29 de julio de 2012

“Krugman señala que no solamente el 20% tiene más riqueza comparado con el 80% restante. Dentro de ese 20% más rico, el primer 5% es más rico en comparación con el 15% restante. Asimismo, dentro de ese 5% más rico, el primer 1% es más rico en comparación con el 4% restante. Dentro de ese 1% más rico, el primer 0,25% es más rico que el 0,75% restante. En efecto, dicho 0,25% más rico percibe más ingresos que el 99,75% restante de la población en su conjunto.

Este fenómeno es extensible a casi todos los países del mundo. Para interpretar el verdadero grado de desigualdad de la riqueza se debe abandonar el tratamiento del estrato medio alto como si fueran la cohorte más rica del país. Pero para hacer eso, se necesita mirar más allá de las estadísticas. Se necesita poner el foco en ese minúsculo grupo, el ápice estratosférico que posee la mayoría del mundo.”

Resumiendo: el 0,25% de la gente es el Ápice Estratosférico que Posee la Mayoría del Mundo. Como toda mente conspirativa bien entrenada ya sospechaba. Un informe que se conoció esta semana agregó datos:

¿Qué hace con la plata, el 0,25%? La guarda en paraísos fiscales: lugares donde abrís una cuenta y ponés tu plata lejos -afuera, de hecho- de la capacidad apropriatoria de los fiscos, es decir de los estados, que quieren esa plata para financiar escuelas. Y bombas. A ese dinero paradisíaco se lo llama sector offshore, y es “lo suficientemente grande como para impactar en todas las medidas que solemos usar para medir la desigualdad”.  Agrega el estudio: “la riqueza financiera desaparecida (del área de imposición de los fiscos nacionales) pertenece a una elite global diminuta”. Más precisamente, a 100.000 personas, menos de dos River, cuya riqueza promedio es de cien palos verdes. Que suena a número promedio lógico para que te dejen llenar el carnet del Club del Ápice Estratosférico.

Y ahí empieza la desinformación. Según un profesor entrevistado por ABC News, buena parte de esa plata viene del mundo en desarrollo, donde las elites no confían en sus países. O se equivoca o miente (al menos para el caso de Latinoamérica, en China parece que es distinto). Primero, porque el mismo estudio da cuenta de cómo de los países más desarrollados también sus elites escapan muchísimo dinero.  Y segundo, porque se sabe, aunque el informe no lo destaque, que desde el Sur se va el dinero grande, más que nada, a través de las multis, empresas que pertenecen al 0.25% pero del Norte. Y luego de algunas vueltas, los capitales originarios del Sur (los ₳ustrales, quiere denominarlos un boina blanca) terminan, en buena parte, en cuentas de norteñxs en los paraísos fiscales.

Alguien podría imaginar, con toda lógica, que a todo este dinero se lo fuga de los fiscos a través de oscuras firmas, con sede virtual en las islas Caimán y sede real en ningún lado. Pero no, el informe del que hablan estas notas, de la Red Para la Justicia Fiscal, cuenta que la fuga se hace a través de las firmas bancarias y financieras mejor reputadas, con escritorio cuasifinal en las confortables sedes de New York, Londres y Ginebra.

Sobre este tema, en Russia Today cuentan que las lagunas fiscales interfronterizas han permitido transferir 21 millones de millones de verdes a los paraísos. Esto, explica un periodista en este video de dos minutos veinte, genera pérdidas anuales a los estados por 200 mil millones de euros. Cuenta también que el dinero fugado proviene de dos fuentes básicas: del comercio ilegal (de armas, de personas, de drogas), y del comercio legal (las multis). Y aclara: “este es un fraude amparado por el poder político” (y aclaramos: sí, pero el de ustedes, allá en el Norte. Acá, en Sudaquia, hay algunxs rebeldes).

Siempre es necesaria una casta de mandarines-por-la-libertad, que permite que el sistema de evasión trasnacional, que está creciendo a un ritmo del 16% anual, funcione como funciona, es decir muy bien: “la riqueza de los superricos es protegida por una multinacional comunidad de profesionales altamente pagos, de gran capacidad de trabajo, ubicados en las industrias del private banking y de los servicios de consultoría legal, de contabilidad y de inversiones”. Y agregan: “esta enorme y oculta industria de la banca offshore se ha convertido en la fuerza oscura de la globalización”.

En la hipercapitalista revista Forbes una interesante periodista pro-mercado propone, sin sorprender a nadie, bajar los impuestos a los ultraricos, para que así traigan su dinero a tierras donde existe el estado. Y propone esto porque dice que no queda otra: “el 0,001% siempre se va a asegurar que su riqueza encuentre el hogar más atractivo”.

Y en cuanto a Argentina en particular, habrás leído que el número es de 400 mil millones de verdes que se fueron; y de América Latina, unos dos millones de millones. Pero también sería útil calcular cuánto dinero se fuga y ha fugado de estas tierras por parte de no residentes, dinero que también tiende a fugarse a los paraísos terrenales.

Pero como dice el autor del informe, los organismos internacionales, a la industria de la banca offshore, ni pelota, como si no existiera. Más divertido, parece que les resulta, es ver como ajustar estados.

Y todo esto para resumir lo que Don Fabio solía mascullar mientras se aburría en el trabajo: eso de que en la gilada (es decir el 99,75% de la humanidad y cerca de 200 estados nacionales) andamos siempre comprando peleas por monedas. Aguinaldos bonaerenses, actualizaciones de la AUH, sueldos de los camioneros, créditos para las pymes, dólares para la clase media. Moneditas. La plata de verdad, acá y en todos lados, se va a hogares más atractivos. Será cuestión de ir a buscarla.

Breves:

-Y alguien podría afirmar: acá por lo menos estamos armando equipo. El primer comentario a este post que se linkea es un útil minirelato conurbánico, que nos deja llenxs de esperanza sobre la fortaleza del Peronismo Índigo. Igual que a Mario, el comentarista, que dice: “me fui a casa con un aire de confianza que no tenía en los chicos”.

-Y luego, si tenés ganas, fijáte como Clarín, sobre la misma puja, brevemente desinforma (miente).

-Dólar blue: acá se explica claro quién gana y quién pierde con la no devaluación del peso. Y acá se explica porqué “es poco probable que una economía pueda crecer -incorporando empleo-, con alguna distribución del ingreso y al mismo tiempo no tener inflación”.

-Leímos: “durante años los economistas hablaban en idiomas ininteligibles para el común de los mortales, y en esa misma dialéctica, con puros tecnicismos, nos envolvían en discursos que terminaban perjudicándonos a todos. Hoy nuestros economistas, hablan sencillo, claro, y con la misma pasión militante que nosotros”.

-Por si te lo andabas preguntando, los pagos de deuda en 2013: (nombres de bonos) Bonar VII, septiembre, USD 2.000 millones. Boden 2015, en dos pagos, por un total de USD 408 millones. Boden 2013, en abril, USD 243 millones (esto siempre y cuando crezcamos en 2012 menos del 3,2%. Si crecemos más, se “gatilla” el “cupón PBI” y la cuenta sube bastante).

-El diputado randazzista Mario Caputo propuso la estatización del juego en la PBA.

-Una OPEP de granos. Parece que tendremos que acostumbrarnos a leer siempre a Bernal. De repente Australia puede ser un aliado importante si esto se hace.

-El racismo es un tema que duele y está. En esta semana se discutieron cosas.

-¿Te intriga la peronidad? No deberías dejar de leer este post y sus comentarios.

-Evita: una, dos, tres, cuatro miradas.

-La complejidad de todo. Las ganas de que no te guste más la política.

-¿Quién dijo que porque nos tendrán que devolver las Malvinas no nos quieren? Les preguntan a lxs británicxs: si se acaba el mundo el 21 de diciembre de 2012, ¿qué países querrías antes visitar? Argentina, en sorprendente 4to lugar. Come together.

-En la redacción de Ámbito alguien decide que es importante preguntarle a un funcionario X de Washington, con mucha pinta de funcionario X de Washington, cómo anda el amor entre USA y Argentina. Y el hombre, que agradece mucho la pregunta, deja en claro que, para él, lo importante, es que pasa con los bancos. Dice: lo fundamental es que la Argentina “normalice las relaciones con la comunidad financiera”.

-Y pensar que fuimos unxs cuantxs los que nos creímos lo de que Obama era (sepan disculpar) un revolucionario. Hay fuentes confiables que comienzan a sospechar que Barack Hussein puede perder en noviembre. Así que mejor ir viendo quien es Mitt Romney, que por ejemplo quiere invadir Irán.

-En otro nivel pero sobre el mismo problema, en Estados Unidos “la libre venta de armas, largas incluso, es legal en 38 estados. Hace 30 años, sólo en ocho.” Alguien ahí ganó una batalla cultural.

-Creemos que estas palabras resumen bien el mal momento que vive el gran país del Norte: “una sociedad que se presenta con rasgos paradisíacos, como la tierra de la gran promesa, como el país en el que cualquiera puede triunfar y ganar dinero a raudales, poder y prestigio, y que, en realidad, son metas sólo accesibles, en el mejor de los casos, para el 5% de la población. El resto, sometido a una implacable y constante andanada publicitaria, mastica su impotencia y su frustración”.

-Parece que es verdad que en Brasil está aumentando mucho el endeudamiento privado, lo que según lo que muestran ahora las economías de Europa, Estados Unidos y Japón, es algo que, en unas pocas décadas, termina explotando en forma de burbujas de precios y de masivo endeudamiento estatal. El crédito privado: “hoy equivale a 51% del PIB, cuando diez años atrás era apenas 22%”. Eso es ir rápido.

Para cerrar, un post sobre “ojos que desquician a los asesinos” y música sobre lagunas fiscales interfronterizas.

Los comentarios están momentáneamente cerrados.