De un lector de don Pepe, que no es Marrone y réplica de un amigo

En el último podcast de Pepe Eliaschev, publicado en Perfil, un lector, que firma como belgranito, escribió el comentario que copio más abajo. Le envié ese comentario a un grupo de amigos, algunos socialistas, otros peronistas, un par de ellos conservadores, pero todos inteligentes, y uno de ellos, el notable Saúl Drajer, tipo que la tiene muy clara en todos los terrenos en los que se mete, me mandó al respuesta que copio a continuación del post de belgranito. Una delicia ambos.

Por lo que uno lee en los diarios, las expectativas  del gobierno son reunirse con Berlusconi, con Zapatero, y cumplir con sendas  disertaciones en el Council on Foreign Relations y en la Asamblea de la ONU.  Afortunadamente nada más que eso. ¿O era preferible la servil y antipatriótica  actitud de aquellos funcionarios que antes aprovechaban cada viaje a EEUU para  recibir instrucciones,que después padeciamos los argentinos en términos de  caída de salarios, mayor endeudamiento,etc?

A mi realmente me fastidia  la severidad y rigurosidad con que Eliaschev encara todos y cada uno de los  actos de Cristina -y en esto no se diferencia en nada con los demás  periodistas que no quieren a esta mujer-, que contrasta notablemente con la  complacencia y tolerancia con que trata los asuntos inherentes a los  EEUU.

Sin ir más lejos, en ocasión de la crisis con el campo al  gobierno se le reprocharon ciertas actitudes que no se le recriminan a la gran  democracia del norte. Por ejemplo, ¿Bush consultó a la oposición antes de  disponer un salvataje de billones de dólares? ¿Qué participación tuvo el  Congreso en medio de la crisis? ¿Alguien concibe que pueda existir en el  Congreso norteamericano un individuo que se descuelgue con “un voto no  positivo y se caiga lo dispuesto por el Poder Ejecutivo?.

Más cerca  todavía; con la valija de Antonini Wilson aún hoy los medios siguen operando  con un juicio payasesco para poner en la picota “la financiación de la campaña  electoral de Cristina”. Y ahora un periodista nos informa que Fannie Mae y  Freddie Mac son los mayores financiadores de las campañas políticas de  Demócratas y Republicanos; pero claro, como no se llaman Antonini Wilson ni  son venezolanos, la “independiente” justicia de EEUU no investiga. Y los  medios tampoco.

Esta manera de encarar el periodismo, con una  mirada tan parcial e interesada, refuerza la preocupación de aquellos  argentinos que necesitamos una oposición seria y responsable. Porque no hay  dudas que esta forma de hacer periodismo no hace sino reflejar la mediocridad  de los partidos políticos opositores.

Comentario por belgranito —  Septiembre 22, 2008 #

Jorge:
Este comentario que enviaste tiende a afinar la puntería.
Hay mucho para reprocharle al gobierno Cristina: que se maneje como una empresa familiar, que los cargos clave de la planta político-técnica estén cubiertos por personajes ignotos (¿alguien sabe como es la cara o escuchó alguna vez la voz de nuestro Ministro de Economía?), que haya una seria sospecha por el involucramiento de funcionarios centrales en negociados (vox populi De Vido, Jaime et alia dixit), que Antonini Wilson haya hecho «dedo » en Maiquetía y la sensible gente del gobierno argentino lo haya levantado en el avión privado contratado, que insistan en programas por lo menos extemporáneos como el del tren bala o que no entendan el daño infringido al país con el manoseo al organismo central de estadísticas y censos, y varias otras cosas por el estilo.
Pero no cabe duda alguna que a pesar de estos desaguisados, la Dra Fernandez debe haber tocado intereses muy duros porque la reacción mediática contra ella (ellos) es feroz.
En pleno revuelco financiero mundial, no he escuchado ni una sola voz de los «comunicadores sensatos» que se pronuncie pesadamente contra los «gurúes» locales que nos llenaron de consejos al pedo. No digo una condena, con nombre y apellido (como hacen para el otro lado). No hay siquiera una amable reconvención del tipo «muchachos, llámense a silencio por un tiempo o dedíquense a la crítica musical»…
Eso si. Le han dicho a la Dra. Fernandez que debiera haber guardado recato cuando se refirió recientemente a la crisis financiera. Que no estaba bien hacer mofa sobre temas tan serios.
En lo personal, creo que la Sra. Presidenta ha sido demasiado pacata. Yo en su lugar, y desde el Salon Blanco de la Casa de Gobierno, hubiese sacado la poronga ante las cámaras de la TV en cadena y la hubiese sacudido con ambas manos como lo he visto hacer a varias hinchadas del fóbal cuando se ningunea al contrario. Es, a mi modesto juicio, la mejor definición gráfica que me merece ese conjunto de hijos de puta que la van de sesudos analistas económicos.
Volviendo al recato, creo que por encima de errores del gobierno, hay una mano tendiente a condicionarlo en lo que se pueda. Por eso la multimedia se ha lanzado a pegarle a diestra y siniestra, y vemos como interesantes columnistas que hasta antes de la crisis sojera eran tibiamente oficialistas, ahora corren en el pelotón de avanzada para el reparto de mierda (algunas veces dicen cosas justas, muchas solo actúan de coprodispersores).
Como si esta comedia de enriedos no fuese suficientemente Georges Feydeau, después de la partida de la comitiva oficial a NY, el Cleto invita al Jefe y Vice de la Ciudad a visitarlo a sus aposentos del Senado de la Nación.
¡El Cleto! ¡Que personaje!
Quiere a toda costa convertirse (y que lo conviertan) en la esperanza seria de la Patria. ¿Será como Ezequiel Martínez, el Presidente Jóven que sabe y puede?
Asi las cosas, coincido en la falta de una oposición seria.
Hablo de un grupo pensante que muestre con datos incontrastables las falencias del gobierno y ayude a conducir este barco mostrando las opciones mejores (o por lo menos otras a considerar).
Me voy a laburar
Saúl D.
 

10 Comments on “De un lector de don Pepe, que no es Marrone y réplica de un amigo”

  1. El periodismo escrito de hoy es mayoritariamente ilegible por cuestiones sintácticas y/u ortográficas. En una proporción minoritaria existen buenas plumas como Pepito Eliaschev, quien lamentablemente padece, desde hace un año aproximadamente, una enfermedad acaso congénita, que permanecía latente en su organismo. Ese mal despertó el día que alguien autorizado le comunicó que en la fecha previsible del vencimiento de su contrato laboral con una emisora de radio pública (de las que pagamos todos) ese vínculo no sería renovado. Esto es, una facultad que TODOS los contratistas tienen en el mundo y desde siempre, lo que obviamente no da derecho al pataleo ni a una acción judicial, dado que las partes han respetado todos los términos del contrato pactados en el inicio de la relación entre ambas.
    La enfermedad de Eliaschev es una rara mezcla de voracidad material con gorilismo salvaje. De todos modos, en este simpático bienpensante de clase media, lo que priva es el primer término de la ecuación. Porque Pepe, a favor del impresionante bolonqui que armó con el meneo de su «despido»(¿?) bien recogido y reproducido por la cadena nacional privada sojera (es decir, el 90% de los medios)consiguió, no uno, sino 20 conchabos laborales mejores que aquel que lo unía con la precaria radio Nacional. A eso apuntó Eliaschev, a cargar su cuenta bancaria a caballo de un sofisma, esto es: transformar la normal caducidad de un contrato en una patada en el culo por cuestiones ideológicas. No pensó ni dijo que esa radio pública le bancó durante cuatro años que usara el micrófono oficial para agredir al gobierno ¿Qué esperaba, una medalla de oro? Sin embargo, está dicho, no lo echaron. Aguardaron a que el contrato muriese -ya que no el contratado,pese a su enfermedad-. Ahora Pepe da rienda suelta a su gorilismo de toda la vida en diarios, radios, canales de televisión, Perfil, conferencias pagas, almuerzos con Mirtha, fotos con Cobos, autógrafos con Buonanotte. Todo le sirve para sumar a este mercachiflecagatintas, siempre escuchado por un público políticamente correcto: billetera gruesa, zapatitos blancos, poco coco nacional. Pero ¡ay! también existen los Belgranitos. Y los Drajer. Digo yo ¿esta gente nunca pensó en dedicarse al periodismo, no digo ahora, porque ya es imposible, digo en otro tiempo, porque hubiesen marcado una diferencia que los argentinos merecemos largamente. Así como merecemos que Schussheim se anime a enviar sus hallazgos. Quizás él también se atreva a escribir algo. Seguro que suena afinado. No como Pepito, a quien le deseamos un pronto restablecimiento porque, como decía mi abuela, las mortajas no tienen bolsillos

  2. El pepitillo Eliaschev! De la Orga a columnista de la Nazión, siguendo la traqueteada senda que abrieran el Galimba y la Piba Luro Pueyredón Azcuénaga de las Calzas Verdes, mientras le pisa los talones el tegobi Caparrós…! Qué gente tan simpática…

  3. Pero algunas inexactitudes también, por caso el paquete salvador, que va a tener que pasar por el Congreso.
    Y con la actitud de cristina, me parece que hay que ser al revés, decir la verdad en Argentina, y ser hipócrita (como los demás) afuera. Cristina miente (o hace mentir)a los argentinos, y afuera parece que le agarra un ataque de sinceridad, la hipocresía la dejó en Ezeiza (para calzársela a la vuelta).
    En diplomacia «lamentamos profundamente las dificultades por las que esta pasa este gran amigo de la Argentina y quiero decirles que podrán contar con nosotros en la medida de nuestras posibilidades», significa «me encanta que lo que te esta pasando y si llamás no te atiendo el teléfono»
    Por eso ayer se habrá dado un gusto, pero quedó desubicada.

  4. La respuesta de tu amigo me gustó por divertida.

    En cuanto al debate, creo que:

    Pepe E. y Victor Hugo son también dos casos donde la gestión K no supo tener «hospitalidad devoradora» (en el mejor sentido del concepto).

    En los primeros años de la era, Pepe E. no era crítico-crítico. Apoyaba ciertas medidas hasta que lo sacaron del aire de Radio Nacional. Y ahora ahí está: se convirtió en un lancero embravecido desde Perfil y de donde lo llamen, porque ahora además tiene el prestigio de los «»»perseguidos»»».

    Y Víctor Hugo también; desde canal 7 acompañaba y a cada tanto se mandaba «fuego amigo», pero lo decía al lado de una rubia boba y un conejo de peluche. Los valores resaltados, sus líneas de pensamiento eran compatibles. No había que temer. Y ahora ahí está: en la radio que escucha el campo argentino.

    Al expulsarlos del sistema de medios públicos y mandarlos al privado, perdimos dos bocas a favor y ganamos de bocas en contra.

  5. A mi también me duelen los artículos de Eliaschev y Caparrós.Sobre todo P.E.me crié políticamente leyendo sus artículos,hoy dá pena,me cuesta leerlo.Caparrós es diferente aunque no lo conocía y creo que no era periodista en los 70,los tres tomos de la Voluntad con Anguita,me pareció lo mejor que he leido sobre nuestra lucha.Sobre todo porque hacen una lectura crítica,que era y sigue siendo necesaria.Creo que siempre es más importante la crítica y la autocrítica,en serio.No estoy hablando de una actititud formal al estilo de los que podríamos llamar genericamente «estalinistas».Pienso que es más útil pensar en qué nos estamos equivocando, antes que a la menor crítica saltar como leche hervida y tratar de desprestigiar al que está ‘haciéndole el juego al enemigo del gobierno nac & pop.’
    No entiendo otra manera de apoyar a este gobierno que no sea criticando lo que a mi juicio no nos lleva por el sendero popular.
    Olvidémonos de lo que dicen los medios sojeros,pero digamos en voz alta, nosotros,no ellos,que por ejemplo lo del Indec es ya imbancable.Estamos mintiendole al pueblo que decimos representar y esa política sí que dá armas a los enemigos.Y así en varios temas.Con gran placer he descubierto la página http://www.libresdelsur.org.ar,y aunque sé quién es Tumini,no tengo relación con ellos, lo aclaro.Ahí se apoya y en serio,pero se hacen críticas desde adentro.
    En definitiva,lo que quiero denostar aquí,es al sectarismo infantil,al de los obsecuentes,los que le encuentran justificativo a todo.Después del terrorismo de estado de las Triple A,ya sabemos que no todos los peronistas son iguales y hoy como antes, me parece que hay muchos gorilas en el gobierno popular.Entonces me parece más útil apuntar con la crítica hacia ese lado ,sobre todo y no preocuparse tanto con los ‘disidentes» llamense Eliaschev o Caparrós.
    Y si me disculpan,en vez de ‘efecto jazz» el de «efecto coca-cola» me gusta más.
    Saludos y muy bueno el post.

    libresdelsur.org.ar,ya pesar que muchos de ellos son funcionarios no se callan.

  6. El último párrafo es un error tipográfico,tal vez un lapsus,porque en realidad estoy contento porque quería leer el discurso completo de Cristina y en la página de ellos está.

  7. Jorge: Pepe hizo sus primeros pininos en la revista Cristianismo y Revolución, a lo mejor ahí conoció a alguna gente de la orga. Creo que él cuenta cosas de esa época en su libro Lista negra (o algo así), a mí la verdad que no me interesa.

    Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *