La industria del juicio y la desprofundización del modelo

Ayer Cristina dio un discurso en el Acto de clausura de la Convención anual de la Cámara Argentina de la Construcción que tuvo frases cercanas a lo miserable (http://www.presidencia.gov.ar/discursos/25571-acto-de-clausura-de-la-convencion-anual-de-la-camara-argentina-de-la-construccion-palabras-de-la-presidenta-de-la-nacion). En el mismo habló de la “industria del juicio” refiriéndose a los juicios por accidentes de trabajo, de eliminar la “doble vía”, de la litigiosidad que impacta negativamente, de que había leído que una empresa familiar se había fundido por pagar un accidente de trabajo, etc.

Explico resumidamente que es la llamada doble vía.

a) La ley 24557 regula los accidentes de trabajo. Ésta ley, con diferentes decretos que la modifican, establece una indemnización a cargo de la ART contratada por la empresa para cubrir los accidentes de trabajo. La indemnización se calcula utilizando una fórmula que da como resultado indemnizaciones bajas. Además la ley impide expresamente al trabajador reclamar una indemnización por daños y perjuicios establecida por el Cod Civil que cubra todos los daños sufridos por el mismo, como sí puede reclamar cualquier otra persona que sufre una daño de parte de otra.

b) Como la indemnización indicada más arriba es mucho más baja que la indemnización por daños y perjuicios establecida en el Código Civil, la Corte Suprema resolvió, coincidiendo con prácticamente todos los jueces y doctrinarios que está limitación era inconstitucional y que los trabajadores sí pueden reclamar la indemnización por daños y perjuicios del Código Civil.

 

c) De esta forma en la actualidad el trabajador puede cobrar la indemnización de la ART (a) y luego reclamarle a su empleador la del Código Civil (b), obviamente descontando lo ya cobrado de la ART. Esta es la doble vía.

 

¿Qué significa eliminar la doble vía?

Obligar al trabajador accidentado a que elija: (a) o (b). De esta forma el trabajador que elije (a) cobra una indemnización reducida y no puede reclamar el resto y el que elige (b) no cobra nada hasta que no termine un juicio de 4 o 5 años.

 

Teniendo en cuenta que un trabajador recién accidentado que se queda sin trabajo, muy probablemente no consiga otro, el mismo tiene que elegir entre que lo estafen o morirse de hambre.

 

Para terminar quiero agregar que me parece muy gorila pensar que los trabajadores se accidentan a propósito para hacer juicios. Frente a un accidente la víctima es el trabajador que pierde lo único que tiene que es la capacidad de trabajar utilizando su cuerpo. La llamada industria del juicio es una soberana pelotudez. Si quieren eliminar los juicios por accidentes de trabajo, hay que prevenir y controlar para que haya menos accidentes, no impedir los reclamos. También se podría establecer una indemnización integral y plena a favor del accidentado, de manera automática, sin juicio, pero por lo que se ve la idea es que el accidentado se conforme con una indemnización reducida para no perjudicar la previsibilidad de la empresa.

 

Lamentablemente parece que después de las elecciones el gobierno decidió cambiar el rumbo.

15 Comments on “La industria del juicio y la desprofundización del modelo”

  1. No sé si acuerdo con la frase final, pero suscribo el resto. La industria del juicio se terminará cuando se respeten las medidas de seguridad. Entre el riesgo para el capital, y el riesgo para la vida y salud de los trabajadores hay una fosa profunda.
    ¿Y vos, chabón, de qué lado estás? Pregunto a quienes quieran opinar aquí.

  2. Si, concuerdo con esta nota… aunque le pondria un signo de pregunta a la ultima linea…
    Emparentamos esta postura sobre los juicios laborales a aquella frase poco feliz en Aerolineas sobre que las leyes de la economia no se arreglaban en el congreso??

  3. Yo también le pongo signo de pregunta a la frase final. Realmente espero que eso no pase, ya que si este gobierno fracasa cualquiera que venga va a ser peor.

  4. Incisivo el post, pero tampoco hay que pasarse de rosca.- Aunque me alarmó mucho el comentario de Cristina referido a la “industria del juicio”, no creo que dé para considerarla “gorila”.- Reconozco que se me pararon todos los pelos cuando escuché a Cristina repetir en la Cámara Argentina de la Construcción ese mito patronal noventista difundido por Funes de Rioja con la ayuda de Neustadt.- Tampoco concuerdo con Cristina cuando se refirió a la “pobre PYME” que se va a la quiebra por un juicio de accidente de trabajo.- Como bien señala Sting, el problema de la PYME es que la ley 24.557 -aún vigente- fue declarada inconstitucional por la Corte Suprema de Justicia en casi todas sus disposiciones desde hace ya más de 7 años.- Pese a ello, todavía nunca se sancionó una nueva ley.- El empleador debe contratar un seguro con las ART, pero cuando ocurre el accidente la aseguradora solamente responde por una parte y el resto lo tiene que pagar el empleador.- Esto nunca se puede pretender solucionar privando o disminuyendo la indemnización del trabajador accidentado.- Es como si para resolver problemas económicos de las empresas de colectivos se dispusiera limitar o disminuir las indemnizaciones que corresponden a los peatones atropellados.- Por el contrario, no veo tan mal la decisión de Cristina de postergar una ley que concrete la participación de los trabajadores en las ganancias del empleador.- A mi ver, esta participación en las ganancias implica necesariamente establecer algún tipo de auditoría o control de los sindicatos sobre la contabilidad y balances de las empresas, para impedir que les dibujen los números.- Imponer semejante medida en este momento es quasi revolucionario.- El mero sentido común indica que los empresarios la resistirían con toda su fuerza, por lo que la 125 quedaría como una mera anécdota.- Creo que habría que pensarlo muy bien antes de meterse en semejante conflicto.- Capitán Medibacha

    1. El reparto de ganancias es una medida buenisima para los empresarios. El dinero extra no pagaria impuestos patronales (es un bono) y forma parte de la remuneracion total. Una vez establecido, en el transcurso de un par de anios la relacion capital/trabajo se reacomoda al nivel natural y les queda un porcentaje variable del salario que es muy util para bajar costos si la cosa va mal.

      Con respecto a los misteriosos balances: si los sindicatos peronistas se encargan de auditar, todos sabemos el precio que tienen los sindicalistas asi que es un costo fijo a garpar y listo. (esta es la verdadera razon del amigo moyano)

      Vamos con el reparto! Saludos!

  5. No mezclen la compensacion con el castigo.

    Si realmente quieren que las empresas cuiden mas a sus empleados, no es correcto subir las compensaciones que van al bolsillo del empleado sino que deberian procesar a los responsables como un delito y llegado el caso cobrarles dinero/multa que irian para el fisco y de ultima carcel.

    1. El termino “industria del juicio” se basa en la cadena de la felicidad que se arma porque los abogados cobran a porcentaje de las sentencias y los jueces suben los precios de las sentencias simplemente porque es su potestad. Si el dinero que le cobran a las empresas fuera al fisco en lugar de a los abogados, peritos y jueces, el circo se acaba.

      1. No es nueva tu idea, la ley de riesgos tenía como idea principal sacar a los abogados laboralistas del medio cambiando el fuero laboral por el de la seguridad social.
        El dinero no puede ir al fisco porque el que se accidentó y debe ser indemnizado es el trabajador. Obviamente, los abogados y peritos van a cobrar un porcentaje, o vos querés que trabajen gratis? Querés que el trabajador vaya y se defienda solo?

      2. Bueno, podrían cobran un precio horario como el resto de los profesionales.

        Mi punto es que los abogados van a porcentaje y esto eleva el costo total de las sentencias porque los jueces deciden sin ningun contralor o balanceo.

        No creo que esta “inflacion de sentencias” sea hecha de mala fe o como un plan malevolo, simplemente que los abogados no tienen sensibilidad a cuanto le cuesta al resto de la sociedad generar los bienes y servicios sobre los que ellos despreocupadamente deciden.

      1. Testaferros hay solamente en cosas relacionadas con la politica o sindicatos o curros ilegales. En el mundo de los que laburan los duenios son duenios y ni se les ocurre poner un extra~no ahi.

      2. Mi respuesta es: si a la corporacion judicial REALMENTE le importara bajar la cantidad de accidentes estas cosas irian al fuero penal.

  6. A mí me parece bien el comentario de Cristina. Conozco ex-dueños de pymes fundidas porque un empleado pillo se quedó con toda la torta tras un juicio amañado.
    A su vez conozco un sólo trabajador “accidentado”. Un chanta que se quebró una gamba jugando al fútbol, fue al otro día al trabajo “como si nada”, se cargó una bolsa al hombro y paf!: “lesión grave en ocasión de realizar tareas pesadas”. Y así el loco disfruta unos mangos de arriba.
    O sea, nunca conocí una pobre víctima de la violencia de la patronal, pero si tipos normales con su negocio que fueron bien garcados.

    1. pacote,

      coincido en parte. sé que esas cosas pasan y sé de casos similares.

      pero también conozco de casos inversos, en donde los laburantes: empleados de carga, changarines contratados eventualmente, tienen accidentes y luego quedan a la buena de dios, con “indemnizaciones” lastimosas y sin capacidad de generar ingresos por lesión.

      el lugar del gobierno incluye atender a esta doble dificultad.

      saludos!

  7. Coincido en que el tono del post, y especialmente el final, podrían ser alguito exagerados, alarmistas y quizá simplistas. Pero eso no quita que expresa una preocupación real —compartida por unos cuantos—, causada por algunos de los discursos presidenciales recientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *