La Salud Pública y el periodismo

Todos, de golpe, hablaban de lo mismo. En el bondi, en la oficina, en la cola del súper, en la radio, en el diario. Mi hija me llamó para decirme “vamos a tener que hablar menos, el celu trae cáncer”. Ahí me preocupé.

En Twitter noté que alguien opinaba con consistencia, tratando de llevar calma en 140 caracteres. Así que le mandé un mensaje: ¿cómo sabés eso?. Soy oncólogo infantil, respondió. Entonces se me ocurrió la idea de intentar un ejercicio periodístico y, a la vez, sobre el periodismo.

Así que le pedí que escribiera un post al respecto y me senté a esperar cuántos días -aquello que había sido noticia de tapa- duraba en las agendas. La respuesta: dos días.  Nada más que dos días. Este era el ejercicio sobre la profesión periodística y los modos de creación de agenda que quería vislumbrar. Ahora bien: cuánto afectan estas alarmas sensacionalistas a la “salud pública”?,¿cuántas personas se quedaron con aquella temorosa idea de “la primicia” de que “usar teléfono celular trae cáncer”? Contextualizarla, tratar de explicar en un lenguaje sencillo, tranquilizar al mismo tiempo que informar y educar es el sentido de este post que escribe el Doctor Pablo Pesce, como dije, oncólogo infantil e investigador en cáncer. Y publicarlo, creo, es hacer otro periodismo.

Gracias, por el post y por su trabajo, doctor.

Mendieta.


La semana pasada varios diarios nos desayunaron con una noticia que causó alarma en algunos lectores y al menos preocupación en la mayoría: la Organización Mundial de la Salud aseguró que el uso de los teléfonos celulares podría causar cáncer. Si bien rápidamente expertos argentinos pidieron “no caer en pánico” la bola del tremendismo ya había comenzado a rodar y no sería fácil de detener. Especialmente en el tratamiento que se le diera a la noticia en la radio y la TV abundaron las superficialidades cuando no la desinformación.

Por eso considero que no está de más repasar la cuestión con calma, poniéndola en contexto, porque la salud de todos nosotros también depende de ciertos grados de tranquilidad. Tranquilidad que no debiera ser alterada por información sensacionalista.

La investigación que diera origen a esta noticia fue lelvada adelante por el IARC (International Agency Research of Cancer) y es un ente relativamente autárquico , que depende de la OMS. Entre sus funciones se destacan la clasificación y reclasificación periódica de 941 agentes químicos ,físicos y biológicos en  relación a la “carcinogénesis”.
Las categorías usadas son 5:

1) “carcinogénico para humanos”
2a) “Probable carcinógeno”
2b) “Posible carcinógeno”
3) “No clasificable como carcinógeno”
4) “Probablemente no carcinógeno”.

En uno de sus habituales reportes , en mayo de 2011, el IARC  actualizó la clasificación de las radiaciones electromagnéticas , dedicando un informe a  la emitida por los teléfonos celulares. Estos fueron recategorizados como 2b, en virtud a los resultados de un estudio internacional llamado INTERPHONE , que mostró una limitada evidencia de asociación entre el uso de celulares y dos tipos de tumores cerebrales. Este informe recién será publicado formalmente en julio.

Significa esto que el usuario de telefonía celular tendrá cáncer de cerebro?
La obvia respuesta es no.
El cáncer es una enfermedad que no puede pensarse con la lógica de las infecciones , es decir causa- efecto : virus de hiv -sida , bacteria del cólera-cólera, etc. El cáncer es una enfermedad multicausal y de alta latencia ( mucho tiempo entre la exposición del ” carcinógeno” y el desarrollo del cáncer), lo que hace difícil tanto su estudio general como la explicación individual (porque el fumador de enfrente tiene cáncer y yo no?).
Otro punto es que el  estudio sobre celulares habla de asociación y no de causalidad.
Es más,  los niveles de asociación son generalmente bajos. Por ejemplo un determinado carcinógeno puede asociarse con que aumente en 2 veces la frecuencia del tumor. O sea: si la frecuencia de este tipo de tumor es de 1 cada 10 mil individuos,  el carcinógeno podrá hacer que la ruleta de la parca sea de 1 en 5 mil….

Demás está decir que es un tema complejo y que los intereses que se tocan son obvios. Y en este sentido un dato no menor es que parte del estudio fue financiado por la industria de telefonía celular europea.

Qué hay que hacer entonces? En líneas generales , estos estudios debieran servir para generar criterios de cuidados,  como por ejemplo  modificar aparatos , sugerir intensidad en horas de uso diario o métodos preventivos en su accionar, etc.

Pero la paranoia con los celulares , el alcohol e inclusive el mate no pueden justificarse.  Salvo que finalmente aceptemos que prácticamente vivir trae cáncer.
Porque quedarse encerrado ingiriendo solo lechuga de huerta orgánica , sin electrodomésticos , infusiones ni intercambios con otros seres humanos ,será probablemente menos cancerígeno , pero es obviamente infinitamente más aburrido y definitivamente nada humano.

Pablo Pesce

oncólogo infantil
@pez_magoo

Mendieta : De chiquito, Mendieta no quería ser bombero ni policía. Soñaba con ser basurero. Ir colgado, como un superhéroe, del camión. Despúes se las ingenió para ser y hacer muchas cosas, todas más interesantes que lo que terminó siendo: un Licenciado en Comunicación, algunas veces como periodista, otras como funcionario público. Sus únicas certezas son su sufrimiento racinguista, la pasión por el mar y cierta terquedad militante. Todo el resto puede cambiar mañana. O pasado.