Kirschbaum, Van der Kooy, Blanck y la Conferencia de Cavallo

El rol de Clarín durante la primera etapa del plan económico del menemismo. Y, de paso, un intento por repensar la función de las conferencias de prensa y la relación del kirchnerismo con los medios. 

Unas pocas semanas atrás llegó a mis manos el libro “Comunicación gubernamental”, una compilación de artículos de corte liberal y más bien derechosos (salvo un honroso pero aburrido texto de Damián Loreti) que Paidós publicó en 2001.

Entre estos textos, figura un capítulo escrito por Guillermo Gasió y Belén Amadeo titulado: “Notas sobre una experiencia de comunicación gubernamental: el Ministerio de Economía argentino, 1991-1996”, en el que los autores presentan tres entrevistas realizadas en 1997 a funcionarios claves de la gestión en Economía de Domingo Cavallo: Horacio Liendo, Ricardo Gutiérrez y José Luis Tagliaferri.

A aquellos que nos interesa por igual el periodismo, la política y la historia (Decir por igual es mentir) este pequeño artículo nos está poniendo sobre la mano la punta de un hilo que se ovilla a los pocos centímetros en una maraña de nudos.

Llamalo a Clarín

José Luis Tagliaferri, subsecretario de relaciones institucionales y jefe del Gabinete de Asesores de Cavallo hasta 1996, cuenta en esta entrevista cómo se construyó la relación con los medios de comunicación y el papel que se le asignaba a la prensa gráfica, a los programas políticos de la televisión y a las radios.

“Quienes nos ocupábamos de la comunicación en Economía llegamos a establecer una relación muy franca con Kirschbaum, Van der Kooy, y después con Julio Blanck”, dice Tagliaferri, en referencia a los primeros años de la gestión de Cavallo y, específicamente, a la estrategia de comunicación del Plan de Convertibilidad.

Clarín, el diario “que mejor cobertura daba a la situación”, según su fresco análisis, porque esto lo cuenta a pocos meses de alejarse del Ministerio. Clarín “era y es el gran diario”, agrega a su descripción, sumándose (¿o inaugurando?) la máxima marketinera que el Grupo impondrá como sello distintivo.

“Nosotros tratábamos de tener una buena relación con el periodismo, más que con el dueño del diario. Cavallo, en cambio, hacía primar la relación con el propietario del diario y relegaba al periodista, que es, en definitiva, quien hace el diario”, confiesa Tagliaferri, evidentemente sin demasiados reparos.

El 20 de marzo de 1991, el Ejecutivo envía al Congreso el proyecto de reforma monetaria para tender la convertibilidad entre el austral y el dólar (todavía no se había transformado en peso).

El 21 de marzo, Clarín lleva esto a su tapa:

Dolarizan

El domingo 24 de marzo. Sí, el domingo 24 de marzo. El domingo 24 de marzo el matutino lleva a su tapa una entrevista íntima y exclusiva que le realizan al ministro Cavallo en su propia casa, en la que adelanta que el Austral pasará a llamarse “Peso” y que adelgazará unos cuatro ceros.

Clarin 24 de marzo de 1991

Clarin 24 de marzo de 1991 - Cavallo

La Conferencia de Cavallo

“La conferencia de prensa no sale en ningún lado”. Tagliaferri estructuró toda la política de comunicación sobre esta máxima.

“La construcción de la relación con los medios, y en particular con los periodistas, pasa por entender que un periodista profesional se prestigia si tiene una primicia”, dice el ex funcionario.

Y remata: “Por esta razón no era eficaz organizar conferencias de prensa. (…) la conferencia de prensa no sale en ningún lado. ¿Por qué? Porque si es noticia para todos, no es noticia para nadie”.

La realidad le da la razón: Capitanich todas las mañana se despacha durante largo tiempo y al día siguiente es apenas un recuadro de Página. O alcanza para calentar motores en los primeros turnos de los portales. La contracara es un desgaste absoluto, que erosionó su figura al punto que hoy las consultoras ya ni lo miden para 2015.

¿Será por eso que Clarín quería preguntar? Los periodistas que tienen más de 10 años saben que la conferencia desgasta el poder y licuan la información. Kirchner también lo sabía.

En este artículo de Gasió y Amadeo también se entrevistó a Horacio Liendo, secretario de Coordinación Legal, Técnica y Administrativa. Allí, los autores preguntan:

–          Para el lanzamiento del Plan de Convertibilidad, ¿se trabajó con el personal de planta del ministerio o con consultoras?

–          (…) no trabajamos con personal de planta ni se operó con consultoras. Cuando se trataba de lanzamientos de medidas importantes, el ministro Cavallo utilizaba un método de difusión muy interesante. Consistía en ir anticipando la información a diferentes grupos de interlocutores durante el transcurso de una jornada. Por ejemplo, se hacían reuniones con los economistas profesionales más destacados en las que el ministro o alguno de sus colaboradores exponía sobre las medidas a adoptar y sus efectos.

(…) El solo hecho de que se viera que economistas influyentes, legisladores nacionales, empresarios importantes y demás entraban y salían del Ministerio generaba, de por sí, mucha atención del periodismo. Este, por su parte, transmitía a la población que algo importante estaba ocurriendo. Por otro lado, el hecho de que los sectores citados conociesen bien los motivos, los detalles y los objetivos de las medidas del equipo económico, facilitaba mucho la campaña de difusión posterior. (…) el mensaje gubernamental penetraba mediante los que no eran funcionarios sino operadores económicos.

Si quisiéramos extender la lógica expuesta por Liendo… ¿Hoy, por dónde penetra el mensaje gubernamental, si las conferencias no salen en ningún lado?

47 Comments on “Kirschbaum, Van der Kooy, Blanck y la Conferencia de Cavallo”

  1. Muy valioso: cuenta cosas poco conocidas. Es importante sacar conclusiones para lo que viene de aquí en adelante.

  2. Si quisiéramos extender la lógica expuesta por Liendo… ¿Hoy, por dónde penetra el mensaje gubernamental, si las conferencias no salen en ningún lado?

    Cuanta verdad. Absolutamente en ningun lado salvo la cadena oficial, Pagina12, Tiempo Argentino, Veintitres, etc, etc, + 678,Futbol para Pto mas todas las radios y TVs incorporadas al oficialismo via negocios con los propietarios.

    1. esto se contradice con lo que repiten vos y muchos «el gobierno tiene el 70% de los medios» jajajajaja no pueden sostener una, ni una chango

      1. Vos sabes leer, o llamas al comite y te explican? Lo que digo es que el gobierno tiene mas que suficientes medios para hacer oir lo que quiera. Como se relaciona eso con tu comentario, no se. Lo que es cierto es que si algun comentario incluye jajaja, da verguenza ajena.

    2. Guillermo,

      Según IBOPE ninguno de los programas «oficialistas» tiene un rating comparable con Periodismo Para Todos con el sinvergüenza de Lanata, o el Noticiero del 13, o Radio Mitre, o Continental donde la única voz oficialista es la de VHM. Las otras radios están muy lejos de las mediciones de audiencia de estas dos. La Radio Pública hoy está 5ta. o 6ta.
      Si hablamos de medios gráficos, la tirada de Pagina 12 y Tiempo Argentino sumadas no alcanzan ni a la cuarta parte de la tirada de Clarín + La Nación.
      Cristina tiene que usar la cadena nacional para explicar lo que necesita explicar porque de lo contrario tergiversan sus palabras. Por lo menos de ese modo, aunque piensen como Mariano T que las cifras que da son falsas, podemos discutir las que ella muestra y no las que algún malintencionado dice que dijo.

      1. Una conferencia de prensa no va a impedir que conozcas lo que «ella» muestra, el tema es que sin conferencia a «ella» no se la contrasta con otros datos y todo lo que salga de su boca será manjar para lo hambrientos aplausos de la tribuna sin importar su veracidad. Entre la diaria y aburrida conferencia de prensa de Coqui Junco y la nula disposición de «ella» a ser contradicha hay una gran variedad de opciones para saber si nos están mintiendo, aunque la alternativa se reduce a si lo hacen poco o mucho.

      2. Lo que saco en limpio es que la no conferencia de prensa está mal y la sí conferencia de prensa es aburrida y no se banca. En resumen: ¡no, no y no!

      3. Gachi, si se hubiera descubierto la forma de hacer que la gente prenda la TV o la radio sin tener ganas de oir lo que va a oir, alguien haria una fortuna colosal. Los canales o las estaciones no atraen gente porque les gusta la senal, o porque se les atranca el remoto en ese numero.Cuando haces zapping, paras en lo que ves que te interesa. Lo que decis puede haber tenido cierta posibilidad de ser cierto cuando habia muchos menos medios que ahora.

        Si el mensaje de Pagina12 o Tiempo Argentino tuviera el interes que tiene el de La Nacion o Clarin para la gente que es lectora de diarios, P12 o TA venderian mas que La Nacion.

        El kirchnerismo gano elecciones al galope con ‘todos los medios en contra’ en version kirchnerista, ahora se esta cayendo con ‘todos los medios en contra’, aunque cada vez hay mas presencia oficial en los medios. Si necesitan convencerse de que la caida es por maldad de los medios y no por ineptitud propia, fenomeno, pero no es cierto.

      4. Es que el mensaje tiene que tener algo de credibilidad para ser interesante. Cuando es el cuentito rosa de siempre, aburre. Durante las cadenas de Cristina el encendido baja mucho, y aumenta el rating de los cables.

      5. Raúl C., repito que entre el soponcio de Coqui y el stand Up de «ella» hay una gran variedad de alternativas. No creo que lo dicho se pueda interpretar como lo haces vos con un: «¡no, no y no!»

      6. Eso…tiene razon esta chica, cierren los medios que no sean oficilistas asi la gente no tiene alternativa de ver algo que le resulte mas interesante y listo.
        Gracias por tanto!!!

      7. Yo no miro las cadenas de Cristina porque me da el ataque de caspa.

        Me pasaba lo mismo cuando Menem era presidente. Sin embargo hoy miro sus discursos (post desastre) como una mezcla de humor provinciano y viveza criolla.

        Seguramente me pasará algo parecido con Cris cuando no sea más presidente (post desastre): una especie de Tato Bores femenina del siglo XXI. Será para matarse (literalmente) de risa.

    1. Es que esto es realmente sensacional. Cavallo buscaba la mejor manera de presentar informacion favoreciendo a su gobierno, creando relaciones con periodistas. Eso es algo inaudito en cualquier lado, solo regimenes de herederos de dictaduras monstruosas (oops, no, estaba en un gobierno peronista) harian semejante cosa.

      Imaginate, esta pobre gente no solo no tiene ninguna tecnica de presentacion de informacion, no las usarian porque ellos esas cosas no las hacen. Como dice el lamento que cierra esta dramatica revelacion, tampoco tienen donde poner la informacion, nadie se entera de sus mensajes.

    2. Politico, si el post fuese sobre el hecho de que los politicos tratan de que lo que van a hacer sea presentado desde el mejor angulo posible, y por lo tanto manejan primicias buscando periodistas que les sean favorables, seria como hacer un post sobre el hecho que el sol sale por el Este, o que el tiempo pasa tan rapido.

      Pero estamos en este blog, con gente que hace posts desde una posicion muy definida, con intenciones muy especificas, tratando de voltear lo que se pueda de las que no esten de acuerdo. Para aclarar esto, antes de que tus correligionarios vuelvan del fin de semana largo y empiecen a los gritos, Cavallo me merece un poco mas de respeto que Menem, lo que no es decir mucho. Pero me parece lamentable tratar de hacer una montania de un mani.

  3. Radio 10 lideró la audiencia de AM durante 20 años, con su mensaje medio facho y todo, Mitre nunca la pudo desbancar del 1er lugar, bastó que pasara a manos de Cristobal Lopez para que inmediatamente perdiera el liderazgo, se fueron sus periodistas estrella porque no querian seguir un libreto y el grupo Clarín chocho de la vida se quedó con los periodistas y con el nro 1.

    El kirchnerismo atrasa 50 años en su relación con los medios, piensan que pueden hacer lo mismo que en Santa Cruz, pero eso no funciona en los grandes centros poblados donde existe verdadera competencia.

    El público tiene un olfato para detectar la propaganda, nadie quiere pagar un mango por la propaganda y el periodismo militante lo es, solo lo podes ubicar en el futbol para todos o regalando El Argentino que es como leer Pravda o Gramma.

    Escuché durante años a VHM , tiene la mejor producción y siempre procuró entregar un producto de nivel,pero desde que se hizo militante oficialista su programa es insoportable: largas peroratas todos los dias contra Magneto o los Saguier, lecturas de 20 o 30 minutos ininterrumpidos que son imposibles de seguir por radio (me imagino que sus productores se volverán locos), por otro lado la sensación de vivir en un paraiso ,de solo buenas noticias y la defensa irrestricta de todos los funcionarios, en resumen, un coctel imposible de tragar para cualquier oyente medianamente neutral.

    1. Mmm medio flojo el comentario. ¿Cuál era el olfato del público para detectar propaganda cuando se hacían eco de los delirios «nacionalistas» de Galtieri en Malvinas? ¿Y con las películas de Hollywood? ¡Un olfato bárbaro!

      1. El «público» no tiene demasiado olfato, ni durante la dictadura ni durante los populismos. Con alguna diferencia a favor de los regímenes republicanos.

        Más aún en este populismo K. que lleva más de 10 años de exponencial aumento de la ignorancia.

        «Con el que te jedi mirando al norte»…

  4. Se me ocurre citar a Kaufman como para enriquecer el posteo. Obviamente saldrán trolls a entorpecer el intercambio. El artículo es de 2008, pero lamentablemente tiene mucha vigencia:
    http://www.rayandolosconfines.com.ar/reflex75_kaufman.html

    «¿A qué se debe la discrepancia entre los militantes políticos Néstor Kirchner y Cristina Fernández y los medios hegemónicos de comunicación? Néstor Kirchner actuó como actuó en su hora respecto de los derechos humanos. Lo que hizo no estaba en las expectativas de ningún sujeto social ni político del espectro democrático, progresista ni de izquierda. No avisó que iba a hacer lo que hizo. Sin duda, para poder hacerlo. No hubo conferencia de prensa. Pero la sorpresa tiene un costo político. En el triunfo es bienvenida, en la derrota se recuerda amargamente la falta de participación consensual. Los avances de Alfonsín en ese sentido habían sido anunciados en su plataforma electoral. No así los de Kirchner.
    ¿En qué posición quedaron la prensa y los medios hegemónicos en relación con el nuevo escenario que las políticas públicas de derechos humanos del kirchnerismo instalaron en la Argentina de la postdictadura? ¡Quedaron en evidencia! Ahora ya no se trata de unos imposibles juzgamientos de perpetradores que se seguirían implorando por toda la eternidad. En este nuevo escenario aquello que consiguió silenciarse durante este último cuarto de siglo podría hacerse visible: que los medios de comunicación de la dictadura, sus líderes empresariales, periodísticos y del entretenimiento no han cambiado, son los mismos, permanecen en sus puestos, dictan las agendas mediáticas y las modalidades comunicacionales, consiguieron homologar el horror exterminador con toda clase de acontecimientos de diferente orden. Educaron a varias generaciones de jóvenes audiencias en la idea de que arrebatar una cartera en la calle merece la pena de muerte pero haber perpetrado desapariciones y torturas es un asunto opinable. Que los derechos humanos son algo del pasado. Cooptaron a intelectuales progresistas para que escriban y comenten sus biografías personales e institucionales y los absuelvan de sus complicidades, acciones y omisiones en la dictadura.
    Lo que tenemos que discutir en la Argentina, si nos creemos las palabras que solemos intercambiar sobre las instituciones democráticas, es el estatuto ético-político de las prácticas de la prensa y los medios de comunicación. Ese estatuto no depende solamente de declaraciones y normas fundadas sobre acontecimientos anecdóticos, por graves que sean en sí mismos. El procedimiento de la «carta robada» oculta lo aterrador confundiéndolo con otros acontecimientos –dramáticos– que, aisladamente, justifican diversas preocupaciones y demandas políticas. En estos veinticinco años se han acopiado cada uno de los eventos dolorosos, accidentales o criminales noticiables de distinta índole como modalidades de ocupación excluyente de las agendas. Hoy no se usan en general la censura ni la mentira flagrante sino la transparencia, la omisión y la sustitución.
    Los actores mediáticos de la dictadura quedan en evidencia porque ya no hay tantos otros culpables sin nombrar. Innumerables archivos de toda índole atesoran sus crímenes simbólicos y políticos. Es por ello que gritan tanto en el espacio público y ajustan en privado las tuercas sobre los trabajadores de prensa, para que el pasado que a ellos concierne se mantenga en el olvido. No tienen como rehenes sólo a los trabajadores de prensa, sino también a gran parte de los actores políticos y culturales que dependen de los medios para mantenerse en los espacios comunicacionales. ¿Conferencias de prensa de los presidentes? ¿Cuáles, las de Bush padre o Bush hijo? En los instantes previos a la conferencia de CFK algunos periodistas los recordaban en cámara. Podrían haber mencionado que la frase más horrorosa de Videla sobre los desaparecidos fue pronunciada en una conferencia de prensa.
    Hay que discutir las agendas mediáticas, eludir las divisiones binarias tan establecidas, seguir luchando por la memoria y por los relatos, como casi siempre. Sólo un debate semejante podrá emanciparnos de la prensa de la dictadura».

    1. Tenes toda la razon sobre la atroz conspiracion de silencio sobre la dictadura, Rodrigo. Yo hace anios que pregunto quien fue Secretario de Accion Social en Santa Cruz de 1976 a 1983, y es imposible encontrar la respuesta. No se puede acceder a los documentos, los diarios no lo dicen, nada. Una verguenza.

      1. Obviedad: el contrapoder hegemónico no nace con el kirchnerismo, ni muchísimo menos. Existe desde que existe el poder hegemónico. Lo que ha dicho Kaufman en algún otro sitio es que la hegemonía mediática actual se instaló principalmente en la dictadura. Kafuman dice que la industria del entretenimiento que surge por esos años tenía por función distraer a la población de los gritos de los torturados, y de las sirenas de los falcons verdes que atravesaban las ciudades desapareciendo gente, y de los gritos de las parturientas de los campos de concentración. Esa operación de distracción, para Kaufman, no tiene antecedentes, y fue realizada por un establishment de prensa y entretenimiento QUE ESTÁ INTACTO. La hegemonía mediática es ese establishment de la prensa y de la industria del entretenimiento. Acá está el link donde dice lo que yo resumo:
        http://www.youtube.com/watch?v=6M1CdIDSHBs

        El odio que suscita el kirchnerismo en buena parte del establishment es, a mi juicio, por BUENAS RAZONES, más allá de las cagadas, retrocesos, actos de corrupción o agachadas de tal o cual dirigente. Respecto de lo que falta por hacer, el kirchnerismo es muchas veces tibio. No se trata de ninguna revolución. Imagináte si fuera realmente revolucionario. NO tendría chance de durar ni diez minutos.

      2. Estimado ROdrigo. Sospecho que hablás de una época que no viviste y por ende no entenderías. Al menos epidermicamente al como la experiencia de primera mano te lo da.
        Cuando ocurrió lo de malvinas la gente supo exactamente de quyé se trataba y no le importó exaltada como estaba por la gesta patriótica de recuperar las islas.
        Vos me traés esa panfleteada de kauffman. hubiera bastado un link o citar alguna idea saliente de el. COmo tu ultimo post es harto suficiente. Y es harto tendencioso. Yo por aquella ya a los doce años sabía lo de las detenciones desapariciones y torturas con picana. Porque había medios como Humor que lo denunciaban en ese entonces. Ellos hablaban de «leer entre líneas» Y yo ROdrigo, crecí leyendo entre líneas no entendía que decían cuando hablaban de censura y de leer entre líneas… Crecí inmersa en eso.
        Leíamos mucho, nos leíamos todo porque no existía aun la globalizacion de las comunicaciones.
        Todos percibimos rápddamente la degradacion de las revistas su poca calidad y su farandulización. Que llega hasta hoy de la cual es su máxima expresión nació por el 77-79. Antes una revista era una obra periodistica y periodismo se escribía con mayúsculas. Pero eso surgió cmo respuesta al vacío que dejó el la persecucion ideológica y la paranoia. Un poco como lo que ocurre ahora que el gobierno desato una caza de brujas mediatica. No podes hablar de política porque un militar te llama, no podés hablar de economía porque molesta a alguien.¿De qué vas a hablar? Por eso prolifera intrusos y ese tipo de espectaculos, es hoy por hoy la unica zona libre de conflicto.

        O al menos lo era antes de futbol para todos y Tinelli metido allí.

        mentime.. ——> marthita ©

  5. No había oído el disparate de ‘la industria del entretenimiento’ creada a efectos de distraer, etc. Supongo que es parte de la limpieza que tantos tienen que hacerse a si mismo despues de algo como la dictadura: yo no vi, yo no sabía o, mucho mejor aún, ‘me distrajeron’, eso pasó pero yo no lo ví, estaba mirando tele. Ya hay alguien aqui que se pasa tronando contra la dictadura, pero segun él no se enteró de lo que había pasado realmente hasta 1983. Desde mi experiencia de la época, todo el mundo ‘sabía’ lo que estaba pasando. Que no se quisiera asumir, que no se quisiera o pudiera criticar, no es lo mismo que no saber. Y me parece francamente descarado hablar de ‘industria del entretenimiento’ creada para silenciar los gritos, etc, cuando no hay problemas en hacer asados en la ESMA y planean shows son et lumiere in situ. Crear una industria de entretenimiento en base al horror y el dolor me parece igualmente repugnante.

    Tampoco sé que querés/quiere decir con lo del establishment de prensa que sigue ‘intacto’. Si validaba el gobierno militar en 1976, mal puede hacerlo hoy. Si entonces tuvo un rol en ocultar la acción del gobierno, hoy día el principal agente de ocultamiento de hechos de gobierno es el gobierno mismo. Me parece que tenés los pocos años como para embelesarte con una serie de pronunciamientos bombásticos. A la edad de Kaufman da un poco de verguenza ajena.

    1. La visión de Kaufman no es «conspiranoica». No confundas a Kaufman con Lilita Carrió. Se sabe que la cuestión no es lineal ni hay un Lex Luthor moviendo los hilos. Leer lo que puse de esa forma es trivializarlo.
      Por lo demás, creo que o no entendiste lo que puse o el desacuerdo político es tal que sólo podemos hablar en paralelo.

      1. Rodrigo, no hablemos de Kaufman, evidentemente no vamos a estar de acuerdo. Con respecto a ‘no entendiste lo que puse’, es bastante usual en este blog comentar eso frente a una lectura distinta o crítica del texto publicado. Tambien puede haber dos maneras de ver el mismo tema.

        Estamos hablando de dos cosas. La primera es puntual, el tema de los medios y lo que la gente sabía o no sabía durante la dictadura. En cualquier sistema represivo de la prensa, los medios hablan de boludeces, porque si hablaran de lo que pasa con veracidad los cierran. Es lo que pasó durante el peronismo 46/55, y de ahi con los gobiernos militares hasta el 83, con pausas durante los gobiernos de Illia o Frondizi. Es parte de tu argumento que los medios fueron ‘cómplices’ de la dictadura, como tambien se habla ahora de la complicidad económica de las empresas.

        Ya te mencioné el hecho de que desarrollar la actividad comercial/profesional que se tenga bajo una dictadura no puede ser un delito, salvo si incluye instigacion o participacion en los crímenes de lesa humanidad. Quien comerciaba con el estado lo siguio haciendo, de la misma forma que toda la administracion pública siguió en su lugar, no hubo miles de renuncias. Me parece ridículo hacerle juicios a empresarios por haberse beneficiado económicamente en forma corrupta durante la dictadura, pero no hacerselo los que hicieron lo mismo con Menem o los Kirchner. Si Alicia Kirchner y tantos más en todo el país siguieron en sus puestos públicos con Videla, no sé con que base se sanciona que otros hayan continuado su actividad en relación con el gobierno. Seguro que hubo corrupción, como la hubo despues y la sigue habiendo.

        El tema de fondo de todo esto es: cual es la mejor forma de salir adelante despues de una dictadura asesina. Se puede opinar que hay que sancionar no sólo a los responsables y ejecutores de crímenes, sino a cualquiera que haya tenido algún rol de alguna significancia en el funcionamiento del país durante esos años. Esa es posición que parece ganar cada vez mas fuerza en el oficialismo. A mí me parece una receta para el desastre, negociados y manejos políticos, Preferiría una situación en que se sancione a los culpables de delitos de lesa humanidad, sin entrar en cazas de brujas. Ningún país puede funcionar escarbando el pasado como hábito, y validación del presente.

      2. Mirá, Guillermo:

        Cuando estos estén caídos, mencionar a los K hará, al igual que con Menem, tocarse el huevo o la teta izquierda.

        Con la diferencia que, dada la inédita corrupción en democracia, nos parecerá un sueño en el que casi todos vivimos distraídos…

        Pero quedarán mil nombres Kirchner, y tal vez alguno que otro Menem post mortem.

        Es solo cuestión de esperar un tiempo.

    2. Callese David. QUe todavía el sueño., digo la pesadilla no terminó. Mire que dicen que Los k se están haciendo nombramientos de jueces por centenares y planean copar el congreso. Yo creo que el kircherismo se ha ha vuelto tan exitoso en su manejo del poder que quizás finalmente hasta se lleve puesto al peronismo.

      1. marthita, nada se lleva puesto al peronismo en Argentina, ES la Argentina. En cinco anios va a ser mas facil encontrar un transexual por la calle que un kirchnerista.

      2. Creo que ambos, marthita y guillermo, tienen razón: peronismo y kirchnerismo serán aliados para garantizar el populismo durante otros 100 años mínimo.

        Creo que el kirchnerimo es la versión «posmo» del justicialismo más arcaico.

        Y serán todos felices…

  6. Uf, qué aburrido.

    Parece que la militancia solo trabaja cuando no es feriado…

    No digo que sea rentado, ¡Válgame Dios!

  7. Jeje, en buena medida lo puse a propósito, como para provocar. Sabía que iban a llover los comentarios de Guillermo, David y otros. Tiene razón Raúl C., cuando dice que cada vez que se toca el tema Clarín, medios o dictadura, saltan inmediatamente.

    1. Rodrigo:

      Me hiciste pisar el palito, muy inteligente.

      Es que cualquier populismo puede desembocar en dictaduras. Con o sin Clarín. O Página 12.

      O las cadenas nacionales (tanto peores cuando más estúpidos son las razones). Todos me hacen «saltar»…

      Ojo con los huevos de la serpiente: siempre es mejor pisarlos a tiempo (con las armas de la Ley, ¿la suela del zapato?)…

    2. Otrosí digo, Rodrigo:

      Además de Clarín, medios y la dictadura, te paso algunos otros temas que (también) me hacen «saltar»:

      Populismo, demagogia, corrupción, ineptitud, latrocinio, Perón, peronismo, Cámpora, La Cámpora, Partido Justicialista, Barones del Conurbano, Gobernadores feudales, Menem, Insfrán, Capitanich, Cavallo, Jaime, Shocklender, Hebe, Indec, paco, villas, «cocinas», inseguridad, complicidad de los poderes públicos, Recalde, abolicionismo, Zaffaroni, puertas giratorias, asesinatos en ocasión de robo, barrabravas, hinchadas argentinas, vatayones, capitalismo de amigos, subsidios, D´Elia, Quebracho, Firmenich, Timerman, 678, VHM, Malvinas, Milani, Servicio Militar Obligatorio, Massa, Moyano, Sciool, Oyarbide…

      Bonus track: Macri, Binner, Lilita, Sanz, Stolbizer…

  8. Daddy, veni,me quede sin argumentos!…

    Rodrigo, con ese nombre tan paquete de nene de country, haciendo juego con tu fervor revolucionario de zona Norte, te sugiero te apoyes en Silenoz. Te va a tener mas simpatia de clase.

  9. “The single story creates stereotypes, and the problem with stereotypes is not that they are untrue, but that they are incomplete. They make one story become the only story.” (Chimamanda Ngozi Adichie)

    Creo que con esa frase podemos estar todos más o menos de acuerdo, y que se aplica a cada uno de nosotros. No tengo ganas de multiplicar más las chicanas. Acordemos en que estamos en desacuerdo y listo el pollo:
    https://www.youtube.com/watch?v=4gH5oB1CMYM

    1. La frase es preciosa. Lastima que no la uses para vos mismo. Jamas te he leido decir nada que no sea una exaltacion del Manual del Militante K, tomo 1, dentro de la linea esencial al kirchnerismo de que solo el relato es verdad, y cuando se te dan argumentos contrarios a lo que decis, o no se te entiende porque el lector es torpe o malintencionado, o agente de la dictadura.

      1. No me gasto tratando de ser «más lúcido» que ustedes. No hay porqué presumir de falta de entendimiento cuando lo que hay es, fundamentalmente, desacuerdo político. Es tan simple como eso.
        Guillermo: vos querés que en la cloaca de Clarín, La Nación, Perfil y muchos medios más, se critique al kirchnerismo. Y que en un blog kirchnerista, se defenestre al kirchnerismo. Es una maravilla. A mí hay muchísimas cosas que me molestan del kirchnerismo, pero cuando leo a algunos antikirchneristas, me kirchnerizo, jeje. Más allá de que «los enemigos de mis enemigos no son mis amigos», como alguna vez tiró Caparrós. Entiendo que la realidad es más compleja y etc. Y sin embargo, me gusta torcer la vara para el lado contrario a los antikirchneristas emocionales. Lo hago más por deporte que por amor a la verdad.

      2. Para alguien que habla de desacuerdo politico, tenes una tolerancia muy bajita para cualquier comentario que no sea una loa a lo que vos estas de acuerdo con. El desacuerdo es eso, no coincidir. Porque Clarin, La Nacion, Perfil, son ‘cloacas’, pero P12 o Tiempo Argentino no, lo sabras vos. Son exactamente lo mismo, promueven una vision de los hechos desde su punto de vista.

        Yo no pretendo que un blog kirchnerista se defenestre al kirchnerismo. Pero en una situacion que, desde el poder, se lo usa en forma vergonzosamente partidaria, de Futbol para Todos a las barbaridades cantadas en la Casa de Gobierno, a las mentiras amplificadas por cadena oficial, me parece mas relevante criticar en un foco kirchnerista que en La Nacion.

        Tu problema es que te molesta la critica, no es mas complicado ni original que eso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *