Nuestras asignaturas pendientes

 

Reproducimos esta nota del Chino Navarro publicada el sábado en Perfil:

El crimen de Mariano Ferreira en Barracas o del hermano qom Sixto Gómez en Formosa y los sucesos de Villa Soldati, con la trágica consecuencia de tres muertes, tienen un denominador común: ponen dolorosamente sobre la mesa las asignaturas pendientes que debe afrontar nuestra democracia para seguir consolidando un modelo de crecimiento cada vez más equitativo.

Si la muerte de Mariano nos puso ante el problema del trabajo en negro y la precarización laboral, el presente conflicto muestra la desesperante situación de miles de familias, del interior de nuestro país o de países limítrofes, que vienen a la gran ciudad, consiguen trabajo, acceden a la educación y a la salud pero viven la desesperación de no tener vivienda ni poder afrontar los altos alquileres que deben abonar para conseguir morada.

Está claro que el Gobierno de la Ciudad no supo cuidar el predio, tiene al frente a una persona que además de racista y xenófoba, es esencialmente inepta para manejar una situación como la que desató y ha conformado una fuerza policial que parece más dedicada a generar y agravar conflictos que a solucionarlos.

Si desde la llegada de Néstor Kirchner a la presidencia pudimos salir del infierno y conseguir logros que eran inimaginables, fue porque recuperamos la confianza en nosotros mismos y desde su liderazgo afrontamos los problemas y encaramos su solución con inteligencia, decisión y firmeza.

En siete años revertimos la tragedia de la desocupación, recuperamos los ingresos de los trabajadores y de los jubilados y afrontamos con políticas activas el problema del hambre y la miseria. Son tres aspectos en los que aún queda tarea por hacer, pero en los que este gobierno estableció un piso de dignidad respecto del cual es impensable retroceder. Pero a su vez, entre nuestras asignaturas pendientes existen tres cuestiones que deben estar en el centro de la agenda a afrontar de manera impostergable:

– Las distintas formas de precarización del empleo (desnudadas con el crimen de Mariano Ferreira).

– El grave desafío que nos plantean los pibes que ni trabajan ni estudian.

– Los problemas de tierra y vivienda que padecen nuestros hermanos más humildes (como ha quedado de manifiesto en Villa Soldati y en Formosa), que en el caso de la zona metropolitana y en las grandes urbes se expresan en cientos de miles de personas que viven de su trabajo pero no consiguen regularizar la situación dominial del lugar que habitan o, lo que es más desesperante, no poseen ingresos suficientes para conseguir vivienda digna.

El tercer problema requiere políticas activas de regularización dominial y de acceso a la tierra y a la vivienda mucho más amplias y agresivas que las sostenidas hasta el presente.

Estoy convencido de que el Gobierno nacional va a redoblar esfuerzos para garantizar una oferta de créditos para la vivienda (así como para su ampliación y refacción), subsidiando las tasas para que sean realmente accesibles para las familias trabajadoras.

Pero además, necesitamos un millón de lotes para los diferentes sectores sociales, para que accedan a ser propietarios en el lugar en que viven y trabajan, equipados con servicios básicos como agua, luz y calles con cordón cuneta, que puedan ser adquiridos a precios cercanos a los 15 mil pesos, otorgándoles financiación a las familias con el propio bien como garantía del crédito. Así aportaremos a la conformación de barrios heterogéneos, lo que también va a ser positivo desde el punto de vista de la seguridad y de la integración comunitaria.

Por supuesto que mientras tanto, es imprescindible una previsión seria de las situaciones de conflicto, sabiendo de antemano que las expresiones políticas de derecha se dedicarán a complicar la situación. No podemos darnos el lujo de permitir que se genere terreno fértil a la xenofobia y el racismo que desgraciadamente se albergan en muchísimas personas.

Delimitar responsabilidades es necesario pero no suficiente. La presidenta Cristina Fernández lo demuestra dando la cara y afrontando día a día la resolución de los problemas. Así lo hizo al crear el Ministerio de Seguridad y poner al frente a alguien de la integridad de Nilda Garré, de tarea ejemplar en el Ministerio de Defensa, que va a transformar la Policía Federal para que se comprometa efectivamente con la democracia y no tenga comportamientos lamentables como en el Parque Indoamericano.

Desde el liderazgo de Cristina, debemos sostener y fortalecer la iniciativa redoblando nuestros esfuerzos y convocando a todas las personas de buena voluntad a encarar estos tres grandes desafíos, esenciales para profundizar el camino iniciado en 2003.

Foto.

About Artepolítica

El usuario Artepolítica es la firma común de los que hacemos este blog colectivo.

View all posts by Artepolítica →

13 Comments on “Nuestras asignaturas pendientes”

  1. «…asignaturas pendientes»
    «…seguir consolidando un modelo de crecimiento cada vez más equitativo»
    «…pudimos salir del infierno y conseguir logros que eran casi inimaginables»
    «…afrontamos los problemas y encaramos su solución con inteligencia, decisión y firmeza»

    No señores.
    No se trata de que los ex-pobres tengan garantizada la educación universitaria.
    Ni que reciban salud de excelencia.
    Ni de que la policía se dedique a prevenir el delito.
    Ni de tener protagonismo internacional como potencia económica.

    No señores:
    Se trata de «los chicos que no estudian ni trabajan»
    De los pobres que no pueden acceder a vivienda digna, a pesar de «tener trabajo»
    De que la policía no mate.
    De que no haya guerra entre pobres.
    Del empleo precarizado de la mano de burócratas sindicales aliados al gobierno.
    De la disminución de la calidad educativa.

    ¿Y todo esto luego de comprobar (una vez más) que Dios es argentino y que «con dos -en realidad muchas más- buenas cosechas nos salvamos»

    Entonces, muchachos, no es lo que nos «falta» hacer sino lo que «tenemos que empezar a hacer»
    ¡Un poco de humildad discursiva, por favor!

    1. Humildad discursiva: ¿y por casa cómo andamos, somos héroes detrás de la computadora?. Voten a Ricardito muchachos y van a tener todo lo que desean

      1. Me siento más cómodo detrás de la computadora que mintiéndole a la gente.
        La última vez que voté por un Alfonsín fue antes de semana santa.
        Saludos.

  2. Bueno, el mismo tema se estaba debatiendo (poco) en: http://artepolitica.com/comunidad/accion-social-y-la-fabrica-de-capitalistas/
    Por fin llegó a ser «nota de tapa» como asignatura PENDIENTE.
    Y miren que la vivienda no es algo que se dé en segundo o tercer lugar de importancia (después de tener un hospital, un colegio, un empleo), sino PRIMARIA (porque sin vivienda alguna asegurada te enfermás más, dejás de mandar a los chicos al colegio para «que generen plata», y si no te rajan del trabajo por bajar el desempeño te dejás negrear en cualquier cosa con tal de conseguir el mango para pagar la piecita).
    Y con los que «no trabajan ni estudian» (alias de una buena manga de chorros y vividores de la familia), la solución debe ser inmediata y no esos planes en el aire para tenerlos varios años estudiando cuando no logran meterlos ni media hora en un aula -en otras palabras, no apuntar ni a nivel universitario ni teórico, sino a ocupaciones prácticas de salida laboral que deberá estar ASEGURADA en el PRIMER EMPLEO por el Estado y NO bajo la forma de una pasantía pedorra (mejor dicho, hay que cambiar el régimen explotador de las pasantías y «ad honorem» y que sea nuevamente un puesto de «aprendiz» sin límite de edad, que las empresas deberán tener como OBLIGATORIO un porcentaje de sus puestos dedicado a ello, y pagos como un trabajo ORDINARIO, pagando una parte el empleador y la otra el ministerio de trabajo, y con duración de seis meses renovable por buen desempeño por el máximo de un año). ASegurar así entonces una educación BÁSICA (y no castillos en el aire, ni que salgan leyendo a Horacio Gonzalez) y una salida al trabajo de gratificación inmediata y efectiva que les cambie el horizonte de futuro y los saque de su hábitat de «la esquina», porrito y birra, y picadito en la plaza (cuando no, salir de caño al chino para financiar la merca o las salidas y los chiches como el celular).

  3. Como se plantean las cosas,parece una foto,invito a ver el desarrollo de la serie,en la pcia de bs as, que yo recuerde en materia de vivienda social no hubo desde el gobierno de Peron, hasta aqui una politica de viviendas con urbanizaciones de villas inclusive, mas activa,cuadruplica la de los ultimos 30 años, del 2005 en adelante son un promedio de 15000 por año,se podra decir que no alcanza,estoy de acuerdo, pero la tendencia es innegable,y vale para cualquier partido oficialista u opositor.La experiencia de villa palito en Matanza es un buen ejemplo de gestion conjunta entre ong y estado.

  4. Si el diagnostico es equivocado o solo parcialmente correcto, es imposible que soluciones nada.
    Por ejemplo, sostienen que la muerte de Mariano Ferreyra está relacionada con la «precarización del empleo». No me malentiendan, en este país del «pleno empleo» (como dice uno de los firmantes del panfleto) la subocupación y la informalidad son un problema grave. Pero a Ferreyra lo mató una patota sindical de la mafia que tienen enquistada – hace décadas – en el movimiento.
    Y así van a matar otro pibe en el futuro. Porque al final ellos no lo mataron, lo mató la falta de buenas condiciones de trabajo.

  5. que raro que todavia haya tanta pobreza porque segun Artemio con la asignacion por hijo «volviamos a 1973″…

    buen post.

  6. La justicia está buscando al que apretó el gatillo, tal vez lo encuentre y tal vez encuentre a quien lo mandó, tal vez serán condenados e irán a prisión. Que Ferreyra haya sido asesinado en una protesta contra la tercerización laboral, significa que hay quienes están dispuestos a matar en defensa de estas formas de explotación.

    Del mismo modo es el problema de la vivienda el que subyace la toma de predios, mas allá del accionar interesado de punteros y activistas varios. Pero nuevamente son personas de carne y hueso quienes efectuaron los disparos fatales.

    Aparte de separar preventivamente a los jefes policiales intervinientes, mientras se investiga su responsabilidad, es poco lo que se puede hacer en un estado democrático. A menos que Francisco quiera hacer justicia por sus propias manos. Pero esa película ya la vimos.

Responder a m Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *