Las cosas por su nombre

Más de 20 años fatigando redacciones de diarios y una década tratando de inculcar desde la docencia los principios/taras/miserias de la profesión periodística, permiten extraer de la realidad cotidiana todo tipo de ejemplos para, como mínimo, llenar veinte tomos con el contenido de una imaginaria asignatura que podríamos denominar «Emprensa», «Pescado podrido», «Pedorrismo» (complete usted con su propia inventiva…).

 El 90 por ciento de los periodistas argentinos son funcionales a los intereses de la clase dominante y al establishment económico. Los más, a sabiendas; los menos, por imbéciles. Pero todos colaboran para destrozar cualquier intento de recuperación nacional. Algunos pasando por ventanillas varias (los menos), otros cobrando salarios de joda para la inestimable colaboración que prestan reproduciendo hasta el infinito el discurso de papá mercado y abuelo liberalismo. Todo desde de los miles de variantes que tienden a construir una realidad a gusto de los dueños del poder real, con el objetivo fundamental de transmitírselo a la clase media, y a esta altura sin guardar ni siquiera las formas básicas de un oficio que las tiene, pero parece haberlas olvidado para siempre, específicamente en la Argentina, aunque en algunos lugares (Venezuela) es mucho peor.

Aquellos maestros que nos enseñaron, por caso, que una noticia debe ser confirmada al menos por tres fuentes diferentes, o que la vitalidad de la información se ubica en el primer párrafo, y que allí deben colocarse las cuatro «w» y la «h» (when, where, what, who, how). Es decir, lo elemental: cuándo, dónde, qué, quién, cómo. Aquellos maestros, decía, coincidían golpeando el puño contra la mesa en esta premisa: la primera y principal razón de ser del periodismo es informar con veracidad. Y nada más. Si no se informa bien, o si se oculta o se miente, todo lo demás se va al carajo. Y otra cosa: hay que llamar -siempre- a las cosas por su nombre.

Me permito reproducir ahora un breve fragmento publicado en noviembre de 2005 por el inefable diario La Nación, la voz oficial del padre de la historia nacional. Se trata de declaraciones vertidas en el Congreso por un personaje conocido de la política argentina (diputado entre 1985-2005 y veterano dirigente del Partido Demócrata Progresista, el mismo de Lisandro de la Torre…). 

Les invito a fijar la atención en lo que he marcado con negrita, es decir, el modo con que el diario identifica al dueño de las palabras, que en este caso no tienen mayor importancia, más allá de confirmar que las cabezas huecas son inconmovibles al paso de los años. Pero vamos a las «negritas»:

 «El presidente Néstor Kirchner y sus adláteres son los responsables de la declinación moral de la República», aseguró ayer el diputado nacional Alberto Natale (Partido Demócrata Progresista de Santa Fe).

El legislador cuestionó fuertemente la actitud del presidente Néstor Kirchner y del jefe de Gabinete, Alberto Fernández (…)»

El referente de los partidos provinciales en la Cámara baja, que trabajarán mancomunadamente con los diputados del Pro a partir del 10 del mes próximo, advirtió en un comunicado de prensa que «sin valores éticos no se construye nada positivo y duradero».

Natale consideró que «la Argentina necesita fuertes ejemplos morales para salir del estancamiento político, económico, jurídico y social en el que está inserta desde hace muchos años».

A su criterio, «la búsqueda de adhesiones por parte del Gobierno, comprometiendo a intendentes, legisladores, gobernadores y todo lo que haya al paso (…)» .

Bueno, no es difícil descubrir de qué se trata. El periodista no falta a la verdad cuando busca sinonimia para no decir varias veces «Natale». Ahora, ¿cómo hubiera quedado la nota y qué efecto hubiese tenido en el lector, si en el primer párrafo, y nuevamente sin faltar a la verdad, hubiera llamado a las cosas por su nombre, presentando a don Alberto como lo que alguna vez fue, por más que su amnesia y su histórica condición de hijo de mil putas, lo protejan del eterno escrache de la memoria.

¿Hubiese sido igual publicar así esas primeras líneas? :

«El presidente Kirchner y sus adláteres son los responsables de la declinación  moral de la República, aseguró ayer Alberto Natale, quien fuera INTENDENTE DE LA CIUDAD DE ROSARIO ENTRE 1981 Y 1983, DURANTE LA ÚLTIMA DICTADURA MILITAR.

A mi me gusta más así. Por eso abandoné el periodismo profesional en 1995. Y desde ese tiempo trato de mostrar para qué lado salta el gato. A ver si alguna vez logramos -en serio- ocuparnos del gato.

About Mono Gatica

ENRIQUE MARTÍN (Mono Gatica). EX SECRETARIO DE REDACCIÓN DE LA AGENCIA DyN Y REDACTOR EN LOS DIARIOS LA RAZÓN, LA PRENSA Y CRÓNICA. ACTUAL PROFESOR DE REDACCIÓN PERIODÍSTICA E INTRODUCCIÓN AL PERIODISMO EN DISTINTOS INSTITUTOS PORTEÑOS.

View all posts by Mono Gatica →

12 Comments on “Las cosas por su nombre”

  1. y que hizo en ese tiempo de intendente?porque ya casi habia acabado la represion, mando a desaparecer a alguien?

    te doy una lista de Kirchneristas en la dictadura?

  2. Mono: Disculpa, lei rapido.

    Hablas del ex-intendente de Rosario durante la dictadura o del ex-intendente ( y actual por el KIRCHNERISMO) de RAUCH, Provincia de Buenos Aires.

    No sé si lei bien. RAUCH o ROSARIO?

  3. Respuesta a Pepito:
    1)La recuperación nacional es pasar del tsunami que provocaron Menem-De la Rúa a discutir si la inflación es de 0,5 o de 1,3. Los medios no impidieron esa recuperación hasta 2007, pero esa fue la primera parte. Interfieren y conspiran ahora, cuando ya sacamos la cabeza fuera del agua. En el 55 pasó lo mismo.
    2)Bueno, tal vez no hizo desaparecer a nadie. Sólo fue elegido por los desaparecedores parar hacer creer a la gente que nadie había desaparecido. De paso hizo unos buenos mangos en medio de la mishiadura general. Me impresiona, Pepito, su sentido de la ética.

    Respuesta a Lito:
    Se trata del ex intendente de Rosario (81-83). No conozco al intendente de Rauch. Es difícil recordar a todo el mundo. La Unión Cívica Radical, por ejemplo, colaboró con la dictadura aportando 600 hombres entre intendentes y embajadores. Es un número ¿no?

  4. osea cuando el «modelo» empezo a funcionar mal, a aumentar la pobreza y la desigualdad ustedes lo llaman «los medios le impidieron al gobierno seguir la recuperacion nacional»

    y no me vengas con «golpes agromediaticos» porque eso fue este año.

    la situacion del 55 no tiene nada, pero nada que ver con lo que sucede ahora.

    solo ustedes y los carta abierta se siguen comiendo el verso de una epopeya de un gobierno revolucionario con todo el establishment en contra.
    quien es mas simbolo del poder mediatico y de reproducir el lenguaje de la clase dominante que Daniel Hadad?

  5. Zaffaroni fue juez de la dictadura, a vos te parece que fue elegido para esconder las casusas por desaparecidos?

    sabes si hizo algo el tipo?

  6. Pepito: Los golpes de hoy no se hacen con cañones ni con corridas cambiarias. Basta con los medios, que son el primer poder, cosa que sabe cualquier gil de goma en una esquina de Sarandí. A los medios no les interesa la soja porque no tienen ni una maceta en el balcón. Les interesa el poder. Y lo que quieren bajar es el proyecto sobre Ley de Radiodifusión, que les recortaría ese poder a la tercera parte. Pero no se alarme. La ley no saldrá. Le apuesto mi casa contra una milanesa. Y más áun. Le aseguro que el día después del derrape de la ley, Clarín comienza a suavizar sus críticas a Cristina. Y al mes siguiente, hasta le elogiarán las carteras Vuitton.
    2) Respecto de Zaffaroni, debo decirle que nunca me gustó. Ni ahora ni antes. Jamás lo hubiera propuesto, se lo juro. Es demasiado gorila para mi paladar ortodoxo.
    Suyo.

  7. Mono, en este caso los medios no intentaron ningun golpe de estado.

    yo lo veo asi, como Clarin dejo de ser oficialista un rato, propusieron la ley de radiodifusion, no porque Nestor este indignado con la concentracion mediatica sino por traicion.

    demasiado gorila Zaffaroni? por?

  8. Si Mono, 600 radicales y poco menos de 300 peronistas.

    2 numerones, macho.

    Pero no raspemos mucho del tema, van a aparecer las vinculaciones sociales y economicas de algun ex-presidente con algunos miliquitos a cargo de gobernaciones australes.

    Que el relato no se manche.

  9. acabo de leer el pasquin de omar lopez sobre la nueva ley de radiodifusion en pag 12 y es patetico.

    basicamente habla de hacer una ley de izquierda, imprecisamente contra la oligarquia, la tecnologia y la globalizacion ¿?

  10. Enrique, brillante tu nota y se respira en ella oxígeno de aquel periodismo que algunos pudimos disfrutar. Excelente el comienzo, el intermedio y el remate.
    Un diario que se las da de «serio», recolecta la fruta podrida que regala un referente de nada, para decir banalidades de vieja de barrio norte, y hacer operaciones baratas por interpósita persona, como si eso fuera periodismo. Dá más lástima ver lo que se hizo del diario, que evaluar la calidad del entrevistado y del periodista, que son lamentables.
    Excelente la aclaración del prontuario de quien moraliza. Y excelente la crítica al periodismo. Como siempre, disfruto de tu escritura. Sos un lujo Enrique.

  11. Agrego algo a la inquietud de Lito:
    El Intendente de Rauch Jorge Mario Ramón Ugarte fue personero de la Dictadura no sólo de Videla, sino también de Onganía.
    Ahora representa a Néstor y Kristina, gracias al voto popular.
    En sus casi 80 años de vida puede asegurar que se ha dado todos los gustos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *