese mismo sector y para la oposición en general, el punto uno les proporciona prácticamente la única bandera bajo la que pueden cobijarse todos (recordemos al FAP practicando su deporte favorito de presentar petitorios), habiéndose demostrado el carácter de entelequia del tresocuatrocosismo (las famosas tres o cuatro cosas sobre las que estamos todos de acuerdo) tan caro a Duahalde. Ahora bien: el Gobierno necesita seguir agitando la posibilidad de la reforma y de una eventual re-re simplemente para evitar el síndrome del pato rengo (un vaciamiento de poder). O sea que la situación actual al respecto le conviene a demasiados sectores como para que pueda modificarse a corto plazo.

¿Entonces? Entonces este escriba se anima a vaticinar que no habrá reforma antes del 2015, y que quienes pensamos que hacen falta grandes transformaciones para seguir mejorando el país tendremos que pensar en medidas alternativas, forzosamente más parciales. Una de ellas puede ser el traslado de la Capital (próximo post seguimos con eso).

12 Comments on “Reforma de la Constitución: qué, quién, cuándo”

  1. Yo agregaría un par de puntos:
    1. Reformar el sistema de ballotage. Terminar con ese engendro que inventaron Menem y Alfonsín del piso 45% o 40% con 10 puntos de diferencia con el segundo candidato, y pasar al sistema clásico de mayoría absoluta de los votos. En Brasil el PT ya tuvo que ir tres veces a la segunda vuelta para ganar, y no fue el fin del mundo.
    2. Establecer el referendo revocatorio, igual al que está vigente en Venezuela (y en la CABA).S
    Saludos.

    1. Hola, Martín. Sí, yo no me refería a los motivos que justificarían una reforma (si ves los posts linkeados vas a ver un par más) sino a los argumentos mencionados últimamente de manera más o menos recurrente. Saludos.

  2. Ah, bueno… se cayeron las caretas.
    ¿Cuántas veces se llenaron la boca habalndo de “federalismo”?
    Ahora resulta que la propiedad de los “recusrso naturales” en manos de las provincias es un “resabio neoliberal”.
    Asúmanse en todo caso como lo que son: UNITARIOS.
    Así terminamos con una de las más grandes farsas de la historia argentina: el federalismo, los pretendidos Nac&Pop identificados con la etiqueta federal son en realidad terribles UNITARIOS, como era el señor Rosas.

    1. Es neoliberal, porque corporaciones que tienen valores equivalentes a las reservas del pais todo, que son las que explotan recursos naturales, son puestas a negociar con PROVINCIAS, que por lo tanto tienen menor poder, y por lo tanto como es regla en la teoria neoliberal, las corporaciones imponen sus intereses al mas debil, las provincias.
      Federalismo es otra cosa, usar el federalismo aca es una trampa, es debilitar al actor para beneficiar al mas fuerte. Si queres federalismo exigi que lo que se produzca por su explotacion se reparta exactamente igual que la coparticipacion, eso es federalismo. Dejar que lo que produce se lo lleve la provincia, pero que se lleve mucho menos porque negocvio en debilidad y la cagaron, no es federalismo, es idiotismo, al que sos tan afecto.

      1. La iniquidad es la ley de mineria de menem, que siguen manteniendo. Un 4% de regalias a las provincias dueñas del recurso es un absurdo. La unica discusion en este tema es quien se queda con la coima.
        Con respecto a la auh, porque no empezamos con una ley del congreso y no un simple decreto como esta ahora?
        Lo de la coparticipacion es un buen tema para encarar desde 2015.

      2. “porque no empezamos con una ley del congreso y no un simple decreto como esta ahora?”
        Ja … mirámelo a Marianote…
        Además de republiqueto ahora progre…. no le importa el déficit… Y si, ya que estamos en tren de progresismo ¿qué te parece una Junta Nacional de Granos y el desarrollo de un “gusano” que expropie los silo bolsas?
        Ni un paso atrás con los rentistas ¿no?

      3. Sera q en tu Unitarismo no cabe otra q la idea de provincias bobas y debiles.,

        Aca en Mendoza (q tienen cientos de proyectos en el sector energetico) el año pasado se creo la empresa provincial de energia con consenso tal q se aprobo con los votos del PJ y UCR. Q va a permitir participar de toda la cadena de valor energetica tanto publica como en asociacion con privados, q a secas va a llevar q ya no sea como hasta ahora. un deja vu de hace 500 aÑos cdo los españoles se robaban los recursos. Ahora se va a participar del negocio.

        http://www.jornadaonline.com/Mendoza/91413

        Gioja, Corpachi y tantos otros no es que sa debiles, son unos fusilanimes traidores a su pueblo, y principalmente COIMEROS.

        Los saca q tremenda caja no la puedan tocar -a repartir principalmente en el conurbano porteño-. Prueben a ver como les va.
        ue

  3. Compañeros, en abril del año pasado estuvo dado el debate. Aquí recogí una sintésis. Espero que les sirva.

    Abrazo!

      1. Hola, Santiago. Es cierto que faltaba el link, pero también un resumen aquí mismo (es lo que recomienda la netiqueta, para permitir que la discusión siga en el mismo lugar y no se vaya a otro lado). De todas formas, como este post ya salió de la “ventana” en la homepage de Artepolítica, si te interesa seguir discutiendo del tema te recomiendo postear un resumen de tu post como nuevo post de la Comunidad, linkeando a tu post original y a este mismo. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *