Con la televisión digital brasilera: tudo bom, tudo legal

La noticia más importante del día de ayer es una de la que nadie habla.

Argentina usará para TV digital la norma japonesa que ya eligió Brasil. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner y su par brasileño Lula da Silva encabezaron en Bariloche un acto en el cual el gobierno anunció la adopción de la digitalización de la televisión abierta gratuita, en el marco de la UNASUR. Argentina basará este cambio tecnológico en el modelo adoptado por la República Federativa de Brasil, lo que reafirma la intención de ambos países de trabajar juntos para que la región siga creciendo económica y socialmente.

La norma brasileña que Argentina implementará se denomina SBTVD (Sistema Brasileiro de Televisao Digital) o también ISDB-Tb (ISDB-T japonés estándar, versión brasileña). Es una técnica estándar para la televisión digital de difusión utilizado en Brasil y Perú, sobre la base del sistema japonés ISDB-T y su principal característica que lo destaca sobre los otros estándares es que es flexible y abierto.

La inversión pública y privada para que todo el país acceda a la televisión digital terrestre abierta está estimada en 3.500.000.000 pesos.

Por su parte, el Gobierno de Japón ha donado equipos para iniciar la transformación de los equipos actuales de transmisión a la TV digital.

En el marco de la cumbre del UNASUR, se suscribió el Acuerdo Complementario entre el Ministerio de Comunicaciones de la República Federativa del Brasil y el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación sobre cooperación en el área de Televisión Digital.

Un poco de historia. En el mundo hay tres normas en disputa para hacer el cambio de la TV analógica a la digital: la norteamericana, la europea y la japonesa. Cuando decimos disputa, decimos disputa por ganar mercados, ya que que un país adopte una norma u otra implica decisiones de inversión enorme en equipos y tecnología.

Brasil está metido en una lucha épica para hacer avanzar el software libre y para romper con la brecha de tecnologías entre países periféricos y centrales. De hecho, esta es una cruzada personal de Lula, quien por si necesitáramos otra razón para quererlo hizo este encendido discurso en defensa del software de código abierto (Linux, WordPress, esas cosas) y en contra del demonio mismo, digo, de Microsoft.

La decisión de Argentina de ayer es, simplemente, la mejor decisión tanto técnica como políticamente. Técnicamente, porque esta norma tiene la ventaja de de ser la única que está desarrollada para permitir la captación y transmisión de imágenes en equipos móviles, como por ejemplo celulares, de manera gratuita. Políticamente, porque adopta la misma norma que estarán utilizando Brasil, Perú y seguramente otros países latinoamericanos. (Están avanzadas las negociaciones con Venezuela y Ecuador, y según se rumorea, también Chile.) Esto permitirá general mercados con mayor escala, lo que hará más atractiva la producción y comercialización de equipos y tecnología en la región.

Pero hay otra parte de la historia. El principal lobbista de la norma norteamericana en el país es el grupo Clarín, en completa coordinación, eso sí, con la embajada norteamericana. Hace ya varios años, y convencido de su poder de lobby, Clarín realizó una importante compra de equipos de TV digital estadounidense (su versión) o, lo que es más probable y se rumorea en los ambientes de la actividad, consiguió un regalo de esos equipos a cambio de garantizar que Argentina adoptara la norma estadounidense. El argumento del gasto ya realizado era la principal carta de presión del grupo por este tema. (Acá publiqué sobre ese tema hace un año.) (Obviamente, ningún otro jugador del sector tenía la banca o la guita suficiente para hacer esa inversión por adelantado y antes de tener completa seguridad de que norma se adoptaría. Posición dominante en el mercado, que se dice.)

En suma, entonces: integración regional, independencia tecnológica, menos tecnología norteamericana, y Clarín con cien palitos menos. Tudo bom, tudo legal, ¿no?

: Politóloga. Me interesa la teoría de la democracia y el estudio del populismo.