Un guiño a la UIA.

Este miércoles,  la Cámara de Diputados se encontrará en situación de aprobar una reforma a la ley 24.557. Promulgada en octubre de 1995, dicha ley creó un sistema de seguros de trabajo obligatorios que tenía por meta sustraer al empleador de toda responsabilidad legal relativa a las condiciones de trabajo e higiene.

Más de quince años después, el sistema creado por la normativa menemista se encuentra en crisis. Alrededor de una decena de artículos de la misma -entre los que cabe destacar el artículo 39, que buscaba eximir de responsabilidad civil a los contratantes debidamente asegurados- se encuentran suspendidos por diversos fallos judiciales. El más saliente de los mismos, de septiembre de 2004, es el “fallo Aquino”, por el cual la propia Corte Suprema de Justicia de la Nación consideró inconstitucional dicho intento de eximición.

Normalmente, la reforma de una ley de este tipo sería motivo de alegría. Pero lamentablemente no es el caso, ya que el proyecto que se encamina a aprobar la Cámara de Diputados es aún peor que el esquema vigente por defecto. En primer lugar, por lo que omite: no hay ninguna cláusula vinculada a la cuestión de fondo, es decir, la prevención de los accidentes de trabajo por medio del establecimiento de correctas normas de higiene y seguridad. Tampoco se prevén mecanismos de control de las mismas. Por otro lado, diversos analistas han considerado exigua la lista de enfermedades laborales reconocidas por la iniciativa, lo cual derivaría en una cobertura sumamente restringida.

El nudo de la problemática reside, sin embargo, en otra parte. El problema central de la normativa menemista residía en la creación de un sistema de operadores e intermediarios que lucraban con la prestación de servicios médicos e indemnizaciones tendencialmente insuficientes. Según el diario Tiempo Argentino, en su edición del 27 de mayo del corriente año, las ganancias de estos operadores rondaron, sólo en 2011, $ 12.700 millones, totalizando $ 45.182 millones en los últimos diez años, lapso en que estos ingresos aumentaron casi un 1500 por ciento.

Este esquema obsceno continúa e incluso empeora con la reforma propuesta. El Poder Ejecutivo alega que el actual proyecto intenta subsanar el bache generado por el fallo de los Supremos, que habría derivado en una litigiosidad indebida por parte de los trabajadores. En respuesta, la iniciativa a tratar genera un mecanismo de actualización de las indemnizaciones, mientras que, en su faceta más polémica, suprime la llamada “doble vía”, por la cual un trabajador podía cobrar la liquidación de la ART respectiva y proseguir con la acción legal contra su empleador. A partir de ahora, si el empleado acepta la liquidación de la aseguradora, tendrá en principio vedada toda acción posterior. Si decide, en cambio, encarar la acción legal, no sólo no cobrará siquiera la suma que según la propia ART le corresponde, sino que deberá llevar el proceso por intermedio del fuero civil, renunciando involuntariamente a las ventajas protectivas que le otorga el derecho laboral, resumidas en la fórmula latina in dubio pro operario.

Rechazado por la CTA que lidera Pablo Micheli, por la CGT que responde a Hugo Moyano, y más tibiamente, por la fracción de sindicatos oficialistas que representa Hugo Yasky, el proyecto recibió, de todos modos, una holgada media sanción en el Senado el pasado 3 de octubre. Indudablemente, la fractura del movimiento obrero y la incapacidad de muchos de sus referentes de superar diferencias de tenor político le ha jugado en contra en esta ocasión.

Pero no sólo los representantes del mundo del trabajo rechazaron la iniciativa. La Asociación de Abogados Laboralistas presidida por León Pasiek ha dado a conocer en los últimos días un durísimo documento contrario al proyecto. Sin embargo, todo indica que este “engendro de la UIA”, como lo llamó un conocido periodista durante su más reciente diatriba contra el sindicalismo peronista, será ley. Con ello, el país habrá retrocedido más de diez años en materia de legislación laboral, justo en la línea del modelo flexibilizador neoliberal del cual el Sistema de Riesgos de Trabajo ha funcionado como buque insignia. Como reza el conocido candombe, Nunca Menos.

Ezequiel Meler,

Profesor de Historia, UBA.

Link original aquí.

25 Comments on “Un guiño a la UIA.”

  1. Estimado Ezequiel: acuerdo con el contenido del artículo. Me desvela el apuro que tienen por modificar la Ley y como bien decís es un retroceso, el primero en derecho laboral del kirchnerismo. Llama poderosamente la atención que la militancia no se pronuncie al respecto, salvo que teman ser tachados de traidores. Va de suyo que para un peronista es indefendible. Un abrazo

  2. Sting: muy bueno el documento. Para mí, que no soy de derecho, es bueno acceder a estos materiales.

    Guillermo: Llama la atención el silencio relativo en que operó el trámite de la ley. Se ocuparon de todas las lateralidades posibles menos de lo que se estaba discutiendo. Rescato solamente una nota de Ana Vainman y otra de Wainfeld, haciendo honor a la trayectoria. El resto optó por tragarse el batracio.

  3. Lo peor es el pase de laboral a civil y la eliminación de la doble vía (que dudo resista un fallo de la corte). La actualización periódica de los montos está bien. La prevención debe ser objeto de otra ley porque necesariamente implica otros actores. En particular, a las obras sociales y prepagas cuyo negocio es que los laburantes no vayan al médico o se atiendan por el sistema público. Entiendo que ninguna modificación por ahí tiene sentido si no es en el marco de una reformulación completa del sistema de salud. Y es que, como decía Moyano ayer, la discusión no debería ser sobre cuanto vale un accidente sino sobre como sostener la salud. Modificar el enfoque reparatorio (patogénico) por uno «salugénico». Y ahí (gran deuda del estado que solo se enfrentó seriamente hace 60 años), para hacer lo que hace falta hay que ponerse con los botines de punta a los que van a aplaudir esta tarde detrás de las cortinas…y a los que encabezan la protesta en la plaza.

  4. Hay que salir a dar una crítica clara al respecto, sino el discurso para los propios lo termina dando otro. Espero por favor no escuchar y/o leer voces criticas de los adeptos al péndulo, no tiene cara para salir a decir nada.

  5. Muy propstituyente el kirchnerismo, se han caído definitivamente los velos, la mentira K sale a la luz con la contundencia de una trompada al estómago de la clase trabajadora en su conjunto.
    ¿Quién dudaba del carácter burgués y antiobrero de Cristina?

    Más allá de los discursos y la falsificada naturaleza popular del gobierno K la dolorosa realidad se manifiesta con absoluta crudeza.

  6. Esta ley me hace acordar mucho a una tapa de la revista barcelona burlándose de Chacho Alvarez respecto de su posición frente a la ley Banelco. La tapa decía algo como «las leyes contrarias a los derechos de los trabajadores deben ser votadas por convicción y no por recibir coimas». Hoy el Kirchnerismo vota una ley contraria a los trabajadores por convicción. ¿Para que carajo sacamos el 54 %? Por último digo: AGUANTE LOS ABOGADOS LABORALISTAS!!

  7. Justo es recordar que la legislación actual (que también es una porquería) ocupa un lugar secundario en la agenda del movimiento obrero, por detrás de otros reclamos que no afectan al conjunto de los laburantes.

  8. Un gobierno popular tratando de meter la doctrina de los actos propios en el derecho del trabajo. Me lo contaban hace tres meses y me cagaba de risa. Ahora me quiero matar. Indefendible. De lo peor (sino lo peor) que se ha hecho. No hay manera de defender este engendro.

  9. Primera ley del kirchnerismo que les gusta a los comentaristas antikirchneristas de La Nación.

    «Por fin una buena.»

    «ESTA LEY NO ME PARECE QUE SEA CONTRA LOS TRABAJADORES SINO CONTRA LA INDUSTRIA DEL JUICIO FOGONEADA POR LA MAFIA JUDICIAL QUE ES, EN REALIDAD,LA QUE SE QUEDA CON EL GRUESO DE LOS INGRESOS POR JUICIO; LOS ABOGADOS Y CÍA SE QUEDAN CON LA PLATA Y LAS VICTIMAS CON EL DESPRESTIGIO LABORAL. ESTOY DE ACUERDO CON SU SANCIÓN.»

    «Me parece bien……Por fin hicieron una buena.No soy empresario, pero me parece que la que estaba en vigencia era un abuso.»

    «No me van a acusar de K no?. Creo que la ley es bastante equilibrada, no es verdad que no se pueda recurrir a la justicia, lo malo es el cambio de fuero, ya que la justicia laboral es mil veces mas rápida que la civil. Favorece las inversiones y la mayoría de los países exitosos tienen leyes similares. La ley además liquida la industria del juicio, la mayoría no sabe que después del juicio los abogados se quedan con mas del 50% de la indemnización obtenida, es vergonzoso.»

  10. Se me reian cdo al principio del nuevo mandato decia la tonica era la de un kirchnerismo liberal, no les queda otra. Votaron de la manito con el PRO en esta.

    Re-diver q estas medidas las tenga q hacer un gobierno peronista, q hubieran dicho ustedes si «el violador serial» hubiera enviado este proyecto de ley.

    Mi posicion: cualquier medida en contra de los buitres del derecho me cae simpatica. No producen nada, viven de la de otro, tienen 2 meses de vacaciones, y siga.

    Mi viejo siempre tuvo negocios de todo tipo, y desde pequeño tengo claro q las medidas proteccionistas a favor de los trabajadores, no terminaban de generan beneficios a la masa trabajadora.

    Tanta carga hacia el empleador, en caso de controversia ya sabes que ibas a perder el juicio, asi te haya choreado, tanto derecho (como tener q hacerte cargo si iendo al laburo se pega un palo), tanta indemizacion, son lo que genera q tener a un empleado todo prolijito sea un suicidio.

    Por algo lo del pais q funciona en 40% negro. Muchas de esas medidas protectoras terminan siendo nocivas para los mismos laburantes.

    P.D: No me corran con que no quiero paritarias, q los elementos de seguridad se los compren los negros, etc.

      1. Pablito, no se ofusque. Ahora somos compañeros: la presi manda a los trabajadores a reclamar a la vereda, les dice q bajen las pretensiones salariales porque hay q industrializarse, les sacamos la doble via para q no le rompan los huevos a las PYMES y lo mandamos a freir churros al lider de la CGT.

        Entre q esto lo haga el tarambana de Macri q lo corren 10 burguesitos de colegios de la capi y q lo haga la lider del movimiento, casi sin costos, me quedo mil veces con Cristina.

        Los q se comen el amague son los zurdos, q con algunas leyes maquillaje como q se casen los putos se creen q esto es de izquierda, cdo ese tipo de leyes no toca ningun estamento de poder ni economico; q es el partido de verdad.

  11. Bueno acá estaría la otra campana que el Bloncha tan prejuiciosa y pobremente ha querido reivindicar:
    Entrevista radial, de hoy, de VHM a De Mendiguren
    Quizás agregue algún elemento más para pensar y sacar conclusiones

  12. Para mi el punto de inflexión en mi apoyo al gobierno fue la ley anti terrorista, así que esta no me extraña, es mas espero peores aún.Una gran pena, otra oportunidad desperdiciada.
    Lo que realmemte me jode (y por eso lo posteo aca) es por que a los militantes kirschneristas esta ley es mas cuestionable la primera («la primera en contra de los trabajadores», Moyano hijo), no quiero adelantar respuestas, pero me parece que los actores a los cuales va dirigida la ley AT.(piqueteros, huelguistas,pobladores contra las mineras,de hecho contra ellos fue la primera aplicacion de la ley), etc), no son considerados suficientemente importantes para que la represión ejercida sobre ellos cuestione de manera fundamental el modelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *