About Nicolás Tereschuk (Escriba)

"Escriba" es Nicolás Tereschuk. Politólogo (UBA), Maestría en Sociologìa Económica (IDAES-UNSAM). Me interesa la política y la forma en que la política moldea lo económico (¿o era al revés?).

View all posts by Nicolás Tereschuk (Escriba) →

12 Comments on “No hay palabras”

  1. Lástima que dudaron y demoraron 2 días, una mancha en la gestión de bachellet, que espero los chilenos le perdonen.
    Los saqueos no son algo que hace «el pueblo», sino que sufre el pueblo. Hay una constante en esos sucesos
    1) Presencia abundante, mezclados con el lumpenaje de siempre, de delincuentes comunes
    2) En muchos casos, presencia de clase media, saqueando comercios de cierta calidad.
    Hay una parte pequeña de la sociedad que si le sacan los frenos y las inhibiciones sociales (o si no los ve nadie) no pueden evitar la tentación de robar.
    Me he cansado de ver en los casos en que vuelca un camión, como estacionan autos de mucho valor, baja gente bien vestida, y recogen las cosas de la ruta y las guardan en el baúl, hace una semana vi un mercedes en la ruta 2 llenando el baul de latas de atun de un pobre camionero que había volcado.

    1. Tu frase «presencia abundante, mezclados con el lumpenaje de siempre, de delincuentes comunes» es de no creer eh.
      Ya van varios comentaristas que dicen esto, ¿qué pasa, muchachos? ¿Chile está lleno de «delincuentes comunes»?

      1. No, pero los delincuentes comunes que son muy poco activos (por el tema de la policía), apenas sucede un quilombo se ponen a robar sin parar. En cualquier saqueo hay gente que «se prende», pero lo principal es quién lo organiza, quién va al frente con fierros rompiendo puertas y dadon indicaciones de qué lugar «hay que visitar» y cuándo «rajar que viene la yuta».
        Acá por ejemplo, la tarea la realizan los laderos de los intendentes del conurbano, y ciertos grupos piqueteros. Aunque como el Estado ya los subvenciona jugosamente están tranquilitos. Pero el 89 y el 2001 vuelven fácil a provincia, al primer quilombo, el intendente se pone a la cabeza y marchan al Coto y a la casa de electrodomésticos del barrio a saquear. Total siempre hay giles de clase media que los justifican por el tema de «son explotados de la sociedad», y un «cómo les vas a llamar lumpen!»

    2. «Hay una parte pequeña de la sociedad que si le sacan los frenos y las inhibiciones sociales (o si no los ve nadie) no pueden evitar la tentación de robar».

      ¿Se refiere, por ventura, a la oligarquía?

  2. Todos sabemos a quien me refiero, estan en todas las capas sociales y los hay de todas las ideologías, cuando tienen una.
    Si estas en atención al públoco, dejá una lapicera valiosa arriba de la mesa y poné una cámara sorpresa. Te vas a caer de culo.
    El saqueador actúa distinto, solo en grupo. Recien estoy escuchando a Bachellet hablando del fenómeno psicosocial que transforma a una parte de la gente en saqueadora. «Las crisis y desastres como éstos sacan lo peor y lo mejor del ser humano». Para mi lo mejor es la solidaridad, la ayuda desinteresada a las víctimas, arriesgar la vida en un rescate, etc. Pero culturalmente es todo relativo y alguno puede tener otros valores.

    1. Yo también escucho la «radio que escucha el campo argentino». OK con la explicación. Yo no le quiero caer a Bachelet. Pero las fotos de los militares con los fusiles en la espalda de la gente no pueden tener una única lectura, me parece.
      Saludos

      1. Lo tuyo es un problema cultural que depende de nuestra historia, no algo racional si te abstraés de ella.
        Cuando hay hordas saqueando, hay que disuadirlas con la máxima demostración de fuerza posible, de esa manera se puede hacer sin muertos.

      1. La foto con los militares armados hasta los dientes es EXCELENTE. Como dice Mariano, acá hay que dar la imagen de fuerza con tuti, para no tener que ejercerla.
        Si ponés a desfilar tropas hasta el más guapo se guarda un tiempo. Así pasó en Brasil con la militarización de las favelas, donde terminaron controlando a los narcos sobre el terreno.
        Claro que vos, como progre que sos, preferirías que fueran docentes y trabajadores sociales, psicopedagogos y asistentes estatales a hacer el trabajo de controlar el caos. Con una carpetita y un «por favor no roben» creés que resolverías todo. Obviamente dirás «hay que llevarles alimentos, ropa, agua, medicinas» y así se arregla todo.
        La cuestión es que esa gente ya está en el terreno, y las cosas también (o crees que Bachelet sólo envió a Carabineros?). Precisamente los saqueadores habían empezado a robarse las medicinas y alimentos para la población para así repartirlos en el mercao negro y hacer jugosas ganancias.
        Tal como lo hacen todos los piolas acá. El último es un legislador kirchnerista del FPV en Tartagal que se quedó con un aire acondicionado enviado a una escuela tras los quilombos en su pueblo. Al que roba en medio del caos y en vez de dar una mano te pone un arma en la cabeza y te saquea, a ese tipo ninguna sonrisa. Ponele a un soldado armado al frente a ver si se quiere seguir haciendo el piola.

      2. «Así pasó en Brasil con la militarización de las favelas, donde terminaron controlando a los narcos sobre el terreno»???????

        ¡¿¿¿¿¿¿¡¡Lo Quéééééé?!!?!?!?!?!?

Responder a Mariano Te Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *