El progresismo es de derecha

Hace poco, Tenembaum dijo algo así como que los Kirchner, en tanto no respetaban las opiniones críticas, estaban a la «derecha» de Menem o Macri, ya que ser «progresista» implica principalmente ser respetuoso de la democracia y la libertad.
Por supuesto, desde varios ángulos se le fueron al humo. Y la verdad que la declaración es un poco polémica.

Sin embargo, no llama tanto la atención ese intento de posicionar a los Kirchner en la derecha. El análisis de la política real suele exceder en mucho nuestras nociones topográficas.
Pero, por otro lado, si bien es cierto que hablar de izquierdas y de derechas puede generar cierta incomodidad, esos conceptos son insoslayables como referencia general para analizar la política ideal.

Lo que sí llama la atención es que tan alegremente se asuma como cierto que «progresismo» es lo contrario de «derecha». Primero porque no parece que haya motivos para que el término «izquierda» deba ser reemplazado por uno más amigable. En todo caso, el pudor del enunciante ya dice algo acerca de cuán contrapuesto a la «derecha» está el «progresismo».

Y después está la cuestión central. El progresismo es una ideología que comparte muchos valores que pueden acomodarse tranquilamente del lado derecho del eje.

Ya la idea de progreso, la verdad, es bastante cuestionable.
Pero si encima entendemos al progreso como una concesión de respeto que la cultura hegemónica les hace a los pueblos dominados, respeto que no es otra cosa que colocarles cucardas morales a los «otros» (ese concepto tan progresistamente antropológico) para que se sientan felices en su pobreza (elegantemente llamada «diversidad»), la cosa se pone más oscura. Si progresismo es determinar arbitrariamente que el mundo ya ha sido lo suficientemente contaminado por los ricos como para que encima ahora lo quieran contaminar los pobres (que no se conforman con serlo); si progresismo es convencer a esos pobres de que deben asumir la noble tarea de poner su pobreza (diversidad) como garantía de resguardo de los «recursos naturales» para cuando los ricos necesiten usufructuarlos; si progresismo es poner el mismo frenético ahínco en defender el derecho a la supervivencia del oso panda, y el derecho al amparo judicial del holding empresario expropiado; si progresismo es velar por la protección de las «indefensas» empresas de la familia Rocca ante la prepotencia del sindicato de camioneros; o pedir con gesto adusto que un grupo de desarrapados comprenda que sus derechos terminan donde empiezan los de Luis Betnaza, entonces el progresismo es cualquier cosa, menos lo contrario de la «derecha».

Es inimaginable un gobierno de derecha, de esos que fortalecen el régimen jurídico sobre el que se asienta el status quo de las relaciones económicas,  sin un progresismo de esta índole, opositor, cumpliendo el rol de partícipe necesario. Que el eje «izquierda-derecha» se transforme en eje «derecha-progresismo» es sin lugar a dudas el exponente más claro de que la batalla ideológica la ganó la «derecha».

92 Comments on “El progresismo es de derecha”

  1. el progresismo Mariano, desde que no existe mas la izquierda armada, incluye muuuchos lugares, no solo los chicos ambientalistas que quieren salvar pandas.

    te diria que de todos los que creen que hay que «redistribuir el ingreso», aunque se incluyan los que no quieren involucrarse en como se hace eso.

    el error de Tenembaum es creer que ser de derecha es ser autoritario o intolerante y ser de izquierda es ser bueno y campechano. Vos podes ser un hijo de puta pero si estas cobrando ma simpuestos a los ricos para contruir obras para los pobres, estas haciendo algo de izquierda.

    1. Bueno, Pepe, es cierto. Es un poco de mezcolanza el «progresismo». Pero no es sinónimo de izquierda.
      Pero aparte, principalmente, los conceptos izquierda-derecha sirven como aproximación ideal, pero la realidad es mucho más compleja de lo que este eje puede describir.
      Un abrazo.

      1. desde ya que es mas complejo.

        pero no tengan miedo, el Kircnerismo esta mas cerca del progresismo que de la derecha, no tengan dudas.

  2. Muy bueno todo el post, Mariano. Pero comparto especialmente la frase final: «Que el eje “izquierda-derecha” se transforme en eje “derecha-progresismo” es sin lugar a dudas el exponente más claro de que la batalla ideológica la ganó la “derecha”.»
    Ideológicamente, en teoría, hablando de valores, la derecha sería la principal defensora de la libertad y la izquierda la principal defensora de la igualdad. Dando por sentado que ambos valores son deseables, la derecha pretende sobre todo asegurar que se respete el individuo con su derecho de propiedad, la no intromisión del estado en sus asuntos, etc. La izquierda dice que eso suele ser asegurar la libertad de algunos, ya que la libertad de los que no tienen un mango, está lejos de ser tal, ¿qué hay por ejemplo si quieren llevarse libremente alimentos del super sin pagar porque tienen hambre pero no tienen plata? Parece que ahí la libertad no funciona.
    Ahora resulta que el progresismo se contrapone a la derecha defendiendo principalmente la libertad.
    Forster dijo hace un par de años, que en Europa (creo que hablaba principalmente de España), hoy en día la sociedad se divide en derecha conservadora y derecha progresista. Es como dijo Dolina el otro día, el progresismo apoya cualquier medida que parezca de izquierda, siempre que no se toquen los intereses de algún poderoso, y agrego yo que eso pasa porque si esos intereses se tocan, se produce un conflicto, entonces los progresistas salen corriendo, no vaya a ser que les alteren su comodidad tan progresista.

      1. Te consta que le hayan pagado a Dolina para cambiar de opinión? O simplemente suponés que le pagaron porque no opina como vos? Hmmmm…

      2. Es un clásico invitado a la Quinta de Olivos. Por eso lo digo. Son unas cuantas coincidencias, y él cada vez hace un programa más aburrido y tosco, con menos chispa. No soy el único que cada vez está «más profundo», lástima que no tengo la suerte que tienen otros de estar cada día más joven con el paso de los años.

        Saludos

      3. Si vas a un lugar con carga simbólica entiendo que el mismo te cae simpático, y como la mutación ideológica no puede ser tan vertiginosa, eehhhhh qué se yo, no quedan otras muchas chances. Y hoy en día, cuando ser el rey del rating no alcanza para laburar en radio Nacional, sino que los programas masivos en los medios estatales están puestos al servicio de la guerra ideológica, creo que Dolina se aseguró la carta obvia dado el contexto, no vaya a ser cosa que se quede sin el pan y sin la torta, es decir, sin el mercardo editorial y sin el sueldo de guionista del Estado.
        No me digas que el programa de radio no está peor que nunca, más no sea (y para nada se limita a esto) porque el formato es igual que hace más de 20 años.

        Saludos

      4. esto es un claro ejemplo de autorefutación:

        «No me digas que el programa de radio no está peor que nunca, más no sea (y para nada se limita a esto) porque el formato es igual que hace más de 20 años».

        diego dice que el programa es cada vez peor, y luego dice que es el mismo formato que hace 20 años…

        ni hablemos de los supuestos «como con fulano, ergo fulano me garpa…»

        para mí, a diego lo paga el grupo ahhh.

      5. Tomás,
        Si a alguno le sacan una foto en el cumpleaños de Magnetto al lado del cumpleañero, se supone que a ese alguno le cae bien el festejante. Me parece obvio esto, lo mismo para aquellos que vienen a mi cumpleaños o van al tuyo.

        tapones,

        Me parece que si alguien se repite durante 20 años en algo que en un comienzo tuvo su gracia, su ingenio y su originalidad, es imposible que esos mismos efectos que eran los méritos al comienzo del ciclo persistan al durante tanto tiempo e insertado el producto cultural dentro de un contexto histórico que ya otro muy distinto que el que era dos décadas antes cuando aquel entraba como anillo al dedo. Por eso hoy Dolina ya no suena como un porteño piola y culto de la noche porteña como hace 15 años cuando yo lo escuchaba, la época en la que estaba con la negra Vernacci. Hoy la verdad que no me despierta nada, me parece todo tan previsible lo que dice como si fuese que siento que el programa lo podría hacer yo, aunque sé que no porque me falta oficio radial, pero no ese swing que me hacía sentir el tipo antes.
        Para decir algo no más, Dolina sigue haciendo el mismo programa antes y después de Fernando Peña. Antes y después de que la homosexualidad sea aceptada prácticamente a viva voz en la sociedad argentina inclusive con la Ley de matrimonio igualitario, pero el tipo sigue usando el mismo diccionario, las mismas referencias. Y para colmo hoy en día está más obviamente jugado ideológicamente que nunca, lo que a toda esa semántica que quedó vieja (y por eso mismo justamente apta para entrar en la apología del régimen que está al frente del Estado, no es casualidad) la tiñe de apología del gobierno como se pudo ver la otra noche en el programa Televisión registrada

  3. Muy bueno Mariano y comparto 100%. Solo te señalaaría que alteridad u otredad no son necesariamente sustitutos (no) inocentes de desigualdad. En principio, nacieron contraponiéndose a «diferencia», que tiene un sesgo más, por así decirlo, objetivista. La alteridad, en contraste, es la construcción histórica de esa diferencia, resultado de conflictos y relaciones de poder. Más o menos lo que explica que «negro de mierda» sea un insulto y «caucásico de mierda» una boludez que nadie diría, aunque ambas expresiones se sustente en la misma diferencia «objetiva». Quiero decir, en resumen, que no veo porqué la adopción progre de la sarasa de los cultural study debería inclinarnos a tirar a la basura conceptos que no han dejado de ser útiles. Vale recordar que la noción de cultura implícita en el lloriqueo inocente sobre la «diversidad» atrasa al menos 50 años con respecto a las ciencias antropológicas.

    un abrazo

  4. Los K, y en general el peronismo, es (son) de derecha. Y no solo por su origen filofascista.
    Nunca se propuso cambios profundos en las estructuras productivas, ni siquiera una instrumentación progresiva en la estructura impositiva.
    Cuando Perón necesitó de los grupos «de izquierda» que le ofrecían la vida, los utilizó, y finalmente los echó de la Plaza.
    Setenta años de populismo conservador de derecha no sirvieron para ser lo que Argentina fué hace un siglo: uno de los países más avanzados, educados y ricos del mundo.
    Lo que seguramente no es el peronismo gobernante, es liberal. Por eso el ensañamiento con la prensa y los ataques hacia los que piensan diferente.
    Sí es, en cambio «redistribucionista», del estilo de pagar asignaciones supuestamente «universales» con plata de los jubilados.
    La mitad de lo que ganan los estratos inferiores, van para el pago de impuestos, empezando por el más regresivo y costoso de todos: el IVA.

    1. Noto en tu opinion el mismo problema de Tenembaum. Si el peronismo nacio como un partido «filofascista», vos sabes que era la izquierda en esa epoca en el mundo? de donde sale la idea de que la izquierda no es autoritaria, ni intolerante ni divide en amigos-enemigo?

      ahora si hablamos de hoy, supongo que me diras que la izuqierda es…Uruguay? el PSOE?

      el kirchnerismo economicamente podria ser una socialdemocracia.

      1. La izquierda tradicionalmente es gente buena que quiere lo mejor para la Humanidad, dicho así de modo simple.
        El stalinismo es otra cosa: la fascistización de la izquierda.
        En eso se parecen los autoritarismos cualquiera pretenda ser su signo.
        El kirchnerismo NO se parece a la socialdemocracia. Tanto en la distribución del ingreso como en las conductas políticas. Los países en donde mejor se vive (dejemos por un lado la crisis actual, infinitamente menos cruel que las nuestras), son socialdemocracias con un elevado ingreso per cápita, bastante bien distribuido. Y con conductas políticas bastante civilizadas.

    2. David:
      la AUH se paga con la plata que las AFJP se cobraban como dividendos. Es fácil la chicana de la plata de los jubilados, pero es mucho más preciso decir que esos fondos nunca fueron de ningún jubilado, sino que se imputaron a la conformación de un fantasmagórico mercado de capitales, que a lo sumo podía brindarle capitalización barata a 10 grandes empresas (las mismas 10 grandes empresas que agitan la bandera falsa de «la plata de los jubilados», que se la gastaban en comisiones «en negro», vendiendo acciones a menos valor del que después revendían sus agentes financieros, por ejemplo).

      Y por otra pàrte, los «ataques» a la prensa, por suerte son verbales solamente.
      Digo, porque hay unos cuantos que construyeron su imagen de liberales sobre el tendal de cadáveres que dejaba su policía.
      Un abrazo.

      1. Disculpame si pareció una chicana.
        ¿De qué partida presupuestaria o asignación impositiva salió la AUH?
        Porque tengo entendido que salió a través de un DNU con plata de la ANSES.
        Sobre el «mercado de capitales» me remito a mi respuesta a Pepe: Nada de reformas financieras progresivas. Ni impuestos a las transferencias de acciones y empresas.
        Tenés razón que los ataques a la prensa son verbales solamente. Pero ver carteles de periodistas escrachados en manifestaciones, me parece altamente preocupante.
        Y que algún «talibán» de la militancia oficialista se mande un moco, puede entrar dentro de las posibilidades, que no podemos descartar a priori, dada la «crispación» actual.
        Y con referencia a los «liberales» estoy hablando de los ideales de libertad, no de las dictaduras o democracias del «deme dos» que solo garantizaron la libertad de latrocinio de los poderosos.

      2. David:
        Bueno, si hablás de los ideales de libertad, me parece que va a ser difícil encontrar un hombre de carne y hueso al que le quepa su representación. Lo digo respetuosamente, sin cancherear.

        A lo que me refería con lo del «mercado de capitales» es al negocio de las AFJP. Parte de la AUH se paga con el rendimiento del FGS que es la guita que capitalizaban las AFJP (entonces, podemos decir que las empresas que no liquidan utilidades por las acciones que tiene ANSES se están quedando con la plata de los chicos!!! Fea actitud la de Clarín y otros). Y otra parte sale del flujo de aportes. La parte previsional de ese flujo conformaba, durante la vigencia de las AFJP, dinero disponible para la motorización de un mercado de capitales que financiara a las empresas que cotizan en bolsa. No es dicho por mí eso; estaba entre los fundamentos de la creación del sistema de AFJPs. Nunca fue plata de los jubilados. O la administra el Estado, o la administran los bancos. Ese es el único dilema.
        La ANSES maneja aportes para seguridad social (entre ellos los jubilatorios). No es estrictamente plata de jubilados toda la que maneja la ANSES. Es plata de seguridad social. Así como parte de la recaudación impositiva se deriva a ANSES para que pague sus obligaciones, la autoridad política puede determinar prioridades para colocar sus flujos. Si la AUH hace más a la seguridad social que un aumento de 2 puntos en las jubilaciones es bastante lógico que aplique la primera prioritariamente.
        Las reformas del sistema tributario son complejas. De hecho, con el «nuevo congreso» los únicos cambios que se intentaron introducir tienen que ver con cobrarles menos impuestos a personas que no son pobres (cambios en impuesto a las ganancias, retenciones). Progresivos no hay. No es solo K el problema, sino que, te diría, es menos K que de los demás.
        Un abrazo.

      3. Bueno, soy de la generación del «pidamos lo imposible». Así que me asiste ese derecho, ahora que estoy más cerca de la lira que de la guitarra.
        Lo que decís de las AFJP tenés razón.
        Pero recordemos que fue la magna obra de un gobierno peronista, que curiosamente fue reelecto, y casi re-reelecto.
        Nunca aconsejé a familiares, amigos y colaboradores salirse del Sistema de Reparto. Ni lo hice yo.
        De todos modos antes de las AFJP el dinero lo administraba el Estado, y no por eso los jubilados tiraban manteca al techo.
        Que las reformas impositivas son complejas ¡obvio que sí!. Entonces, señores del Gobierno: ¡Déjense de peleas necias y vayan por las cosas serias!
        Saludos.

      4. ¿Y por que no puede haber un «taliban» de los de la oposición que se mande un moco? Ya los hubo y ni se calentaron en recriminar la paz ¿O no la amenazaron de muerte a la Presidenta por radio cuando iba en el helicoptero? ¿que pasó con los huevasos a Rossi? ¿Y Sietecase, en el programa «La Cornisa» que lo rajaron de america 2 a tres meses de que se le venciera el contrato? ¿O me van a decir que ahora la oposición periodística es tan buenita con los del oficialismo?
        Los Kirchner no son de izquierda, pero tampoco son de derecha. El tema es que la derecha, que si se pone en esa posición, no son del todo democráticos, y mucho más cuando tienen semejante corporación mediatica detrás.

      5. Lelale:
        Los talibanes me parecen menos peligrosos en la oposición que en el gobierno. Igual no me simpatizan en absoluto.

      6. No es una chicana, donde estate Kirchner cuando las Afjp compraban, ahora si con la plata de Los jubilados, las Accionez de Clarin?
        Ah, ya me scherzo, cenando con Magnetto.
        Too much, diria Cristina

      1. Algunas leyes son controlar los ferrocarriles o no controlarlos, tener Fabricaciones Militares o no tenerlas, tener empresas propias o no tenerlas, dirigir el excedente por materias primas a industrializar o no . Me parece como demasiado para decir «nomás», pero es una opinión subjetiva. Ah, y el 50/50 también es parte de esa estructura productiva (porque en esos años crecieron todos, pero hay que ver cuántos tuvieron 50/50).

        Que no alcanzó, es cierto. Que faltó pasar de la industria liviana a la producción de bienes de capital, también (que en el medio cayeron un par de bombas en Casa Rosada, también también, eh).

        Pero que no se transformó la estructura productiva…¿qué se fabricaba en 1930 en Argentina?, ¿trigo? Y digo esto porque la transformación empezó en 1930, pero se profundizó en la década del ´40.

      2. Tomás:
        Cierto lo que comentás sobre mi argumento. Trataré entonces de ampliar:
        Creo que hubo cierto reformismo en las políticas de Perón.
        Pero el desprecio por el conocimiento («alpargatas sí, libros no»), y el espíritu sobrador, milagrero y facilista («maradoniano») creo que nos marcó un camino desfavorable, cuyas consecuencias aún estamos viviendo.
        Me remito a un artículo que salió en El País de España y que reprodujo parcialmente La Nación de hoy: «Maradona como metáfora argentina»:
        http://www.elpais.com/articulo/opinion/Maradona/metafora/argentina/elpepiopi/20101005elpepiopi_13/Tes

      3. David,

        como podrás ver en lo que he comentado en bajo este mismo post de Mariano, no simpatizo mucho con el peronismo, pero el artículo que linkeas, me parece de un nivel de fundamentalismo peor que el que sostiene el actual gobierno. Es decir, se sostiene en primer lugar en equiparar a Kirchner con Chávez, lo que es algo bastante lejano para cualquiera que se acerque un poco a mirar. Después, les da a los españoles que leen el diario El país como estadística decadente el dato de que Uruguay actualmente consume más carne de vaca que Argentina, cuando eso se sabe que históricamente es una realidad que nada tiene que ver con los desarreglos que han producido sobre la caída de cabezas de ganado hace un par de años. O sea, que los ahí los tipos tienen ignorancia o mala leche. Y para terminar, como te decía, tienen una dosis jodida de fundamentalismo peor que la que pueda tener un populismo al nivel de lo que los Kirchner han tenido hasta la fecha, que es el que representa el cientificismo social. Eso es la metodología de las ciencias duras puesta al servicio del control de las sociedades. Un disparate intelectual y un peligro ideológico de lo peor.

        Saludos

      4. Diego:
        Tu opinión me parece muy respetable. No obstante me parece poco claro lo de las «ciencias duras al servicio del control de las sociedades».
        Me gustaría que aclararas lo de «peligro ideológico», ya que disparates intelectuales leemos todos los días, proviniendo de todo el arco político y de opinión.
        Creo que ese artículo va a dar que hablar. De hecho ya replicó en varios medios y en la radio.
        Saludos.

      5. Trataré de explicarme hasta donde me de la capacidad de síntesis. Hoy en día el populismo ha sido reivindicado en el campo intelectual, o sea -y acá voy a errar el concepto pero la idea va por este lado – la nueva teoría política incorpora las demandas de las personas antes que lo que un modelo prefijado así como lo son los modelos de la física cuántica para entender la razón dentro de las sociedades, por eso el populismo ha sido reivindicado, pero este populismo, no cualquier cosa, no cualquier monigote que se para en un balcón y se queda 30 años gobernando un país caluroso. La razón social es otra que la razón que opera en la naturaleza de las cosas que no tienen voluntad, esa es la cuestión. El artículo que linkeaste no asume este nivel de debate y por eso se queda criticando al gobierno desde un punto de vista que pareciera el de un reaccionario de Miami o algo por el estilo. El nivel de debate es otro.

        Saludos

      6. David, el artículo ese salió en un diario, está escrito en letras de imprenta? Fuera de esa pequeñita entidad,¿qué le ves de interesante a ese cúmulo de generalidades nabas? Querías traerlo porque es la única manera de que semejante idiotez entre en un blog como éste. Andá a contrastar espíritus, maneras, gestos … humo barato

      7. Diego:
        Me pareció que el artículo hablaba de la Argentina más que del gobierno.
        Los gobiernos pasan. Nuestro «ser nacional» queda.

      8. Además Diego, te cuento que la física cuántica es, cuando menos, tan dinámica como la filosofía o la política.
        Desde el Principio de Incertidumbre de Heisenberg, nada volvió a ser como la bella y simple manzana de Newton.

      9. David,

        gracias por avivarme de que había puesto un ejemplo equivocado al citar a la física cuántica. Fue el apuro de lo primero que se me vino a la mente relacionado con las ciencias de la naturaleza. En fin, el ejemplo de la manzana de Newton es mucho más acertado para describir la manera en la que personajes como los que firman ese artículo del diario El País de España pretenden controlar a las sociedades. No te sorpredas, así son las ciencias sociales cuando son toscas y todavía se enseñan en las universidades de todo el mundo. Y= B + 3X Análisis matemático 1 y 2. En fin, pasemos a otra cosa.
        Me saqué la duda y fui a Wikipedia a ver un poco de qué se trataba el amigo Heisenberg y tal como sospechaba tras leer ese título, si no entendí mal la incertidumbre se entra a sanjar con estadística. Pero no es eso lo que la razón populista plantea. Se trata de esperar siempre en lo que sería un «momento dos» la decisión interior a la misma de las conformaciones de voluntades interiores justamente dentro de dicha sociedad. Después, bueno, te explican cómo es que dichas voluntades funcionan y se articulan entre sí. No es nada simple de entender. Hay un gran debate que se está dando a nivel académico en este momento. Sobre esto escribió Ernesto Laclau, autor que algunos asocian al gobierno. Es un gran intelectual reconocido en todo el mundo, esto mucho más allá de sus preferencias políticas coyunturales y de las cosas que se puedan escuchar sobre su obra estos días en los medios.

        Saludos

      10. Básicamente lo que enuncia Heisenberg es que no podemos conocer simultáneamente la posición y la energía de una partícula. Si medimos una, no podemos conocer la otra. Y viceversa. Entonces se definen promedios estadísticos.
        La mera interferencia del observador invalida la medición. Se me ocurre que es una buena metáfora sobre los analistas de filosofía política, incluyendo a Laclau.
        Saludos

      11. David, siempre pensé que la teoría de la indeterminación de Heisenberg era muy interesante como metáfora para temas humanísticos.
        A mi entender, la interferencia del observador o investigador que al acercar la luz para conocer la posición de la partícula provoca un cambio en la posición de la partícula (dicho todo groseramente, claro), es equivalente a decir que quién opina de política , está al mismo tiempo actuando en ella. De allí mi preferencia por evitar las opiniones políticas que se suponen «asépticas» y que parecen no tomar posición. Quién habla de política, toma posición y «opera» políticamente en favor o en contra de determinadas causas (en pequeña medida, claro). Esta es una de las razones por las que pienso que es mejor decir desde dónde se habla, a qué partido o político uno prefiere, etc.
        Sinceramente aunque no soy ningún experto en Laclau, no creo que él mismo no se vea como alguien que al opinar sobre el tema está actuando políticamente. Más bien esa ambición de neutralidad y de ser teóricos incontaminados se la asigno a los republicanos, aunque por supuesto no a todos. Pero en cierto modo los teóricos populistas justamente son quienes se ven inmersos en la realidad (creo que algo así tiene que ver con lo que dijo Diego antes) y aceptan su papel de actores políticos que modifican la realidad sin pretender hablar desde fuera de ella.
        Todo esto dicho con los límites que cualquier metáfora tiene. Saludos.

      12. Claro que todos hablan (hablamos) desde nuestra cosmovisión, la cual a veces es evidente, y otras no. De ahí los grandes engaños históricos, y la gente tan crédula…
        Dos ejemplos recientes de cómo el personaje «interfirió» sobre el sistema social (siempre desde el populismo que gana con votos):

        El menemismo se vendió como caudillo peronista del interior profundo, se transformó en neoliberal y estuvo gobernando una década de capitalismo salvaje.

        El kirchnerismo se vendió como liderazgo apto para gobernar un país en crisis, se transformó en progresista, luego en peronista y está gobernando como conservador ¡quién sabe durante cuánto tiempo más!

    3. largo el debate. así que corto por lo más sano.

      de poco sirve hablar de un gobierno actual remontándose a los orígenes de su filiación partidaria.

      para saber si los k tienden a la izqueirda, a la derecha o al totalitarismo de cualquier clase, mejor es sopesar las leyes que se sancionaron, antes que rotularlo de acuerdo al fundador del partido.

      si perón era de derecha o de izquierda poco importa. ¿qué importa si el general echó de la plaza a «grupos de izquierda» cuando el gobierno actual reivindica a esos mismos grupos hoy?

      en dónde el gobierno impulsó leyes derechosas? ¿qué gesto hay que permita hablar de totalitarismo a un gobierno que respeta la libertad de expresión y que ha impulsado numerosas leyes que beneficiaron a muchos sectores olvidados?

      algunos dicen: «no modificaron los impuestos regresivos…» bien, pero los impuesto regresivos no los impulsaron los k y cientos de años de injusticias no se pueden cambiar en dos mandatos. a los k hay que medirlos de acuerdo a sus innovaciones y a sus batallas, y en todas tendió a la izquierda.

      para cerrar: creo que es más factible que el carácter regresivo del sistema impositivo sea modificado algún día por este gobierno que por cualqueir emisario del grupo ahhhh.

      la izquierda y la derecha son relativas y a la izquierda del gobierno hay un vacío inmenso, lleno de gorilas.

  5. No quiero distraerme con las chicanas del gorilaje, tan anacrónico y rancio, donde más que opiniones propias uno escucha a los padres de los opinantes.Estoy de acuerdo por completo con el post y te felicito por la claridad en que está expresado, Mariano.
    Agregaría dos cosas: Dolina nunca fue progresista. Todos sabemos que es peruca y habla desde allí.
    La segunda es que el progresismo no puede con el sentido de la justicia, de la vida justa, la sociedad justa.Que no es lo mismo que la igualdad o la equidad. El progresismo puede bancarse la injusticia y puede llevarse cómodamente con el colonialismo cultural

  6. David asi que la izquierda generalmente fue la «buena gente que queria lo mejor para la humanidad»?¡¡
    quien, por ejemplo?

    No es asi. Esa mirada emergio luego de la caida del muro, donde los antiguos batalladores se conviertieron en progresistas, bajo el paradigma del liberalismo que de a poco y no totalmente de esta abandonando.

      1. A esa izquierda que quedó dentro del Muro le falta hacer una fuerte autocrítica que implique al menos lo que se avaló en pos de aquellos ideales si es que no se quiere soltar el credo teórico, que en ese caso quedará como una religión más como cosa privada de cada quién que siga creyendo en esas teorías sociales. Porque eso todavía no se dio en países como el nuestro es que aún nos pasan cosas feas como tener refugiado a muchachos como este chileno Apablaza. De vez en cuando la política toda se sigue tapando con las paredes de ese Muro dado a que esa autocrítica no se ha dado.

      2. Te diría que lo que mejor funciona es la socialdemocracia, lo cual es una obviedad: son los países de mejor ingreso y distribución. Igual, nada es perfecto. Saludos.

  7. Gran post, Mariano! Si no me equivoco en los dichos de Tenembaum que Ud menciona es que el mismo explica como, de acuerdo con su peculiar cosmovisión, Stalin era de derecha.

    1. Lo había contestado pero no apareció. Por ahí anda perdido y aparece después.
      Te agradezco mucho Político.
      La verdad que no me acuerdo si es la misma charla, puede que sí. Era una conversación por radio con Lanata.
      Un abrazo.

  8. El kirchnerismo ha sido una verdadera pesadilla para el progresismo que conoció su época de oro en los ´90, con el menemismo. En aquellos años soñados alcanzaba con criticar en un almuerzo familiar la pista de Anillaco, la vulgaridad de Zulemita o el último negociado oficial para ser progresista. Tenembaum, denunciaba aquello que fastidiaba más pero que era secundario. No analizaba el drama de fondo sino que se quedaba en uno de sus aspectos instrumentales, la corrupción. Eso bastaba para transformarlo en bienpensante, en el yerno soñado de toda psicóloga de Belgrano, en un Che con rúcula y aceto. Los progresistas eran progresistas. Los otros eran malos, sucios y feos. Era tautológico. Y fácil.

    Hoy eso cambió. No alcanza con ser progresista. No son suficientes las antiguas medallas ganadas duramente denunciando funcionarios menores. Los periodistas tienen que meter la mano en el barro para determinar si lo que hay son pepitas de oro o cachos de alambre. Y eso es fastidioso. Por eso muchos prefieren condenar el barro en su totalidad, invocar discusiones talmúdicas sobre la definición estricta de progresismo antes de hablar de las iniciativas políticas que modifican, despacio o rápido, para bien o para mal, la realidad que nos rodea. Focalizando en los modos, en las intenciones, en la etimología de las palabras, en el pasado poco virtuoso de nuestros gobernantes, buscan con fastidio la pista de Anillaco que los conduzca a su antiguo paraíso perdido.

    1. lo que pasa que el problema es mas de los periodistas que del progresismo.

      si vos salis a decir cosas como «hay gente de derecha dentro del Kirchnerismo eh» o «estuvieron con menem y ahora vienen a hablar»

      y no te das cuenta que es lo primordial y que no, es que sos un boludo o lo usas como excusa.

      1. Sin duda el drama está más concentrado en los periodistas.
        El progre de a pie puede seguir hablando de purezas ideológicas en la mesa familiar, de etimología y pasado turbio de los políticos, sin otro temor que el tedio genera en su pobre mujer o en la tía Chola.

    2. clap, clap, clap!!!.

      Pero no le basta dicha operación a TNmbaum, que en su exageración llegó a decir que han amenazado a él y a su familia. No aclaró el tenor de la amenaza: si el gobierno y/o sus seguidores lo amenzaron de muerte o si Magnetto le anticipó la despedida en caso de no alinearse con el editorial del grupo Clarín. Supongo que lo primero, a TNmbaum sólo le falta señalar a Carrasco y su metralleta como responsables de la amenaza.

    3. ¿Sabés lo que pasa Rinconete con lo que vos decís? Que yo tengo 33 años y recién hace un par de añitos me empezó a sonar en el oído que el peronismo puede ser todavía algo más que una runfla muy afincada sobre bases territoriales. Esa gente que he visto envegecer comandando el aparato político del Estado. Y de pronto, como si entrase en un cine y empezara la película, con total naturalidad se habla de que el peronismo es de izquierda, de que los gorilas los prejuzgan y todo ese tipo de cuestiones cuando ya estaba descartado ese antagonismo hace 50 años, y para peor, durante ese lapso, lo que ocurrió, amén de las dictaduras militares, fue la utilización de esa simbología por personajes que todavía están al frente de la institución pero que se supone que ahora son buenos. O sea, el peronismo puede ser un candidato pragmático para la próxima elección pero nunca uno que se vista de progresista. Y el kirchnerismo por como se mueve da la sensación de que siente que encarnando la herencia peronista tiene vía libre para moverse en relación con la prensa o en situaciones molestas para con los otros poderes del Estado. Se mueven como si tuviesen ese free pass en éste boliche de la democracia argentina. Alguien tendría que informarles que esa tarjeta no tiene ningún valor. Porque el pasado cuenta.

    4. «Focalizando en … buscan con fastidio la pista de Anillaco que los conduzca a su antiguo paraíso perdido»

      que belleza !!!

    5. El post estaba muy bueno de entrada, pero a esta altura de los comentarios resulta excelente eh.
      Esta apreciación de Rinconete se está convirtiendo últimamente en un tópico (en sentido positivo lo digo). Pero con qué palabras dice el tópico! Me gustó.

  9. izquierda compone una antinomia con derecha,y progresismo con conservadorismo.La idea de progreso requiere la fijacion previa de metas y o valores hacia los cuales se avanza con los cambios que se producen.¿Se acuerdan de la Alianza para el progreso?ydel partido democrata progresista?…por eso,de acuerdo al concepto se puede hablar de progreso dentro de la derecha,por ejemplo cuando la Mesa de Enlace se planta por las retenciones frente al gobierno,pero sin duda el progresismo se ha desarrollado respondiendo al avance de lo popular,de las libertades,del laicismo,de la productividad,y rsesulta ser primo hermano de la izquierda.

    1. Buen comentario, Isabel.
      Intervenciones así sirven para reformular las opiniones propias parándose desde un lugar que permita desarrollar otra óptica.
      Un saludo

    2. El progresismo no necesariamente es primo hermano de la izquierda, o puede ser una «izquierda» del tipo viejo (y muy poco glorioso) PS. Basta revisar la trayectoria del partido de J.B.Justo, ¿qué mejor modelo del progresismo falsamente presentado como izquierda?.

      Por citar tres ejemplos del PS: impulsaba el voto femenino, era antimilitarista y propiciaba (al menos en teoría) la mejora de las condiciones de vida de los trabajadores. Sin embargo, las carencias ideológicas y las relaciones de sus dirigentes (y bases sociales, no lo olvidemos), lo llevaban a ser un defensor del status quo primo hermano de la derecha: defensor del esquema agroexportador, antiyanqui pero no antiimperialista ni latinoamericanista, cuestionador del imperio británico pero lo atacaba únicamente desde el punto de vista del consumidor y no desde el desarrollo nacional. Si queda alguna duda, el PS en cada nudo crucial de la historia nacional se paró en el lado equivocado. No obstante, nunca dejó de ser progresista…

  10. acabo de ver lo de Lanata, y mayor prblema que el progresismo es el lanatismo.

    como Lanata centro su periodismo siempre en «los politicos», es incapaz de analizar seriamente lo que significan En la sociedad las medidas que tome un gobierno. Y ademas, para que su periodismo venda debe estar siempre contra los gobiernos, esto no es un detalle menor.

    Lanata concluye que este gobierno es una farsa, primero porque esta no esta constituido por anageles virgenes de «la politica», sino por politicos, y !peor! politicos de la vieja politica.
    ademas hay corrupcion (como si no la hubiese habido en todos los gobierno que cambiaron el mundo) y los Kirchner en realidad, nos aclara Lanata como si no lo supuesemos, no creen realmente en la ideologia.

    pero hoy no se reprime la protesta social y eso es un hecho. Hay paritaria sy eso es un hecho. Hay una asignacion por hijo y eso es un hecho.

    Me hace acordar al pobre argumento d ela derecha con el matrimonio gay, en el que intentaban convencer a los homosexuales que no festejaran o agradecieran tanto al gobierno por este nuevo derecho porque en realidad Kirchner solo queria «humillar» a Bergoglio. Como si ademas el adevrsario de esa «batalla» no fuera exactamente ese, bergoglio.

    1. Me parece perfecto lo que decís y lo comparto. Pero acabar con la corrupción también sería progresismo, acabar con lo peor del clientelismo (como lo denunciado por Barrios de Pie, hasta ayer acampando en la 9 de julio) seria progresismo. El no acabar con estas practicas y accionar con ellas, también es conservadurismo.

      1. Comparto, pero no es justificación. Hacer también uso del clientelismo para fines fuera de su objetivo principal (no enumero cuales, ya todos los sabemos) me parece una hijaputeada muy grande.

      2. rinconete: por supuesto los «clientes» no tienen que morder la mano del amo. Es algo humillante pero mejor que nada ¿no?

      1. Estoy gagá y no se dónde puse el dedo. Me refería a que coincido con Pepe, pero me aparece en cualquier lado el comentario.

  11. emilio:me preocupa tu comentario.Las ideas del PS que reconoces como progresistas pertenecen a su teoria politica y como «lo cortes no quita lo valiente»no quita su falta de ascendiente masivo ,fenomeno que no solo dependio del partido,sino de la madurez politica de la sociedad,bien manejada por los medios de comunicacion(incluida la escuela)que genero su descredito(apoyandose en el nacionalismo y la religion sobre todo).La vision de ser funcional a la derecha es mas propia de los tiempos que corren,pero su falta de estrategia popular sigue vigente.Por mi parte,sigo sosteniendo que el peronismo se apodero de las propuestas socialistas,en su «lado izquierdo».

  12. Es la retórica lo que está en disputa: de quien es la propiedad del discurso progresista, si los que dicen «que a la izquierda del kirchnerismo está la pared» o de los que opinan que «al gobierno lo que más le molesta es la crítica por izquierda».
    En la práctica el progresismo es aliado de la derecha o es funcional, si está en el gobierno o si está en la oposición, respectivamente.
    Se omite analizar que es lo que lleva, no a responder una crítica, sino a cuestionar a quien ejerce la crítica. Y eso es consecuencia del miedo a la crítica.

  13. Para mí, el problema de todo empezó en 1810. Porque los argentinos son mal vistos en el mundo. Así, se falsean los datos del Indec con la plata de los jubilados. Y nadie hace nada.
    Otra oportunidad que perdemos, en este crisol de razas. Pero el problema no es la política, que no es mala palabra, son los políticos que nos han tocado.
    En fin, después del corte, en este programa: «Te explico TODO; chavón» conversamos con nuestro invitado de hoy. El privilegiado -jubilatoriamente- Marcos Agunis.

    1. LUCAS C;

      » LA OPOSICION SIEMPRE SE HACE AL PODER POLITICO, Y NUNCA SE HACE AL PODER ECONOMICO, DONDE RESIDE EL VERDADERO PODER»

    2. Agrego algo más, se percibe que el poder también reside en la justicia- prospero la cautelar autorizando el aumento de precios de Shell-

  14. Mariano:
    Escribes: “Ya la idea de progreso, la verdad, es bastante cuestionable.”
    Por supuesto que lo es.
    Como recuerda C. H. Waddington: “Las guerras, torturas, migraciones obligadas y otras brutalidades calculadas que constituyen gran parte de la historia reciente, han sido en su mayoría llevadas a cabo por hombres que consideraban que sus acciones eran justificadas y, de hecho, exigidas conforme a ciertos principios básicos en los que creían.” Esos principios referían a la noción del progreso, por eso como bien dices sobre la cultura, cuando el hombre descubrió que existían otros hombres que vivían en forma diferente, trató de salvaguardar su propia visión moral del debacle que vendría de la constatación de que su visión era una de tantas, solucionando el tema con la idea del progreso, idea que dominó el pensamiento moderno durante gran parte de la historia. A lo que no coincidía con esa visión se lo consideraba como reliquias del pasado, legitimándose así la conquista y subordinación de diferentes territorios y culturas, presentando la diseminación del conocimiento como el principal mecanismo no sólo del cambio, sino de un cambio favorable: una mejoría.
    Por eso si progresismo deriva de progreso, hay que precisar bien las cosas, puesto que es un concepto que en relación a la izquierda o a la derecha, puede no servirnos para establecer diferencias.-
    Salvo los reaccionarios, los que no quieren que nada cambie, en general la idea de que la civilización trae un aumento de bienes y felicidad, un mejoramiento del individuo y de la humanidad, ha sido compartida por pensadores de distinta extracción, de izquierda a derecha, la diferencia está en el modelo de valor elegido como medida, una manifestación de hacia donde se quiere llegar y los medios que se utilizarán para ello. Medios y fines nos pueden sí delimitar, teóricamente, una diferencia entre la izquierda y la derecha.-
    Saludos.-

  15. aclaraciones:la idea de progreso en si misma es defendible y util.Da lugar tambien a los conceptos de retroceso y estancamiento.En mi comentario anterior ya sostuve que depende de la meta que se considere.Ateniendome a lo de Waddington noto que no es lo mismo fundamentar que hablar de progreso.Siempre hay razones y argumentos para todo.El hombre es un gran abogado de si mismo.
    Cuando descubrimos y apreciamos ideas ajenas,lo que aparece es el relativismo,mas que la idea del progreso.El relativismo teorico lo presentan los sofistas antiguos y lo retoman los humanistas renacentistas(caso Montaigne,por ejemplo).La confianza en el progreso incluso indefinido(Condorcet)es tipica del siglo XVIII,creo que con el momento cumbre de la burguesia moderna.Es muy optimista,y empezo a sufrir desmedro con las guerras mundiales y las crisis burguesas,que aun hoy nos aquejan.Pero tampoco hay que confundir reaccionario con conservador.El primero quiere»volver atras»,el segundo dejar todo coo esta.

    1. Isabel:
      Tienes razón, en vez de coma debía ir punto y como:»..los reaccionarios; los que no quieren que nada cambie…» para no confundir reaccionario con conservador.
      También es cierto que el relativismo es diferente a la idea del progreso, puesto que el progreso, como se lo entendió durante los siglos XVIII y hasta el XX, no acepta la existencia de otras realidades culturales y trata de someterlas y convertirlas a la civilización.- Civilización o barbarie. No habría para el progresista otra opción.-

  16. segun aprendi el relativismo es una forma de escepticismo,es decir,de negacion de UNA verdad.Se opone al dogmatismo.Pasa por un plano diferente a la cuestion del progreso.Es un problema de la gnoseologia.La nocion de progreso es propia de la economia,de la politica y de la historia,y aun de las ciencias de la educacion.No niega necesariamente la existencia»de otras realidades culturales»a las que puede si invitar a sumarse a modelos que se creen superiores(y a veces obligar).La antinomia civilizacion o barbarie es propia de la historia argentina,una forma de nuestra esquizofrenia,y sabemos que proceres como SARMIENTO,ALBERI,ROCA, tomando como ejemplo las sociedades europeas y norteamericana penso que debiamos dejar atras las formas de vida camperas simbolizadas por el gaucho.Esta antinomia sigue vigente en cuanto se pretende avanzar sobre»los pueblos originarios»y lograr que adopten una»cultura»con patrones y anclajes supuestamente mejores.

  17. Como siempre llego tarde, pero salgo enriquecido. Excelente post Mariano, sumando los comentarios y sus propias respuestas.
    En algún otro lado leí y me informé sobre la diferenciación de izquierda-derecha + autoritarismo-libertarianismo. Me parece que a Tenembaun le falla ese punto.
    Se me ocurre preguntar por qué el ‘progresismo’ no se referencia como un ‘reformismo’. Al progresismo siempre lo entendí, más que como la idea de pregreso que ciertamente conlleva, como la suscripción de cierta ‘progresividad’ en las medidas tendientes a mejorar con ciertas posiciones de ‘izquierda’ no revolucionaria. Cierto reformismo, en cierta medida. Desconozco el manejo teórico-técnico de los términos. Pero esa idea que alguna vez tuve muchos progresistas me la tiraron por el piso, o por la cabeza, dado que si yo consideraba aquello y ellos eran progresistas, entonces yo debía estar muy muy equivocado. Lanata no hace más que confirmar mi error de apreciación y Tenembaun con él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *