Llamar a Senadores

Me llamó la atención este post de Greenpeace que sugiere llamar a SenadorAs (será casualidad que sean todas señoras, no sé porqué) para que voten la Ley de Glaciares.

Es una práctica de esas que uno le quisiera imitar a los yanquis. Al menos en apariencia, sugiere una forma directa de representatividad que haría que la clase política se sienta más como empleados nuestros que como nuestros superiores, algo así como invertir la pirámide un instante y decirles, «quiero que votes tal cosa porque te pago el sueldo».

No voy a llamarlas ahora porque estoy en el laburo y no dá, vistes. Pero voy a hacerlo desde casa e invito a la comunidad de Artepolítica a hacer lo mismo. No sólo por esta ley, por todas, los invito a romper las pelotas, pero con inteligencia republicana, no darles excusa para decir que las/los aprietan, los amenazan o los chicanean; porque eso es darle de morfar al la máquina de impedir. Con respeto, aunque sea una reliquia medieval como Negre de Alonso, abajo nombrada en el post de Greenpeace que pongo a continuación:

La ley de glaciares está en peligro. Del voto de estas senadoras depende su futuro y por eso es necesario llamarlas y exigirles que apoyen la norma.

El martes 28, la Comisión de Ambiente del Senado debe dar dictamen favorable al proyecto (acuerdo “Filmus–Bonasso”) para que la Ley de Glaciares pueda ser tratada y aprobada por todos los senadores definitivamente el jueves 30.

Hoy las posiciones dentro de esta Comisión están divididas entre quienes apoyan ese proyecto y aquellos que quieren rechazarlo. Pero existe un grupo de senadores indecisos que con su apoyo pueden definir la votación a favor de la Ley. Después de haber sido aprobada en la Cámara de Diputados, su dictamen favorable dentro de la Comisión de Ambiente del Senado es un paso imprescindible.

La Ley de Glaciares depende de su voto. Llamá a ahora a estas senadoras y deciles respetuosamente que:

“La Ley de Glaciares depende de su voto. Como argentina/o le pido que se comprometa públicamente a apoyar la Ley aprobada en diputados”.

• Iturrez de Cappellini, Ada Rosa del Valle (Santiago del Estero) (011) 4010-3000, interno 1350/1353.

• Meabe, Josefina Angélica (Corrientes) (011) 4010-3000, interno 1222.

• Negre de Alonso, Liliana Teresita (San Luis) (011) 4010-3000, interno 3436/3439.

• Quintela, Teresita (La Rioja) 4010-3000, interno 8702.

Si no te atienden personalmente dejá tu mensaje a quien reciba tu llamado. Después contanos que te contestaron dejando un comentario al final de este post. Es muy importante que lo hagas, para que podamos conocer que respuesta están ofreciendo .

About LeonardoF

Un gris en el mundo blanco y negro.

View all posts by LeonardoF →

26 Comments on “Llamar a Senadores”

  1. Varias cosas: Me gusta la naturaleza, pero no estoy dispuesto a convertirme en talibán naturista. Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa.

    Por otro lado, siempre escuché una sola campana. Nunca escuché a los mineros, carentes de todo aparato propagandístico.

    No leí la ley, mucho menos la analicé, y no estoy dispuesto a convertirme en repetidor inconsciente de consignas ajenas.

    Lo que sí recuerdo son las campañas mediáticas demonizantes de algo/alguien. Por mis años, diría que escuché muchas: Chávez, Saddam, Evo, Ahmadinejad, Fidel, Yabrán, y sigue la lista de «gente que hay que odiar» para pertenecer a la manada.

    Una de las (campañas mediáticas) que más recuerdo, con airecillo clorofílico, fue la de «Los Pollos de Mazzorín» que le hicieron al -de pié por favor- Padre de la Democracia.

    Se trataba ni más ni menos que un «lobby feroz» de los productores avícolas argentinos que pretendían cobrar(nos) el pollo a cualquier precio, y para ésto necesitaban de la prensa independiente que impidiera el ingreso de pollos de otros países. Particularmente de Francia, Polonia y Ucrania.

    Como para esa época justo justo había explotado Chernobyl, aprovecharon la volteada para hacernos creer que si comíamos un «Pollo de Mazzorín» (una especie de Guillote Moreno actual), nos íbamos a poner fosforescentes de sólo comprarlo, ni que hablar de comerlo.

    Seguro: Si de la minería lo único que se habla es de la dinamita y el cianuro, ¿Cómo no nos ibamos a poner fosforescentes si estábamos ingiriendo nada menos que plutonio con forma aviar?

    Ya me comí tantas de estas operetas que estoy largamente vacunado. Quiero escuchar la otra campana. No se oye. ¿Porqué?

    1. San Google tiene todas las respuestas. No hay más que saber preguntarle y luego tomar decisiones informadas. Claro está, llega un punto donde uno tiene que creerle a un par de cientificos que dan su opinión o directamente recibirse de geólogo.

  2. el tema no es solo glaciares.Incluye Bosnia,Ayui,etc.,es decir contaminacion versus desarrollo.Solucion:control de los elementos perjudiciales…¿es posible?

  3. No sé. Pero muy pocos datos sueltos que escuché en el sentido contrario (p.e.) indican que el cianuro luego de usarse se neutralizan con… agua oxigenada. Y que los trillones de litros de agua que se utilizan, no son de agua potable, sino aguas duras. Y que sólo el 3% de San Juan son valles habitables. El 97% restante, desierto y piedra. Datos que hay que encontrar con cuentagotas, porque están escamoteados de la discusión general. Y reitero, no escuché una sola palabra de los mineros, gente poco concheta y perfumada si las hay. Quiero escucharlos.

    O sea.

    1. Desde donde está Veladero, los dos pueblos más cercanos son: Tudcum, 800 habitantes, en línea recta está a 115 kilómetros; y Rodeo, 2500 habitantes, a 125 kilómetros. Pero el agua no va en línea recta: recorre 40 km al noreste, 90 km al sudeste y 70 km más al sur. Total, 200 km hasta estar cerca de Rodeo y Tudcum… que están ubicados al sur del río Jáchal (el que conduciría el cianuro) y no toman agua del mismo, sino de dos afluentes. Para llegar al primer pueblo que toma agua del río Jáchal hay que seguir hasta la ciudad de Jáchal, de 11.000 habitantes, 250 km de río abajo de Veladero, después de que el Jáchal recibió decenas de afluentes. El cianuro va a llegar más disuelto a Jáchal que el cianuro natural que toman casi todos los pueblos de la llanura pampeana.

      Hace un par de décadas, esta gente jodía con el depósito de uranio empobrecido de Gastre, Chubut. Yo pasé al sur de ese lugar este año, y puedo testificar que por donde pasé (valle del río Chubut) es un desierto. Y 80 km al norte está el depósito, eso es mucho más desértico. El pueblo de Paso de Indios por donde pasé tiene 1.000 habitantes, es el lugar más cercano y está a 80 km al sur del depósito. El depósito está en un valle de cuenca cerrada, 100 km al sur del pueblo de Gastre: 600 habitantes en un departamento de 1.500; densidad del departamento sin la cabecera: 0,06 habitantes por Km2, 1 familia cada 60 km2, 3 (tres) familias en el espacio de la CABA. ¿Cuál es el riesgo real del depósito de uranio?

      Vos, a quien supongo porteño o GBA, tomás agua del Río de la Plata, que trae agua del Paraná, éste del río Tieté, donde vuelcan sus aguas los desagües pluviales, las cloacas y los desechos industriales de Sao Paulo, la ciudad más industrial y más grande de Brasil: tiene 1/3 de la industria y su estado (casi entero en la cuenca del Paraná) tiene más población que la Argentina. Por el Tieté viene bastante más cianuro que por el río Jáchal. Y también plomo, arsénico, petróleo y mierda.

      ¿Es imprescindible gastar energías en evitar que una mina en medio del desierto pueda alguna vez llegar a contaminar un río del que toman agua 13.000 tipos? Y esos tipos, ¿realmente quieren cerrar la mina? Es que si se quedan sin empleo un par de miles de tipos directamente y otros tantos en forma indirecta (menos PBI y menos impuestos provinciales y nacionales) ¿realmente importa tanto si potencialmente, en un futuro incierto, podrían llegar a tomar agua con un poquito de cianuro?

      Otro día hablamos de glaciares, pero adelanto algo: los glaciares de todo el mundo están en retroceso, y no creo que si dejamos de hacer lo que estamos haciendo los glaciares vayan a recuperarse, ni siquiera a dejar de retroceder. Lo más probable es que lleven 15.000 años retrocediendo, desde el último período glacial. Que aún bajando la temperatura del planeta 3 o 4 grados (¿a qué precio, en pobreza y hambre?) igual seguirán retrocediendo.

      En vez de ley de glaciares, propongo una ley de regalías minerales.

      Marcelo

      1. Por éso digo, Gaucho, que comprar toda la frutería que nos quieran vender, sin mensurar ninguna proporcionalidad costo/beneficio, es terrorismo mediático del que ya escuché muchas veces. Nombran cianuro y dinamita y tenemos que hacer cuerpo a tierra sin siquiera analizarlo, como si fuéramos Lita de Lazzari. En la medida en que del otro lado no se escuchen contraargumentos, es difícil decidir responsablemente.

        Respecto de las regalías mineras, no te olvides que rige el regimen treintañal, durante el cual vos no le podés subir ningún impuesto. Ya lo intentó Néstor (y el Napia) en el 2007(1), y los supremos le fallaron en contra(2) precisamente por este artículo de la ley sancionada, como no, durante la era de la rata.

        Por supuesto que se puede derogar la ley, pero no sus efectos. O sacar otra, cuyos efectos se verán dentro de treinta años. Y sin olvidarse que los recursos mineros pertenecen a las provincias, del ’94 en adelante.

        (1) http://www.iprofesional.com/notas/58112-Es-inminente-la-oficializacion-de-las-retenciones-a-la-mineria.html

        (2) http://www.cronista.com/notas/200340-la-corte-reconocio-la-estabilidad-fiscal-minera-y-prohibio-la-afip-cobrar-un-nuevo-impuesto-

      1. Muchas veces esa disyuntiva es ficticia, y lo que se termina protegiendo no es el laburo de la gente sino los costos operativos de las empresas que tienen márgenes de ganancia pornográficos.

        Me dirás, claro, entonces nadie viene a invertir, y listo, sonás como De Narvaez.

      1. Bueno, ¿Y qué les contestás? Los cascotes sanjuaninos la van a pasar fenómeno, pero qué hacemos con esta gente y sus laburos? Cuál es la propuesta? Que se sumen a los cordones de miseria de las grandes ciudades, donde podrán ejercer una tarea tan «ecológica» como reciclar cartones?

        Todo muy lindo, el paisaje del desierto, sarasa, sarasa. ¿Y la gente qué? ¿Vale menos que un cascote?

        La respuesta «ecológica» me suena a hemipléjica. Falta decir qué hacemos con ellos.

  4. Ché, los efluentes brasucas llegan bastante diluidos, en cambio los teresos rosarinos a veces flotan intactos en las pluídas aguas de la reina del plata…

  5. Apoyo totalmente la ley de glaciares… pero hay un pequeño problema… lo veo iconstitucional ya que no es una facultad delegada de las provincias el que la nación determine como utilizar sus recursos. Esto hace un peligroso precedente, por que si esta provincias bajan la cabeza, el día de mañana desde Buenos Aires se dirigirá todo el país y a la mierda el federalísmo y viva el unitarismo.
    ¡POR FAVOR CORRIJANME SI ME EQUIVOCO! Es un pedido desesperado el que me rebatan este argumento ya que en mi cabeza no encuentro como.

    1. PD: Corrijanme y al mismo tiempo diganme como sigue el federalísmo. Quiero el chancho, la chancha, los chanchitos y la maquina de hacer chorizos.

      1. Lelale:
        Artículo 41. Constitución Nacional:
        «Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley.
        Las autoridades proveerán a la protección de este derecho, a la utilización racional de los recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica, y a la información y educación ambientales.
        Corresponde a la Nación dictar las normas que contengan los presupuestos mínimos de protección, y a las provincias, las necesarias para complementarlas, sin que aquellas alteren las jurisdicciones locales.»
        Saludos.-

  6. Podrán decir, No ves, qué ingenuo que sos, si ya tomás mierda que problema te hacés por el agua que toman diez mil tipos, pero no me parece muy brillante, primar el desarrollo económico por sobre la conservación ambiental, es quemar las naves, algo así como una filosofía menemista que hipoteca el futuro en favor del presente.

      1. Sarasa. Andá vos a vivir en medio de las piedras y desarrollate de manera sustentable y a un costo sensato, cuando sólo tenés cascotes. Y encima, que desde Buenos Aires te digan «Ah, no, pero los cascotes no los podés usar.»

        Yo creo que cuando se defienden los cascotes por encima de la gente, se le hace muy mala prensa a la causa ecológica. Una cosa es defender la amazonia, el glaciar Perito Moreno o las ballenas. Muy otra es irse de mambo y terminar defendiendo al desierto del Sahara.

        Media pila, muchachos, no bardeen los temas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *