10 tesis sobre el macrismo

I- El macrismo es capaz de articular cualquier clase de demanda a su interior. Cualquiera. ¿Qué sector quedaría afuera de una alianza con el macrismo? El kirchnerismo, la izquierda y la centro-izquierda, opositores al macrismo desde antes de comenzar la gestión. Es una virtud política gestionar sin limitarse políticamente.

II- La encrucijada personal de Mauricio Macri es la siguiente. La épica de Alfonsín fue la democracia, la de Menem el consumo, la de De la Rúa la honestidad y la de Kirchner los derechos humanos. La de Macri es “la gestión apolítica”. Un gobierno local más de Macri -o de cualquiera de sus delfines- agota esa épica; para un gobierno nacional no alcanza, porque inevitablemente exige la alianza con otros sectores (el peronismo disidente o eventualmente el radicalismo) que le comen la base de la “apoliticidad”.

III- Ni Gabriela Michetti, ni Alejandro Rozitchner son representativos de nada del macrismo. Vaticino el pase a la Coalición Cívica de la primera antes de terminar su mandato, y la caída en desgracia del segundo, excepto para aquellos que usen twitter.

IV- La avanzada contra Macri de los sectores opositores queda trunca por un factor previo a “la unidad de la oposición”: no hay diagnóstico del macrismo (aunque tal vez una explique a la otra, o ambas se expliquen mutuamente). Hasta ahora, los opositores no han hecho más que bardear las acciones del macrismo, pero de lo que se trata es de interpretarlo. No hay un discurso unificado respecto de si el flanco a atacar es la ineficacia de la gestión o si es la idea de la gestión pura como negación de lo político. Ambas tienen buenos argumentos, o tal vez son dos tácticas diferentes de una misma estrategia: en definitiva, tal vez de lo que se trate es de ordenarlas.

V- Una ventaja y una desventaja de gobernar la ciudad es que las noticias locales son nacionales. No hay sección “Capital Federal” en los grandes diarios, porque las noticias locales son inmediatamente nacionales. El problema comunicacional, el hecho de que al macrismo parezca “no entrarle una bala”, reside en que la política nacional sucede encima de la política local, la atosiga y la esconde. Los carteles contra la Ucep de Macri quedan sepultados bajo consignas nacionales.

VI- El macrismo no pide antecedentes para entrar. El macrismo no googlea. Y los retrocesos en las designaciones y políticas públicas son, antes que una virtud de consenso, un síntoma de un problema más grave.

VII- Uno de los problemas que más expone mediáticamente al macrismo, derivado de la tesis VI, es que resulta más fácil venderle un paquete al macrismo que a un padre divorciado el día del cumpleaños del pibe.

VIII- La primera regla del macrismo es que el macrismo no existe. La segunda regla del macrismo es que no debes hablar del macrismo. En tanto que no existe, el macrismo no paga costos como grupo, sino como individuos. Los costos de las políticas públicas las pagan políticos públicos con su cabeza.

IX- En la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires hay una comisión cada 2,62 legisladores. En términos politológicos: muchos incentivos para cooperar. La debilidad de Macri no está ni cerca de la puerta de su Poder Legislativo.

X- Si el kirchnerismo tiene intenciones de recuperar a la clase media, el referente “kirchnerista” de la oposición a Macri en Capital debe ser un tipo: a) que no haya sido funcionario del kirchnerismo; b) que no sea del riñón del kirchnerismo; c) que le den un cheque en blanco desde el kirchnerismo para poder “criticar lo malo y acompañar lo bueno” a nivel nacional.