Tocar de oído

Si hay algo que todos los argentinos somos, por definición, es Directores Técnicos, Pilotos de Fórmula 1 y, ante todo, Psicólogos. Todos sabemos diferenciar a los freudianos de los lacanianos, a estos de los conductistas y a los tres de los gestálticos. Entendemos todo, claro. Entonces con escuchar cinco minutos a una persona ya sabemos cuál cuál cuál es su estructura psi (ay qué bonito decir “psi”, da re profesional), sus patologías, los traumas que arrastra de la infancia, el número de la tarjeta de crédito, la última medición de colesterol, y lo que tiene que hacer para resolver sus problemas. Es facilísimo, si te lo digo yo, perejil. No hay neurosis que no sea entendible en dos rondas de cortados, que no se explique en un paseo por la calle Corrientes, que no se resuelva tan rápido como cambiar un cuerito.

Pero lo mejor de todo es cuando nos ponemos a resolver problemas cotidianos, analizados desde la psicología. Así, mi auto no arranca porque tengo una relación fálica y enfermiza con él, producto de un edipo mal resuelto; vos no podés conseguir laburo por una estructura obsesivo compulsiva de aferramiento a lo pasado, originada en que tus viejos nunca te llevaron al Ital Park; y la recepcionista de la oficina te atiende con cara de orto porque es una histérica y necesita una buena poronga, que es la solución universal a todos los problemas.

Y el problema, precisamente, es que arrastramos este comportamiento a la política. Que tal es inestable. Que tal es histérico. Que tal se aspira tres rayas de merca y termina charlando con los cóndores. Es peligroso, no debería ser así. Porque de la misma forma que no alcanza con pisar los pedales para determinar que hay que cambiar el carburador, tampoco se puede diagnosticar psicológicamente a una persona con escucharla hablar cinco minutos.

Por eso me parece absolutamente irresponsable que Aguinis diga que la presidente es bipolar y narcisista (“andateconchuda” le faltó nomás) después de admitir que nunca habló con ella. Lo mismo me parece una falta de respeto cuando decimos que Carrió se pasó de pepa en el desayuno y tiene delirios gástricomísticos que le hacen ver el futuro, cuando seguramente nunca la tratamos en persona. Es lo mismo que un gasista que intente arreglar un calefón por celular, es tocar de oído. Una total irresponsabilidad política más cercana a la chicana berreta que a un argumento. Y se lo perdonamos a la tribuna, pero también lo usamos como argumento serio. Lo decimos periodistas y políticos, y así revalidamos lo berreta como discusión política.

Pero la mayor ofensa es que tales afirmaciones traen implícita la idea de que una persona bipolar, narcicista, conchuda o con delirios místicos no puede ejercer un cargo público, o el más alto de todos ellos que es la Presidencia. Porque si hay algo que todos los argentinos somos, además de Directores Técnicos, Pilotos de Fórmula 1 y Psicólogos, es loquitos de mierda. Y mirá si vos, neurótico del orto, vas a venir a decir que la conchuda bipolar no puede ser Presidente. Te lo digo yo, un narcicista anal obsesivo y compulsivo, peregil.

38 Comments on “Tocar de oído”

  1. estoy de acuerdo.

    en que se evidencia la supuesta bipolaridad de la presidenta? que decision esta marcada por alguna especie de “locura”? y nestor tambien tiene alguna enfermedad? o nada mas no te gusta su gobierno?

    una pelotudez.

  2. Te faltó poner que, aparte de que todos somos Directores Técnicos, Pilotos de Fórmula 1 y Psicólogos, también todos somos políticos o analistas políticos, asistentes y/o analistas sociales y, además, todos somos Perón, Frondizi, Alfonsín, Alem y tantos otros…

    Ah… y somos también Dios ;)

  3. Totalmente de acuerdo Faco. El problema es que los periodistas (muchos, no todos) porque no se dan cuenta o no les importa (o están adornados) hacen estos juicios sin la más mínima prueba. Los peores son los que se creen héroes defendiendo la libertad de prensa y no están más que atendiendo (de forma gratuita encima) los intereses del Grupo.

    Saludos

  4. Muy bueno Faco, también vale la pena señalar que no sólo puede ser presidente sino que puede y va a ser reelecta.

  5. Alguien se atrevió a leer in extenso la nota de soretito este, marquitos, en Perfil? Me imagino que sí. Bueno, yo solo pude captar uno de los párrafos al tun tun, porque más no me animaba. Y en verdad, era una pregunta de Fontevecchia, o como unanimemente suelan escribirlo a este apellido. La pregunta, era la siguiente: “—Usted dijo: “La democracia argentina se ha convertido en un autocracia gobernada por una sola persona que, para colmo, no conoce lo que significa la productividad, ya que toda su vida y su flamante fortuna personal estuvieron ligadas a la especulación financiera”. ¿Cómo se explica, psicológicamente, la estrecha relación de Kirchner con el dinero? ¿Es anal?”

    Bueno, si esto no es periodismo, el periodismo donde esta?

  6. Me quedé pensando. Yo creo que habría que hacer algo, no sé qué. Si bien el post tiene un tono cómico, aunque el contenido sea 100% cierto, acá hay algunas cosas bastante serias. Introduzco el tema con un ejemplo: ¿qué pasaría si mañana en vez de decir “Cristina es bipolar” algún pelotudo de turno dijera “Cristina es una mujer con síndrome de down”? Obvio que eso nunca pasaría, pero el motivo principal por el cual jamás nos vamos a encontrar ante una situación es porque llamar “mogólico” a alguien es algo tan despectivo que ningún periodista “”””serio”””” -muchas comillas, obviamente- podría mecharlo de calificativo en su columnita. Y no pasa el tema porque falte o no falte a la verdad usar un término así, el tema es cómo se expone el forro que pretenda usar dicho término. La mayoría de los conceptos psí tienen la particularidad de ser un tipo de conocimientos que todos manejan de manera muuuuy general y a la vez todos ignoran rotundamente. Entonces si alguien dice “bipolar” en un medio periodístico “debe ser verdad” porque si no el nivel de exposición sería grotesco. Como dije, el tema no pasa porque algo sea o deje de ser cierto, pasa por lo que se busca significar o decir al adjetivar con ese “algo”. Claramente, en el contexto, se quiere significar peyorativa y despectivamente un trastorno psicológico (y se logra rotundamente). Y por otro lado, ¿quién carajo es Aguinis para apropiarse de esos conceptos? Si uno entra a la biografía de su propio sitio, puede leer “Escritor que ha transitado una amplia formación internacional en literatura, medicina, psicoanálisis, arte e historia”. Ajá, y yo tengo amplia formación en transporte urbano porque me tomo todos los días el 150, ¡¿qué carajo es esa biografía?! No quiero decir que sea requisito tener títulos, pero un mínimo de conocimientos… ¿Qué onda el tipo este?, tal vez sea médico y yo no lo sepa, pero abrir la boca y decir estas cosas como si fuera especialista o una eminencia en el tema…cualquiera.
    Habría que hacer algo, no se puede decir abiertamente cualquier cosa sin el menor reparo; y mucho menos cuando a través de esos calificativos se pretende invalidar absolutamente cualquier cosa que venga por parte del adjetivado. Me rompe mucho las pelotas, principalmente me hincha porque es relativizante. Con estas cosas cualquier acción de Cristina es irracional por ser “bipolar” y cualquier bipolar se convierte en kirchnerista!
    Ah, y con respecto a Carrió…me gustaría tomerle algunos psicodiagnósticos. Yo tengo mis dudas de que estemos frente a una estructura neurótica (o sea: frente a “alguien cuerdo” -dicho sin tecnicismos-), pero bueno…tampoco puedo demostrar lo contrario :P

    saludos

  7. Más que el discurso de toda esta especie de argentinos pilotos y directores técnicos que se expresan en la sobremesa, me preocupa muchísimo el no-discurso de los salvadores y redentores del país ¿ dónde están los preyectos de De Narvaez para hacer la seguridad? ¿dónde dónde dónde…?
    (¿Cómo lo diagnosticará Aguinis?)

  8. ESPECIALISTAS AFICIONADOS, eso somos.
    Yo cursé un bachillerato en opinología general, por ejemplo. Y tengo un master en diletancia.
    A alguien tan contenidito y pretencioso como Aguinis hay que responderle sin tecnicismos y con toda claridad: GARCA.

  9. Marquitos querido, ¿recordas cuando escribias con ese muchacho tan serio? Ese pensador contemporaneo. ¿Bucay era, no? Que buenas épocas cuando te leian en el subte los oficinistas alienados. Eran mejores tiempos.

  10. Lo que demuestra el caso Aguinis es que la capacidad intelectual y la preparacion personal poco tienen que ver con la personalidad en cuanto a su disposiciones emotivas y actitudes ente la realidad,incluyendo su posicion politica.Generalmente el buen psicologo no juzga a las personas sino que diagnostica desinteresadamente sus rasgos y mas bien trata de ayudarlas.Aguinis se extralimita.En tal caso la pretendida bipolaridad de C.K.es una forma de manifestacion del mecanismo de defensa de la division,que todos tenemos y aplicamos.Cda uno maneja su neurosis usando esos mecanismos psiquicos.Y el narcisismo se da acentuado en algunas profesiones como la artistica y la politica en nuestro tiempo.

  11. Perfil tiene un siniestro modo de criticar y esto hace tiempo que lo vengo viendo. Fíjense sino en la cuasi obsesión que tienen con la hija de Kirchner. O el esperpentico invento ese del “Lugómetro”, que cuenta los hijos que le van floreciendo al Presidente Paraguayo. El director es vomitivamente vanidoso, egocéntrico y autorreferencial. Siempre es una víctima el pobrecito, o lo fue, o es protagonista de las notas que escribe. La gente que escribe en el foro, está desbocada: racista, golpista, maleducada, pendenciera, agresiva, procaz y soez hasta los límites mas inescrupulosos. Vean, por caso, la “nota” que sacan sobre el romance supuesto entre la hija de Chávez y el nieto de Allende: racismo al mango en los comentarios. ¿Se puede a eso llamarlo nota? ¿Que interés periodístico reviste? ¿Que aporta? Como esas, mil amarillas mas pueden vérseles todos los días. Son asquerosos, por lejos, el peor periodismo argentino. Fracasados encima porque les da solo para salir dos veces por semana. Que feo debe ser arrullar un sueño y no llegar a concretarlo plenamente, ¿no Fontevecchia? Da risa usted, Sr. “Periodista”.
    En fin, son para mi, el reflejo de amarillismo mas asqueroso y de la anti política presente en el periodismo actual. Por eso hay que tirarles bomba desde aqui y desde cualquier lugar al que tengamos acceso para hacer ver lo abominables que son.

  12. Después de tres carreras universitarias, cuatro doctorados, cincuenta años de meditación tracendental, siete huelgas salvajes y después de haber observado con lupa al susodicho a lo largo de tres meses puedo afirmar con toda autoridad: Aguinis es un par de pantuflas al costado de la cama.

  13. Que un intelectual, escritor, psicoanalista, médico, cirujano y músico se mande un exabrupto arriesgando un diagnóstico psiquiátrico fuera de contexto, debe ser asumido como un error a pesar de sus reales (y valiosos) créditos.
    Ahora bien, que personas con responsabilidad gubernamental ninguneen al resto de la humanidad con soberbia y bastante mentira (por ejemplo hacerse los que defendieron los DDHH durante la dictadura), con supina ignorancia de cómo funciona el mundo (“a nosotros no nos va a llegar la crisis”), con desconocimiento del mundo productivo (“ese yuyito”), el creer que entienden de creación de riqueza porque le aumentan a los jubilados lo que perdieron por la inflación (o casi), o que se amenace con el “yo o el caos” me parece mucho más grave e institucionalmente peligroso.
    Así que en tren de optar, me quedo con Aguinis.

    1. Jamás, pero jamás de los nuncas, los Kirchner dijeron que defendieron los DD. HH. durante la dictadura.
      Si puede demostrarme que no habla al cuete, dé pruebas.

      Al margen: si alguien me dice que es ‘intelectual, escritor, psicoanalista, médico, cirujano y músico’ no dudo un minuto: ¡ES UN CHANTA!

      1. Nobleza obliga: no tengo pruebas, ni tengo tiempo de buscarlas.
        Tomar como política de estado los DDHH ahora, 30 años después, y cuando el “enemigo” está derrotado, es muy oportunista y deleznable. Más aún cuando está demostrado (eso sí, perfectamente) que por aquellos años los K operaban para los bancos en Santa Cruz con grandes beneficios gracias a la “1.050” de Martínez de Hoz.
        Y sin desear hacer comparaciones odiosas, han habido personajes multifacéticos que sería arriesgado tildarlos de chantas, como por ejemplo Newton (científico, físico, filósofo, inventor, alquimista y matemático), Euler (mecánico, óptico, astrónomo y matemático, Maimónides (médico, rabino, filósofo y teólogo, Napoleón (militar, legislador, cónsul, rey, emperador). Más cerca podríamos mencionar a Jorge Luis Borges (abogado, profesor de psicología, bibliotecario, escritor), o bien a Clint Eastwood (leñador, albañil, pianista, bombero forestal, limpiapiscinas, obrero del metal, actor y director de cine).
        Uf, después de esto: ¡Aguinis, tomátelas!
        Salutes

    2. David, ¿que estarías diciendo ahora, si los K, en lugar de haber realizado toda la política de derechos humanos, la hubieran ignorado, hubieran ninguneado a las madres, hubieran seguido con los años de impunidad? Seguramente, quejandote porque siguieron con la impunidad de Menem, de Duhalde, de De La Rua… etc, etc. Entonces, lo tuyo no son argumentos, es posición tomada de ante mano. Las cosas se hicieron y punto. Elemento objetivo de la cuestión. Si vas a hacer hincapié en el elemento subjetivo, en si lo hacen por convicción, por bla bla bla… anda con Marquitos y con Jorgito Anal Fontevecchia. La cuestión es: palos por la política de derechos humanos, palos por la no politica de derechos humanos. Fijate, los del (uffff!! guau que convicción!!! que adelantados) Frente Grande (loado, alabado, celestializado, inmortalizado, beatificado, santificado, glorificado, enaltesido, divinizado, entronizado, sacramentalizado, ratificado, ultravaluado, colocado en el lugar más alto del altar por el progresismo toooooooooodo de argentina) recién ahora, recien, recien, recien, ahora va a derogar la ley del perdon para juzgar a los militares de Uruguay. Si esa es la convicción….

      1. No dije nada de los otros. Que una cosa está mal no valida la otra. Ambas están mal, ambas son si querés imputables. Aunque no concuerde en ninguna (o casi ninguna) de las acusaciones que hacés a los otros.

  14. Perdón, por ahi soy un boludo, ¿pero que créditos tiene Aguinis? ¿Escribir libritos llenos de sentidos comunes (de un variado espectro ideológico, no exclusivos de la derecha) con titulos berretas? “El atroz encanto…” “Pobre patria mia”

    Ah no, seguro que el crédito es formular un modelo de gestión tan original como “hay que mirar a los países desarrollados del mundo”.

    Ah…. ya se!! El crédito principal es su anti islamismo furioso y su sionismo a ultranza… su defensa de todas y cada una de las ofensivas del Estado de Israel (LEASE BIEN: EL ESTADO!!!!) a la población palestina…

    Ay, ay…

    1. Escribir “libritos” muy leídos, que encima tengan “sentido común” me parece re-bueno, como dirían los jóvenes.
      Mirar a los países desarrollados me parece mejor aún. ¿O debemos reflejarnos en los países atrasados?
      Y bueno, como algún defecto debía tener el doctorcito, ya está: es judío (¡perdón! quise decir sionista).

      1. Sospecho que cuando Cresto dijo “sentidos comunes” no se refería al “sentido común” como sinónimo de “sensatez”, señor David, sino como sinónimo de “ideas de perogrullo” o bien, simplemente, de cierta “pereza intelectual”.

      2. Yeannoteguy:
        Si, yo entendí que Cresto quiso poner “lugares comunes” y no “sentido común”. Solo tomé su acto fallido para utilizarlo en mi respuesta (admito que con un poco de malicia).

        Cresto:
        Con respecto a lo “berreta” de mi respuesta, puede ser, sucede que me molestó lo de “sionista” fuera de contexto.

        Sigo sosteniendo que es inteligente imitar cosas de los paíese exitosos.

  15. Sobre cómo se puso en escena el tema de “la bipolaridad” de la presidenta ya escribieron bastante algunas personas que saben de psicología, y saben mucho y bien. Si encuentro el material pongo los enlaces, pero básicamente resumo ahora: es una aberración, en lo político, en lo ético y en lo psicológico. Y digamos de paso, ya que estamos, que la cuestión de la bipolaridad está vinculada al negocio farmacológico norteamericano, que intenta sustituir al psicoanálisis, más lento e incierto. Y menos “práctico”, menos “productivo” o “resultadista”. Tiene que ver con producir individuos más eficaces. Si esto les hace pensar en 1984 de Orwell o en Un mundo perfecto de Aldous Huxley no es mera coincidencia.
    Aguinis no sólo es mala persona. No sólo es reaccionario, racista y jodido. Además es un impostor. Dice ser psicoanalista y nadie niega que pueda haber estudiado para psicoanalista, pero en lo que dice está clarísimo que no entiende ni jota de psicoanálisis. Esos conceptos burdos y esas simplificaciones no tienen absolutamente nada que ver, son todo lo contrario: es un chanta, un vendedor de baratijas.

  16. David:

    1.
    La política de derechos humanos -voy a decirlo una vez más- es una política de Estado.

    El Estado, según los principios universalmente aceptados hoy en día, tiene una obligación reparatoria, porque fue el Estado quien torturó y asesinó sin juicio a miles de personas. Como debe (debería) hacer cualquier país en un caso así.

    Algunos protestan porque los juicios se hacen 30 años después.
    SE HACEN 30 AÑOS DESPUÉS PORQUE NO SE HICIERON CUANDO SE DEBÍA. PORQUE TODO EL TIEMPO HUBO IMPUNIDAD. EL ESTADO NO CUMPLIÓ CON SU DEBER.

    Esto no tiene relación con ningún tipo de ‘revancha’.
    Y no tiene absolutamente nada que ver con qué hicieron los K. en Santa Cruz.

    La irritación por estos juicios no es más que una forma que usan los que estuvieron y están a favor del Proceso, (o están enceguecidos por el odio a los K., por lo que todo lo que hagan está mal) de olvidar o disculpar lo que hicieron los militares, en forma que parezca ‘políticamente correcta’.

    2.
    Es parecido a lo que hacen que los negacionistas del Holocausto y afines.

    -Noooo, ellos no tienen nada que ver con el nazismo…
    -Sólo quieren la verdad histórica… saber si fueron 6 millones o 4 y medio… es IMPORTANTÍSIMO tener el número exacto. Es más importante que el hecho en sí.
    -Y los que dicen 6 millones son unos mentirosos… qué indignante. ¡Duro con ellos!
    -Y hay gente que lucra políticamente con el Holocausto… qué inmorales. ¡Duro con ellos también!
    -¿Y después de tanto tiempo hay que seguir con eso? Quieren agitar el odio y la venganza… Son malvados.

    Toda similitud con algunas afirmaciones argentinas sobre los años 70, no es nada casual.

    3.
    Y dicho sea de paso, la derogación de las leyes de impunidad la aprobó el Poder Legislativo por amplia mayoría, y los juicios están en el Poder Judicial.
    Hay algunas personas más que Kirchner en esto.
    (No cuento a las ONG de Derechos Humanos, porque seguramente son sus enemigos).

    4.
    ¿Borges abogado y profesor de psicología? ¿Eh? ¿Uh? ¿Es de ‘Ficciones’ eso?
    Y en cuanto a ‘bibliotecario’: era un escritor a cargo de una biblioteca.

    En siglos anteriores la gente era más multifacética. Todo estaba por hacerse, y no había especialidades.
    De todos modos, y abreviando: Aguinis, aparte de su ideología aristocrática, de extremísima derecha… es un chanta por las berretadas que dice y su manera de mandar fruta diciendo que es algo ‘científico’.

    1. Raul C:
      Gracias por tus comentarios:

      1: Estoy de acuerdo contigo en la necesidad de hacer justicia independientemente del tiempo transcurrido. Coincido también en que esto no es revancha. Solo me molesta la hipocresía de los que hacen leña del árbol caído.

      2: También coincido contigo.

      3: Estoy de acuerdo(pero no entiendo eso de “seguramente son sus enemigos”) ¿Enemigos de quién? ¿míos?. Si entiendo lo que entiendo, aclaro que las ONG de derechos humanos cuentan con mi total simpatía: ellos se la jugaron desde siempre, cuando era peligroso…

      4: Si, Borges abogado y profesor de psicología. Ese, el autor de “Ficciones”. Bueno, si estaba a cargo de una “biblioteca” a eso se lo llama “bibliotecario” (bibliotecario de la Biblioteca Nacional)

      Es cierto que anteriormente la gente era más multifacética. Por eso incluí adrede dos ejemplos recientes: Borges y Clint Eastwood, que aunque viejito, sigue vivito y coleando (y filmando).
      Sobre Aguinis, cada uno puede tener su opinión. Yo respeto la tuya.
      Me gustaron algunos de sus libros, otros no. En sus otras facetas no me gusta tanto, de hecho inicié mi comentario del 6/5 con una crítica hacia él.
      Así son las personas: Saramago es un gran escritor. Lástima que sea un antisemita furioso. Eso no me impide leerlo y disfrutarlo.

      1. David:
        Me fijé en Internet, y el abogado y profesor de psicología era el padre de Borges (Jorge Guillermo).
        Un genio literario como Borges no hacía falta que se dedicara a nada más. Más, hubiera merecido que el país lo mantuviera (antes de que hiciera dinero).
        Y nunca me importó demasiado su impresentable (para mí) ideología. Un detalle importante, que ayuda, es que ella prácticamente no se transparenta en lo que escribió.
        De todos modos, tuvo otro ‘oficio’ importante: la docencia universitaria en Letras.

  17. Perá, momento.

    No es justificar, pero Carrió tiene un historial largo. Nadie puede suponer que Carrió es mentirosa. Carrió ES mentirosa. Nadie puede suponer que Carrió devaría, lo hace. Una persona que un día dice “se resuelve con la salida del poder” y al año dice “yo salvé a Cristina del golpe” es mentirosa o loca, una de dos. Una persona que dice “en Julio/Agosto/Septiembre/Octubre se viene la catástrofe” devaría, no es normal. No me parece que a Lilita se le asigne algo que no es, o al menos que las suposiciones no estén bien fundamentadas.

  18. David……. ¿que estarías diciendo ahora, si los K, en lugar de haber realizado toda la política de derechos humanos, la hubieran ignorado, hubieran ninguneado a las madres, hubieran seguido con los años de impunidad? Seguramente, quejandote porque siguieron con la impunidad de Menem, de Duhalde, de De La Rua… etc, etc. Entonces, lo tuyo no son argumentos, es posición tomada de ante mano. Las cosas se hicieron y punto. Elemento objetivo de la cuestión. Si vas a hacer hincapié en el elemento subjetivo, en si lo hacen por convicción, por bla bla bla… anda con Marquitos y con Jorgito Anal Fontevecchia. La cuestión es: palos por la política de derechos humanos, palos por la no politica de derechos humanos. Fijate, los del (uffff!! guau que convicción!!! que adelantados) Frente Grande (loado, alabado, celestializado, inmortalizado, beatificado, santificado, glorificado, enaltesido, divinizado, entronizado, sacramentalizado, ratificado, ultravaluado, colocado en el lugar más alto del altar por el progresismo toooooooooodo de argentina) recién ahora, recien, recien, recien, ahora va a derogar la ley del perdon para juzgar a los militares de Uruguay. Si esa es la convicción….

    1. German:
      Y, si los K no hubiesen tomado la causa de los DDHH seguramente estaría diciendo que “a este gobierno tampoco le interesan los ídem”

      Lo que sucede con la gente hipócrita y oportunista es que no sabés cuándo pueden darse vuelta. De hecho se hicieron amigos de Rico.

      Un día el Presidente “hizo aparecer” 66 cassettes de la causa AMIA, y al día siguiente se desdijo, cargándolele la responsabilidad a los “errores de interpretación” de los demás…

      Otro ejemplo: Que Menem haya gestionado el fin del servicio militar (cosa que aplaudí), no me convierte en menemista ni en partidario de todas sus acciones de su gobierno. Igual no tuvo inconvenientes en involucrarnos en un conflicto internacional.

      Ah, “objetivamente” los K fueron claramente menemistas.

  19. Me lei todo esto ke ademas me gusto, pero yegue a este blog poniendo ¨soretito ¨ en google imagen porke no sabia ke era….ah soy Mexicana :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *