balvanera

Completa, la carta que casi nadie leyó

Todos hablan de la carta de Horacio González al presidente de la Cámara del Libro (la primera, antes de la conversación de HG con Cristina), pero casi nadie la leyó, porque, salvo alguna excepción, los diarios publicaron solamente fragmentos o la glosaron.
A continuación, el texto completo. A ver en qué parte se pide que se le impida decir lo que se le cante a Vargas Llosa o a cualquier otro. Lo que se discute es cómo se concibe un acto inaugural.

Sr. Carlos de Santos
Presidente de la Cámara del Libro

Ha cobrado estado público la sorprendente presencia de Mario Vargas Llosa como partícipe central de la inauguración de la Feria del Libro de Buenos Aires. Le escribo como ciudadano, como director de la Biblioteca Nacional y como lector que aprecia la literatura de Vargas Llosa, a quien he seguido desde La ciudad y los Perros hasta El sueño del Celta. No me mueve así ningún despecho ni deseo de limitar su voz –que no precisaba del Premio Nobel para ser justamente difundida-, al decirle que considero sumamente inoportuno el lugar que se le ha concedido para inaugurar una Feria que nunca dejó de ser un termómetro de la política y de las corrientes de ideas que abriga la sociedad argentina. ¿Pero no sería este el máximo nivel de facciosidad al que llegaría este evento que a lo largo de los tiempos atravesó toda clase de vicisitudes y supo mantenerse como digno exponente de la cultura universal del libro? Es sabido que hay dos Vargas Llosa, el gran escritor que todos festejamos, y el militante que no ceja ni un segundo en atacar a los gobiernos populares de la región con argumentos que lamentablemente no solo deforman muchas realidades, sino que se prestan a justificar las peores experiencias políticas del pasado. Mucho tememos que no sea el Vargas Llosa de Conversación en la Catedral el que hable en la Feria sino el Vargas Llosa de la coalición de derecha que en estos mismos días realiza una reunión en Buenos Aires. Considero que para la inauguración hay numerosos escritores argentinos que pueden representar acabadamente un horizonte común de ideas, sin el mesianismo autoritario que hoy aqueja al Vargas Llosa de los círculos mundiales de la derecha más agresiva (aunque so pretexto de liberalismo), que diferenciamos del Vargas Llosa novelista, que mantiene viva su sensibilidad como autor de grandes ficciones del realismo histórico-social. Lo invito a que reconsidere esta desafortunada invitación que ofende a un gran sector de la cultura argentina y que junto a las respectivas comisiones directivas de la Fundación El Libro determine que la conferencia de Vargas Llosa –que podríamos escuchar con respeto en la disidencia- se realice en el marco de la Feria pero al margen de su inauguración, y que para este evento inaugural, como es costumbre, se designe a un escritor argentino en condiciones de representar las diferentes corrientes artísticas y de ideas que se manifiestan hoy en la sociedad argentina.

Afectuosamente

Horacio González
Director de la Biblioteca Nacional

con las facultades paralizadas

Porque incluye información que me parece sustantiva y que no encuentro en ningún medio, copio este mail de una estudiante de Sociales que me fue reenviado.

Antes que nada me presento (Mariana Mémoli es mi nombre) y hace 40 minutos llegué de la Asamblea!!!
Ésta debería haber empezado a las 21:00 como estaba previsto, … pero comenzó aproximadamente a las 22:15… como era de esperar (díganme los que fueron si me equivoco, porque no me fijé la hora, quizás comenzó más tarde).

Primero nos hicieron ir al aula 201, pero como éramos muchísimos, nos hicieron ir a la calle (RAMOS), a la puerta de la facu.
Con cantitos dejamos en evidencia que éramos MUCHOS más los que queríamos que la toma se levantara! Entonces los del CECSo se llenaron de ira y propusieron ir para Corrientes a hacer la Asamblea ahí…
Como era tarde y NO era necesario porque estaban dadas todas las condiciones para comenzar, empezamos a gritar que no. Se votó la moción y GANAMOS por mayoría (DEMOCRACIA) quedarnos en Ramos… Con el megáfono se dijo: “nos quedamos acá, votó la mayoría, que comience la Asamblea…” y los del CECSo y todas las agrupaciones pro-toma se pararon y dijeron: “NOS VAMOS A CORRIENTES” desestimando nuestro voto y siendo completamente AUTORITARIOS! Claro que sin el Centro no podíamos votar en Ramos, por lo que luego de esperar 15 min más y ver que NO iban a venir, seguimos su capricho de ir a Corrientes (UNA VERGUENZAAAAA!)
Llegamos y mágicamente se habían DUPLICADO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! SÍ! Ahora nos doblaban en cantidad!
Se hizo una lista de oradores y quedamos para hablar al final! La lista era de entre 60 y 100 oradores (no sé con exactitud, pero una barbaridad!!!!!!!!) Según los cálculos la Asamblea iba a terminar a las 4 am!!!!!! La mayoría de nosotros laburamos, por eso era claro que querían estirar la Asamblea para que nos cansáramos y nos fuéramos!!! (de hecho, escuchamos a una militante del PO decir literal: “estiralo, estiralo que se van a ir”).
Pedimos que se hiciera la votación sin que expusieran todos los oradores, porque ya habían posturas a favor y en contra pero no nos dieron pelota.
Aproximadamente a la 1:00 am, viendo que de la nada habían caido muchas personas más, que quedaban como 40 oradores para hablar y que la Asamblea era AUTORITARIA (porque LA MAYORIA VOTÓ QUE SE HICIERA EN RAMOS!!!!!!!!!!!!), decidimos tomar nuestras cosas y retirarnos, como hicieron la mayoría de las otras agrupaciones q estaban en contra de la toma.

A partir de ahora ya no les cuento desde mi experiencia, pero me mantuvo informada un amigo:
Les cuento que recién a las 2:30 am (si nos quedábamos hubiera sido a las 4:00) se votó, y OBVIAMENTE se decidió:
– Seguir con la toma.
– Volver a la modalidad de las “aulas cerradas” y las clases públicas!
– Que haya una nueva asamblea el Viernes en Constitución.

Todo esto acompañado de cantitos: “no nos para nadie”.

Chicos: no se dan una idea el FRAUDE, el AUTORITARISMO, las estrategias que usaronnnnnnnnnnnnnn para llegar a esa FALSA democracia!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
En un principio la Asamblea estaba ganada por nosotros!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Obviamente con esto quieren lograr que no vayamos más a las Asambleas, que nos frustremos… Pero por mi parte esto me fortaleció! No me frustró para nada! Tengo más ganas que nunca de contarles a todos que las Asambleas no están siendo ni legítimas, ni democráticas, y que tenemos que hacer algo.
Ir más, quedarnos toda la noche si hace falta, llevar el petitorio y una carta al rectorado, a las autoridades… No sé! PROPONGAN! Pero así no se puede seguir… Lo de hoy no fue una victoria para ellos, fue FRAUDE! Y lo saben! La verdadera victoria se la damos si bajamos los brazos! No sé…. Antes de hoy no quería hablar de ELLOS-NOSOTROS. Hoy comprobé que claramente hay una separación. ELLOS no tienen nuestros intereses, no nos representan como estudiantes. (Ojo, no digo que no haya estudiantes no agrupados que estén a favor de seguir con la toma… los hay y muchos! pero las agrupaciones son las que manipularon todo el manejo de la Asamblea de hoy).

Para los que fuimos, igual fue una buena experiencia, porque realmente tomamos consciencia de todo lo que está pasando, y nos sentimos acompañados en lo que pensamos/sentimos/queremos.
Quedamos en seguir debatiendo todos juntos qué hacer!!!!!!!!!
Les propongo que pensemos juntos, construyamos, debatamos, propongamos, nos organicemos…
YO NO QUIERO POSTULARME A PRESIDENTE DEL PAIS!!!!!! No quiero que formemos un partido! Pero si no nos organizamos, las cosas no van a cambiar!
No le tengamos miedo a la política… La política atraviesa todas las esferas sociales… Sigamos siendo estudiantes independientes (de pensamiento) pero UNIDOS paraun mismo fin!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Salvemos a nuestra querida Universidad pública del autoritarismo que vivimos hoy, por favor!!!!!!!!!

Copio en este mail a todos aquellos que están a favor de cambiar la medida de lucha! Quizás se me escape alguno o esté copiado algún docente, les pido me lo haga saber así lo borro y no recibe más mails! Sigamos debatiendo!!!

PERDÓN POR LA DESPROLIJIDAD, LA MALA REDACCIÓN, EL ÉNFASIS, EL ENOJO (estoy escribiendo “en caliente”), y los TÉRMINOS ERRÓNEOS UTILIZADOS EN ESTE MAIL!
NO SUELO ESCRIBIR ASÍ, PERO SON LAS 3:22 AM Y ESTOY GOTADA!!!!
PERO NO QUERÍA DEJAR DE COMENTARLES UN POCO QUÉ PASÓ!

IGUAL MAÑANA VOY A ESCRIBIRLES LA CRÓNICA, CON TODO DETALLADO LO QUE VIMOS/ESCUCHAMOS!
HAY FRASES INCREIBLES QUE ESCUCHAMOS QUE NO PUEDEN DEJAR DE CONOCER!

Saludos y cualquier cosa, esta vía de debate está abierta a todo el que tenga algo que decir! ”

Pluralidad dirigida

El concepto lo acuñó un integrante del equipo de Mariano Grondona, tratando de replicar la afirmación de que con la Ley de Medios va a ser posible que haya alguna pluralidad en las comunicaciones en la Argentina, que Ester Goris lanzó ante el sorprendido elenco estable del programa: “¿pero no va a ser una pluralidad dirigida?” (http://www.youtube.com/watch?v=M1WsogxMzHA). En el apuro para salir del paso, se deschavó el hombre y emergió la verdad, su verdad, lo que se sabe y habitualmente se calla. Pluralidad dirigida es lo que siempre hizo y hace Grondona cuando se muestra “plural”, y qué pluralidad sino una escrupulosamente dirigida es la que practican los medios cuyos propietarios, voceros y empleados estelares viven alarmándose ante la amenaza de la Ley. “La sencilla verdad es que un pluralismo que no sea dirigido no existe, ni podría existir”, habría que responderles, si se entiende que ningún medio, pertenezca a quien pertenezca, y aun en los mejores casos, está exento de intereses ni admite neutralidad que no sea relativa. De lo que se trata es de establecer condiciones objetivas –legales, materiales– que permitan atenuar, contrarrestar y relativizar el efecto de las acciones tendientes a manejar la pluralidad o “dirigirla”: eso es lo que se viene, si al fin se consigue su vigencia, cuando la nueva ley empiece a aplicarse.

Declaración del Bicentenario

Conmemoramos el Bicentenario de la Argentina sin evocar un pasado mítico pero sabiendo que en los pliegues de su historia persisten memorias de un país para todos, muchas veces extraviado en su propio laberinto y otras arrojado a los poderes de la injusticia. De un país que supo de apasionadas escrituras libertarias y que guarda en sus fibras los nombres propios de los hombres y las mujeres que buscaron construir, individual y colectivamente, los trazos de otra patria. La que buscamos en los signos de esta época que ofrece la posibilidad cierta y urgente de encontrarnos con lo mejor de las tradiciones ancladas en los ideales de igualdad, libertad, justicia y soberanía. Ése es el mayo que nos urge desde hace 200 años.

De la Argentina de las luchas emancipatorias quedan los rastros de los esfuerzos políticos, de los trastrocamientos sociales, de la ruptura del orden colonial, pero también la memoria de lo irresuelto, de las promesas no realizadas, de lo popular sin redención. Es en los hilos de lo pendiente, en la memoria de las voluntades, que pronunciamos el nombre de Argentina, en este Bicentenario.

No lo hacemos en la Argentina del Centenario, ese espejo virtual que los poderes actuales instalan en el lugar de Paraíso Perdido. En aquella Argentina un futuro que se imaginaba dorado, sobre la base de los ganados y las mieses, se proyectaba bajo la égida de un Estado excluyente, con las mayorías silenciadas políticamente y con un mundo popular asolado por la desdicha. El Centenario fue oropeles y visitantes extranjeros, tanto como estado de sitio y lucha callejera. República para pocos y Ley de Residencia. Un modelo de país agroexportador incapaz de proyectarse con autonomía del Imperio Británico y de mirarse en otro espejo que no fuera el de un orden internacional injusto. Jóvenes de clase alta incendiaron un circo plebeyo para que no alterase un paseo tradicional. Esas fogatas prepararon la Semana Trágica y los fusilamientos de la Patagonia, expresiones del odio oligárquico que se descargaría cada vez que el pueblo defendía sus derechos.

No aceptamos volver a la Argentina de 1910. No podemos identificarnos con un país de la desigualdad, el prejuicio y la exclusión. Ni con un país diseñado desde la lógica de los intereses corporativos, que ha venido rapiñando lo público y tratando de disolver lo mejor de las creaciones colectivas, que dieron forma a sistemas de educación y salud equitativos. No es nuestra tradición la que confunde “nación” con “raza” u origen geográfico ni la que reivindicó como causa nacional la aniquilación de pueblos originarios y de sus hombres y mujeres, la servidumbre y el despojo material y cultural, ni estamos dispuestos a tolerar sus abiertas o embozadas formas de persistencia. No queremos que se silencien las voces que desde el fondo de nuestra travesía como nación se expresaron para avanzar hacia una sociedad más igualitaria, ni convertirnos en espectadores que contemplan cómo unos pocos se complacen en sus riquezas mientras los que producen los bienes sociales son reprimidos, acallados o expulsados.

No queremos regresar a los fastos de ese Centenario que sigue persiguiendo como una sombra espectral los sueños de emancipación, como lo hizo en el 30, en el 55, en el 66 y en el 76. Nuestro Bicentenario busca reencontrarse con los trazos que fueron dibujando los sueños de libertad e igualdad del primer Mayo y que debieron sortear incontables dificultades y las peores pesadillas. Somos ese país de sueños y de pesadillas. Se trata de recrear, con nuestra fuerza imaginativa y con inventivas populares, la fuerza emancipatoria del inicio, y las de las múltiples formas de resistencia que en nuestro suelo fueron ejercidas desde la Conquista y la Colonización, sabiéndonos parte de un destino común, entrelazado con el de los pueblos de toda América Latina, sin los cuales no puede pensarse un presente ni un futuro.

El Bicentenario es, fundamentalmente, una conmemoración de esas luchas emancipatorias que en sus mejores momentos tenían menos un destino local que una idea de lo americano. Que tiene su punto de inicio en la revolución de los esclavos haitianos y se consolida recién en 1824. Cuando hoy América Latina traza acuerdos y composiciones, cuando construye Unasur y afianza los compromisos políticos y económicos,cuando procura un destino común, vuelve a proyectarse sobre el fondo de la unidad anunciada en los primeros gritos libertarios, y la Argentina a reencontrarse con el destino que soñó al nacer.

Esta Argentina tiene en su corazón profundo una vida popular que ha sido gravemente dañada y que es, así y todo, potente y creativa. El antiguo pueblo del himno ha sido rehecho por dictaduras atroces, persecuciones violentas, modificaciones profundas de la economía y el Estado, tecnologías y lenguajes comunicacionales capaces de generar las condiciones para que un sentido común amasado entre la dictadura y los años noventa, corroa las fuerzas de nuestra vida ocial y cultural e inhiba el diálogo activo con el pasado.

Ha sido reconfigurado y avasallado el pueblo. Y sin embargo, ha sido y es el sustrato de las resistencias, la potencia creadora de nuevas formas de vida, de lenguajes, de símbolos, de modos de encuentro, el horizonte de una real autonomía simbólica y política de la nación. Ese pueblo tiene múltiples y heterogéneos rostros políticos, se despliega en organizaciones diversas y en experiencias no siempre concordantes. Los que aquí manifestamos lo hacemos como parte de ese pueblo, como parte de las organizaciones en las que se nuclea y se recrea.

Son los rostros de los trabajadores asalariados y sindicalizados, herederos de los que un 17 de octubre del 45 le dieron forma a sus exigencias de justicia y dignidad en una novedosa articulación política y que en mayo de 1969 hicieron temblar la ciudad de Córdoba. Son también los rostros sufridos de los desocupados que intentan recuperar una trama social devastada por el neoliberalismo y que en los noventa fueron el alma y el cuerpo de las resistencias, esa parte de los incontables que hoy marchan en pos de la equidad y el reconocimiento. Son los rostros de los activistas sociales y de los creadores culturales. Son los rostros de las militancias por los derechos humanos y de los pacientes articuladores de los barrios. Son los rostros de los estudiantes que supieron arrojarse a las luchas populares. Son los rostros de los empresarios comprometidos con ideales de autonomía nacional y los de los profesores y maestros que trajinan diariamente por la educación pública. Son los rostros de los migrantes latinoamericanos que han elegido estas tierras para construir sus propios sueños y de quienes dan testimonio de la expoliación a los pueblos originarios y de la defensa de sus derechos. Y recuerdan que sólo una América Latina de nuevas solidaridades podría alojar esas diferencias sin diluirlas en el relativismo cultural ni trasvasarlas a persistentes racismos. Son los rostros de la desdicha, del temor ante el peligro, de la alegría por la reunión y la voluntad colectiva.

La conmemoración del Bicentenario no puede desligarse de la consideración de ese pueblo que encuentra en estos días una remozada capacidad de movilización callejera y reconocimiento público. El futuro de la Argentina depende de la atenta vigilia popular, una vigilia hecha de alerta y compromiso, de reacción frente al peligro y de entusiasmos compartidos. Mucho se ha hecho en estos años del siglo XXI para restañar la vida popular dañada. Todos deben saber -todas las dirigencias políticas y sociales- que ningún retroceso es aceptable. Que este pueblo tiene compromisos profundos con las transformaciones realizadas y las faltantes y que encontrará en la memoria de sus luchas pasadas y en las necesidades del presente, la fuerza para resistir cualquier intento de restauración conservadora. No hay vuelta atrás que pueda resultarnos tolerable. No hay interrupción que consideremos viable. La Argentina actual, capaz de enjuiciar los crímenes del pasado y generar políticas de reparación para las desigualdades contemporáneas, no puede ser suprimida por los agentes de la reacción.

Deben ser conjuradas las maniobras de quienes conspiran en las sombras y agitan desde los espacios mediáticos. Pero también resguardar al país de la corrosión de sus lenguajes y de una sensibilidad social, cultural y política menguada en sus capacidades críticas y creativas, como de los condicionamientos en los modos de vida y de pensamiento impuestos por las culturas imperiales. Sabemos que no se sale indemne de las heridas infringidas por los poderes de la dominación y que las diversas formas de la injusticia, la humillación y la fragmentación marcaron a fuego el tejido social. Pero también percibimos que algo poderoso vuelve a manifestarse en la patria de todos. En la particular situación de América Latina en estos inicios del siglo XXI, este pueblo, hecho de memoria y de presente, escrito su cuerpo por las mil escrituras de la resistencia, las derrotas y los sueños, tiene la potencia de realizar ese llamado ante los peligros y la afirmación de su resistencia ante toda forma de la devastación.

El estado de este pueblo es, hoy, la vigilia: apuesta a la defensa de las reparaciones alcanzadas y a la perseverante insistencia en lo pendiente. Si es capaz de mirar al pasado de la nación e inspirarse en la épica americanista de los revolucionarios de mayo, lo hará porque su realización está en las señales del presente y en la apuesta al futuro. Tiene ante sí el desafío de dar lugar a lo nuevo que surge y de contribuir a que se extiendan y fortalezcan los modos en que los argentinos deciden vivir su libertad para afianzar la de todos. Estamos convocando a un acto de emancipación, capaz no sólo de enfrentar las trabas que interponen, ayer como hoy, los intereses poderosos, sino de proponer nuevas soluciones imaginativas y nuevos objetivos que estén a la altura de una sociedad enfrentada al desafío acuciante de ser más equitativa. Y a través del ejercicio de la libertad, de la participación y de la movilización, a llevar a cabo las grandes tareas pendientes, particularmente las que conducen a enfrentar las desigualdades sociales que persisten como una llaga que no se cierra –tareas cuyas señales han sido dadas en estos últimos tiempos-. Un mayo de la equidad y de la igualdad, un mayo en el que la riqueza sea mejor distribuida entre todos los habitantes de esta tierra.

Por todo esto convocamos, con el entusiasmo y la pasión que emanan de nuestra historia compartida, a emprender las transformaciones estructurales y culturales que se necesitan para contrarrestar el saldo de décadas de deterioro y desguace, y avanzar hacia nuevos modos de relación entre los ciudadanos, la política y el Estado. Somos esos sueños y esas múltiples y diversas experiencias sin las cuales no podríamos imaginar un futuro. Conmemorar el Bicentenario implica tomar nota de lo nuevo y convocar lo existente hacia una profundización de la democracia. Los hombres de Mayo tuvieron ante sí la tarea de construir una nación despojada de la herencia colonial. Lo hicieron en parte y la situación de América Latina exige la continuidad de ese esfuerzo. Como para ellos antes, para nosotros hoy no hay retroceso tolerable y sí un enorme desafío histórico: la construcción de una sociedad emancipada y justa.

Espacio Carta Abierta • Gustavo Arrieta (intendente de Cañuelas) • Ricardo Moccero (intendente de Coronel Suarez) • Mario Secco (Intendente de Ensenada) • Darío Díaz Pérez (Intendente de Lanús) • Graciela Rosso (intendenta de Luján) • Francisco Barba Gutiérrez (intendente de Quilmes) • Osvaldo Amieiro (Intendente  de San Fernando) • Juan Carlos Schmid (Sec. de Capacitación y Formación CGT) • Julio Piumato (Sec. Derechos Humanos CGT) • Horacio Ghilini (Sec. Defensa del Consumidor y Estadisticas CGT) • Milagro Sala (Secretaria Acción Social CTA Nacional – Coordinadora Nacional Túpac Amaru) • Raúl Noro (Secretario de Prensa CTA Jujuy – Mesa Nacional Túpac Amaru) • Edgardo Depetri (Frente Transversal) • Oscar Laborde (Frente Transversal) • Luis D’Elía (Central de Movimientos Populares) • Emilio Persico (Movimiento Evita) • Fernando “Chino” Navarro (Movimiento Evita) • Lito Borello (Organización Política y Social Comedor Los Pibes) • Dr. Carlos Oviedo (Corriente Peronista Germán Abdala) • Lorena Pokoik García (Corriente Peronista Germán Abdala)• Gastón Harispe (Movimiento Octubres) • Carlos De Feo (CONADU – CTA) • Federico Montero (CONADU – CTA) • Manuel Alzina (Secretario Adjunto CTA-Capital) • Francisco “Tito” Nenna (Encuentro de articulación popular) • Oscar González (Socialismo Bonaerense) • Ariel Basteiro (Socialismo Bonaerense) • Juan Carlos Fernández Alonso (Socialismo Porteño – Unidad Socialista) • Ricardo Romero (Socialismo Porteño – Unidad Socialista) • Rodolfo Fernández (Partido Proyecto Popular) • Fernando Suárez (Partido Proyecto Popular) • Luis Ammann (Partido Humanista) • Claudia Neva (Partido Humanista) • Patricio Echegaray (Partido Comunista) • Jorge Kreyness (Partido Comunista) • Jorge Pereyra (Partido Comunista Congreso Extraordinario) • Rodolfo Módena (Partido Comunista Congreso Extraordinario) • Eduardo Sigal (Partido Frente Grande) • Adriana Puiggrós (Partido Frente Grande) • Agustín Rossi (Movimiento Santafesino por la Justicia Social) • Héctor Cavallero (Movimiento Santafesino por la Justicia Social) • Silvia Vázquez (Partido de la Concertación) • Gustavo López. (Partido de la Concertación) •  Roberto Feletti (Partido de la Victoria – MoPoS) • Abel Fatala (Red por Buenos Aires) • Carlos López (Corriente Nacional y Popular) • Jorge Giles (Corriente Nacional y Popular) • Jorge “Quito”Aragón (Corriente Nacional Martín Fierro) • Nahuel Beibe (Corriente Nacional Martín Fierro) • Cacho Fuentes (Encuentro de la Militancia La Bernalesa) • Ignacio Rojo (Organización Envar El Kadri) • Marcelo “Nono”Frondizi (Sec. Gremial ATE Capital) (Organización Envar El Kadri) • Andrés Larroque (Agrupación La Campora) • Juan Cabandié (Agrupación La Campora) • Manuel Del Fabro (Mov. Nac. por la Unidad Americana) • Juan Carlos Rodriguez (Mov. Nac. por la Unidad Americana) • Rubén Drí (Movimiento Patria Grande) • Norberto Galasso (Corriente Enrique Santos Discépolo)
Mayo de 2010

Qué le habrán visto a Cobos

Me llamó la atención este tramo en la larga nota de opinión de José Natanson, en Página 12 del domingo pasado: “Revisando el video en YouTube, es posible comprobar cómo aquel discurso afligido, de menos de cuatro minutos [se refiere a cuando el vicepresidente justificó y anunció su voto no positivo en la madrugada del 17/7/08], condensaba ya algunas de las características de la personalidad política de Cobos, que hemos ido descubriendo con el tiempo. Cobos habló de ‘gobernabilidad’, ‘instituciones’ y ‘paz social’, y dijo que hubiera preferido que la Presidenta enviara un nuevo proyecto de ley ‘que contemplara todas las posiciones’. Se instalaba así, por primera vez, en el lugar del consenso, el diálogo y la racionalidad, frente al conflicto, la polarización y el ánimo rupturista de los Kirchner.

Si tuviera que elegir –y creo que es malo tener que elegir así– entre esos dos pares (“consenso, diálogo y racionalidad”, por un lado, “conflicto, polarización y ánimo rupturista”, por el otro), me quedo con el segundo, porque es el que permitió abrir una nueva etapa, impensada, en la Argentina, caracterizada por el retorno de la política al primer plano cuando ésta ya parecía borrada de cualquier perspectiva seria, al menos en el sentido que prefiero darle a la palabra “política”. Pero no se trata de lo que yo prefiera: se trata de que una cantidad muy grande de argentinos, mayoritaria probablemente, prefiere otra cosa, su ánimo o su humor va por otro carril. No quiere épica. Hasta detesta la épica, parece, y se hartó de discursos épicos desde el gobierno y los aledaños del gobierno, o desde quienes estamos a favor del gobierno.

No estoy en condiciones ahora de ponerme a explicar por qué tantos argentinos se hartaron de la ese tipo de discurso ni son estos el lugar y el momento para hacerlo. Algo, seguramente, o mucho, tuvo que ver el imperio de los medios, pero no dejo de sospechar que si en el ánimo de “la sociedad” hubiera prevalecido un espíritu épico, ya se la habrían arreglado los mismos medios para a su manera asumir alguna epicidad (¿o no lo trató de hacer, cuando era el momento, Montecristo?), incluso para volcarla a favor de sus propios intereses económicos y políticos. Habrá una explicación, o muchas, y seguramente complejas: lo que me importa, o debería, creo, importarnos, es la realidad. No hay mucho lugar para un espíritu épico en la Argentina. Quizá sí quepa, en algunas franjas, algo de espíritu solidario, pero sin epicidad, más allá de los grupos o sectas que la recitan como se ejerce un culto.

No estoy hablando de lo que prefiero o me gusta, repito, estoy hablando de lo que veo, y veo, o creo ver en esa fea escena del 2008 a una gran cantidad de argentinos diciéndose “esto es lo que quería escuchar”: alguien que pone en primer lugar a su familia, alguien que habla con tono pausado y se asume como dubitativo, incluso como débil. Imagino, incluso, que muchos lanzaron largamente un suspiro de alivio frente a las pantallas de sus televisores. Ni la traición, ni el absurdo institucional de un vicepresidente votando contra su propio gobierno, ni el rechazo de una medida que favorecía a sus propios intereses les importó un pito y probablemente ni repararon en nada de eso. Vieron, sí, la posibilidad de “aflojarse”. De dejar de ser reclamados para batallas y patriadas. Que no eran muchas, pero eran más de las que estaban interesados en escuchar. Se les hablaba como si se estuviera hablando a otras personas, y eso es siempre intolerable. Y en buena medida ocurre todavía. Si fuera así, si fuera cierto que es el rechazo a la propensión kirchnerista al discurso épico una de las causas –no diría que la única– que abre una dolorosa brecha entre el gobierno y buena parte de los argentinos. ¿Habría alguna posibilidad de seguir haciendo lo mismo, pero presentarlo a través de otro discurso? ¿Sería hipocresía? ¿Sería falso? ¿No se puede decir lo que ya se dice, pero de otro modo? ¿No se entiende que se corre el riesgo del monólogo ante el espejo, o ante los que ya se sabe que van a aplaudir?

Avanzando un poco más: aunque hay muchos hilos conductores, no es lo mismo un proyecto o una utopía que una épica. A los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández se les marcó como deficiencia no pocas veces –en varias de sus cartas lo hizo Carta Abierta– la falta de un proyecto de país, un rumbo de futuro, algo que exceda la coyuntura, un relato (si por “relato” se entiende no el que explique o justifique lo que se está haciendo, sino el que anuncie las posibilidades de una nueva situación, un cuadro renovado con objetivos importantes y de fondo a conquistar). Y habría algo de grotesco en un discurso épico sin utopía, dirigido a sostener medidas que no presuponen un “más allá”, por más necesarias e incluso imprescindibles que sean esas medidas, y por ferozmente combatidas que sean esas medidas por los beneficiarios del statu quo. Ahora bien, por el contrario: ¿es pensable un proyecto de futuro que se pueda presentar como propuesta de nuevo rumbo a la sociedad, con cambios profundos, sin sostenerla en un discurso épico? Tal vez sí, si suponemos que la mayor o menor epicidad de los discursos no tiene que ver tanto con el tipo de propuestas que llevan adelante como con las situaciones que deben enfrentar. Si se quiere, claro, que el discurso cumpla una función política concreta, no que se limite a complacer a los propios oídos, a la manera de las parrafadas de la autoizquierda. Tampoco se trata de hacer lo mismo que hace Cobos, ni de aprender nada de él, sino de registrar las señales: ¿a quién se está hablando? ¿Cómo se hace para que aquello que se quiere decir, y que es muy necesario decir, no rebote en oídos sordos? ¿Cuáles son las palabras y los tonos necesarios para conseguir ser escuchados, sin renunciar en nada a lo que haya que decir? Si no hay otro que escucha, no tiene sentido hablar, en la vida política de cada día al menos, otra cosa es la literatura, la teoría política o la filosofía. Cobos se dio cuenta, o lo descubrió por casualidad, pero lo encontró. Decir lo mismo que él no sirve, porque sería una mala imitación y nadie lo creería, además de lo principal: no queremos decir lo mismo que él. Pero seguir persistiendo en el error de hablar para uno mismo o para muy pocos es confundir ética con obstinación. Y no es cuestión de “claridad” u “oscuridad”, de marketing o de simpatía, sino, simplemente y nada menos, de tener en cuenta las circunstancias y a quién se tiene ahí, enfrente o al lado. No una figura ideal, buena o mala, sino una persona concreta, nos guste o no, en un país concreto.

Pegarle a Colihue

Copio aquí abajo un texto que recibí, con pedido de difusión, de mi amigo y compañero Aurelio Narvaja, director de Ediciones Colihue:

Los conflictos de los que Colihue ha sido involuntaria protagonista, y que han atestado los foros y redes sociales de calumnias magnificadas por la impunidad que crea Internet, me obligan a dar mi versión de los hechos.

Contrariamente a lo que se ha difundido, Ediciones Colihue no tiene deudas previsionales ni tributarias; todos los empleados están, y han estado siempre, en regla y se han reconocido todos los aumentos salariales dispuestos por los convenios colectivos. Uno de los dirigentes del Sindicato de Empleados de Comercio que encabezaron el conflicto y a quienes hemos denunciado penal y civilmente por los graves hechos en perjuicio de mi grupo familiar y de Colihue, Sergio Ismael Ortiz, reconoció que la empresa está entre las primeras 500 (de entre las 33.000 sobre las que ejerce jurisdicción el SEC) por el cumplimiento de sus obligaciones laborales y previsionales.

En agosto de 2009 no puse reparos a la designación del delegado de la empresa, Marcelo Catenacio, como expresión de la voluntad de los empleados, alentando a todos los que me preguntaron a participar, incluido mi hijo. Pensar algo distinto sería desconocerme y cuestionar mis más elementales convicciones. Sin embargo, a los diez días de esta elección se inició un proceso desmesurado, sin motivos que lo justificaran, que sólo puede explicarse ahora, a la luz de lo sucedido, como una neta provocación. El despido “sin causa” de una empleada, de reconocida ineficiencia (quien ha percibido las indemnizaciones legales hace ya varias semanas) y muy posteriormente (luego de una conciliación obligatoria que cerró con la satisfacción de las partes), de un empleado, autor de reiteradas insolencias con la gerencia administrativa, fue la excusa para iniciar la fase más aguda de la protesta bajo la dirección del delegado y a posteriori de haberse cerrado la conciliación obligatoria por acuerdo de partes. Los despidos por el art. 245 de la Ley de Contrato de Trabajo (sin causa) son atribuciones reconocidas del empleador (quien tiene a su cargo la dirección y organización del trabajo) quien debe poner a disposición del empleado certificados de trabajo e indemnización, obligaciones que se cumplieron. Aunque en otras oportunidades evité asumir ese tipo de medidas, muchas veces a contramano de toda lógica, decidí hacerlo esta vez para imponer los criterios de equidad y orden jerárquico indispensables para el trabajo. Más allá de los acuerdos alcanzados y tomando como bandera el despido ya detallado, un grupo de diez empleados decidió una huelga por tiempo indeterminado “en defensa de los trabajadores despedidos”, iniciando el 14 de diciembre un “campamento” a la entrada de la editorial.

Los reclamos que habían llevado a la primera conciliación obligatoria eran tan insustanciales que la misma se cerró, con el aval de las partes, sin reconocimiento por nuestra parte de “hechos ni de derecho”, sin retroactividad alguna, concediendo ajustes que significaron entre un 0,5% y un 3% de los salarios en unos pocos casos, ya que involucraba a los empleados con más antigüedad, los cuales cobraban básicos superiores al convenio en más de un 30%.

El grupo que siguió al delegado Catenacio es heterogéneo. A empleados sin mayor identificación con la empresa, eternamente disconformes, con una amplia foja de faltazos (alrededor de 20 faltas anuales por “inconvenientes de salud” en la mayoría de los casos), se sumaron algunas personas que gozaban de mi confianza y que tenían responsabilidad en la editorial. Me he preguntado los motivos de este rejunte. Tal vez la jornada laboral de una oficina suscite frustraciones, resentimientos, competencias que subestimé. Supongo que también agrava la cosa el lugar del gerente y dueño principal de una PyME de este país, que no puede darse el lujo de ser el rentista de los estereotipos de cierta izquierda, sino que debe convivir y trabajar junto con sus empleados en condiciones que a veces son de tensión. Nada puede sin embargo explicar los niveles de odio que todos los protagonistas del conflicto demostraron no sólo hacia mi persona, sino hacia los compañeros de trabajo que permanecieron en sus puestos (que son más de dos tercios de los que lo hacían antes del inicio del conflicto). La agresividad de esta disputa, estimulada y potenciada por la participación de la patota sindical, manejada por el sindicato tal vez más colaboracionista, que negocia con las grandes patronales pero, como alguna tiene que ganar, no duda por lo que se vio en apretar PyMEs, y luego, por el PTS y el MST de Vilma Ripoll, con su prensa de cuarta, decadentes y dispuestos a cualquier canallada. Todo un extraño maridaje entre la “puta burocracia” y la “zurda loca” según se llaman mutuamente.

Reseño sólo los momentos más álgidos del conflicto. Desde el día 14 de diciembre diez empleados (9 de Colihue y 1 de Del Sol que trabajaba en Colihue) se niegan a ingresar al trabajo en solidaridad con el despedido el 12/12/09 y, acompañados por este y por el delegado Marcelo Catenacio, realizan una suerte de campamento con carteles y entrega de volantes, reclamando la reincorporación del despedido por el art. 245 del LCT, el cese de las “vejaciones” y de la “persecución gremial” (?). Son acompañados de a ratos por algunos dirigentes del Sindicato de Empleados de Comercio, Capital Federal, entre los que “se destacan” Sergio Ismael Ortiz y Jorge López. El día 17 de diciembre, dado que la empresa mal que mal seguía a los tumbos trabajando, deciden cambiar el “método”. Comienza aquí el apriete destinado a rendirnos y el momento donde el conflicto adquiere dimensiones deplorables: a) por la mañana, los empleados en conflicto y su delegado habían repartido volantes, firmados por el Sindicato de Empleados de Comercio, y pegado carteles en mi casa y en las cuadras adyacentes. “Basta de vejaciones”, decían entre otras perlas y me convertían en el objeto de un “escrache” ante los vecinos, procedimiento que, en 27 años de democracia, sólo estuvo destinado a genocidas, y aun así con límites; b) a media mañana, comienzan los empleados en conflicto a pintar con pincel y sintético negro parte del frente y del edificio en que están nuestros locales (una torre de propiedad horizontal) y reparten volantes a los transeúntes. Se incrementan los bombos y demás instrumentos que superan en número a las personas. Ante el comienzo de los daños me cruzo a la Comisaría 11ª, frente a nuestro local, y efectúo la denuncia penal correspondiente, la que queda radicada en la Fiscalía Penal y Contravencional Nº12 de la C.A.B.A.; c) pasado el mediodía un grupo de 60 ó 70 individuos, ajenos por completo a la empresa e incluso al gremio, por lo que se vio, llegan con bombos y carteles del SEC-Capital, “con los dirigentes a la cabeza” Sergio I. Ortiz y J. López y se mezclan en dulce comunión con los empleados en conflicto que los reciben alborozados. Me agreden a mi y a la escribana que había convocado al notar el cariz de los acontecimientos para dejar constancia de los hechos (el dirigente sindical Sergio Ismael Ortiz me puteó, pegado a mi oreja, mientras los otros me rodeaban y pateaban), pintaron la calle, la vereda, el frente del edificio y de la empresa: “Narvaja negrero, hijo de puta, matón”; “No sos progre, no sos monto, sos repatrón”, etc. Junto a estas pintadas dejaron las suyas propias, la marca de su procedencia de alquiler: “Aguante Merlo”, “Merlo Norte” y el escudito de Deportivo Merlo. Tal como quedó documentado en el noticiero de Crónica TV, convocado por los empleados en conflicto,  que es prueba contundente de los sucesos de ese día, la horda de manifestantes se colgó de la cortina metálica del local y pretendió entrar a la empresa (no pudo hacerlo porque un candado de la cortina, sujeto al piso, resistió) donde el resto del personal, la mayoría, permanecía dentro, angustiado. La cortina quedó destruida y todo el frente dañado por lo que hemos debido pagar los gastos al consorcio. A partir de esos acontecimientos di impulso a las actuaciones penales correspondientes y fueron despedidos con causa (art. 242 LCT, injurias graves) el 21/12/09 los 10 empleados involucrados (se exceptúa al delegado que goza de fueros especiales y respecto del cual tramitaremos el desafuero ampliamente “merecido”). La protesta recrudeció (impidiéndonos trabajar con normalidad en las Fiestas, obstaculizando el servicio de novedades, etc.), las injurias se multiplicaron favorecidas por Facebook, por los comunicados del delegado, los “testimonios” mentirosos de los participantes,  y por sitios que aprovecharon mi militancia en Carta Abierta para “demostrar” las supuestas “paradojas del poder” y la “doble moral” de los que llaman “intelectuales oficialistas”. Esta fue, desde el inicio, desde los primeros volantes, la línea argumentativa: destruirme por la supuesta contradicción entre las ideas que defiendo y mi supuesto carácter de negrero, explotador, etc. En esto no se diferenciaba el sindicato y la izquierda del PTS, MST, etc. que les hicieron la posta, todo con el acompañamiento y el alborozo de los ya ex empleados.  Clarín lo sintetizó titulando: “Las dos caras de un empresario K”.

El martes 29/12/2009, los ex empleados hicieron la pantomima de encadenarse a la cortina metálica de la editorial. En realidad se cruzaron una cadena por el pecho y se apoyaron contra ésta, tal vez por temor a que “el ogro” prendiera el motor eléctrico de la misma y los dejara colgados del marco. Lo hicieron con la cariñosa colaboración de miembros del sindicato, los infaltables Ortiz y López entre ellos, y militantes de la izquierda. Cuando los empleados de la editorial intentaron sacar el reparto por la puerta del depósito, que se utiliza como puerta de emergencia, esto fue impedido lo que motivó una nueva intervención de la policía a pedido de la empresa y una nueva denuncia radicada también en la Fiscalía Nº12 por violación al art. 57 del Código Contravencional.

La conciliación obligatoria, dictada a última hora del 30 de diciembre por el Ministerio de Trabajo sin nuestra participación, porque se nos citó en forma ilegal como denunciamos (fuimos notificados formalmente recién el 8 de enero de 2010), implicaba retrotraer la situación al inicio del conflicto y por lo tanto permitir el ingreso de los ex empleados que habían llegado a niveles de violencia inusitada. Tal situación era resistida por mí y por los mismos empleados de la empresa que habían sido objeto de distintas agresiones por parte de sus ex compañeros. Por lo demás, la empresa había denunciado a los dirigentes y al sindicato, había presentado las copias y evidencias que habilitaban la denuncia penal, todo esto ante el Ministerio de Trabajo, por lo que la conciliación obligatoria no procedía debido a la gravedad de los hechos delictivos que configuraban una auténtica “coacción extorsiva”. La empresa abonó a los despedidos los sueldos, aguinaldos, vacaciones, etc. y entregó los correspondientes certificados laborales. El cierre por vacaciones de la editorial, notificado noventa días antes al personal, obligó a un impasse que tornó abstracta la cuestión de la reincorporación, y entonces las injurias y provocaciones continuaron vía Internet.

El día 25 de enero de 2010, fecha de reapertura de la empresa y comienzo de los últimos cinco días de una extensión final de la conciliación obligatoria, manifiestamente ilegal porque la ley sólo la permite cuando las partes están próximas a un acuerdo, decidida contra nuestra protesta expresada en recursos administrativos, fuimos literalmente golpeados y empujados yo y mi hijo que me acompañaba. Nos agarraron de cuello y piernas dos personas que lograron colarse mientras desactivaba la alarma y una especie de “scrum” de militantes del MST y despedidos dio como resultado que siete ex empleados entraran por la fuerza en el local y se instalaran en él, luego de habernos golpeado y herido, lo que dio lugar a una nueva denuncia por lesiones (constatadas por la División de Medicina Legal de la Policía Federal) y usurpación. Esto ocurrió mientras una desbocada Vilma Ripoll vociferaba junto a un grupo de militantes del MST de Filosofía y Letras en la puerta de la editorial, con agravios que incluyeron afirmaciones de tipo sexual a empleados y empleadas que ingresaban a trabajar. Frente a la ocupación de la empresa, luego de la denuncia en sede policial, solicité la intervención de la Fiscalía Nº 4 que dispuso la custodia policial; la misma debía impedir el ingreso de personas ajenas a la editorial y, en caso de que los ocupantes decidieran salir, no dejarlos reingresar. Durante esa semana tórrida, dormí junto con mi hijo Fabián sobre cajas, compartiendo la estancia con los ocupantes que multiplicaron sus provocaciones. Es increíble la degradación periodística del diario La Nación (soy lector desde hace años) que inicia su artículo del viernes 29/01/10, que firma Marcelo Veneranda, “El jefe se pasea en calzoncillos por la editorial…”, sin aclarar que fui empujado, golpeado y herido a la mañana, que estuve obligado a quedarme en el local junto a mi hijo y los siete usurpadores con la ropa que tenía y que en una noche de calor intenso me levanté, sí, a orinar en calzoncillos al baño que está en los fondos del local, lejos de la vista del policía que se encontraba en el hall de entrada y de la única ocupante mujer, que se encontraba inmediatamente después. La escena fue tomada aproximadamente a las 4:00 de la madrugada del martes 26/01/10, repito, en la editorial que dirijo y que estaba ocupada. Tanta es la pobreza de la nota y tanto le gustó lo de mis calzoncillos a Veneranda que en el cierre volvió a mencionarlo. Debería darle vergüenza. ¿Estará para el Pulitzer? Para tranquilidad de los directores periodísticos de La Nación que con tanta probidad han cubierto El Proceso, La Guerra de Malvinas, el Menemismo, el Megacanje, el Blindaje, etc., mi mujer me hizo llegar ese mismo martes una bermuda para “el noni” y mis calzoncillos a pintas perdieron protagonismo. En horas del día el resto de los empleados procuraba cumplir su jornada de trabajo, pese a las presiones de adentro y de afuera. El día viernes 29, frente a la orden de desalojo dispuesta por la Fiscalía que la policía se disponía a ejecutar, los ocupantes decidieron, ante la intimación última del Subcomisario a cargo del operativo, abandonar la editorial. Lo hicieron en el peor contexto, con las manos vacías, pero roñosas de tanta mugre desparramada. En años de militante político (de los que jamás hice ostentación, pese a lo que dice La Nación) nunca he oído los agravios de la más baja calaña que los despedidos y los “chicos” del MST, a caballo de su impotencia, propinaron a los empleados/as, sobre todo a las mujeres a quienes les dijeron las peores cosas, arrojándoles incluso preservativos, gel íntimo, etc.  Me cuesta creer cómo se puede cruzar ese límite, cómo se puede reclamar la “unidad de los trabajadores”, cómo se puede hablar en nombre de grandes revolucionarios humanistas y actuar así. En el volante en el que convocaron a la solidaridad del barrio y de las agrupaciones políticas acusaban a la empresa de pagar con retraso los salarios y de falta de aportes previsionales, ambas acusaciones, las únicas de carácter “laboral” que se atrevieron a esgrimir, falsas de toda falsedad. Ni una sola prueba podrían presentar al respecto.

Catenacio, el delegado, ha hecho circular (y un medio como La Nación lo ha divulgado con placer y sin ningún tipo de investigación) rumores sobre el aumento de mi patrimonio y mis “contratos” con el Ministerio de Educación. No es nuevo ese recurso que también se utiliza para ensuciar al gobierno nacional. Resulta paradójico que tanto La Nación como los panfletos del MST se citen mutuamente para atacar los negociados del empresario kirchnerista, cartaabiertista, promotor de la piquetera Milagro Sala, y déspota explotador de los trabajadores. Quienes pertenecen al gremio saben que tener una “cadenita de librerías”, con locales alquilados,  no es señal de prosperidad hoy día. Ojalá fuera cierto, aunque sea en parte, lo del incremento de mi patrimonio que, por otra parte, está peso a peso detallado en mis declaraciones juradas ante la AFIP; en cuanto al Ministerio de Educación, sí me ha comprado títulos, como a la mayoría de las editoriales que publican en el país, a través de licitaciones públicas o compras directas, repito, igual que a todas las editoriales. También lo ha hecho durante los gobiernos de Alfonsín, Menem, De la Rúa y Duhalde, con quienes es notorio que no tuve mayores afinidades, a través de concursos nacionales y provinciales, mucho más importantes que las de ahora (por entonces teníamos una participación más significativa en el mercado de los textos que hoy controlan los grandes grupos editoriales). El actual gobierno de la Ciudad de Buenos Aires con el que no comulgo políticamente, también nos compra, como a otras editoriales. Colihue tiene sin duda un fondo lo suficientemente amplio y consolidado que nos exime de cualquier aclaración al respecto (el periodismo serio que se dedique a investigar podría dar cuenta de ello fácilmente ya que las compras a todas las editoriales se publican en el Boletín Oficial). Jamás he usado mis contactos para obtener beneficios individuales o empresariales. Creo que las convicciones no tienen que ver con la obtención de prerrogativas, que lo político debe ser ajeno a las ambiciones de los particulares. En el actual conflicto, les pedí especialmente a mis amigos y compañeros, que quisieron interceder, que no lo hicieran; también lo hice con quienes se ofrecieron a venir a desalojar a los ocupantes y/o a los que hostigaban desde la puerta. La violencia fue toda de ellos, de los ocupantes, de mis ex empleados, del SEC, del MST, etc.

Desde los comienzos del conflicto sobrevoló las asambleas y los comentarios en boca de los ahora ex empleados y sus aliados sindicales y políticos, la idea de una cooperativa de trabajadores que nos desplazase en el control y propiedad de la empresa. El día que finalizó la ocupación, eso se siguió voceando como una amenaza. La editorial no tiene deudas laborales, comerciales, fiscales ni previsionales, fuera de las corrientes, por lo que la concreción de tal fantasía implicaría la derogación del Código Civil y de todo derecho existente. Pese a eso, algunos perdieron su trabajo detrás de esta “audacia”, que sólo es discutible en caso de quiebra y/o vaciamiento empresario, alentados por algunos “vivos” que, a izquierda y derecha, se tiraron el lance de quedarse con una empresa en funcionamiento.

Descubrí por último, gracias a este conflicto, la lógica que lleva a que en muchas ocasiones se incite a los trabajadores a formas de lucha que inevitablemente los dejan sin trabajo. Es muy simple: hay organizaciones y dirigentes que se financian con la participación en los honorarios de los juicios por despidos. Si éstos no se producen, no hay honorarios a repartir. Por eso es que la auténtica pelea ahora es por ver quién se queda con los eventuales honorarios de los posibles juicios. Barrionuevo lo había anticipado… Lo dicho no quiere decir que los ex empleados despedidos sean inocentes, “…todos somos responsables de lo que los demás han hecho de nosotros…” (J. P. Sartre)

No dispongo ni del tiempo ni de los recursos para silenciar las múltiples calumnias que proliferan. Necesito, en cambio, orientar la escasa energía que me ha dejado este complicado proceso en levantar la editorial (esta vez no por causas económicas, como en el 2001), cuyo prestigio ha sido fuertemente afectado por estas provocaciones (un “periodista” de un sitio de Internet incita, en una entrevista con Catenacio, al público a no comprar libros de Colihue para castigarme, para castigar este supuesto triunfo del poder y de mis “influencias”, ¿me castigan a mí o a una empresa que por años ha dado empleo digno a sus trabajadores, oportunidades a autores argentinos y buenos libros a sus lectores?, ¿de qué influencias me he valido si no me han ahorrado humillaciones, destrozos, perjuicios materiales y morales, apoyados en el accionar del sindicato, de algunas agrupaciones de izquierda, en las cuestionables decisiones del Ministerio de Trabajo y en la mirada complaciente -en el momento de los destrozos-, de la Policía Federal?). Necesito también preservar la confianza de mis clientes, autores, proveedores, lectores y amigos, muchos de los cuales me han dado emocionantes muestras de respaldo.

Lamento profundamente la absoluta ausencia, en este apoyo, de las instituciones del sector (y de los dirigentes de las mismas): asociaciones de libreros, de editores (CAL, CAP) e incluso de la que nos reúne a todos, la Fundación El Libro. No recibí de ellos ni un mínimo llamado personal. Me es particularmente doloroso el silencio de la Cámara Argentina del Libro (CAL), de la que soy, podría decirse, socio vitalicio, de la que fui consejero en varios períodos, compartiendo responsabilidades con muchos de los actuales dirigentes. Parece que mi condición de participante en Carta Abierta, de simpatizante convencido de las mejores políticas del gobierno nacional, legitiman a sus ojos las agresiones de todo tipo que recibí.  En contraste, como queda dicho, la solidaridad que nos expresaron ex empleados, libreros, editores amigos, corredores y empleados de diversas editoriales, etc.

Ediciones Colihue, una editorial argentina que se ha ganado un lugar en la cultura del país a través de casi 30 años de trabajo constante, sus empleados que la han defendido y que confían en ella para mantener a sus familias, requieren de todo nuestro esfuerzo para superar esta deplorable experiencia.

Lamentablemente, una parte de ese esfuerzo estoy obligado a dedicarlo a reclamar penal y civilmente a los autores de las calumnias, injurias y daños, sean estos, grandes medios, cobardes sitios de Internet, supuestos periodistas e incluso ex empleados. Lo siento como una obligación insoslayable.

Quedo a disposición de quien desee solicitarme alguna explicación o aclaración adicional

Aurelio Benito Ramón Narvaja

Director Gerente de

Ediciones Colihue s.r.l.

Carta Abierta/7 – lectura postergada

La lectura pública de la Carta / 7, prevista para el martes 22 a las 19:30, debió ser postergada. Es que, a la misma hora, y frente a la Pirámide de Mayo, comenzaba a desarrollarse a esa hora otro acto convocado por diversas expresiones partidarias.

Por esta razón, leeremos la Carta / 7 el próximo lunes 28, a las 19:00, frente a la Pirámide de la Plaza de Mayo. Los esperamos.

EQUIPO DE COMUNICACIÓN de Carta Abierta

La Carta/7 en la Pirámide

Hoy, martes 22, a las 19:30, junto a la Pirámide de la Plaza de Mayo, Carta Abierta lleva a cabo la lectura pública de su Carta/7:

DECLARACIÓN DE LA PIRÁMIDE DE MAYO
Los dos años próximos: una eternidad metida en el pliegue diario de la historia.

Todos están invitados, especialmente quienes nos alentaron fraternalmente a continuar y nos acompañaron en nuestras asambleas.

Será un acto sin estridencias y -como dice la Carta / 7- convocado “Por la necesidad imperiosa de recuperar lenguaje y memoria, por darle curso a sueños y poéticas emancipatorias, leemos esta Carta en el corazón de una patria urgida y que nos reclama intensidad reflexiva, pasión del espíritu y compromiso con el pueblo al que pertenecemos”.

Si bien originalmente fue convocada para las 19, la lectura se llevará a cabo a las 19:30, porque antes allí habrán otras actividades no vinculadas a nosotros.

Por otra parte, ya está en nuestra página la versión completa de la Carta 7. Los esperamos.

Los esperamos.

EQUIPO DE COMUNICACIÓN

Con Carlos H. Reyes “No nos retiramos, los golpistas nos impiden participar” La Candidatura Independiente Popular en consulta con su base en todo el país

Recibí y difundo

por Giorgio Trucchi – Rel-UITA
http://www.rel-uita.org/internacional/honduras/con_carlos_reyes-7.htm

Las  elecciones del 29 de noviembre asumen cada día más una faceta ambigua, acentuando las divisiones en el país centroamericano. Para el gobierno de facto, los grupos económicos y políticos que planearon y ejecutaron el golpe de Estado y para el poder militar, este proceso electoral es una estrategia para instalarse definitivamente en el poder, buscando legitimarse ante la población hondureña y el mundo. Por el contrario, para la Resistencia no puede haber elecciones sin la restauración previa del orden institucional roto por el golpe de Estado.

En medio está la comunidad internacional, igualmente ambigua y dividida sobre el tema electoral, que parece dispuesta a cualquier tipo de concesión hacia el gobierno de facto, con tal de salir lo más pronto posible de este laberinto donde prevalece el doble discurso de muchos países, Estados Unidos in primis, y una antigua y obsoleta estructura de organizaciones como la OEA y la ONU.

Para tratar de entender cómo la Resistencia está viviendo este momento tan delicado y cómo se está organizando para que la decisión final sobre su participación en las elecciones sea el fruto de un amplio consenso popular, Sirel conversó con Carlos H. Reyes, candidato presidencial independiente, presidente del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Bebida y Similares (STIBYS) y también miembro del Comité Ejecutivo Mundial de la UITA.

-¿Qué decisiones ha tomado la Candidatura Independiente Popular con respecto a su posible participación en las elecciones del 29 de noviembre?
-Hace unos días el Tribunal Supremo Electoral (TSE) le hizo un requerimiento a la Candidatura Independiente Popular, para que en 24 horas ratificara la voluntad de participar en las elecciones generales. En mi calidad de candidato presidencial ratifiqué mi decisión, siempre y cuándo se restituya el orden constitucional. Además, en la carta que enviamos al TSE hicimos varios señalamientos.

-¿Qué tipo de señalamientos?
-Señalamos que siguen vigentes las circunstancias que se originaron a partir del golpe de Estado del 28 de junio, tal como la violación sistemática de los derechos humanos con asesinatos, heridos, exilados, apresados y perseguidos y el boicot a la restitución del orden constitucional por parte de la dictadura.

Evidenciamos también que no confiamos en los observadores contratados por el TSE para garantizar la seguridad y transparencia del proceso electoral, ya que son las mismas organizaciones que justificaron el golpe y las acciones represivas contra el pueblo. Además, estas organizaciones operarían como Custodios Electorales, lo cual es inaceptable y evidencia lo que va a ser el secuestro de las elecciones.

Finalmente, señalamos la incompatibilidad con el principio de laicidad del Estado que representa la participación de la iglesia protestante en el proceso electoral.

No obstante, reconocemos que se firmó el acuerdo producto del diálogo y que todavía no se ha resuelto el punto que concierne el retorno al orden constitucional. Mientras ese proceso no se agote definitivamente, la restitución del orden constitucional es una posibilidad real y, con ello, la legitimidad del proceso electoral.

Es por eso que la Candidatura Independiente Popular continúa en el proceso electoral.

-¿Cuál es su opinión sobre el diálogo recién concluido?
-Yo no acepté ningún tipo de diálogo que pusiera en duda la restitución del presidente Manuel Zelaya. Es evidente que estos oligarcas dieron un golpe de Estado para quedarse y van a buscar la forma para no entregar el poder en enero de 2010. Sin embargo, la lucha para la restitución tiene que seguir y mantenemos la postura de que si no se vuelve al orden constitucional son ellos quienes nos están sacando del proceso electoral. No somos nosotros que nos retiramos, sino que ellos nos impiden participar.

¿Cómo sigue el proceso de consulta con las bases de la Resistencia?
-Estamos desarrollando reuniones en diferentes departamentos del país para consultar con la base el tema de la participación en las elecciones. Por el momento las encuestas que realizamos nos dicen que la inmensa mayoría no quiere que participemos en condiciones de dictadura.

-¿La Candidatura Independiente y los otros candidatos que no han apoyado el golpe están coordinando un posible rechazo conjunto a las elecciones?
-Los primeros que nos pronunciamos por el retiro de los candidatos de los distintos grupos que se han opuesto al golpe fuimos nosotros. El viernes 23 de octubre se desarrolló una actividad en la que participamos todos los candidatos no golpistas y coincidimos en no participar en el proceso electoral si no hay restitución del orden constitucional.

Sin embargo, cada quien va a seguir desarrollando su proceso de consulta con las bases y no pusimos una fecha tope. Como Candidatura Independiente creemos que sería un error poner plazos porque las cosas van evolucionando muy rápidamente. Lo que sí creemos es que en lugar de poner fechas, si sigue la dictadura es mejor retirarnos cuando más daño les hagamos a los golpistas.

Cada día que pasa la gente entiende más la situación que se está presentando y la necesidad de no ir a un proceso espurio como ese, y esto es fundamental.

-¿Cómo mira la actitud de la comunidad internacional ante este proceso electoral?
-Lo fundamental está en lo que se haga en Honduras, aunque el aspecto internacional es complementario y decisivo. En el caso de la OEA sabemos que muchas decisiones no las puede tomar porque su Carta no se lo permite, y en este sentido habría que discutir sobre cómo reformar esta organización.

Sabemos también que sobre el tema electoral ya hay divisiones internas, sin embargo sería importante una declaratoria contundente anunciando que no va a reconocer un gobierno que resulte de las elecciones que convoque Micheletti sin la restitución del orden democrático.

-Con o sin elecciones el pueblo hondureño parece haber despertado y Honduras no será la misma…
-Las elecciones no son una solución para los problemas fundamentales del país. El primer paso para solucionar las cosas es enrumbarse hacia una Asamblea Constituyente y una Nueva Constitución. En segundo lugar, el pueblo hondureño ya está con una nueva condición política. No queremos que el Frente Nacional Contra el Golpe de Estado se convierta en un partido político, porque esto sería condenar a las organizaciones sociales a una agenda que no les corresponde.

La Resistencia debe seguir como Resistencia para enfrentar al gobierno espurio que quieren elegir y legitimar. Un gobierno que no va a ser reconocido a nivel nacional, ni internacional, enfrentándose a una situación económica terrible que no le va a permitir sostenerse. La Resistencia debe seguir adelante, con su agenda, exigiendo la Asamblea Constituyente.

¡Más temprano que tarde vamos a triunfar, esto no tiene vuelta para atrás!

Carta Abierta: sobre represión en Terrabusi-Kraft

La asamblea de Carta abierta del 26/9 ha aprobado esta declaración:

El proceso político abierto en el 2003 afirmó como máximas de acción la justicia frente a los crímenes de la dictadura y la no represión a la movilización social. No fue y no es sencillo implementarlas, pero sin embargo se lo ha hecho, muchas veces contra resistencias de algunos funcionarios judiciales y estatales, de miembros de las fuerzas de seguridad e incluso de maniobras oscuras de desprestigio.

La represión a los trabajadores en conflicto en la planta de Terrabusi-Kraft es una alerta respecto de la necesaria defensa de esas máximas fundamentales. Manifestamos nuestra preocupación y afirmamos que es inaceptable la represión a las luchas de los trabajadores. Y decimos que un gobierno identificado con los derechos humanos tiene que preservarse como garante del derecho actual a la movilización social y política y llevar a cabo la investigación acerca de los responsables de los hechos del 25 de septiembre.

__._,_.___

Desde Honduras

Mensajes recibidos desde Honduras. Se omite el nombre del remitente, para preservar su vida.

De XXX

Amigas, amigos:

Me encuentro en un edificio cercano a la Embajada de Brasil junto a 30 compañeras y compañeros, la mayoría integrantes de Artistas del Frente Nacional Contra el Golpe de Estado.

Nos avocamos a este lugar para descansar, manteniendo la conciencia de que de un momento a otro el ejército y la policía entrarían al perímetro donde alrededor de 5,000 personas nos encontrábamos para darle protección al Presidente Manuel Zelaya.

Atacaron a las 5:45 am con fusilería y lacrimógenas. Mataron a un número indeterminado de compañeros de la primera barricada al final del Puente Guancaste. Rodearon y atacaron la barricada del puente de La Reforma.

Haciendo cálculos aproximados, el operativo contó con alrededor de 1,000 efectivos policiales y militares.

Arrinconaron y golpearon. 18 heridos graves en el Hospital Escuela. Siguen persiguiendo en el Barrio Morazán y en le Barrio Guadalupe a los bravos estudiantes que anoche organizaron las precarias barricadas.

En este momento son las 8:00 am. Frente a la Embajada de Brasil han colocado un altoparlante con el himno nacional a todo volumen mientras catean las casas aledañas a la Embajada. Lanzaron bombas lacrimógenas dentro de la Embajada. El Presidente continúa en su interior amenazado por los golpistas que ya argumentaron a través de los medios sus razones “legales” para proceder al allanamientos.

Miles de personas que se dirigían hacia Tegucigalpa han sido retenidas en los alrededores de la ciudad. La ciudad está completamente vacía, fantasmal. El toque de queda fue extendido para todo el día.

La represión contra los manifestantes indefensos fue brutal. En varias ocasiones Radio Globo y Canal 36 han sido sacados del aire.

Cientos de presos.

Estamos aislados.

Aquí estamos el núcleo principal de los organizadores de los grandes eventos culturales en resistencia: poetas, cantautores, músicos, fotógrafos, cineastas, pintores y pintoras… humanos.

De XXX

Estamos SECUESTRADOS.

.. NUEVAMENTE REPRIMIDOS:

Llevamos 17 horas de toque de queda. Y seguimos hasta las 6 de la tarde de hoy martes.

(no dudamos que lo extiendan… igual paso en el departamento de El Paraíso hace dos meses)

Los MILITARES y los POLICIAS han invadido la privacidad de los vecinos al par de la EMBAJADA DE BRASIL.

La policia y los militares…han quebrado los vidrios de los carros y motos de las personas de la resistencia, estan quemando sus carros (ellos los habían dejado ahí, como retenes)

Se habla de tres muertos, heridos (a los heridos que se trasladarón a los hospitales… los militares los están sacando de los hospitales)

A los atrapados los llevan al estadio Chochi Sosa. ( lo mismo hizo Pinochet)

POR FAVOR: Ayúdenos a difundir las noticia

Independencia y Defensa

El próximo sábado 22, a las 11:30, el espacio Carta Abierta se convoca en la esquina de Defensa e Independencia de la ciudad de Buenos Aires, para llevar a cabo la lectura pública de su Carta/6, precisamente titulada “En la esquina de Independencia y Defensa”.

Lectura pública en el espacio público: “Nuestro llamado al coraje colectivo contra el operativo derrumbe no resuena en el eco de los espacios vacíos”, dice la Carta.


EQUIPO DE COMUNICACIÓN

v\:* {behavior:url(#default#VML);}
o\:* {behavior:url(#default#VML);}
w\:* {behavior:url(#default#VML);}
.shape {behavior:url(#default#VML);}
<!– /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:””; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”; mso-ansi-language:ES-AR;} @page Section1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} –>
/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;
mso-ansi-language:#0400;
mso-fareast-language:#0400;
mso-bidi-language:#0400;}

Carta Abierta ante la embajada de Honduras

El próximo viernes 31, a las 18:30, Carta Abierta se concentra frente a la sede de la Embajada de la República de Honduras, Av. Callao 1564, Capital Federal.

Esta convocatoria tiene por finalidad realizar una lectura pública de la Declaración emitida por el Espacio Carta Abierta, en solidaridad con el pueblo y el gobierno constitucional de Honduras presidido por Manuel Zelaya. Al cabo de la lectura, se hará entrega de un ejemplar del texto a las autoridades diplomáticas.

Carta Abierta recomienda puntualidad y, sobre todo, hacer extensiva esta convocatoria a todas las compañeras y compañeros interesados en solidarizarse activamente con los hermanos hondureños.

Como dice y repite el Frente Nacional contra el Golpe en cada comunicado: “Alta es la noche y Morazán vigila”

EQUIPO DE COMUNICACIÓN

Honduras: dos comunicados

COMUNICADO

Las Confederaciones Campesinas, Consejo Cordinador de Organizaciones Campesinas COCOCH, Confederación Nacional de Campesinos CNC, Confederación Hondureña de Mujeres Campesinas CHMC, Comunican lo siguiente:

1.-Que en vista que el Pueblo Hondureño pasa por una crisis Política Económica y Social con la rotura del orden Constitucional el 28 de Junio de 2009, hemos asumido la responsabilidad de mantener tomadas las instalaciones del Instituto Nacional Agrario (INA), en todo el País desde el 29 de Junio del presente hasta que el orden Constitucional sea restituido.

2.- Tal decisión la tomamos para salvaguardar los bienes y documentación que existe en las instalaciones de la Institución que tanto son de intereses del Pueblo Hondureño, y en particular de los Campesinos.

3.-Por tales razones los trabajadores de la Institución no están autorizados para permanecer dentro de los locales u oficinas del INA, tanto en la Oficina Central como en las Regionales.

4.-Lo anterior ha sido comunicado al Sindicato de Trabajadores del Instituto Nacional Agrario (SITRAINA) como representante Legal de los Trabajadores y con quienes se coordinaran ciertas acciones y actividades de vigilancia.

5.-La decisión se toma en el marco de la Constitución de La Republica de Honduras en sus Artículos No. 2 y 3 así como en el Articulo No. 557 del Código de Trabajo, y resoluciones de la Organizaciones de los Estados Americanos (OEA) y la Organización de las Naciones Unidas ONU.

Dado en la Ciudad de Tegucigalpa, M.D.C., a los 27 dias del mes de Julio 2009.

¡POR LA DEFENSA DE NUESTRA TIERRA!

COCOCHCNCCHMC

COMUNICADO

DE ALERTA A TODAS NUESTRAS FEDERACIONES, BASES CAMPESINAS, ETNIAS INDIGENAS, Y NEGRAS.

Las Confederaciones Consejo Cordinador de Organizaciones Campesinas (COCOCH), Confederación Nacional de Campesinos (CNC), y Confederación de Mujeres Campesinas (CHMC), alertamos a las Federaciones bases Campesinas a las organizaciones Indígenas y negras en todo el territorio Nacional por lo siguiente:

1.-Que el Gobierno De facto compuesto por Oligarcas y Terratenientes no cesan en su objetivo de dar muerte a la Reforma Agraria y privarnos de los beneficios y conquistas que hasta el momento hemos logrado a costa de muchos sacrificios.

2.- Que tal pretensión y burdas maniobras las iniciarían con el cierre temporal del INA, reviviendo la propuesta del gobierno Madurista hoy golpista dejando reducida la Institución a una simple ventanilla de tierras.

3.-En tales condiciones el INA, dejaría de cumplir el mandato Constitucional según los Artículos del 344 al 350 del Capitulo III de la Constitución de la Republica, que ya define el proceso de Reforma Agraria, como la Columna vertebral del Desarrollo económico y social de Honduras.

4.- Que todas las Confederaciones, Federaciones, y Organizaciones de Base tanto Campesinas, Indígenas y Negras a partir de la fecha nos constituimos en vigilantes permanentes para contra restar cualquier intento de socavar nuestras conquistas y darle un zarpaso más a la Constitución de la Republica.

5.-Llamamos a todo el Campesinado Hondureño, Etnias, Indígenas y Negras, pasar a Organizar la Defensa para anticipar cualquier maniobra de grupos o sectores oligarcas Nacionales o Regionales encaminadas a ejecutar las amenazas antes descritas a quienes advertimos que la Reforma Agraria, que los beneficios y Conquistas del Campesinado Etnias indígenas y Negras las defenderemos hasta las ultimas consecuencias.

¡Alerta Compañeros del Campo, la tierra nos pertenece y la defenderemos!

Dado en la Ciudad de Tegucigalpa, M.D.C., a los 27 dias del mes de Julio de 2009.

COCOCH CNC CHMC

Honduras: denuncia y pedido de ayuda

Grupo Profesionales Latinoamericanos/as contra el Abuso de Poder

Informamos a la Comunidad Internacional la situación desesperada del pueblo de Honduras que se encuentra resistiendo contra el Golpe de Estado y el gobierno usurpador, en las carreteras, montañas, calles y plazas. Miles de  hermanos y hermanas  hondureños, sin armas, sin alimentos, agua ni medicamentos. necesitan ayuda humanitaria. Hasta el momento los esfuerzos de la población por socorrer a quienes están atrapados en zonas como Danli, Las Manos El Paraíso entre otras  han sido  además de riesgosos, inútiles. Solo algunas misiones internacionales logran pasar los retenes,pero sistemáticamente  se confisca lo que transportan y se reprime o  detiene a personal sanitario. El pueblo de Honduras está literalmente cercado, con toques de queda hasta 04.00  y 06.00 en la zona  de frontera con Nicaragua Hay víctimas, y nos informan se han habilitado dos estadios para alojar detenidos.
Transmitimos el pedido de ayuda que hace Honduras a toda la Comunidad Internacional para su intervención humanitaria, política y en el área que cada uno se desempeñe.
Denunciamos represión violenta,  torturas, censura y acciones contra los servicios de ayuda humanitaria
Pedimos el pronunciamiento de todos  los organismos de DDHH, sus representantes  y su acción en consecuencia.
Solidaridad es acción, y ahora es acción urgente. Todas y todos con Honduras.

por Grupo Profesionales Latinoamericanos/as contra el Abuso de Poder

Argentina- Uruguay- España- USA

Pilar Vendrell. Psicóloga. M.N. 1789 – Buenos Aires       pilarvendrell@gmail.com Celular 011 – 15 5181 7712

Alberto Mendes. Psiquiatra. Psicoanalista MN 36040 Buenos Aires

Norma Liliana Ramljak. Trabajadora Social. MN 1117 DNI Nº 6.528.516 Buenos Aires

Sonia Vaccaro. Psicóloga DNI: 11816578  Madrid- España

Santiago Tricánico. Periodista. Escritor. Montevideo. Uruguay

Osvaldo Cucagna. Psicólogo. Docente Cátedra Libre DDHH FYL UBA-Buenos Aires

Diana Coblier. Psicóloga    Buenos Aires

Alejandro Balanza. Médico. DNI 10966630 Córdoba Argentina

María Eva Rearte. Psicóloga MN Nº 6346. Bs.As
Silvia Lommi. Psicóloga. DNI 13147673 Buenos Aires

Doris Hajer. Área de Psicoanálisis, Fac. de Psic. Univ. Rep..Uruguay

Daniel Illuminati. DNI 16226181 Buenos Aires

Brenda Blake. Psicóloga. DNI 5630085 Las Vegas USA

Irene Loyacono Psicóloga Buenos Aires

Jacqueline Ibañez Psicóloga Buenos aires

Liliana Pauluzzi Psicóloga Rosario Argentina

Jacqueline Ibañez Psicóloga Buenos Aires

Fernanda Felice Lic. en Fonoaudiología Rosario Argentina

Lily Basalo Psicóloga  Las Plata Argentina

Desde Honduras: represión en el Paraíso

REPRESION EN EL PARAISO: PRINCIPIO DEL FIN DE LOS GOLPISTAS

Por César Lazo

Unión de Escritores y Artistas de Honduras

EL PLAN BJ (represión, persecución, secuestro, tortura y sicariato) ESTA FRACASANDO, A MAYOR REPRESION CONTRA EL PUEBLO MAS ACORRALADOS ESTAN LOS GOLPISTAS

Ø Los golpistas están desesperados porque ni sus acciones terroristas ni la guerra psicológica mediática que nos asedia puede parar la marcha de la esperanza que va por los caminos hasta lograr la victoria.

Ø La presencia del presidente en Las Manos ha tenido un efecto movilizador de nuestro pueblo que rechaza el rompimiento del orden constitucional.

Ø Ni el terror ni la calumnias contra el presidente Zelaya han surtido efecto y su liderazgo se consolida, aunque traten de negarlo los analistas golpistas y algunos análisis sesgados de ciertos seudoizquierdistas del patio.

Ø Son miles de compatriotas, que participan en la resistencia nacional contra los golpistas, que están retenidos por la fuerza en el departamento de El Paraíso.

Ø Desde el jueves se decretó toque de queda en los departamentos fronterizos y los habitantes son obligados a permanecer durante el día en sus casas, los dueños de hoteles, pulperías y comedores tienen prohibido venderles a los manifestantes que han llegado de todo el país para reunirse con el presidente Zelaya.

Ø Un ciudadano (anciano) denunció que fue detenido junto a cincuenta personas, incluido niños, y fueron metidos en una celda llena de fango y excremento.

Ø Uno de los capturados, Pedro Magdiel Muñoz Salvador, fue asesinado y se le apuñaló todo el cuerpo al estilo de los asesinatos cometidos por el escuadrón 3:16 al que perteneció como jefe Billy Joya, asesor de seguridad del “gobierno” usurpador.

Ø Los militares, a pesar de que nadie iba armado, sin que hubiera agresión por parte de los manifestantes, que sostienen la no violencia, lanzaron bombas lacrimógenas, dispararon contra una multitud de unas 4000 personas.

Ø Son miles de personas que están detenidas y tienen hasta hoy cuatro días sin comer; la gente está deshidratada y débil físicamente por no poder ingerir alimento y por la insolación.

Ø Hoy salió una caravana de 12 vehículos de la cruz roja para llevar alimentos pero han sido retenidos por los militares dirigidos por un coronel de apellido Carraza, quien, como siempre, alegó que recibe órdenes superiores.

Ø El día de hoy domingo 26 de julio lanzaron una granada en la sede del sindicato cervecero STIBYS de Tegucigalpa. En el momento del estallido se realizaba una asamblea del Frente de Resistencia contra el golpe de Estado. No hubo heridos. Creemos que el objetivo es aterrorizar a la resistencia.

La desesperación de los golpistas es tal, que no miden los posibles efectos de sus acciones terroristas; de ahí que seguirán reprimiendo y disparando contra la población que hasta hoy sigue en pie de lucha a través de una resistencia y movilización pacífica, que de un momento a otro puede adquirir una connotación diferente, cuando un pueblo, hasta hoy pacífico, se canse de soportar a quienes hoy hacen uso del terror para defender intereses mezquinos de grupitos económicos internos y de los halcones guerreristas que los dirigen desde Estados Unidos.

Las viejas prácticas del terrorismo de Estado son más que visibles: La calumnia previa a la acusación contra ciudadanos opositores al régimen de terror, emboscadas para matar a los opositores, persecución selectiva, secuestro, tortura de la victima antes de ser asesinada y expuesta ante el público para provocar terror masivo.

Empero, estos métodos terroristas no han tenidos los resultados que tuvieron en la década del ochenta del siglo pasado, cuando nuestro pueblo desinformado por los medios de comunicación de masas era victimado por la alienación ideológica, instrumento de los que han sometido al pueblo hondureño. El pueblo hondureño ha demostrado que ya no es víctima fácil del engaño ni se deja atemorizar por los terroristas usurpadores del poder y se moviliza para enfrentar a los criminales que secuestraron al presidente.

Las fuerzas represivas, rompiendo con todo principio ético y violentando acuerdos y leyes internacionales, han pretendido retener la Resistencia que marcha hacia Las manos, El Paraíso. Pero sus acciones criminales no han podido doblegar a este noble pueblo, al contrario, se ha levantado una ola de repudio a nivel nacional y elevado la conciencia de la población que, adoptando posiciones de compromiso, se incorpora masivamente a las tareas de solidaridad con los compatriotas sitiados en la frontera y a la lucha contra los terroristas golpistas.

Los golpistas están desesperados porque ni sus acciones terroristas ni la guerra psicológica mediática que nos asedia puede parar la marcha de la esperanza va por los caminos hasta lograr la victoria de restituir a nuestro presidente, de castigar a los culpables del golpe y de lograr una Constitución que garantice la democracia hondureña sin golpes de Estado ni injusticia social.

de Eva Peron en la hoguera (Leónidas Lamborghini)

los trabajadores: encárgate.
los descamisados. encárgate. encárgate.
el pueblo únicamente: de allí vino. arriba: los pilatos lavándose:

mi calvario. la hora.
arriba: ¡esa es! ¡esa es! mi bautismo: cada.
¡esa es! ¡esa es!
los puñetazos. esto: cada golpe morir.
¡esa es! ¡esa es!
esto: cada golpe

nacer.

Carta Abierta: Declaración sobre Honduras

Buenos Aires, Argentina, 25 de julio de 2009

EN APOYO DEL PUEBLO Y EL GOBIERNO CONSTITUCIONAL DE MANUEL ZELAYA EN HONDURAS.

El repudiable golpe cívico militar en Honduras, perpetrado contra el digno pueblo catracho y el gobierno constitucional del Presidente Manuel Zelaya, es también un golpe a las condiciones de institucionalización democrática y popular que hoy predominan en América Latina.

Sus ejecutores y sus mandantes son parte de la vieja tradición golpista y autoritaria que asolara al continente en décadas pasadas. Ahí están los que mantienen una estrecha relación y dependencia con los halcones norteamericanos, las grandes fortunas familiares, los medios de comunicación alquilados por los poderosos, los narcotraficantes, la cúpula eclesiástica que los bendice y todos aquellos que, con su silencio cómplice, alientan un regreso de la nación hondureña al redil de los dominados. Se trata de la faz más terrible y salvaje de la derecha continental, aquella que ya intentara golpear a los gobiernos de Hugo Chávez y de Evo Morales y que, de modos más encubiertos, insiste en desgastar a las experiencias democráticas y populares en distintos países instalando, con gradaciones diversas, una misma situación destituyente. En el mismo sentido, se inscribe el retaceo, la parcialización, la minimización y la tendenciosidad de la información distribuida por los grandes medios internacionales y nacionales que impide a las grandes mayorías enterarse de lo que realmente le está ocurriendo al hermano pueblo hondureño

Saludamos la inmediata y directa participación de varios mandatarios de la región, entre quienes se encuentra la Presidenta de los argentinos, así como el papel que ellos cumplieran en la resolución adoptada por la OEA y ahora en la reunión del Mercosur. Pero la barbarie de los golpistas hondureños, que ya ha cobrado vidas y decenas de heridos entre el pueblo pacífico y desarmado, ha impedido el retorno efectivo del Presidente Zelaya a su país. También impiden dicho retorno las recientes amonestaciones explicitadas por la diplomacia norteamericana que, en definitiva, continúa legitimando la existencia de “dos partes” en conflicto.

Por ello, debe haber un claro e inequívoco pronunciamiento de todos los bloques parlamentarios, los partidos políticos, las centrales sindicales, los movimientos sociales, las agrupaciones estudiantiles, los dignatarios de todos los credos y aun los representantes de las organizaciones patronales. Nadie en la Argentina debería permanecer al margen de la solidaridad activa con el pueblo y el gobierno constitucional de Honduras, so pena de apañar la barbarie con una actitud equívoca y especuladora. De hecho, quienes en esta hora dramática de las democracias del continente optan por el silencio o la crítica oblicua, asumen una muy concreta responsabilidad en contra de los intereses reales de la inmensa mayoría de los argentinos.-

Tres llamadas y el fantasma del “Fino” Palacios, jefe de la Policía de Macri (PM)

Copio un mail de Juan Salinas que me llegó, con urgente pedido de difusión.

Acabo de recibir una tercera llamada en el breve espacio de dos horas. En las tres, quien llama, tras escuchar mi voz y una breve pausa, corta. Recuerdo cuando  los jefes del (luego disuelto por encubrir a los asesinos que volaron la AMIA) Departamento de Protección al Orden Constitucional (DPOC) de la Policía Federal ordenaron llamarme y amenazarme, allá por 1992, luego del atentado a la Embajada de Israel. Tardé años en descubrir (porque así quedó claro en un expediente judicial que se desarrolló a mis espaldas) de dónde provenían esas llamadas. Y enseguida, a deducir con certeza cual era su intencionalidad.

Los jefes del DPOC estaban por entonces -es una manera amable de decirlo- aliados con Alfredo Yabrán y enfrentados con un grupo de ex “batatas”, es decir, miembros del siniestro Batallón 601 de Inteligencia del Ejército coaligados con los rivales nacionales y extranjeros del entonces misterioso empresario de rostro desconocido al que siniestros tipos a su servicio como el capitán de fragata Adolfo Donda (a) “Gerónimo” o “Jerónimo” (el jefe de la ESMA  responsable  de la muerte de su hermano y de la apropiación de su sobrina, la diputada Victoria Donda) solían llamar en un susurro apenas como “El Cartero”, “El Amarillo” (por los colores de Ocasa, la única empresa cuya propiedad Yabrán reconocía), O, a lo sumo, como “El jefe”.

Jorge “El Fino” Palacios estaba en el DPOC luego del atentado a la AMIA y participó muy activamente del encubrimiento borrando evidencias justo en la encrucijada entre la supuesta camioneta bomba y el volquete que se dejó frente a la puerta de la mutual judía antes de que el amonal demoliera el edificio y matara a 85 personas. La diferencia entre él y sus jefes es que supo conservar el aval de la CIA y agencias federales de los Estados Unidos como el FBI y la DEA, aval gracias al cual fue primero jefe antidrogas y luego jefe antiterrorista de la repartición.

Mauricio Macri confia en él porque Palacios participó en la pesquisa que culminó con su liberación del secuestro al que lo habían sometido federales y ex federales de la llamada “Banda de los comisarios”,  cuyos soldados confesaron sus crímenes bajo horrendas torturas a que los sometieron sus ex compañeros, federales en actividad. Esos tormentos supusieron la condena del Estado argentino -que debe pagar por ello onerosas reparaciones- por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Sin embargo, más de la mitad de los crímenes cometidos por la llamada “Banda de los  comisarios” permaneció oculta, y el secuestro y asesinato de Rodolfo Clutterbuck -directivo de Alpargatas y del Banco Francés- por esa gavilla siniestra tardó más de una década en salir a la luz.

No es de extrañar, ya que Palacios -cuyos vínculos con violadores seriales de los derechos humanos y poseedores de drogas ilícitas y automotores robados son públicos y notorios- es un encubridor profesional. Así lo expliqué en la última nota que publiqué (http://revista-zoom.com.ar/articulo3170.html). Se me hace que las tres misteriosas llamadas anónimas que recibí están relacionadas con ella.

Yo no suelo salir de la Ciudad, por lo que hago responsable de mi seguridad y la de mi familia a Macri y al jefe de policía que tan irresponsable y ofensivamente nombró. Y a sus colaboradores, todos provenientes de la Superintendendencia de Seguridad Federal (SSF) de la dictadura, con sede en la calle Moreno 1417 dónde funcionaba el siniestro “Grupo de Tareas 2” en el que parece haber estado Palacios y funcionó luego el DPOC.

Insisto, si tienen tiempo lean mi última nota; http://revista-zoom.com.ar/articulo3170.html.

Y lean también otras notas publicadas en Veintitrés, Miradas al Sur y Página/12.

Si lo hacen, les garanto que estas explicaciones les parecerán ociosas.

Reapareció Néstor en público. Vengo de la asamblea de Carta Abierta.

No esperen que sea objetivo ni mesurado. No podría de ningún modo, aunque juro que voy a intentarlo, hasta donde pueda, pero sé que no puedo, así en caliente, recién llegado, después de una mañana y algo más que una mañana tan intensa como esta y donde pasó lo que pasó en esta. Pero no me da el tiempo para pensarlo y elaborarlo, ni quiero que me dé el tiempo para pensarlo y elaborarlo: necesito escribirlo ya. Ni son estas las mejores condiciones, dado que, con los compañeros uno no pudo menos que, después de lo ocurrido, irse a almorzar con una buena cantidad de botellas de López tinto y tratar de intercambiar alguna impresión, en buena parte sobre lo que pasó (esto es, sobre lo que nos tocó vivir durante esta mañana, que no tengo ningún prurito en considerar, hasta cierto punto, modestamente, “histórica”) y más aun sobre todas las inquietantes cuestiones que “se abren” a partir de los resultados del 28 de junio. Pero, dado que no son estas buenas condiciones para ser objetivo ni para presentar de una manera aceptable las cosas, empiezo entonces por explicar que las condiciones son estas, y acto seguido a contar que Carta Abierta hizo su primera asamblea post elecciones legislativas del 28 de junio, es decir post derrota (aunque el término “derrota” fue uno de los conceptos en discusión), que, por cuestiones sanitarias que no me voy a detener a explicar porque me daría vergüenza, esa asamblea no se hizo esta vez en la Biblioteca Nacional sino en Parque Lezama, al aire libre, donde los virus resisten mucho menos, y que esa asamblea, que ya sabíamos que iba a congregar a muchas personas, congregó a muchas más de lo previsto (en el momento máximo, calculamos 500), y que de pronto, en medio de la asamblea, se nos apareció Néstor Kirchner.

Esto no es joda, permítanme que lo diga en estos términos. Yo, al menos, no lo sabía, y estoy en el grupo de coordinación de Carta Abierta. En otras palabras: nadie de Carta Abierta se lo solicitó especialmente: él se enteró, porque sí tiene cómo enterarse, y decidió venir. Me parece que tiene una fuerte significación que Kirchner haya elegido una asamblea de Carta Abierta para hacer su primera aparición pública posterior al pronuciamiento de las urnas del 28J, salvo que consideremos “aparición pública” la conferencia de prensa grabada para Telam en que anuncio su renuncia a la presidencia del PJ. Digo: la asamblea de Carta Abierta la organizó Carta Abierta, no la organizó el gobierno ni ningún partido ni ningún dirigente aliado ni nadie, y Kirchner no ignora (porque debe haber leído los documentos de Carta Abierta o se los deben haber contado) que en C.A. nunca vimos con buenos ojos los intentos de hacer algún tipo de alianza con gente como Reutemann, que sólo con resignación aceptamos que se hiciera cargo de la presidencia del PJ y que todo el tiempo estuvimos proclamando no sólo la necesidad de afianzar los cambios e ir por más, sino de construir un movimiento político-social que todavía no existe, sin el cual no es posible hacer algo para parar la ofensiva de la restauración conservadora, triunfadora, al menor parcialmente y por ahora, en estas elecciones. El hecho es que NK no eligió para mostrarse y hablar una instancia del Estado ni partidaria, sino Carta Abierta, un espacio plural y crítico, que le reclama “ir por más” y que no se siente cómodo con las estructuras, las dirigencias y los estilos del PJ, aunque no por eso dictamine que haya a priori que descartarlos como quien reza un dogma. Eligió ese lugar, y al llegar fue, previsiblemente, vitoreado hasta el cansancio, besado y abrazado una y mil veces, y tuvo que escuchar infinidad de veces el “olé, olé, olé, Néstooor, Néstooor”, pero también tuvo que escuchar, antes de hablar, un saludo de Horacio González que no sólo explicó los motivos por los cuales para Carta Abierta era una alegría y un compromiso contar con su presencia, además de hablar de unas cuantas cosas más, sino también vinculó la derrota (él no usó la palabra “derrota”: eligió muy deliberada y explícitamente otra palabra que mi inconsciente por algún motivo se obstina en borrar) al hecho de que en la campaña electoral se hablara de “lo que se hizo” pero se obviara por completo el componente utópico de la política. Dicho de otra manera: faltaba un “qué queremos hacer”.

Néstor, por su parte, no dijo mucho. Lo importante fue su presencia. Fue simbólico. Pero, entre lo que dijo (anoto lo que rescato de la memoria, no anoté nada) están: un saludo de Cristina; la valoración del hecho de que estuviéramos allí a menos de una semana; la importancia de que Cristina estuviera viajando a Honduras (“dicen que no es importante: nosotros sabemos que es importante, porque lo que está pasando en Honduras lo vivimos en la Argentina”); un montón de palos a Reutemann; la ratificación de que ni él ni ella van a renunciar a los principios, se gane o se pierda; el anuncio de que “se pone a caminar el país” para armar algo (no sabemos qué) o para ver cómo están las cosas.

Me queda afuera todo lo mucho y muy interesante que dijeron Mary Sánchez, Eduardo Jozami, Carlos Girotti, Ricardo Forster, Guillermo Wierzsba, entre otros. Ahora no puedo, no me da el cuero. Tal vez pueda en otro momento.