Crepúsculo de los ídolos.

 

 

 

“Lo cierto es que hoy el kirchnerismo se enfrenta a una sociedad desconocida. Terreno de ganadores sociales con los que no se identifica. El kirchnerismo debe mirar esa sociedad que le pertenece. A los ganadores y perdedores, a los que dejó ganar, a los que no hizo nada para que dejen de perder. Quizá porque sabía qué tipo de sociedad enfrentaba, hoy debe saber qué tipo de sociedad concibió.”

Martín Rodríguez: Conurbano y derechos humanos.

 

El Pacto de Olivos, verdadero réquiem del bipartidismo vernáculo, consagró  el voto directo, y con ello, expuso al desnudo las desigualdades territoriales de la Argentina. El país político, entonces más que nunca, era Buenos Aires. Quien ganase en la Provincia, gobernaría la Nación. Y así fue con Menem en 1995, con De La Rúa en 1999, con Kirchner en 2003 y en 2005, y con Cristina Fernández en 2007.

Pero ese tiempo, que todavía perdura en el imaginario, terminó, de facto, en el transcurso del conflicto agropecuario. Paradójicamente, la razón no estriba en el resultado del mismo, sino en las fuerzas sociales que asomaron en su devenir.

Los desarrollos regionales provocados por el modelo sojero, sumados a la creciente prosperidad originada en las exportaciones, dieron lugar a un nuevo sujeto agrario, en donde primaba, objetivamente, la confluencia de intereses entre “grandes” y “pequeños” productores. Este aspecto, descuidado en el discurso y en la estrategia oficial, es la verdadera razón del fiasco de la política gubernamental.

En cierto modo, el kirchnerismo ha sido, aquí, una víctima más de su propio éxito. Al generar nuevos polos de desarrollo, al abonar tasas chinas de crecimiento, no previó que ello implicaba, también, el surgimiento de nuevos actores económicos y sociales, actores que no se reconocían en el relato neo desarrollista pergeñado desde Balcarce 50. El consiguiente reclamo de  “federalismo”, pese a las apariencias, devino el acta de reconocimiento de un nuevo movimiento político de base territorial, estructurado en torno a los “interiores” de la PBA, Córdoba y Santa Fe, con la voluntad de discutir, de igual a igual, la composición del poder político en el país.

Dicho de otro modo, las regiones más favorecidas por el crecimiento del esquema agroexportador de matriz transnacional concentrada han pasado a reclamar la porción que les corresponde en la distribución de los espacios institucionales del aparato estatal.

¿Y quién mejor que el peronismo para interpretar nuevos actores, nuevos sujetos? El peronismo disidente, que a diferencia de Kirchner, supo sentarlos en una mesa, y ponerse a la cabeza de su reclamo.

Entre los referentes de la “patria chacarera”, algunos sueñan con un candidato “de campo”. Son los menos: la mayoría comprende que, una vez establecida la representación orgánica de sus fuerzas en el seno del Estado Nacional, sus privilegios quedarán garantizados.

El tiempo en que gobernaba quien mandaba en el conurbano ha terminado. El  tiempo que se inicia, signado por el desequilibrio del orden conocido, representa la expresión definitiva del amanecer de una nueva territorialidad en la política argentina. En ese amanecer, no queda margen para las estructuras partidarias tradicionales, pero es factible que asistamos a un renacimiento de lógicas movimientistas.

Ezequiel Meler,

http://ezequielmeler.wordpress.com/

32 Comments on “Crepúsculo de los ídolos.”

  1. Ezequiel:me gusta tu claridad.Ahora bien,el titulo no me cierra,porque esperaba nombres personales.Y creo que el surgimiento del pais sojero no se debio a una ntancion del kirchnerismo y ni siquiera a su ceguera,sino a cambios en la demanda mundial y a procesos internos agentinos,agrarios,tecnologicos,economicos.Y por favor aclara o amplia lo que entendes por»logicas movimientistas»

    1. Isabel:

      La dimensión estructural, creo, está en el párrafo tres, a saber:

      «Los desarrollos regionales provocados por el modelo sojero, sumados a la creciente prosperidad originada en las exportaciones, dieron lugar a un nuevo sujeto agrario, en donde primaba, objetivamente, la confluencia de intereses entre “grandes” y “pequeños” productores. Este aspecto, descuidado en el discurso y en la estrategia oficial, es la verdadera razón del fiasco de la política gubernamental.»

      Nombres propios… bueno, hay una foto. La tesis es que se termina el país del pacto de Olivos, al que todavía refiere Rodríguez Saá en la nota citada, en el medio del reportaje.

      Los títulos: yo prefiero los títulos que dan para varias lecturas. Los partidos, los caudillos bonaerenses, los viejos acuerdos nacionales… Por supuesto, podría haber sido más preciso. Es para pensarlo.

      Respecto del concepto de «movimientismo», si bien hay un link, brevemente te respondo: desde el conflicto agropecuario, han aparecido señales claras, tanto en el oficialismo como en la oposición, en el sentido de la necesidad de construir armados políticos que integren, amén de la dirigencia política tradicional, fuerzas territoriales, organizaciones sociales y gremiales, corporaciones, asociaciones empresarias, etc. Este es el renacer del viejo debate entre «partido» y «movimiento» que tuvo largamente el peronismo, pero ahora extendido al entero arco político.

      Del lado del Acuerdo Cívico y Social, tenés a las patronales del campo integrando las listas. Del lado del gobierno, a la CGT de Moyano, y algún referente de la CTA.

      Un abrazo, muchas gracias por pasar.

      EM

  2. Yo voy a hacer un par de pregunats de las dudas que me dejó el texto.

    Respecto del movimientismo:
    Esto que planteas vos supone entender mejor porque reforzar de tal forma la alianza con la CGT. Es decir, vovler a plantear una dicotomía entre el agro y el trabajo manufacturero. Me parece acertado pararse sobre el movimiento obrero organizado, lo que va a ser lindo, será ver donde se para la CTA. Porque o resigna sus banderas de lucha por la personería gremial en el nivel mas alto -que no le corresponde necesariamente- o termina en una nebulosa en el otro espectro.
    En fin, es lógico entonces el panorama planteado de dos modelos en pugna en el discurso oficial. El tema es que no se va a poder avanzar mucho si, una vez asegurado el triunfo, el sector agrario entra en una nueva lógica de conflicto permanente. Una cosa es pararse en las antípodas, que está bien y es por demás muy lógico. Pero otra distinta es pretender que se pueda avanzar mucho si aquellos te hacen un trastabille continuo. Y ya estan dadas las pruebas.

    Acerca del nuevo sujeto agrario:
    ¿Esto supone que ya no existe dialectica entre chicos y grandes productores y que todo ello es meramente una inutil embrolladera discursiva?
    Ya me parecía a mi que este Buzzi era el perverso. Te corre por izquierda pero juega bien con la derecha. De Angelis en su brutez es al menos mas evidente.

    1. Pablo D:

      El movimientismo, o la concepción de que los diversos frentes de lucha deben integrarse en un espacio con proyección electoral, viene a ser el apuntalamiento de los partidos políticos, que están -todos- fuertemente desarticulados. En ese sentido, es movimientista el FJPV, pero la idea es transmitir que no lo es menos la oposición, que incorpora elementos del NSA a sus listas. Hoy, de un lado se incorporan los propietarios y los empresarios, del otro los laburantes -incluso tipos cercanos a la CTA, como Depetri, o bien directamente afiliados, como Francisco Tito Nenna. El antagonismo, al desnudo.

      Sobre las coincidencias objetivas del NSA, lo podés ver como intereses comunes (apertura comercial, desgravamiento impositivo, etc.), o incluso, desde un punto de vista cultural, como la construcción de un bloque de poder hegemonizado por los grandes. Lo cierto es que partir ese bloque, o tan solo soñar con hacerlo, es imposible.
      Un abrazo,
      Ezequiel

  3. Ezequiel:el parrafo tres esta perfecto.Y en la realidad actual sociopolitica es muy interesante percibir y estudiar el movimientismo,que reemplaza a la presion de los partidos politicos,por lo menos a los tradicionales,incapaces de superar su momento critico.
    A Pablo D:creo que la dialectica interna de los actores agrarios va a continuar y sera enriquecedora.Lo que me preocupa es la actitud y preparacion politica de los agrarios ,en especial de menores recursos,dado que la historia mundial enseña que mas bien actuan como elemento conservador y aun retardatario.

  4. Interesante nota Ezequiel:

    Volviendo un poco atrás, el bonaerense Juan Manuel de Rosas pudo gobernar haciendo alianzas con caudillos provinciales (lejanos al puerto) frente a los porteños (comerciantes fuertemente ligados al mercado internacional).
    Hoy, el nuevo sujeto agrario es el que está ligado profundamente al mercado externo aunque territorialmente lejano al puerto (al revés que hace 150 años). Tiene potencia, este flamante sujeto (más burgués que oligarca), para disputarle al gobierno nacional (anclado en el conurbano, industrialista) la riqueza nacional, el poder político.
    El gobierno nacional, frente político con base en el PJ, tendrá que ampliar sus alianzas movimientistas (CGT en el conurbano, CTA y Movimientos Sociales en pueblos chicos y zona rural) para adentrarse en el terreno más áspero, donde el nuevo sujeto agrario marca diferencias (Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos).
    El mapa desequilibrado de una Argentina moderna tiene el 85 % de burgueses (Burgos) y el 15 % de campesinos (Ruralidad): ¿Cuándo pasará por la cabeza de los dirigentes de 1º, 2º y 3º línea (estatales y de la sociedad civil) la necesidad de descomprimir las ciudades y ocupar concretamente, ocupar el territorio rural para que la salud de los argentinos mejore?
    En líneas generales, el MST brasilero hace 20 años que propone equilibrar los espacios urbanos y rurales del Brasil, obligando al Estado a mirar hacia el horizonte y no solamente su ombligo.
    Parar la urbanización y llevar educación fuera de ella, cultivar la cultura de la tierra y de la alimentación sana, mixturar saberes, generar desarrollo sustentable y a escala humana, ya no es una Utopía para muchos trabajadores sin tierra del Mercosur.

    Salú!

    1. Me parece un planteo muy lúcido. En este sentido deberíamos prestarle mucha atención a lo planteado por los diferentes Movimientos Campesinos que se desarrollan en nuestro pais.

      1. Federico: en eso estamos. El MOCASE, MOCAFOR, etc., pero también sectores productivos que no se identifican con el discurso de las patronales agrarias, están en un armado propio, para desarmar ese tinglado que se sigue llamando, como si fuera uno, «campo».

      2. Eso es solo tratar de aprovechar políticamente la hetereogeneidad del sector rural. Espero que no traten de hacer una armado maniqueo de buenos y malos. Por mi parte, y se que de parte de muchos también, tenemos memoria, y los que del sector rural eligieron estar del lado del gobierno en un momento de agresión como en el 2008 no serán olvidados.
        El sector hortícola, por caso, que se que estan tratando de melonear, es muy susceptible a una operación «blanqueo», que se puede armar en combinación con el Momo, y eso es solo un ejemplo.

  5. Muy buenas tus preguntas,Espacos Publicos.En cuanto a ROSAS,hace poco vi en el canal Encuentro la vida de Estanislao Lopez,y como el porteño lo hizo enfrentar con Ramirez y Quiroga.Sera por eso que algunos peronistas lo vinculan con su linea?

    1. Qué bonito eufemismo «déjenme de joder». Mirá que se puede tomar para cualquier lado, y «dejarlos de joder» puede significar sacar retenciones, pero también tocar el tipo de cambio o terminar con los subsidios. ¿Eso también es dejarse de joder, o cuando viene a favor mejor jodan un poquito?

    2. Mariano:

      Paremos la pelota un segundo. El año pasado, vos levantabas -y yo acompañaba- la idea de trocar retenciones por impuestos a la tierra y una actualización de ganancias para todos los sectores, reforma financiera, etc. Esa era una agenda piola, porque en esa medida, uno podía pensar en bajar el IVA, que es redistribución en serio, vía devolución por tarjeta en cuenta sueldo menor, por ejemplo, a dos lucas.

      Esto lo dijo Grobocopatel en una entrevista, y yo firmaba ahí mismo:

      http://criticadigital.com/impresa/index.php?secc=nota&nid=21201

      Ese esquema implicaba un trueque, y mayor tributación para todos los sectores, si bien más equilibrada y fuertemente progresiva.

      Distinto es decir «que lo dejen de joder» (interpreto «retenciones cero, pero mantengan el dólar y el gasoil, y ya que están tiren un subsidio» (Buzzi dice «crédito no reintegrable»)

      http://www.cronista.com/notas/173603-buzzi-considero-que-el-estado-debe-ser-socio-las-perdidas

      ¿Por qué es distinto? Porque deja la pata fiscal boyando en el aire. Ahí se nota algo que este año negás, y es la influencia de CRA sobre el bloque. Recuerdo aquellas declaraciones de Llambías del año pasado, de las que te despegaste en su momento:

      «Diga lo que diga el Gobierno, esto no es una medida ideológica ni política. Simplemente se trata de defender un modo de vida. Y reclamar por la vuelta del libre mercado. No queremos ayudas ni castigos. Sólo déjennos producir»

      http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=864646&high=reclamar%20libre%20mercado

      Como que pasó agua abajo del puente, ¿no? Ahora sí es ideológico, sí es político, sí es partidario, y además quieren la ayuda… y no me parece mal. Lo que quiero terminar de entender, ideológicamente, es si seguís bancando, como el año pasado, una reforma fiscal progresiva, o si el programa se reduce a bajar retenciones y punto.

      Un abrazo, en el respeto que sabés que te guardo.

    3. Y ahí estamos totalmente de acuerdo: es para todos la cobija o es para todos el invierno. Ojalá cuando pase la campaña podamos avanzar en una renta progresiva a las fortunas más importantes, independientemente de su origen (el proyecto de Recalde), pero también es necesario replantearse qué entendemos por «burguesía nacional» a la luz de la conducta de los industriales argentinos.

  6. Mala actitud Tomás, eso es gran parte del problema.
    Ejarse de joder es dejar de ver al sector como el chanchito de los ahorros. Eso fue porque la pasividad anterior se tradujo en nulo poder político, y de difusión. Hoy cambió la cosa un poco, y va a ser el único sector social que no reclama privilegios con respecto a los demás.

  7. Sobre dejarse de joder: un viejo amigo, ya fallecido (garca como pocos pero que un poco picado decía cosas interesantes), decía que no hay cosa más estatista que un liberal que necesita un subsidio. Ahí sí que no va dejarse de joder, claro.

    Sobre poder político y de difusión, déjese de joder, Mariano, ¿nulo poder? No, sólo que como somos pocos (y más divididos de lo que Ud. quiere creer), tenemos baja representación. ¿Nula difusión? En mi pueblo, nadie sabe cómo piensan políticamente los empleados municipales, ni los peones, ni los desocupados (excepto ellos). Sí sabemos todos cómo piensa cada uno de los estancieros: los hay gorilas (la mayoría), pero también radicales y peronistas. Ah, ya me doy cuenta, usted pretende tener más poder que el que electoralmente le corresponde. Ya ha ocurrido, ¿se acuerda? Sólo han pasado treinta años.

    ¿Va ser el único sector social que no reclama privilegios con respecto a los demás? ¿En serio? ¿Tanto cambió la cosa? Será la primera vez…

    Marcelo

    1. Cada vez esta más afectado por el «sindrome del tío Tom», Marcelo.
      Usted sabe bien que el movimiento agrario no esta encabezado por los estancieros, ni siquiera dirigido ideológicamente por ellos.
      La pretensión de poder electoral es legítima, y el que corresponde será el que la gente que vota diga. las referencias a hace 30 años son al pedo, porque también veía a los muchachos de la industria y comercio celebrando, no se acuerda?
      En cuanto a subsidios, hay dos posturas, la que adhiero yo es que no el quiten ni le den nada a nadie, la postura de la mayoría de los compañeros de la FAA es que haya una especie de «redistribución interna» por el lado de retenciones y subsidios. para mi es un error porque siempre hay pérdida neta para el sector en esos casos.
      Es una autoengaño pensar que porque Don Corleone te tira un hueso de vez en cuando, te favorecés con su presencia.

      1. Cuatro cositas: una. No entendí lo del Tío Tom.

        Dos. En la provincia de Buenos Aires, el movimiento estuvo dirigido por CARBAP, salvo claro los que se juntaron solos, que sí, fueron la mayoría. Pero recuerde que cuando la gente se junta sin objetivos demasiado claros, siempre aparece algún grupo organizado desde mucho antes, que le «clarifica» los objetivos.

        La pretensión de poder electoral es legítima. Muy legítima. Sólo le estoy recordando quién era el minsitro de economía hace treinta años, a qué sector correspondía y cómo nos fue a todos (incluídos los del campo) en esa época.

        Cuatro. En cuanto a su postura sobre «que no le quiten ni le den nada a nadie», es posible que funcione. Salvo, claro, que no me dicen cómo se mantendría el dólar tan alto, ni cómo pagaríamos la deuda (que yo digo que no hay que pagarla, pero como tarde o temprano la vamos a pagar, mejor paguémosla cuando podemos, cuando nuestras expotaciones valen), ni cómo mantendríamos el gasoil barato, y etcéteras varios. Claro, es más fácil dejar todo en manos del productor. Pero, socialmente hablando, es más ineficiente.

        Marcelo

      2. Marcelo: El dolar, la deuda, el gas oil, etc, son problemas de todos los argentinos, no de los chacareros.
        Si el estado pone guita en solucionar algunos de esos problemas, no son lso productores los que tienen que sufragarlo. En todo caso son los que más tienen o más ganan, sin importar su actividad.

  8. No se ofenda, Mariano, pero las cosas que usted sube me inspiran a contestarle. Y estoy aprendiendo a no contestarle tan mal como antes, si se fijó. Será porque sé de lo que usted habla, porque conozco el palo del lado de adentro.

    Marcelo

    1. Una última cosa: acabo de leer un comentario suyo sobre Aerolíneas: creo que ahora sí puede empezar a preocuparse, porque por una vez estoy de acuerdo con usted. Sólo que quedaba muy lejos en la discusión para apoyarlo. Pido perdón al autor del Crepúsculo, pero no me quería perder la ocasión de humillarlo con mi apoyo.

      Marcelo

      1. Es que, después de las cosas que me dijo en la otra discusión (impostor, buey corneta, sin contar las que me largó de rebote), debe ser terrible que yo lo apoye. Es más, soy el único que lo apoyó.

        Marcelo

  9. Muy buen post y excelente análisis don Ezequiel. Más allá de la contundencia de sus palabras le confieso que no estoy tan seguro de su aformación «El tiempo en que gobernaba quien mandaba en el conurbano ha terminado», o al menos no totalmente. De acuerdo en que existe una transformación profunda de la territorialidad (su otro post ya lo había oteado antes). Pero vuelvo a no estar seguro de las estructuras partidarias. Está bien que usted menciona «tradicionales», pero un partido que no tiene un mínimo de dinamismo se fociliza y va al museo, así que la transformación que quizá se pueda ver en los «partidos tradicionales» que dejarían de serlo tanto, puede tener lugar. O desaparecen esos partidos, pero se necesitan otros. Que seguro tendrán otro tipo de construcción y territorialidad.
    Ahí va lo que usted me dejó pensando, pero no quería dejar de comentar su excelente post. Mis saludos

    1. Ladislao:

      De acuerdo, en buena medida.

      1) El nuevo punto de equilibrio entre Centro – Litoral y Conurbano es una incógnita aún por alcanzar. Los dos años que vienen nos dirán en qué medida retiene poder el conurbano. Lo que está claro es que ya no alcanza. Para mayor evidencia, el año que pasó.

      2) Las estructuras partidarias efectivamente pasaron una noche en el museo. Las que se armaron desde 2001 – 2003 no tenían nada nuevo que aportar a los clásicos «partidos de notables» weberianos, con el glamour de los candidatos mediáticos. Pero eso, en términos de gobernabilidad, no sirve: el ejemplo de la Alianza vale para todos. Ese es el límite de Carrió, por eso vuelven al redil tanto ella como Cobos. Mal que mal, lo que más les conviene es pelear un lugar en el armado de la UCR, que al menos mantiene un vínculo histórico con CARBAP en los territorios.

      Un saludo, un abrazo, y gracias por pasar.

      Ezequiel

  10. La territorialidad,que es un concepto cuantitativo,solo puede ser neutralizada por un mensaje que apruebe la mayoria de la gente,lo que implica un concepto cualitativo.

  11. Isabel:

    A lo mejor el post previo a este insistió, por mi parte, excesivamente en el aspecto cuantitativo, cosa que reconozco, dado que se trataba de un artículo destinado más que nada a identificar actores electorales y perfiles de sufragio.

    Eso es cierto, y claramente es un límite para el análisis.

    Ahora bien, para un militante político, el «territorio» tiene siempre una dimensión cultural y simbólica, una determinada composición social, una conciencia de grupo que cohesiona a las partes, etc.

    En este caso, nos estamos refiriendo también a lo segundo, en la medida en que, como dice Mariano T., estos son los mismos actores que estaban en pasividad hacia, digamos, 2006, y que ahora cobraron organicidad, una determinada conciencia y hasta se dieron un programa político de corto plazo -algunos, como Mariano, también tienen visión de largo plazo-.

    En este segundo sentido, el surgimiento del NSA -por lejos, la transformación social más importante de la década, dadas las nuevas subjetividades que implica- es, ante todo, un fenómeno al que corresponden herramientas y conceptos cualitativos.

    Al margen de ello, la batalla cultural por los sentidos establecidos, que imagino relacionarás con la capacidad de los grupos -y, especialmente, del Estado- de democratizar el acceso a los medios de comunicación y «afinar» las apelaciones discursivas puede generar un sentido de identidad colectiva superador, o no. Esa batalla, efectivamente, supera el margen de la lucha territorial.

    En principio, lo veo difícil. Pero bueno, veremos.

    Un abrazo,

    Ezequiel

  12. De acuerdo,Ezeauiel.Lo que me preocupa es la desaprension del gobierno en cuanto a la conceintizacion de fondo de la gente y hasta pienso que no se asesora bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *