¿El resultado de las PASO? Bueno para el Gobierno, si y sólo si…

A_Waterloo_Dogs_Playing_Poker

…primero y principal, se vuelve a verificar la teoría de la Marmikok (la idea de que el Gobierno funciona mejor bajo presión). ¿Que implicaría esto? Antes que nada que, como señala Abel, aquellos comprometidos con el oficialismo dejen de hablar sólo para los militantes.

La Presidenta dijo que el kirchnerismo está “en condiciones de mantener y de aumentar la representación parlamentaria“.  Esa declaración implica, más allá de la intención de presentar los datos como buenos para el oficialismo, reconocer que las cifras se asemejan a las de la elección de la que se renuevan las bancas en octubre: la de 2009, que fue la peor para el Gobierno. No se puede culpar a la Presidenta por buscar darle un sesgo positivo al resultado ante las cámaras (lo contrario sería suicida), pero es de esperar que en privado se muestre inquieta/ preocupada/ enojada o cualquier estado de ánimo similar y, sobre todo, dispuesta a producir algunos cambios para que las cosas salgan mucho mejor para la elección legislativa (y a bajar línea para que miembros del Gobierno y militantes hagan otro tanto).

El resultado de las PASO también muestra, como dice Lucas, que la idea del país dividido tiene menos asidero que lo que muchos sostienen. Reconocer esto le conviene a todos. Al kirchnerismo, porque ponerse anteojeras y repetir como un mantra “primera minoría, primera minoría”  puede llevar derechito al muro. A la oposición, porque el triunfalismo de cuando eran “Grupo A” dio menos fruto que un baldío.

Las PASO son como una extraña variante de póker abierto en la que primero se muestra el juego y luego algunos participantes pueden cambiar algunas cartas, sin que se sepa exactamente quiénes ni cuántas.

Gran juego, el póker.

Fuente de la imagen