10 Comments on “Legado político-emocional”

  1. Dos:
    a) mi abuelo certificando fichas en la UB y yo poniendo los sellos.
    b) el rubito hijo del prestamista del pueblo, que tenía mega bicicleta, repartiendo stikers de RA en el 83.
    Gran consigna, eh!. Es por ahí. No tengo dudas de que es por ahí.

  2. a)madre peluquera con un profundo sentimiento antiperonista
    b)padre tachero y por ende bastante gorila (por lo menos así es en córdoba)
    c)hermano en la fuerza aerea
    d)pertenecer al grupo de la parroquia del barrio

    pero despues del 83 empecé muy lentamente a recorrer un camino ideológico distinto con las siguientes influencias:
    a) “la noche de los lápices” (me fui solito al cine)
    b) un documental acerca del asesinato del cura Angeleli
    c) El cura y amigo de la parroquia se hizo bastante tercermundista hasta que colgó la sotana y se fue a estudiar trabajo social
    d)El cura Mariani y sus ideas

  3. Para bien o para mal este es el legado:

    a)Madre (y toda la familia materna) farmaceútica con un antiperonismo visceral heredado de mi abuelo laburante y gorila. Se deslomaba todos los meses y votaba a la Ucedé y puteaba a los sindicatos.
    b)Padre (y toda la familia paterna) hijo de portero y peronista sorianesco (“nunca me metí en política, siempre fuí peronista”)con una breve militancia en la izquierda Nac & Pop. Nada gorila pero nada dogmático, perón siempre le cayó mal.

  4. Mi vieja llevándome a ver a Pérez Esquivel en 1978, yo tenía cinco años, en la catedral vieja de Neuquén, con la sala toda rodeada de policías.
    Mi viejo llevándome al cierre de campaña de Don Felipe en 1983.
    Pasar tres días en la calle en Semana Santa de 1987. A mi viejo lo ví llorar en los casamientos de sus hijos, y cuando Alfonsín dijo que iba a hablar con los sublevados. Y nunca lo ví putear tanto como con el felices pascuas.
    Más cerca en el tiempo, cuando ví a la policía pegarle a las madres de plaza de mayo el 20 de diciembre de 2001. Ahí nos fuimos para el centro.

  5. a) Madre gorila de familia antiperonista (todos radicales), empleada en uno de esos bancos que se la llevaron toda la vida, pero no dejaron ni las migas entre el 76 y el… ¿2001?
    b) Padre gorila de familia antiperonista (de todo, pero casi ningún peronista) que estudió ingeniería (y muchas cosas más), dejó todo y tuvo que trabajar de remisero durante gran parte de los 90.
    c) Para mí no había una relación lógica entre ambos hechos. No podía entender que mi viejo tenía que ser remisero porque, entre otras causas, había bancos como el de mi vieja. No relacionaba recesión, desempleo, pobreza y otros males económicos con el hecho de que estuvieran vaciando el país. Hasta donde podía entender, ese era “el orden de las cosas”.
    d)En diciembre de 2001 tenía 15 años y vi todo por TV. Pero ahí empecé a entender. Y me prometí que la próxima vez no me iba a quedar en casa.

    Uf, hace rato que quería escribir algo parecido a esto y no le encontraba la vuelta para evitar que sea kilométrico. Buena idea, Horacio.

  6. Mi abuelo comunista con los ojos de vidrio scanneando mi figura borroneada, me pregunta con desilusión qué me pasa que no milito.
    5 minutos después, derramo sarcasmo en su mesa, él me aconseja que vote a los Kirchner.

    Saludos emopolitikones.

  7. Si mi madre no me hubiera contado tantas historias sobre mi bisiabuelo, que luchó en la Guerra Civil Española, quizá ahora no pensaría como pienso.

  8. Corresponde que yo también diga lo mío, si no es trampa. Ahí va:

    * Las historias que contaba mi viejo sobre el peronismo y sobre cómo mi abuelo pudo reactivar su empresa familiar durante ese período.
    * Pese a sus historias, mi viejo diciendo todo el tiempo que él NO era peronista y yo no pudiendo creerle nunca, seguramente por la emoción con que me contaba cosas de esa época
    * Las historias que mi vieja contaba sobre mi otro abuelo, su padre, con todo el aura del PC en ellas.
    * Mi vieja siempre hablando pestes del peronismo y su repetida historia de cuando echaron a mi abuela de su laburo por negarse a escribir algo a favor de Evita.
    * Ver a mi tía llorar de indignación cuando el riojano ganó la reelección.
    * Haber ido a un colegio secundario salesiano donde conocí lo mejor y lo peor que podía aportarme un contexto así. Lo mejor no viene a cuento, pero de lo peor recuerdo a un compañero que creo que es la persona más miserable que conocí en mi vida, un cagador con todas las letras, un provocador, con toda la familia menemista.
    * Mi viejo tratando de explicarme en el 2000 que lo echaron del laburo sin querer usar la palabra “echar” o “despido” en el enunciado; como si, suavizándolo o retocándolo, él pudiera hacerme cambiar la percepción de lo que estaba pasando.
    * Desde el 2000 ver a mi viejo hecho una piltrafa que ni hablaba y mucho menos se reía, cuando siempre había sido un tipo alegre.
    * A partir del gobierno de NK ver a mi viejo laburar con regularidad de nuevo, escucharlo de nuevo cantar tangos y que se riera como se reía.
    * La imagen del barrio, el cambio de movimiento que hubo, durante los 90, durante el 2000 y ahora.

    En los mensajes veo que, por lo general, los que contestaron son gente a favor del gobierno K (de NK, CFK o ambos), simpatizantes o críticos lúcidos. Entonces me pregunto ¿ningún antiperonista férreo, como algunos de los que se leen por aquí, cree tener algún tipo de condicionamiento emocional para defender su posición política/ideológica actual?

    saludos

  9. Padres hijos de radicales gorilas. Abuelo (adoptivo, por las dudas) que voltea la estatua de Evita en un pequeño pueblo del Interior.

    Padres que en el 73 votan a Cámpora. Padres que se encuentran en Ezeiza, residentes que van en las ambulancias.

    Vuelta al alfonsinismo, en el 83. Fe en la Alianza.

    Y de ese menjunje: yo. El primer recuerdo emotivo era discutir con el profe de Historia gorilón.

  10. 1) Abuelo peronista que safo del bombardeo de la plaza de pedo.
    2) La pelicula la noche de los lapices que la enganche en la tele una noche de mi infancia.
    3) Amor por la grandes obras publicas y de infraestructura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *