Algo más sobre progresismo

El primer argentino conocido que recibió el apelativo de «progresista» fue el general Julio. A Roca, dos veces presidente de la Nación. Y a él le gustaba que lo llamasen así. Su cría suele denostarlo por matar un millón de indios, aunque -en verdad- prefiere ver a los indios sólo en las películas, y alentarlos desde la butaca mientras come pochoclo.

About Mono Gatica

ENRIQUE MARTÍN (Mono Gatica). EX SECRETARIO DE REDACCIÓN DE LA AGENCIA DyN Y REDACTOR EN LOS DIARIOS LA RAZÓN, LA PRENSA Y CRÓNICA. ACTUAL PROFESOR DE REDACCIÓN PERIODÍSTICA E INTRODUCCIÓN AL PERIODISMO EN DISTINTOS INSTITUTOS PORTEÑOS.

View all posts by Mono Gatica →

12 Comments on “Algo más sobre progresismo”

  1. Mono, no jodas. ¿O querés que exhumemos a la rata, rucucu, tachuela, lopecito, la triple a y demás yerbas? No es momento de resaltar diferencias. Me parece.

  2. q paso y no me entere…

    no mas posts sobre los oligarcas campestres???…o los cipayos golpistas criticadores del gobierno nacional y popular???…ahora el target son los progresistas???

    ahhh…parece q en capital el «gran frente progresista» para enfrentar a macri,tiene de todo…menos progresistas…aja.

    tanto es asi q el «referente» en capital va a ser un BANQUERO¡¡¡¡

    y si,nada como un banquero para enfrentar a un empresario…alta politica q le dicen…

    ahora entendi todo…

  3. Leandro: es banca cooperativa, ¡Einstein!
    No sé qué vamos a hacer si un día dejás de comentar…
    Raúl C. (ex RCW)

  4. Son las taras del revisionismo. Tambien se puede decir que Kant, por ejemplo, era progresista y exigía a los súbditos obediencia. Pero ojo con citar el contexto, eh! que el edificio revisionista se cae como castillo de naipes!

  5. Bueno, no hay que dejarse llevar por los prejuicios arraigados o caer en el lugar fácil de encasillar a toda la generación del 80 por haber llevado adelante la campaña al desierto.
    Roca con respecto a Mitre fue progresista, federalizó Buenos Aires y en contra del liberalismo agroexportador imperante en la época pretendía impulsar cierto desarrollo de la industria nacional. En la campaña al desierto a diferencia de los lideres anteriores, no trató de negociar siquiera con las poblaciones locales como sí lo había intentado la linea posterior al 52, sino llevar adelante un exterminio sistemático única condición, para establecer de la forma más rápida posible las bases de un Estado moderno acorde a las necesidades del capitalismo mundial, la acumulación originaria de nuestra oligarquía. Si entendemos al progresismo como aquellas fuerzas que vienen a liberar el desarrollo de la historia (como si esta estuviera dominada por leyes irreductibles) tendríamos que verlo de esa manera. Por suerte no soy progre, los peronistas por lo visto si lo son.
    Por tanto no debería resultar extraño que los peronistas lo consideren un progresista de hecho gran parte de las bases políticas del PAN, posteriormente de los conservadores y el radicalismo yrigoyenista, que en un principió respondian a Roca, serán determinantes para proyectar a Perón a la presidencia a nivel nacional.

  6. Este tema del progresismo ya fue tratado en artepolitica anteriormente.Es un termino elastico que da lugar a varias interpretaciones.La idea del progreso indefinido del siglo XVIII nacio de la burguesia en ascenso y del desarrollo industrial originando el optimismo iluminista.Hoy estamos en un tiempo muy distinto.En limeas generales significa adhesion al cambio,pero surge el debate sobre como lograrlo.Gramsci hace una propuesta distinta a Marx y el evolucionismo se aparta de la revolucion violenta.En el primer analisis del blog invite a consultar a Google para superar subjetividades.Nuestros»proceres»de la generacion del80 quisieron el progreso del pais entendiendolo como incorporacion de lo europeo.Fue similar el lema brasileño de su bandera:»orden y progreso»,que hoy nos suena hasta facista.El parrafo del Mono me parece enfocado desde el rechazo de Osvaldo Bayer,por la defensa de la poblacion aborigen,lo que es justo,pero a la historia hay que comprenderla,no solo juzgarla.

  7. Dos cositas no más.

    Está claro que Roca hoy no podría gobernar la Argentina. El tiempo pasa. De todos modos, tuvo cosas muy chotas que no pasan y por eso mismo un tipo tal como Roca hoy ya no podría gobernar éste país.

    Nunca hubo un millón de indios en la Argentina.

    Me da la sensación de que a muchísima gente que tiene nivel de vida de clase media y que conoce muy bien las Universidades y los subterráneos de Buenos Aires, los indios les importan más como muletilla para pegarle al liberalismo argentino que en sí mismos. No sé, dan esa sensación. Tal vez porque cuando se referencian otras violencias se las toman de un modo cuasi estratégico, como si fuesen piezas de ajedrez que se comen de un lado o del otro. Esta totalidad discursiva de estos sujetos enunciadores (a veces ofendidos como si les hubiesen violado a la madre por causas acaecidas hace más de 100 años y otras veces analizando la política en un monitor) da asco. Se les nota la mala leche.

    1. Particularmente cuando hablo de la historia de los pueblos originarios llevó la carga de hacer referencia a mis antepasados, a mi historia, en parte. Tengo nivel de vida de clase media conozco las universidades y los subterraneos de Buenos Aires y me importan en sí mismos como para pegarle al liberalismo argentino.
      Trate de no comerse el mito de una identidad Argentina pasteurizada de lo autoctono, en cualquier pueblo del interior del país (mejor dicho, en muchos)puede darse cuenta de ello. Lo que ha existido es un ejercicio continuo, pedagógico, de negación de esa identidad. Los censos nacionales recien incorporaron la pregunta por la pertenencia o ascendencia a una comunidad aborigen en 2001.
      Los resultados, no solo en el interior del país, sino en la misma provincia de Buenos Aires han resultado muy llamativos, y no me estoy refiriendo exclusivamente a familias migrantes.
      Es un grave problema de identidad el que tenemos los argentinos, por eso tenemos tantos pelotudos jactandose de los rasgos incaicos, aztecas, aymaras, o el que quiera, de los otros pueblos latinoamericanos.
      La mala leche yo la noto en aquellos que se conectan con la realidad por banda ancha, y critican a aquellos que lo hacen a través de la cultura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *