12 Comments on “La ley 24.144 y el Talmud”

  1. Me meto en un tema que poco conozco, o sea que deberá disculpar mi ignorancia y mis posibles equívocos. Pero es una oportunidad para conocer.-
    Cuando el Talmud habla de la ley que no contemple otros intereses que preservarse a sí misma, podría entenderse que se refiere a la Ley Divina, no a la de los hombres, aunque para un creyente las leyes humanas deben seguir a la Divina. Y si es así, ¿puede una Ley Divina configurarse de esa manera?. No lo creo.
    Si el Talmud refiere entonces a las normas que elaboran los hombres,en una república las leyes pueden ser corregidas, por el juez, mediante una interpretación más sabia o declarándola inconstitucional, o por los legisladores, mediante una reforma o una derogación, incluso a partir de la reforma constitucional de 1994 el pueblo tiene instituciones para intervenir en estos temas.-
    Pero en un país, que como señaló oportunamente Carlos S.Nino existe una “tendencia recurrente de la sociedad argentina, y en especial de los factores de poder –incluidos los sucesivos gobiernos- a la anomia en general y a la ilegalidad en particular, o sea a la inobservancia de normas jurídicas, morales y sociales”, tan acostumbrado a desconocer las leyes, no sería más conveniente no mencionar esa ley talmúdica, porque hoy le convendría invocarla a este gobierno y mañana a otros y así nunca seremos una república, entendiendo que todo democracia no puede dejar de ser republicana.-

  2. Esto es parte de la «restauracion conservadora», volver al derecho divino, y tantas pelotudeces que la humanidad tuvo que soportar. Sigo a Maquiavelo y a Marx, basta de opio!

  3. el talmud tb dice:

    “Aun el mejor de los gentiles, todos deben ser eliminados” (Tractates menor, Soferim 15, Regla 10)

    (gentiles=no judios)

    muchachos,si para defender el accionar del ejecutivo con redrado y la autarquia del BCRA,nos vamos a remitir a libros q muchas veces son utilizados por fundamentalista religiosos para justificar sus atrocidades,mmmmmmm tipo q nos tapo el agua,no?

    la biblia,el talmud y el coran…de la puertita de casa pa’ adentro,para la calle ya tenemos a la CONSTITUCION NACIONAL.

    q la paz sea con vosotros hermanos mios.

    amen.

    1. No sé de donde sacaste esa animalada, pero no es del Talmud, que consiste en la recopilación de los comentarios de los sabios sobre la Torá.
      La ley a la que me refiero pertenece a la ética judía y no a sus preceptos religiosos. De todas maneras los Soferim son más o menos ocho siglos anteriores al Talmud.

  4. Cuando las leyes coinciden con la justicia y la equidad, son un arma de los dèbiles y son los fuertes los que tienen siempre la posibilidad de violarlas.
    Si no son de ese perfil, es que son un arma de los poderosos.

    No hay leyes que tengan la autopreservaciòn como finalidad y en esto creo que esa sentencia talmùdica no ha sido muy afortunada.

    Las leyes regulan siempre conductas entre los humanos, adjudicando lo bueno o lo malo, lo correcto o lo transgresor a unos y otros grupos que representan intereses.

    Pero siguen siendo – las leyes – una de las mejores posibilidades que tiene el hombre para obtener dignidad y trato justo de sus necesidades, en la misma medida que su inobservancia, desconocimiento y todas los comportamientos autoritarios que las desconocen, son un camino apto para sostener privilegios e injusticia generalizada.

    1. luisk: creo que entendiste muy bien que «preservarse a sí misma» equivale a decir que esa ley es injusta, que no sirve al pueblo sino que va en su contra. Es en ese caso que el Talmud dice que es legítimo desobedecerla. Es un concepto revolucionario y admirable como tal.

  5. También durante la época de la dominación española en América, cuando el rey dictaba una ley que se consideraba injusta, las autoridades locales acudían a la frase «Se reverencia, pero no se cumple», entendiendo que el rey no conocía realmente la situación de hecho que reglaba esa ley.-
    Algunos han considerado que en esa conducta está el orígen de nuestra cotidiana desobediencia a leyes, reglamentos, ordenanzas, autoridades, etc.-
    Si la ley del Talmud es una norma ética, queda a cada uno acatarla o no, no teniendo fuerza de ley no puede ser obligado a cumplirla, pero nos guiará en nuestra conducta privada.- Ojalá las leyes se guiaran también por principios religiosos, morales, éticos, de hecho así debería ser, pero no sigo porque me van a acusar de fundamentalista.-

  6. Me cagó en el Talmud. Los ciudadanos no debemos obedecer la Biblia, sino la Constitución.
    La religión guárdesela para los que la quieren creer. No necesitamos «pastores de hombres» sino políticos.

  7. Es un poco como eso de que el sábado es para el hombre y no al revés, que está en las epístolas del compañero Saulo, y no se si en el talmud no está también.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *