Uno, dos, cien Bombitas

Diego Capusotto ha inaugurado un nuevo tipo de ensayismo político. Lo ha hecho de una manera ingeniosa y sin igual creando al personaje «Bombita» Rodríguez, el Palito Ortega Montonero. En estos meses este personaje nos ha hecho reir a carcajadas a la vez que reflexionar sobre los años `70.

Horacio González dice por acá:

«Sin duda, con el humor que acompaña necesariamente todo nuestro decir literal, queremos mostrarnos como seres sensibles, que no van por la vida creyendo necesariamente que cada frase pronunciada es una lápida en nuestra conciencia. Por eso “tomamos las cosas con humor”, lo que quiere decir que siempre sopesamos lo dicho y lo retrabajamos para usarlo en otros módulos y contextos. Aliviamos así la vida con el recurso a la ironía y otras armas plausibles del dislocamiento de las creencias. Hacer del lenguaje un collage permanente y aludir a sus estereotipos, hayan sido o no trágicos, es una forma de salvarnos para otras conversaciones que imaginamos únicas, fuera de toda repetición. Ese retorno de las frases hechas, que un día fueron graves, pero ahora son parte de un humor piadoso que las reproduce con autoindulgencia y ternura, es tan necesario que no suponemos que sean profanaciones, formas de despreciar los valores más queridos.»

La historia de «Bombita» Rodríguez esconde, detrás de su arte, una dura y difícil relación con su madre y su entorno social de clase media-alta. «Bombita» fue un artista que intentó combinar Revolución y melodías berretas y pegadizas.

En el recuerdo de este artista no debe faltar la mención de sus ideas políticas resumidas en su histórico comunicado del año 1971:

La lucha del pueblo se encara hoy dentro de una clara lucha contra el imperialismo y sus personeros. Por eso desde mi humilde arte, la música, quiero poner pros en mi carrera hacia un socialismo nacional, bailable y para toda la familia. Sin eso menoscabar de modo alguno los otros frentes que los compañeros asumen día a día como un campo vital de enfrentamiento hacia la oligarquía explotadora, su cultura antinacional

A continuación, todas las emisiones de «Bombita»:

Capítulo 1

Capítulo 2-«El Baile del Mao-Mao»

Capítulo 3-«La sonrisa de mamá es como la de Perón»

Capítulo 4-«Bombita en el show del MontoGigio»

Capítulo 5-«El Picnic de los Montoneros» 

Capítulo 6- «Bombita y los Cinco por uno/Cecilio, el cruzado anticomunista»

16 Comments on “Uno, dos, cien Bombitas”

  1. Yo aviso nomás. Los troskos de la UBA se quieren apropiar de Bombita, y organizan fiestas de Bombita y escriben frases de Bombita en los termos de los centros de estudiantes. Demos la pelea, Bombita es compañero!

  2. Caroll: Un milagro coincidir con usted. Es un genio Capusotto. Su programa en particular y canal Siete en general demuestran que se puede apostar a realizar programas de calidad y populares al mismo tiempo en la televisión.

    Void: Cité a Horacio González porque este es uno de los pocos artículos suyos que no está escrito con esa prosa abstrusa y barroca que posee.

    DagNasty: Dicen que andan ensoberbecidos los gorilas últimamente. Parece que salieron de la niebla nomàs……

    Tomás: Es verdad. Los chinoístas de «La Corriente» (en verdad son de la CEPA pero como el nombre no da marketinero lo abreviaron) lo usan en sus fiestas en Psico. Bombita es un peronista pero los que no lo somos tenemos el mismo derecho que ustedes a hacer entrismo y apropiarnos de él. Total, somos todos compañeros…..

  3. Julian:
    Che, muy bueno el post. Y el comentario del Bombita trasandino.

    Pero eso que dice Tomás no es derecho al entrismo. Es ingeste de figuras ajenas. Pasó con Walsh, pasó con Oesterheld, que te quieren contar que en su último y agónico suspiro dijeron «ahora soy de izquierda y repudio a Perón».

    Esas capturas no son más que un reconocimiento encubierto. Todo bien igual. Pero sería mejor que inventen las fiestas de Rosa Luxemburgo, aunque podrían ser muy parecidas al Bar Acá si que no se coge.

  4. Julian: Los troskos de La Corriente?
    Mirá vos, pensé que eran el brazo estudiantil (dibujado de frente) del PCR, un «reconocido» partido Maoista. Se ve que seguis a full la política universitaria.

  5. Capusotto es un crack. Reinventa el humor político casi como crítica cultural. Por lo demás, efectivamente, la CEPA es el PCR-PTP.

  6. Equivocado Martín, el líder es Andrés Calamarx, del cuarto capítulo según creo. Andrés Calamao propuso su revolucionario lema de «que linda noche para fumarse un porrito, tomar un cuartel e instaurar el maoísmo en la Argentina» sólo después de leer a Calamarx y aplicar sus teorías a la vida Argentina.

    Lo de la Corriente fue un fallido más que una errata, es cierto que son la organización satélite del PCR. Los mejores ejemplares femeninos junto con las del PTS están ahí.

  7. Julian: ahora puede ser. Aunque según dicen en el PTS se puede hacer mucho mas entrismo, incluso como rito. Pero bue, eso ya es otra cosa.
    Saludos.

  8. Calma, compañeros, estas opiniones son cuanto menos apresuradas. Hay que leer la «Obra Completa» de Bombita, distinguir entre su período juvenil, «fierrero», o «fiestero», y su obra de la madurez, en la que evoluciona – o retorna – hacia un trotzkysmo puro y duro, fruto de la aceptación de su parte de su herencia paterna, judeo-marxista-freudiana.
    Al fin y al cabo, como todo trotzkysta que se precie de tal en este país, también Bombita tuvo un abuelo rabino.
    Es por eso que hay que leer con una mirada más incisiva algunos textos del «Bomba» Rodríguez maduro como, por ejemplo: «New Age y Revolución Permanente» o «Las Masas y el Superyo» o – fundamental – «Mi Bobe y el soviet de Brukman».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *