Recuerdos de Lanata

Se trata de una simple anécdota, una perlita en mi memoria de periodista deportivo. No es más que eso y no cambiará el curso de ninguna historia. Pero, ya que estamos, por qué no compartirla. Se dicen tantas cosas en los medios. Yo fui parte de ellos. Tengo derecho al recuerdo.

Antes de ocupar el cargo de secretario de redacción, fui integrante de la sección Deportes de la Agencia Diarios y Noticias (DyN), una de las empresitas subsidiarias del multimedio Clarín. Mi especialidad allí era el Boxeo, como lo fue durante más de dos décadas.

Un día cualquiera de 1984 recibí en mi lugar de trabajo un llamado telefónico de un tal Jorge Lanata, por ese entonces subalterno de Eduardo Aliverti en su eterno programa radial, que por ese entonces -creo- se difundía por radio Continental (luego pasó por Rivadavia y ahora sigue en La Red). Lanata (a quien no conocía siquiera por su apellido) me proponía un encuentro para tomar un café mientras yo le «tiraba data» (como se dice ahora) respecto de la actividad boxística en la Argentina, con el propósito de aportar a una «investigación» que él volcaría en una extensa nota radiofónica, con el fin de que «la gente» conociera «la dura vida estos muchachos»

Para hacerla corta, aquel Flaco Lanata buscaba argumentos a dos puntas. Por un lado, llevar agua hacia el molino de los abolicionistas del pugilismo, que jamás consiguieron su objetivo de dejar sin trabajo a miles de familias, pese al denodado esfuerzo de legisladores radicales, socialistas y demoprogresistas en diferentes épocas; y por otro lado, si fallaba el primero, recoger argumentos que pudieran inculpar al fallecido promotor del Luna Park, Juan Carlos Lectoure, como supuesto «explotador» de boxeadores al estilo neoyorquino en los años 50.

No llegó a buen puerto. Soy el autor del texto del proyecto sobre la Ley Nacional de Boxeo, aprobada por unanimidad (a fines de ese año 84) por la Cámara de Diputados de la Nación y cajoneada luego en el Senado por Fernando de la Rúa (hasta que prescribió la posibilidad de convertirla en instrumento legal). El ex presidente atendió en aquel momento, tan solícito siempre con el poder, los llamados de empresarios del interior (no de Lectoure) quienes se oponían a aportar un porcentaje de las recaudaciones de los festivales, destinado a instituir un seguro de vida para el boxeador, entre otros beneficios que luego con el tiempo se obtuvieron.

Pero recuerdo ahora a Lanata, intentando sonsacarme información entre vueltas de café (la charla duró dos horas) sólo con el propósito de atentar contra una fuente de trabajo (legal, reglamentada y voluntaria) y, de paso, obtener un salvoconducto cholulo a la popularidad, subiéndose a caballito de un intachable empresario como Lectoure, cuya conducta siempre fue destacada por los propios boxeadores, muchísimos de los cuales construyeron una vida digna gracias a su ayuda.

En ese tiempo también se hacía el simpático y cambiaba de tema sobre una repregunta. En ese tiempo adiviné que estaba en presencia de un tipo sumamente inteligente, un seductor de la estafa periodística a cambio de cualquier cosa que otorgue notoriedad, a costa de lo que sea y de los que caigan en el camino. Lo vemos ahora disfrazado de vedette en el Maipo, mintiendo contra el gobierno, fingiendo una pelea con Cornetín y embolsando a cuatro manos para pagar los requerimientos de su ego, tan abultado como su busarda y tan delgado como su escala de valores.

PD: También Nelsi Castro participó del programa radial de Boxeo, «Entre las Sogas», donde hizo sus primeros palotes como el que suscribe, a la sombra de Ricardo Arias, un tipo que volvería a morirse treinta veces si viera lo que hace hoy el doctorcito, acaso un cuadro de perfil derecho muchísimo más peligroso que Lasanata.

About Mono Gatica

ENRIQUE MARTÍN (Mono Gatica). EX SECRETARIO DE REDACCIÓN DE LA AGENCIA DyN Y REDACTOR EN LOS DIARIOS LA RAZÓN, LA PRENSA Y CRÓNICA. ACTUAL PROFESOR DE REDACCIÓN PERIODÍSTICA E INTRODUCCIÓN AL PERIODISMO EN DISTINTOS INSTITUTOS PORTEÑOS.

View all posts by Mono Gatica →

16 Comments on “Recuerdos de Lanata”

  1. Mono, porque no me sorprende lo de Lanata??? Serà que estar en contra del boxeo es un rasgo de los tilingos que la van de progres???. Lo que me alegra es que no le dieras ni bola.
    saludos

    1. Absolutamente. Todos los intentos de abolir el boxeo en el siglo XX en el mundo corrieron por cuenta de partidos socialdemócratas de clase media. Aquí también. Todos fracasaron al estrellarse contra el principio básico de la libertad de trabajo, un tema, el laboral, que a los socialdemócratas tilingos y progres (como decís) jamás les importó demasiado. Obviamente hablamos del trabajo de gente pobre. Todos lo boxeadores nacen pobres. Algunos también mueren. Pero la ecuación inversa es un mito clasemediero.

      1. MOno además de no entender lo de la libertad de trabajo y que lso boxeadores nacen pobres, los tilingos tienen un discurso que quiere ser «protector» de los «pobres boxeadores que tienen que pelear para comer».
        Yo como clasemediero creo que me salvé de esos prejuicios por haber practicado boxeo en mi juventud y una de las cosas de las que me arrepiento es de no hacerle caso al entrenador que me quería hacer pelear en los campeonatos de los barrios y después como aficionado. Pero me quedé con un gran respeto al boxeo y a los boxeadores, y hasta una vez hice guantes con Lorenzo García.
        saludos.

  2. lanata undercover¡¡¡…

    «fingiendo una pelea con Cornetín»…

    le recuerdo señor mono gatica…q hace 3 0 4 años,cuando «lasanata» empezo su programa radial en del plata…uno de sus primeros comentarios periodisticos fue el de «papel prensa»…y como clarin junto con la anuencia del gobierno (ambos integran el directorio de papel prensa)…utilizaba su posicion casi monopolica en el mercado del papel de diario…para asfixiar a los medios pequeño o las publicaciones periodisticas q recien empezaban (conto como ejemplo,como le hicieron la vida imposible cuando empezo con su proyecto en pagina12).

    pero quizas señor mono gatica,no lo recuerde,por q justo en esa epoca,el gobierno le estaba ofreciendo el monopolio de la TV por cable en bandeja al grupo cornetin (es decir,el gobierno y el grupo estaban en plena «luna de miel»).

    y con respecto a «nelsi» castro,alabo q no se haya metido con su vida sexual…como hacen algunos periodistas pro-oficialistas…

    en fin…

    P.D: la pelea mas excitante q recuerdo fue la de tommy hearns VS martillo roldan…

    1. Cubrí la pelea Hearns-Roldán en octubre de 1987 para una publicación deportiva de la Editorial Perfil (que obviamente pagaba en negro. Eran los tiempos del viejo Guido Fontevecchia, quien meses después echó a todo el mundo sin indemnización alguna.
      En esos tiempos Jorgito Fontevecchia sólo se dedicaba a tocarle la cola a las telefonistas).
      El comentario de ese combate puede leerlo en mi libro «Narices Chatas, 2da.edición». Se consigue en Dunken (Ayacucho al 300).

      PD: ¿Qué vida sexual?

      1. La pelea se desarrolló en el Hotel Hilton de Las Vegas, ciudad a la que concurría habitualmente -por su cuenta- Víctor Hugo Morales, para despuntar su afición por el boxeo y por los grandes espectáculos. De paso, salía por teléfono para su radio Continental, con lo que evitaba que la emisora gastase dinero enviando un periodista especializado al lugar del evento. Ahora vemos a VHM en su mejor dimensión de capanga, pegando alaridos en el micrófono en favor de la onda trucha de FM Continental e insultando al titular del Comfer a coro con Garcalena. Hay anécdotas para todos.

      2. Hotel Hilton mono? que vida eh! suena como un clasemediero absoluto

        espero, por su bien, que sea mas pobre ahora, es la unica manera de ser digno.

  3. Leanodro: el problema es que muchos descubrieron al Grupo Clarín el 25 de marzo de 2008. Antes, por ejemplo en 2007, cuando hacia campaña para Cristina, era un tema ausente en el debate.

    1. Algo cambió Lasanata. Antes tenía pelo en la cabeza. Ahora -gorila consumado- los tiene hasta en los dientes.

  4. A PEPE: Viajé 18 veces a Las Vegas y di la vuelta al mundo dos veces durante 25 años. Ocurre que jamás fui de vacaciones. Sólo a cumplir tareas periodísticas mal pagas. En algunos lugares llegaba en la mañana de la pelea y me iba a la noche ¿Lindo turismo, no?

  5. A Agustincho:

    Me acuerdo de Lorenzo García. Un mago. Era imoposible pegarle y le dio una paliza a Ubaldo Sacco, que fue campeón mundial. También lo bailó al noqueador mexicano Pipino Cuevas en Salta. El entrenador de García era el viejo Abelardo Castillo, padre del afamado escritor del mismo nombre. Chau.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *