Dejarse de joder

Cuatro mil setenta muertos por accidentes de tránsito. Desde que empezó el año. No hace falta andar calculando si cuatro mil setenta muertos son más de seis veces los muertos en Malvinas o la misma cantidad que los soldados yankis que en Irak desde 2003. Cuatro mil muertos es una aberración. Por eso hay que dejarse de joder.

Hace mucho que quiero escribir sobre esto. Pero no le encontraba la vuelta política. Precisamente porque esa vuelta todavía no logró darla nadie. Como siempre, el discurso de las víctimas obtura cualquier posibilidad de politización del fenómeno. Pero la política está, porque de lo que se trata es de la capacidad del Estado de imponer eficazmente el respeto de sus leyes. Y para eso hace falta gestión, y la gestión necesita de conducción política. Por eso hay que dejarse de joder con la “concientización”, la “educación”, y poner a la mejor fuerza de seguridad nacional, la Gendarmería, a imponer con todo rigor el cumplimiento de la normativa vial. Sin vueltas.

La capacidad de intervención del Estado se juega lamentablemente también en campos menos interesantes, menos propensos al debate de idea, que el mercado o la relación salarial. Poder hacer cumplir eficazmente las leyes es un principio básico de la estatidad. No hace falta encontrarle al tema de las muertes por accidentes de tránsito una dimensión de clase (que la tiene) para que exigir la protección estatal sea progresista.

Es tarde, fue un día largo, y no estoy inspirado; por lo tanto voy a decirlo brutalmente: la evasión impositiva y la violación de las leyes de tránsito (junto con algunos delitos complejos como la trata y el tráfico de personas, pero esa es otra historia) son los dos fenómenos para los que quiero pedir abiertamente algo que tiene bastante poco prestigio: represión estatal.

Autor de la foto.

48 Comments on “Dejarse de joder”

  1. No se trata de represión, Alejandro, se trata de control. Las leyes existen para que se cumplan, pero como imponen conductas que no a todos nos gustan, siempre existe la tentación de transgredirlas, sea para evadir impuestos o para manejar más rápido de lo que corresponde. Toda buena ley tiene que estar acompañada de medidas que obliguen a cumplirla.

    (Por otro lado, antes también harían falta un montón de políticas preventivas, que también son responsabilidad del Estado)

  2. Alejandro, estoy de acuerdo. Ana, entiendo que debe definirse qué significa represión. Y esoy de acuerdo con la prevención y todo lo demás, Pero yo quiero muchos (muchísimos) radares en las rutas. Francia viene bajando el número de muertos en rutas de manera alucinante desde hace 5 o 6 años, cuando se decidieron a poner radares. También quiero muchos cámaras de fotos en los semáforos. Si alguien violó una ley, multa, que te duela. Aquí control (radares) y represión (multa) tienen que ir de la mano. El uno sin el otro no sirve para nada. También quiero que para obtener el carnet de conducir haya que pasar un examen riguroso. En todo el país.

    A veces decimos qué educados que son los europeos, cómo respetan sus normas. Lo que nos olvidamos, o que nadie nos dice, es que llegar al estado de respeto actual llevó DÉCADAS de control y represión en este campo, que hicieron que la norma se transforme en lo natural, en lo instintivo, no en la excepción.

  3. Gran parte de los accidentes de tránsito fatales se producen, por ejemplo, en las rutas con un solo carril de ida y de vuelta, ideales para los choques frontales. Hacer o no esas rutas es algo bien político y bien económico, que poco tiene que ver con lo cultural de hecho. Pero claro, no es rentable mejorarlas, así que que se sigan matando todos al viajar.

  4. Si, de acuerdo, por supuesto.
    No estaría de más ver algunas de las circunstancias (tiro cositas sueltas).
    1) Corrupción policial. Los que tienen que controlar hacen la vista gorda a cambio de un dinerillo.
    2) Desidia. A veces ni siquiera hace falta dinerillo. Por ejemplo, los coches detenidos en doble fila o los que estacionan en las paradas de los colectivos lo hacen impunemente, y suelen generar caos de tránsito e incluso accidentes.
    3) Mal estado de las rutas
    4) Mal estado de la señalización, por falta de mantenimiento o vandalismo.
    5) Poca conciencia ciudadana en el cumplimiento de las normas (que suelen estar bien, pero si no se cumplen, da lo mismo que sean buenas o malas)
    6) Boicot a las normas que significan un mayor control, por ejemplo a los carriles exclusivos, a las multas fotográficas, al registro por puntos. Hay boicot ciudadano, judicial y sindical, para todos los gustos.

    No soy un especialista en el tema pero por supuesto que me preocupa. Lo que si me parece es que estas cosas se empiezan a solucionar en la medida en que el estado (las agencias del estado que se ocupan, por ejemplo, de esto) es ocupado por cuadros técnicos y deja de ser, como hasta ahora, un ente bobo que queda sujeto a los cambios políticos, un botín de guerra.
    La organización del estado y la lucha contra la corrupción, en otras palabras.
    Saludos

  5. coincido y sumo
    el registro se compra señores
    todos lo sabemos, hasta el profesional.

    Llevan un solo bondi para habilitar toda una linea de colectivos.

    Somos todos pistolas el fin de semana, y el chupi es otra!

    No tengo auto y en esta circunstancia no quiero tenerlo, aunque igual corro el riesgo como cualquiera de uds.

    REPITO
    EL REGISTRO DE CONDUCIR SE COMPRA!!!
    DE QUE GENDARME ME HABLAS?

  6. Efectivamente es multicausal – expresión a menudo útil para tirar la pelota a cualquier otra parte – pero en particular se nota la falta de autopistas en el país. Las bajas más terribles y numerosas ocurren en las rutas muchas de las cuales estan ya atestadísimas. Si comparamos el crecimiento de nuestro parque automotor con el de kilometraje de rutas y autopistas nuevas salta a la vista.

  7. no nos olvidemos que no se respeta el descanso de choferes y camioneros del amigo moyano que se quedan dormidos y provocan muchisimos accidentes
    y no es un tema de represion del estado realmente creo yo sino de cultura y reprobacion social hacia los que quiebran las normas
    el tema del transito aca y en otros paises como rusia se da creo yo por que hay un total desapego al respeto de las normas en todos los ambitos de la sociedad
    si no hay una sensacion de premios y castigos para tu conducta no tenes incentivos para ahcer las cosas de manera correcta

  8. Aunque parezca un tema alejado del debate de idea, como bien dice Alejandro, sin embargo el tránsito ha sido usado mucho como metáfora de la relación entre mercado y Estdo.

    Años atrás, un político socialista francés decía que si los liberales de mercado eran tan iberales no deberían admitir que el Estado pusiera semáforos.

    Y sí, el tránsito es una buena metáfora del grado de civismo existente: si pienso que la ruta es mía, que el otro es un estorbo, que mi coche porque es más potente tiene que tener prioridad siempre, que el peatón y el ciclista son una molestia, etc. etc., son un perfecto individualista de la peor calaña.

    Manejar suele poner a prueba el civismo de cada uno, porque es una situación en la cual uno tiene un poder que no suele tener habitualmente sobre los demás: literalmente, tiene un arma con la cual los puede matar, o al menos tiene algo que quiere disfrutar a toda costa (velocidad, conductas de riesgo, etc.) y que puede hacer aparecer con facilidad a los demás ya ni siquiera como mero medio para un fin…

    Manejar pone a todos dramáticamente en una situación brutal de débiles y fuertes, en la que cualquiera puede verse en uno u otro lugar dependiendo del que tenga al lado. Así que en efecto el Estado debe reprimir (el controlar viene antes) a los que tengan conductas de riesgo, a los que pongan su placer por encima del respeto a los demás.

  9. Tanto los puntos que marca Alejandro como los que señalan los comentaristas son ciertos y los comparto. En teoría, desde Nación, este es el año de la Seguridad Vial, sería interesante alguna estadística para comparar los últimos años; para ver si mínimamente bajó en algo el porcentaje de accidentes. Igualmente, si es el año de la seguridad vial, no tengo ni idea de a qué se debe ni si se empezó a implementar algún tipo de política al respecto o qué.
    Lo que dice ulschmidt es interesante y hace saltar a la vista un desfasaje que no parece solucionable, al menos a corto plazo.
    fede: no comparto lo de los incentivos para hacer las cosas de manera correcta, con ese criterio las leyes terminan rebajadas a simples reglas de conveniencia (y no de convivencia). El sólo castigo debe bastar como motor que incite al cumplimiento. Esas ideas parecen extrapoladas del ámbito empresarial y dudo mucho que funcionen en el ámbito ciudadano. O sea, en términos psicológicos, de condicionamiento y demás, el incentivo podría funcionar pero como mera “respuesta refleja” (si existiera dicha cosa en humanos), no por una interiorización de las leyes como tales -que, precisamente, es lo que falta para que una ley se respete por ella misma y no por lo que provoque su cumplimiento-. Porque si no, si el día de mañana tomás una política de condicionamiento distinta y dejás de incentivar con premios el cumplimiento de una norma, no la va a cumplir absolutamente nadie.

    saludos

  10. Tampoco nos olvidemos que en los países europeos scar un registro es un trámite muy complicado y hay distintos niveles de registro.

    Como dicen por arriba, en Argentina es muy fácil comprar el registro y obtenerlo sin hacer la prueba. Por otra parte, cuando se obtiene de la manera honesta también es fácil de sacar y no existen penas graves por accidentes o infracciones a la ley de tránsito.

    Debemos incorporar sanciones que impliquen suspensión del registro cuando se violen leyes de tránsito.

  11. Educación es cierto que hace falta mucha.

    Recordemos cuando en 2006 la CApital Federal impuso su normativa acerca de la obligatoriedad de manejar con cinturón puesto en su territorio y según encuentas, la normativa se cumplía pero sólo ante la amenaza de castigo y no por conciencia propia.

  12. No estoy de acuerdo ni con el post ni con la mayoría de los comentarios. En mi opinión, el problema no se resuelve con un estado controlador que obligue a los conductores a manejar bien, basándose en el miedo. El problema de el tránsito es el mismo que casi todos los demás que padecemos y es la educación. El tránsito es un reflejo de lo que somos como sociedad. La única forma de que el estado pueda cambiar esto es mejorar la educación.

    Si estoy de acuerdo en que el sistema de como se saca un registro es un chiste. Uno decía por ahi arriba que se compran, independientemente de eso (también relacionado con la educación) que el hecho de que puedas estacionar tu auto te habilite para manejarlo es, como dije, un chiste. Pero se imaginan la reacción de la gente si eso cambiara? Si para sacar el registro te obligo a evitar una colisión en un piso mojado, la mayoría no lo va a aceptar…

    Despues está la típica postura (muy usada por la oposición) que sostiene que para evitar accidentes hay que construir mas autopistas de 2 3 carriles etc… A esa gente si tiene registro hay que sacarselo

  13. Creo que sería muy importante incorporar tests psicológicos en el procedimiento para sacar el registro.

    No soy entendido en la materia, pero supongo que un psicólogo bien entrenado detecta un loquito al volante con cierta facilidad.

    En mi municipio las preguntas las contesta la empleada, y el estacionamiento te lo indica el zorro gris. Te dice cuando acelerar, frenar o mover el volante. Un verdadero desastre.

    Otro problema grave son los micros de larga distancia que los manejan como si fueran una 4×4, pasando autos, camiones, etc.

  14. B-K, es verdad que la educación es vital, pero la solución educativa demora 10 años mínimo en traducirse en resultados. Además un mal conductor de 25 años hoy, va a manejar por los próximos 35 años. Hasta lograr la renovación total de los conductores, el control y la represión legal son fundamentales

  15. B-K: el problema SIEMPRE es la educación. Eso está más que claro, el tema es qué hacer ADEMÁS de intentar un cambio por la vía educativa ya que, como señalaron más arriba, es algo que demora cierto tiempo y no da cambios inmediatos.

    saludos

  16. B-K, no estoy de acuerdo. Por supuesto que mejorar el nivel educativo general incrementa hasta cierto punto el nivel de cumplimiento de las normas de tránsito, como se verifica en Bs. As. con el uso del cinturón de seguridad (las estadísticas muestran que a mayor nivel educativo aumenta su uso). Pero la experiencia internacional muestra que la relacion educación-cumplimiento de normas de tránsito satura. Por más educada que sea una población siempre habrá un determinado nivel de infracción. Dicho de otro modo, únicamente con educación se alcanza un determinado nivel de cumplimiento. Para ir más allá se necesita un mecanismo de controles y castigos. Por ello es que incluso en los paises con mejor nivel educativo existen sistemas de control y multas extremadamente severos.

  17. Alejandro:

    Antes que todo, me alegra que se planteen el blog “nuevos temas” que no tengan con la agenda de la actualidad.

    1) Creo que no se trata de represión estatal en este tema puntal. La expresión de Ana C, control, parece adecuada. Se pueden pensar otras.

    2) En febrero se lanzó el Plan Seguridad Vial (desde el Min. del Int.) que no tuvo el tratamiento mediático adecuado siendo que es un regreso a las políticas viales de carácter nacional.

    Fijarse el tratamiento: Enfocan a las Madres del Dolor y se desvían de lo central.
    http://www.clarin.com/diario/2008/02/06/um/m-01601665.htm

    3) Una de las medidas era la centralización del otorgamientos de registros.

    Otro tema son las estadísticas nacionales. Nunca hubo confiables y querían empezar a confeccionarlas para no caer en los datos que brindan las compañías de seguros a las ONGs y la prensa, ya que siempre tiran datos inflados para poder facturar más. “El país con los peores conductores del mundo”, dicen como en una clásica zonzera.

    4) La política vial (lejos de ser mera accidentología) requiere un verdadero y profundo debate, pues el tema linda con una discusión de fondo: el rediseño de las redes de logística nacional de acuerdo al modelo económico que se pretende para el país. Sino son puros parches, programas piolas, leyes interesantes. Fijarse que no existen ni las redes camineras adecuadas para esta Argentina sojera y mercosuriana.

    5) Sí acuerdo con vos con el tratamiento mediático que se le da al tema.

    Fíjate que en la Semana Santa los medios hicieron un “operativo de histeria colectiva” escandalizándose con las elaboradas por las ONGs dependientes de las aseguradoras que inflan los números por conveniencia– y después los periodistas achacaban “mientras las familias mueren en las rutas; la presidenta, claro, está en Santa Cruz descansando”. Técnicas de agitación bastante vulgar pero efectiva. Terminó la santa semana, vino el 24/marzo y al otro día, ya se sabe como siguió todo. Ese es otro tema ya debatido.

    Los dejo,
    Saludos

  18. Alejandro:
    el fenómeno es multicausal, se dijo acertadamente (creo que fue Ulschmidt).
    Yo identifico una causa, que se hace patente incluso en los comentarios al post. El “infractor de tránsito” es un sujeto ajeno. Ninguno de nosotros es “infractor de tránsito”. El abuso de la tercera persona en estos casos, es causa de contradicciones. Así, mientras pedimos multas gravosas contra “los infractores”, nos atrincheramos en el auto cuando la grúa nos quiere remolcar (por supuesto que no todos compartimos estas dos actitudes contrapuestas, pero se me hace que casi todos creemos ser la excepción – sobre todo mientras no nos toque todavía sufrir en carne propia la fuerza de la sanción – ).

    Después (Ulschmidt es abogado, creo, podrá determinarlo mejor que yo), está el tema de la tipificación. Pasar un semáforo en rojo podría considerarse un delito, o al menos no tipificarse como “infracción de tránsito”, en un paquete que incluye, por ejemplo, el estacionar a mano izquierda en una calle alejada del centro de la CABA. Avanzar en el endurecimiento de la sanción (económica, obviamente) de éstas últimas “infracciones”, no aporta demasiado a la seguridad vial. De manera que no es lícito, tampoco, relacionar medidas de ese tipo con “campañas de seguridad vial”, con el fin de identificar la resistencia a las mismas, con una supuesta reacción de los “infractores de tránsito” frente al avance correctivo del Estado.
    En este sentido, hay que ser cuidadoso, también a la hora de las definiciones, para no confundir “avance correctivo del Estado”, con “oportunidad de negocios privados”.

    Un abrazo

  19. Estoy de acuerdo Alejandro que los abordajes en general sobre el tema de seguridad vial suelen ser bastante pobres (Aldo Isuani tenia algun artículo pero terminaba desembocando en el problema de la anomia, que es un “dead end” teórico).
    Acuerdo con la necesidad de represión. Hay cuestiones estructurales -como han señalado por acá-. Me parece muy correcto lo que dice Contador Geiger sobre que la gente maneja en la ruta como en la vida (o en revancha de ella).
    El tema debería dejar de tratarse como accidentes (porque los accidentes “ocurren” y acá hay responsabilidades individuales bien claras, especialmente en la ruta) y generar medios de transporte alternativos (tren, tren!!).
    Capaz que en lugar de decir “reprimir” podemos de hablar de “poner orden”, “regularizar” o “consensuar con los automovilistas” (viste que el consenso está de moda entre la gente que tiene poder adquisitivo para comprar autos). Pero si, hace falta policía caminera o gendarmería, pero evidentemente “el proceso civilziatorio” (Elias) no llego a las rutas…

  20. Sí, perdón! Lo confundí con Ulrich.
    Creo que ninguno de los dos se ofenderá demasiado por la confusión.
    Eso espero, por lo menos. Saludos Ana (usted me corrige hasta lo más inocuo de mis comentarios)

  21. Una buena idea me parece es que las multas sean proporcionales a la valuación del automóvil

    Una multa de 1 luca para un tipo que maneja un 128 puede ser durisima. Pero para el conductor de un 407 puede ser un vuelto.

    Dudo que un Macri, un Cristobal Lopez, manejen mejor si las multas son de 1 luca

  22. B-K:

    el problema es qué quiere decir que “el problema es de educación”. Estamos ante una explicación-comodín, como lo del “multicausal”. Aunque no digo que lo sea en tu caso.

    Lo que quiero decir es que la muerte en la ruta es un flagelo en sociedades que por una parte son muy distintas, y por otra muy parecidas. Es una de las principales causas de muerte -si no la primera- en España, por ejemplo, que tiene infraestructuras mucho mejores (rutas, coches, etc.) que las argentinas. Y tienen “educación”, aunque no sé como dije a qué te referís con eso. En eso sería muy diferente de Argentina.

    Pero en algo son muy parecidas: quiero decir que en esto juega mucho la “educación” del mercado, con sus valores de competitividad y no cooperación, asimetría de poder y, en fin, ver en los demás o un medio o un obstáculo para los fines individuales. No sé hasta qué punto la educación ciudadana que el propio Estado dé –si hablamos de esta educación– puede revertir esta otra “educación” mercantil. Es otro punto en el que la debilidad del Estado ante el mercado se vuelve patente (y nunca mejor dicho…).

    Probablemente la educación vial tendría que ser parte de la educación ciudadana desde primero de primaria hasta el fin de la secundaria. Sería un modo de formar ciudadanos, también.

  23. La gente maneja como el culo, es la principal razon.
    Por otro lado no veo porque uno deberia tener problema alguno en pedir represion estatal, estas pidiendo que se cumpla la ley para que no te maten en un choque.

    Ser de izquierda no significa pensar que el estado no deberia controlar ni dejar que todo el mundo haga lo que se le canta,

    tenes razon, hay que dejarse de joder…basta de hipponeadas y pelotudeces!

  24. “Despues está la típica postura (muy usada por la oposición) que sostiene que para evitar accidentes hay que construir mas autopistas de 2 3 carriles etc… A esa gente si tiene registro hay que sacarselo”
    B-K: No te parece que si hubiera medios de transporte alternativos para carga y personas (trenes) además de mayor infraestructura vial (autopitstas), mejor señalización y controles (radares, camaras fotográficas), mayor educación (curso extricto previo a obtención de carnet) y mayores penas (multa de acuerdo al porcentaje del valor del rodado). Además de mayores controles de gendarmería y CNTA (sobre todo a omnibus de largas distancias) no mejoraría??

    Quizás tenga muchas causas la siniestralidad en las rutas, pero empecemos por algo, que no sean mensajitos de texto a los celulares y esperemos un tiempo a ver si cambia para bien; después hablamos.

    Saludos.

  25. Permiso…

    Voy a exponer mi humilde opinión por el sólo hecho de que después de veintipico de comments, no he visto que otros se le arrimen. Y entonces, quizás, valga la pena este enfoque:

    En la medida, repito: en la medida, que las reglas de tránsito sean vistas por la amplia mayoría de conductores y peatones, por todos nosotros, como “el yugo que nos impide” en lugar de ser entendidas como “las lineas directrices de carácter obligatorio que nos simplifican la vida”…

    En la medida que el estado y en particular los gobiernos (hago énfasis en los municipales), hagan todos los esfuerzos a su alcance para convertir a las reglas de tránsito en mecanismos de recaudación que, a su vez, hagan más fuerte esa sensación de yugo, ahora además económico, en lugar de recordarnos que la penalidad económica es el producto de una falta que hemos cometido contra la sociedad y que es INELUDIBLE…

    En la medida en que en el inconciente colectivo las reglas sean el corral que lleva inevitablemente al matadero y no el alambrado que nos protege de cruzar la ruta en la que nos matan los camiones…

    no hay ni habrá radar, ni gendarme, ni legislación, ni medios de transporte, ni guardia urbana, ni sistema de multas proporcionales, ni autopistas de 15 carriles por mano… que nos mantengan a salvo de nuestra propia imbecilidad y de este holocausto en cómodas cuotas que supimos conseguir.

    Un abrazo y deséenme suerte… salgo a la calle

  26. La muerte no tiene retorno
    la estupidaz tal vez sí!

    el negocio de la direccion de transito es enorme
    las habilitaciones tambien
    la corrupcion es parte de estos seres que inundan nuestro gobierno.
    comencemos por que la gente que saca el registro esté verdaderamente capacitada para conducir
    salvo que sea necesario vender tantos autos a como dé lugar… entre otras cosas, la venta automotor (0km) del pais es record en nuestra historia este año!!!!
    viva la muerte!!!
    viva el mercado!!!
    lo demás no importa

  27. El aspecto psicologico es fundamental como causa de los accidentes.Propongo que a los conductores que cometen faltas graves tales como exceso de velocidad o pasar en rojo, se les retire automaticamente el registro y sean sometidos a una evaluacion psicologica profunda que tenga en cuenta el grado de impulsividad y agresividad y que de poseer niveles altos, se los someta a tratamiento 6 meses y reevaluacion para ver si estan en condiciones de volver.
    Propongo tambien que en todas las familias “tipo”, los maridos cedan el volante a sus esposas. Seremos menos duchas, pero manejamos de manera más prudente.

  28. Sonara machista, pero los accidentes de transito empezaron a crecer a medida que crecio la participacion de la mujer al volante..

  29. contador-geiger, totalmente de acuerdo con vos, en España son un desastre igual que aca manejando y tienen mejor “educacion”. Y tiene mucho que ver con el análisis que haces. Yo no me refería solo a la educación académica, sino a la cultura en general. Ya se que es difícilisimo y lleva demasiado tiempo pero es la única forma. Hasta que desaparezca en el inconciente argentino la idea de que si el otro llega antes es un capo y vos sos un idiota, no resolvemos nada ni con un gendarme cada 1km.

    ai: El problema no es especícamente cometer o no infracciones. Es la manera de manejar.
    Ejemplo: Yo puedo manejar de forma segura y violar la velocidad máxima (con cuidado), pasar un semaforo en rojo (por ejemplo a las 2 am) etc…

    El problema es cuando soy totalmente negligente y:

    voy a 120 km/h por la banquina mientras en la ruta estan todos parados.

    doblo a la izquierda en una calle doble mano, cruzandome con los que vienen de frente

    sobrepaso en una curva en un camino de montaña sin ver.

    Hasta ahora de lo que vi (y las infracciones que me hicieron) es que siempre se vigilan las infracciones “no-negligentes” (como circular a 80 por la 9 de Julio) o sobrepasar con linea amarilla en una curva de 14 km de radio y 3km de largo en pleno dia y sin tránsito) con fines meramente recaudativos (las multas son accesibles y con facilidades de pago; incluso cierta vez en Entre Ríos, me cobraron la multa en el patrullero mismo que estaba al lado de la ruta, el cual tenía una caja registradora en el asiento del acompañante para dicho fin)

    Algunos van a decir que no existen infracciones “no-negligentes” bla bla bla. Es mentira, a ellos les digo, si estan sobrepasando un camión Violen la velocidad máxima!!!!

  30. Ah una cosa que se me ocurre ahora. No tengo demasiada idea de derecho pero, las multas (todas) no son anticonstitucionales por el principio de igualdad ante la ley? Es decir, para alguien que la multa de exceso de velocidad equivale al 5% de lo que paga por el seguro de su auto… la multa prácticamente no le representa nada. A veces tengo la sensación de que no esta prohibido circular a más de 130 km/h sino que simplemente es caro…

  31. Creo que la represiòn, o control, o el eufemismo que usemos es gran parte de la soluciòn, en la medidad en que sea eficaz y permanente, no por campañas.
    O sea que te pueden multar por cualquier infracciòn, aunque sea cambiar de acrril sin poner la luz, y el automovilista debe (debo) sentir que la probabilidad de que te agarren es muy alta.
    En los paìses donde eso sucede, y me ha tocado manejar en varios, al principio estas todo tenso tratando de no meter la pata, y en dos dìas ya estas acostumbrado. A mi que no me cuenten que los chilenos son màs educados o tienen màs cultura que nosotros.
    No es educaciòn, las reglas las sabemos todos, es miedo. Y el miedo es lo que hace que la regla se transforme en costumbre, y en unos meses te indignàs cuando el conductor de al lado pasa una luz en amarillo y no lo pescan.
    Conozco gente que se pone el manos libres en el celular cuando cruza la General Paz.

  32. Alejandro,
    me alegra que le hayas dado lugar al problema de los accidentes de tránsito. Es increíble el fatalismo con el que dejamos pasar noticias como esta en general. Pero me parece que ni en tu artículo ni en la mayoría de los comentarios hay un tratamiento de las razones de fondo. Hablan de multas, radares, de educación vial, pero no hablan de infraestructura ni de la crisis del paradigma del transporte individual. Podríamos discutir el peso que tiene la falta de autopistas. O la ausencia de una red ferroviaria a escala nacional para el transporte de carga y pasajeros. O la falta de coordinación entre sistemas de transporte público en la mayoría de los centros urbanos. Son cuestiones de fondo que deberían tratarse antes de poner gendarmes en las rutas.
    Un saludo.

  33. Haciendo una relación entre la participación de mujeres y hombres en los accidentes graves en ruta (3,2% y 96,8% respectivamente) y la cantidad de hombres y mujeres que efectivamente conducen, el informe concluye que las mujeres sólo participan de un 28,4% en este tipo de siniestros frente al 71,6 de participación de los hombres.

    El Cesvi también relevó el perfil de conducción y determinó que el conductor hombre promedio es “arriesgado, no respeta las normas, se maneja en base a la sensibilidad que le transmite el tránsito y es agresivo”. Tampoco le gusta que otro maneje su vehículo, tiene una gran afinidad con la mecánica del automóvil y con las técnicas de conducción, usa los elementos de seguridad por temor a ser controlado o sancionado pero no por verdadero convencimiento.

    En tanto, la mujer conductora es más respetuosa de las reglas y acepta las consignas sin desafiarlas o intentar trasgredirlas, suele ser paciente, no presenta una gran afinidad con los aspectos técnicos aunque le gustan cada vez más los vehículos. Trata de no abordar velocidades excesivas y delega la conducción, si es necesario. Es más receptiva a los consejos de seguridad vial. Y si bien tiene menor habilidad en el manejo técnico del automóvil, trata de incorporar las nuevas técnicas conductivas sin cuestionar su efectividad. También tiene una mayor frecuencia en el uso del cinturón de seguridad

  34. Observación errónea además porque, mal que nos pese, las estadísticas demuestran que las mujeres son más cuidadosas y precavidas que los hombres al volante

  35. Che, gracias a todos por comentar. Pensé que me iban a sacar a las puteadas. La verdad que, como suele pasar, aprendí un par de cosas interesantes. Me llamó la atención lo de la “crisis del paradigma del transporte individual”, no creo que esté directamente relacionada con los accidentes (en los que suele participar el transporte de pasajeros) pero está buena como frase…

  36. Totalmente de acuerdo, Alejandro. Y además con las cosas que sugieren varios comentarios (mejores rutas, educación vial, control a las empresas de transporte colectivo, etcétera), que no me parece que se contrapongan con tu comentario. Dos observaciones, nomás: 1) represión no es una mala palabra. No está mal en sí misma la represión, depende a quién se la aplique y por qué. Y en los dos rubros que mencionás, se justifica totalmente. 2) si se ponen a reprimir a los conductores que violan las reglas de tránsito haciéndose los cancheros, ¿no aumenta eso el famoso malhumor de la clase media? ¿No forma parte de esa mentalidad cualunquista y antipolítica el “yo hago lo que se me da la gana, las leyes no están para que las cumpla yo”? Si el tipo pagó para tener un auto no acepta que le pongan límites a su uso, aunque muera gente. No es su problema. Estoy exagerando cuando lo digo de esta manera, pero tengo la impresión de que casi cualquier cosa que se quiera hacer en serio para el bienestar general va a aumentar el odio de “La Opinión Pública” (es decir, el sentido común del “Ciudadano Medio”) al gobierno.

  37. Es muy loco que el concepto que hay en esta ciudad sobre conducir bien sea el ir a la mayor velocidad posible, esquivando la mayor cantidad de autos y sin chocar. Esto en vez de que sea el conocer y respetar las normas de transito vigentes. Creo que esto es lo que provoca que en las encuestas (vi alguna en clarin) la mayoria de los porteños se defina como “buenos conductores”.

  38. Carolina,
    Decir que las mujeres manejan mejor porque los hombres no pueden manejar su agresividad debido a la testosterona es sexista y un argumento que solo le había escuchado al Pelado Cordera cuando prometia “cortarse los huevos” (SIC).

    No discuto la estadística, lo atribuyo a otras causas, que además permite pensar que los hombres podrían manejar “tan bien como las mujeres” pero no lo hacen y no porque están “naturalmente” impedidos de hacerlo (como vos asumis) sino porque muchos de ellos se relacionan de otra manera con el auto y -como bien señalaron por ahi- con el mundo.

  39. No te parece que “represion estatal” es un termino bastante fuerte para algo tan simple, y al mismo tiempo complejo, como simplemente hacer entederles a un hombre que no, no va a lograr alargamiento peniano manejando una 4×4 por Carlos Calvo y tampoco, no tampoco, te acerca mas al campo haberte comprado un Golf de 5, 6, 7 u 8 puertas y menos que menos te hace mas inteligente putear a los ciclistas o pasarles directamente por encima o atropellarlos, diariamente dicho sea de paso, y poco me importa si sos una madre ocupada es una somera estupidez sacar el auto para ir a la peluqueria y despues para ir a buscar a los chicos y depues para ir a tomar el te y despues para ir al analista, manejando cel 80% del tiempo sola.

    No es una cuestion de represion, palabra delicada, es una cuestion de que la clase media no tiene la capacidad de empatia o ya a esta altura: dignidad. Como para comprender que las bicicletas y sus usuarios deberias no solo ser estimulados sino un hecho agradecido debido al nulo impacto social negativo que tiene el uso de las mismas en la ciudad, eso sumado al caos que obede no tener una linea seria, a nivel trazo de circulacion en la ciudad, de colectivos, ningn tipo de inversion en los trenes y un caradurismo mortal en los subtes a la hora de trenes y servicios.

    Uff es tan “moralmente correcto el planteo” que asusta

  40. primo Louis

    mi comentario apunta que me parece que los varones conducen mejor en cuanto a que la mayoría es más habil que nosotras las mujeres, pero que es más imprudente y m´pas agresivo. Es una impresión mía, pero busqué varias estadísticas que apoyan esta impresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *