Doble o Triple Indemnización

En estos días se ha hablado mucho de posibles medidas a fin de cuidar el nivel de empleo vigente y evitar el despido de trabajadores. Varias terminales automotrices han hablado de despido, o bien han despedido empleados, o bien han puesto en marcha procedimientos de reducción de la producción. Hay un cierto “clima de desempleo” y, quizás por esto, han salido a la luz algunas medidas para paliar los efectos de la crisis en el plano laboral.

 

Se ha propuesto una amplia gama de medidas, desde prohibir (totalmente) los despidos por un periodo de tiempo determinado, reducción de aportes a nuevos empleos, condonación de deudas previsionales por empleo no registrado, y duplicación y aún triplicación de indemnizaciones por despido incausado.

 

Tengo ciertas dudas respecto de lo benéfico que pueda resultar la imposición de indemnizaciones duplicados o triplicadas. En verdad, mis dudas no se refieren tanto al cómo, sino a quién benefician. Parto de la base que el sector de los trabajadores no es uniforme, y que hay entre los trabajadores personas con más necesidad de protección legal, y otras personas o grupos de personas cuya necesidad es menor. Voy a tratar de dar un breve panorama del sistema de indemnización por despido de la Ley de Contrato de Trabajo (LCT), y después analizaré cuál es, a mi criterio, la real incidencia de estas medidas en el sector obrero, y finalmente, un par de ideas que entiendo resultaran más benéficas respecto de aquellos que necesitan mayor protección.  Este post es una versión menos jurídica del que publiqué en derecho leido

 

RÉGIMEN ACTUAL DE INDEMNIZACIÓN POR DESPIDO. En el régimen actual de la LCT, en los casos de despido incausado, el empleador deberá pagar al trabajador una indemnización de un mes de sueldo por cada año trabajado (o fracción mayor a tres meses), tomando como base la mejor remuneración (art. 245). Además, se establece un piso indemnizatorio, por el cuál ninguna indemnización debe ser menor a un mes de sueldo.  Finalmente, en el art. 247, la LCT prevé que en los casos despido por causa de fuerza mayor o disminución de trabajo no imputable al empleador (fehacientemente justificada), el trabajador tendrá derecho a percibir indemnización que equivale a la mitad de la que corresponde en caso de despido incausado, y en este caso el despido deberá comenzar por el personal con menor antigüedad.

 

LA INCIDENCIA DE LAS INDEMNIZACIONES DUPLICADAS Y TRIPLICADAS ¿QUIÉNES SON LOS BENEFICIARIOS? El sistema indemnizatorio de la LCT se estructura en base a la antigüedad del trabajador en un mismo empleo. Indemnizar a un empleado de un año de antigüedad es veinte veces menos caro que indemnizar a un empleado con veinte años de antigüedad, aun cuando ambos tengan la misma edad. Esto quiere decir que a medida que tiene más antigüedad, el trabajador tiene una protección, muy entre comillas, “más fuerte”. A esto debe sumarse el orden de despidos que fija el art. 247, según el cual, cuando hay fuerza de mayor o falta de trabajo, se debe empezar despidiendo a los trabajadores de menos antigüedad.

 

En mi opinión, una duplicación o triplicación de indemnizaciones por despido incausado hace exponencialmente más fuerte la protección del trabajador, a medida que este tiene mayor antigüedad. Es decir: en el sistema actual, para despedir un trabajador de un año de antigüedad, el empleador deberá pagar 1x, y para despedir un trabajador con veinte años de antigüedad deberá pagar 20x. Si se duplican las indemnizaciones, en el caso del trabajador de un año de antigüedad deberá pagarse 2x, y en el del trabajador con veinte años de antigüedad, 40x. De triplicarse las indemnizaciones, las proporciones serían 3x; 60x. Con esto quiero demostrar que la protección generalizada a través de la duplicación o triplicación, si bien en un análisis superficial parece proteger a todos los trabajadores, en verdad protege más a medida que se tiene más antigüedad, y protege más a quién ya estaba protegido más fuertemente, dejando más vulnerable a quién estaba menos protegido. Se deja vulnerable al menos protegido, al que tiene menos antigüedad, ya que en este caso, la brecha indemnizatoria no será de 19x, sino de 38x, o de 57x, según se dupliquen o tripliquen las indemnizaciones.

 

Creo que este agravamiento generalizado de las indemnizaciones puede resultar ineficaz para proteger del desempleo a quienes, dentro del sector formalizado, ya se encuentran más desprotegidos, y solo dificultará el despido de aquellos, por cuestiones económicas, ya era costoso despedir. En mi opinión, dentro de la parte de las políticas de empleo que implica el sistema indemnizatorio por despido, pueden hacerse cosas que beneficien más a quienes tienen una situación más precaria, y creo que la protección de los más débiles (en este sector, y en cualquier otro) resulta algo indiscutiblemente deseable.

 

AMPLIACIÓN PROPORCIONAL DEL PISO INDEMNIZATORIO. Teniendo en mente la protección de los más débiles del sector laboral formalizado (en blanco), me animo a dar una idea en este sentido. En mi opinión, el bajo piso indemnizatorio de los trabajadores con antigüedad menor a un año y tres meses hace que sean muy vulnerables al despido, en comparación con trabajadores con mayor antigüedad. Como ya dije, no creo que la solución sea duplicar o triplicar las indemnizaciones para todos.

 

Pero, creo que podría establecerse un piso indemnizatorio mayor para quienes tengan poca antigüedad, que en caso de concretarse el despido, también funcionaria como una suerte de subsidio de desempleo a cargo del empleador. Doy un ejemplo: creo que a los trabajadores podría otorgárseles un piso indemnizatorio de seis meses, para los trabajadores con hasta cuatro años de antigüedad (lo que implicaría en el caso de trabajadores con hasta un año de antigüedad sextuplicar las indemnizaciones vigentes, y en el caso de trabajadores con dos años, triplicar,  en el caso de trabajadores con hasta tres años de antigüedad, duplicar las indemnizaciones vigentes, y así sucesivamente), y respecto de los trabajadores con más de 4 y hasta 11 de  años de antigüedad, establecer un piso indemnizatorio de doce meses. Ello crearía obstáculos para el despido de todos los trabajadores, beneficiando a quienes hoy se encuentran en una situación menos protegida (los trabajadores con escasa antigüedad), proporcionando indemnizaciones tales que funcionen como una suerte de seguro de desempleo.

 

Con esta medida todos los trabajadores tendrían una fuerte protección indemnizatoria contra el despido, sin privilegiar aquellos que naturalmente están beneficiados por la propia antigüedad (y que por ende, no requieren tanto de protección como los otros).

 

Por supuesto, esta medida sola no sería suficiente, ya que los más débiles en el sector de los trabajadores son aquellos no registrados o en negro.  Debieran continuarse e intensificarse las campañas para la regularización y erradicación del empleo en negro. Y finalmente, creo que el Estado debiera dar algunas soluciones al tema del desempleo, a través de subsidios razonables, que permitan la búsqueda de trabajo, durante un tiempo razonable y sin desesperación,  y no obliguen a los desempleados a dejar la búsqueda de empleo a través de changas y ocupaciones informales que no hacen sino colocarlos en una situación de informalidad laboral que les dificulta el volver al sector formal del empleo. Estos subsidios de desempleo, como ha reclamado la CGT, debieran ser equivalentes (al menos), al salario mínimo vital y móvil.

 

En conclusión, no creo que políticas de prohibición total de despidos, o de agravamientos generalizados de indemnizaciones resulten una protección para los menos protegidos en el sector laboral. En cambio, la elevación de pisos indemnizatorios puede resultar en la equiparación de las dificultades de despido para todos los trabajadores y, entonces, una contribución al mejoramiento de la posición de los trabajadores con mayor riesgo de ser despedidos.

15 Comments on “Doble o Triple Indemnización”

  1. Es una buena idea. La protección laboral debería ser la misma para todo el mundo y no proteger mucho a unos pocos y poco o nada a muchos. La exagerada protección laboral de una élite la pagan los menos protegidos.

  2. Bueno Ana C, pero usted no vió las condiciones del Mercado de Trabajo a la fecha, lo de élite entrecomillelo por favor, que si no parece que hubiera realmente una especie de aristocracia obrera cuando esto no es así ni por lejos.

    Muy de acuerdo con el post.

  3. El problema con tu propuesta es que entonses seria mas barato echar a los trabajadores con mayor edad que generalmente son los que tienen mas antiguedad y que por razones de salud o artazgo segun las empresas rinden menos,tambien susede que los trabajadores mas nuevos tienen menos conciencia gremial,por eso las empresas los prefieren por sobre los mas antuiguos(tambien tenemos mas mañas jajaja,y conocemos mejor los convenios colectivosy es mas dificil flesibilisarnos)por eso los mas antiguos tenemos mayor indemisacion

  4. Nada de aristocracia obrera. Es como si los únicos trabajadores fueran los obreros. Todos los asalariados son «trabajadores» y algunos son más (muchísimo más) privilegiados que otros.

    Además, muchos de los así llamados trabajadores de «cuello blanco», en muchos sectores de servicios, deben estar en condiciones de trabajo más precarias que los obreros.

  5. hola una consulta a mi me interesa ya que estoy por perder mi empleo de 5 años, ya esta vigente la doble o triple indemizacion, y si a mi me despiden en marzo tengo posivilidad de conseguir ese regimen, gracias espero respuestas

  6. gracias a todos por los comentarios!

    hombre suburbano, mi idea parte de la base de que hay una desporporción entre lo que se protege a los trabajadores con poca antigüedad, y lo que se protege a los trabajadores más antiguos.

    Es decir, a quien al echarlo le tienen que pagar 20, 25 ó 30 sueldos, ya cuenta con una fuerte protección, mientras que para despedir a una persona que tiene un año de antigüedad basta con un sueldo. Esta última persona, con poca antigüedad, tiene una relativa desprotección (relativa, por que es mucho más de quien trabaja no registrado) frente al trabajador más antiguo. Por eso mi propuesta de proteger más a los más vulnerables del sector laboral formal. Además hay protecciones adicionales como la que obliga a despedir en orden de antigüedad (primero los más nuevos) en caso de despido por falta de trabajo o fuerza mayor. Creo que es suficiente protección, y por eso mi propuesta de no duplicar o triplicar todos los despidos, sino cambiar esta medida por una que focaliza en los más débiles, ampliando el piso indemnizatorio.

    miguel: no, esto no rige, y posiblemente no rija. Es un proyecto que el diputado Héctor Recalde (FpV – Buenos Aires) tiene en carpeta, pero que no ha presentado aún. En la última semana no se ha dicho mucho sobre el tema, posiblemente el debate vuelva a surgir. Pero a tu pregunta: la duplicación o triplicación no rigen. En marzo habrá que ver que régimen está vigente.

    saludos

    martín

  7. deseo saber lo siguiente
    hace 2 años y 5 meses que tengo varios contratos a plazo fijo en forma consecutiva por diferentes obras
    con el mismo empleador tengo derecho a indemnizacion
    por años de servicio jamas falte ni pedi permiso necesito ayuda urgente

  8. Luis, creo que lo tuyo es como una relación laboral permanente pero encubierta. Si probás que trabajaste siempre para el mismo empleador en forma continua, te corresponde tu indemnización por despido. Igualmente consulta con un abogado laboral.

  9. yo necesito saber, yo trabajo desde de junio 2004 en negro desde febrero 2012 estoy en blanco y en diciembre me fracturé mi mano y ahora mi empleador no me paga por q el solo me pagaba de la cantidad de produccion y ahora el solo esta esperando q me vaya q puedo hacer?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *