Periodismo independiente

El 16 de abril, el diario Clarín dedica un amplio espacio, cubierto por su principal columnista político, Eduardo van der Kooy, a la marcha de las negociaciones entre el Gobierno y las entidades que representan a los empresarios agrícolas. La nota, que se puede leer en la página 5, brinda algunos elementos para analizar cómo el autodenominado “periodismo independiente” encara la información y opinión para brindarlas a sus lectores. Van der Kooy, además del lugar prominente que ocupa en la redacción del matutino, es un periodista veterano. Sería una grave ofensa a su profesionalidad, por lo tanto, suponer que los recursos de léxico, redacción y argumentación que emplea sean casuales y no deliberados.

La columna comienza afirmando que “resulta incomprensible, a esta altura, la morosidad con que avanzan las negociaciones con el campo” (negritas en el original). Analicemos la oración. Hay un actor tácito: alguien negocia con el campo (si se continúa la lectura aparece que es el Gobierno). No se trata de dos actores que negocian. El Gobierno negocia con el campo. Se desprende que, si quien negocia es el Gobierno y la negociación es morosa, la responsabilidad de la morosidad recae sobre este negociador. Al campo, como a un monarca medieval, sólo le cabe conceder o negar su aceptación a lo que el Gobierno proponga. Y, como un monarca medieval, impacientarse si la propuesta se demora.

Por supuesto, aquí se habla del campo, como si el campo (incluyendo a propietarios de tierras que moran en ciudades, a empresarios de distintas zonas, de muy diverso tamaño y muy dispares ingresos, a trabajadores asalariados, a vacas, ombúes y teros, sobre todo teros) fuera una realidad única, sólida y de composición homogénea. El columnista no se permite suponer que un minifundista algodonero del Chaco o de Santiago tenga otros intereses que los de los cultivadores de soja en decenas de miles de hectáreas o los más prósperos chacareros de la Pampa Húmeda.

Puesto que es el Gobierno el que negocia y el que hace morosa la negociación, las consecuencias de tal morosidad deberán recaer enteramente sobre su cabeza: “mientras el tiempo transcurre, van sucediendo (…) tres cosas”. Todas ellas, desde luego, ominosas para el moroso. Veamos las tres cosas.

“Se acentúa la desconfianza de las entidades rurales”. Esto parece muy natural. No menos natural es que se acentúe la desconfianza del Gobierno, puesto que estas entidades tampoco parecen hacer mucho por acelerar los trámites. Y, sobre todo, porque detrás de los señores que acuden a las reuniones en su nombre hay segundas, terceras y cuartas líneas que antes y durante la negociación hacen saber públicamente que no se conformarán con nada que no sea una rendición incondicional del Gobierno. El propio columnista hace más adelante referencia a De Angeli como “la cabeza visible de los autoconvocados que escapó al control de las entidades”.

“El Gobierno sigue enmadejado en el mismo conflicto”. En perfecta línea con el presupuesto de que el que negocia es sólo el Gobierno, el conflicto sólo lo enmadejar a él. El campo es inmune a ese enmadejamiento. Dicho en castellano, el lío es del Gobierno y a él corresponde arreglarlo o atenerse a las consecuencias.

“Ese enredo implica (…) una pérdida de capital político de parte de Cristina Fernández” (negritas en el original). Se reitera el concepto anterior: el lío es del Gobierno y no del campo.

El analista pasa entonces a examinar el porqué de tanta morosidad. El problema, nos dice, es que la Presidenta abrió el diálogo, pero el Gobierno carece de interlocutores para llevarlo a cabo. Alberto Fernández no sabe de “los cereales ni la carne”. El secretario de Agricultura no goza de la confianza de “los dirigentes rurales”, que “ponen en duda la efectividad de lo que puedan acordar con él”. El ministro de Economía está fuera del país, ocupado en otros menesteres de su cargo.

Y aparece el cuco. “Ese enorme espacio vacante en el poder lo aprovecha, entonces, Guillermo Moreno”. ¿No siente el lector escalofríos? Motivos tiene: este personaje “sigue haciendo de las suyas –inspecciones a los frigoríficos, cierre del registro exportador–.” ¿No denuncia el campo que los frigoríficos afectan a su rentabilidad? ¿No es una función indispensable e indelegable del Estado realizar inspecciones en las empresas, especialmente las que tienen que ver con la alimentación y la salud, y donde puede haber vehementes suposiciones de evasión impositiva? Pero dejemos de lado esos argumentos formales y vayamos a lo que es la naturaleza misma de toda negociación. Quien negocia algo trata siempre de hacer valer algún daño que amenace a la contraparte. Por eso, el campo retiene la cosecha y esgrime, antes y después de cada reunión, la amenaza de “volver a las rutas”. Parece bastante adecuado que el Gobierno, a su vez, despliegue sus propios recursos. Si no lo hiciera, estaría obligado (hay que repetirlo) a una rendición incondicional. Dicho sea de paso, la “pérdida de capital político” sería entonces mucho mayor que la que dice temer van der Kooy.

Pero Moreno (tal vez inspirado en el Plan de Operaciones de otro Moreno, Mariano) dijo en una cena “cosas de espanto sobre cómo conduciría el conflicto” (negritas en el original). Para el columnista, detrás de este monstruo habría otro mayor, el ex presidente Kirchner.

Por si estas reflexiones no fueran suficientes para atemorizar al Gobierno y convencerlo de que despliegue mayor diligencia y flexibilidad, el columnista cierra su inspirado texto invocando a otros fantasmas. Se trata de la inflación (“las expectativas, en ese terreno, se están desmadrando”) y “las fragilidades del sistema energético”. Urge, pues, es la conclusión de la columna, cerrar con urgencia el conflicto con el campo, para no “lidiar en simultáneo con otros frentes de tormenta que se avecinan”.

En resumen: de lo que el columnista habla no es de una negociación, sino de la urgencia de que el Gobierno ceda lo que le reclaman sin retaceos. Un consejo respaldado con la amenaza de males sin cuento (para el Gobierno, claro está). Nada tendría de objetable que Clarín y su columnista editorializaran esa opinión abiertamente, pero es engañoso que la adornen con los recursos señalados, que pretenden encubrirla de supuesta “objetividad”.

25 Comments on “Periodismo independiente”

  1. van der Koy nunca tuvo a la inspiración como aliada. Pero en los últimos tiempos está cada vez peor.

    Lo que me indinga es que esta gente debe estar verdaderamente convencida de que los lectores son muy nabos. Y me indigna porque si algo me saca es cuando le faltan el respeto a la inteligencia.

    Muy bueno, Andrés

  2. Andrés, muy buena la comparación (irónica, espero) con el Plan General de Operaciones de Mariano Moreno. Creo que habría que empezar a pensar un poco cuáles son los límites de una política que funciona en torno a un jacobinismo sin revolución y a una reacción termidoriana cuya, valga la redundancia, reacción, parece responder a la expropiación y a la guillotina más que a una suba de las retenciones.

    Un abrazo,

    A

  3. Que gusto leer un texto de Andrés! Ha sido siempre el comentarista con el que más he coincidido y agradezco a la gente de Artepolitica de invitarlo a publicar.

    Lo más interesante en las condiciones de producción del texto es el esfuerzo que viene haciendo (además de la opacidad a través de mecanismos de "objetividad") Clarin por no aparecer como un actor más en el juego. Eso es lo que le permite estar por encima y definir, a través de su "reflejo de la realidad", quién va ganando y quién es responsable. Las reacciones en esta línea del gobierno han sido demasiado toscas: lo de "Todo Negativo" es lo peor que podrían haber inventado, no se trata de que cuente cosas positivas, sino de ponerlo en un lugar de toma de posición, de obligarlo a reconocer su rol político.

    Kaizer Soze (Los Sospechosos de Siempre) resumia muy bien la estrategia del multimedio: "El mayor engaño del diablo es hacer creer que no existe".

  4. Respecto a la nota de VdK, creo coincidir que es mas urgente para el gobierno que para "el campo" resolver la situación, por varios motivos (si no se modifican las políticas, para la próxima campaña no vamos a tener trigo – va a caer la producción lechera, con la carne nadie sabe lo que va a pasar aunque es preocupante la tendencia que sigue siendo liquidar ganado liviano, incluyendo muchas hembras – se va a plantar MAS SOJA porque aún con estas retenciones es lo que conviene). Por estos temas creo que urge a la "sociedad" (a través de su gobierno) resolver los inconvenientes.

    Al campo mucho margen para una protesta como la pasada no le queda, además, si venden lo que está trillado, tienen una buena ganancia.

    Ahora bien llendo al post en si y al periodismo INDEPENDIENTE, creo que hoy publicar esto… http://www.clarin.com/diario/2008/04/18/elpais/p-… es medio mucho… no se no había nacido en el 73, pero por lo que leí, escuhé y demás, creo que es por demás de exagerado el último párrafo de la nota (que no es inocente, el primer y el último párrafo de una nota son claves).

    Les transcribo el último párrafo de la nota

    (…)Los Kirchner deben ponerles un límite a todas estas especulaciones si quieren poner a salvo de mayores daños una gestión -la de Cristina- que exhibe índices de crecimiento aún notables y un nivel de reservas monetarias inédito. La última experiencia de poder delegado (aquel semestre azaroso de "Cámpora al Gobierno, Perón al poder" en 1973) debiera ser una lección mejor aprendida para los funcionarios que todavía se permiten jugar en el país del pasado imperfecto.

    Como ladra mendieta, no creo en las conspiraciones!!! (pero que mal le hace a mi credibilidad estos artículos)

    saludos!

  5. Andrés la pérdida de capital político de Cristina me parece innegable. En muchos pueblos del interior en los que ganó en Octubre, hoy se la vería dificil. Lo que no quita quede aca 2009, recupere.

    En los puntos 1 y2 concuerdo con tu analisis

  6. "Hubo que montar un sitio, escribir un manifiesto, mandar algunos posts, en fin, hacer un laburito fino. Pero lo logramos:" … posteó Andrés, el viejo.

    Clap, clap, clap.

    Cirujano de la palabra, más que bienvenido su bisturí diseccionador.

    Si esta banda notable, los bloggers trotters del Plata, dream team blogosférico, tuviera un buen chorro de tarasca, habría que rentarlo a Andrés para que le meta la yilé todas las mañanas a los editorialistas del clarinete, así directamente lo leemos a él, nos desasonzamos y de paso ya sabemos qué dicen los plumíferos del Grupo Concentrado Diversificado Desaforado.

    Enhorabuena

  7. Andrés el Viejo: muy buen despiece. Muy buen análisis. Da en el clavo en la cuestión de que el Estado negocia y los demás, en fin, no se sabe, porque parece que no son actores políticos.

    Ahora bien, más allá de la intención o el efecto del artículo clarinense, ¿no es en un sentido cierto que algunos grupos han logrado aparecer o presentarse despolitizados ante la sociedad, y que el único actor político pareciera ser el Estado?

    Si esto es así, la siguiente pregunta sería: ¿esto es sólo consecuencia de la eficacia autodespolitizante de esos actores? En definitiva: ¿qué hemos hecho los progresistas para que eso sea posible? ¿Qué parte de responsabilidad nos cabe? ¿Cuánto de nuestra debilidad hace a la fortaleza de ese otro, del enemigo?

    No puedo evitar pensar que el modelo nacional-popular

    –compartido por buena parte de la izquierda– contribuye a presentar al Estado como único actor político, y a velar el carácter político, particular, de interés, de ciertos grupos, al colocarlos como interlocutores obvios, que sólo buscan una "mera mejora", y no construir un país.

    La ausencia de autonomía de los actores respecto del Estado impide –creo– que su politización sea visible, y contribuye en cambio a que sean vistos como meros apéndices cuasi-técnicos del interés nacional.

  8. Si yo fuera capaz de ponerme colorado, tantos elogios lo habrían conseguido. Convengamos en que el columnista me facilitó la tarea. Hay textos más resistentes y otros excesivamente obvios. Este tenía la consistencia justa.

    Alejandro: yo matizaría un poco lo de la reacción termidoriana. No olvidemos su carácter dual: puso límites a la ya ingobernable masa de sans culottes de Paris, pero (e incluso por eso mismo) consolidó los cambios revolucionarios y condujo exitosamente la guerra contra la Europa reaccionaria. Claro, primero fue necesaria la república jacobina para limpiar el terreno. Pero no olvidemos que las masas, como las personas, tienen un límite para soportar la extrema tensión y luego, como las personas, se relajan. Lo del Plan de Operaciones se me ocurrió por esa tontera de "cosas de espanto" (ni Morales Solá lo hubiera dicho mejor). Por supuesto, es irónico. Ojalá tuviéramos un poco de jacobinismo.

    Sirinivasa: nadie lamenta más que yo no estar rentado para meter el bisturí del forense en esos cadáveres malolientes.

  9. Muy lindo análisis, pero falta un poco de realidad. Veamos:

    1) es evidente que las negociaciones las está demorando el gobierno. el que no sabe esto es que no está en tema. es una estrategia básica: el gobierno tiene más tiempo que el campo, y el status quo lo favorece, con lo cual la estrategia que están empleando es desgastar al rival prolongando las negociaciones. Entonces, lo que dice van der Kooy es cierto.

    2) El lío ES del gobierno, porque empezó a partir de una medida que tomó el gobierno. Este conflicto no sale de un repollo.

    el hecho de que no estés de acuerdo con lo que dice no lo convierte a van der Kooy en deshonesto.

  10. Andrés

    Muy lassalliano, si me permite el piropo, en la disección de los Factores Reales de Poder.

    La Urgencia de las Dirigencias, también es por el temor a la perdida del control de los Auto convocados.

    Un corte que persiga a los “carneros”, puede convertirse en un ataque a las propiedades de los Grupos.

    Es remota la posibilidad, es cierto, pero existe.

    No debemos olvidar el origen social y geográfico de los Jacobinos.

    Pequeña burguesía de provincias.

    “Reconozco, señores, que no es fácil que estos grandes propietarios de la nobleza pudiesen lanzar contra el pueblo que así hablase a sus ejércitos de campesinos.

    Lejos de eso, es muy probable que tuviesen bastante que hacer con quitárselos de encima”.
    http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/derech
    Un abrazo

  11. Van der Kooy: no me entienda mal. Yo no acuso a nadie de deshonesto. Mi objeción no es moral. Lo que yo pretendo es poner en evidencia los recursos que envían un mensaje a través y más allá de lo que estrictamente se dice.

    Es obvio que yo también intento utilizar recursos. Con poco éxito, evidentemente, puesto que usted piensa que los rechazo por un prurito moral.

    Manolo: gracias. En los últimos años he empezado a pensar que si el agudo teórico que era Marx y el agudo político práctico que era Lassalle se hubieran tenido más paciencia, habrían constituido un equipo formidable. Tal vez, si Lassalle no hubiera tenido la muerte prematura e insensata que tuvo, pero así fue.

  12. Qué bueno que le hayan dado espacio Andrés, un gusto leerlo. Y sí, como venimos viendo, detrás de los artilugios del lenguaje elaborado se manifiesta en las últimas editoriales del gran diario la posición política e ideológica de este actor político encubierto.

    Lo que molesta no es tanto la posición entendible de la corporación, sino que no sean honestos a la hora de explicar que ellos mismos tienen intereses -fuera del conflicto Clarín/Gobierno- propios en esta puja de intereses. La pretensión de neutralidad irrita, y más cuando el actor político que es el grupo Clarín se corporiza (o sea, la "gente" de repente se está dando cuenta que un medio no es neutral).

    Felicitaciones por el post.

  13. No entiendo tu planteo Andres.Sesupone quela política la hace el gobierno, y el resto acata (o no) esto es como una paritaria. la parte que pide hizo una propuesta, la patronal dijo que no y esbozò una contrapropuesta que no termina(podrà) de explicitar, y por supuesto esta el tema represalias con la carne(vendrìa a ser como los salarios caídos). Por supuesto que puede haber sugerencias que el gobierno rechazará sin analizarlas.

    De última, igual que en la paritaria, la parte más débil podrá decir vuelvo o no al paro, no por ser soberano, simó aceptando o rechazando lo que los otros le ofrecen.

    O sea que no se que le cuestionás a van der Kooy, que en este caso hizo un mejor análisis.

    En cuanto a la pérdida de capital político, no se, la que va a presentar candidatos y tiene que gobernar es ella, no Buzzi. Para que quiere llambías capital político.

    "El columista no se permite suponer que un minifundista de no se donde …" que tiene que ver, no tiene porque hacerse eco de la cantilena que ha venido repitiendo el gobierno para dividir el frente agrario sin mayor éxito desde hace 2 meses.

    Y las "cosas de espanto", no se, la muestra es la amenaza a Oscar Alvarado, presidente de AACREA, y su familia. (se a que colegio van tus hijas…)

    Me parece que te esforzas en encontrar pelos en la leche, y con poco exito.

  14. Mariano,

    El análisis de un texto no se trata de determinar si es verdadero o falso, sino de poner en relación los términos que aparecen dentro del mismo texto.

    Es en el texto donde el único actor político que aparece es el gobierno.

    Los idas y vueltas de la negociación no están (luego no existen). Pero lo que explica eso en la construcción del texto no es que no exista, sino en tratar de construir al campo como un actor a-politico.

    Saludos!

  15. no, andrés, no me malinterprete. su pieza me parece muy inteligente, y no creo que ud sea un moralista.

    lo que digo es que van der kooy no está tratando de vender gato por libre, vende gato. es transparente. y en mi opinión, tiene razón.

    ud no piensa que tiene razón, y por eso interpreta que nos está tratando de engañar.

  16. Mariano: ¿A qué llamás "el frente agrario" que el gobierno estaría tratando de romper sin éxito? ¿Acaso vos jugás en la misma división que Miguens? (yo soy de Platense, mis necesidades no son las de Boca). Por tus intervenciones supongo que en ese "frente agrario" no incluirás a los pooles de siembra ¿cierto?.

    Claro que el desgaste político es un capital que pone en riesgo el Gobierno. Pero lo que VdK calla es que lo que está en juego en esta apuesta no son unos puntos más o menos de retenciones sino el derecho del Estado a intervenir en el Mercado (como señaló Grüner en la nota comentada por Alejandro en La Barbarie). Intervención torpe, tal vez; apuesta mal jugada, seguramente. Pero, como insinúa Andrés, si el gobierno simplemente se rindiera a las "apolíticas" exigencias del Mercado, no perderíamos sólo los consumidores. También ustedes, los PyMes rurales, terminarían por ser deglutidos por las leyes capitalistas de eficiencia y escala (creo que en el blog de Elémaco te lo advirtieron de modo menos elegante refiriéndose a tu "tujes"). Y eso es muy político.

    Entonces, si Andrés propone diferenciar entre sectores con diferencias sustanciales de categoría y necesidades (como recuerdo perfectamente que hacías vos antes del estallido) deberías apoyarlo y colaborar a la elaboración de un plan integral que permita lograr el mejor aprovechamiento de los recursos. No para sostener la rentabilidad imposible de minifundios sojeros marginales sino la de arroceros, algodoneros, horticultores, etc que reviertan el despoblamiento de las provincias.

    Y, por favor Mariano, no insistas con paralelos entre la relación gobierno-productores y la de patrones-asalariados. No es pertinente (es impertinente) porque (para decirlo suavemente) pertenecen a universos con opciones y poderes incomparables. Al menos yo nunca había escuchado de asalariados que pudieran proponerse "cercar por hambre a las ciudades". Y si los de Angelis pueden darse el lujo de proferir semejantes amenazas no puedo , como ciudadano que pretende comer de vez en cuando, menos que desear que el gobierno consiga, efectivamente, romper "el frente agrario" y, de paso, mejorar la racionalidad y eficiencia de su gestión. Que para eso lo voté.

  17. A esta altura del partido, es graciosa la insistencia en que el frente se rompa. Me acuerdo de huelgas de futbolistas agremiados que incluían a todas las divisiones (Independiente se perdió un campeonato por el tema de Deportivo Español), y paraban los que cobraban millones, junto con los que jugaban por el pancho y la Coca.

    Anoche salieron las medidas, y quedamos casi todos afuera. Y creo que incluso los "beneficiados"(que igual van a estar peor que el 11/3) van a pedir volver al paro. No hay ninguna medida para evitar la concentración, y no la va a haber porque al gobierno no le interesa. Solo quiere ganar esta pulseada y chau. La morosidad es solo una táctica.

  18. Y a juzgar por las actividadse de Moreno, se esta tratando de que los grandes sean los que se abran del paro. Tiene su lógica, el volumen lo tiene ellos. Pero eso supone que los chicos nos vamos a quedar de brazos cruzados mientras los oligarcas carnerean, y no va a ser así.

  19. Los oligarcas no carnerean, Mariano, hacen la suya como hicieron siempre y es problema de ustedes haber aceptado jugar el rol de sirvienta "novia". Van a terminar preñadas y haciendo quilombo en la ruta mientras ellos llaman a la gendarmeria para "ordenar"; como siempre, bah!…

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *