¿Por qué el movimiento nacional y popular que apoyamos sigue soportando a un tipo capaz de decir estas mentiras?

http://www.youtube.com/watch?v=-W-BdiGjtPM

D´Elia está actuando de piantavotos. Su estupidez y sobrebia, no sólo al hacer vuelto a mezclar a la comunidad judía (los «paisanos») con el Mossad y la ultraderecha israelí, sino por haber denunciado una conspiración de la  Mossad y la CIA contra su candidatura («porqué esperaron diez días?»), sin darse cuenta de que el viedeo de youtube adonde se lo oye diciendo esas barbaridades salió de Facebook, adonde lo subió un amigo en base a la copia de la cinta testigo de la audición de Radio Cooperativa que me consiguió una fuente UNA SEMANA DESPUES DE HABERSELO PEDIDO, responde únicamente a denunciar sus actitudes que empiojan al FpV. Claro que a partir de ahora, cualquiera puede acusarme de agente de la Mossad, o de la CIA, o incluso de la KGB residual, dada la conocida asociación entre las tres organizaciones junto a la banca suiza y a los traficantes de armas en la llamada sinarquía internacional, oportunamente denunciada en el verosímil libro Los Protocolos Secretos de los Sabios de Sión y todas esas verduras propias de la ultraderecha racista y xenófoba de la que, lamentablemente, se han apoderado tantos militantes de la izquierda nacional e internacional.

D´Elía: todo el respeto que supe tenerte por tus luchas populares se ha disuelto. Le negaste a un querido amigo común haber dicho eso. Sos una imitación de un militante.

Como hubiera dicho Roberto Arlt: tomátelas, turrito.

55 Comments on “¿Por qué el movimiento nacional y popular que apoyamos sigue soportando a un tipo capaz de decir estas mentiras?”

  1. Sería prudente que idéntica pregunta la hiciera extensiva a muchos otros funcionarios pasados y presentes. Recuerda cuanto tiempo defendieron a Capaccioli?, o Jaime que por ahí anda? por dar unos ejemplos nomás, que no desmerecen su observación acerca de D’Elia. Solamente quise decir que hay bastante para depurar sin esperar que exploten bombas como Schoklender.
    Lamentablemente, a mi parecer, estas «formas» de soportar u ocultar, forman parte de una cultura que persiste sin que se noten signos desde «arriba» que revelen interés en modificarlos.

    saludos

      1. Y Real? que se dice en la agrupacion antisemita kirchnerista «La Khomenei» de todo esto? Se sorprendieron que Schoklender, agente del diabolico Manieto, hiciera horas extras para el Mossad?

  2. Se fue al carajo. Hasta la Mossad y la CIA, todo bien, al margen de lo conspiranoico que suena. Pero alegremente mezclar a «los paisanos» con la Mossad ya es mucho, aún a pesar del esfuerzo que hacen muchos «paisanos» por tornarse sinónimos de israelíes, como vengo sosteniendo desde siempre.

    Creo que debería reflexionar sobre la mescolanza que tiene en la cabeza respecto de ambos conceptos.

  3. La verdad es que sí, sería genial «limpiar» a varios funcionarios que son más que lamentables.
    Hay muchísima confusión y estupidez: Hebe ha hecho declaraciones de un nivel de estupidez asombrosa, como cuando habló del atentado a las Torres Gemelas, confundiendo «capitalismo» con Estados Unidos, como si el sistema capitalista no fuera una relación social sino un país. Amén de todas las personas que murieron quemadas o asfixiadas. Pero bué, Hebe no es funcionaria ni debe serlo. Uno la quiere con todas sus miserias también, y le perdona casi todo.
    Es difícil, pero coincido en que habría que ir depurando la corruptela. El pragmatismo peronista y el deseo de poder, a mi juicio, son valores positivos en cierto modo, pero a veces, en nombre del pragmatismo, justificamos cualquier cosa. Ni políticos de «zapato limpio» ni bancarse lo que venga. Esa lógica permitió a un engendro como Menem.

      1. La verdad, que es cierto lo que decis, hay que medir un poco mas que sapos se comen con tal de construir poder. Pero bueno, ya van a llegar el ejercito de impolutos morales a hacerse un festin con las giladas que dice D’elia.

    1. ¿Podés aclara qué «corruptela» le asociás a D’Elía? Que por ahí se le salga la cadena no invalida su condición de militante ni su honestidad.

      Tanto el negro como Hebe, y cada cual en lo suyo, tienen mucho en su haber como para andar contándoles las costillas si por ahí se van de pista.

  4. Comparto completamente, Jorge. La frase de Eduardo es exacta, se fue al carajo. Más de una vez banqué a D’Elia por sus luchas sociales, sabiendo que en ciertos temas rozaba el antisemitismo, pero para los que podía haber alguna explicación. Pero después de esta, no hay retorno, D’Elia tiene muchas virtudes, pero lamentablemente, es antisemita, no cabe otra palabra. Y lo curioso es que ni siquiera sea capaz de disimularlo.
    También de acuerdo en el equilibrio que propone Rodrigo: «Ni políticos de “zapato limpio” ni bancarse lo que venga».

  5. Seguramente estuvo mal con su declaración, pero por lo menos yo lo voy a seguir bancando porque no hay que olvidarse que cuando todo el campo se le venía encima a Cristina, él fue uno de los pocos que salió a la calle a bancarla. No hay que olvidarse de eso. ¿Cuántos hay en el movimiento nacional y popular que puedan colgarse esa medalla?

    Está bien, cada tanto se le escapa la tortuga por ciertas declaraciones que podrían ser catalogadas de antisemitas (ésta última claramente lo es, pero hubo otras que no lo eran, donde él aclaraba que se refería a cierto sector específico y muchos medios prefirieron obviar esa aclaración), pero no es mucho menos políticamente correcto que Hebe cuando se va de boca, a quien también bancamos a muerte.

    1. Terrible verdad, en tiempos donde las señoras gordas copaban la calle fue de los pocos que se plantaron. Es raro encontrar esas lealtades cuando no se sabe si el barco se hunde. Pero tambien tiene que entender el daño que le hace al movimiento con estas barbaridades que dice.

      1. No sólo no me parece nazi, sino que me parece mucho más intolerante la actitud de querer borrarlo a él del movimiento nacional que sus propias declaraciones.

      2. Lo decis por tu candidata Lilita Quintin?
        No es Nazi, solo desea la muerte de sus enemigos politicos. LLambias tampoco es Nazi, lo del sucio trapo rojo es de puro hombre de bien anticomunista.

      3. Che, Quintin, esto queda guardado, Quintin cree que el Kirchnersmo es Nazi. Solo podia esperarse de un seguidor de Carrio.

      4. jajaja, es cierto, si Quintin comulga con las opiniones de Llambias, debe creer que los K quieren enarbolar el sucio trapo rojo.
        No te enojes Quintin pero dijiste movimiento nacional..socialista, un juego de palabras que los trata de Nazis al movimiento K. Que yo sepa, nacionalsocialista se llamaba el partido del muchachito austriaco AKA Nazis.

      5. De nuevo, quise decir que si alguien propusiera que D’Elia no fuera echado del partido nazi, sería coherente. Decir que no sea echado de un partido democrático que defiende los derechos humanos, como el peronismo, sí es contradictorio. Ese era el chiste, pero parece que acá hay que explicarlos.

  6. D´elia no dijo nada que no haya dicho antes, lo hayan o no querido ver algunos compañeros, les importe o no a otros. Autoproclamarse una especie de defensor público de un estado extranjero acusado por un fiscal criollo solo es explicable en la medida que se inscribe en esa conspiranoia que aquí tiene otra expresión. Dicho esto sin expresar opinión sobre Irán, Israel, los palestinos, Mozambique u otras tierras lejanas que a un servidor le chupan un huevo.

    Me parece un idiota y un antisemita, sea o no el conciente de ello. Sin embargo, disiento con los comentarios «purificadores» que leo más arriba.

    Me tienen un poco los huevos llenos los rifles sanitarios de todo pelaje que cada tanto saltan por ahí. Continúo teniendo el respeto que antes tenía por algunas cosas que ha conseguido la FTV, o el MOI en términos de organización popular. Si D´elia es un aliado, mejor. No creo que el hecho de que sea antisemita debe ser motivo para echarlo de ningún lado. Antes de que arranquen a putearme, por favor tengan la honestidad intelectual de mirar a su lado. ¿Acaso no tienen hermanos, esposas/os, compañeros de trabajo y/o militancia que habitualmente tengan expresiones racistas, misóginas o lo que sea? ¿Han considerado alejarse de esas personas?

    1. Bueno, guido, «purificar» suena feo, pero hay un gran espectro de actitudes con las que podés mostrar que tu alianza es más o menos fuerte. Desde respaldos importantes, por ejemplo, tenerlo como funcionario (justamente dejó de serlo por temas parecidos a este) o ponerlo en listas para las elecciones, hasta aceptarlo a regañadientes diciendo «si quiere apoyarnos, que nos apoye, que haga lo que quiera».
      En mi caso no me parece necesario salir a «echarlo» por esto, pero sí pasar más o menos a la última opción. Para hablar en concreto, cuando arrancó con su nuevo movimiento MILES, Cristina le envió un video de adhesión, digamos que después de esto, me parecería mejor que ya no se le hicieran reconocimientos de ese tipo.
      Y coincido con lo que dice Diego abajo, no es lo mismo ser antisemita que expresarlo publicamente. De allí que en mi comentario digo que es curioso que no sea capaz de disimularlo.
      Aclaro que particularmente tengo muy buenas opiniones sobre D’Elia en todo lo demás, pero que cada tanto se saque con este tema, y en los términos que lo hizo esta vez, ya me parece inadmisible.

      1. Sergio, yo lo voy a seguir bancando ante la obviedad del componente racista con que se lo ataca y voy a seguir considerándolo antisemita. Desde antes de este exabrupto (que por cierto no lo es). ¿De donde puede provenir sino esta obsesión por los judíos y conflicto militar en la concha del pato?¿O esa banca a un régimen asiático en contra de otro régimen asiático (con la salvedad de que el primero está acusado de reventar gente acá, en nuestro país)?

        Por lo demás estoy de acuerdo con vos: me parece la actitud adecuada. No sabía que Cristina le había mandado un video de adhesión, quizás no fue buena idea, justamente porque esto no es nuevo. Hace un rato escuchaba el video, parece que Tiempo Argentino también es del Mossad…

        Apuntaba, sin embargo, a comentarios que leí más arriba, y que hablan de «limpiar», pero bueno, quizás me equivoque…

    2. Mis viejos son lo mas racista que hay. Y gorilas. Y siguen siendo mis viejos. Pero no son, querido Guido, ni compañeros de militancia ni mucho menos «referentes». Una cosa es una gorilada dicha mientras morfamos ravioles un domingo y otra muy distinta lo que dice un personaje publico, que se siente tan impune como para hacer gala de su antisemitismo. Evidentemente sabe que siempre habrá quien elija tenerlo de aliado, no importa que bestialidad se mande. Justamente por eso, bien haría el proyecto nacional y popular en encajarle una olímpica patada en el toor. Por mas que para hacer política «hay que ensuciarse las manos» como dijo JDP, es menester a veces darse una lavadita…

      1. Che, ponete otro nick, sobre todo si intervenís en una conversación en la que está hablando un Sergio, al menos para diferenciarte, o por lo menos aclará que sos otro.

  7. ¿Sabés lo que pasa si te bancás que un antisemita exprese esos sentimientos en el espacio público?
    Cualquier lucha que emprendas por mejorar la sociedad entra en una inevitable contradicción que inevitablemente mancha a todos los que comparten ese espacio, así como también pone en retroceso a la sociedad toda, que si bien es cierto como remarcó Guido que D’Elía no es el único nazi que queda en la argentina, también es cierto que el antisemitismo es una ideología que hace varias décadas está siendo raleada de estas tierras. El acorralamiento de los que aún quedan pensando así en sus ámbitos cada vez más privados, es un avance en éste sentido. Si Aldo Rico piensa lo mismo que D’Elía respecto del pueblo judío, se cuida muy bien de decirlo porque sabe que le restaría votos en San Miguel.
    Se ve que D’Elía siente cierta impunidad para decir lo que se le canta, y eso es terrible, y creo yo que es un sentimiento que parte de esta lógica de «buenos contra malos». Si él se toma como un representante de los buenos, es lógico que de allí entienda que su palabra nada malo puede contener. Por eso creo que es importante que el FPV empiece a delimitar su espacio. Ojalá D’Elía y Schockender terminen siendo los primeros bordes de lo que será ese espacio definido.

  8. El peronismo es el viejo cajón del sastre, donde se encuentra de todo para la confección política. Ahora sería, hablando mejor el cajón de la modista: ¡Y vaya que la señora corta, pega y teje de lo lindo en la confección -nunca mejor utilizado el término- de las listas!
    Discrepo con Jorge Schussheim en cuanto caracterizar a «este luchador social» de militante de izquierda y espero -ya lo ha hecho Filmus- que los padres -y madres- de la creatura expliciten -alguna vez, por favor- que piensan de sus declaraciones.

    1. Y Daio, fijate las relaciones Argentinas con Israel e Iran y esta todo dicho. Pero bueno, si queres vivir de suposiciones, sos libre para hacerlo.

  9. Acabo de escuchar la grabación, el interlocutor (no se quien es) hace una referencia a otras personas vinculadas al gobierno «en el área de comunicación» que estarían «en la misma». Supongo que se refiere a Spolsky. Esta gente tiene problemitas en serio, eh.

  10. Como dice El Tano más arriba, fue EL ÚNICO que cuando el golpe estaba en la calle salió a ponerle el pecho. Yo no estaba en Buenos Aires en ese momento, pero sentí que el negro ocupó mi lugar en la plaza cuando yo no podía estar bancando los trapos. Nunca voy a olvidar ese gesto, ni terminaré de agradecérselo jamás.

    Dicho ésto, está claro que se fue al pasto, y es más lamentable que discrimine quien a su vez es víctima de la discriminación «políticamente correcta» de los mierdos por ser negro de Laferrere.

    Buena parte del equívoco que está en la base de el prejuicio antisemita de D’Elía es construido día a día por UNA PARTE de los «paisanos» argentinos que insisten en embanderarse con la bandera de «Israel» y todas sus tropelías, entre los que se encuentra el autor del post. Y después lamenta los resultados que tal asimilación provoca.

    Yo nunca escuché un agravio del negro a los «otros» paisanos, como Finkelstein, Chomsky, Barenboim, Gideon Levy, Marshall Meyer o Uri Averny. Nunca. Por lo que creo que se le mezclaron judaísmo con sionismo. Y es raro, porque el negro tiene una cultura política que ya quisieran muchos tener. Pero está claro que la hasbará sionista tuvo éxito en este caso. Le hizo creer que judío es lo mismo que sionista. Grave error para quien está en la consideración pública y a su vez es objeto de la vindicta pública.

    Debería pedirle disculpas a los «paisanos» no sionistas, o aclarar que la frase no iba destinada a ellos.

    1. Eduardo:
      O sea, pobre D Elia, muchacho crédulo, inocente víctima de las triquiñuelas del judaísmo internacional.
      Y todo a pesar de ser maestro de escuela, muchas lecturas (se supone), y alta formación política.
      ¿Quién habrá sido el judío que lo hizo ir a Irán junto con el Ayatollah Fariniello, a apoyar personalmente a un régimen sospechado del peor atentado antisemita posterior a la Segunda Guerra?
      Claramente somos jodidos los paisanos…

      1. Si es por «sospechado», estamos al horno. Saddam «sospechado» de las armas de destrucción masiva, Bin Laden «sospechado» de voltear las torres gemelas, etc.

        Te olvidás de mencionar quién es el que «sospecha». Y espero que no hablen en mi nombre.

      2. Quien sospecha es la justicia argentina, obviamente controlada por el Mossad.
        Claro que no hablan en tu nombre. No serás de los que creen en los jueces ¿no?

    2. Eduardo Real, evidentemente insistís en no leerme y en deformar mis pensamientos de manera groseramente deliberada. Ya desde la invasión a Gaza dejé en claro mi absoluta repulsa a los gobiernos derechistas de Israel y lo hice varias veces. Pero frente a la estupidez que demostrás al seguir acusándome de embanderarme con las tropelías de esos gobiernos, no me dejás otro camino que entender que tu antisionismo reiterativo y hartante esconde un odio antijudío. Tipos como vos, con tu discurso de piñón fijo, sordo y necio, hacen que muchos judíos apoyen acríticamente a esoe gobiernos. Y si nos sos antijudío, le andás demasiado cerca para mi gusto.

    3. Digamos que a una fuerza de choque no se le puede pedir un pensamiento político muy sofisticado. D’elía esta para correr viejas a palos y para manejar fondos bolivarianos (siempre que no sea egoista). Cuando piensa mete la pata y mejor esconderlo.(que se cuide, a Röhm le fue peor).

  11. «Eduardo Real, evidentemente insistís en no leerme y en deformar mis pensamientos de manera groseramente deliberada. Ya desde la invasión a Gaza dejé en claro mi absoluta repulsa a los gobiernos derechistas de Israel y lo hice varias veces.»

    Jorge: Todavía deben de andar por acá en AP las discusiones que tuvimos sobre el «cast lead». Evitame por favor tener que buscarlo, y los argumentos que rebuscabas para ponerte del lado israelí. Que ésto no tiene nada que ver con el ghetto de Varsovia ni con los bantustanes sudafricanos, que en Israel no hay discriminación racial, etc. Tomate el trabajo de releerte a vos mismo. Tal vez hayas cambiado de posición, lo que me parecería encomiable, porque significaría que alguna de las balas argumentales te entraron.

    Ahora, si entreveraste tu condición de judío con la de sionista, bueno, a no quejarse. Ayudaste a generar el enchastro conceptual desde el que ahora te sentís damnificado.

    ¿Porqué simplemente no te pusiste de este lado, del lado de Marshall Meyer, así nadie habla de «los paisanos» en vez de hablar de los pro-israelíes? Es una lástima, pero no ayudaste a clarificar el entuerto.

    Reitero: Me cayeron como el culo esas declaraciones. Pero las pongo en el contexto en el que la dirigencia judía en la Argentina se embanderó con «Israel». Y muy pocos judíos salieron a diferenciarse de esa dirigencia. Capaz que vos sí lo hayas hecho, y yo no me enteré. Puede ser. Lo único que recuerdo es tu posición durante el cast lead, y no era pro-palestina precisamente.

    1. Nunca fuí lo que vos llamás propalestino. Pero jamás he sido antipalestino. Si fuí y sigo siendo pro entendimiento. Sí fuí y sigo siendo un defensor de un estado palestino. Recuerdo claramente, ya que sigue siendo mi posición, que condené a ambos fundamentalismos, el árabe y el judío y definí que el enemigo de Israel no eran los pueblos árabes, sino los movimientos como Hamas y como los de los colonos israelíes y los partidos políticos religiosos de la ultraderecha israelí. Y viceversa. Y tambien tengo muy en claro que reclamé infructuosamente tanto a vos como a una enorme csntidad de amigos, compañeros y desconocidos que hicieran una condena bilateral a los violentos de la ultraderecha de ambos lados, cosa que nunca logré.
      No pertenezco a la dirigencia judía de las insitutuciones argentinas, que probablemente y desde hace casi 50 años sea la peor dirigencia judía del mundo, sujeta y sumisa a la voluntad de la embajada israelí. Espero que te haya quedado en claro.

      1. Bueno, me alegro sinceramente de tu actual posición. En serio. Probablemente el negro se estaba refiriendo «in-totum» a esa dirigencia de mierda que le hace creer al resto que ser judío es lo mismo que ser un colonialista israelí.

        Y por éso digo que se fue al carajo y debería pedirle disculpa a esa minoría que hasta donde yo conozco no tiene representación en Argentina.

      2. Eduardo, le estás buscando el pelo al huevo. La grabación es clarísima. Minga «la dirigencia» que, por otra parte, no veo porqué debe ser anatemizada por su identificación con el país de referencia de esa colectividad. Todas las representaciones de colectividades se identifican con y suelen defender a algún país. Para eso están. La AMIA habla bien de Israel, Fearab de Siria, etc.

        Pero la cosa pasa por otro lado. Se pide disculpas por un error, o por un exabrupto. Acá no hay nada de eso. En el video no se escucha a alguien enojado, yéndose de boca. Ni a un bocafloja, hablando por hablar, siendo hablado por sus prejuicios. Lo que se escucha es a una persona (en realidad dos) claramente racionales, instruídas e inteligentes, planteando hipótesis para explicar un problema.

        Es por ello que no cabe hablar de prejuicios, o de ignorancia (que habilitarían un pedido de disculpas) sino de puro y duro antisemitismo.

        Ponelo así: conozco mucha gente que opina que los judíos tienen plata, o que los negros son chorros o que las minas no saben manejar (me cuento entre estos últimos :P). Se limitan a repetir lo que siempre han escuchado, sin reflexionar sobre eso. Después, en su vida real, tienen amigos judíos o negros, le prestan el auto a sus amigas, sin que la flagrante contradicción les mueva un pelo. No son racistas, son sencillamente gente prejuiciosa, que se maneja por estereoripos. Y los estereotipos, cabe recordar, no son otra cosa que categorías algo toscas. Y no se puede pensar sin categorías. No existe vida social sin estereotipos, por lo que no es este el problema.

        Pero, en el caso de Luis, hay un salto cualitativo. Ya no es una simple repetición de un sentido común prejuicioso. Acá hay una ideología, es decir: una teoría consistente y racional sobre el funcionamiento del mundo, inscripta en la cual tiene sentido la hipótesis de que las casi dos décadas que Sergio Sh pasó en la fundación no fueron más que una triquiñuela de los servicios de inteligencia israelíes para joder al movimiento de derechos humanos y al mismo Luis con su candidatura. En el video se escucha a alguien reflexionando, atando cabos, pensando, postulando hipótesis desde un marco teórico claro y coherente, aunque absurdo y delirante. Es ese marco coherente, esa ideología, lo que habilita a decir que Luis D´elia es un antisemita.

  12. Con la repercusiòn que ha tomado esta intervenciòn radiofònica de D ELIA, podrìa pensarse que el que trabaja para el MOSSAD o para alguien que quiere perjudicar a este gobierno, es el mismo.
    Estos regalitos que recibe la oposiciòn, sin hacer nada para buscarlos sino que encima se los encuentra Jorge Schussheim , creo que son antecedentes suficientes como para sacarlo de circulaciòn mediàtica a D ELIA o tomar distancia con su presencia pùblica. Y no controvierto el derecho de Schussheim a no dejarsela pasar, pero no niego que hubiera simpatizado con esa variable porque ya somos muchos con Schoklender y no hace falta que llegue mi tìa de España.
    Probablemente no sea D ELIA un mal tipo, ya que como dirigente social se jugò en tiempos duros y se lo demonizaba por encarnar alternativas muy valiosas de resistencia al avance salvaje del neoliberalismo.
    Como se ha dicho por ahì, està mas cerca de ser un boludo que no registra el sentido antisemita de su discurso, en una sociedad con una comunidad judía muy numerosa y donde si lo que se quiere condenar es el alineamiento de la polìtica exterior de Israel o la ocupaciòn de los territorios palestinos, no es bueno mezclar los temas como lo hace.
    Ni siquiera dà reditos electorales, como podìa suceder en la Alemania del 30 donde con exabruptos como ese ya lo habrían hecho diputado.
    Aquì termina perdièndo él y le complica la vida al gobierno, que ya tiene suficiente con este desastre provocado por los Schoklender.

  13. creo que se debe repudiar las palabras de d elia. sin dudarlo. que cada agrupación repudie mediante documentos públicos el delirio antisemita.

    sin embargo, no entiendo por qué hay que expulsarlo del «movimiento», con despegarse en esta alcanza. pero sí hay que dejar bien clarito que no se comulga con esas «ideas».

    no veo lugar a un debate mucho más profundo que esto.

  14. Señor Jorge Schushein

    Luego de leer varias respuestas a su interrogante, bien valdría darse una vueltita por el Inadi.,
    aunque habrá que esperar que cubran las vacantes.
    En otro orden de cosas, aunque sin salirme del marco, me pareció innecesario que usted, de trayectoria pública más que conocida, se haya puesto a rendir cuentas de su manera de pensar, saliéndose incluso del tema que originalmente usted plantea.
    Se que es usted un tipo valioso, no comulgo con su militancia y lamento que haya permitido que le cambien la agenda planteada.

    saludos

  15. El antisemitismo en el nacional populismo viene desde los 40, no vamos a descubrir mada nuevo ahora. Sin duda el antisionismo ha atraído para ese redil, que era de ultraderecha, a gente mas o menos de izquierda, que no tienen la lucidez para hacer diferenciaciones entre Israel-Sionismo-judaismo, y hacen falsamente ese recorrido idiota. Si a eso le agregamos una dosis de antisemitismo de cuna, y un conspiracionismo del que los judíos de todo el mundo han sido víctimas desde hace 200 años, tenemos un antisemita quasi nazi perfecto.
    He leído en AP que el atentado a la AMIA se justificaba en que la comunidad judía de la Argentina no había condenado explícitamente al «sionismo», y no se si no fue ER el autor.
    Con las torres gemelas, otros nacional populistas tomaron un enfoque parecido.
    Rasgarse las vestiduras ahora me parece un poco cínico.

      1. No exactamente. Pero lo incluye. Hay algunos que no son nada peronistas. Y tambien hay sectores del peronismo que no se llenan la boca con lo de «nac & pop».
        No son dos categorías exactas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *