El peronismo y su relación con el eje izquierda/derecha

Veo tres interpretaciones en torno a este tema:

1) El verdadero peronismo es de izquierda.

2) El peronismo no es de izquierda ni de derecha.

3) En el peronismo conviven la izquierda y la derecha como diferentes líneas internas.

Trataré de explicar cuál de las interpretaciones creo que se acerca más a la realidad. Me basaré en los hechos políticos que el peronismo ha construido en sus casi 70 años de historia, ya que me parece el análisis más coherente con el espíritu movimientista. Perón hacía sus análisis a partir de los hechos y estaba atento a cualquier cambio de la realidad para pensar y actuar en consecuencia. Muchas de sus posiciones políticas las justificaba señalando hacia dónde parecían ir las sociedades, a través de una atenta lectura de su historia.

Primera interpretación

La justicia social fue lo más importante del primer peronismo. Es natural asimilar justicia social con izquierda; agregando los principios de soberanía política e independencia económica, podría concluirse en que el peronismo verdadero es una izquierda nacional.

Pero, ¿qué hacemos con el menemismo? Si eso no era peronismo, ¿por qué fue votado mayoritariamente luego de 6 años de gobierno? ¿Hay que creer que la mayoría de sus votos del 95 fueron antiperonistas? Quienes lo votaron desde el peronismo, ¿solo se dejaron engañar?

Una de las persistencias en la historia peronista, es el pragmatismo, entendido como diálogo con la realidad. Partir de los hechos y tratar de darles solución, sin aferrarse excesivamente a marcos teóricos. De allí que Perón usara tantas veces la frase de Aristóteles: “la única verdad es la realidad”. A mi no me sorprende que luego de la caída del muro en el 89, el peronismo haya girado a la derecha. Perón justificaba muchas posiciones de izquierda, vinculadas a la justicia social, explicando que el mundo de los años 50 contaba cada vez más con países viviendo en sistemas comunistas. Seguramente hubiera tomado nota de los acontecimientos del 89. Es cierto también, que su posición siempre incluía mucho pensamiento propio y una búsqueda dialéctica de superar contradicciones, de allí su tercera posición, ni yanquis ni marxistas.

Menem no solo prosiguió esa línea fundamental del peronismo que es la observación de la realidad y el intento de actuar en consecuencia, sino también, la otra persistencia que encuentro en estos 70 años: la alianza con los trabajadores. Menem tuvo a la CGT de su lado (¿además del “traidor” Menem, también la CGT “traidora”?). La nula inflación dio al salario de los trabajadores formales un muy aceptable poder adquisitivo. Al mismo tiempo, Menem dejó que se hundan los desocupados (cerca de un 25%) y los jubilados. Tuvo una interpretación muy acotada de su alianza con los trabajadores. Abandonó a los que dejaban de serlo por edad y a los que perdían su trabajo por el cierre de industrias. Pero mantuvo la alianza con los trabajadores formales y la CGT. Menem hizo un gobierno de derecha y es parte del peronismo, entonces, no es cierto que el peronismo verdadero sea de izquierda. Además, no fue el primero, hubo antes hombres de derecha tan contundentes como Lopez Rega.

Segunda interpretación

Sostiene que el peronismo está más allá de la izquierda y la derecha. ¿Es posible? No hay un eje más extendido universalmente para pensar la política que el de izquierda y derecha. Si se nos habla de demócratas y republicanos en EEUU, todos sabemos cuál es la izquierda relativa entre ellos. Podemos señalar lo mismo entre países como Corea del Norte y Corea del Sur. Si hablamos de políticos peronistas, ¿alguien duda entre Kirchner y Reutemann, cuál está a la izquierda? Tratar de rechazar un eje tan omnipresente es inútil. En todo caso es posible ser un partido de centro, moderado, poco conflictivo en su seno y en su relación con la sociedad. Pero eso no es el peronismo, no encaja con su historia. En distintas épocas es muy fácil determinar cuál era la línea de izquierda y cuál la de derecha. Ezeiza es un mal recuerdo, pero un claro ejemplo de lo que digo.

Tercera interpretación y conclusiones

La interpretación más lógica. Una crítica que se le hace es que, si en un partido coexisten líneas de izquierda y de derecha, ese partido carece de sustento ideológico, es solo un rejunte de intereses.

Esto es un error que proviene de suponer que el eje izquierda/derecha, es el único válido. Este eje es importante, pero no puede ser el único. ¿Por qué toda la complejidad de distintas sociedades se podría representar en un único corte? En otros países hay divisiones referidas a religiones o etnias, por ejemplo.

Como dije, en el peronismo siempre encontramos: pragmatismo entendido como relación dialéctica con la realidad (recordemos que nació con la gestión de Perón en la secretaría de trabajo, es decir, con hechos concretos) y alianza con los trabajadores. Vistos estos ítems desde su principal opositor, el radicalismo, notaremos que es el reverso. Siempre se presentó como un partido principista (“que se rompa pero que no se doble”). Nació como un partido de oposición y denuncia. En todos sus gobiernos se los acusó, con o sin razón, de inoperancia. A la vez, el conflicto con las centrales obreras fue una constante de los gobiernos de Illia, Alfonsín y De la Rua. No apunto a juicios de valor, solo señalo que fue el reverso del peronismo en los dos aspectos.

Los ejes citados aquí no son para nada intrascendentes. ¿Es lo mismo ser constantemente aliado de los trabajadores, que estar enfrentados con ellos? ¿No hay una diferencia importante entre encarar la gestión tomando como base lo concreto, respecto de actuar fundamentalmente en relación a principios y teorías?

Mi tesis, es que en el peronismo conviven líneas de izquierda y derecha, y está bien que así sea. El gobierno actual se inclina a la izquierda, manteniendo las persistencias mencionadas del peronismo. Respeta la alianza con los trabajadores a través de las paritarias y de la cercanía política con las centrales obreras. Su pragmatismo es evidente, de hecho es una de las críticas de los opositores, que lo ven como un defecto. No es raro tampoco, que tras la debacle del neoliberalismo en América Latina en los años 90, sumadas a las crisis actuales del capitalismo en los países centrales, el peronismo haya girado nuevamente a la izquierda a comienzos de este siglo.

139 Comments on “El peronismo y su relación con el eje izquierda/derecha”

  1. SERGIO:

    SOY PERONISTA-KIRCHNERISTA: Me gustó mucho tu comentario por lo meduloso y objetivo. Muy buen trabajo. Cuando salga del laburo; te voy a transmitir mi humilde opinión sobre ciertos aspectos de tu informe. Muy bueno lo tuyo por el alto nivel de análisis.
    Saludos

    1. No sé entiende como se puede ser Peronistas y K a la vez, el general los mando a exterminar primero con la triple A y después con las fuerzas armadas, no se, se me hace que no los quería. Digo nomás

  2. 1 cuando menem se fue la desocupacion era 12%. la pobreza y la indigencia eran iguales ahora

    creo que confundis izquierda y derecha. con plata
    cuando los gobiernos tiene plata es electoralmente favorable gastarla en los votantes. cuando no la tienen no. tan simple como eso
    este gobierno esta en un momento de la historia que le permite como al primer peronismo hacer cosas que son populares nada mas
    bismark que era de derecha aunque se apoyaba en los socialdemocratas invento las jubilaciones. algunas de las mayores expansiones del gasto se dieron en gobiernos militares que compraron a la cgt.
    poner etiquetas idoelogicas a la argentina no ayuda. es todo personal realmente creo yo

    1. fede, tenés parte de razón respecto de los números, Menem subió la desocupación durante su gestión del 7% en que la encontró al 14% cuando terminó, pero pasando por más del 20% durante el año 95. Es evidente que durante su gestión la desocupación fue un problema serio. Este gobierno la encontró cercana al 20% y la bajó a menos del 10%. Creo que la diferencia es obvia, aunque mi cifra del post haya sido exagerada. La pobreza y la indigencia no eran iguales que ahora, Menem bajó la pobreza del 48% al 28%, Kirchner la recibió en 53% y ahora está en un 23% aproximadamente. La indigencia de Menem terminó en un 7% y ahora es del 3.5% Gráficos: http://rambletamble.blogspot.com/2008/11/elasticidad-pbi-pobreza-menem-y.html
      Explicás que a veces se tiene plata y otras no, como si esto pasara por arte de magia. No lo veo así. Tampoco creo que cómo repartirla sea igual en todos los gobiernos. Por tus palabras parecés cerca de la teoría de Lanata: «este gobierno tiene un culo increible». Respecto de tu última frase creo exactamente lo contrario. Ver las cosas como personales no ayuda, es importante buscarles un marco ideológico, aunque este tiene que ser amplio y no reducirse a hablar de izquierda y derecha, hay más cosas como lo digo en el post.

      1. Sergio,

        Acepto que De La Rua no hubiera impuesto un 35% de retenciones pero si los precios de los commodities no estuvieran en donde están, este gobierno tampoco lo podría haber hecho.
        Con la soja al precio que está hasta el más compadrito es Gardel: eso es tener culo.

      2. Francisco, uno siempre va a llevar agua para su molino, es lógico mencionar lo que favorece nuestra posición. Pero si uno hace un análisis global, en un gobierno de tantos años hay un sinnúmero de circunstancias favorables y desfavorables que se deben enfrentar continuamente. Es como si yo dijera: «y todos estos logros económicos, pese a que ningún gobierno fue atacado como este por los medios, pese a que debió soportar 4 meses de cortes de ruta, pese a que en un mundo globalizado se encontró con la crisis financiera internacional más importante en 80 años». Y…algo de razón tendría, pero estaría omitiendo lo que decís vos, los precios de los comodities. Y estoy seguro que vos podés mencionar más condiciones favorables y yo, más desfavorables. Por eso, considero más natural analizar los hechos, con la carga que tengan de desvío para uno u otro lado por circunstancias azarozas, suponiendo que esto tenderá a un cierto equilibrio, sobre todo cuando ya van 7 años en los que pasaron muchas cosas, algunas ayudaron al gobierno, otras lo perjudicaron.

  3. Respuesta a SERGIO:
    Hay dos cosas que me quedaron grabadas del General; la primera cuando un periodista chileno le preguntó: “¿Cuál es la doctrina que fundamenta su accionar político? Y le respondió “- “nuestra doctrina tiene 2000 años de antigüedad? Y la segunda que rescato cuando expresó: “me siento orgulloso de mi origen indio, porque yo creo que lo mejor del mundo está en los humildes. No creo en los evolucionados. El mundo tiene solamente hombres buenos y hombres malos. Son las únicas categorías que acepto. El hombre más evolucionado puede llegar a ser más perverso que el humilde, porque cuanto más inteligencia tiene el ser humano, cuantos más medios económicos y culturales disfruta… más peligro puede traer a sus semejantes.
    Para mí lo mejor que tienen los países son los pueblos. Todo lo demás, se divide en dos categorías: buenos y malos LOS HOMBRES SIRVEN O NO SIRVEN

    Primera pregunta tuya:
    1) El verdadero peronismo es de izquierda.
    En que lío te pusiste Sergio, durante sus setenta años de vida, el peronismo ha demostrado una enorme capacidad para reinventarse. Su identidad, absolutamente original, radica en el arraigo popular que ha sabido ganar gracias a su visión nacional de los problemas argentinos.

    Como decía un viejo peronista la caracterización que vos hacés del peronismo como «una fuerza política inclasificable» y la descripción de las oscilaciones ideológicas características «de un movimiento que siempre se resistió a ser encorsetado en una estructura partidaria tradicional».

    Desde sus orígenes, el peronismo intentó construir una visión peculiar acerca de los problemas nacionales y sus soluciones, enfrentándose a quienes pretendían transplantar crudamente un modelo político o económico desde algún otro país venerado. A ellos se sumaron una legión de politólogos y economistas que describen la realidad latinoamericana exclusivamente con categorías del hemisferio norte y sólo imaginan propuestas basándose en la aplicación de modelos extranjeros considerados exitosos.

    Además, es curioso que todavía haya que aclarar que para el peronismo admirar un determinado rasgo de un partido extranjero no implica que exista necesariamente afinidad ideológica y viceversa. Perón admiró algunos rasgos del comunismo soviético, los replicó parcialmente en los planes quinquenales de su primera y segunda presidencias, pero no tenía precisamente simpatía ideológica hacia el gobierno de Stalin.
    . Por ello, el Movimiento Peronista pudo subsistir y accionar en momentos de proscripción política, tal como ocurrió durante las dictaduras militares. Ello también explica el policlasismo y el frentismo electoral que históricamente ha practicado.

    El Justicialismo como partido político podrá confluir con otras fuerzas políticas y sociales en diversas coaliciones electorales, pero como movimiento deberá seguir expresando un modo de pensar y de sentir la Argentina que le es propio e intransferible. En él adquieren otro significado las clásicas oposiciones ideológicas entre «derecha» e «izquierda», que más bien quedan libradas a la oportunidad de los hechos.

    Esta característica que tanto critican algunos intelectuales no es un síntoma de debilidad o confusión, como pretenden, sino que es uno de los fundamentos de su eficacia, ya que permite compatibilizar el idealismo con el pragmatismo o, si se quiere, conjugar la «ética de las convicciones» con la «ética de las responsabilidades».

    Durante sus setenta años de vida, el peronismo ha demostrado una enorme capacidad para reinventarse y superar las contingencias cruentas e incruentas que jalonaron su trayectoria. Su identidad no es sólo pasión militante, sino que se conjuga con una cosmovisión determinada y con la afirmación de valores trascendentes
    Vos te imaginas si el PERONISMO fuese fácilmente encorsetable y definible, con los enemigos de fuste que ha tenido desde sus orígenes, ya hubiera desaparecido. De ahí nace su fortaleza para su permanencia en el tiempo
    Su impronta diferencial no reside en una determinada adhesión a partidos europeos «modernos», sino en el arraigo popular que ha sabido ganar merced a su visión nacional de los problemas argentinos. Por ello no hemos adherido a ninguna «internacional» generalmente más atenta a los intereses de sus propias empresas nacionales que a la gestación de un proyecto regional con identidad propia en el mundo globalizado.

    Con esta respuesta te contesto los demás interrogantes que planteaste.

    Saludos

    1. Muy bueno. Me gustó especialmente lo de conjugar la ética de las convicciones con la ética de las responsabilidades. Creo que se aplica en general al peronismo, pero muy especialmente a los gobiernos Kirchneristas.

  4. Tanto la izquierda como la derecha en Argentina no pueden ser entendidas como categorias definidas y estáticas. ¿Es culpable el peronismo de su ambiguedad? salvo en raras ocaciones, como la UCD, o en casos extremos como el PO y la Izquierda Unida, la izquierda y la Derecha han fluido dentro de los diferentes partidos y gobiernos militares( el caso del PC es esclarecedor).
    Tambien el radicalismo se revuelve en luchas instentinas -quizá con menos prensa y un mayor apego a las formas, hay que decirlo- cuando tiene que definir entre Julio Cobos (apoyado por Leopoldo Moreau y Enrique Nosiglia)y Ricardo Alfonsin. Y tambien en sus filas supieron convivir Stolbizer, Lopez Murphi y Carrio( la vieja Carrio).
    En mi opinión, el eje en debate histórico que trae a la luz el peronismo no es, en realidad, un debate sobre izquierdas y derechas, sino sobre la legitimidad del liderazgo. De ahi que cuando se ve forzado a definirse dentro de este eje se tensa su unidad.

    1. leo, de acuerdo en general. Yo diría que no solo en Argentina, en todas partes la izquierda y la derecha no son categorías estáticas, lo que de ningún modo significa dejarlas de lado. Pongo el acento en que en muchísmos casos podemos hablar de personas, partidos o países con posiciones de derecha o de izquierda, entendiéndonos todos perfectamente, o sea que las categorías existen, en otros países y en el nuestro, en otros partidos y en el peronismo. Pero como vos decís, no son ni estáticas ni completamente definidas.
      Es muy interesante lo que agregás sobre la legitimidad del liderazgo, igual me es difícil decidir hasta qué punto no forma parte de la mayoría de los espacios políticos la tensión en el momento de la definición de este punto.

      1. Exactamente, lo que creo es que la Izquierda Unida no tiene problemas a la hora de definirse si es izquierda o derecha. Eso no es un planteo para el partido, se diferencia de los otros por ese eje. La tensión en Izquierda Unida o en el MAS se puede dar por diferentes razones, pero nunca se va a dar porque una fracción se reconoce de derecha y otra de izquierda. En cambio el peronsimo sufre escisiones formales cada vez que la fracción que toma el poder se define o es definida por ese eje. Pienso en la expulsión de los Montoneros, en el Frente Grande, y en el peronismo disidente del 28J.

  5. Sergio, el tema es que en la práctica esa división izquiera/derecha también corta a las personas (por ejemplo a los peronistas por la mitad). Ponele Pirulo. Pirulo opina que hay mucha desigualdad que debe corregirse mediante un decidido accionar del estado, tanto mediante la imposición de pesadas cargas tributarias progresivas como con decididas políticas públicas que vayan al carozo del asunto (sea el que sea ese sea), y que, por otra parte, la familia es la célula básica de la sociedad y aunque está todo bien con los maricotas el matrimonio es el matrimonio y es de un hombre y una mujer. Sostiene la necesariedad de una intervención del gobierno en la relación capital trabajo claramente orientada a los trabajadores, trabajadores que no deberían gastar su dinero en boludeces por lo cual deberían limitarse los lugares de esparcimiento nocturno donde, tanto burgueses como proletarios se la gastan en vino y mandanga en vez de ahorrar. Cree, asimismo, que las mujeres deberían hablar menos y cocinar mejor y que la salud y la educación debe ser pública, gratuita y de calidad, pero no para practicar abortos, porque es es homicidio.

    ¿Que es Pirulo? Claramente vos podés desarmar a Pirulo en sus rasgos «izquierdistas» (bien pirulo!) y «derechistas» (buuuu!), pero Pirulo también podría hacer el mismo ejercicio intelectual con vos y conmigo, desarmandonos en pedacitos y ordenandonós de acuerdo a la escala pirulo. No existe ningun criterio convincente para decir que la deconstrucción pirulesca sea menos racional que la nosotros haríamos de Pirulo. Es en ese sentido que creo, hay una cuarta opción que sería mas o menos:

    El eje izquierda/derecha solo es uno de los ejes posibles para organizar los posicionamientos posibles de un grupo, una sociedad o un individuo y es, al fin y al cabo, externo a esos sujetos. Es normativo, y busca intelectualizar (en el buen sentido, hacer inteligible) lo que empiricamente es un resultado de las prácticas reales de millones de personas que, al fin y al cabo, piensan y hacen más o menos lo que se les canta el orto.

    La discusión, entonces, solo es relevante para quien se para en ese eje, es decir, se asuma como de izquierda (sea eso lo que sea) y analice como actuar cortando con esa tijera a los demás actores. Pirulo va a hacer lo mismo y así.

    Ahora, si el tema es descubrir si la esencia del peronismo es zurda o facha (creo que tu post no va a eso), yo de metafísica no entiendo nada.

    saludos!

    1. guido, estoy de acuerdo en lo esencial, todos tenemos algunas opiniones de izquierda y otras de derecha, pero me parece posible decir que una persona en sus opiniones promedio es más de izquierda y otra más de derecha. La prueba es que hay montones de ejemplos respecto de los cuales todos diríamos lo mismo; «X» es más de izquierda, «Y» es más de derecha. Para mi es uno de los ejes importantes para pensar la política, que no es el único, es lo que digo en el post. Si profundizaramos, eventualmente podríamos decir que Pirulo es más de izquierda en lo económico y más de derecha en lo cultural. La idea como vos decís, es hacer las cosas más inteligibles para poder pensarlas mejor. Naturalmente en este ejercicio son necesarias ciertas simplificaciones, pero creo que lo que se pierde en precisión, se gana en perspectiva. Es una forma de ver las cosas, de ningún modo la única, pero nos ayuda a pensar la política. Saludos.

  6. Como kirchnerista no peronista, me suena que analizar todo en términos de peronismo / antiperonismo es como que quisiéramos verlo en términos de unitarios o federales. O sea, en términos de categorías que en su tiempo fueron significantes, pero ya no lo son. Por éso se genera la cuadratura del círculo al querer analizar «qué tipo de peronista» es M*n*m. El mismo inconveniente tendría yo si quisiera encuadrar a San Martín como de izquierda o de derecha, o a los árabes con las categorías de unitarios o federales, en vez de chiitas y sunitas. Nada encuadraría.

    A mi entender, ya es hora de que nos demos las categorías apropiadas para entender el presente dejando atrás tales instrumentos. Analizar el presente con categorías que alguna vez fueran útiles no ayuda a comprender lo que está pasando ahora. Y ese desarrollo conceptual no se está llevando a cabo. Porque insistimos en medir los litros con un reloj, o el peso con una escuadra.

    Los invito a reflexionar si no será momento de generar las conceptualidades que mejor encuadren los tiempos que corren, dejando para los historiadores otros modos de concebir los hechos.

    1. Eduardo, es que justamente el peronismo está en nuestra historia y en nuestro presente. Kirchner es el presidente del PJ, como kirchnerista, ¿pensás que eso es solo un error?
      No me parece comparable a situaciones desfazadas en el tiempo y/o en la geografía como tus ejemplos de San Martín o de presentarles a los arabes categorías de unitarios y federales.
      El peronismo y el radicalismo son muy presentes, pueden o no, quedar de lado en el futuro, lo mismo ocurre con la izquierda y la derecha. Por ahora me parecen categorías válidas en todos los casos, es muy difícil imponer por decreto que ciertas categorías tienen que quedar de lado y otras no. Aunque me parece válido querer reforzar algunas y debilitar otras, es parte del pensamiento político. Yo en el presente prefiero sostener las dos, y en cuanto a la de peronismo, siempre me parece interesante buscar las continuidades históricas del movimiento.

      1. «…el peronismo está en nuestra historia y en nuestro presente. Kirchner es el presidente del PJ, como kirchnerista, ¿pensás que eso es solo un error?»

        Sí, Sergio, pero mirados desde esa concepción, también es peronista Duhalde, Reutemann, De Narváez, M*n*m y toda la ristra que te quedan en el tintero. Y claro, cuando le querés poner el mismo sombrero a todos, a algunos le sobresalen las orejas y a otros le tapan la cara. Digo, no es un «molde» en el que encuadre más o menos todo. Están el yin y el yan, entonces como categoría conceptual, como herramienta que me ayude a comprender el presente no me sirve de mucho que alguien se declare «peronista». Me resulta tan definitorio en términos políticos como que alguien se declare de Boca. A éso voy. Es un término que no define nada. Todo puede ser.

      2. Eduardo, pero con tu criterio, ¿qué es ser de izquierda? ¿Vilma Ripoll? ¿Pino Solanas? ¿Kirchner? ¿Altamira? ¿Binner? ¿Sabbatella? Con Kirchner estoy absolutamente. Con Sabbatella tengo muchas coincidencias. Con Pino a esta altura, muy pocas. Con Ripoll casi ninguna. ¿No les sobresalen las orejas a algunos de estos? ¿Se puede decir que ser de izquierda es como ser de River? Tampoco define nada. Para mi las cosas tienen distintos encuadres, en el post muestro coincidencias entre peronistas muy diferentes entre sí, la alianza con los trabajadores no dejó de ser respetada por ninguno. ¿De verdad eso no importa nada?

  7. incursion sobre la»peronologia».La expresion»la unica verdad es la realidad»en boca de PERON explica su pragmatismo,caracteristica de su politica que el peronismo ha mantenido al punto de ser»camaleonico» en el curso del tiempo,modificandose segun las circunstancias,y encerrando en su seno corrientes de»derecha y de izquierda».Dejemos a Aristoteles tranquilo,porque su realismo era metafisico y gnoseologico pero no etico ni politico.El pragmatismo es una variante del escepticismo relativista y Aristoteles trato de encontrar verdaded permanentes y universales.El peronismo coopto los derechos sociales que el socialismo propuso sin exito politico antes.Padecio y padece de un verticalismo que forlalece a sus lideres no solo en el gobierno sino en materia sindical,llevandonos a una demicracia inmadura.Por eso es interesante lo que marca Leo sobre la»legitimidad del liderazgo».En general el peronismo es una propuesta politica de»centro»que ha demostrado ser un habil equlibrista entre los intereses economicos que disputan el poder.Po suerte en este momneto ha podido ubicarse en un punto mas favorable a las mayorias populares.

    1. Isabel, El gusano te contesta extensamente abajo, te comento un par de cosas. Entiendo el pragmatismo como lo digo en el post, una manera de actuar guiada más por la búsqueda de soluciones a problemas concretos, que por las teorías y los principios, solo eso, no le veo nada de malo, es más, me parece necesario en la política. El relativismo me parece lógico, el escepticismo no tanto. Tener en su seno corrientes de izquierda y derecha no me parece malo, creo que es un prejuicio pensar que el único eje válido es el de derecha e izquierda.
      ¿Qué quiere decir cooptar derechos sociales que el socialismo propuso antes? ¿De verdad es más importante quién los propuso que quién los llevó a cabo?

  8. ISABEL.

    Que temerarias son sus palabras, que falta de formación histórica demuestra en su andar.
    Comete los errores de los especialistas.
    Quien generara un cambio casi copernicano al promover la necesidad de asumir una actitud abarcativa y transdisciplinar como matriz de pensamiento, parece más destinado a una clase para altos estudios filosóficos que para ser trasladado al comentario esteorotipado suyo.

    Es necsario tener en cuenta antes de escribir : a) “El conocimiento de lo parcial sólo es factible con el entendimiento del todo y viceversa”. b) “La permanente vinculación e interacción de las cosas obliga a la observación compleja y nunca fragmentaria”. Es fácil comprender el nacimiento del concepto del pensamiento complejo y como colabora en forma decisiva en la tarea diaria que hacemos nosotros hacemos de entender «La historia argentina» «La política» «La economía» «La sociología» como un todo. Ud. en su escrito manifiesta que no tuvo en cuenta todas estas disciplinas y desde luego no desprendida de sus valores éticos.
    Le quiero hacer llegar a Ud. que trate de conocer la obra de un tal Edgar Morin (su apellido real es Nahoum) nacido hace 89 años en Francia. A poco de culminar la universidad se incorpora a la resistencia francesa. Al finalizar la guerra, el interés por entender el comportamiento del pueblo alemán lo hace radicarse en ese país y produce su primer libro “Alemania año cero” (1946). Más adelante, en 1962, se apasiona por el análisis del comportamiento humano, generando ensayos con enorme repercusión. Por ello el gobierno francés le solicita un proyecto educacional aplicable a todos los estamentos dentro de la estructura del aprendizaje. Comienza allí la producción del “Método”, con: “El conocimiento del conocimiento” (1978), “Ciencia con conciencia” (1982), “Las ideas”, (1991) y “La mente bien ordenada”(2000). En este último, Morin parte de una frase de Montaigne, que tiene un valor trascendental en la concepción de la enseñanza-aprendizaje: “Más vale una cabeza bien puesta que una cabeza repleta”.
    Cuando en la Facultad de Medicina de la década del 60 nos obligaban a estudiar en forma minuciosa los puntos de inserción de los músculos sin ninguna vinculación con otra área del conocimiento, se cometía el triple error que sufrimos y que aún muchos docentes no identifican: 1º) Llenábamos la memoria de datos que no podíamos capturar en un sentido determinado y que luego los perdíamos rápidamente. 2º) La toma de los contenidos se desarrollaba en forma absolutamente memorística, por lo que nuestra participación en la formación del conocimiento era nula. 3º) Total desvinculación de la parte con el todo; estudiábamos los huesos de la muñeca como si no formaran parte del cuerpo. El desconocimiento de estrategias pedagógicas era lo habitual. Rescata a la facultad de esa época la dedicación de los docentes, sobre todo de los intermedios, jefes de trabajos prácticos, y la excepcional brillantez de algunos titulares.

    Cuando Ud. escribe: «El peronismo coopto los derechos sociales que el socialismo propuso sin exito politico antes.Padecio y padece de un verticalismo que forlalece a sus lideres no solo en el gobierno sino en materia sindical,llevandonos a una demicracia inmadura.» ¿Que sabe Ud. que el peronismo coopto los derechos sociales al socialismo…? Pido que me permita una grosería: «Cuando los socialistas como Palacios hablaban de los derechos sociales… el que le puso el banquito debajo del culo a los que manejaban el tranvía fue Peron» Palacios en el 55 terminó siendo embajador en el Uruguay representando a la revolución libertadora.
    Siga estudiando a Aristóteles y a Platón, tiene sus anteojos con vidrios de un sólo color, le falta una visión integradora que no posee. Hágame caso lea a Edgard Morín.
    Saludos respetuosos.

    Edgar Morin (su apellido real es Nahoum) nace hace 85 años en Francia. A poco de culminar la universidad se incorpora a la resistencia francesa. Al finalizar la guerra, el interés por entender el comportamiento del pueblo alemán lo hace radicarse en ese país y produce su primer libro “Alemania año cero” (1946). Más adelante, en 1962, se apasiona por el análisis del comportamiento humano, generando ensayos con enorme repercusión. Por ello el gobierno francés le solicita un proyecto educacional aplicable a todos los estamentos dentro de la estructura del aprendizaje. Comienza allí la producción del “Método”, con: “El conocimiento del conocimiento” (1978), “Ciencia con conciencia” (1982), “Las ideas”, (1991) y “La mente bien ordenada”(2000). En este último, Morin parte de una frase de Montaigne, que tiene un valor trascendental en la concepción de la enseñanza-aprendizaje: “Más vale una cabeza bien puesta que una cabeza repleta”. Cuando en la Facultad de Medicina de la década del 60 nos obligaban a estudiar en forma minuciosa los puntos de inserción de los músculos sin ninguna vinculación con otra área del conocimiento, se cometía el triple error que sufrimos y que aún muchos docentes no identifican: 1º) Llenábamos la memoria de datos que no podíamos capturar en un sentido determinado y que luego los perdíamos rápidamente. 2º) La toma de los contenidos se desarrollaba en forma absolutamente memorística, por lo que nuestra participación en la formación del conocimiento era nula. 3º) Total desvinculación de la parte con el todo; estudiábamos los huesos de la muñeca como si no formaran parte del cuerpo. El desconocimiento de estrategias pedagógicas era lo habitual. Rescata a la facultad de esa época la dedicación de los docentes, sobre todo de los intermedios, jefes de trabajos prácticos, y la excepcional brillantez de algunos titulares.

  9. sostengo mis conceptos.Parece molestarles mi observacion del uso de los derechos sociales (y no su originalidad)por el peronismo,pero sin duda su merito estuvo en el logro de su aplicacion,la incorporacion constitucional,su ascendiente sobre la poblacion,que el socialismo nunca logro,sin olvidar que la situacion historica era otra.Claro que un defecto de la izquierda argentina fue transar con los militares,no se si ingenuamente,pero culpablemente.
    No desprecie mi relativa formacion filosofica,y no confunda lo que señala como»comentario estereotipado»con sintetico.Mucho de lo que Gusano dice me resulta oscuro e indirecto,por lo tanto sostengo mis expresiones.
    A E.Morin lo he citado en exposiciones publicas porque me parece lucido,y no percibo porque Ud,pretende apropiarse de su pensamiento.Eso si que es ser parcial y poco personal.

  10. y no creo tener una vision parcializada de las cosas ya que ha querido mi suerte que deba prepara clases en catedras que se titularon filosofia,psicolgia,sociologia,piscologia social,psicologia evolutiva,pedagogia e historia de la cultura,durante 40 años.Podre estar no tan actualizada pero trato de evitarlo-

  11. Sra. Graciela:

    No desconozco su formación académica, pero cuando Ud. habla de política, si no conoce de Historia argentina, si no conoce de Economía, son vacíos importantes que hacen tambalear los conceptos políticos vertidos por Ud. Eso no indica que esté habilitada para hablar de filosofía, psicología, social, e historia de la cultura, capacidad que yo no poseo.
    Yo no creo que se pueda escindir la economía de la política, no creo que se pueda escindir la historia argentina de la política. Yo también fui docente en la carrera de ciencias económicas y tengo muchos años de estudios tanto como Ud. Pero yo le voy a recordar algo que Ud. seguramente debe saber. » SABIO NO ES EL QUE SABE TODO, SINO AQUEL QUE SABE LO QUE SABE Y SABE LO QUE NO SABE»
    La saludo con mi mayor respeto.
    Le pido disculpas si la ofendí, no ha sido mi intención, le contesté enojado actitud que nunca es aconsejable, me molestó mucho lo de «cooptar…

  12. Para mi el peronismo es más de derecha que de izquierda. Creo que lo representa más Rucci que Firmenich. Sin perjuicio de esto, creo que pueden convivir sectores de izquierda y de derecha dentro del movimiento que es el peronismo.

    Pero para el peronismo de hoy, creo que la cosa pasa por otro lado. Ese lado es el de que no puede dar sustento económico a su doctrina. Por ej. mcuhos coincidimos en que la torta se tiene que repartir 50/50, pero no nos damos cuenta que no alcanza.Hoy con todas las mejoras (para mi supuestas) en el reparto de la riqueza la Argentina sigue con muchos pobres y esto no lo cambia ni el 50% de retenciones.

    saludos

    1. Es cierto que sigue habiendo muchos pobres, pero el 23% actual, que dan las mediciones más serias, no es comparable al 53% cuando asumió Kirchner y menos al 59% que dejó la Alianza.
      Fijate que lo que decís del 50/50 entre el capital y los trabajadores, justamente no tiene que ver con que alcance o no, ya que hablamos de una distribución relativa, distribuir X en partes iguales, no depende del tamaño de X. Si tenés 1000 podés hacer 500/500 si tenés 50000 podés hacer 25000/25000. Y si a alguien puede no alcanzarle es a los trabajadores, nunca al capital. Eso solo se logra a través de los diferentes impuestos incluidas las retenciones. Por eso para mi, lo dije en otros post, lo más importante que debería venir es una reestructuración del sistema impositivo. El mayor déficit del gobierno es que si bien creció mucho el PBI y bajó mucho la pobreza y la indigencia, no redistribuyó lo suficiente. Saludos.

      1. Sergio, la soluciòn a la pobreza creo que no pasa por uan reforma impositiva sino por una cuestiòn de producción o de agrandar la torta diría alguno.
        Si ponès el 50% de retenciones, nadie hace soja. Si bajás el IVA de una año al otro del 21% al 10,5% medida de estricta justicia, el Estado no puede pagar los sueldos, la obra pública, las deudas.
        El mayor deficit del gobierno es la falta de desarrollo. La mala distribución es solo un síntoma de aquello.

      2. Agustincho, no veo como «agrandar la torta» puede lograr mejorar la distribución. Fijate que el tema del 50/50 capital/trabajo, lo sacaste vos. Como te dije antes, haciendo crecer la torta podés sacar gente de la pobreza ya que mejorás su ganancia absoluta (el 10% de diez mil, es mil, el de veinte mil, es dos mil)pero no mejorás su participación en la ganancia total (sigue siendo el 10%). Si querés mejorar la distribución estás obligado a quitarle ganancias a algunos para dárselas a otros, sino en todo caso estás aumentando la riqueza de todos, manteniendo igual o eventualmente, hasta empeorando la desigualdad. Esa es precisamente la teoría del derrame, que no digo que sea absurda, bien aplicada, para mejorar la pobreza, pero la distribución no la cambia nunca, eso seguro.

      3. Sergio, si no agrandàs la torta no hay mucho màs para repartir. Coincido con vos en mejorar la distribuciòn, dije que hay que ir a 50/50, pero sin lo otro no pasa nada.
        saludos

    2. me llamó mucho la atención que nadie reparara en eso, de plano el autor del post excluye la posibilidad:
      4) El verdadero peronismo es de derecha.
      El sacar una posibilidad marca un intento de dirigir la discusión.

      1. Sopa, no incluí esa posibilidad porque, ahora que me lo decís, pienso que busqué las interpretaciones que se dan desde dentro del peronismo, y desde allí esa interpretación no está. Lo que yo llamaría la línea interna que es derecha relativa (comparada con las otras líneas internas), suele estar por la segunda interpretación, el peronismo no es de izquierda ni de derecha.
        Además, salvo durante el menemismo, el peronismo estuvo tan enfrentado con la derecha, que se me hace difícil tomar muy seriamente que el verdadero peronismo sea derecha.
        No es un intento de dirigir la discusión, sino una convicción personal, pero subjetiva, claro.

      2. Tenés razón Sopa, con la opción que falta. Yo la di por sentada. Quizás esa sea la respuesta o por lo menos habría que decir que el priemr peronismo es de derecha, el de Peròn.

        Contestando a Sergio, aunque no me preguntó a mi, Evita es de derecha, la obra social de PErón no es de derecha ni izquierda, Montoneros y la tendencia quizás fueron de derecha en algún momento, y lo más importante Perón era de derecha. Con esto último me aclaro solo las cosas y suscribo a la opción 4) de Sopa.
        saludos

    3. Sin embargo historicamente el peronismo cobijo y actua como la derecha más rancia.
      Ezeiza y la AAA son dos ejemplos claros.

      1. Sopa, en el post menciono tanto a Lopez Rega como a Ezeiza, esas cosas existieron en el peronismo, pero eso no significa que el peronismo sea de derecha, sino que contiene en su seno corrientes de derecha.
        ¿La obra social de Perón fue de derecha? ¿Evita fue de derecha? ¿Montoneros y la Tendencia fueron de derecha?
        El que está viendo las cosas de un solo lado sos vos.

      2. No, en ningún momento afirmo que sea de derecha, sostengo que no contemplas la idea, quizás para dirigir la discusión, como seguís haciendo al negar la opción 4, tan válida como las otras.
        Muchas cosas del peronismo son de izquierda y muchas son claramente de derecha, lo que no veo es lo «claramente» de la opción 3.

      3. Sopa, es que la opción 3 es justamente que tiene líneas de izquierda y de derecha, es lo mismo que estás diciendo. No entiendo en qué no estás de acuerdo.

      4. POrque esa separación no es clara, los que hoy están (en algunos temas) a la izquierda, ayer estaban a la derecha y antes de ayer a la izquierda.
        Todo se mezcla

      5. Es cierto. Todo se mezcla. Como la vida misma digamos, que es un tanto más compleja que las clasificaciones teóricas. Ups, quizá hay ahí algo de la potencia, bendita/maldita, del peronismo.

      6. Exacto! las calificaciones en cajitas, empaquetas pocoas veces pueden describir una realidad compleja. lo que no sé es si explica la potencia.

  13. ESTIMADO SERGIO:

    Sergio me agrada todo lo que escribís, comparto tu capacidad didáctica, tu paciencia esclarecedora para los que piensan como vos y con los que no piensan igual.
    Quisiera transmitirte mi humilde opinión, no coincido con vos con el tema de LA REFORMA IMPOSITIVA,
    Te explico mis fundamentos: El «sistema tributario» es una herramienta de la economía, tocar el bolsillo de los que más tienen en este momento de alta crisis financiera, sería muy perjudicial. Hoy el Estado se encuentra renegociando su deuda, las fuentes de financiación no son abundantes, El sector especulativo y de ingenieria financiera trata de trasladar a los ´países más débiles el peso de sus fracasos-
    Si observás el problema de hace menos de un par de años con la Resolución 125, quisieron elevar en un dos por ciento los derechos de exportación, y estuvimos a un tri de un golpe destituyente.
    Vos al sector privilegiado lo podés insultar de la madre, le podés meter el dedo en el culo, pero no le toqués la plata porque te destrozan.
    La totalidad de los Bancos obtuvieron utilidades en el 2009 superiores al 80% que en plena crísis del 2008.
    Coincido con vos que en materia tributaria falta toda una política de reestructuración, desde la desaparición de los paraísos fiscales, las evasiones fiscales a través del fenómeno de la subcapitalización de las empresas.etc.
    Los interrogantes que se deben analizar cuando uno pretende una reforma tributario, a grandes rasgos te los enumero: ¿Qué es una reforma tributaria? ¿Cómo puede realizarse? ¿Qué más requiere una reforma? ¿EN QUE MOMENTO DEBE LLEVARSE A CABO? ¿Qué tipo de flojedad tiene nuestro impuesto a las ganancias para permitir ese drenaje? ¿De dónde podemos extraer experiencias y conocimientos? ¿Cómo se concreta el choreo impositivo elegante?
    Por si algún integrante del Foro les interesa este tema existe un trabajo de un tributarista brillante de nombre Antonio Hugo Figueroa que publicó en setiembre del 1998, en la Revista Impuestos de la Editorial La Ley.
    Síntesis: En este momento de alta irritabilidad de las corporaciones mediáticas, del sector financiero especulativo, de la obsecuencia descarada de la oposición que representa a estos sectores, a cambio de imágenes de TV y letras en los diarios, humildemente no me parece oportuno modificar el sistema tributario
    Saludo afectuoso para los que piensan como yo y para los que no piensan igual.

    1. El gusano, desde ya que en nada soy fundamentalista, no digo que necesariamente tiene que ser ahora y comparto las dificultades que una reforma tributaria traería al provocar un enfrentamiento con sectores poderosos. Lo que quiero decir es que para poder redistribuir de verdad, ese es el punto esencial. Entonces, pese a las dificultades, tiene que estar en agenda. Hay que tener en cuenta que si bien la 125 produjo grandes problemas, ahora se está enfrentando diréctamente a Clarín y sus intereses a través de la ley de medios, y se puede hacer, cosa tal vez impensable un tiempo atrás. Para resumir, respecto de la reforma tributaria (aclaro que sobre el tema hay muchas cosas que no sé, te agradezco el trabajo de Figueroa que me recomendás, si puedo lo conseguiré), mi posición es: Cuando se pueda, cuanto antes, mejor.

  14. Acerca del pragmatismo, me parece -como sostiene Palermo- que con esa palabra los peronistas de hoy en día quieren justificar cualquier basura. Copio dos fragmentos de un texto bastante acertado:

    «Perón no vio inconvenientes en que, en camino hacia el orden justo, los trabajadores organizados se convirtieran en protagonistas más centrales que lo inicialmente previsto. Pero este reconocimiento no lo convierte en prototipo del pragmatismo vulgar en que muchos peronistas de hoy se mueven como pez en el agua. Perón fue toda su vida un político de principios.»

    «Este mecanismo (se refiere al gobierno de Menem) por el cual los peronistas son tan perfectamente convincentes vendiendo un día su alma al diablo como arrimando al día siguiente la tea a la hoguera de los herejes, nada tiene de nuevo en la historia del movimiento. No obstante, deducir de ello que el peronismo siempre fue la fuerza política emblemática de la Realpolitik en su sentido más crudo no sería justo; como he señalado ya, Perón jamás abandonó la vocación política weberiana de ofrecer algo al mundo. Conjeturo que observaría con desdén los afanes prosaicos que equiparan a los variopintos clanes peronistas de hoy.»

    http://www.peripecias.com/politica/464PalermoSigloPeronista.html

    1. emilio, yo no conjeturo lo mismo que Palermo. Creo que Perón no observaría nada con desdén, sino que trataría de conducirlos al lugar que el pensara que es mejor, políticamente hablando.
      Naturalmente un movimiento fuertemente pragmático, corre riesgos de desviar su camino, mucho más que uno más asentado sobre principios. Pero también obtiene a veces logros que el otro no obtendría. Tomo a Menem que es el ejemplo más controvertido para defender su pragmatismo y no verlo trasformado en simples «afanes prosaicos», como diría Palermo.
      El gobierno de Alfonsín encarceló a Videla, pero no logró desactivar el poder militar en Argentina. Menem indultó a Videla, una evidente transgresión a los principios más básicos que podemos esperar de un político. Sin embargo, en buena medida, gracias a eso, cuando se levanta Seineldín, Menem le manda los tanques del ejército leal. ¿Hubiera tenido un ejército leal sin indulto? Tal vez, no. Kirchner, años después, también dentro del peronismo, encarcela a Videla, anula punto final, obediencia debida y termina actuando absolutamente en acuerdo a principios.
      Realmente creo que el pragmetismo peronista tiene mucho que ver en haber podido desactivar el poder militar y llegar a buen puerto, aunque no le quito el merito a Alfonsín de su acción inicial con los juicios.
      Con esto no voy a justificar varios horrores del menemismo en el cual, disfrazado de pragmatismo, se pudo hacer cualquier cosa. Pero no acuerdo con Palermo en que el pragmatismo actual sea solo un disfraz, para nada. Sí, en que el pragmatismo a veces sirve para justificar volteretas interesadas, pero del mismo modo, el principismo, suele servir para justificar faltas de responsabilidad, todo puede ser usado de mal modo.

    2. Pero de que principios hablás hermano??. Perón firmó en el 54 («el primer peronismo», el «clasico») los tratados con las firmas imperialistas del Petroleo más importantes del mundo. ¿De qué principios me hablás?, fue el mismo el que instauró la enseñanza religiosa obligatoria en las escuelas.

      Ustedes no hacen un balance y no leyeron ni un poco de economía política muchachos, existe una cosa que se llama «tendencia decreciente de la tasa de ganancias», existen las crisis cíclicas del capitalismo, existe la plusvalía, existe la explotación del trabajador; el fifty fifty es impracticable salvo en momentos excepcionales. Se puede dar únicamente en el contexto de los Estados de bienestar posteriores a la segunda guerra y el crack del 29 con su correspondiente destrucción de las fuerzas productivas.

      A ver, entendamos una cosita, Perón en el 55 por qué cayo??, por qué se dio el golpe de estado y triunfó??. En este contexto ¿que ocurría con la clase obrera??. Más general ahora, por qué se terminaron los estados de bienestar si los empresarios se veian igualmente beneficiados???.

      Un principio básico para intentar entender un proceso histórico es buscar sus causas profundas, si nos movemos en el campo meramente de la microeconomía (como todos los economistas ortodoxos) estamos abandonando una variante que es mucho más profunda y que explica muchos de los problemas económicos actuales (también da salidas al mismo, pero eso es más discutible para ustedes, pero las críticas a la economía política clásica no pueden pasarse como si nada).

      1. Ah bue: por lo que entiendo hablás desde la izquierda marxista que ve posibles los cambios solo a través de revoluciones. Para mi esa visión es muy válida como una de las posibilidades, lo que no entiendo es porque habría que tomarla como la verdad revelada.
        Decís que en el capitalismo cosas como el 50/50 solo son posibles en momentos excepcionales, y eso para vos descarta de plano que se pueda apuntar a eso. ¿Las revoluciones en cambio, se pueden hacer todos los días?
        Si me preguntás por qué se le dio un golpe a Perón y triunfó, querés decir que algo estaba mal hecho, «no había participación popular, etc». Bien, ¿Por qué cayó la Unión Soviética? Y si me decís que eso tampoco es lo que te gusta, ¿Dónde funciona lo que apoyarías? ¿Por qué no triunfa? Y ojo, que con esto no te niego el derecho de apoyar cosas que no están lejos de las que a mi me gustarían, solo te pido humildad. No podés hablar como la verdad revelada. Si no sos más humilde por convicción, hacelo para conseguir adeptos. Si decís cosas como «no leyeron ni un poco de economía política» (parecés incluir a tooodooos los comentaristas en esto) o «A ver, entendamos una cosita», como si la tuvieras re-re-re-clara, no vas a salir de acordar con el 2% de la población, no vas a conseguir a nadie más. ¿Y sabés por qué te pido esto? Porque a mi no me gusta que se desacrediten las opciones marxistas ni revolucionarias. Me parecen válidas. Simplemente no me parecen las únicas. Para mi hay muchas maneras de que una sociedad sea mejor, pero eventualmente una de ellas puede ser una revolución. Ahora, si la revolución se presenta como «esto o la nada, y el que no lo entienda es un pelotudo ignorante», la verdad, no creo que así se llegue muy lejos.

      2. Ah bue: no sé a quien te referís con «ustedes». El que menciona los principios de Perón (en el sentido weberiano) es Palermo, que no es peronista. Lo introduje porque lo considero acertado. Además, estás haciendo una ensalada, mezclás la enseñanza obligatoria religiosa con el convenio con una subsidiaria de la Standard Oil. Decidite de una vez, tirar dardos a la marchanta no te va a dar la razón.

        Sergio: las volteretas de tus compañeros coetáneos son indefendibles, por eso apelan (curiosamente de la mano con muchos antiperonistas) a que Perón era un pragmático. Incluso yo llegué a creerlo en algún momento. Nada de eso, la tercera posición podía adoptar soluciones pragmáticas, pero, como sostiene Palermo, Perón estaba convencido que era una alternativa superadora de la confrontación capitalismo/comunismo. En todo caso, deberíamos estudiar como una tercera posición que pagaba tributo a la doctrina social de la Iglesia y al fascismo mutó a fines de los sesenta y más en los setenta a una posición tercermundista más cercana a Castro que a Nasser. Pero no veo una relación entre esta ensalada peronista de hoy en día donde vale todo con el peronismo de la tercera posición. A lo mejor, deberías dejar de ver como compañeros a los Ruckauf y ubicarte en la línea de Eduardo Real, más convincente que tu planteo. Un saludo.

  15. La caracterización que hace Sergio del radicalismo es incorrecta. La UCR no fue un partido de principios, eso pertenece al mito de orígenes de los radicales pero muy poco a los hechos. Para más, Sergio confunde a los conflictos de Illia y Alfonsín con la CGT con el supuesto principismo radical y lo aplica al origen del partido.

    La UCR no se diferenciaba esencialmente del roquismo, pellegrinismo y mitrismo. Tenía con ellos más puntos de contacto que diferencias. Es un error presentarlo como el partido de principios desde el 90. La expresión «que se rompa para no se doble» pertenece a Alem, no fue él quien organizó al partido sino Yrigoyen, que carente de esos supuestos principios se negaba a darle forma a la doctrina, para él la UCR no la necesitaba.

    1. Tal vez no se entendió en el texto del post; los conflictos de Illia y Alfonsín con la CGT no los mencioné en relación al principismo, sino a la otra contradicción con el peronismo, el peronismo siempre en alianza con los trabajadores, el radicalismo enfrentado. Un eje distinto de pragmatismo/principismo.
      Yo creo que la UCR ha intentado ser principista, sin conseguirlo, si soy peronista es porque creo que en política hay que ser pragmático, aunque ya aclaré que eso no significa hacer cualquier cosa. Muy probablemente Illia haya sido una persona de principios, no se enriqueció, intentó redistribuir, etc. ¿Pero cómo quedan esos principios llegando a la presidencia con el principal partido proscripto? Ese es el problema del principismo, su definición misma parece tener que ver con que es «todo o nada», entonces se termina quebrando por distintos lugares.

  16. Puede que al tratar de analizar el peronismo con relación al dualismo “izquierda/derecha”, requiera primeramente algunas consideraciones relacionadas a esa división, especialmente porque originada en una concepción religiosa primitiva, hoy en días ha quedado más bien reducida a un arbitrio que busca descalificar al otro y puede que su utilización no nos lleve a ninguna parte o contribuya a confundir lo que ya venía bastante complicado.-
    Breves conceptos que tomo de “Progreso, izquierda y derecha” de Gabriel Zait, publicados en el sitio letraslibres.com., en junio y agosto 2009.-Algunos seres u objetos, en virtud de su naturaleza o de los ritos realizados, están como impregnados de una esencia particular que los consagra y aparta, comunicándoles poderes extraordinarios y sometiéndolos, por otra parte, a un conjunto de reglas y estrechas restricciones. Las cosas o personas privadas de esta cualidad mística no disponen de poder ni dignidad alguna, son comunes y libres; salvo, no obstante, en la prohibición absoluta de entrar en contacto con lo que es sagrado. Todo acercamiento o confusión entre seres y cosas pertenecientes a clases opuestas sería nefasto para ambos; de ahí la multitud de prohibiciones y tabúes que, al separarlos, también los protegen. Este dualismo religioso lleva al dualismo social.
    No hace falta añadir que estas dualidades tienen aún vigencia residual, aunque muchas han cambiado de signo y aparecieron otras. A pesar de lo cual, ayudan a situar los conceptos de izquierda y derecha en una perspectiva más amplia.
    Es común remontar su contraposición al siglo XVIII, y en particular a la asamblea constituyente de la efímera monarquía parlamentaria de Francia en 1791, como si el origen histórico de la polaridad fuera casual. Sucedió que los monarquistas se sentaron a la derecha del legislador que presidía la asamblea y los revolucionarios a la izquierda. ¿Por qué? Quién sabe. Y, sin embargo, parece haber una afinidad simbólica entre revolución, izquierda, caliente y roja frente a monarquía, derecha, fría y azul.
    Los simbolismos prehistóricos ayudan a entender mejor las polaridades religiosas que mueven a las tribus modernas. ~
    Los conceptos de izquierda y derecha fueron calificativos desde el principio, pero en términos de simbolismo espacial. La derecha es el bien, la izquierda el mal. Con la Revolución francesa, el simbolismo de las posiciones físicas se extendió al movimiento histórico y la polaridad se invirtió. Los que quieren el cambio, el progreso y la revolución son los buenos y están a la izquierda, los que se oponen son los malos y están a la derecha.
    En síntesis al acudir a estas categorías será nuestro corazón el que juzgará, desplazando muchas veces a la razón.-

    1. Daio, creo que es cierto parte de lo que decís, ya que como persona de izquierda me cuesta hablar de una acción de derecha y verla como algo bueno. Cuando elogio algo del gobierno de Menem, lo adscribo a su peronismo, y cuando critico lo malo, se lo adjudico a su posición de derecha.
      Sin embargo, creo que eso no significa que izquierda y derecha no sean categorías valederas, simplemente significa que todos debemos ser más objetivos y sin dejar de lado nuestras convicciones, aceptar cuando algo del otro lado, es correcto. Pero las categorias son completamente válidas, todos podemos reconocer posiciones de uno u otro lado, es fácil, no hay dudas.
      La discusión política implica cosas muy importantes relacionadas profundamente con nuestras vidas, es natural que nuestro corazón esté implicado, lo que no debe ocurrir es el desplazamiento de la razón. Ambos deben involucrarse.

      1. Bien. Creo que para poder ser peronista hay que admitir que Menem también lo fue. Si rechazamos a Menem podemos llegar a correr el riesgo de quedarnos también sin Perón. Naturalmente a uno le gusta elegir y rechazar, el peronismo tiene muchos albaceas pero sus herederos quieren aceptar la herencia con beneficio de inventario: que las deudas la paguen Menem, Lòpez Rega,y otros y lo positivo eso sí que es nuestro: ¡eso sí que es el peronismo!.
        Es cierto que el corazón tiene razones que la razón desconoce, y por lo tanto podemos seguir esas razones, pero en una discusión no valen como argumentos, que sólo pueden servir a uno para entender que está bien ubicado aunque no sea fácil explicarlo a los demás.-
        Saludos.-

  17. Muy interesante el post. Me sorprendió gratamente.
    Un pequeño aporte: creo que tampoco ayuda a entender las cosas el hecho de que lo que se entiende por «derecha» ha cambiado dramáticamente, al menos en la argentina, desde el origen del peronismo hasta nuestros días.
    La génesis del peronismo es el nacionalismo, no caben dudas. Y eso, en su momento, se llamaba derecha. La izquierda, para ese entonces, era internacionalista. La «agenda» de la izquierda en ese entonces no tenía muchos puntos de contacto con el peronismo, y de hecho se opuso fuertemente a las reformas de Perón, particularmente porque al menos el comunismo respondía a Moscú.
    Creo que los peronistas tenemos que hacernos cargo de Menem, como también nos vamos a tener que hacer cargo de Kirchner. Es la primera vez que leo en este sitio algo referido a Menem que supera la estupidez general que queda expresada en la pavada de ni nombrarlo, o alterarle el apellido, como suelen hacer algunos periodistas pseudointelectuales argentinos.

    1. Gracias El Oruga. Completamente de acuerdo en cuanto a lo del nacionalismo. Creo incluso que eso es un error grave de la izquierda en aquella época, por una mala interpretación de las cosas. Lenin había diferenciado claramente el nacionalismo del país imperialista, respecto del nacionalismo del país oprimido. La izquierda argentina no vio esa diferencia, entonces era internacionalista, posiblemente, como decís, por seguidismo acrítico de la Unión Soviética que quería fortalecer el «comunismo en un solo país», según la doctrina de la época.

    2. El nacionalismo jamás fue reivindicado por Lenin, la izquierda es internacionalista, las nacionalidades son barreras que impone el capital para divir a la clase obrera que es una sola, sin fronteras, sin patria.

      El «socialismo en un solo país», una tesis absolutamente erronea de Stalin era hacer nacionalismo, justamente lo que no era es internacionalista. El internacionalismo significa que la revolución es mundial, que el Socialismo en un sólo país es una falacia, un oxímoron y lleva a la degeneración burocrática a que llevó en todos los paises en los que se aplicó esta teoría.

      1. Es asi, mi cita sobre lo de Lenin fue de memoria, pero en una búsqueda rápida de internet, encontré esto: «La idea de Lenin era que el movimiento nacional de los países oprimidos no debía valorarse «desde el punto de vista formal, desde el punto de vista de los derechos abstractos, sino en un plano concreto, desde el punto de vista de los intereses del movimiento revolucionario y de los resultados prácticos dentro del balance general de la lucha contra el imperialismo».
        http://www.monografias.com/trabajos53/razon-nacionalismo/razon-nacionalismo3.shtml
        En todo caso estoy seguro que Lenin vería muy distinto un nacionalismo en EEUU y un nacionalismo que ponga al embajador de EEUU como el enémigo.
        En cuanto a lo del socialismo en un solo país, claro que no era una visión internacionalista visto desde la URSS, pero obligaba a serlo a los partidos comunistas del mundo, para los que la tarea era consolidar lo conseguido en la URSS y no desarrollar nada propio. Estoy de acuerdo con vos en que fue un error.

      2. Releo lo que te acabo de poner de Lenin y no me queda claro que vaya en la dirección que yo le di. Te puedo complementar mi posición con un texto tomado de Wallerstein, un sociólogo norteamericano con influencias marxistas, pero claro, nada que ver con Lenin. En cuanto a Lenin habría que buscar más para ver como diferenciaba los nacionalismos de los países imperialistas y los oprimidos, ahora no lo tengo tan claro. Va el texto que te decía:
        «En el “centro” la burguesía halla ventajas en “utilizar los poderes legales del Estado para promover sus propios intereses.” Utiliza el nacionalismo para afirmarse sobre el plano exterior contra las burguesías de los “centros” rivales y para proteger su mercado doméstico. El nacionalismo se convierte en la piedra de toque del mercantilismo. Cada estado lo utiliza para legitimar su posición en el sistema-mundo: “para un Estado no ser una nación significa estar fuera del juego que consiste en impedir o en favorecer toda modificación de su rango en la jerarquía.” Mediante cierta mistificación el nacionalismo permite hallar raíces históricas (véase “naturales”) a la dominación que ejerce el centro sobre las periferias. En la periferia, en cambio, se produce un nacionalismo antiburgués. Procede de una reacción contra el sometimiento centralista. Cada periferia adopta una postura nacionalista para “cuestionar su mala posición” en la jerarquía del sistema mundo.

  18. ORUGA:

    NO TE ENTIENDO: ¿METÉS EN LA MISMA BOLSA A MENEM CON KIRCHNER?. tomaste vino. El menemismo es lo peor que le pudo haber pasado al país

      1. Y lo malo de esas bolsas es que se vuelve a entrar por agujeros diversos. Miralo a Dromi o al mismo senador ex-roedor otra vez en la bolsa con el pinguino. Lo que no queda claro es si Kirchner era de izquierda cuando firmaba con la derecha el desguace menemista de los 90’s.

  19. Me parece realmente estimulante y excelente el nivel de este post. Mi visión del peronismo es mas cercana a la de El gusano que a la de Sergio, sin dejar de reconocer que mucho hay de sustancioso en ambas.

    De todos modos el fenómeno es en sí demasiado complejo como para poderse aspirar a mucho mas que una aproximación al mismo.

    El peronismo no es de derecha ni de izquierda. Independientemente de la indudable dificultad que representa la falta de una definición generalmente aceptada de estas categorías, el creador de nuestro Movimiento se cansó de repetir que estábamos tan alejados de una como de la otra y su práctica política a lo largo de casi medio siglo de nuestra historia, lo muestra claramente.

    Perón planteaba que la Historia era una entidad en proceso de evolución que los hombres no podían manipular a su antojo y que la ciencia del conductor consistía en saber leer esta evolución para «cabalgarla» en la forma mas conveniente para sus representados, y que quien no entendiera esto se estrellaría, fatalmente, contra una pared.

    No puede reducirse, a partir de lo anterior, al peronismo a un puro pragmatismo, ya que existen en el mismo algunos principios o metas permanentes. Por ejemplo Felicidad del Pueblo y Grandeza de la Nación (en ese orden). Entiéndase bien, que para el peronismo siempre es posible dar un paso en esas direcciones HOY (no cuando llegue el Socialismo, no cuando se acabe la Historia, no cuando el Arcángel Gabriel haga sonar su trompeta). Por ejemplo con la AUH hoy, con pensiones o jubilaciones para los que se cayeron del mundo hoy, etc. Que no son la panacea universal, sino solamente paliar una necesidad HOY.

    Desde ese punto de vista puede afirmarse con toda certeza que el Innombrable no era peronista, atento que hizo todo lo contrario. Que muchos compañeros lo hayan votado en el ’95 (yo no lo hice) no lo convierte en peronista, sigue siendo un traidor. Cualquier viejo peronista sabe que entre compañeros era un lugar común el «Me*em no es peronista». El voto de estos compañeros fue un voto resignado, triste, fruto de la falta de alternativas creíbles (dentro y fuera del PJ) y de un mal entendido verticalismo, en algunos casos pesó tambien el clientelismo, por doloroso que resulte reconocerlo.

    1. Gracias Político Aficionado. Naturalmente se puede tener distintas posiciones. Como lo digo en el post, para mi Menem sí perteneció al peronismo, tuvo virtudes y defectos, y los años posteriores demostraron que sus defectos pesaban más que sus virtudes, aunque siempre habría que medir, cuánta culpa tuvo en eso la Alianza, y cuánto se podía remediar si esos dos años hubieran sido conducidos de otro modo. Lo que quería aclarar, es que yo voté a Menem en el 89 y a Bordón en el 95. Considerarlo dentro del peronismo y creer que hubo cosas positivas en su mandato, no me llevó a votarlo en el 95, ya que lo veía demasiado lejano al peronismo de izquierda que a mi me gusta, tal como entiendo yo estas categorias.

      1. Sergio:
        José Pablo Feinmann en sus clases sobre el peronismo aparecidas en Página 12, en la número uno refiriéndose a Menem considera: “Algunos dicen que no es peronista. Usan, para desautorizarlo, un concepto inesperado pero que hace historia: “menemismo”. El “menemista” Menem no será peronista pero todo el peronismo lo respalda. Durante su Gobierno, Ubaldini, el sindicalista que vivía haciéndole huelgas a Alfonsín, pierde visibilidad; tanta, que casi se torna invisible. No: Menem es peronista. Y hace todo lo que no hizo Perón. O digámoslo con mayor propiedad: des-hace lo que hizo Perón. Qué cosa el peronismo, caramba. Cómo diablos será posible entenderlo. El que mejor desperonizó al país (una obsesión que compartieron durante años la oligarquía y la izquierda revolucionaria o académica) fue un peronista. Y no uno que vino de arriba, de algún planeta exótico para hacer la tarea. No: un peronista de verdad. Con historia, militancia y discurso peronista. Bastaba oírlo hablar y uno advertía que el tipo, al manual de conducción política de Perón se lo sabía de cabo a rabo.”
        La opinión de Feinmann, quien ahora parece haber sido remplazado como filósofo oficial por Forster, no deja de tener su peso y es interesante para el tema del post la lectura íntegra del texto que cité parcialmente.-
        Políticos menenistas, políticas menenistas, corrupción menenista, integran el acervo del kirchnerismo, basta descorrer la pátina de los derechos humanos, tras la que se ocultan, para que se las pueda observar, obviamente a los oficialistas, que saben esto, no les interesa.-
        Saludos.-
        Saludos.-

      2. Daio, sí, leí las clases de Feinmann sobre peronismo, aunque obviamente no recordaba esa cita puntual. Estoy de acuerdo básicamente, ya digo en el post que para mi Menem fue peronista. Respecto de lo que agregás vos sobre el kirhcnerismo, seguramente comparte cosas con el menemismo, pero así como Feinmann dice que Menem desde un discurso, una historia y una militancia peronista, en realidad «desperonizó» al país, en sus políticas económicas principalmente, creo que el kirchnerismo lo está «peronizando» nuevamente en lo esencial, más allá de compartir algunas cosas del menemismo que no me gustan. Saludos.

  20. Esto parece el debate sobre si Perón era auténticamente Peronista. El General lo dijo muy bien » …el movimiento es amplio».
    No existe ninguna contradicción entre escribir la carta de despedida a Guevara y rajar a los montos de la plaza. Tampoco la hay entre alentar las formaciones especiales y encomiar lo actuado con Aramburu para después volcarse a Lopez Rega y las AAA.
    El Peronismo es Poder y el poder no se alcanza sin leer correctamente la coyuntura y romper los acuerdos alcanzados cuando caduca su utilidad. Esa es la real acepción peronista de «pragmatismo».
    Viva Perón Carajo !
    Viva la Agrupación Justicialista Nacional y Revolucionaria !

    1. Guillermo, estoy en parte de acuerdo cuando decís: «el poder no se alcanza sin leer correctamente la coyuntura y romper los acuerdos alcanzados cuando caduca su utilidad». Pero también es cierto que tratar de conducir con tal amplitud, logra muchas adhesiones pero puede generar conflictos internos de gran proporción. En ese sentido sí creo que cabría autocrítica en el movimiento respecto de los años 70.

    2. Che pibe, pero el poder lo perdió el peronismo varias veces, si ese es tu único objetivo, ensima sos un fracasado.

      ¿Por qué cayó Perón?

      1. Tengo una opinión diferente de lo que es ser un fracasado mi estimado «Es Así». Ser derrocado por un golpe militar no es prcisamente un triunfo así como tampoco morirse pero no creo que alcanze para ser incluido en tan funesta categoría.
        Si lo es empero afirmar que «… las masas han superado el espejismo del nacionalismo burgués» , tener en el partido cuatro obreros industriales y dedicarse a pelear en minoría centros de estudiantes en la facultad. O irse de la casa de gobierno en helicóptero: eso sí es ser un fracasado.
        Los peronistas queremos el poder y no tememos ejercerlo. Y claro que todo se reduce esa cuestión.
        En nuestra Agrupación por ejemplo : http://agrupacionjusticialistanacionalyrevol.blogspot.com/search?updated-min=2010-01-01T00%3A00%3A00-08%3A00&updated-max=2011-01-01T00%3A00%3A00-08%3A00&max-results=3 persiste obviamente la tensión entre la derecha y la izquierda , las corrientes nacionalistas e internacionalistas ,pero a la hora del poder tiramos los cadaveres a un costado y seguimos adelante. Porque somos todos Peronistas.

      2. COincido totalmente con Guillermo. Si hay algo característico del peronismo es que es un partido del poder. Entiéndase lo que digo; no que represente al poder establecido, sino que está genéticamente armado para la conquista y el ejercicio del poder.
        Como dicen los economistas, tiene los «incentivos alineados» para ejercer el poder. Por eso quienes no lo son, no lo entienden.
        Por eso, lo peor para el peronismo es el llano. Eso es peor que la traición.

  21. Tanto esmero que pusiste en el post Sergio,tantos matices,tanto afán didáctico, tratando de incorporar conceptos de los comentaristas. Pero al cuarto o quinto peronista que entró ,ya no se pusieron de acuerdo entre ellos y de remate vino otro y tiró la cruda verdad sobre la mesa.

      1. «El Peronismo es Poder y el poder no se alcanza sin leer correctamente la coyuntura y romper los acuerdos alcanzados cuando caduca su utilidad».

        Esa es la cruda verdad: vale todo.Igualmente, muy bueno lo tuyo.

  22. LO ÚNICO QUE PRUEBA TU TESIS ES LA OPICIÓN QUE «CASUALMENTE» SE TE QUEDÓ AFUERA: EL PERONISMO ES DE DERECHA (COMO LO ES CUIALQUIER PARTIDO DESIDEOLOGIZADO QUE SOLO SE APLIQUE A CAPITALIZAR EL PODER, SEA COMO SEA…)

    1. Carlos, naturalmente hablo de izquierdas y derechas relativas. Si te ponés muy a la izquierda, no me parece criticable, pero lo demás te va a quedar todo a la derecha. Para mi la ideología no es únicamente izquierda y derecha, hay otros ejes, nacionales e históricos, por ejemplo.

      1. Los «ejes nacionales e históricos» también se cortan por derecha e izquierda… salvo para los peronistas, que se quieren quedar con toda la torta ídeológica y después venir a contranos que son lo más a la izquierda que podemos y debenos desear.

  23. Político aficcionado;

    Me gustó mucho lo tuyo, coincido en casi su totalidad. Lo de Camargen es destructivo, no conoce nada del peronismo ni de Perón, le falta madurar, posiblemente si estudia y le escapa al prejuicio, puede ser que aprenda

  24. Menem aumentó el salario. Menem dejó que se hundan los desocupados y jubilados, lo que habría sido resultado de una «interpretación muy acotada» de su relación con los trabajadores. El elemento activo del argumento es un sujeto ominoso. En suma, Menem lo hizo. Parece el gerente de una pollería. Con todo respeto.

  25. Sergio
    Estimado, el problema no esta en el eje “ideal” de Izquierdas-Derechas, sino en creer que es el único posible.
    Ahí es donde empieza la brecha entre Teoría y Praxis; por ejemplo, ¿Cómo explicamos la relación entre la España franquista y la Cuba castrista?
    Nadie puede negar que Franco es de Derechas y Fidel de Izquierdas; y sin embargo, de 1960 a 1975 (muerte de FF), las relaciones fueron óptimas.
    http://www.conexioncubana.net/index.php?st=content&sk=view&id=7488&sitd=364
    http://www.elnuevoherald.com/2009/01/10/355189/franco-admiraba-a-fidel-castro.html
    http://lahaine.org/internacional/bigotico.htm
    Para más datos, la biografía de Fidel de Ramonet.
    Un eje alternativo, es por ejemplo, el de Toynbee; Minoría Dominante vs. Proletariado Interno; que creo, explica mucho mejor la persistencia P en el tiempo.
    Es esa persistencia, y evolución, como dato objetivo, lo que resiste el reduccionismo teórico.
    Ahora bien, esta especificidad no implica que no lo afecten los fenómenos globales.
    ¿Cuál es la diferencia del “Menemismo”, con las Socialdemocracias y Laborismos, de las décadas de los 80 y 90?
    El PRI de Salinas, el PSOE de González, el ADECO Venezolano, el Socialismo Italiano de Craxi, los franceses de Rocard y cia.
    Los laborismos de Australia y Nueva Zelanda, e incluso la Convergencia Chilena; todos ellos llevaron adelante el Consenso de Washington, o mantuvieron el rumbo de los 90.
    ¿Qué tienen de Izquierda, en sentido clásico, el Labour de Blair y Brown, o el SPD de Schöeder y los Verdes alemanes?
    El PD italiano y el PT de Lula, ¿en que están a la Izquierda de las fracciones del PJ actual?
    Mandela y el CNA, en su política de investigación y castigo de la Represión sudafricana, ¿son muy diferentes de Luder 1983?
    En realidad, lo que se escamotea, es el binarismo de Moral Patricia vs. la Vulgaridad Plebeya.
    La Ilustración vs. el Oscurantismo, en clave clasista; no es casual que al “pejotismo” lo consideren impresentable.
    Caracterización que nunca se le aplicaría a Martínez de Hoz, Alsogaray, López Murphy o Macri.
    Nuestro Progresismo e Centro Izquierda, aun siguen funcionando en la realidad de la III Republica Francesa.
    Se sienten mas cómodos en la orbita del Panradicalismo, como si este fuera el “Parti Républicain Radical et Radical-Socialiste”.
    Partido de “Cuadros” y “Notables”, que se nutren en la pequeña burguesía, y temen a cualquier organización que termine generando un partido de masas.
    Un abrazo

    1. Muy bueno Manolo, acuerdo en casi todo (lo que entiendo, algunas cosas se me escapan). Sobre todo acuerdo en tu frase inicial, «el problema no esta en el eje “ideal” de Izquierdas-Derechas, sino en creer que es el único posible». Para mi es un eje válido pero de ninguna manera el único posible.
      Lo único que no me cierra del todo es la asimilación que hacés del eje «Moral Patricia vs. la Vulgaridad Plebeya» diciendo que son «La Ilustración vs. el Oscurantismo, en clave clasista». Creo que no son tan facilmente mezclables esos dos ejes. Personalmente por ejemplo, estaría del lado de la vulgaridad plebeya y a la vez de la ilustración. Quiero decir, no es que no les vea puntos de contacto, entiendo a lo que te referís, pero asimilarlos puede ser una reducción en la que no estamos viendo que hay matices que demuestran que son dos ejes distintos.
      Por lo demás, acuerdo en todo, tanto en el eje «minoría dominante v.s. proletariado interno», como en los ejemplos globales que señalás en distintos períodos y tu crítica de una parte del progresismo no peronista argentino. Un abrazo.

      1. Sergio
        El tema Ilustrado-Oscurantista es un clásico, que la estimada Carrio saca a relucir cuando se pone en pose de Progresista, por ejemplo.
        Casi nadie, se toma el trabajo de consultar la bibliografía de Dennis Merklen, en Pobres Ciudadanos, o Quartiers populaires, quartiers politiques.
        Donde plantea el problema del enfoque la participación, en especial la mirada de la burguesía ilustrada al estilo del siglo XVIII y XIX.
        Donde el pobre, por su pobreza, se considera que no tiene ni autonomía ni libertad.

        http://www.desdeabajo.info/index.php/actualidad/internacional/4385-denis-merklen-sociologo-argentino-uruguayo-ideales-e-intereses-estan-siempre-mezclados.html

        http://docs.google.com/viewer?a=v&q=cache:iHPJIe4CDg8J:www.nuso.org/upload/articulos/2599_1.pdf+denis+merklen+castel&hl=es&pid=bl&srcid=ADGEESjNw_D1jpMF6hMdswotJlnB6lGI-WdOaOV2dfSud62ZrjT2x4Q32Q6jkiVUSh7x9ok1N5CpVcPY-Q8ot7aSoJVbPV-vh4Ha-fAD6oHpGF_GJaDQDoQdQyQN-_351w9KKUfe00Bc&sig=AHIEtbQs1PZwq7HJrrJflVcFO0ksTb7tYw

        Un abrazo

      2. Manolo:
        Es cierto que izquierda/derecha no nos va a decir mucho y que existirían otros esquemas para poder entender la naturaleza de las agrupaciones políticas.
        También la estrecha relación entre la España franquista y la Cuba fidelista continuó aún después de la muerte del «caudillo», especialente con el casi eterno Presidente de la Xunta de Galicia Manuel Fraga Iribarne, heredero de Franco, quien homenajeó ampliamente al cubano cuando éste visitó la casa paterna en Galicia, según lo narra Román Orozco en «Cuba Roja», Vergara, Bs. As. 1994. págs. 717/780.-
        Si uno analiza bien el franquismo y el fidelismo, podrá encontrar bastantes similitudes en la forma de gobernar, totalmente libre de cualquier limitación del poder, rechazo de los partidos políticos, condenas a muerte, largas penas de prisión y exilio de los opositores, nula libertad de expresión, lo que es un argumento más para rechazar el dualismo izquierda/derecha.-
        Saludos.-

  26. Tengo una opinión diferente de lo que es ser un fracasado mi estimado “Es Así”. Ser derrocado por un golpe militar no es prcisamente un triunfo así como tampoco morirse pero no creo que alcanze para ser incluido en tan funesta categoría.
    Si lo es empero afirmar que “… las masas han superado el espejismo del nacionalismo burgués” , tener en el partido cuatro obreros industriales y dedicarse a pelear en minoría centros de estudiantes en la facultad. O irse de la casa de gobierno en helicóptero: eso sí es ser un fracasado.
    Los peronistas queremos el poder y no tememos ejercerlo. Y claro que todo se reduce esa cuestión.
    En nuestra Agrupación por ejemplo : http://agrupacionjusticialistanacionalyrevol.blogspot.com/search?updated-min=2010-01-01T00%3A00%3A00-08%3A00&updated-max=2011-01-01T00%3A00%3A00-08%3A00&max-results=3 persiste obviamente la tensión entre la derecha y la izquierda , las corrientes nacionalistas e internacionalistas ,pero a la hora del poder tiramos los cadaveres a un costado y seguimos adelante. Porque somos todos Peronistas.

  27. Atrapante post e hilo de comentarios.

    Sólo quiero agregar. Una Ley como la de Defensa del Consumidor, salida del menemismo, es incoherente con toda esa década. ¿Se durmieron ese día y aprovechó algún asesor de legisladores?.

    Sólo quedaron afuera los profesionales liberales y las telcos, los demás, en toda relación de consumo, que haya semejante protección del trabajador, asombra.

  28. ES ASI:

    Pedazo de bruto ¿quéres averiguar porque cayó Perón y todavía no averiguaste que encima va con ?Lo primero es lo primero, primero se aprende a leer y escribir y después se estudia historia. Todo a su tiempo

    1. Epa, no te pongas mal amigo. ¿Gusano es por los de Miami no?, me imaginaba eso, total la Revolución Cubana fue «un golpe gorila», ya que Batista «es peronista», jajajaj.

      ¿Este será el eje Ilustrado-Oscurantista?

    1. Necesito genios como vos que me expliquen cosas, pasa que como sos un «iluminado» y la tenés tan clara, pensé que me podías explicar.

      Payaso

  29. aclaro que no soy Graciela,como confunde El Gusano.Y aunque trate de respetar el principio socratico del»solo se que no se nada»,sobre todo como punto de partida,trato de debatirme en el mar de la confusion.Ya no me interesa el origen anecdotico de que la izquierda y la derecha fueran una cuestion de asientos en la asamblea francesa.Tampoco me parece que sea necesario ubicar ambos conceptos dentro de la economia,que al fin de cuentas es una rama y hasta una tecnica matematica utilizada por la politiica segun su orientacion concluyendo que derecha o izquierda son conceptos relativos que en el fondo resultan humanisticos y filosoficos.Se me acusa de ignorar historia argentina,cuando todo el proceso peronista lo he vivido «en carne propia»siendo mas que contemporanea con el mismo.Mis apreciaciones no son»temerarias»como se pretende,sino simplemente seguras(observo casi una amenaza en el adjetivo…).Creo que el peronismo es longevo porque refleja mejor que otras corrientes politicas el modo de ser de nuestra sociedad,con sus antinomias aun vigentes.

  30. Me resulta atrapante la polémica desatada. Pareciera que todos están pendientes de la resolución de esta disposición, y yo creo que el peronismo seguirá siendo con independencia de cualquier definición.
    De todas formas voy a meter la cuchara en el guiso:
    El peronismo kirchnerista mantiene una dualidad innegable, más allá de resultados sociales y económicos. Los peronismos provinciales son profundamente conservadores; diría más, han reemplazado a los antiguos conservadorismos en varias provincias como San Luis, Salta, Santa Fe, etc.
    Por el contrario el peronismo CapFed/GBA tiene una apertura hacia convergencias sindicales más afines sectores no conservadores.
    La resultante «peronismo» muchas veces tiene más que ver con la potencia que resulta de la puja CapFed/Interior que con definiciones ideológicas.
    Dentro de estas pujas hay potencias ideológicas, que nunca terminan de colorear al otro grupo. Y todo ello bajo el manto doctrinario que dijo «el viejo»: nadie puede sacar los pies del plato!!!!
    Sin perjuicio de ello hay situaciones que son realmente diferentes: Tucumán, probablemente como consecuencia de los confictos sociales que resultaron de la transformación de formas productivas. Quizá dentro de unos años -con base en limón y otros- se transforme en otro partido conservador. O quizá, no!!!

    1. Carlos751, bastante de acuerdo con todo lo que planteás. En particular cuando decís: «La resultante “peronismo” muchas veces tiene más que ver con la potencia que resulta de la puja CapFed/Interior que con definiciones ideológicas.»
      Las sistemáticas derrotas del peronismo en la CapFed, ganando luego en la mayor parte del país, tienen una reminiscencia del viejo eje unitarios/federales. Por algo los enemigos de Perón hablaron de la segunda tiranía, asimilando su gobierno al de Rosas.

      1. Sergio, creo que es ajeno a esa consideración. Los peronistas del interior y de Capital siguen considerandose federales, o de matriz federal. Los del interior muchas veces tiene más que ver con la Liga de Gobernadores que dió origen a Avellaneda y Roca.
        El tema es que los peronismos provinciales han absorvido integramente a los conservadorismos provinciales. Ej. Un nombre emblemático como es Gabrielli fue gobernador conservador y luego con mismo apellido, una generación después gobernador peronista /y ministro de Rodriguez Saa. El mismo Rod.Saa es un conservador hecho y derecho. Gioja ha hecho desaparecer al conservadorismo sanjuanino!
        En GBA no existe esa reivindicación de los conservadorismos. Incluso los llamados «barones» del conurbano no son ni pretenden ser eje conservador: miran con desconfianza y distancia a ese peronismo.

  31. Sra. Isabel

    Mi intención en utilizar el vocablo «temeraria» no fue de amenaza; y si Ud. lo toma así le pido disculpas. Mi reacción le vuelvo a repetir, provino que Ud. utilizó el vocablo «cooptar» muy utilizado ultimamente por la derecha reaccionaria, cuando algún personaje pasa a las filas del Kirchnerismo, no midiendo con la misma vara cuando se da en forma inversa, tampoco fue de mi agrado cuando Ud. se refirió a la CGT -pilar básico del peronismo compuesto desde su creación por trabajadores- si mal no recuerdo lo calificó de atentado contra la democracia.
    Señora, la flor se aprecia por su perfume. Su perfume de conocimientos yo lo percibí desde la primer nota que leí escrita por Ud. Cuando Ud. dice que la diferencia entre izquierda y derecha son conceptos de base humanística y filosófica, ahí es donde hago hincapié y le reclamo a Ud. el sentido ético de sus interpretaciones, que seguramente los tiene; ahí donde le reclamo su encuadre en un sentido de solidaridad por el que menos tiene, por el humilde, por el marginado, por el que sufre.
    Ud. por su sensibilidad estilizada por sus conocimientos, es la que tiene más posibilidades de percibir sensaciones que el semieducado y egoísta de derecha no posee, palabras de Esteban Echeverría para definir a los liberales.
    Yo señora tenía 7 años y vendía cubanitos en el parque independencia, abría las puertas de los taxis en el Hipódromo Independencia, juntaba vidrios, repartía carne en una carnicería donde el canasto era más grande que yo, vendía ramas de olivos en la puerta de la Iglesia en los días de ramo. En todo el secundario tuve tres libros, iba a pedir prestado a mis compañeros que justo me los entregaban media hora antes de entrar a la escuela. Mi gran problema era que crecía y el único saco que tenía cada año me quedaba más corto. Un día un amigo que estudiaba filosofía me dijo algo que me quedó muy grabado: «EN LA VIDA HAY DOS TIPOS DE PERSONAS QUE ESCUCHAN, AL QUE TIENE PLATA Y AL QUE SABE, Como no tenía dinero elegí el camino del saber, tal es así que terminé mi carrera universitaria y llegué a ser profesor titular en la facultad estatal donde había estudiado.
    Todos estos antecedentes se lo manifiesto porque quería transmitirle que yo también tengo una sensibilidad especial para percibir al que sufre, la primera vez que conocí a un médico fue en el Campeonato Evita, el primer juguete que tuve mi madre lo fue a buscar al correo central con un vale entregado por la Fundación Eva Perón. Yo soy peronista por sentimiento y afirmado por la vía racional del juicio.
    Respeto su ideología sea cual fuera, desconozco que le tocó vivir en esa época peronista.
    En este momento recuerdo esta frase de Sartre que decía: » el hombre es lo que hace con lo que hicieron de él.»
    Todos estos antecedentes le vuelvo a repetir los pongo de manifiesto para que Ud. me comprenda que tengo una sensibilidad muy especial, y la política forma parte de mi vida y me apasiona.
    A medida que seguí leyendo sus comentarios he descubierto en Ud. un ser muy especial y sobre toda honesta. Le reitero mis disculpas y sepa Ud. que nunca mi intención fue herirla o amenazarla,
    Con mi mayor afecto la saludo.

  32. Coincido con los demás en lo interesante del debate. En cuanto al peronismo, considero que siempre ha oscilado más hacia la derecha que hacia la izquierda. No meto a Montoneros en la ecuación porque nunca fue un faro de poder y las decisiones tomadas por ellos siempre fueron arbitrarias, o mejor dicho, independientes de los débiles procesos democráticos de la época. El peronismo del poder agrupó mucha más gente de la derecha que de la izquierda. Ojo, no hablo del grupúsculo de derecha reaccionario alla Martínez de Hoz, que por suerte es mínimo aunque muchos se empecinen – por diversos intereses – en reverberar sus palabras como si fueran importantes. Si sólo se evaluara a un gobierno por las medidas que toma, no necesitaríamos ningún bagaje ideológico; esto, no casualmente, es parte del discurso macrista actual (no hay ideologías, sólo hechos, voten por eso). Quizás esté exagerando la realidad de la importancia ideológica, pero elevando la mira por arriba de los logros sociales peronistas (que celebro), no puedo soportar otras cosas: el refugio nazi, la amistad profunda con Stroessner y Franco, la triple A, el doble cassette en los años ’70, López Rega, Ruckauf, la connivencia con la última dictadura (sayo del que muchos se deshicieron sin problemas), el segundo menemismo, la posición ideológica de Duhalde, el refugio político a De Narváez, y la cultura del «robo pero hago». No puedo concebir un partido socialista de ésa manera, o mejor dicho: los partidos socialistas que actúen y piensen así me hacen desear no ser socialista.

  33. Ufa! Cuando la van a entender? Hay peronistas de derecha y peronistas cercanos a la izquierda , pero el peronismo es de izquierda o derecha coyunturalmente. ¿Hay que debilitar a Ongania para recuperar el poder? Avanti con el filoguevarismo nacional. ¿Los zurditos te empiezan a cuestionar el ejercicio del poder? Avanti con Lopez Rega. Coyuntura y poder es nuestra clave. Cíclicamente se repite, privatizaciones- abrazo a las madres , fortalecimiento de la llamada por los zurdos «Burocracia sindical»- medidas tibiamente redistributivas,etc,etc,etc.
    Es por eso que consideramos indeseable la construcción de un programa partidario definido y nos guiamos con una suerte de catecismo genérico como las 20 verdades Peronistas o La razón de mi vida.Después que cada uno la interprete como se le canten las pelotas y listo.

    ! Viva Perón, carajo!

  34. Las categorías derecha – izquierda son aplicables en la democracias liberales occidentales.
    Vamos a encontrar partidos “a la derecha”y “a la izquierda” del espectro de manera estable.
    Republicanos y Demócratas yanquis.
    Conservadores y Laboristas ingleses
    Democracia Cristina (apodados “Conservative”) y Socialdemocracia alemana

    En argentina se complica usar esas categorías por que el peronismo saco al país de “las democracias liberales occidentales”

    Cuando el movimiento apareció había tres familias ideológicas. Las democracias liberales occidentales, el Comunismo y el Fascismo (derrota fresquita en guerra)

    El movimiento “nacional – popular” es la versión criolla del fascismo.

    El fascismo italiano fue desarrollado por Mussolini. Un militante socialista combativo.
    Y el nazismo alemán, se llama así por “Nacional Socialismo”

    Ambos desarrollaron políticas sociales, y combatieron contra el desempleo con dureza.
    Y hay que mirar muy bien para no confundir el turismo social a las orillas del Báltico alemán con Chapadmalal, por ejemplo.
    Al mismo tiempo que generaban una casta de “capitanes de la industria” parasitaria y beneficiaria del régimen.

    El nazismo tenía su rama izquierda dura. Las S.A. con 3 millones de miembros.
    Y Hitler las elimino en “La noche de los cuchillos largos”, inclinándose por el costado mas conservador del régimen.
    Esto guarda unas inquietantes similitudes con el regreso de Perón abrazado a López Rega. Y lo que les pasó después a los Montoneros.

    Ese es el problema que tienen. Están intentando encajar un fenómeno de otra familia ideológica dentro de las categorías de las republicas liberales. Y nunca, les termina de cerrar.

  35. STOVOKOR:para mi los dos conceptos siguen siendo utiles para analizar los procesos politicos,y repito(como otros compañeros)que dentro del peronismo se han dado momentos y conductas de ambos signos,lo que le da ese»tinte»tan especial y subrya su famoso pragmatismo,que puede ser criticable,pero le dio su logevidad.
    EL GUSANO:todo bien.Los dos estamos con los K.,me parce.Los dos hemos sufrido,cada uno a su modo.Porque los dos somos sensibles,y solidarios.Nunca dije lo que Ud.recUerda mal sobre la CGT.Si hable de democracia inmadura.Cooptar para mi es aprovechar los hecho o dicho por otro en propio beneficio.Me dolio en mi adolescencia que Peron conquistara a las masas con propuesta de conquistas sociales que los socialistas habian defendido sin exito.Y uidado con SARTRE:su concepto central es el de la lbertad humana como posibilidad y hasta fatalidad de hacer la propia existencia.
    Respondo a su afecto del mismo modo,deseandole lo mejor.

  36. Tal vez no sea quien, pero me gusto leer un analilsis cesudo del tema.Sin embargo me parece que ahi le falta un aspecto fundamental que no entra en la derecha o izquierda que orienta al peronismo y es lo cmbativo del movimiento,Con el general se enbanderaron aquellos que reclamaron derechos necesarios para los trabajadores, este nuevo peronismo acentua su lucha en nuevos derechos que son los humanos y los derechos de educacion y de pertenencia, ahi entran la informacion y una disputa con los monopolios y poderes privados concentrados y luego vendra una lucha nueva(yo aventuro a la libertad capitalista).
    En sintesis, podes encuadrar al peronismo en derecha o izquierda o centro izquierda, pero para mi humilde opinion es un movimiento de lucha.fija oponentes y ahi va, hciendo espalda con la contitucion «promover el bien comun»

  37. Me gustaría plantear una pregunta para clarificar. ¿ El Peronismo promovió en algun momento la lucha de clases o siempre tuvo como postulado la cooperación entre las mismas?

  38. Sra.Isabel:

    Me quedo tranquilo con su repuesta, me hace sentir alivio de no haberla herido. Su nota me convenció de lo apresurado que fui. Siempre uno aprende con el error, y este intercambio de ideas me sirvió mucho.Su última nota fue totalmentes esclarecedora y convincente.
    Un afectuoso saludo y le deseo lo mejor.

  39. El artículo describe muy bien y con palabras sencillas las contradicciones reconocibles en el peronismo, las cuales bien podemos definir desde una perspectiva marxista utilizando la precisión científica que esta tradición nos brinda.
    En el artículo se dice que el peronismo es «pragmático», que es un partido en el que «coexisten líneas de derecha y de izquierda» y que siguiendo el ejemplo de Perón debe actuar bajo el siguiente paradigma: «la única verdad es la realidad». Todos estos elementos convergen en el siguiente concepto: bonapartismo sui generis. Esta noción fue utilizada por León Trotsky cuando al llegar a México tuvo que caracterizar al gobierno de Lázaro Cardenas que, sin hacer una revolución socialista, sin embargo, tomó medidas tales como la expropiación del petróleo a manos de capitales imperialistas ingleses. Y justamente a través de este concepto Trotsky da cuenta del carácter oscilante que tienen estos partidos políticos, que se elevan por sobre las clases desde el estado, en países cuya estructura económica contiene por un lado clases obreras pujantes y por el otro débiles burguesías nacionales combinado con una fuerte presencia de capitales imperialistas, algo muy propio de los países dependientes o semicoloniales como el nuestro. Entonces, dependiendo del contexto histórico en el cual operen estos bonapartismos tomarán medidas de “izquierda” o de “derecha” dependiendo de la situación objetiva (si hay crisis del capitalismo, normalidad en su reproducción o revival del sistema como en el boom de posguerra) y de la situación subjetiva de las masas trabajadoras y populares (si hay ascenso de masas, sectores políticos revolucionarios o no). El «giro a izquierda» del peronismo de los años 40 se explica desde un punto de vista objetivo por el boom de posguerra que permitió un proceso de sustitución de importaciones que unió crecimiento industrial con crecimiento del salario, dando a su vez la posibilidad de generar burguesías nacionales desde el estado, cuestión específica de este período histórico en todo el mundo. Entonces, el peronismo tendrá lugar en el marco de la situación objetiva que describí antes unido a una situación subjetiva de las masas cuyas características podríamos reducirlas a 2:
    • Por un lado la existencia de un sector del movimiento obrero con tradición fuertemente sindicalista, revolucionario en sus orígenes pero que por su propia apoliticidad antipartidaria (que renegaba de la idea de construir un partido de los trabajadores, como proponía la izquierda) terminará en un corporativismo burocrático que apoya a Perón en el 17 de octubre y en las elecciones, pero que posteriormente perderá independencia siendo cooptado por Perón cuando éste ya contaba con el poder estatal. Cabe aclarar aquí que me refiero al proceso de construcción orgánica de poder que hace Perón junto a los sindicatos cuando ya se consolida su poder en el gobierno. Esto último es importante tenerlo en cuenta, porque justamente es lo inverso a lo que sucedió en países donde sí tuvo lugar la revolución socialista (Rusia por ejemplo), donde el programa revolucionario de los bolcheviques en 1917 comprendía justamente la construcción de un partido de los trabajadores y una independencia total del estado burgués.
    • La segunda cuestión a señalar es que el movimiento obrero que sí estaba organizado partidariamente estaba representado en el Partido Comunista, partido éste que poseía una importante inserción en el movimiento obrero, manejando sindicatos e incluso ramas enteras de sindicatos. El problema del PC para esta época es que se encontraba en un viraje reactivo a la lucha de clases que será conocido como Tercer Período, política que promovía el estalinismo en la URSS y que por supuesto llegaba a las direcciones del PC en la Argentina. En este período hay un colaboracionismo de la URSS con el imperialismo producto del reparto del mundo entre las grandes potencias luego de la segunda guerra mundial, reparto en el que se comprometían a no meterse en los “patios traseros” de aquellas áreas de influencia de cada potencia. Por tanto, el PC nunca llevaría adelante una revolución en Argentina, al contrario, se formaría parte de la Unión Democrática junto a conservadores, radicales, etc. Esto le provocó rupturas al PC y por eso surgirán en Argentina los primeros grupos troskistas.
    En cambio, el giro a derecha de los 70´ se da precisamente en una situación objetiva, en un contexto histórico de crisis del capitalismo (no de boom económico) y de lucha de clases aguda (con antecedentes como el cordobazo, rosariazo, etc y la presencia de grupos revolucionarios como el PRT, Montoneros, etc) que tiene como desenlace la creación de un aparato fascista como la Triple A, con la lógica fractura que eso trajo al interior del peronismo entre los sectores que estaban más a la izquierda (Montoneros) con los sectores de derecha representados en la Triple A.
    En fin, más allá de las diferencias de cada período que sacan a la luz las diferentes contradicciones del peronismo, el denominador común en ambos casos es que Perón o el peronismo en tanto tuvo el poder estatal, siempre actuó como dique de contención de las masas obreras y populares, oponiéndose a una revolución socialista siempre, ya sea “por izquierda”, es decir, a través de reformas o concesiones desde el estado al movimiento obrero, negándose incluso a armar al proletariado contra el golpe del 55, o por derecha a través de una coerción directa de ese mismo estado peronista (Triple A) cuando las masas tendían a la insurgencia o a la revolución.

    1. Juan, yo acuerdo bastante con tu análisis, pero las diferencias me surgen cuando decís: «el peronismo en tanto tuvo el poder estatal, siempre actuó como dique de contención de las masas obreras y populares». Para ser dique de contención, tiene que estar clara la dirección del agua. Vos das por sentado que la dirección «natural» es la revolución. Si así fuera, vos tendrías razón. Pero, ¿qué pasa si es al revés? Si la dirección «natural» o más probable, es que el capitalismo siga ganando y los explotados sean cada vez más explotados. En ese caso, el dique de contención, funcionó al revés, contuvo la furia explotadora del capitalismo, no la revolución. Doy un ejemplo en términos bélicos: para saber si cualquier tratado de paz benefició al bando xxx o al bando zzz, tengo que tener una idea de la situación del campo de batalla. Digamos que hubo un acuerdo 50/50, si xxx estaba ganando, eso benefició a zzz, pero si iba ganando la guerra zzz, el acuerdo benefició a xxx. Una de mis pocas, pero fundamentales discrepancias con muchos análisis marxistas o trozkistas, es que siempre parece que la revolución es un devenir inevitable, entonces claro, cualquier conquista de los trabajadores es muy inferior a la conquista revolucionaria. Personalmente no creo en devenires inevitables, no sabemos hacia dónde irá la historia, y analizando el pasado en su complejidad, podemos entrever perspectivas, sacar conclusiones y hasta aventurar probabilidades, pero todo eso está muy lejos de asegurar nada, entonces al sopesar la realidad muchas conquistas intermedias me parecen valederas.

      1. Estimado Sergio:
        Es interesante esta discusión que traés a cuenta dado que sirve para clarificar las posiciones y lecturas sobre la obra de Marx. El punto es el siguiente: esta idea que sostiene que hay “direcciones naturales” o que “siempre parece que la revolución es un devenir inevitable” es problemática porque parte de un presupuesto falso; y es aquel que postula que la clase obrera es ontológicamente revolucionaria. Y en verdad no es ésa la lectura que hizo Marx sobre este tema, sino la interpretación que hicieron muchos de sus vulgarizadores, entre ellos el estalinismo, que lamentablemente, no solo trajo muchas confusiones sino también serias distorsiones que pretendían justificar bajo barniz marxista la traición a la revolución socialista. Entonces, para analizar este tema y no volvernos antidialécticos tenemos que dar explicaciones a través de los sucesos históricos reales y no con planteos abstractos. Y lo que uno puede ver en la clase obrera peronista de los años 40´ y 50´ es que tuvo avances muy importantes en sus reivindicaciones, incluso no sin conflictos con el propio Perón, y que llegado el año 55´ se dispuso a pedir las armas para defender al gobierno contra el avance reaccionario de la libertadora. Pero el General no quiso darle las armas a los trabajadores, tal medida es una navaja de doble filo, se puede volver incontrolable, tanto, que hasta los trabajadores pueden avanzar en sus reivindicaciones sin seguir su dirección. Por tanto, el problema no está en las masas obreras, sino en su dirección política, que es bonapartista (sui generis), no revolucionaria. Ahora, si aún queda alguna duda sobre esto, esas dudas se despejan por completo al llegar los años 70´, donde precisamente el peronismo ya no puede contener de ninguna manera a su base, ni Perón ni posteriormente Isabelita. Entonces, decide crear una fuerza fascista como la Triple A, aniquilando a la vanguardia luchadora del movimiento obrero combativo, peronista y no peronista, asesinando y desapareciendo a 1500 personas. Por su parte, la burocracia sindical peronista (la misma que mandaba al frente a sus propios compañeros) que había firmado el pacto social con la burguesía, luego del rodrigado tampoco puede contener a sus bases, y es allí donde tiene que llamar a la huelga general por el empuje del movimiento obrero de base. Luego, ya conocemos la historia, una sangrienta dictadura que como nunca antes actúa de la forma más criminal posible, esta reacción, precisamente responde a la combatividad de aquello a lo que estaba enfrentando, sino no se explica por qué fue mas sangrienta que otras dictaduras que la antecedieron. Mientras tanto, una estrategia revolucionaria realmente equivocada, con el terrorismo individual como método o con focos guerrilleros en Tucumán, aislados de lo que sucedía en el movimiento obrero. Errores éstos, sobre los cuales siempre tenemos que sacar conclusiones quienes luchamos por una verdadera emancipación de la humanidad.

      2. Estimado Juan, me parecen buenas las precisiones que hacés entre la obra de Marx y su vulgarización. Cuando antes hablé de análisis marxistas me refería sí, a sus vulgarizadores en realidad, ya que si bien por supuesto leí textos de Marx, estoy lejos de ser un conocedor profundo de su obra como para tener precisiones de este tipo.
        Estamos de acuerdo entonces en que no hay una dirección «natural» de las cosas, te comento mis diferencias con tu último análisis.
        Me parece que los avances de la clase obrera peronista, no solo a nivel de conquistas sociales, sino también en la concientización de su lucha, están mucho más, asociados al peronismo, que enfrentados con él. Con lo cual, en esa primera etapa, el peronismo fortaleció las conquistas trabajadoras, desde todo punto de vista. Luego, yo acepto que su dirección política no es NECESARIAMENTE revolucionaria, pero es que para mi, ser NECESARIAMENTE revolucionario, significa suponer que hay una dirección «natural» de las cosas. ¿No es lógico pensar que algunos cambios pueden darse a través de revoluciones y otros de modo pacífico? ¿La historia no muestra eso en realidad? En Francia estuvo la triunfadora revolución francesa. En España la derrotada guerra civil española. En España todavía existe la monarquía, en Francia, no. ¿Hay diferencias sustanciales hoy en día entre ambas sociedades? Y ojo que con esto no digo que entonces nunca haya que recurrir a la revolución, porque la historia «avanza» por distintos caminos, y uno de ellos es el revolucionario. Pero no veo que sea el único.
        Volviendo al Perón del 55, si él hubiera pensado que dando las armas a los trabajadores, igualmente iban a ser derrotados, ¿estaría mal que desistiera de combatir, esperando más éxito en el sostenimiento de las mejoras por caminos pacíficos? No veo por qué en situaciones como esa SIEMPRE habría que optar por el combate. Muchas armas habían sido compradas por Evita a Holanda para darlas a la CGT, es decir que la OPCION revolucionaria estaba presente en la dirigencia del peronismo, que no solo es Perón, ya que si así fuera, el peronismo entonces terminó hace 35 años.
        En cuanto a los años 70, no puedo dejar de coincidir en cuanto a los errores y horrores que hubo dentro mismo del peronismo. Pero mi conclusión sobre eso es un poco diferente. Creo que la estrategia pendular de Perón, con la que puedo acordar en muchos momentos de la historia, no fue viable en una situación tan extremadamente tensa a nivel nacional e internacional, como la de esos años. El péndulo favorece la acumulación de fuerzas en pos de un objetivo, pero mientras la conflictividad interna resulte manejable. En los 70 ya no lo fue, con las consecuencias que señalás.
        En suma, respeto y acuerdo con muchos de tus análisis, pero sigo creyendo que en algunos momentos esos análisis se basan en supuestos que se dan por sentados, principalmente que los cambios se dan siempre por caminos revolucionarios y que ante una situación pre-revolucionaria siempre (o casi)habría que optar por el enfrentamiento, sin medir demasiado los costos. Yo no rechazo de plano las revoluciones, pese a sus costos, porque considero al sistema capitalista, MUY OPRESOR, entonces creo que hay situaciones en donde la violencia del sistema, provoca la violencia revolucionaria y la revolución es el desenlace natural. Pero lo que no creo, es que haya que IR HACIA la revolución, como si esta fuera el método ideal de cambio, ya que además de los costos revolucionarios, luego la revolución también tiene el riesgo de desvirtuarse, es decir, que tampoco asegura nada. Saludos.

  40. SEÑOR ANTONIO CAFIERO:

    Le voy a contestar con total sinceridad; yo lo mencioné indirectamente cuando en mi escrito inserto:»COMO DECIA UN VIEJO PERONISTA la caracterización que vos hacés del peronismo como “una fuerza política inclasificable” y la descripción de las oscilaciones ideológicas características “de un movimiento que siempre se resistió a ser encorsetado en una estructura partidaria tradicional”.
    COMO DECIA UN VIEJO PERONISTA… me refería a Ud. primero omití poner su nombre por varios motivos… el primero de ellos, es que yo a Ud. en mi calificación personal como viejo peronista de la primera hora que soy, Ud. que me calificó de «chapucero» y de copiar y pegar, siempre lo escuché en reiteradas oportunidades «chapuceando» con MENEM y justificándolo dentro del movimiento y levantando la mano aprobando sus políticas,no registra mi memoria palabras críticas a los desaguisados de este turco chanta que tanto daño hizo a todos loa argentinos.
    No obstante, lo que le digo, el comentario que Ud. escribió yo lo rescaté como muy valioso y lo archivé en mi asuntos personales porque me pareció muy didáctico y contundente; y cuando tengo oportunidad de verlo por televisión no lo dejo de ver. No obstante mis argumentos, lo respeto como un baluarte de primera línea dentro del Peronismo.
    Se que lo toqué el EGO, su nombre no fue mencionado, cuando tira un pensamiento o varios pasan a ser de todos. Pero como porteño e hincha de Boca que es, está dispuesto a no dejar titere sin cabezas cuando le roba un «cabecita negra» como yo un par de frases de su autoría. Y Ud. justo Ud. un personaje tan encumbrado, se vio herido en su amor propio por semejante felonía. Me aconcoja su benevolencia con el que se equivoca. Me hizo sentir mal porque me miró con la soberbia del gorila y no con la comprensión de un encumbrado político del partido más importante en la historia del país. Yo debo ser el último de los soldados del peronismo, pero levanto la bandera del general en cuanto a la exigencia de humildad. Seguro que Ud. no habrá chapuceado en su larga historia de político. Lo felicito. Tuve la osadía de haber copiado y pegado «ALEVOSAMENTE». Le pido mil disculpas si lo ofendí.
    Lo saludo con el mayor respeto.
    LE CONTESTO AHORA PORQUE REPASANDO RECIEN LO VI.
    Lo saludo con mi mayor respeto

  41. Después de lo que se ha escrito, y de lo que podemos derivar que hay muchos peronistas, aunque parece que están hablando de cosas diferentes, nada mejor que acudir a Laclua (Sí, Laclau, no se enojen) para que nos ayude, quien nos instruirá y nos dirá que el peronismo es un significante vacío, o sea que es un significante que no tiene significado, con lo cual es una palabra que puede ser usada con entera libertad por quien lo desee, para decir una cosa u otra.- Si el peronismo es entonces un significante vacío, no existirían problemas en entrar en el peronismo y darle el significado que más nos guste.-
    Así el peronismo sería como un gran colectivo cuyo conductor (significante) sería Perón, quien por el espejito vería sentados a Menem, Firmenich, López Rega, Cafiero, Kirchner, etc., que se pelearían entre ellos, pero mientras Perón condujera no habría problemas, pero cuando éste regresa a la Argentina, Perón ya no pudo ser un significante vacío: era el presidente y, como tal debía tomar decisiones y optar entre alternativas, lo que originó un proceso de diferenciación antagónica y enfrentamientos dentro del colectivo, lo que según Laclau llevó a que el país entrara en un proceso de rápida desinstitucionalización, cuya consecuencia fue el golpe militar de 1976 y el establecimiento de uno de los regimenes más brutalmente represivos del siglo XX. (La razón populista. FCE. Bs. As. 2005. págs. 266/274).-
    Tendría razón el general cuando decía que en la Argentina hay un tercio de socialistas, un tercio de conservadores y un tercio de radicales. ¿Y los peronistas? ¡Ah, peronistas somos todos!”.-

    1. Daio, creo que te estás salteando algunas precisiones, pero de todas maneras, solo puedo decirte: ¡Bienvenido!
      Ya te considerás peronista y además citás a Laclau. Aunque todavía no lo sepas, de ahí a votar Kirchner 2011 hay un paso muy corto, te queda un año y medio para darlo.

  42. Sergio:
    Te respondo brevemente: en ningún momento sostuve que las masas obreras peronistas se enfrentaron a su líder en el 55´, sino que precisamente al ser Perón una conducción bonapartista, no revolucionaria, desviaría el proceso aunque los trabajadores estuvieran dispuestos a tomar las armas. Siempre han existido y existirán direcciones políticas reformistas en el movimiento obrero que desde su dirección desvíen cualquier proceso con potencialidad revolucionaria. Por eso dije antes que Perón actuó como dique de contención y lo caractericé como un bonapartismo sui generis. Por otra parte, ninguno de nosotros dos podemos saber con exactitud que pensaba Perón en el 55´, digo esto por tu conjetura sobre que “si él hubiera pensado que dando las armas a los trabajadores, igualmente iban a ser derrotados”, no obstante, sí podemos mirar la historia para darnos cuenta que Perón no era revolucionario y que de hecho en épocas revolucionarias tuvo políticas contrarrevolucionarias (Triple A). Eso es un dato objetivo que lo podemos ver en el propio proceso histórico, más allá de las conjeturas sobre lo que podría haber pensado o no. Por supuesto que al interior del peronismo hubo sectores dispuestos a llevar adelante una política muy progresiva que abría la posibilidad de una revolución, eso está claro, pero como dije antes el problema estaba en su dirección política, no en sus bases.
    Sobre tu postura respecto a que hay que medir los costos de una revolución y que la revolución no garantiza el éxito posterior efectivamente es así, por eso no se puede emprender una revolución en cualquier momento ni de cualquier manera, por eso es necesario estudiar, pensar y sacar conclusiones sobre las diferentes estrategias revolucionarias que han tenido lugar en la historia, la estrategia foquista del Che, la de los Soviets en Rusia, el maoismo, etc. De cada una se pueden y se deben sacar conclusiones sobre sus defectos y virtudes para emprender políticas acertadas. Ahora bien, el éxito, solo podemos garantizarlo luchando, militando y poniéndonos a prueba en la propia historia, eso no lo puede contar ningún libro ni predecirlo ningún genio.
    Finalmente, respecto a eso de “tender a la revolución” que mencionás en realidad el problema está mal planteado, porque el punto es que a esas instancias se llega en la medida que la clase obrera avanza en sus reivindicaciones y la burguesía responde con sus políticas reaccionarias. El peronismo en su origen tuvo consignas reformistas, los obreros solo querían aumentos salariales y mejores condiciones de trabajo, sin embargo, terminó pidiendo las armas aunque nunca se hubiera planteado de antemano una revolución.
    Un saludo.

  43. Sergio:

    algunas consideraciones a tu post:

    Menem solía decir a los que lo criticaban que Perón hubiese hecho lo mismo que él, que hizo prácticamente las políticas opuestas a las banderas del peronismo. Menen es la continuidad (lo neo) de las políticas liberales impuestas a sangre y fuego por la dictadura oligárquico-militar con máscara peronista y con los votos del pueblo. Recordemos el «no los voy a defraudar» y su sincericidio: «si yo decía lo que iba a hacer no me iban a votar». Primero dividió a la CGT que encabezaba Ubaldini, conformó un CGT adicta con Barrionuevo y los «Gordos» y los combativos de las filas de los «25» todos beneficiarios de las privatizaciones de las empresas nacionales estratégicas para el desarrollo nacional (YPF, ferrocarriles, Entel, Somisa, etc.). Si esto se puede considerar que gobernó con la alianza de los trabajadores… La derrota de las luchas de los trabajadores contra las privatizaciones, la ley de empleos, predecesora de la ley de flexibilización laboral (con banelco y luego sin banelco), la fenomenal desocupación y la fragmentación social, pueden dar cuenta de ello.

    Otra a uno de tus comentarios del 1º de junio – 12:10 pm :

    Es en el ámbito de la justicia donde se quiebran definitivamente las leyes de obediencia debida y
    punto final (fallo de juez Gabriel Cavallo del 6 de marzo de 2001) y no desde el poder político (pese a la derogación de las mismas en el congreso a instancias del Frepaso en marzo del 1998). Son los juicios por la Verdad (Juicio a Videla por la apropiación de hijos) los que voltearon el indulto. Estos son los hechos: los familiares, los organismos de DDHH. persistieron en llevar a juicio a los genocidas, aún cuando la leyes de impunidad. Sólo después, y después que la justicia, el poder político las anuló.
    He aquí una breve cronología (que por otra parte no es completa): http://www.comisionporlamemoria.org/cronologia.htm

    Por último:

    Interesante debate y aprecio cierta apertura a considerar otras opiniones, incluso en tu posteo anterior “debatiendo con Beatriz Sarlo”, y como un animarse de Artepolítica en “y por último los hombres”. Sin embargo, he notado que con frecuencia se cita a filósofos, sociólogos y otras yerbas, extranjeros y la poca presencia de los teóricos revolucionarios que supo dar el peronismo. Como decía un compañero: “hay que poner las patas en la fuente” y no se refería a que “no hay que sacar los pies del plato”.

    Saludos.

    1. Ricardo, lo de la alianza de Menem con los trabajadores, tengo claro que es un punto controvertido, pero lo que digo no es tan distinto que lo que decís vos, se alió con un grupo de los trabajdores, CGT adicta y trabajadores en blanco que tenían un buen ingreso y se enfrentó con los que quedaban desocupados y la parte que salió de la CGT, MTA de Moyano, y también la CTA, por ejemplo. Pero las alianzas muchas veces tienen que ver con distintas cosas, por ejemplo, yo creo que un número muy importante de trabajadores votó a Menem en el 95. Con esto no defiendo a Menem, pero señalo algunas continuidades, nada más. Digamos que por su pertenencia política, para un peronista es difícil enfrentar diréctamente a los trabajadores, al menos debe aliarse con una parte.
      No dudo que la tarea de los organismos de DDHH y la lucha de madres y abuelas fue fundamental, pero cuando el poder político aceptó acompañar eso, fue durante el gobierno peronista de los Kirchner.
      En cuanto a las citas de extranjeros, en mi caso cito los párrafos que me vienen a la mente cuando escribo o pienso en un texto. No me cabe duda que en mi formación cultural estuve más influenciado de lo que me gustaría por textos extranjeros, lo considero un defecto, de ninguna manera una virtud, pero tampoco voy a forzarme a hacerlo de manera distinta a lo que me sale. Me extiendo un poco en este punto, porque justo estoy por mandar un nuevo post y va con citas de Marx y Hobsbawm, no puedo menos que decirte que das en el clavo. :) Saludos.

      1. Sergio:
        Tal vez el equívoco surge porque en la actualidad podemos decir de la alianza del Gobierno con la CGT (Moyano) y desplazando esa línea en paralelo nos encontramos con Menem y la CGT de los gordos. Miremos un poquito el panorama sobre qué sucedía con las bases de esta CGT-San Martín que apoyó a Menem. La Unión Ferroviaria de Pedraza: miles de trabajadores a la calle, pueblos enteros incomunicados: «ramal que para ramal que cierra» era la orden; la UOCRA (Martinez) y los otros gremios de la construcción debieron restructurar sus sindicatos de bases por la fuerte desocupación, pasando a constituir sindicatos regionales. Es el mismo caso de la UOM (Lorenzo Miguel), de ahí la pérdida de su otrora poder en la dirigencia gremial, y el SMATA de Rodriguez otro tanto. Apréciese que Camioneros (Moyano) empieza a tener cierto protagonismo político no por el peso del MTA sino por el cambio estructural de las comunicaciones impuesto por Menem. No tan solo se dividió a la CGT, se barrió cualquier oposición sindical a las privatizaciones: Guillán (Telefónicos) obtenía concesiones del gobierno de modo de quebrar las huelgas de quienes resistían la privatización de Entel. No son las únicas concesiones, toda esa cúpula sindical participó de las privatizaciones. En Google Libros vas a encontrar: «Sindicalismo, coaliciones partidarias y reformas de mercado en América Latina» de María Victoria Murillo.
        Entonces en la comparación entre la CGT-Gobierno actual y la CGT que apoyó a Menem es muy distinta la situación en sus bases; otra cosa es el voto popular.
        En el tema de la lucha de los organismos de derechos humanos doy cuenta de los hechos. Detallo cierta cronología porque a veces perdemos el hilo de la secuencia de los mismos, y concretamente porque en tu comentario escribiste: «Kirchner, años después, también dentro del peronismo, encarcela a Videla, anula punto final, obediencia debida y termina actuando absolutamente en acuerdo a principios».
        Te recomiendo leer JW Cooke: El peronismo alternativo de Richard Gillespie.

        Saludos

  44. Ricardo, lo de la alianza de Menem con los trabajadores, tengo claro que es un punto controvertido, pero lo que digo no es tan distinto que lo que decís vos, se alió con un grupo de los trabajdores, CGT adicta y trabajadores en blanco que tenían un buen ingreso y se enfrentó con los que quedaban desocupados y la parte que salió de la CGT, MTA de Moyano, y también la CTA, por ejemplo. Pero las alianzas muchas veces tienen que ver con distintas cosas, por ejemplo, yo creo que un número muy importante de trabajadores votó a Menem en el 95. Con esto no defiendo a Menem, pero señalo algunas continuidades, nada más. Digamos que por su pertenencia política, para un peronista es difícil enfrentar diréctamente a los trabajadores, al menos debe aliarse con una parte.
    No dudo que la tarea de los organismos de DDHH y la lucha de madres y abuelas fue fundamental, pero cuando el poder político aceptó acompañar eso, fue durante el gobierno peronista de los Kirchner.
    En cuanto a las citas de extranjeros, en mi caso cito los párrafos que me vienen a la mente cuando escribo o pienso en un texto. No me cabe duda que en mi formación cultural estuve más influenciado de lo que me gustaría por textos extranjeros, lo considero un defecto, de ninguna manera una virtud, pero tampoco voy a forzarme a hacerlo de manera distinta a lo que me sale. Me extiendo un poco en este punto, porque justo estoy por mandar un nuevo post y va con citas de Marx y Hobsbawm, no puedo menos que decirte que das en el clavo. :) Saludos.

    1. Isabel, pusiste Sergio F, no está claro, pero probablemente la pregunta iba dirigida a Ricardo, igual te menciono al que más me gusta a mi: J.W.Cooke, los demás se los dejo para que los responda Ricardo.

  45. perdon,el F es Ricardo.Despues que escribi estuve pensando en Cook,y me dije ¡que poco tuvo vigencia su pensamiento en el peronismo real!Despues de los Montoneros J.D.Peron quizo poner las cosas en su lugar y se alejo de la izquierda.Hoy la oposicion pretende que los K.son de aquellos y apunta al cuco de Chavez,pero es una de sus falacias.

  46. Podría extenderme, pero aburriría. Peronistas, peronismo y PJ no son lo mismo. El PJ es un pàrtido, pero el peronismo no lo es. Es cierto que el PJ tiende irremediablemente a ser parte del sistema político liberal, pero también los sindicatos son parte del sistema productivo. Quizás la pregunta crucial sería: existe el peronismo? No se que responder, pero tiendo a creer que no. En los 90, el peronismo real demostró que era capaz de destruir lo que había construido, es decir, dio un giro de 180 grados dejando de ser lo que había sido.
    La situación me suena muy parecida a los federales que participaron en las revoluciones del 80, del 90 y de 1905 cuando en realidad el proyecto federal ya había sido derrotado mucho antes. Eso no significa que hayan desaparecido los peronistas, ni que muchos de ellos juegen hoy en favor de la independencia, porque, con esos términos o con otros, la contradicción principal sigue siendo patria o colonia.

  47. Sergio:
    Tal vez el equívoco surge porque en la actualidad podemos decir de la alianza del Gobierno con la CGT (Moyano) y desplazando esa línea en paralelo nos encontramos con Menem y la CGT de los gordos. Miremos un poquito el panorama sobre que sucedía con las bases de esta CGT-San Martín que apoyó a Menem. La Unión Ferroviaria de Pedraza: miles de trabajadores a la calle, pueblos enteros incomunicados : «ramal que para ramal que cierra» era la orden; la UOCRA (Martinez) y los otros gremios de la construcción debieron restructurar sus sindicatos de bases por la fuerte desocupación, pasando a constituir sindicatos regionales. Es el mismo caso de la UOM (Lorenzo Miguel), de ahí la pérdida de su otrora poder en la dirigencia gremial , y el SMATA de Rodriguez otro tanto. Apréciese que Camioneros (Moyano) empieza a tener cierto protagonismo político no por el peso del MTA sino por el cambio estructural de las vías de comunicación y transporte impuesto por Menem. No tan solo se dividió a la CGT, se barrió cualquier oposición sindical a las privatizaciones: Guillán (Telefónicos) obtenía concesiones del gobierno de modo de quebrar las huelgas de quienes resistían la privatización de Entel. No son las únicas concesiones, toda esa cúpula sindical participó de las privatizaciones. En Google Libros vas a encontrar: «Sindicalismo, coaliciones partidarias y reformas de mercado en América Latina» de María Victoria Murillo (lo de telefónicos y luz y fuerza págs. 211 en adelante).
    Entonces en la comparación entre la CGT-Gobierno actual y la CGT que apoyó a Menem es muy distinta la situación en sus bases; otra cosa es el voto popular.
    En el tema de la lucha de los organismos de derechos humanos doy cuenta de los hechos. Detallo cierta cronología porque a veces perdemos el hilo de la secuencia de los mismos, y concretamente porque en tu comentario escribiste: «Kirchner, años después, también dentro del peronismo, encarcela a Videla, anula punto final, obediencia debida y termina actuando absolutamente en acuerdo a principios».
    Te recomiendo leer «JW Cooke: El peronismo alternativo» de Richard Gillespie.

    Saludos

  48. ¡Pobre gordo Cooke, primer experimento protomontonero en lo que hace a los coqueteos del General con la izquierda! Quería dar al peronismo un contenido de lucha de clases , algo que salvo en lo discursivo jamás deseó Peron y en su relación con el Guevarismo el Che le cogía la jermu.
    En el utópico «peronismo de Izquierda» muchos se equivocaron sobre la orientación de Perón y otros creyeron que practicando el «entrismo» podrían influir en su política ( y se equivocaron en la correlación de fuerzas).
    Salvo diferencia coyuntural de conducciones la CGT de Moyano, Barrionuevo , Martinez, Lorenzo Miguel, Rucci todas han tenido un mensage coherente con los postulados del General » …de la casa al trabajo y del trabajo a casa» ( Revolución , las pelotas)

  49. Si el kirchnerismo fuese de izquierda … ¿ gastaria millones en futbol para todos, en vez de generar planes de asitencia para la desnutricion infantil? Quien asume el poder y no centra sus esfuerzos en solucionar lo socialmente urgente, no solo no es de izquierda, sino que, ademas se convierte en un asesino.

  50. Se me hace difícil entender el peronismo sin mirar a Peron. Viendo a Peron me pregunto que ideología tenia él, si es que es posible saberlo. De seguro él si lo sabia, pero él murió y ademas de preguntarle diría aquello que queremos escuchar. Por eso los de izquierda escuchaban que el era de izquierda y los de derecha escuchaban otra cosa.
    Lo poco que si sabemos es que el General Juan Domingo Peron fue parte del GOU y como tal era anticomunista, de echo creo que el mismo Peron redacto parte de los textos del GOU (Grupo de Oficiales Unidos). De ser de izquierda seria de una izquierda relativa, no llegaría al comunismo.
    Los sociales democratas sabemos que son mas de derecha que de izquierda dado que siempre terminaba apoyando a la derecha, luego miran hacia otro lado ante los crimines que esta comete y luego pide perdon, dicen no saber que se tomaría un rumbo tan violento. Se me ocurre que Peron no era tampoco socialdemócrata.
    Ademas Peron era General, esto es, Peron era militar. Los militares de izquierda, al menos en Argentina, son difíciles de encontrar.
    Digamos, pues, que tenia instrucción militar y ademas era aparte de un grupo que se auto proclamaba anticomunista. todo indica que no era muy de izquierda que digamos. Tenia mas hagallas que un social democrata o al menos era mas brabucon.
    La primer etapa del Peronismo, y casi digo de Peron, fue una etapa mas ligada a las reivindicaciones sociales, lso derechos del so trabajadores, derecho de la mujer, los niños, etc, eso hace pensar en izquierda, por eso la izquierda vio a Peron con buenos ojos. Parte de la izquierda, claro esta, otra no. Cooke le pidio al general que se defina cuando el general estaba en Puerta de hierro y el general no hizo nada. Cooke pretendía un Peron mas cercano a las politicas de izquierda, una especie de Fidel Castro quizas. Al menos alguien mas decidido al socialismo, eso seguro.
    Mas alal de las pretyenciones de Cooke y de aquellso peronistas que tenian una imagen de Peron contada por sus padres, prque Peron estuvo mas de 15 años fuera del pais exiliado, hay que ver que hizo Peron luego.
    Peron ademas de las reivindicaciones sociales tambien trajo nazis, dio lugar y encubrio la llegada de ex gerarcas del nacional socialismo y tuvo muy buenas relaciones con empresas germanasen aquellas epocas, ademas de ser admirador del Duce. Pese a no ser admirador de Franco se exilio en España y en Paraguay le abrio sus brazos el dictador Stroessner. Es decir que tenia buan onda con la derecha. Termino rodeado por la logia Propaganda Due de Licio Gelli cuyo representante mas cercano a Peron fue su ayudante y persoan de confianza Lopez Rega. La Licio Gelli trabajaba para la CIA en la lcuha contra el comunismo. Recordemso que Peron era anticomunista confeso en la epoca del GOU, recordemos que Lpez Rega comando la triple A, en la ultima etapa de vida Peron y lo que quedo del gobierno de Isableita (Maria Estala Martinez, viuda de Peron -tercer esposa del general-) en el tercer gobierno del peronismo, y que fue continuado por la dictadura del ’76.
    Peron empezo como anticomunista miembro del grupo GOU, un grupo de Militares al que Peron pertenecia y no era un oficialito sin importancia, sino que era unmiembro destacadisimo. Termino con la PDUE y la Triple A.
    Creo que Peron coqueteo con la izquierda, supo captarla para evitar el comunismo, fue un gobierno de derecha moderada y popular, que hizo de las reivindicaciones sociales y el estatismo su primer bandera pero que tarde o temprano derivaría hacia otra cosa. cuando comenzo a ser asi Peron estaba viejo y mal acompañado -o bien acompañado, solo el lo sabe-.
    Supo ver lo que al pueblo le faltaba y se lo dio, fue echado, volvió mas de 15 años despues y dejo en el poder a la derecha asesina y recalcitrante de Lopez Rega, la derecha que estaba a su lado, no se oriento hacia la izquierda como se le pedia y lo que vino despues de su muerte fue la antesala a la dictadura del ’76.
    Disculpen las faltas ortográficas que se me escaparon

  51. No soy kirchnerista, no soy peronista
    no soy radical ni socialista
    solo quiero que mi país esté mejor
    basta de peleas y discusiones por favor!

    somos todos argentinos
    hijos de una misma madre
    es madre patria,
    que se llama ARGENTINA la pu*a madre!!

    VAMOS GENTE QUE SOMOS TODOS HERMANOS EH??

  52. Les recuerdo a todos los que dicen que Perón no era ni de izquierda ni de derecha que su General se exilió en la España franquista y no en Cuba o en la URSS. Quizás eso les calare un poquito el panorama.

  53. Menem fue un traidor hdp nunca aceptaria peron regalar los recursos para vivir debajo de la bota de norteamerica menem fue un traidor

  54. El propio Perón, alguna vez lo dejo bien claro: «Algunas veces hay que ser de derecha, otras de izquierda y otras de centro».
    Lo que determinaba la posición «ideológica» de Perón era la realidad del momento. ¡Pragmatismo puro»!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *