A vos Cobos te digo: «la moncloa es bosta»

Estaba yendo y viniendo con artículos reformados y haciendo llamadas pero me hice tiempo para escribir en medio de la sesión en la que se trataba e proyecto de servicios de comunicación audiovisual para postear algo chiquitito.
Sobre las 18:00 hs del miércoles escribí sobre el vacío que estaba intentado crear la bolsa de gatos castrados que se hace llamar oposición, compuesta por mediocres analistas,  opinator’s con carnét de periodistas que encubren la injusticia del orden social en nombre de la libertad de expresión, vedetonas venidas a menos y politiqueros menesterosos de apoyo mediático.
Deslegitiman para fundamentar la existencia de una situación social e institucional descontrolada que solo  existe en la única neurona que les queda en sus limados cerebros.Y que por supuesto ellos proponen detener con un gran pacto.
Ellos son la prueba del paso del tiempo. Son los que han quedados rezagados, los pone en evidencia esoe ropaje vintage que usan y que era el propio de un tiempo que se fue.
Esa oposición (y una parte del bloque  que se formó de este  lado y que apoyó la moción) fueron formateados por la horma antipolítica y por  los medios y catapultados por la opinión publicada. El sistema político y sus principales actores se acomodaron a la pax mediática y ahora les está costando salir de esa configuración.
Pero no son solo tipos extraviados los que juegan sobre el tablero, detrás de este decorado están los titiriteros que defienden intereses confesables e inconfesables.
Mario Wainfeld dice
“Todo el abanico progresista regional tiene a los grandes medios como vanguardia de la oposición. Nada hay de ilícito en eso, los medios expresan intereses e ideología.”
Intereses e ideología. Cada uno elije formar parte del equipo que cree lo representa mejor. No hay aquí dramatismos, no hay batalla final, no hay madre, cuñada o tia de todas las batallas, no hay ejército del bién, ni ejército del mal.
La oposición es garante de la rentabilidad empresaria buitre.  Por eso muchos nos paramos en esta vereda.
La salida al laberinto antipolítica, por derecha e izquierda,  pasa por la política. Esta, poco a poco, va regenerando prácticas y reconstruyendo tejidos dañados.
Ezequiel Meler resume un hecho no menor que sucedió estos dias

La sabia decisión de la presidente de modificar el proyecto de ley, excluyendo a las telefónicas del negocio, … permitió al Ejecutivo capitalizar el ejercicio de consenso realizado de frente a la ciudadanía. De este modo, el oficialismo ha fracturado la oposición de algunos bloques emergentes, aliviando el componente crítico de aquellos que ya lo acompañaban.

La antipolítica juega con Cobos, derecho viejo, su última ficha.

Cobos se muestra como un mero garante de los intereses que fijarán las grandes empresas y monopolios en su hipotético gobierno. Esa es su carta mejor.

Cobos apuesta a que la inercia lo lleve, todos los demas se caen y el se anota como alternativa, de nosotros depende que Cobos sea Massaccessi de 1995 o de la Rúa de 1999.

Quienes no quieren desafios al orden establecido (y presumen que estos se potencian hoy en dia en cierto  sector del plexo peronista) buscan imponer el «consenso», proponen la Moncloa, por que quieren que la gente piense que lo mejor que nos puede pasar es el esclerotizante «consenso». No entienden de razones cuando uno les dice que uno encantado dejaría de llamrse peronista si ellos se pusieran al frente de un proceso de cambios. No es el peronismo el problema, nunca lo ha sido.

Insisten. Quieren llevarnos de nariz hacia una nueva Moncloa.

La Moncloa trae aparejada la idea  de alternancia. Es un golpe de timón  que intenta persuadirnos que lo más conveniente es un radical (masón) y políticamente correcto que no cree conflictos, y para ello nada mejor que hacer del orden establecido, un oren intocable. Solo marketing y  cosmética asistencialista.

Al consenso «moncloano» hay que oponerle la «conciliación de los sectores populares» dentro de un bloque que se respete, que sea amplio, plural, que contenga a fuerzas progresistas de centroizquierda y centroderecha, que es sabido pueden convivir tranquilamente, eso si con solo hacer el esfuerzo de ser tolerantes (o no tener las nalguitas tan apretadas).

La política es esa búsqueda permanenete por conciliar intereses y visiones diferentes es el seno de un país plural. Esa mayoría formada por la «conciliación» (se forma un bloque mayoritario que llega a una aceptación temporaria de una situación)   reemplaza al inexistente consenso de toda la ciudadanía, al que solo se llega rindiendose una de las partes.

Al consenso solo se llega en las sociedades brutalmente injustas en lo social y por ende autoritarias.

Dice Clarin (que huele a calas) que Cobos se comprometió a

«generar reglas claras y durables, que den un marco de previsibilidad y confianza a las inversiones existentes y futuras», a ser «prudentes» en las relaciones comerciales internacionales y a controlar que los beneficios de los subsidios y planes sociales «lleguen a la gente y no se pierdan en intermediarios y burocracia».

Hace falta saber algo más de este hombre para saber que es el titere que fué de la Rúa y  al que solo le vamos a ganar con política, liderando y no conspirando contra la conformación de un bloque que no tiene nombre y apellido y tampoco escrituras intransferibles.

About OMIX

Omar Bojos / Bonaerense, moronense, peronista conurbanero y defensor de los compañeros con quienes militó en tiempos un tanto más difíciles que los actuales (gracias a Dios)

View all posts by OMIX →

26 Comments on “A vos Cobos te digo: «la moncloa es bosta»”

  1. Tampoco me gusta una Moncloa en la que intervenga el oficialismo actual.
    Hace falta un pacto opositor con miras al 2012, uno gana y los otros ayudan para enfrentar al seguro golpismo revanchista. Y para desmontar rápidamente todo lo malo (que es mucho) de estos 8 años.

  2. Esta vez estoy de acuerdo con Mariano: sería mucho mejor que se formaran dos conciliaciones: una de los sectores populares, otra de los sectores que representan la UCR y el PRO, es decir, los sectores concentrados.

    No siempre fue así para la UCR. Hoy sí, y esto incluye al agonizante ARI y – por supuesto – el cobismo. Hace una semana hubiera incluido el PS, hoy creo que no.

    Eso sí, no «hay que» nada. Cuando se habla de que «hay que», estmos hablando de lo que le conviene a cada sector.

    Marcelo

    1. Conciliación es eso, simplifica la comprensión del debate pero no lo reduce ni lo extingue, hace que muchos lo comprendan haciendo de la política un hecho masivo. Esto va por el lado de acercar posiciones entre sectores diversos, acordar puntos comunes y aceptar bancar esa situación temporalmente. Lo interesante es lograr reducir las múltiples voces en dos o tres grandes trazos -aqui y ahora-.

      El bloque que sostendrá en el tiempo los avances alcanzados y seguirá desafiando (aunque sea tímidamente) al orden establecido no está construido, está bosquejado en parte por el peronismo que apoya, por el kirchnerismo que no reemplaza crítica con la obsecuencia, está en las fuerzas progresistas de centroizquierda que acompañan aún dudando y fundamentalmente hay que explorar en una centroderecha que injustamente no ha sido llamada a formar parte de la cruzada.

      El «gobierno» empezó a intentar la «conciliación» con el que podrá ser el sector donde se apoyará, pero para que esto no sea un hecho excepcional hace falta meterle pata al dialogo y sostener actitudes (estúpidos disciplinamientos) que dispersan y deshechar prácticas que lo único que conseguirán será disolver la iniciación y el fortalecimiento de un bloque que está hoy pespunteado.

      Quien crea en «Nestor 2011/15 y CFK 2015/19 y Jrs 2019/2023 solo por que este proyecto pasó el primer test de diputados, solo está conspirando con la conformación de este bloque y apuntalando la cletocracia en 2011.

      El «consenso» no es más que una adaptación: no es sino el tránsito de la dictadura de una minoría (a la usanza de los gobiernos oligárquicos y las dictaduras civico-militares latinoamericanas) a la dictadura de una cantidad de minorías, que varían en número, tamaño y diversidad, pero que se proponen como garantes de la rentabilidad empresarial buitre. Consenso es sentido común impuesto por un sector que se resiste a perder su hegemonía, es seguridad jurídica para la transferencia de ingresos de los sectores populares a los sectores concentrados de la economía.

      «Consenso» se escribe con «C» inicial, como «Cleto».

      1. OMIX, me gustó mucho el post, coincido en casi todo.
        Pero cuál es esa centroderecha que debería formar parte de la cruzada? No lo planteo como chicana, en serio te lo pregunto, porque realmente no veo que en este país existan sectores de derecha o centroderecha que no sean antinacionales (creo que hay que incluir acá a los «peronistas disidentes» que se fueron de la sesión)

      2. Corrijo:
        «hace falta meterle pata al dialogo y sostener actitudes que dispersan y deshechar prácticas (estúpidos disciplinamientos) que lo único que conseguirán será disolver la iniciación y el fortalecimiento de un bloque que está hoy pespunteado.».

        La centro izquierda está por el lado de Sabbatella/Pino/socialismos variopintos/ Ibarra/Lozano, etc. La centro derecha estaría dada por una infinidad de partidos provinciales, vecinalismos que se refugian en el color local por que no pueden mostrarse tal cual son.

  3. Omar: Sos el posteador que con más atención leo. Ya que todos opinamos y reflexionamos desde el «Afuera» y vos traés la visión de «Adentro». Podré estar o no estar de acuerdo, pero al menos para mi el aporte es muy valioso (Si no se lo lee de corrido, claro).

  4. Con las declaraciones cobistas de hoy el panorama se aclara cada dia mas:el quiere consensuar,K.quiere confrontar.Claro que es porque le conviene,y no por eso deja de ser un traidor:se monto en el caballo ganador del peronismo para,llegado el caso mostrarse como lider de la derecha.

  5. leer el post es como leer el guion de «el señor de los anillos»…del otro lado estan los orcos feos y sucios…y del nuestro estan los rubiecitos con las orejitas puntiagudas…

    cristina seria la virginal arwen…nestor es gandalf…el tal wainfeld aragorn…y los demas,los hobbits simpaticones…

    asi de simple es la «realidad» segun los progre/peronistas…(y con la nueva ley de medios…la realidad va a ser cada vez massssssss simple).

    hay algo q me preocupa sobremanera…q alguien vaya con este libreto medio berreton a la villa la cava o a la 31…y la gente de ahi se lo crea…bue,todo bien…hace mas 60 años q se la vienen comiendo doblada…(con pobreza,hambre,sin educacion y poco acceso a la informacion…muchas armas para defenderse no tienen convengamos)…

    ahora,q supuestos jovenes «progres» q se jactan de todos los autores q leyeron (hegel,gramsci,marx,sartre etc)…se coman el libretito asi sin mas…es preocupante la verdad…

    pero bue…parece q los telenovelones bananeros…no solo seducen a las amas de casa a la hora de la siesta…

    ahhh…la moncloa…les aclaro q ese pacto no fue producto de un repentino «rapto de inspiracion» gallega…si no mas bien q fue dijitado por la comunidad economica europea desde bruselas…

    «si ustedes quieren entrar a europa,comportense seriamente alguna vez…si no,van a seguir colgados de los pirineos»…

    y nosotros para q queremos SERIEDAD???…si asi nos va barbaro…hoteles de lujo en calafate,yates y aviones privados,sobrecitos de la SIDE,»subsidios» varios,puestitos estatales,apartamentos en puerto madero,etc etc etc…tamos joya ¡¡¡¡

    y si argentina,en los proximos meses…»q la fuerza te acompañe»…lo vas a necesitar…

    en fin…

    1. Je, je, je Leandro ganaste el premio «Anibal Pachano».

      La Moncloa, el consenso etc son todas muestras de dependencia cultural, de no saber interpretar que nos dicen cuando nos dicen.

      Ejemplo: Cuando los paises centrales dicen «la crisis terminó» (como lo están haciendo hoy) es que nos están advirtiendo que encontraron la forma de empomarnos y que la crisis de ellos la paguemos nosotros, y bue… tendremos que girar 270 grados y esquivar la succión.

      Ponete contento: parece que le están por dar un aumento a las FFAA.

    1. No, Político, no me saque las banderas: sucia, mala y fea, soy yo. Leandro es diviiinooo. ¡Mire la prosa que ostenta!

  6. En una palabra, hay que hacer un pacto de la Moncloa, concertación sobre ciertos puntos mínimos para políticas de Estado, y un pacto de gobernabilidad. Pero enfocado hacia el 2012 y sin el Kirchnerismo duro. El resto son bienvenidos.

  7. Fontevecchia con sus anónimos «dicen» es tan irritante como Leandro con sus «…».

    Dicen que si Videla siguiera siendo presidente Fontevecchia le seguiría lamiendo las botas.

  8. Y ya quer hablamos de pactos, lo importante es evitar el pacto de impunidad entre el que se va y el que llega.
    Lo que propongo es una ley de amnistia desde 2012 para los privados que han coimeado funcionarios, siempre que se sinceren, declaren y aporten pruebas en los primeros 180 dias. Despues cualquier detalle omitido los puede llevar a la persecucion penal. Algo parecido a lo que hizo Mandela con los derechos humanos en Sudafrica.
    Tambien se puede ampliar a funcionarios de menor jerarquia con el delito de encubrimiento, con la advertencia que seran luego procesados por ese delito las secretarias y colaboradores directos de los ex funcionarios.

    1. Eso ya es discurso de resignados y fracasados, tratemos ademas de juzgar que los opositores hagan el programa de gobierno del ejecutivo y no del judicial.

      Digo por que esto como programa es desubicado como chupete en el tuje.

      Claro Cobos y sus bonos y Duhalde nunca suscribieron a un pacto de impunidad, je, je, requetecontra JE

  9. Perder la sensaciòn de impunidad con unos centenares de ex funcionarios prsos me parece muy bueno a futro. Y se sabe que los crìmenes de lesa humanidad no prescriben, por que no romper el pacto de silencio y cambiar el paradigma de que nadie ca preso por robar?
    Creo que el problema es el pacto entre polìticos, con sus còdigos que nadie rompe.

  10. Ahhhhhh la antipolitica, ese recurso subyacente que aparece cada vez que la realidad nos estrella con el «finado» peronismo y con la «finada» política.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *