Test: ¿soy de derecha?

Nicolás Casullo escribe una nota hoy sobre la derecha. Qué es ser de derecha en la Argentina de hoy. Le paso dos párrafos y hágase el test. A ver qué le da.

“La historia: será siempre, por sobre todo, el hallazgo individual. El caso. Los antípodas de las masas como historia. La pobreza: una latente amenaza delictiva, un paisaje de miseria inalterable como tipología geográfica de “lo malo” en la ciudad. La cultura ajena al espectador. El hambre: algo que ya no tendría ideología ni biografía social, un ícono suelto en la vidriera para cualquier retórica del espinel político”.

“Lo policial: lo que debería incorporarse idealmente, como ortopedia, al núcleo familiar protegido. Un policía al lado mío. El Estado regulador, interventor, recaudador: un espacio ineficiente (ilegitimado), que “gasta mi dinero” y corrupto (por político). La política: un descrédito en manos de zánganos que podría existir como no existir para lo que hace falta. La nota policial: en tanto amedrentación y reclamo de seguridad, pasa a ser el verdadero estado social de la vieja política a cancelar. Lo que escapa a la “Ley y concordia” del mercado. Lo comunitario: una utopía solitaria entre yo, el negocio y “mi bolsillo” (tenga 100 pesos o mil hectáreas adentro). Lo nacional: un espacio a-histórico, siempre al borde del caos que sólo victimiza. Con habitantes nunca representados por nadie, solo por el foco de la cámara, y donde la única noticia es que la política ya ha fallado, siempre, antes de empezar. La nueva comunidad pos-solidaria es ahora una sociedad en tanto arquitectura de servicios que “me debe servir” con la eficiencia modélica de lo privado selecto. Ya no soy parte de la memoria de lo público, de los hospitales sociales y universidades políticas hoy en crisis, sino que me trasvestí en un cliente exigente del otro lado del mostrador. La libertad: el simple pasaje desde el “libre consumidor” al “libre sufragista” sin identidad, alabado por sin partido, por vaciado en cada elección, a punto de comprar algo “genuinamente” entrando al escaparate del cuarto oscuro. La gente: un “yo” sublimado, absuelto en tanto construcción narrativa. Una unidad personal “auténtica”, que representa un muchos en tanto estos muchos no se constituyan en otro tipo de “yo” (como sujeto político identificado), y permanezca como infinita clase media de “empleados” por el capitalismo, en una competitiva y ansiada igualdad de explotados. Lo sindical, lo popular, los desocupados: una realidad indiscernible de hombres de a “grupos”. Algo que debe vivir a distancia de mi vida y que “el Estado no atiende”. Seres organizados para algo que nunca se sabe. Imagen mítica en pantalla con palos y pasamontañas. No blancos, peligrosos en conjunto, dirigidos por vagos, punteros, jefes de barriadas y líderes pagados. Un otro cultural y existencial que como nunca, en la Argentina de la plenitud informativa y formativa, ha alcanzado casi el apogeo de una lucha cultural de clases de lo gorila sobre lo peronista, como un racismo no disimulado sobre lo popular, gremial y piquetero: universo de la negatividad política, del voto subnormal y de politizados a propinas”.

Autor de la foto

15 Comments on “Test: ¿soy de derecha?”

  1. “La historia: será siempre, por sobre todo, el hallazgo individual”
    “Lo nacional: un espacio a-histórico, siempre al borde del caos que sólo victimiza. Con habitantes nunca representados por nadie, solo por el foco de la cámara, y donde la única noticia es que la política ya ha fallado, siempre, antes de empezar.”
    Imposible despegarse de este enfoque de la vida en este país. No solo con esta premisa me siento reflejado.
    Don Nicolás con esta definición de derecha creo que vacía nuestra izquierda

  2. Yo creo que todavía podemos despegarnos, que el enfoque acerca de la política como herramienta obsoleta tiene una carga ideológica y responde a una idea determinada de democracia (delegativa, si se quiere, en terminos de GOD, jeje).

    Sobre todo creo que la derecha va “ganando” en la cuestión de seguridad, ya ni siquiera se piensa en soluciones políticas, cualquier debate sobre seguridad implica aumento de penas, de policías, prisionización. En relación a lo que se discute en el post “Ponele que se muere Tinelli”, creo que en este momento un buen cambio de agenda -si fuese necesario, no sé- sería volver a discutir la cárcel, los niveles de justicialización del delito menor.

    Saludos.

  3. Me gustan los textos de hoy porque están linkeados invisiblemente: este, el de Isa, el de Becerra.

    De Nicolás, me gustó más -casualmente- la primera parte del texto. En especial el párrafo:

    – “Discutir la derecha en nuestro país es entonces debatir, en principio, no un partido ni una figura. Es desollar una cultura que se fue desplegando, supuestamente “fuera de la política”: en lo indiscernible de las posiciones. En cómo me compro una remera o miro al otro. Cultura común y silvestre, que recién se activa políticamente cuando las circunstancias de los dominios societales lo creen necesario”

    A su vez, la diferenciación que hace Don Nicolás entre lo “liberal conservador” y lo “liberal modernista” explica porque (más allá del conflicto del campo) ciertos grupos -que consumen “placebo izquierdista”- andan por la vida sin asumirse de derecha.

    Esos grupos que pueden ser apresuradamente contabilizados como “progres” hasta que ciertas “minas ideológicas” (las confusiones que describe Isa en el post central de hoy) los activan.

    El empleado de Ernestina, amigo de Zloto, es un gran consumidor y dealer de este placebo.

  4. Muy bueno el artículo de casullo.

    Américo:

    Ahora resulta que el principal representante de la derecha e ideólogo de los proyectos más reaccionarios de la sociedad es…. Ernesto Tenembaum.

    Lo que te jode es que te corra por izquierda un periodista que contabas como “amigo”.

  5. Juliancito:
    La verdad que a Ernest, no lo consideré un amigo, y siempre lo ví como alguien que no podía sostener sus argumentos más allá de la calle Malabia.

    ¿Ideológo? ¿Representante de la derecha que corre a alguien por izquierda? No señor…

    Acaba de leer el artículo de Becerra, me copé y lo puse –principalmente– como chiste. Usé la frase “dealer de placebo izquierdista” haciendo referencia no a los de izquierda, sino los que se creen que estando a favor de la legalización, escuchando a Joaquín Sabina y visitando Pumamarca en agosto alcanza para ser de izquierda, progres, revolucas, o lo que sea, ¿no? … Y que cuando hay disputas sociales o políticas transformadoras, renuncian pidiendo que los manifestantes vayan perfumados y que tengan buenos modales al grito de: “¡Esto en Dinamarca no pasaría!”.

    No se tome todo tan en serio y cualquier otra duda, sobre mi “ensayo”… ya sabe: consulte.

    Un gusto,
    Américo

  6. No se quien se considera de izquierda por defender la legalizacion o escuchar Sabina…
    Ahora esa mania de querer meter en la derecha tantas ideologias, muchas de ellas abiertamente contradictorias entre si, tampoco lo entiendo…
    Habiendo palabras y nombres muchos mas especificos y correctos, porque se insiste en usar terminos como derecha o izquierda, que son totalmente subjetivos y valorativos?
    Esa mania de agrupar muchas ideologias en la derecha no lo entiendo…

  7. Esteban:
    Dale, por favor… Hace un sondeo en tu propia cuadra. Y todo porteño es “progre” mientras dure el Bafici, no haya disputas sociales y estén lejos las elecciones.

    Lo de “porteño” también va en broma. El resto, no.

  8. Es así Esteban , el espectro es:
    ultraderecha-derecha-centroderecha-derechistas disfrazados de progres y el oficialismo, que es el progresismo realmente existente, a la izquierda nada.
    Para entrar en esta última categoria hay que bancar a Delia,no criticar ni al peronismo ni al pj (sino automaticamente se es gorila) y tirar mucha mierda contra la clase media bachiller.
    Repetir una y mil veces hasta convencerse: “cada peso recaudado con las retenciones es utilizado por nuestro líder y solo por él, en beneficio de los que menos tienen”
    Esto se debe hacer desde una casilla en alguna villa del gran buenos aires,hundidos en el barro, eso si, que tenga conexión a internet para poder postear.

  9. Américo:

    Aceptadas las explicaciones. Lo creí un oficialista rabioso de esos que describe arriba camargen.

    ¿No conoce también a alguien que entienda que ser de izquierda es una especie de hippismo anticonsumista?

    Por otra parte, creo que Tenembaum deja en bolas a más de un oficialista “progre”-cuyos arugumentos en general no llegan más allá de la calle Medrano- pese a que juegue para Clarín y no sea un gran redactor.

  10. Julian:
    Si, sé de hipies anticonsumistas que se creen de izquierda. Es que todo una cultura de la izquierda light. El próximo post mataría algún comentario sobre Casullo.

    En cuanto a Tenembaum, es cuestión de gustos. Yo creo que no deja en bolas ni a Silvestre. Asímismo, creo que el “problema” del kirchnerismo es que se comprende mejor más allá de la calle Medrano. Pese a que suba el IPC, el IPCC (índice de puestos de choripan del conurbano) sigue conformando al barro societal.

    Desde mi casilla en el conurbano, alzo el terminator y posteo en honor al buen humor de Camargen.

  11. Américo:

    Coincido con Casullo y me atrevería a afirmar que en dónde más se nota este sujeto de derecha “cool” es en gran parte de la juventud. Por otra parte, el conflicto del sector rural ha reverdecido al viejo gorilismo de siempre combinandolo fatalmente con consignas antiimperialistas.

    Al kirchnerismo lo que le falta es meterse más por la ruta Ocho y menos por la calle Medrano amigo Américo. Porque, de seguir así, apenas surja una alternativa pejotista fuerte, la Mazorca se le va en masa. Me atrevería a contar a mi intendente Curto como uno de los primeros en abandonar el barco, pero después recordé que ya aguantó la parada dos veces(1999 y 2005) y salió victorioso. Su parada, obviamente.

  12. -Acuerdo con lo de la derecha cool. A eso me refería con placebo de izquierda.

    – Lo del gorilismo + consignas antiimperialistas, es así. Eso también es posible por años de glifosato político.

    – Acuerdo con lo de menos Medrano y más ruta 8, más avenida Pasco.

    – Acuerdo lo que decis de los Curtos y los vientos de cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *