Entrevista a Ricardo Forster

Si algo tiene de positivo el actual clima político es el pase al frente de los intelectuales. En las últimas semanas, se han leído apasionadas opiniones, a favor y en contra de el gobierno, los sectores empresarios y varios etcéteras, de Horacio González, Eduardo Grüner, Marcos Novaro, Beatriz Sarlo, y Nicolás Casullo o entre otros.

Este reverdecer de la polémica es una buena cosa. Que gente que se dedica a pensar para vivir se diga en la cara, de repente, “no estoy de acuerdo con vos y lo que decís me parece una gansada” me parece una buena cosa. Que descubramos que (¡oh!) las diferencias teóricas encubren diferencias ideológicas es una buena cosa.

Venimos de una década y media de insoportable levedad del discurso intelectual. Durante los noventas, la cuestión era fácil: casi todos eran antimenemistas y admiradores de variantes rosáceas de la socialdemocracia, el institucionalismo y la tercera vía (salvo honrosas excepciones, Escudé y algunos más.) Estar en desacuerdo con el gobierno de Carlos Menem era fácil. Admirar al laborismo inglés o a la socialdemocracia francesa. Despotricar contra el desequilibrio de poder en la esfera internacional también.

Ahora, sin embargo, las opciones son más dificíles. ¿Es este de gobierno de izquiera o de espantosa derecha? ¿Es el kirchnerismo conservador y provinciano o totalitario y movilizante? ¿Es Chávez la esperanza latinoamericana o un loco populista? ¿Son los empresarios agrícolas la esperanza de la república o un grupo de exacerbados capitalistas? Las respuestas no son fáciles. Ahora hay que pensar.

Y es, entre otras cosas, gracias a la revalorización de la política que hemos vivido en los últimos años, que los debates académicos se han movido hacia la esfera pública.

Y también marca una redescubierta vocación de los intelectuales de abandonar aunque más no sea por un rato la academica para meterse en el barro. Esto es doblemente bienvenido en el caso de las generaciones más jóvenes, que se suman, y muchas veces polemizan, con el coro de voces ya consagradas.

En este marco, Artepolítica tiene la intención de salir a entrevistar a algunas de las voces más interesantes que están participando de los debates públicos en estos momentos.

Comenzamos con una entrevista que realizamos hace algunas semanas a Ricardo Forster. Ricardo Forster nació en Buenos Aires en 1957. Es investigador y profesor de Historia de las Ideas en la Universidad de Buenos Aires, escritor y ensayista.

A Ricardo Forster lo conocíamos varios de Artepolítica como un buen profesor de la facultad de Ciencias Sociales de la UBA, especialista en Walter Benjamin y en la escuela de Frankfurt, pero no lo teníamos como un pensador interesado en la política argentina actual. Esto cambió cuando vimos su participación en “A Dos Voces”, en la cual arrinconó a Silvestre y Bonelli a puro argumento. Ahí se ns ocurrió entrevistarlo.

Acá va entonces una nueva entrega.

32 Comments on “Entrevista a Ricardo Forster”

  1. Después veré la entrevista…

    Pero… ¿Por qué será que a los especialista en Walter Benjamin y en la escuela de Frankfurt no se los tiene como pensadores interesados en la política argentina actual?

  2. Forster fue profesor mio. Era muy bueno, y muy riguroso para una Facultad donde la rigurosidad es casi un prejuicio burgues.

  3. Rica e interesante , ya que nos permite ver, a varios que hemos estado atentos al debate filósofopolítico de el progresismo y su posición con-crítica al gobierno actual, la multiplicidad de grises que tiene la escena y los fantasmas que recorren el espíritu progresista.
    Por otra parte, curasar actualmente con el las teóricas de Pensamiento Contemporáneo en Sociales es un placer y una invitación al los jóvenes a pensar

  4. no lo puedo escuchar porke en mis parlantes no se escucha nada saben de algun link en ke pueda encontrar lo que dijo escrito?¿?

  5. yo lo baje con el realplayer, pero no lo puedo escuchar bien, intente bajarlo con el plugin download helper de firefox y no puedo, yo tambien estoy queriando escribir algo sobre el populismo y el antipopulismoilustrado =)
    de vez en cuando, el sonido se pierde
    bajado con realplayer son 126megabytes
    voy a ver de bajarlo nuevamente
    si encuentro otra manera de bajarlo, chiflo
    un abrazo

  6. Yo lo djè cargar primero y luego lo escuchè entero y sono claro. Quizàs consiste en eso, cargarlo, poner pausa y luego mirarlo. Usè el Firefox con al Flash player.

    Està muy bueno, felicitaciones.

  7. Esperanza la entrevista es excelente.

    Gracias gente de Artepolítica.

    La transcripción podrías hacerla vos Deby, Forster habla claro y en forma pausada.

    Saludos

  8. Es como dice Néstor: hay que descargarla primero y ahí se escucha bien.

    Muy buena la entrevista, pero una sola observación: ¿no sería mejor no haber cortado las preguntas?
    En general, uno las saca a las preguntas cuando la voz entrevistada se mezcla con otros discursos e imágenes, pero en un caso así, me parece mejor dejar las preguntas porque son las que le dan ilación. Además de que, en este tipo de entrevistas, las preguntas también dicen.
    Igual, es una sugerencia. Pero reitero: muy buena la entrevista.

  9. 17.06.08. Con toda la angustia del cacerolazo de ayer y de la
    reacción de la clase media, que no se puede creer, en adhesión
    al campo, esta mañana escuchando a Nelson Castro, no se sabe
    qué escuchar, lo oí a Ricardo Forster, a quien no conocía, y
    fue una luz en medio de la oscuridad. Por eso lo busqué en
    INTERNET y escribo a este medio al que me estoy suscribiendo.

  10. Llegue a Ricardo Forster leyendo sobre las retenciones en Pagina 12 online. Primero vi su entrevista en un panel en TV en que criticaba a los productores rurales por lo que llama lock-out, siguiendo la terminologia del gobierno (lockout es un empresario que cierra la fuente de trabajo a sus empleados, que no es el caso de la protesta rural). Pero en esta entrevista elogia la reaparicion del conflicto en la politica. Que es la protesta rural si no conflicto? Si realmente aprueba el conflicto en politica tendria que celebrar lo que pasa. Argentina es una sociedad con una larga tradicion totalitaria, de la que el participa sin darse cuenta. Como el antiperonismo de otras epocas, para Forster la sociedad es solo el sector que a el le interesa, no el conjunto. Toda expresion de interes que no sea el suyo le parece una manifestacion de autoritarismo, golpismo, y todos los ismos resucitados por los Kirchner.

    1. A ver Guillermo, lección uno para todos y me incluyo a mis años acumulados: CONTEXTO es la palabra clave. Contra los pregones mediáticos a favor del consenso, conflicto; en el conflicto, sensatez; en las opciones, ideología e interés popular. Escuche la entrevista y relea las editoriales del año último: conflicto hay aún si no se hace un lock-out (es de la patronal, no de los laburantes, por lo tanto es lock-out o llámele como quiera pero no es un paro, paran los laburantes) con cortes de ruta BRUTALES y desabastecimiento premeditado, el tema es cómo se canaliza un conflicto (de intereses que igual está).
      Si usted tiene interés en un análisis, a la postre entenderá que no hay la contradicción que usted plantea. Si tiene real interés.
      Los ismos existen o no, nadie tiene el poder para resucitar nada de eso.

  11. Yo vi la emisión de “A Dos Voces” en la que participó Forster y la verdad que estoy en total desacuerdo con lo dicho aquí. Antes que nada, no es difícil arriconar a los dos periodistas mencionados, ya que son un verdadero desastre – otro caso es el de Nelson Castro, por ejemplo. En segundo lugar, la presentación de Forster ese día fue lamentable: sus argumentos eran sofísticos y negaban los hechos o le restaban importancia, como en el caso de la irrupción violenta de D’Elía. Forster no resistería una discusión con aquellos que sí nos dedicamos seriamente a la filosofía y que no nos vendemos por algún puesto o unos dólares. Es vergonzoso lo que hacen estos autoproclamados “intelectuales” argentinos.

    1. De acuerdo Diego, por qué no les discute usted a esos periodistas mediocres entonces? Todo bien con su opinión, pero si usted se dedicara seriamente a la filosofía no haría una afirmación semejante, ya que el análisis que hace Forster en estos ámbitos no es estrictamente filosófico (qué bueno!) sino político. Lo hace desde el lugar de tipo de la educación pública con entrenamiento mental y discursivo suficiente para analizar política. No lo quiero a Forster para debatir Aristóteles.
      Ahora, si vamos a descalificar (aún desde la filosofía) hagámoslo en serio. Usted menciona los sofismas del tipo. Bien, porque en la historiografía filosófica se ha dado en rescatar a los sofistas que la tradición había dejado caer, trayendo a colación la retórica como enseñanza en la antigüedad clásica. Si usted se dedicara “seriamente” a la filosofía no descalificaría a un tipo con el remanido “venderse por un puesto o unos dólares”, ya que el cargo concursado de Forster es anterior a Kirchner y, en todo caso, no hizo lo mismo con la rata en su momento. Además no le pagan ningún extra. Digamos para cortarla que no es precisamente muy filosófico aquello que usted menciona con el argumento estúpido de si está a favor del gobierno o es pago o lo hace por algún interés.
      Estoy realmente cansado de este argumento pueril, y hablo desde esta enorme molestia de “medio pelo de sentido común”.

      1. No voy a discutir la sofística con alguien que seguramente sólo ha leído manuales de filosofía. Por lo demás, relacionar los sofismas de Forster con los sofistas griegos es, desde ya, una burrada. Si la sola base de tal relación es el término “sofisma”, la verdad que da pena tu razonamiento. Agrego algo más para no extenderme demasiado: lo que quise decir es que un supuesto intelectual con sólida formación filosófica no niega la realidad por tontos motivos ideológicos. Que D’Elía es una patotero violento que recibe dinero del gobierno lo vimos y lo sabemos todos. ¿Los intelectuales progre por qué se hacen los boludos? ¿Por qué no hablan del fenomenal crecimiento de los bienes de los Kirchner? ¿Por qué no hablan de los casos de corrupción de este gobierno? ¿Por qué no hablan de los desaparecidos de hoy y de los de manaña que pueden ser salvados (me refiero a la trata de personas? Fokas: sos un verdadero desastre: dedicate a ver a Forster en el canal Encuentro y listo.

  12. Gente perdonen que joda con este pedido q no viene al caso, pero capaz q alguien me pueda ayudar. estoy buscando algun espacio de militancia politica, puede ser un partido o un movimiento social, de izquierda. soy de la ciudad de cba. cualquier dato que me puedan pasar sirve. gracias

  13. Pingback: Sigue la movida
  14. Ahora el “intelectual” y Dr. en Filosofía salió a defender el accionar violento y el odio contra la “burguesía” del mafioso D’Elía. Mamita… si estos son los intelectuales argentinos, estamos realmente perdidos. Qué patético mamarracho es este tipo…

    1. Estimado Diego Machuca, te pregunto, con todo respeto, en qué acto notás violencia? en el accionar de D’Ellia, o en el accionar de la burguesía? Es cuestión de educar la mirada, no te parece?

  15. Ricardo Forster está hecho a medida de quien quiera mantener parámetros de poder en los pasillos que conforman los primeros pasos de pensamiento de nuevos posibles militantes universitarios y futuros políticos; Licenciado en Filosofía, Ensayista, comprometido con una causa, usa anteojos, convencido del carácter de verdad de sus postulados -y el de sus progenitores intelectuales-, madera de militante, enquistado en una Universidad Pública, alejado de las determinaciones del mercado para mantener la vida, creador a diestra y siniestra de espacios para divulgar su lucha, especialista en traducir y desplazar voluntades, apologista y apologeta del monopolio político de izquierda, sin problemas con el Edipo y con Electra, profundo conocedor del inconsciente colectivo, gurú mental y des-exorcizador de contradicciones mercantiles en las conciencias burguesas de las clases sociales… entre otras tantas alcahueterías egocéntricas…
    Ricardo Forster seguramente ha de llevarse muy mal con las mini-faldas, los buenos perfumes, los buenos tragos, una bella y sensual relación sexual, una mirada a los ojos profunda, un buen automóvil marchando por una autopista de madrugada camino a un nuevo amanecer de pasión. Pero ha de llevarse muy bien con un café amargo al lado de un libro enmohecido, un cenicero lleno de deseos inconclusos, una máquina de afeitar desafilada, algún dolor de muelas insoportable y pensamientos estresantes sobre una realidad que le duele y a la cual no comprende. Y un doble dolor lo atraviesa, la incomprensión de lo contradictorio. Forster, el tiempo se termina y aún no has hecho nada, no creo que lo logres…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *