¿Un presidencialismo con presidencias flexibles?

dilma_caricatura

Hace aproximadamente 8 meses (principios de septiembre de 2015 para ser más precisos) asistí por invitación del Centro de la Cooperación a una charla sobre la “Ofensiva desastabilizadora sobre el PT”. Allí se discutía acerca de sí lo que sucedía en Brasil podía caracterizarse como un “golpe blando”. De la mesa además de quien esto escribe participaban expertos en la política de nuestro vecino como país como Marcelo Falak, Federico Vázquez, Amílcar Sánchez Oroño y Juan Manuel Karg. Recuerdo que mi intervención se basó, en lo fundamental, en describir el nuevo fenómeno que se despliega desde hace dos décadas en Sudamérica: caen los presidentes, se mantiene el presidencialismo. Para decirlo con otras palabras, los presidentes renuncian o son despedidos antes de cumplir el plazo establecido, pero se mantiene el sistema democrático. Se trata de otro tipo de inestabilidad. Muy distinta a la que se desarrolló en las décadas sesenta y setenta en las que la caída de presidentes implicaba la clausura del ciclo democrático. Desde allí que esta sea caracterizada como una inestabilidad de la democracia, ya que lo que entraba en crisis era el propio sistema y no un gobierno en particular. El nuevo fenómeno que se desarrolla en nuestra región en la actualidad circunscribe la inestabilidad en el presidente, y no en el presidencialismo. Desde allí que se la caracterice como “inestabilidad presidencial”.

Una importante literatura académica en la actualidad le presta atención al fenómeno. No es abundante ya que la Ciencia Política argentina ama las instituciones y le presta escasa atención a los avatares de los liderazgos presidenciales. Pero quien se detenía a observar la recurrencia en la que se desplegaban estos procesos, visualizaba que se trataba de algo novedoso que requería ser teorizado. Se trataba nada más y nada menos de la “salud política” de los presidentes. La evidencia estaba ahí. Hagamos memoria. Casualmente (o no) es en Brasil donde se origina el fenómeno. El caso Collor de Melo le da el punta pié inicial a esta nueva forma de inestabilidad. Allá por el año 1992 el presidente brasilero renunció a su cargo antes que avanzara el juicio político a la que iba a ser sometido, luego de una denuncia  de corrupción. Un año más tarde caía en Venezuela Carlos Andrés Pérez y dos años después Samper en Colombia zafaba por un pelito. En 1997 se hundía Bucaram en Ecuador y en 1999 Cubas Grau en Paraguay. Comenzando el nuevo siglo De la Rúa en Argentina y en 2003 Sánchez de Losada en Bolivia. Todos gobiernos neoliberales que había aplicado ajustes económicos en línea con el Consenso de Washington. Todos con minoría parlamentaria (salvo Samper), casos de corrupción (o de insanía como el ecuatoriano) y numerosas movilizaciones policlasistas. En algunos casos, un vicepresidente que oficiaba como transición a un nuevo llamado a elecciones.  Durante algunos años este nuevo tipo de estabilidad pasó desapercibida, pero los casos Zelaya en Honduras y Lugo en Paraguay volvió a activarla (sin olvidar que Chávez en el 2002, Evo y Cristina en 2008 y Correa en 2010 pasaron por procesos semejantes con resultados diferentes), pero en un ciclo presidencial de orientaciones posneoliberales. Es decir, la inestabilidad presidencial no tiene color político, aunque tuvo más preponderancia hasta ahora con los primeros mandatarios neoliberales.

¿Cuál son entonces las variables a tomar en cuenta para predecir la inestabilidad de un presidente en nuestra región? La evidencia empírica muestra que hay cuatro variables a tomar en cuenta: a) minoría parlamentaria (se agrava en casos de coalición partidaria) b) un caso de corrupción (real o inventado) que tenga impacto mediático, c) movilizaciones policlasistas en contra del presidente y d) un vicepresidente (dispuesto) como figura de transición.

Seguir leyendo esta entrada

ap / lecturas

ap / comunidad

¿En todo estás vos?

    Veamos este fragmento de una entrevista al presidente Mauricio Macri de noviembre de 2015. ¿Qué nos dice sobre el Presidente? ¿Cómo es su impronta, su conocimiento de aquello que lo rodea? ¿Cuánto de nuevo tienen para el jefe de Estado situaciones que son conocidas por el resto? ¿Cómo ve el mundo? ¿Qué comparte […]

La sensibilidad del líder

Es sabido que los grandes líderes políticos tienen la habilidad innata de recordar los nombres de muchísimas personas. Dicen que así eran Menem, Cafiero o Alfonsín. También es muy conocida esa anécdota del Bisonte Alende, que para remediar algún ocasional olvido le decía a su interlocutor: “¿cómo era tu nombre?” Si el aludido respondía con […]

Macri y Buenos Aires offshore

  Mauricio Macri quiso que la ciudad de Buenos Aires se transformara en un paraíso fiscal. Fue en 2008, mientras era Jefe de Gobierno. Logró frenarlo Alejandra Gils Carbó,  por entonces Fiscal General General ante la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial. A pocas semanas de la asunción de Macri como presidente la causa […]

100 días en la Oposición

Esta nota fue publicada originalmente aquí: www.elloropolitico.com  Ser oposición no es fácil. Ante todo, porque es escaso el margen de maniobra para disponer de iniciativa política y se debe actuar, en gran medida, por reflejo y reacción a la gestión oficialista. En efecto, la identidad opositora (ser moderado, inflexible, negociador) se define principalmente por lo […]

102 días y ninguna flor

  Diez cositas, si se me permite: Las formas de analizar a la gestión de Mauricio Macri que más me gustan son aquellas que hacen el esfuerzo de no subestimar ni sobreestimar sus capacidades políticas. Objetivamente es el primer presidente desde 1983 que: se consagró presidente en balotaje, se impone por tan escaso margen, no […]

¿Nueva derecha?

Escribimos Mariano Fraschini y Nicolás Tereschuk, publicada originalmente aquí. “El ejecutivo del Estado moderno no es otra cosa que un comité de administración de los negocios de la burguesía” -Karl Marx   A medida que iban ingresando a la reunión de Gabinete, los ministros charlaban en un tono ameno y tranquilo. La mayoría se conoce, […]

Nadie te pedía tanto, crack

La heterodoxia demostró que es mucho mejor para predecir los resultados de las prácticas ortodoxas, que la ortodoxia para predecir el impacto de las medidas con las que no acuerda. Y esto se nota mucho. Lo que está construyendo Cambiemos, a pesar de todo lo que se dice es una herencia de economía menos pujante, […]

Serán responsables

Compañeras y compañeros que, por experiencia, escuchamos con atención, nos dicen: “el kirchnerismo no va a votar endeudar al estado, eso es lo real. El tema es ver cómo lo plantea a la sociedad. Sectores del PJ que entren en negociaciones con el gobierno van a votarlo. Es fundamental no putearlos por “traidores” si se […]

más entradas

Recomendados en Facebook

Archivos

  • Por mes

Buscar en los blogs

Búsqueda en los blogs del blogroll de Artepolítica. Podés agregarla a tu blog.