The Transporter

Las críticas a los gobiernos suelen seguir el tema de coyuntura, que el INDEC, que la falta de comunicación con la prensa de la presidencia,  la confrontación con el campo, o el caso de corrupción que se destapa en ese momento.

Son mas interesantes y transformadoras las críticas que apuntan a temas mas estructurales, como por ejemplo la debilidad inherente del sistema presidencialista fuerte , la falta de una política a largo plazo o los males del caudillismo.

Muchas veces, quizá todas, un problema coyuntural es consecuencia de un tema estructural, y un ejemplo claro de esto es el bendito tema de la falta de monedas que surge una y otra vez. Se critica que no se resuelve el tema de las monedas, pero misteriosamente sale airoso el principal funcionario involucrado.

El secretario de transporte.

Nadie (o casi nadie) menciona, en relación al problema de las monedas, que  no se resuelve NINGUN problema relacionado con el transporte. Los trenes dan un servicio denostado continuamente. Los colectivos brindan prácticamente el mismo servicio (malo) desde que volvió la democracia. En el caso del transporte aéreo,  es fácil advertir que se actuó mucho mas tarde de lo que se debería. En el único caso que hay innovaciones es en el relativamente autónomo caso de los subtes.

Sin embargo, la figura del Secretario de Transporte en (casi) ningún momento es criticada por los medios. No se le pide continuamente la renuncia como se hace con, por ejemplo, Guillermo Moreno.  Los secretarios de transporte nunca se enfrentan en lo mas mínimo con las empresas de colectivos, la única razón que se me ocurre de esto es el poder paralizante del país que tienen estas. Tanto Kogan como Jaime  van a ser olvidados. Sus gestiones son paradigmas de ineptitud: Luchas políticas por encima del bien del ciudadano, privatizaciones poco claras, cero control de las empresas privatizadas, cero inversión e innovación, subsidios que no se sabe para que sirven.

No es casual que la ónica innovacion en 25 años de democracia en el transporte automotor de Buenos Aires sean las combis truchas, en las que dicho sea de paso, se viaja bien. Da la sensación que el viajar mal es un problema político, y no de infraestructura.

Por qué se tolera tanto a un tipo como Ricardo Jaime y se critica tanto a Guillermo Moreno?

17 Comments on “The Transporter”

  1. No creo que se lo critique poco a Jaime. Pasa que en el contexto de tantos funcionarios de pésimo nivel, a algunos por prensa les toca recibir más palos que a otros.

    El tema de la falta de monedas y el tiempo que hace que esta problemática está instalada es vergonzoso. Digamos, este es un gobierno popular, verdad? Bien, quiénes son los que cada día padecen este drama de las faltas de moneda y la odisea que tienen que emprender para poder viajar? Los kioscos ya no venden cosas chicas si no se paga con monedas, porque todos quieren comprar para conseguir cambio.

    Esto que parece un problema menor en realidad es una problemática que sufren cada día millones de argentinos que simplemente quieren ir a laburar y volver a sus casas. Un problema recurrente como este quema la cabeza y te termina cagando el día.

    Un gobierno popular, ja.

    Cuánta materia gris o cuánto poder se necesita a disposición para resolver un problema como este? Podrá ser algo más difícil de lo que imaginamos, pero dista mucho de ser algo que sea imposible de resolver en los 2 o 3 años que se viene padeciendo este problema.

    El secretario de transporte, ja.

    Se dieron cuentas las colas que hay para sacar boletos? Eso no pasaba hace algunos años atrás, y tiene que ver con como aumentó la cantidad de gente que viaja. Entonces, se obligó a las empresas de trenes millonariamente subvencionadas a mejorar el sistema para expedir boletos?

    Todavía en las estaciones existen esas máquinas prehistóricas, que simplemente reciben monedas e imprimen un boleto. Sin embargo las máquinas son colosales, dos máquinas de esas ocupan 3 o 4 metros, es decir que listo, difícilmente en una estación haya lugar para poner más de 2 máquinas, de las prehistóricas.

    Estoy hablando de problemas muy puntuales y muy sencillos de resolver que por naturaleza día a día le hace mierda la calidad de vida a millones de argentinos.

    Este gobierno, tan preocupado por los sectores populares, no parece muy preocupado por esto. O si está preocupado, es muy más inepto de lo que pensaba para resolver problemas.

  2. La razón es que Moreno le evita al gobierno enfrentar los problemas como si existieran.
    Moreno le permite al gobierno que pueda hacerse el boludo.
    Le permite evitar cuestionamientos que serían aún más fuertes de los que sufre hoy en día.

    Si Argentina tuviera un INDEC que funcionara, el gobierno se la tendría que haber pasado los últimos dos años discutiendo sobre la inflación y proponiendo planes anti inflacionarios.
    Moreno le permitió al gobierno pretender que no pasaba nada y el gobierno no cambió su política económica.

    Imaginense que el Indec funcionara y que mes a mes desde el 2007 sus informes hayan indicado que la pobreza no deja de crecer.
    Imaginense como habría sido para el gobierno tener que lidiar los últimos dos años con datos de que la pobreza no deja de crecer. Los cuestionamientos que habría sufrido, las críticas de la oposición, los discursos del gobierno para defenderse, los anuncios y cambios en la política económica que tendrían que haber hecho.

    En cambió, por la manipulación del Indec, Cristina hasta se dio el lujo de celebrar que bajara la pobreza al 20,07% hace unos pocos meses. Cuando hasta Artemio dice que anda por el 30%

    Es por eso que molesta tanto Moreno. Y eso que ni mencioné los fallidos controles de precios.

  3. J.K.:

    Por el tema de las monedas, nadie le pidió la renuncia ni nada parecido. Apenas se lo menciona. A lo que voy es que parece que nadie es responsable del problema, y si lo hay.

  4. El Lurker:

    El gobierno discute la inflación día a día y trato sin éxito en la mayoría de los casos de frenarla.

    Como dijo J.K., los problemas de transporte afectan día a día a millones de personas, mientras que la manipulación del Indec es al menos mas indirecto la forma que nos afecta.

    Sin embargo, Moreno está mas en foco que Jaime.

  5. boudu:
    Por fin alguien que hace notar la importancia de tratar los problemas conyunturales también, y no solo las cosas del momento. En los hechos algunos hemos posteado o comentado esa problemática en artepolítica, sin casi ningún éxito. Espero que le den bola ya que yo fracasé en todas.

  6. Boudu:
    Adelante, yo vengo aguantando desde unos 3 o 4 meses y existe aquí buen ambiente. Exsten muchos como vos y como yo que también se preocupn por los principios, por las propuestas, por las políticas y cosas de trascendencia. No está mal tampoco que haya mucho de actualidad y conyuntura. O que mucho se tome en joda.

  7. Estimado: los subsidios servían para que el boleto no se dispare. En otras provincias hace rato que pagan 1.5$ o mas por boleto y por distancias mínimas. Ahora se resolvió -por problemas de caja- bajar los subsidios y por eso se compensa a las empresas con el aumento del boleto.
    Lo de «la debilidad inherente al sistema presidencialista fuerte» es una paradoja o un oxímoron?

  8. Para el tema del costo del pasaje habria que estudiar la estructura de costos y ganancias en las provincias y en capital

  9. si, totalmente de acuerdo. Pero tambien habria que revisar la politica de subsidios porque motivo se subsidia a Capital y Gran Buenos Aires y no a muchas ciudades del interior. saludos

  10. Gobernar con subsidios causa verdaderos problemas: Consume mucho tiempo al gobierno concertando con los sectores y hay que estar permanentemente atentos para observar los cambios de situación. Se presta a evalueciones «subjetivas». El resultado es mucha disconformidad. solo puede darse como una medida transitoria. Un buen mercado funcionando bien puede compensar todo desajuste ya sea regional o de sector económico.

  11. Las empresas de transporte forman parte de conglomerados de capital fuertemente concentrados.
    En particular, las empresas de colectivos ganan una fortuna en base a tener el monopolio de las monedas. Entre otras cosas les permite una evasión enorme: ellos rinden los boletos que «cortan», ellos mismos recaudan, pueden declarar casi lo que se les cante.
    El tema tarjeta magnética no les conviene, dejan de recaudar, pierden el control de la facturación. Luego pierden la capacidad de eludir impuestos, deporte favorito de las empresas que se preocupan por el país, elusión por subfacturación, el ahorro fraudulento de IVA suele ser el mejor item en cuanto a rentabilidad de nuestra clase rapiñera.
    El asunto es quien le saca el cascabel al gato, mas bien al tiranosaurio.
    Creo que el gobierno no avanza en ciertos temas por falta de plafond social. Con las AFJP y Aerolineas lo hicieron dado que preexistia un cierto consenso mayoritario con respecto al curro arquetípico menemista de las mismas, sumado al reclamo por las jubilaciones y su fuerte significado como sinónimo de justicia social.
    Entonces, para resolver el problema de las monedas es más útil plantearse estrategias contra el poder real de la guita que andar disculpandonos ante nuestras conciencias puteandolo al pelotudo de Jaime.

  12. elruso:

    puteando a Jaime se ejerce presión, no es para tranquilizar la conciencia.

    lo que me llama la atención es que no se lo nombre PARA NADA cuando se habla de monedas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *