¿Por qué gana Macri?

Casi sorprende la pregunta, no? Es el candidato de los medios, de los mercados, de todas las fuerzas sociales que se oponen a este gobierno y aspiran a algo mejor que Ricardito. Y sin embargo, después de cuatro años de gestión, y en parte debido al clima electoral que se impuso desde la muerte de Néstor Kirchner, donde parecía que éramos todos kirchneristas, parecía -siempre para algunos, claro- que su tiempo estaba terminado.

Bueno, no estaba terminado. Y no sólo eso: para una oposición que no tiene hoy un referente sólido a nivel nacional, y que viene perdiendo uno tras otro los distritos en juego, su victoria abre una expectativa, no para 2011, sino para 2015. Claro que si Mauricio se queda como en 2007, esperando que lo vengan a buscar, se le va a complicar. Pero en 2015 tiene un problema menos: no compite ningún Kirchner.

Primero entendamos en qué distrito ha ganado, de nuevo, Mauricio Macri. Se trata, como hemos señalado, de un distrito altamente urbanizado, tradicionalmente refractario al peronismo -más aún al kirchnerismo-, que viene experimentando una acentuadísima segmentación interna en las últimas décadas.

Sin pretender exhaustividad, propongo que distingamos entre un sur – suroeste muy similar a los cordones inmediatamente aledaños del conurbano, donde las carencias básicas pasan por la infraestructura, la vivienda, el empleo, la seguridad, etc., un centro en declive, y una zona norte que, en principio, también comparte un horizonte con su equivalente provincial -aquí, tal vez, se nota una ligera ventaja para el norte metropolitano, pero la misma se halla compensada por la antigüedad de la infraestructura y las dificultades abiertas por la diaria migración automovilística del GBA a la CABA.

En zona norte, Macri es sinónimo de bicisendas, inversiones cosméticas de valor inmobiliario, y Policía Metropolitana. En esta zona, además, cuenta con la ventaja de ser, genuinamente, uno de ellos: uno más, ya sea porque representa un status social compartido, o bien porque representa la aspiración al mismo por parte de quienes quieren sentirse bienvenidos.

En la zona centro, eje de los proyectos progresistas, Macri mantiene el perfil cosmético, y capitaliza las malas gestiones del progresismo. Claramente, esta no es su zona más fuerte, y así lo revelarán los guarismos una vez que los podamos diferenciar.

En la zona sur – suroeste, Macri es un intendente territorial. Me imagino la sorpresa de los que leen esta frase, pero puedo sustentarla. En primer lugar, esta es la única región de la ciudad donde el macrismo hace pie desde 2003 en la estructura del viejo peronismo porteño. Mejor, peor, pero lo hace. Es, también, la única zona de la capital donde requiere y posee una estructura de locales y dirigentes intermedios que le responde de manera aceitada, representada en la Legislatura y en las comunas respectivas por Ritondo.

En esta zona, Macri se ha esmerado, también, en ejercer un control directo de una tropa, mínima pero efectiva, desde los CGP. Desde allí se atienden y canalizan las pocas cosas que el GCBA brinda a su base de sustentación. Las obras han sido pocas, es cierto, pero han existido. Macri no conoce la zona, es cierto, pero sus punteros la recorren todos los días por su cuenta y en su beneficio. Tampoco la conocen -y lo que es peor, no la recorren ni por terceros- sus opositores, con lo que virtualmente, en el sur, PRO es el partido dominante, si no el único.

Juegan otros factores, aparte del mapa electoral, claro. En primer lugar, la discriminación presupuestaria que sufre la ciudad es muy evidente, con o sin subejecución. El kirchnerismo ha jugado constantemente con la idea de que no debe ponerse ni un peso en la Capital, que Macri debe manejar la explosión de las contradicciones. Créase o no, ese discurso y esa práctica han generado la imagen de un Jefe de Gobierno que no hace porque no puede, que es sistemáticamente boicoteado, etc. Es decir, la agudización de las contradicciones, como ya es de manual, favorece a los autoritarios de turno. El no traspaso de la policía le da al Ingeniero motivo diario para victimizarse.

¿Significa esto que Macri haría mejor gestión con más recursos? Probablemente no, pero operativos como la extensión del Centinela a la zona sur de la ciudad tendrían que haber llegado tres meses atrás, no dos semanas.

Párrafo aparte merece la evaluación que se hace y que se hizo de las gestiones progresistas y de sus referentes, vencidos por Macri con una sola excepción desde su misma aparición en política. Sorprende, en este sentido, la insistencia en un tipo y estilo de alianzas con aquellos actores de la política porteña que el electorado observa, como mínimo, con un alto rechazo.

Los sectores medios porteños, que viven sin dudas mejor que hace diez años, no le deben nada de esto al gobierno de la ciudad, y nunca han sentido que le deban esto al gobierno nacional. Los sectores populares de la ciudad, que han visto empeorar su calidad relativa de vida sin solución de continuidad durante y después de la gestión de Macri, no ven en el gobierno una alternativa: la política social del kirchnerismo es abrumadoramente bonaerense y regional – provincial antes que porteña.

Párrafo aparte merece la astucia táctica de Macri, su despegue discursivo de las retóricas altamente ideologizadas, su habilidad para presentarse como un «resolvedor de problemas» sin traumas de infancia ni convicciones que dificulten la operatoria. Cuando Macri dice barbaridades, y eso es bastante frecuente, se trata de barbaridades medidas.

Macri confronta todo el tiempo con el imaginario progresista, lo reta a duelo, y, como se ha visto, le gana. El caso paradigmático fueron las tomas de terrenos del año pasado, y en especial, las del Indoamericano. Dejemos un instante al costado si fueron, o no, alentadas por operadores propios o por punteros macristas: olvidemos, por un momento, que actuaron en todo momento las patotas de Genta, que la crisis misma se debió al vaciamiento estructural del IVC desde 2007, etc. ¿Cuánto tardó en reaccionar el gobierno nacional? A los ojos de la población de la zona sur, que en gran medida hizo su vivienda con mucho esfuerzo y la considera una conquista decisiva en su recorrido vital, tardó demasiado.

¿Cómo se le gana a Macri? Laburando, con militancia territorial constante, resolviendo de inmediato todo aquello que él no resuelve. Caminando el sur todos los días, no cada dos años, para ver con horror el estado del asfalto. Pensando en términos de políticas metropolitanas y analizando las demandas de los porteños con un criterio similar al que se aplica en el primer cordón.

A Macri no se le gana enviando la señal de que el futuro gobierno, como todos, atenderá primero en zona norte. No se le gana en el cinturón Rivadavia que alguna vez, allá lejos y hace tiempo, era radical o progresista. No se le gana con promesas y consignas que reconocen problemas de larga data en el sprint final de campaña.

Tampoco es posible pensar la ciudad solamente desde el perfil de defensa de lo público que ha caracterizado la campaña de Filmus – Tomada. De los lectores de este post, ¿cuántos envían a sus hijos a la escuela pública del barrio? ¿Cuántos de esos querrían otra cosa? ¿Cuántos se atienden en hospitales públicos, y cuántos tienen obras sociales -mejores, peores, pero prepagas-? No seamos ingenuos: lo público debe ser reconstruido primero en la ciudad para poder valorizarlo. Hoy, lo público da miedo: es para los que no tienen nada más, y eso no está ni en el imaginario ni en las aspiraciones de los porteños.

Miren, seamos sinceros: lo más probable, a esta hora, es que Macri tenga a mano cuatro años más de gobierno. Como se dice en el mercado de pases del fútbol, «con opción» a más. Y eso no sucede porque los porteños son tontos, gorilas, o simplemente no nos quieren: sucede porque no les hemos ofrecido nada mejor que lo que conocen, porque los hemos tratado de tontos y los hemos hecho pagar sus elecciones. Y ahora, con toda lógica, nos la devuelven.

Ezequiel Meler,

http://ezequielmeler.wordpress.com/

 

45 Comments on “¿Por qué gana Macri?”

  1. esta muy bien.

    las causas son : mucho anti k, falta de politicas sociales del gobierno nacional, y el voto rocio marengo «Macri y Boudou me caen bien, son lindos»

    a los programas oficialistas: humildad, no hagan informes sobre como la clase media fue complice de la dictadura, no le echen la culpa de los resultados a Clarin.

    1. Concuerdo.
      En capital se tenia que haber seguido los mismos lineamientos que en el resto del pais, mucha obra y mucha obra. Igual no termino todavia.
      El comentario acerca del voto Rocio Marengo tampoco ayuda eh.

  2. Yo mantengo lo que dije antes, hay bastante de voto principista en votarlo a Macri.

    Hay muchas provincias en las que la gente empieza a votar al candidato del Gobierto de la Nación por la razón muy pragmática de que el Gobierno Nacional les da más plata a las provincias amigas y les retacea la plata a las provincias gobernadas por opositores.

    En Buenos Aires, por su riqueza, la gente puede darse la opción de no votar pragmaticamente, y sugerir la idea de que Filmus va a poder lograr ciertas cosas que no pudo Macri porque el gobierno se lo va a facilitar, causa más indignación que ganas de votarlo a Filmus.
    Después de todo a la Capital le deberían transferir la Federal porque es lo correcto, no debería ser algo que dependa de si gana el candidato que nos gusta o no.

    Muchos de los ataques a Macri fueron tiros a la culata, las tomas de los colegios de los últimos días quedaron reducidad a intentos de estudiantes militantes de izquierda tratando de perjudicar a Macri a días de las elecciones, y sus reclamos, justos o no, fueron irrelevantes.

    1. Lurker: por qué sería lo correcto transferirle la Federal a la CABA?
      ¿En qué condiciones y con acuerdo de quiénes?

      Un abrazo

      1. Sería correcto porque la ciudad de Buenos Aires aporta mucho más a la coparticipación que lo que recibe de coparticipación y subsidios. Es la única «provincia» que se autofinancia casi completamente con recaudación municipal.

        Si yo pongo 5 pesos en una bolsa, después pasa Cristina Kirchner y pone 10000 pesos en la misma bolsa, y al otro día pasa de vuelta Cristina y saca 5 pesos de la bolsa para comprar puchos, yo no le puedo decir a Cristina que ella está comprando los cigarrillos con mi dinero.

      2. 1. CABA no es provincia. Es un municipio con algun privilegio más que otros.
        2. CABA recibe menos subsidios?
        3. coparticipación, criterio del constituyente, es para remediar la brecha de desarrollo.

      3. «CABA no es provincia. Es un municipio con algun privilegio más que otros»

        Qué estupidez. Es uno de los principales distritos de país en población y PBI, y por un tecnicismo se le niega el carácter de provincia. Por estas razones nunca van a ganar en esta ciudad.

      4. Lurker, te estás olvidando del stock, que es lo que permite a la CABA autofinanciarse. A diferencia del resto del país, tiene 100% (o casi) de cobertura en servicios y de asfalto. Y eso no se hizo del 95 para acá, estaba de antes y lo pagó la nación completa. Y ni hablar de los hospitales, varios de ellos construídos por la nación y después transferidos (regalados).

        Igual, ¿sabés qué? Yo estoy de acuerdo en transferir la policía y el puerto. Venderlo digo. Tasamos el puerto y ñácate, se lo vendemos a la CABA. Tasamos la infraestructura de la fede en Buenos Aires y zápate, se la vendemos también (el flujo para los sueldos de los canas ni lo sueñen, eso no pasa por el senado ni con Mauricio de presidente, no debería ser objeto de discusión porque es algo tan irreal políticamente que equivale a un delirio. Quien no se de cuenta de esta desconoce de manera profunda y radical la opinión que sobre los privilegios de buenos aires que hay en el interior, o se olvida que este es un país federal).

      5. Es una larga historia de castigos. La Nacion castiga a la Capital con la plata, la federal y un niguneo de su autonomía, y los votantes porteños castigan con su voto.

      6. Sopa:
        Desde mi punto de vista no es correcto, pedido por Macri o prometido por Filmus, en tanto incluya los recursos. La administración sí, pero los sueldos de los canas que los pague la ciudad. Salvo que convenzan a la cantidad necesaria de senadores y diputados como para hacerlo por ley.

        Desde tu punto de vista sería correcto? Qué cosa? el traspaso de la policía con o sin recursos?
        Si lo sugiere Filmus, también? o ahí ya pasaría a ser incorrecto?
        Pregunto, eh. Porque todos nos podemos hacer los vivos de igual manera…
        Un abrazo

    2. Quejarse por la Federal, cuando recibieron tantas cosas durante toda la historia es, cuanto menos, hipócrita. Si es por enumerar, la CABA tiene los hospitales que tiene porque la Nación los financió y porque estratégicamente se convirtieron en los centros de referencia nacionales.

      Saludos.

    3. ¿No se dan cuenta que 80 pibes menores de edad que esgrimen consignas mucho más viejas que ellos cortando Corrientes un día de semana en la semana previa a las elecciones, no sólo que «no suma» sino que genera votos a favor de un jefe de gobierno que se muestra totalmente en contra de ese tipo de prácticas?

      2 + 2 = 4

  3. De acuerdo practicamente en todo,pero yo te señalaria que no debemos preguntarnos si Macri haria un mejor gobierno con mas recursos porque de hecho los tuvo.La administracion macrista no debio afrontar la fase declinante de la convertibilidad como De La Rua ni el estallido final de la misma y sus secuelas como Ibarra,por el contrario se beneficio del crecimiento y del «viento de cola» tanto como el gobierno nacional y sin embargo hizo una gestion por lo menos tan mediocre como la de sus predecesores.(Ni hablar si la comparamos con la de algunos intendentes del conurbano que se la tienen que arreglar con bastante menos)

  4. En la práctica, logró el sueño de Ricardito: que lo voten todos los radicales, más la mitad de los peronistas. Y a eso encima logró sumar la legión inmensa de los «no me interesa la política». Y lo logró con astucia y cálculo. Si no propios (nos autosatisfacemos llamándolo tarado y hueco), comprados: funcionan igual. No se debe subestimar a tal bestia.

  5. Está muy bueno el post, Ezequiel.
    Sin embargo, yo creo que la CABA cuenta con recursos excesivos en comparación a lo que sería un país que distribuyera sus recursos de manera equitativa.
    Por ejemplo, ¿qué porción del presupuesto nacional destinado a salarios se paga en la CABA?
    ¿Hacer un polo tecnológico en Palermo, tener el INTA en la ciudad o la Secretaría de Cultura en Recoleta, es una necesidad o es una decisión política de dudosa justificación?

    Macri puede sacarle rédito político a la situación, y está bien, es legítimo.
    Pero me parecería insensato que, más allá de lo discursivo y del juego lógico de la política con fines electorales, se planeara en serio la necesidad de volcar más recursos todavía sobre la CABA, que es un distrito privilegiado por la estructura socio-económica y también política de la Argentina.

    Un abrazo.

    1. Mariano: estoy medio fusilado y lo prudente sería dejar este agudo comentario tuyo sin abrir polémicas gigantes (copa, federalismo, etc.). Me limito a decir algo elemental: para un gobierno, no hay nada más importante que la lógica política. No si querés ganar.

      Da para más, espero que otros comentaristas se nos unan.

      Un fuerte abrazo,

      Ezequiel

    2. Puede que tengas razon Mariano.
      Ahora si Filmus dice que si lo votan a el, CFK va a destinar mas dinero de cooparticipacion a CABA, deja en evidencia que el gobierno nacional dificulto la gestion actual, dando lugar a la victimizacion de Macri y de yapa, Filmus y CFK quedan mal parados para el electorado porteño.

  6. Las conclusiones son, por ahora, duras y tristes.

    Uno de cada dos porteños no quiere saber nada con la justicia social, la solidaridad, la redistribuciòn de la riqueza, la equidad, los aumentos salariales, la no criminalizaciòn de la protesta, la atenciòn de los jubilados, de los pobres, la regulaciòn de la salud,la reconstrucciòn de la escuela pùblica. Es más, uno de cada dos quisiera que no le hablen de polìtica , que le muestren que se puede manejar una ciudad y un país, como si fuera una empresa y que con los titulares de TN se inicie y termine su informaciòn sobre lo que sucede a su alrededor.
    No necesita más porque privadamente, con lo que le ha tocado por lo que cree que es el viento de cola, huevada que compra encantado porque lo libera de pensar que hay fuerzas que confrontan, ha organizado su salud, educaciòn, vivienda, seguridad y todo lo que su grupo familiar requiere y desconfìa de los gobiernos que quieren extender esos beneficios a los que por alguna razòn no los disfrutan.

    A ese sujeto, que no entiende ni quiere entender nada sobre el funcionamiento social , se dirigiò Durán Barba, el mercenario todo terreno contratado por el macrismo para organizar el discurso del silencio y la ausencia de debate.
    El discurso que exalta la polìtica del apoliticismo, la ausencia del Estado y la idea de que sin explicitarlo, hay que dejar que mande la gente de fortuna con el apoyo de los que tambièn la tienen, quisieran tenerla o sin tener nada se identifican con esos modos a los que aspiran alcanzar. Y ese discurso, es el que ganò en las mentes de uno de cada dos convivientes que nos rodean.
    Probablemente un error comunicacional del gobierno y de su fòrmula local, haya sido encerrarse en el temario propio y no salir al paso de este fenòmeno que ya se habìa insinuado seriamente en el 2007, con rasgos que revelan que es bastante profundo y no se ha alterado en nada en estos cuatro años tan movidos que han transcurrido.
    O ni siquiera fue un error, sino que la dinàmica social del pensamiento conservador, ha llegado para quedarse en esta recomposiciòn de los estamentos que conforman la poblaciòn actual de la ciudad.

    Buenos Aires – como evocaba la pluma genial —
    no nos une el amor sino el espanto , será por eso que hoy nos duele tanto.

    1. «…Las conclusiones son, por ahora, duras y tristes.

      Uno de cada dos porteños no quiere saber nada con la justicia social, la solidaridad, la redistribuciòn de la riqueza, la equidad, los aumentos salariales, la no criminalizaciòn de la protesta, la atenciòn de los jubilados, de los pobres, la regulaciòn de la salud,la reconstrucciòn de la escuela pùblica. Es más, uno de cada dos quisiera que no le hablen de polìtica , que le muestren que se puede manejar una ciudad y un país, como si fuera una empresa y que con los titulares de TN se inicie y termine su informaciòn sobre lo que sucede a su alrededor…»

      Este comentario tuyo, también deja conclusiones duras y tristes. Si es lo que realmente pensas, Joya!!!, les va a seguir yendo como anoche. Te aconsejo que sigas la linea del post de Ezequiel, que realmente da placer leerlo en AP.
      Lo de tu coment es lo que les pasó anoche, se hablan a si mismos y se conevncen de su construcción y pasan cosas como las de anoche.
      Que estas ganado equiparando al 50% del electorado con una mezcla de Hitler y el Demonio. ¿Creés que desde allí lo vas a convencer de su error de apreciación?

      Pensalo , pibe, saludos

      1. Ni Hitler ni demonio. Creo que ese es el comportamiento electoral de uno de cada dos porteños.
        Si no se empieza por reconocerlo y especialmente que es una conducta esquizo.. que parece que viene diferente cuando se trata de optar por convalidar al gobierno en el orden nacional, no usamos los mejor del post de Ezequiel.

        Que es un intento de entender porqué gana Macri donde tambièn puede ganar Cristina.

        Y gracias por lo de pibe que es lo que le dicen a mis nietos.

      2. De nada, (por lo de pibe), solo que me parecio que era joven ya que pretender analizar desde el prejuicio y tomado las ideas y visones propias como verdades absolutas, me sono medio chiquilín.
        Saludos.

  7. Coincido y no.
    No creo que el electorado porteño sea más refractario al kirchnerismo que al peronismo. Pero no importa.
    Sí coincido en el diagnóstico que hacés sobre cómo ganarle a Macri.

    De todas maneras me parece que el resultado de esta elección no es sólo lo que no se hizo hace tres meses sino la ausencia de una construcción en la CABA. Esa falta de construcción se relaciona con que desde 2008 el oficialismo nacional está a la defensiva. En esta campaña el FpV también estuvo a la defensiva durante un buen tiempo. Más importante aún porque la campaña tuvo, en general, baja intensidad. Además la penetración de los Medios es mucho mayor en la Ciudad de Bs. As. que en el resto del país. Y eso no es tratar de tontos a los porteños, es señalar una realidad que se anuda también con que en la CABA no faltan hacer tantas cosas como en el resto del país. No son las mismas necesidades que en Misiones o Salta. Los distritos ricos pueden darse lujos que los más carenciados no.

    Saludos.

  8. Elecciones en la CABA: ciudadanos en condiciones de votar 2.482.868, votaron 1.762.499, hay más de 700.000 que no fueron a votar. El censo 2010 registró 2.891.082 habitantes; muchos electores para la cantidad de población. Interrogantes? De donde provienen esos votantes? sufrirán las políticas implementadas en la ciudad por el pro?

  9. Muy bueno Ezequiel. Muy interesante particularmente el análisis que hacés, según el cual, Macri tiene distintas políticas para distintos sectores de la ciudad. Creo que una de las cosas que implica pensar la política desde el peronismo, es darle un lugar central al voto popular. A Macri lo votó casi la mitad del electorado después de cuatro años. No nos podemos quedar en un discurso tipo «Nosotros somos LA POLITICA y este inútil hace buenas propagandas que convencen a gente que no entiende nada». Sobre todo, cuando tanto nos molesta que los demás digan cosas equivalentes cuando Cristina gana a nivel nacional. Allí les decimos que son gorilas porque no aceptan el veredicto del pueblo y tenemos razón. Entonces acá, nosotros tenemos que aceptarlo.
    Desde una perspectiva más ideológica, me parece que Macri es un populismo de derecha, con sus carcaterísticas, pero similar a lo que fue Menem, Berlusconi en Italia, etc. Esas son posiciones que tienen adeptos y que si efectivamente combinan un acercamiento popular a través de punteros como el que describís en el post, referido a la zona sur, con un discurso atractivo para un gran sector de clase media para arriba, tienen buenos resultados y no hay que subestimarlos como oponentes. Si se les quiere ganar, hay que tomarlos en serio.
    De todas maneras, al final ganó en todas las comunas y la tendencia fue ganar por más, donde hay más plata. Recoleta, algo así como 62-17 y el menor triunfo, Soldatti-Lugano 42-37 creo.
    ¡Ah! Yo mando a mi hija a una escuela pública a diez cuadras de mi casa (vivo en saavedra). Era muy buena antes de Macri y lo sigue siendo ahora. Un abrazo.

    1. Yo fui al Avellaneda (Humboldt y El Salvador) donde conocí a una amiga mutua, Marta.

      Pero el comentario, insisto, va hacia las aspiraciones en general, si no las que vemos en nosotros, las que reconocemos en los demás. Y hoy lo público, acá, convoca minorías. En parte por el menor peso proporcional del empleado público. Me parece, igual, ojo: se puede charlar, como todo.
      Abrazo,
      EM

  10. Buen post. Lo digo desde «afuera»: no soy macrista ni oficialista, ni pinista. A decir verdad, me pareció un buen análisis, y rescato especialmente el no haber caído en la estupidez de decir que los porteños son gorilas o tontos. Nada más que agregar, saludos.

  11. saludos solidarios desde españa – muy buen artículo –

    bienvenidos cumpas argentinos al mundo de la democracia postmoderna: alrededor de un 50% de la población ‘normalizada’ apoya *siempre* a candidatos que directamente no hablan de política, porque prefieren vivir su vida tranquilamente dejándola en manos de gestores –

    es la otra cara de la relativa normalización económica y política de argentina post-2001, o mejor dicho de baires – y parece que es el gran dilema del gobierno: si no mantiene un estado de tensión política permanente, no será apoyado por un sector social movilizado ni logrará cambios estructurales mayores mediante la confrontación; pero, al mismo tiempo, eso provoca la defección de cientos de miles de electores que no votan a macri por ser macri, sino contra cristina y lo que ella representa: una sociedad politizada –

    macri es un grandísimo pelotudo mononeuronal mayúsculo, pero suficientemente listo como para saber que tiene que dejarse guiar por buenos conductores técnicos; y le han diseñado una campaña que le sentaba como un traje a medida – lo han hecho perfecto, funcionando al 100% como lo que por acá llaman partidos-escoba: aplican políticas y perfiles diferentes de su candidato para sectores diferentes de la población: con los garcas pone cara de puto garca que se quiere comer a los pobres, con la clase media es una persona de bien que quiere que el país viva sin tensión, con los pobres es un chico triunfador que viene a sacarles las castañas del fuego, pero, ay, no puede hacerlo porque el gobierno de la nación no le da platita (la derecha saca siempre réditos de la autovictimización: nosotros queremos hacer, pero los progres no nos dejan) – y sobre todo: nunca, nunca, nunca hablar de política, y tener claro que el electorado medio puede llegar a votarle sin que afecte lo más mínimo a la intención de voto el hecho de que esté procesado o involucrado en un puñado de casos de corrupción o ilegalidades manifiestas – en españa, los candidatos de la derecha que se presentan a reelección estando investigados por la justicia, por norma sacan *más* votos cada vez – la estrategia consiste en revertir la situación de manera simbólica: no es que yo cometa ilegaliades, es que el ‘sistema’, que es corrupto por definición (por sí mismo, porque está copado por progres, etc.) me impide hacer lo que tengo que hacer porque el sentido común me lo pide –

    supongo que hay que bancárselo: una parte importante de la clase media porteña que vive mejor gracias a los k, odia a los k y vota no a macri, sino contra cristina; y las clases liberales que apoyan al gobierno cuando aprueba leyes que les vienen bien en lo personal (matrimonio igualitario…), a la hora de la verdad les encanta votar opciones, o bien de izda honestista (pino, frente izda), o bien directamente de centro o liberal, si es voto residual no pasa nada (cc…) – o bien, ay, se tapa la nariz, y vota a macri «para frenar el autoritarismo k»; vota a un facho porque esa gestión de gobierno no afecta negativamente a la vida de su barrio –

    me parece a mí que el kirchnerismo sólo va a avanzar si, sin dejar de lado la mística postperonista que ahora tiene a cristina como eje totémico, es suficientemente hábil como para desarrollar otros perfiles incluso más «técnicos», menos «politizados» – se demuestra que la representación del escenario político-social como partido en dos bloques polarizados (k versus anti-k), hace ganar al gobierno en lo inmediato, pero le hace perder a medio y largo plazo –

    nos hemos tomado a macri a risa, como en su momento acá nos tomamos a guasa en europa a berlusconi, a sarkozy, a aznar, a rajoy… – cuidado: son el futuro y el presente de la postpolítica –

    abrazos y mucho ánimo y fuerza /

  12. Bueno, de entrada, gracias a todos. Han enriquecido la discusión y me dejaron pensando en un montón de cosas. Después, en la medida en que me de el tiempo, iré viendo qué podemos profundizar. Un fuerte abrazo,
    EM

  13. muy bueno el aporte de renau.Este tema se trata hoy tambien en otra entrada titulada»nada de lo que paso fue un error».Y agregaria que el tema de los derechos humanos,enjiojado por el caso Herrera y el problema Schocklender,no le ayudo al kichnerismo.

  14. Coincido con El Gus en que es un placer leer este artículo en Artepolítica.

    Solo agregaría que hay muchísma gente a la que no le gusta ni Macri ni el kircherismo, como es mi caso, y hablando con familiares y amigos, hubo algunos que increíblemente votaron a Macri solo porque no soportan al kirchnerismo. Y algunos que votaron a Filmus solo porque no soportan al concheto.

    También es increíble que Macri gane en barrios pobres, aunque sea por menor margen.

    Dicho de otro modo: el votante casi no se guió por su conveniencia de clase, sino por su particular modo de ver más tranquila su vida.

    Creo que el oficialismo (nacional) debería tomar nota de por dónde pasa la cosa…

    Saludos.

  15. Nadie se da cuenta que 25 % del casi 50 % que votó a Macri no lo hace por convicción ideológica sino porque quiere un gerente para su ciudad? En la ciudad no se discuten temas de igualdad, pobreza o marginación. En la ciudad lo que importa es si tenés asfaltada la avenida, arreglada la vereda y que el subte ande bien. Lo demás, es para el gobierno nacional. Así piensa el electorado porteño. De hecho, el nucleo duro del macrismo no la votaría a Cristina, pero el restante 20 o 25% sí. Sino no se explica como Cristina tiene hoy en la ciudad una intención de voto del 40%.
    Saludos

  16. MACRI GANO PORQUE LA GENTE LO VOTO,LE DISGUSTE A QUIEN LE DISGUSTE,RESPETEN Y NO MENOSPRECIEN EL VOTO DE LOS CIUDADANOS.

  17. Ezequiel: leo y releo algunos análisis que se escribieron en estos días, como el tuyo, y percibo que cuando decís «laburando, con militancia territorial constante, resolviendo de inmediato todo aquello que él no resuelve» se pide «peronizar» la acción política para la capital. ¿Estoy forzando tu análisis? Decime, por favor. Porque en ese caso entra en contradicción con la idea de la ciudad fragmentada. Si la ciudad es fragmentada, como creo que es, necesita de «muchos» tipos de militancia. Coordinados, claro. Pero «muchos» y «diversos». No bartoleros. Diversos.
    Saludos

    1. Bueno, Nicolás, pero si hay algo diverso, es el peronismo (!). Fijate la PBA. Tenemos intendentes con un perfil más laburante – sindical como Gutiérrez, otros, como Darío Díaz Pérez o Massa, más modernos y renovados, y arriba de eso está… Scioli. Que no es precisamente el abanderado de los humildes, el subsuelo de la patria sublevada, etc. Es decir, el peronismo puede representar y representa cosas distintas, que evidentemente incluyen mucha clase media.

      Otra consideración a señalar es que, de hecho, PRO en el sur ha hecho una gestión delegada en referentes que no sólo son peronistas, sino que en buena medida han peronizado la gestión misma. No le alcanza para las diferencias de Recoleta, concedido. Pero le alcanza para ganar en todas las comunas. No es un dato menor.

      Yendo a la pregunta, en principio creo que es tiempo de construir, a partir de la diferencia ostensible en la performance de Filmus en zona sur, oeste y norte, una red de locales barriales que le dispute la pertenencia, la ayuda social, etc., y que sea un rostro permanente del Estado nacional en la ciudad. No les pido DNI a los que ingresen, menos ADN peronista, pero pienso que podemos disputar territorialmente el grueso de las comunas del sur sin demasiados problemas -salvo lo duro que va a ser el trabajo, claro-.

      Una estructura de locales permanentes, como una suerte de Línea Maginot de defensa y contención alternativa a la que ofrece -porque de hecho, la ofrece- el macrismo, incluyendo la ayuda social en la ecuación, nos daría una base estable, en el sur y quizás en el oeste.

      ¿Qué le falta a eso? Obviamente, lidiar con el centro y la zona norte. Mi impresión es que ese problema no se resuelve desde el progresismo, que históricamente en la ciudad apostó también al sur, a poner el sur en la agenda discursiva al menos. Acá hay dos alternativas: ingresar en alianzas con sectores que muestren capacidad y representatividad en esas zonas, y/o, mantener el perfil de construcción juvenil que se viene dando, que es ya un perfil de clase media palermo y que con el tiempo pueda tal vez darnos los puntos de la diferencia.

      Lo que creo que no va por ningún lado es la sociedad con el viejo progresismo, que quiere «recuperar la ciudad», porque aunque representa a un sector de nuestros votantes, ese discurso nos ata un ancla de cuatro toneladas y media que es el ibarrismo, un partido que de momento es todo promesa, como NE – EDE, y un vacío de fuerza propia.

      No estoy en mi mejor día con el teclado, pero creo que se entiende.
      Un abrazo,
      Ezequiel

  18. Me lei todo los post, hubo un post mas que nada que me hizo sentir identificada, creo que fue de luisk, aunque me cueste reconocerlo yo era asi. Puede considerarse que soy de clase media/alta, hasta hace 1 año atras, vivia con mi mama, tenia cable (cablevision), el diario los domingos (Clarin), no pagaba un peso en mi casa ni ayudaba en nada, si no recuerdo mal, pasaba el dia trabajando en sistemas (no existe gremio ni nada, estamos desamparados asi que no se quejen!) para gastarme la plata en boludeces, y el resto en internet jugando a alguna boludes, odiaba mirar el noticiero, pero si lo hacia miraba TN, en caso de mirar tele solo miraba peliculas, y jamas se me ocurria pasar por un canal de aire, como solian llamarme mis amigas yo era una: A politica, desde que cumpli la edad para poder votar nunca apareci en los padrones por un error, y nunca hasta estas elecciones quice hacer el tramite para que aparezca en los padrones, de eso hace 7 años. Suena tonto, pero hay mucha gente de la ciudad y del pais que tiene este tipo de vida o problema mejor dicho, mas que nada muchos jovenes, yo no salia de mi realidad, y no tenia interes en salir, estaba comoda. Obvio todo cambio cuando me fui a vivir sola, opte por no tener cable, asi que no me quedaba otra que mirar canales de aire, a pagar las facturas, primera vez por la carniceria, etc, y mi vieja fanatica de Carrio. A lo que voy, y porque explique lo anterior, hasta que yo no me sali de mi burbuja, no me interesaba la politica en lo mas minimo, ni todo lo relacionado a ello, evitaba las charlas, y me daba dolor de cabeza (psicologico) cuando tocaban el tema politico en la mesa. Suena muy tonto, lo se, pero puedo decir con conocimiento que hay muchisimas personas asi, y muchisimas de esas personas son de la ciudad. Pero cuando te salis de esa realidad empezas a notar que las cosas en realidad no son asi, empezas a ampliar o abrir la cabeza de cierta forma, o notar que hay gente cerca tuyo que no la esta pasando bien, se ve todos los dias, y ya llega un punto en que no podes ignorarlos por mas que quiera, los ves en el subte, en la calle, estan en todos lados, no se si fue en el periodo de Macri que empeoraron las cosas, pero me da miedo salir de noche, me da miedo cuando intento entrar el auto a casa, por mas que viva a media cuadra de una avenida en pleno Almagro. Las cosas en la ciudad estan empeorando, y no mejoraron nada con Macri, ni digo bue votemos a Filmus, hay otras opciones, no es Macri o Filmus si o si, aunque probablemente tiro para el lado de Filmus y aunque me gustaria verlo como Jefe de gobierno, no concuerdo en que su alianza masiva con el gobierno nacional haya sido una idea muy buena para su campaña en la ciudad, ojo me gusta Cristina, y si la voy a votar. Pero nadie tiene una bola del futuro para saber que va a pasar en las elecciones nacionales, nadie sabe 100% seguro que va a ganar Cristina, la mayoria de las promesas de Filmus fue con el apoyo del Gobierno Nacional, que pasa si no gana Cristina? esa fue una de las cosas que se me vinieron a la mente cuando vi la campaña de Filmus, tambien estaba en la duda, buenos si no es Filmus a quien voto?, le daria una oportunidad a Pino a ver si hace algo? Esas fueron mis 2 opciones hoy en dia, sin embargo si me hubieras preguntado 1 año atras, yo votaba a Macri seguro, porque? porque en mi caso yo no estaba informada, yo compraba lo que me vendian los medios que estaban alrededor mio, y con eso me bastaba. No soy de meterme en discusiones, y posteo muy poco en foros, pero de tanto leer y buscar en google porque la gente voto a Macri? cai aca, y quice dar mi punto de vista, o mejor dicho el punto de vista de varios jovenes, que no es algo que vi mucho en los foros. La gente es libre de votar a quien se le cante, solo traten de informarse antes, hoy en google encontras todo xD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *