#Graduados

¿Qué pienso cuando veo #Graduados ?

  • Primero pienso en Nancy Duplaá. Esa chica de clase media baja que nunca hizo un fracaso en TV. ¿Qué nos pasa con esa actriz que donde está se detiene el zapping? ¿Qué ocurre con esa mirada, con ese acento que nos recuerda a esa morocha argentina mítica? ¿Qué es la popularidad? ¿Cómo se fabrica? ¿A qué pasado nos lleva cuando la vemos? ¿Al de una ciudad donde hay un barrio y una vecina que nos gusta cuando nos sonríe? ¿Al de esas amistades que se construyen con una fórmula de la que ya no recordamos los ingredientes?
  • Nancy Duplaá. Esa chica kirchnerista que no nos dice todo el tiempo que es kirchnerista. Y que por eso quizás sea más y mejor kirchnerista. Esa chica kirchnerista que es la contracara del bodrio insoportable de las Andrea del Boca. Y que tuvo el acto de rebeldía de reclamarle plata a Adrián Suar en el templo de los Premios Clarín. No en un set “propio”. De visitante. Sin contar que, además, no reclamó libertad de expresión. Reclamó plata. Pla-ta. Hecho por la que la dejaron dos años sin laburar.
  • Nancy Duplaá. Esa chica kirchnerista que cuando la condenó el establishment de la TV tenía todo para odiar pero que se comió su odio. Y que en vez de sentarse a llorar o a ver pasar el cadáver de su enemigo salió un día como la reina de la vendimia con su carroza triunfal por las calles a saludar a la gente que se agolpó para verla y tirarle las flores del rating. Nancy. Te llevaste al marido que todas quieren. Hiciste sudar a Canal 13 con un exitazo que es como Gasoleros pero del kirchnerismo. Nancy. Te dedicaste a ser Nancy cuando bien podrías haber sido Misery. Cuánto tiene todavía la política para aprender de vos. Sé vos mismo. Que tu motor sea el amor. Sé popular. Y a la vez de calidad. Te debés a la gente, que es la que te va a salvar cuando los despreciables de siempre (que existen) te quieran dejar “dos años sin laburar”.
  • Pienso también cuando veo #Graduados que un gran equipo es aquel en el que todos deponen un poco de su brillo pero para poner en esa necesaria opacidad todo lo mejor que tienen, todo lo mejor que saben. Como ocurre en los mejores Gabinetes. “Rebajate” a tu cartera, a tu papel, pero a la vez desplegate, hacé lo que sabés. Dame lo mejor de vos. Como hace Luciano Cáceres. Ese actor joven que bien podría actuar todos los días en el San Martín pero hace de un boludo de comedia costumbrista con “catchphrases” de TV (“Este cuerpito…”). Que hace de cornudo y de turro con una complejidad que no deja de ser televisiva, simple y popular. Que hace el mejor boludo de comedia costumbrista posible.
  • Pienso que lo mejor de un equipo se da cuando (lugar común), la suma es mejor que cada una de las partes. Como esa mesa familiar a la que se sientan Daniel Hendler, Mirta Busneli, Roberto Carnaghi y Violeta Urtizberea. Que tienen las armas actorales para hacer cualquier película-de-Bafici pero están ahí potenciándose en una familia de veintipico puntos de rating, en escenas que son mucho mejores que cuando está cada uno de ellos por separado.
  • Pienso a su vez que #Graduados no es tanto una iniciativa “individual” de Ortega Jr. sino que se inserta en una lógica pausada, planificada y de mediano plazo del Canal de la Familia. Una lógica en la que #Graduados pasa a ser la cabeza de playa para que los demás programas puedan también desembarcar en la Normandía donde esperan los búnkers de Tinelli.
  • Pienso que quiero que si Gasoleros fue el fin de algo en las temporadas 98-99, Graduados -con la misma cantidad de letras y ese Juan Leyrado que pasó de mendigo a millonario- ojalá sea el esfuerzo de continuidad de otra cosa. No queremos ser como los Gasoleros de la recesión más larga de la historia. Queremos tratar de parecernos a los Graduados donde todos, desde el paseador de perros hasta el dueño de la gran empresa (el empresario en nuestra serie de marras es el más pelotudo de todos, el engañado, el que nunca, pero nunca tendrá sexo hasta que, quizás, al final de la novela Mirta Busneli le dé alguna alegría) tienen una vida más o menos despreocupada. Donde todos consiguen un trabajo, donde las necesidades básicas están satisfechas y podemos ponernos a pensar en cómo tratar de ser felices, cada uno con nuestras neurosis más o menos inofensivas.
  • Me pregunto también ¿si los Pimpinela pudieron hacer un cameo en el #graduados de la diosa kirchnerista Nancy Duplaá, hay o no espacio para que Daniel Scioli pueda hacer un “bolo” nacional en el país que hoy lidera el kirchnerismo? ¿O no, o es que no existe una síntesis posible ni es deseable?
  • También pienso que cuando termina #Graduados empieza En Terapia.

Buenas noches.

Foto.

Nicolás Tereschuk (Escriba) : "Escriba" es Nicolás Tereschuk. Politólogo (UBA), Maestría en Sociologìa Económica (IDAES-UNSAM). Me interesa la política y la forma en que la política moldea lo económico (¿o era al revés?).