Réplica a Ignatius: El que puso Scioli ¿Recibirá Sciolis?

 

 

Buenas a todos, como el post de Ignatius que se titular El que puso Scioli, recibirá Sciolis, el que puso Felipe, recibirá Felipes derivó de unos comments que cruzamos en mi post sobre las candidaturas testimoniales, quería hacer un breve post apuntando algunas cuestiones en las que estoy en desacuerdo. Ahí vamos:

 

(uno)  No se trata de quienes son los candidatos testimoniales. Da igual si los candidatos testimoniales son del PJ, del FpV, de la UCR, de la CC, del SI. No interesa eso. Lo que si interesa es la discusión respecto de esta práctica política es ética, si nos parece bien o no. A mí me parece mal. El hecho de que haya otras discusiones importantes no implica que esta no sea también importante. De hecho, hay muchísimas discusiones importantes, no solo la relativa al paco o a la desnutrición.

 

(dos) la realidad es que las candidaturas testimoniales NO son constitucionales. La constitución no dice nada respecto de estas candidaturas testimoniales. Así que no podemos decir que SI son constitucionales. Nada dice la Constitución al respecto. Si algo tiene para decir la Constitución acá, está dicho en el art. 25 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que habla de elecciones auténticas. Y creo que no es discutible que postular un candidato para ocupar un cargo que no va a ocupar no hace la elección muy auténtica. Respecto de Scioli, y de otros gobernadores, además está la prohibición del art. 73 CN, que dice que los gobernadores de provincia no pueden ser diputados ni senadores. Si es imposible que ocupen esos cargos, ¿para qué se postulan?

 

(tres) si las candidaturas testimoniales no te cierran…¿por qué defenderlas a ultranza? Estemos o no de acuerdo con el gobierno, me parece que la crítica irracional y automática es tan nefasta como la adulación y la aceptación acrítica de todas las propuestas.

 

(cuatro) la distinción “legal / institucional”: ¿qué significa? ¿Es una forma moderada de crítica? No todo lo que no es delito está bien. No confundamos ley con ética.

 

(cinco) el hecho de que las reglas actuales no contengan a la política, ¿implica un vale todo? ¿Cualquier fin justifica cualquier medio? Si es así, listo, proclamemos la monarquía y ningún límite, y listo. Esto lo digo irónicamente, claro. Darle el poder total, la aceptación absoluta de todo lo que viene del gobierno, o de cualquier gobierno, no es para nada valioso.

 

(seis) El argumento de las boletas Scioli / Solá… ¿qué tiene que ver que Solá se postule?  Solá si puede ser diputado, Kirchner también. Pero no confundamos, Scioli no puede ocupar ese cargo, por ende, postularlo para un cargo que no puede ocupar es armar una cosa falsa, es un truco. Y si queremos que la democracia sea como un partido de truco, que gane el más vivo, vamos mal.

 

(siete) en el punto B seguimos hablando de la oposición. Estamos hablando de candidaturas testimoniales, vengan de donde vengan. Sos vos el que recurre a nombres, a partidos, para justificar o denostar medidas. A mí las medidas como estas me parecen pésimas, vengan de quién vengan.  ¿Y qué tiene que ver todo esto con la disciplina partidaria? Para cuestiones de disciplina partidaria, habrá que recurrir a mecanismos partidarios, no a cualquier medida que ensucia, falsea las elecciones.

 

(ocho) nuevamente, ¿qué culpa tienen las instituciones acá? ¡Si acá las candidaturas testimoniales no las armaron las instituciones, las armaron personas, grupos de personas, y son personas las que se prestan para estas falsas candidaturas! Llamemos a las cosas por lo que son: esta maniobra tiene personas que la hacen y personas que se prestan para la maniobra, entonces, ¿qué sentido tiene echarle la culpa a las instituciones?