El radicalismo ha muerto, ¿vivan los “radicales”?

¿Justo habría que dejar de reflexionar un poco? Nah, salí de acá.

“Por la libertad, por la Constitución, por tus derechos”. “No más odios, no más divisiones, basta de prepotencia”. “Sin punteros ni choripán”. Algunas de las múltiples, entre las que se cuentan la “inseguridad” el “no a la re-reelección” y varias otras más. No estoy tratando de caricaturizar ni simplificar el reclamo, sino de captarlo en su generalidad, viendo las consignas “manifiestas” de la protesta del 8N.

Es una protesta que se vincula más con el lado de la “libertad” que implica la democracia, que por el de la “iguladad”. No es un reclamo por “más justicia social”, centralmente. No es parecido a -llevo a un extremo el argumento- a las consignas que podía presentar Saúl Ubaldini con sus paros en los años 80.

Siempre hablamos del peronismo. Hablamos mucho del peronismo. Ahora: una pregunta de la que voy a partir. ¿Cuánto ha impactado en la política nacional el desdibujamiento del radicalismo y de los dirigentes “surgidos de las filas del radicalismo” en la política actual? ¿Es este desdibujamiento uno de los motivos de este tipo de manifestaciones?

Amplío: si uno vive en cualquier ciudad de la Argentina, de cualquier provincia de la Argentina y proviene de una familia de clase media y/o no tiene identidad partidaria pero está enojado, enfrentado, disconforme al gobernador -hay muchas chances de que el gobernador sea peronista- o quiere expresar esa “diferencia”, a quién vota? Muchas veces, vota radicalismo. Esto se ve en la conformación de las Cámaras de Diputados y de Senadores donde la UCR es el segundo bloque en cantidad de miembros en ambos casos.

La situación a la que llega la UCR y los “dirigentes surgidos de las filas del radicalismo” en la última elección nacional es inédita. En 1983 ganó Alfonsín. En 1989, Eduardo Angeloz era un difigente vaya si competitivo. En 1995 la UCR toca un piso de casi el 17 %. Pero aún contaba con el liderazgo “nacional” (muy importante lo de “nacional”) de Alfonsín, que venía de firmar el Pacto de Olivos y al hacerlo demostraba una cuota de poder. En función de ese liderazgo, el radicalismo atravesó el desierto, dos años después se volvió ultra-competitivo con la conformación de la Alianza y cuatro años después puso al Presidente de la Nación.

En las elecciones de 2003 y 2007, esta “cosmovisión” del radicalismo vinculada a “lo institucional”, a la parte de la “libertad” de la ecuación democrática, más que la parte de la “igualdad” (va pivoteando siempre, pero pivotea más para un lado que para otro) estuvo seriamente expresada. Los votos de López Murphy y Carrió en 2003 sumaban el 30 % del electorado. En 2007, Carrió y López Murphy llegaban sumados a casi el 25 % de los votos. Y eso sin sumar los “radicales con Lavagna”, que se ubicaron en segundo lugar nacional.

Hay que entender que 2011 implicó una situación totalmente inédita, con Ricardo Alfonsín arrimando el 11 % de los votos y Carrió sin llegar al 2%. Y eso no viniendo de “cualquier lado”. Antes de las primarias, en el micro-micro clima nuestro estuvimos hablando largo rato acerca del posible “regreso del bipartidismo” (?!!!). Véase, por ejemplo, esta tapa del Le Monde Diplomatique del año pasado, que a mí me hubiera parecido técnicamente correcta.

Hablamos del famoso tema de los “sectores medios”. Los “sectores medios” siempre van a existir, muchachos. Y se van a querer expresar. El tema es si siguen existiendo los partidos que los representen cabalmente. ¿No les gustan “los partidos”? OK. Los liderazgos que los puedan expresar cabalmente en el orden nacional. Porque esta es una sociedad muy compleja, muy multicolor. Y lo seguirá siendo.

Si nadie los expresa, se van a expresar por sí mismos. La expresión no puede ser tapada en una democracia. Y esta, lo es. Vaya si lo es.

22 Comentarios a “El radicalismo ha muerto, ¿vivan los “radicales”?”

  1. Despuès de treinta años de democracia, resulta llamativa la postura/impostura “democràtica” del oficialismo.

    Igual, gracias por avisar que estamos en democracia y que hay libertad de expresiòn.

    [responder]

    pepe-velox, te agradeceriamos que nos avises si hay actividad neuronal sobre tus hombros y debajo de tu pelo.

    [responder]

    Chita està encantada conmigo, oiga.

    oficialmente, nula actividad. y para colmo se jacta de levantarse a chita, que resulto ser una mona muy facil de conquistar

  2. Lindo post. Me hizo acordar al clásico de clásicos de Torre (Los huerfanos de la política de partidos). Acá hacíamos una interpretación en esta misma línea hace un año. El radicalismo debería abrazar su destino de centroderecha y sacarse de encima a las viudas de Alfonsín tipo Moreau (por más simpático que nos caiga) que le dificultan la tarea

    http://www.generacionpoliticasur.org/2011/12/29/perspectiva-no8-diez-anos-despues-la-gran-familia-del-peronismo/

    Abz

    [responder]

    Probablemente sea tarde. Para cuando despierten del sueño socialdemócrata el Macrismo será el nuevo Radicalismo.

    [responder]

    Martin Reydo y Donnatuoni

    Por fin alguien lo dice
    1 que el radicalismo deje de delirar con socialdemocracias
    2 que aunque lo haga ahora, tal vez es tarde

    El radicalismo ya no tiene razon de ser y resulta un obstaculo para la necesaria regeneracion del sistema de partidos

    [responder]

  3. el radicalismo fue “revolucionario”con Alem,derrocado como irigoyenismo o con Illia,o con R.Alfonsin por los poderes reaccionarios.Nacio como asistente legal de los conservadores,pero tuvo momentos y aperturas “populistas”con Quijano(asociado con Peron)y la gente de la Coordinadora.y en gobierno demostro que no sabe manejar la economia como el peronismo.Su institucionalismo no alcanza xomo gancho electoral.Si no esta muerto poco le falta,porque hay radicales por tradicion,todavia.

    [responder]

    “No sabe manejar la economia como el peronismo”? Vos vivis en un lugar alejado donde no hay libros ni diarios? En su primer gobierno Peron revento la economia en tres anios. Introdujo la inflacion, desinflo las exportaciones, desestabilizo el peso, y tuvo que recurrir a financiacion externa en gran escala por primera vez en decadas. De su segundo gobierno mejor no hablar. Este, con todo el viento de cola del mundo, motivo de la bonanza reciente, tiene que introducir un cepo cambiario feroz, mas una inflacion galopante. Cosa que no pasa en ninguna otra economia sudamericana, salvo Venezuela.

    [responder]

    Sin hablar de la catastrofe menemista del uno a uno mantenido a ultranza. Pero puede ser que quien venga en 2015 como proximo presidente peronista tenga un poco mejor mano para la economia que sus predecesores. Peor no va a ser.

  4. ¿Por qué no tratar de entenderlo como un fenómeno nuevo (y/o en todo caso como continuidad de otros semejantes)? Se le han puesto todas las intencionalidades, se lo contrapone con el voto ciudadano con los ojos en el 2011 o en el 2013, se ha vuelto urgente buscarles un postor, un formato. No es la “primavera alfonsinista”, es sólo primavera en un país de latinoamérica.

    [responder]

    Ricardo F.:
    En el post me parece que justamente se lo ve como una contuidad de fenómenos semejantes.
    Saludos

    [responder]

    Si, aunque subyace el deseo o necesidad de que la realidad fuera la tapa de le monde diplomatique, que esto que se mueve por fuera de lo institucional con ciertos lazos con la cosmovisión radical, tiene cabida en ese partido si éste llegase a expresarlos. ¿Y si nadie los expresa?: comparto lo que decís en el último párrafo.

    Saludos

  5. Nicolás:

    Creo que es mas simple:

    1)Hoy los partidarios de la democracia republicana somos minoría y como tal los partidos que nos representan sacan menos votos.

    2)La necesidad del bipartidismo proviene mucho mas de los partidos “movimientistas”, hoy llamados populismos, que de los partidos republicanos ya que Uds. entienden la democracia en términos plesbicitarios.

    El diálogo interpartidario no les interesa, solo les interesa que exista el adversario que les legitime el plesbicito.

    Bueno lo lamento, hoy no hay.

    Entonces el problema es que como no hay “otro” afuera que les pueda poner límites se los tienen que poner Uds. a sí mismos cumpliendo la Constitución por propia iniciativa y voluntad.

    Y lo que se ve es que tienen serios problemas con esto de cumplir con los mandatos constitucionales y la causa básica es la forma de organización política que tienen los movimientos a diferencia de los partidos políticos.

    Si vivieramos como en los años 30´en pleno auge del facismo, Uds. no tendrían ningún conflicto con la ausencia de opositor organizado, actuarían como una dictadura de época.

    Pero dada realidad mundial actual, en que los países desarrollados han descartado por completo los modelos surgidos del facismo como formas válidas de organización política, la forma de organización política escogida por los movimientismos va a contrapelo de las formas en que el mundo moderno se organiza políticamente y ahí deseperadamente ruegan por un partido opositor que los valide.

    Y porque haría falta el opositor que los valide:
    Porque Argentina no puede continuar eternamente aislada del mundo desarrollado sin comprometer su desarrollo y caer en la irrelevancia.

    Pero para que ese opositor pudiera surgir el FPV debería renunciar a ser un movimiento y debería adoptar las formas de un partido político republicano, cosa que no está dispuestos a hacer ya que:

    1) Implicaría renunciar a la característica vocación hegemónica que es natural en los movimientos.

    2) Los obligaría a ceñirse a un corpus ideológico determinado mucho mas preciso establecido como premisa de pertenencia y por encima de los líderes circunstanciales, lo que naturalmente dejaría afuera a muchos adherentes que se verían obligados a migrar a otras agrupaciones políticas, disminuyendo el caudal electoral.

    3)Deberían renunciar a la conducción personalista y mesiánica de un lider y pasar a tener vida partidaria democrática con competencia interna por el liderazgo, algo casi sacrílego para Uds.

    4) La consecuencia de las tres decisiones anteriores es que quedarían expuestos a perder el poder con mas facilidad y/o a que los adversarios lo obtuvieran con menos esfuerzo.

    De ocurrir esto, se constituiría la alternancia como opción realmente viable, se estimularía la participación política de mas ciudadanos y seguramente aparecería el ansiado “partido opositor” por el que se desviven y desvelan.

    El bipartidismo o tripartidismo (a la uruguaya) solo puede aparecer si desaparece el movimientismo que por por su naturaleza hegemonica bloquea la aparición de partidos políticos sólidos.

    Otro capítulo es como se combate a los movimientismos para que vuelva a haber democracia republicana, pero eso descúbranlo solitos.

    [responder]

    Silenoz

    ZXC

    Desde mi punto de vista, no necesitamos un “enemigo” por los motivos que escribís, sencillamente pedimos en todo caso con quién competir y no para legitimizarnos ante el concierto y la aprobación mundial, me parece que somos mucho más humildes, mejorar nuestro sistema democrático.

    Por otro lado ha pasado mucho años desde la aparición de los fascismos y precisamente han desaparecido, al menos yo entiendo que sobrevive el que se adapta y el que no se convierte en fósil. Frente a tus tantos condicionales podría agregar que si mi abuela estuviera viva, entonces no estaría muerta.

    Y con respecto a los puntos que citás, me atrevo de tildarlos entre desopilantes y por que no prejuiciosos. Pero no te culpo, es muy probable que así sea por falta de conocimiento.

    Respecto al punto 1) es interesante que nos pidas a nosotros que renunciemos a el deseso de ganar para que otros puedan acceder. Sería más inteligente y valioso inclusive para el “retador” ganar en la liza, en buena ley.
    En cuanto a los puntos 2) y 3) es evidente el desconocimiento del “rival” y sus fortalezas… y claro así les vá

    No me considero un conocedor del peronismo pero, humildemente, te puedo recomendar a este para que veas como ma’o meno’ funciona el coso, y este otro que explica cómo se formó al nido de marabuntas que les pica el orto a muchos. Éste último se lo recomiendo a uno que anda por acá, que todos los días cuenta la cantidad de cuervos para ver si se cae la monarquía y de paso por ahí se entiende la “comida” de hígado propiciada a la república

    Conclusión: en lugar de andar pidiendo que nos dejemos ganar, mejor meterse a laburar y dar la batalla como corresponde. Pero para eso es necesario, mínimo pero no suficiente, salir de las sombras y sondear el terreno. Y, quizás así, el n-partidismo, que seguramente a algunos/muchos desvivirá y desvelerá pero no por tus razones, entonces aparecerá. Cuando se decidan a levantar el culo del sofá.

    Ciao

    [responder]

    Interesante :

    efectivamente, estan pidiendo eso “que se dejen ganar” mientras no quieren “levantar el culo del sofá”.

    Nuestros republicanos son vagos, asi de facil

    “Hoy los partidarios de la democracia republicana somos minoría”. Me costó seguir leyendo después.
    Repasá todas las leyes que votaron juntos legisladores “oficialistas” y “opositores”. Muchas muy importantes.
    Lo de “la uruguaya” me hace gracia. El Frente Amplio no es muy bien tratado que digamos por la derecha uruguaya, pero bueno.
    Saludos

    [responder]

    Zxc en “tips para perder” soy opositor, pero vos tb se las entregas solo abajo del arco y encima te sobraron tranxa 700 caracteres.

    [responder]

  6. El mesianismo peronista proyecta su trauma a la opo.

    No, no hay ninguna posibilidad de re re.

    Antes, mucho antes del 2015 bajarà a estas pampas el caudillo de la alternancia, probablemente se perfile luego del previsible fracaso del 2013.

    No desespere escriba, recuerde que en el 2003 Ud. ignoraba la existencia de un matrimonio santacruceño y ni papa de dònde quedaba Sta. Cruz, para no hablar de un proyecto. Sòlo habìa Duhalde.

    Namastè.

    [responder]

    Confirmado: no estuviste conmigo en el cuarto oscuro.

    [responder]

  7. Me parece que lo que le falta al radicalismo es el germen “acomodaticio” peronista. Yo no creo que uno sea de derecha y otro de izquierda, ambos son partidos de masas, si bien el peronismo es un movimiento. Al ser de masas, ambos están compuestos por distintos sectores ideológicos. Miren la historia de ambos partidos en el poder, y han tenido ambos, medidas que pueden ubicarse a uno u otro lado del centro. Lo que pasa es que el peronismo no es crítico de si mismo, como si lo es el radicalismo, esa crítica, a veces, desmesurada lo acerca a la autodestrucción. Comparar al radicalismo con el macrismo, es un sinsentido total, primero por darle entidad al macrismo, el que no tiene razón de ser. El mismo es un hijo del peronismo noventista. Segundo, el radicalismo tiene banderas, que Macri, jamas en su vida levantaría. Tercero y ultimo, Macri, es un invento de la prensa centralista porteña que quiere instalar un candidato, que no es capaz de ver mas allá de su nariz, la cual es la Gral. Paz, amen de que tenga un posible caudal de votos, creo que dicha prensa entra en la dicotomía a la que lleva el gobierno, y en la cual gran parte de la población entra.

    [responder]

Tu comentario


Si es tu primer comentario en este blog, va a ser moderado por un editor. o se aceptarán comentarios que incluyan calumnias, agravios o expresiones discriminatorias, tampoco aquellos que involucren el uso de múltiples seudónimos.