Hoy somos un país mejor

Hoy somos un país mejor.

– Somos un país mejor porque, 28 años después, la democracia argentina está más viva y más vibrante que nunca. Con elecciones limpias, libres, y en donde participa rutinariamente casi el 80% de los electores.

– Somos un país mejor porque logramos avanzar en las discusiones, ganar y perder “batallas” culturales, electorales y económicas sin violencia, sin tragedias. Democracia y proyecto popular volvieron a juntarse, y son hoy las dos caras de una misma moneda. Somos mejores porque logramos usar la democracia para mejorar la vida de millones. Las máximas alfonsinistas (“con la democracia se cura, se come, se educa”) no eran falsas pero necesitaban, para volverse posibles, del agregado fundamental kirchnerista: animarse.

– Porque el pueblo (sí, el pueblo) argentino demuestra una y otra vez su compromiso democrático, su rechazo a los discursos de odio, su voluntad tolerante, su carácter de sujeto político que opta siguiendo nada más que su propia cabeza y su corazón. No es infalible, por supuesto, pero demostró tener mejor brújula que gran parte de la elite ilustrada.

– Argentina es un país mejor porque tiene un sistema político mejor, porque tiene una clase dirigente (opositora y oficilialista) mejor y un sistema de partidos mejor. Son, las tres cosas, perfectibles. Pero son mejores que hace diez años.

– Porque logró llevar adelante una reforma política y ponerla en práctica exitosamente. Porque esa reforma permitió a todos los partidos acceder de igual manera a la publicidad, y porque entonces ningún partido depende de los recursos económicos para ofrecer su propuesta de gobierno. Porque esa reforma le devolvió poder a los partidos políticos de alcance nacional y creó incentivos para formar alianzas y acuerdos antes que candidaturas de outsiders. Somos un país mejor porque más gente cree en la representación política.

– Argentina es un país mejor porque su Congreso es mejor, debate mejores iniciativas (algunas impulsadas por el oficialismo que alguna vez fueron idea de la oposición). El Congreso de 2007-2011 tuvo un protagonismo enorme y explotó su centralidad y dimensión política.

– Porque el castigo popular a quienes quisieron imponer un discurso intolerante, falsamente ilustrado, violento y odioso fue clarísimo. Porque nadie puede hablar ahora de legitimidad segmentada, o fraude, o voto de baja calidad. Porque hay sólo votos: algunos tienen más, otros menos; pero todos se cuentan uno por uno.

– Porque la política le marcó la fecha de vencimiento a varias figuras políticas cuyo ciclo está agotado, que ya no tienen nada más productivo para dar.

– Porque una generación entera se incorporó a la política desde la alegría, la esperanza y el compromiso democrático. Los chicos y chicas que no habían nacido todavía en el 83 y que ayer estaban en la Plaza o en el comando del FAP o en cualquier ciudad de provincia serán bueno o malos dirigentes, pero no serán desencantados con la democracia, ni se refugiarán en el cinismo. Y, tal vez, alguno, dentro de veinte o treinta años, cambie el país para mejor.

– Porque esta elección cierra definitivamente el ciclo inaugurado en el 2001. Desde el 2001, algunos se fueron, y algunos llegaron, y pasaron la 125, y junio del 2009, y el sistema aguantó y se fortaleció.

– Porque los resultados de ayer premiaron a los políticos y castigaron a los entrepreneurs, a los cínicos, a los oportunistas, a los que endiosan al marketing, a los que ven la política como un proyecto de vanidad personal. Porque ahora se sabe que, si sos político, tenés que trabajar, en la calle, en el barrio, en el sindicato, en la universidad. Y mucho.

– Porque la sociedad demostró que no hay un país al que le gusta Videla. Hay muchos países: kirchnerista, binnerista, del Pro, troskista, pero no hay un país al que le guste Videla.


– Porque al optar masivamente por el kirchnerismo y en segundo término por el Frente Amplio Progresista los votantes han ampliado el espectro político de lo posible hacia la izquierda.

– Somos un país mejor por que lo conduce la líder política más importante de los últimos 30 años y lo hace desde una parcialidad que es gestionar para los más necesitados/ vulnerables (“los de abajo”).

– Somos un país mejor porque la Presidenta de la Nación admite que comete “errores”, porque se pone a disposición para “lo que falta”. Porque admite que “sola” no puede. Porque dice “los quiero mucho”. Y que gobierna “para todos”, pero que no es “neutral”.

– Somos un país mejor porque no hay rutas prefijadas para los dirigentes políticos, de todos los partidos, que tienen ante sí a alguien contemporáneo y cercano que no permite que el poder económico le fije la ruta. ¿Que no lo enfrenta todo el tiempo? No. ¿Que negocia? Sí. Pero en un contexto de incertidumbre donde el que negocia del otro lado no tiene bien claro cómo terminará esa negociación. Eso habla de un país mejor y un país que puede ser potencialmente aún mejor.

– Somos un país mejor porque, en un contexto internacional donde no hay más “niños buenos” (la caída del ‘modelo chileno’ ha sido el último bastión), estamos a tono con el pragmatismo con un liderazgo político claro que el momento reclama.

– Somos una sociedad política mejor por que desde hace 8 años volvieron a emerger en la polis nacional conceptos, palabras, enunciaciones, que habría que remontarse al 73 para poder oirlas (utopías, pueblo, militancia, compromiso, latinoamerica, sudamérica, política, transformación, etc)

– Somos un país mejor, por que volvimos a tener soberanía, nacional y popular y desde la Casa Rosada se cuestiona y se disputa al relato de los poderes que gobernaron desde el 76 para aca (militares, iglesia, empresarios agrarios y financieros, Clarín, usinas liberales, etc) desde una posición política más integradora, inclusiva e independiente

– Somos un país mejor por que volvimos a tener en claro cuál es la estrategia general: unidad sudamericana. Desde allí se puede pensar seriamente en la verdadera independencia

– Somos un país mejor porque la novedad que implican gobiernos progresistas, de izquierda, al frente de los ejecutivos en toda la región es, en su particular fisonomía argentina, alianzas con el sindicalismo, con los movimientos sociales, con los sectores históricamente postergados. Es esa construcción, por cierto extendida hacia otros sectores pero balanceada hacia estos actores, la que genera en nuestro país una mayor polarización política. Por esto somos un país mejor, porque podemos disputar, mejor, con los sectores dominantes. Y eso, vamos, nos hace más grandes, porque corremos la frontera de los derechos y nos permite ins-ti-tu-cio-na-li-zar-los. (Update.)

– Somos un país mejor, en definitiva, porque la tarea de recuperación de la política vino de la mano de la reconstrucción del Estado en alianza con esos actores socioeconómicos y organizaciones de la sociedad civil, las cuales aportaron volumen y fuerza política a cada uno de los centros de gravedad elegidos para alcanzar los objetivos. Y eso es, de nuevo, mejorarle la vida a la gente. (Update)

– Somos un país mejor porque la sociedad tiene y ejerce nuevos derechos. Y sabe que puede exigir muchos más.

– Somos un país mejor porque los poderosos tienen cada vez más límites.

– Somos un país mejor porque nos falta mucho aún para ser un país mejor. Pero saberlo no es poca cosa.

63 Comments on “Hoy somos un país mejor”

  1. Es verdad, pero todo eso es posible porque hay una economía que le da sustento. Mientras eso ande bien, vamos a seguir adelante. Y si sigue bien por muchos años, hasta quizás algún día lleguemos a ser un país desarrollado. Caso contrario, todo eso que decís, va a quedar como un buen recuerdo, y una nueva desilusión nacional.-

    1. Ponele que tengas razón, que todo esto es posibilitado o facilitado por el momento económico, ¿Eso quiere decir que todo es una mentira, que no hay que festejar? Tu comentario me parece de un pesimismo triste y poco creativo, porque no reconoce los avances que se han logrado pero tampoco propone una opción diferente.

      1. En absoluto. Como no voy a reconocer lo logrado. Y lo festejo. Opción diferente?, ninguna, yo creo en este camino. Sólo pensé en voz alta lo que creo. Está bien ilusionarse, pero no podes decirme que, a su vez, es bueno tener claro que todo esto avanza porque hay con que. Sabes lo que pasa, que si en un año o dos, la cosa empieza a transitar la parte descendente de la curva, hay que estar mentalmente bien preparado para seguir bancando. Porque muchas cosas no se van o poder seguir haciendo. Y vos seguramente vas a estar ahí. Pero los que no están tan convencidos, no. Seguramente tu nota es un grito de alegría y esperanza, y yo no debí hacerte ese comentario tan “pesimista y poco creativo”, en este glorioso momento. Lo admito. Pero….que se yo, no lo puedo evitar. Siempre pensando en el que vendrá.-

      2. Jaja. ok, disculpá si fui demasiado seco. Es que tu primer comentario me pareció un poco contra. Está bien estar atento y tener recaudos, no dejarse arrastrar por el discurso triunfalista que surge en estos casos. Pero si siempre estamos pensando en la “debacle que se va a venir cuando esto termine” nunca nos vamos a poder tomar un respiro para valorar lo alcanzado. Además, dicho sea de paso, el comentario me pareció (quizá equivocadamente, viendo tu nuevo comentario) al estilo derechoide del amigo de abajo que considera que vivimos en una situación en donde ciertos “vagos” viven a costa de los verdaderos trabajadores (asumo que el amigo se refiere a los planes sociales. Al respecto cabe responder, como respondo siempre en estos casos, y utilizando la lógica que aplican estos personajes, con otra pregunta: ¿acaso escuchaste a algún otro candidato proponer la eliminaci{on de los planes sociales? No. Entonces no me vengas con el verso de que es eso lo que caracteriza el gobierno Kirchnerista porque me parece que, en el fondo, lo que molesta es la política redistributiva (aún imperfecta, soy el primero en reconocerlo) y, fundamentalmente, la política de derechos humanos).

    2. Tras 5 años, el proceso inflacionario posee inercia propia y las expectativas juegan un papel determinante….

      Si bien el ratio inversión/PBI mejoró levemente en los últimos 4 años, entre diciembre de 2007 y septiembre del presente año se fugaron US$ 68.000 millones, es decir, casi se quintuplicó la salida de capitales con respecto al gobierno anterior (US$ 15.000 millones)….

      En relación con los pilares del modelo, se observa una erosión en los superávits gemelos (se estima que el resultado fiscal será deficitario en 1,8% y que el saldo de Cuenta Corriente será nulo en 2011) y una sostenida apreciación del tipo de cambio real…

      Lo más grave no es si el tipo de cambio real está retrasado, si las cuentas públicas están desequilibradas o si la política monetaria está fuera de control…. Lo más grave, en todo caso, es que todos esos problemas son consecuencia de los valores que imperan en buena parte de la sociedad: “yo tengo derecho a que el otro me mantenga, me pague la casa, el televisor, etc.” sin explicar por qué el otro tiene esa obligación. Y no se explica porque no hay explicación posible a un esquema de saqueo generalizado. Unos robando a otros en nombre de la justicia social no tiene explicación posible.

      En definitiva, mientras haya recursos para financiar este esquema perverso, el poder está asegurado. Cuando se acaben los recursos veremos cómo se convence a la mitad de los que viven del trabajo ajeno para que me sigan votando…. por eso, si “por la plata baila el mono”, ¿cómo harán para que el mono siga bailando cuando no haya más plata?

      1. El problema, Gastón, es que reducis (del mismo modo que Ricardo) todo a una mera ecuaciòn económica, pasando por alto las innumerables transformaciones que se han dado en otros ámbitos (por ejemplo, en tèrminos de derechos civiles). Quiero decir: para vos y Ricardo este “modelo” se sostiene sólo porque la economía le da “sustento”. O sea, esas mejoras de las que habla el artículo sólo fueron posibilitadas por una situación económica favorable. Me quedan dos preguntas (aunque en realidad una sea una reformulación de mi primer comentario): 1) ¿Está mal que sea así? Quiero decir: ¿Está mal que el gobierno haya aprovechado una coyuntura favorable para avanzar en ciertos aspectos? ¿O debería haberse quedado de brazos cruzados diciendo “esto no es más que una apariencia. La próxima crisis económica que se nos venga encima va a lavar esta superficie democràtica y revelar otra vez el costado fascistoide que tenemos”? 2)Otra: ¿Vos pensas que con esta misma coyuntura económica favorable Duhalde (por citar sólo un ejemplo, pero quizás el más opuesto) hubiese avanzado en la política de derechos humanos que instituyó este gobierno, o hubiese apoyado la moción por la ley de matrimonio igualitario? Yo lo dudo.

        Y de yapa te tiro una más: si conoces una solución sencilla para resolver la inflación sin entrar en recesión, ¿Qué haces comentando en este blog pedorro y no dando clases de economía en Harvard o Cambridge?

    3. Ricardo, no entiendo tu preocupación por una hipotética desilusión democrática con todo lo que implica en términos políticos la construcción de este proceso. Saludos.

      1. Estamos de acuerdo. Solo me pregunto, cuantos años tenemos que transitar este camino, y cuantas Cristinas necesitamos, para llegar a algún lugar donde ya no se pueda volver atrás en el desarrollo.-

  2. Un boludez eh, pero si hay un pais que le gusta Videla. Mas que un pais, gente, ciudadanos, como hay a los que les gusta Hitler. Sera hiperminoritario, pero existe, que le vamos a hacer. No se de donde sacan la conclusión de que esta elección demostro lo contrario.

    Yo no creo que “el pais” sea “mas progresista”, las variables a analizar son muchas.

    1. Por eso, no hay un país al que le guste Videla. Habrá un municipio, pero no un país. Y ni eso, creo que no llega ni siquiera a una comisión de fomento de un egido municipal.
      En cuando a si el país es o no progresista … si sumamos PFV más FAP te da cerca del 70% del país. Me pone contenta.

      1. craso error pensar que todo el que voto FPV (o FAP) lo hace “por izquierda”…como dice artemio, pasando la general paz, el kirchnerismo es un peronismo clasico, y por el otro lado, una lectura rapida y muy sencilla de los resultados te muestra que lo que pierde duhalde lo gana el FAP, el resto de los resultados se mantiene. Y habiendo fiscalizado en capital, te puedo asegurar que el 80% de los votos de pinedo venian acompañados de binner presidente, asi que me permito poner en duda esa mayoria virtuosa de progresismo

  3. Muy bueno el post, somos un país mejor porque aprendimos que la economía anda mejor porque la política es mejor, no al revés. No se si será o no más progresista, pero por primera vez y en muchos años, a los de abajo, o los más humildes algo le mejora la cosa, falta mucho por hacer, pero seguro qué es por acá.

  4. Las elecciones de ayer demuestran de modo incontrastable lo profundamente democrático de las movilizaciones de Rosario y Palermo del 2008. Demuestran la pura entelequia del relato «destituyente» y de otros relatos como el que «ningún gobierno resiste cuatro tapas de Clarín», y cosas por el estilo, aunque esto último ya lo desvirtuara Sarlo en aquel famoso programa televisivo.
    El abandono del «conflicto» como vector del gobierno, en particular, en el discurso de Cristina Fernández, por cierto que es muy anterior a la convocatoria a las urnas. El discurso del consenso («unidad nacional», «todos», etc.) incluso es anterior a la muerte de Kirchner, aunque muchos medios oficialistas y militantes siguieran «pedaleando en el aire» incapaces de advertir lo que señalara Rivas explicando la derrota oficialista de la elección pasada.
    Estamos en esa instancia, la del consenso, que hace tiempo, José Natanson adjudicara a Julio Cobos: «Y el clivaje que a su manera ambigua pero persistente intenta definir Julio Cobos es quizás el más inteligente de todos: al centrar la disputa en el eje consenso-conflicto, el vicepresidente instala un clivaje que niega los clivajes, una división del campo político cuyo quimérico objetivo es superar las divisiones». Texto extraído de «Kirchner, Cobos y la frontera política», http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-139336-2010-01-31.html

    1. Ojo, que en 2008/09 TODOS los políticos que pregonaban el consenso se referían al consenso SIN LOS K. Al consenso ‘A’.
      Eso es trampita…

    2. José Natanson es uno de los autores que más me gusta leer para entender la política vernácula. Es realmente muy piola. Leí su libro principal (me quiero comprar “Buenos muchachos”).
      Gracias por el link, muy interesante como para hacer un “punteo ordenador”.

  5. Porque corremos la frontera de los derechos y nos permite institucionalizarlos. Me e emociona esa frase, y no sólo por las, palabras, sino por que creo coincido absolutamente. Como diría un amigo, ¡que frase feliz!

  6. Acuerdo también conque la manera que encontró una buena parte de la clase política es ponerse las zapatillas, ir hacia la gente, saber de sus necesidades y trabajar. Y volver. Siempre. Una y otra vez, para ser parte y no distancia.

  7. La Argentina es un mejor país porque ganó Cristina, debiste escribir. Punto.
    Si ayer no ganaba Cristina el pueblo sería el mismo, los dirigentes -oficialismo y oposición, como te gusta poner- serían los que estan, pero tu conclusión muy otra. No te hagas trampas en el solitario.
    Lo de lareforma política y la publicidad es una falacia absoluta. La prohibición de pautar privadamente, si no va de la mano de una gran limitación de la publicidad oficial, te escandalizaría si fueras oposición.

    1. Decir que Argentina es un país mejor porque ganó Cristina y de haber ganado otro todo sería lo mismo es razonar del siguiente modo: El elefante es igual al trebol porque ninguno de los dos está en mi mano.

      1. Político Aficionado, si lees el post, algo dice sobre eso. Primero en ningún lado dice que nada “significa nada”, pero tampoco que todo signifique más de lo que es…
        saludos
        FR

  8. Me encanta la frase “Si ayer no ganaba Cristina el pueblo sería el mismo, los dirigentes -oficialismo y oposición, como te gusta poner- serían los que estan”, es encantador el modo en que no significa nada, aunque revela el tipo de “razonamientos” de que es capaz el que la escribe. ¿Qué hipótesis hay ahí, aún contrafáctica? ¿Cómo el mismo pueblo, la misma dirigencia, oficialista y opositora, podían arrojar otro resultado? ¿Cuál es la variable no explicitada que hubiera producido otro resultado? ¿Tal vez el azar? Hermano, si asi razonás, no podés ni pronunciar la palabra falacia. Andá por favor a estudiar lógica para entender lo que acabo de escribir, ahorrame una respuesta airada.

    1. No hacés más que darme la razón, pero no te das cuenta. Lo mío fué una crítica a la nota, está clara y esta hecha. No soy tu hermano.

      1. Lo que tenés es tu argumento, que deberás exponer con lógica o perecer en la inconsistencia, no la razón, que tiene sus leyes. Pero te comprendo (confieso haber entendido tu argumento a pesar de la debilidad de su exposición), ya que el argumento no vale el esfuerzo. Ya ves que me doy cuenta, pero soy muy pillo. Y no, no estamos emparentados, salvo como tataranietos de Lucy.

      2. Donnatuoni, allá vos y tus pillerías.
        Lo que es contrafácica es la realidad, si se me perdona el oxímoron. En la ciudad del asco, los mismos que votaron a Cristina, habian votado a Macri.
        Lo que le critiqué al desconocido autor del panfleto es que celebraba la democracia porque ganó su candidata. Creeré en su entusiasmo cuando se congratule del sistema en la derrota.
        Tapones, argumentos ad hominem no, y menos seguidos de un reclamo de esfuerzo argumentativo. No, por favor. Mantengamos por lo menos las formas.

      3. ad hominem?

        nada que ver. estaba criticando tus argumentos.

        y agregué una comparación a modo ilustrativo.

        ad hominem sería que yo critique tu comentario por venir de vos y no por usar argumentos contrafácticos.

        espero un argumento que valga la pena.

      4. Bueno, si escribir “razones contrafácticas” es tu crítica, prefiero la anterior, ad hominem.
        Seguí esperando, nene, y no te metas en las conversaciones de los grandes.

      5. además de ignorante, lerdo.

        no califica de ad hominem el argumento. vos tiraste fruta porque te debió parecer un flash usar dos palabras en latín. pero ya te lo expliqué antes.

        ¿que me busque un mejor argumento?
        no puedo porque tus premisas son ridículas e inconsistentes. te lo estamos explicando hace un rato largo: ponete a estudiar lógica antes de hablar huevadas.

  9. Durante generaciones, los argentinos hemos compartido una amarga pregunta: ¿Por qué un país tan rico como el nuestro, con gente tan capaz y futuro tan promisorio, tiene tantos problemas para encontrar la felicidad? . . . Aunque la pregunta parezca inocente, la respuesta – obviamente – no lo es. En estos últimos ocho años, el gobierno kirchnerista nos ha ayudado a encontrar esa respuesta; es decir, nos ha ayudado a confiar en la democracia para identificar y castigar a los responsables de tanto deterioro, restañar las heridas y empezar a construir. Por supuesto que aún falta mucho, y necesitamos el aporte de todos. Pero ya nadie podrá hacerse esa pregunta sin caer en una inocencia insoportable. y eso es mucho.

    1. entiendo, o al menos me gusta entenderlo asi, que el 54% es por que falta mucho por hacer, y ese “hacer” se hace carne en este proyecto.

  10. Bueno, ahora habría por lo menos tres cosas positivas:
    Bueno. Por lo menos hay dos buenas noticias:
    1.- Los millones de votos, la mayoría parlamentaria,la casi totalidad de las provincias, la circunstancia que señala esta nota de que: “(…)los poderosos tienen cada vez más límites.”(*), le dan a la Presidenta la posibilidad de gobernar tranquilamente, sin temores destituyentes ni trabas parlamentarias.-
    2.- A partir de diciembre estará vacante el Ministerio de Economía de la Nación, en una de esas la Presidenta se anima y nombra a…alguien.-
    3.- Los peronistas están “leyendo”…a Ernesto Laclau.
    (*)En realidad debería expresarse mejor, en el sentido de que están dentro del modelo y son más fácil de controlar.

    1. Felicitaciones Daio, los tuyos obtuvieron un honroso 1%, dando por tierra la burla de que a Carrió no la vota ni la familia. El 1% posiciona a la CC detrás del FIT pero adelante de Proyecto Sur, que siquiera consiguió el piso en las PASO.

      1. felicitaciones emilio, estás desarrollando una respuesta con más palabras pero con los mismos argumentos que LTA. En cualquier momento hasta podés responder.

      2. Bueno, el pueblo se ha manifestado con claridad, para quienes sepan y quieran escuchar.

        Los otros podrán acompañar a Carrió, quien anunció que encabezará la resistencia contra el régimen, a su trinchera. Eso si, no nos vengan con reclamos si la gorda se tira un pedo.

      1. Poner palos en las ruedas y no permitir hacer algo bueno porque no es perfecto, es una estupidez. Y podemos seguir así, hasta que armemos un manual de estupideces.

  11. Raul C:

    En una nota posterior a la citada, Natanson expone algunos conceptos de Cobos como «gobernabilidad», « instituciones», «paz social», «contemplar todas las posiciones» que lo instalaban, dice: “por primera vez, en el lugar del consenso, el diálogo y la racionalidad, frente al conflicto, la polarización y el ánimo rupturista de los Kirchner”. (Obsérvese el término utilizado por J.N. de la «racionalidad» y compárese con aquel discurso de C Fernández sobre el país insolidario)
    Ver Párrafo quinto del artículo «La inmortalidad de Julio Cobos»: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-139776-2010-02-07.html
    (Nótese en el párrafo siguiente la descripción de la puesta en escena, que guarda similitud con la última nota de Sarlo, salvo que los personajes se han cambiado)

    Volviendo al texto de «K., C. y la frontera política», Natanson explica a la AUH como una de las medidas más interesantes inscripta en la lógica del clivaje: neoliberalismo-antineoliberalismo. Muchos que reivindican esta medida (la AUH) se niegan reconocer la autoría de esta iniciativa de Carca y Carrió para no ubicar a Carrió en las filas del antineoliberalismo (como por caso, E.Jozami de Carta Abierta). Siendo además que el INCINI fuera propiciado legislativamente en 1997, todavía en plena restauración neoliberal. Ver: http://www.ingresociudadano.org/breve_hist.htm#_ftnref23

    Pero claro nomás estamos hablando de un (ex) vicepresidente y de una ex-candidata presidencial.

    ¿Porqué hablo de la AUH? Es para resaltar que dicha medida fue adoptada por el gobierno en un marco -previo y posterior- de gran «consenso político» (incluído todo el Grupo «A» y la Iglesia).

    Saludos

    1. si visten la hicieron facil lo convirtieron en un derecho o mejor dicho una extencion de la asignacion familiar a todos los trabajadores desenpleados. un derecho constiutcional.

      y recuerdo que cuando el tema estaba en discucion el del ic. todo era muy bonito pero nadie decia de donde iba a salir la plata.

      lo universal es para que floten y van y flotan no se puede creer.

      que va ser al que le gusta el cotillon le pones un globo y mira el globo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *