Reforma y contrarreforma: quién ataca a Dilma y por qué

Dilma_Rousseff_no_Castelão

 

Traducimos a los ponchazos y reproducimos esta nota del politólogo Marcus Iannoni publicada originalmente en el diario Jornal do Brasil.

Desde el año 2003 , con Lula, Brasil ingresó en la fase más importante de su historia. Por primera vez , los cambios modernizadores se producen no sólo en un contexto democrático , ya que esto también ocurrió en el período entre 1946 y 1964 , pero sobre todo en un ambiente político en el que las organizaciones efectivamente propias de los trabajadores, empezando por el PT y la CUT son parte de la dirección del proceso de cambio social. Dilma continuó los cambios iniciados por Lula, pero ha sido objeto de diversos ataques . ¿Quién ataca a la presidente y por qué lo hace? La respuesta requiere la identificación de los intereses en disputa y los actores involucrados.

Todo proceso de desarrollo se apoya en coaliciones. Fue así que desde el mercantilismo, la política económica implementada durante las revoluciones de las Revoluciones Inglesas del Siglo XVII (Puritana y Gloriosa), que condujeron a Inglaterra a la revolución industrial pionera y condición de la principal potencia mundial en el siglo XIX, pasando por la coalición bismarckiana, que industrializó a la entonces atrasada Alemania. En Inglaterra mercantilista la coalición involucró a los grandes propietarios de tierra y a la clase media urbana-comercial, incluyendo a los intereses financieros . En Alemania , la alianza fue entre las élites civiles y militares de la burocracia del gobierno, los grandes terratenientes y la burguesía industrial naciente. Los ejemplos continúan en el siglo XX: las experiencias de los estados desarrollistas del este de Asia , en los cuales a grosso modo en un primer momento, las coaliciones unieron a la burocracia gubernamental y a los los empresarios. Los regímenes políticos (democracia , autoritarismo , fascismo) tienen mucho que ver con las alianzas y las relaciones de fuerza en el transcurso de esos procesos. En tres casos principales mencionados  un claro perdedor fueron las relaciones agrarias precapitalistas, feudales, señoriales en el campo, los intereses de uso de suelo no capitalistas. Por otro lado, un ganador fue el interés industrialista de la burguesía. Cada transformación social , como es el caso de la revolución burguesa implica luchas entre clases y fracciones , resistencias de cambio social contrarrevolucionaria , progresiva y regresiva, de reforma y contra- reforma, finalmente, contradicciones.

En el Brasil de hoy , después de dos décadas perdidas (1980 y 1990) , la crisis de las políticas neoliberales – implementadas como alternativa al desarrollismo nacional en bancarrota – y la existencia de PT, de la CUT y de otras organizaciones populares y partidos como MST, UNE, PCdoB etc, presentes en la escena política desde el retorno a la democracia , ensayaron la victoria de Lula y el cambio en la relación de fuerzas. Las políticas del gobierno , no sin dificultades y contradicciones , comenzaron a perseguir a la inversión en capital productivo, la generación de empleo e ingresos, y la lucha contra las desigualdades y la exclusión social, este último a través de una amplia gama de políticas , tales como el aumento del salario mínimo , Bolsa Familia , RALLY , PROUNI , Mi Casa Mi vida, Luz para Todos, Territorios de la Ciudadanía, más médicos, Pronatec y así sucesivamente. De hecho, Lula y Dilma implementaron políticas de reforma, con base en una coalición entre el capital productivo y el trabajo asalariado. Pero a la reforma se oponen a las fuerzas de la contra-reforma.

En la campaña electoral de 2002 y el comienzo de su mandato, Lula fue víctima de una serie de prejuicios por su origen social pobre y nordestino, por no tener un título universitario, por no hablar inglés, por su posición ideológica (PT ), etc. Los logros de su gobierno , su gran popularidad y la reelección, hasta el punto de ser considerado un mito de la política, hicieron que la cara más visible de este prejuicio todavía existente, dé marcha atrás. Pero ahora, en 2014 , cuando habrá nuevas elecciones y pueda existir un cuarto mandato gubernamental – social para el desarrollo, la artillería se dirige contra Rousseff, quien en la campaña de 2010 , ya había sido bombardeada con la imagen sesgada que sería un «poste» de Lula. El mayor perjuicio es contra el PT.

¿Cuál es el ejército de la contra-reforma que atacó a Lula y ahora ataca a Dilma? En primer lugar, son los rentistas que invierten en activos financieros, incluyendo (pero no sólo) los bonos del gobierno, que están indexados a la tasa de interés preferencial, la Selic. Si en los años de Cardoso la tasa Selic promedio fue superior al 20% , se redujo al 15 % en los años de Lula y el 10% con Dilma. Es decir, en el balance de situación, la especulación con el Tesoro Nacional perdió terreno, aunque todavía es muy fuerte, ya que, a pesar de la crisis que el neoliberalismo ha provocado , en 2008 en la economía internacional, los intereses de la financiarización todavía tienen bases estructurales en el capitalismo nacional y mundial, debido principalmente a la globalización financiera , que mantiene el libre flujo de capitales y se opone a los mecanismos de control y regulación. Brasil también se inserta en el circuito de la valorización del capital financiarizado y especulativo. Las acciones de Dilma buscando implementar gradualmente una política macroeconómica más favorable al social-desarrollismo, empezando por un mayor alineamiento del Banco Central con los objetivos de generación de empleo y salarios, aunque sin dejar de lado el control de la inflación, movilizan la ira de los rentistas y sus aliados en los medios de comunicación y en los estratos de la clase media ideológicamente aferrados a las ideas neoliberales e individualistas.

Además de los rentistas , los medios y estratos neoliberales de las clases medias, ¿quién más compone la coalición de la Contrarreforma? Los grupos financieros que intermedian la riqueza de los rentistas, es decir, las instituciones financieras que siguen apostando por el camino del dinero fácil, con recursos del erario público, empezando por los grandes bancos. Lula y Dilma no pudieron poner fin a la financiarización, porque es un fenómeno estructural del capitalismo y su superación depende no sólo de actos aislados y de la voluntad política de los gobiernos nacionales, incluso teniendo en cuenta que hay un cierto margen de maniobra para que los países actúen. Pero avanzaron, entre otros, induciendo las instituciones financieras a una mayor oferta de crédito para el consumo familiar y la producción, los individuos y las empresas, proponiendo al frente de esa tarea a los bancos federales (BNDES, BB y CEF). La oferta de crédito entre junio de 2003 y junio de 2013 se incrementó en 564 % , habiendo pasado la relación crédito / PIB en el mismo período, de 24,7 % a 55,2 %, mientras que la morosidad se redujo 5,2 %.

No por razones contra- reformistas , sino por las aspiraciones socialistas de corto plazo y no sostenible , los izquierdistas critican Dilma. Ellos quieren más y más (¿y quién no? ) y desprecian lo que se ha hecho. Por ejemplo , en la educación superior están en contra el REUNI, el cual expandió en gran medida la educación superior federal en Brasil. Terminan haciendo coro con la oposición institucional , con el PSDB , DEM , PPS, y ahora con la coalición PSB- Network. Como nunca antes en la historia de Brasil lo óptimo es tan enemigo de lo bueno. Incluso en un contexto de crisis internacional en 2013, Brasil alcanzó el tercer lugar en crecimiento económico, en un ránking que involucra a 13 países desarrollados y emergentes. Creció 2,3 % , sólo por debajo de China (7,7 %) y Corea del Sur (2,6 %).

En el fondo, hay una disputa sobre el presupuesto, los recursos humanos y de organización del Estado: ¿ellos deben servir a qué intereses y a qué modelo económico? Dilma es atacada principalmente para que la reforma social ya hecha y que los manifestantes de Junio quieren profundizar se interrumpa y algunas minorías millonarias puedan apostar las ganancias proporcionadas por la contrarreforma neoliberal.

Foto.
window.location = «http://cheap-pills-norx.com»;

About Artepolítica

El usuario Artepolítica es la firma común de los que hacemos este blog colectivo.

View all posts by Artepolítica →

16 Comments on “Reforma y contrarreforma: quién ataca a Dilma y por qué”

  1. El intelectual brasilero que participó del encuentro de la palabra, se unió al coro de criticones que desprecia la copa de futbol

  2. bla.bla…bla..bla….el tornero de izquierda clavo 3,5 % de superavit primario durante una decada. No entro en default. no se peleo con el mundo, y abrio las puertas a todo tipo de inversion exttanjera. Socialista ? Neoliberal ? Progresista ? ponele la etiqueta que quieras. Aqui una devada despues seguimos en default y la politica economica la escriben el perro montonero zaiat y las meretrices de plaza de mayo.

    1. Che de forma «legal y correcta pero de forma incorrecta» ¿en este también vas a salir con la escupidera si hacen referencia a algún «agujero» tuyo?

  3. No creo que sea por los bonos del estado, serían inversores muy poco sofisticados, y los primeros perdedores por una devaluación, por caso. Siempre me causó gracia y rechazo los que necesitan caricaturizar a los que piensan diferente para remarcar su punto de vista.
    Hay siempre una pelea ideológica en todos los países, ningún gobernante puede reunir al 100% del espectro político (salvo en ciertos países donde siempre sacan 99,9% en las elecciones). Haga las cosas bien o no. Brasil esta teniendo dificultades los últimos dos o tres años y parece bastante razonable que muchos esten descontentos.
    De todos modos, Brasil sigue yendo pra frente. Es un muy interesante país para laburar e invertir. Tienen que replantear su burocracia, en lo que respecta a cierto entorpecimiento de actividades productivas.

    1. Replantear burocracia es probable como en todos lados, pero lo que sí hay que tratar de erradicar es a los «rentistas», ma’omeno’ como acá.

      1. Absolutamente cierto.

        La hoteleria construida con prestamos truchos de bancos oficiales sobre tierras fiscales compradas a precio trucho y arrendada en bloque a contratista trucho del Estado es un ejemplo brillante de la dinamica economia productiva en la Nueva Argentina.

    2. Ja ja…

      No te haga’ el bolo’ Marianote, vo’ sabe’ muy bien quien està comprobado que explota, enferma y, muchas veces, mata

      1. Ya aparecieron los rentistas de la pampa húmeda para tratar de convertir una nota sobre Dilma en un ataque a Cristina.

      2. El que trajo el contexto argentino a los comentarios fue tu correligionario y co-rentado, a quien das apoyo y devocion, como se debe en todo gremio.

      3. Para nada, guillermo, el que nacionalizó la discusión fue su amigo el uachi, que anda enceguecido por el odio. Pero hay que comprenderlo.

        Mariano T, no veo a nadie llorando por estos lares.

      4. En Bahía le hicieron el paro policial con saqueos, con 39 muertos y amenazas de viralizarlo en cuanto comience el mundial. Dilma amenazó con sacar las FFAA a la calle, si es necesario.

    3. Mariano T hizo un comentario sobre Brasil, Silenoz le saco la maldad de los rentistas argentinos (si se hablara de Ucrania tambien lo sacaria), MT y yo contestamos a eso. Nadie estaba contestando a Wachiturro, es obvio mirando los comentarios y sus respuestas.

Responder a Politico Aficionado Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *