Mediodía del sábado, estas son las noticias.

Primero, tapas.

La noticia principal en todos los matutinos es la destitución del expresidente paraguayo, Fernando Lugo, luego de un juicio político iniciado el jueves en la Cámara de Diputados y finalizado ayer en el Senado. La destitución se concretó con 2 ausencias, sólo 4 votos a favor y 39 en contra de la permanencia del ahora exmandatario. Tras la decisión de los parlamentarios, Lugo dijo que se sometía a la decisión de la Cámara alta. Y así fue. Todo tan rápido como la asunción del vicepresidente del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), Federico Franco. En Artepolítica te contábamos ayer los momentos previos al golpe institucional, y esta entrevista realizada por CNN al nuevo presidente, en la cual afirma que no puede rehuir de su responsabilidad.

En Página12 leemos que “de forma sumarísima y con una manifestación campesina que respaldaba al gobierno alrededor del Congreso, el Parlamento destituyó al presidente Fernando Lugo. El mandatario aceptó la decisión y le agradeció al pueblo paraguayo por los cuatro años en que lo colocó en la presidencia”. Algunas de las frases salientes del discurso de Lugo, son las siguientes: “Esta noche salgo por la puerta más grande de la patria, salgo por la puerta del corazón de mis compatriotas”; “hoy no es Fernando Lugo el que recibe un golpe, sino que es la historia paraguaya, su democracia es la que ha sido herida profundamente”“Espero que sus ejecutores (del golpe institucional) tengan presente la gravedad de sus hechos (…) y que la sangre de los justos no se derrame nunca más por causa de intereses mezquinos en nuestro país”. Luego, afirmó: “Fernando Lugo no responde a clases políticas, no responde a la mafia ni al narcotráfico”; “este ciudadano (Lugo) respondió y seguirá respondiendo ayer, ahora y siempre al llamado de los compatriotas más humildes y excluidos y de los que, gozando del buen vivir e incluso de la abundancia, saben que tenemos un deber de solidaridad”. En su discurso, evidentemente intentó transmitir tranquilidad a sus seguidores, quienes venían manifestándose en la Plaza de Armas, frente al Congreso de Paraguay, para expresar el respaldo a su figura y el rechazo al proceso de juicio político en su contra. Entre estos ciudadanos, se contaban representantes de organizaciones gremiales, sociales, de campesinos y de indígenas, quienes chocaron con las fuerzas de seguridad luego de conocerse la decisión del parlamento. En la misma nota, leemos: “A pesar del discurso del designado presidente, la respuesta internacional fue contundente. Los cancilleres de la Unasur consideraron que la destitución de Lugo fue un acto bochornoso, con el que se violó el debido derecho a defensa del mandatario. El canciller venezolano, Nicolás Maduro, quien junto a varios de sus pares de la Unasur realizaba gestiones en Asunción por la difícil situación institucional en el país, anunció que los ministros informarán a los jefes de Estado los detalles sobre el juicio político (…) Por su parte, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, sugirió expulsar a Paraguay del Mercosur y de la Unasur, luego de conocerse el veredicto del Senado (…) e indicó que el Paraguay está experimentando una situación complicada. Rousseff recordó que para un país que viola la cláusula de la democracia, la sanción es la no participación de los organismos multilaterales, es decir, la expulsión del Mercosur y Unasur. Mientras tanto, Venezuela, Nicaragua y Bolivia tildaron al proceso como un golpe de Estado encubierto”. Toda la región opinó al respectoLa opinión de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, la ves acá. Y la de Chilavert (?), acá.

Seguimos. Acá podés leer los entretelones del golpe institucional y en esta nota de Santiago O’Donnell, algunas razones que explican porqué Lugo se sometió mansamente al juicio político y qué panorama se avizora para los próximos 8 meses. Finalmente, porqué la iglesia se transformó en uno de los principales impulsores del juicio político (y ya apoyó a Franco), y cómo fue la irrupción de los nuevos funcionarios en la TV pública paraguaya.

Te dejamos algunas notas más: acá, acá, acá y acá. Además, observamos algunas protestas de la comunidad paraguaya en Buenos Aires. Te recomiendo cerrar con este post de un amigo.

Pero también ocurrieron otras cosas, por supuesto. Leemos que Bruschtein, en este artículo, sostiene que con una crisis enorme en las puertas del país, Moyano ha convocado a un paro nacional contra el Gobierno cuando en el resto del mundo las organizaciones de trabajadores reclaman políticas como las que se aplican aquí.

En el diario centenario, Pagni traza un paralelismo entre el conflicto desatado el miércoles con Moyano y los episodios de 1978/79 ocurridos en el Reino Unido, bautizados con la frase del Ricardo III de Shakespeare “El invierno de nuestro descontento”. El periodista afirma que en aquel invierno la inflación prometía un 26%, el gobierno decidió controlarla negociando aumentos de sueldos con los sindicatos y que estos últimos interrumpieron el suministro de combustibles y provocaron un caos en todo el país.  Luego de estos conflictos, James Gallaghan, en ese momento al frente del gobierno Británico, tuvo que regresar de una cumbre tropical, y cuando llegó a su país movilizó a las fuerzas armadas y culpabilizó a la prensa. Su sucesora fue  Margaret Thatcher. Culmina el artículo con un ataque de cinismo, afirmando que espera que Cristina logre sobreponerse a los hechos para no repetir esta historia. Para no perder el ritmo, leemos a Sirvén, quien establece una comparación entre Javier Romero y Hugo Moyano con David y Goliat. Es lo que hay.

Si estás de buen humor, fijáte cómo Clarín critica el “cepo cambiario“, las “trabas a las importaciones“, las cifras del Indec, y las propuestas de reforma constitucional (acá vemos que empezó el debate).

Cruzamos el charco, y leemos a Dearriba, quien remite el origen del conflicto entre Moyano y el Gobierno a los deseos no cumplidos del dirigente sindical de que personas de su entorno ocuparan puestos claves en cargos electivos en las elecciones del año pasado. Además, el fiscal Gerardo Di Masi consideró que deben ser investigadas las denuncias contra los Moyano por coacción y amenzas. Acá afirman que los sindicatos más importantes de la CGT no apoyan la movilización que anunció el camionero para el próximo miércoles. Aunque tiene otros apoyos. Y abrazos de oso. Mientras tanto, acá hablan de presión del gobierno para debilitar a Moyano, quien dice algunas cosas acá y acá.

Una última aproximación a esta disputa, de la mano de Jorge Fontevecchia. En esta nota, el periodista se pregunta si Moyano ganó o perdió en la última contienda política, y concluye que el paro tiene componentes políticos determinantes. Desde esa perspectiva, sostiene, Moyano ganó porque logró aumentar su visibilidad y, sea cual fuere su suerte en las próximas elecciones de la central obrera, quedará posicionado para el post kirchnerismo como un líder de la resistencia. Roberto García, también en Perfil, dice que en 48 horas de esta semana, el poder que los Kirchner le facilitaron a Hugo Moyano en estos años sorprendió al propio Gobierno: por un paro del dirigente de un solo sindicato, la población podía quedarse sin alimentos, combustible, dinero, diarios y con los residuos en la puerta de sus hogares. En una línea similar, Mora y Araujo esgrime que actualmente Moyano cotiza en alza y el Gobierno viene a la baja, conforme a lo cual el pronóstico sobre el resultado de la pulseada es incierto. Así, Moyano elige métodos de acción que la sociedad rechaza, mientras que el Gobierno, hasta ahora, elige respuestas que no resuelven los problemas.

Veamos algunas breves:

  • Binner pide al gobierno que “abra las puertas a un gobierno de coalición”.
  • Panorama económico, por Zaiat.
  • Urtubey se anota.
  • Cárcel común para Videla y otros once condenados por genocidio.
  • Algunas apreciaciones sobre el documento final de la cumbre ambiental Río+20.
  • Excarcelaron a Claudio Cirigliano, dueño de TBA.
  • El diario “The Guardian” dice que la reivindicación británica por Malvinas “no es tan sólida”.
  • Denuncian pacto Macri-Moyano.
  • Crítica empresarial al control a las importaciones. El país más proteccionista del mundo, nos sigue criticando por… proteccionistas. Mientras tanto, cae la industria un 4,5% en mayo.
  • Nos distendemos un poco (o no tanto), porque se definen los ascensos y descensos (acá la calculadora) de las máximas categorías del fútbol argentino. Mientras tanto, algunos estamos en otras discusiones. Ah, y vuelve el hijo del viento.

Un repaso internacional: España quiere una inyección directa a su banca; sindicatos de base en contra del ajuste en Italia, y programa de gobierno en Grecia. Además, Siria formó nuevo gobierno; Hamas amenaza con romper la tregua con Israel, y continúa la violencia en Afganistán. En nuestra región, Chávez recibió al presidente iraní por acuerdos bilaterales y Uruguay aclara que no venderá marihuana a extranjeros.

Nos despedimos con Gimme Shelter, en vivo, por los Stones. Subí el volumen.

Buen sábado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *