Toda gestión es política

Desde que se conoció que la fórmula para la ciudad de Buenos Aires será Filmus-Tomada, he leído varias recomendaciones para el equipo de campaña que los instan a hacer una campaña “de centro”, “desideologizada” y “basada en propuestas.”

En general, creo que se entiende lo que se intenta transmitir, y estoy de acuerdo. Pero me parece que hay más tela para cortar.

Porque me parece que es incorrecto, y en definitiva un pobre servicio a la política en esta ciudad, plantear una dicotomía entre política y gestión. Más bien, me parece, la idea debería ser que hay que reivindicar la gestión (local, micro, cotidiana, esforzada) porque esta es la mejor manera de hacer política en esta ciudad.

Esta ciudad, hoy en estado calamitoso, necesita gestión. Necesita gestión, mucha, buena, tecnocrática y militante a la vez. Necesita gestión porque sólo la gestión puede hacer carne en la vida cotidiana de la gente una cierta visión de la vida en común.

En la entrevista que le realizamos a Daniel Filmus en marzo, él decía: queremos una ciudad orientada a los que más necesitan. Porque si uno hace una ciudad orientada a los que más necesitan, eso hace que automáticamente la ciudad sea mejor para todos.

Bien. Esta sería la línea, la visión ideológica. Creo que con esta idea estamos todos de acuerdo.

Ahora el desafío es agarrar esta línea ideológica y traducirla en iniciativas de gestión, concretas, abarcables, mensurables, evaluables.

¿Quienes són los que “más necesitan” del estado en la ciudad? ¿Qué podemos hacer para mejorar su vida, lo más rápido posible? ¿Cuáles son los saberes técnicos y las relaciones de poder políticas que harán posible llevar estos cambios a cabo? Estas son preguntas sustantivas y concretas, con respuestas sustantivas y concretas.

Los que más necesitan son, por ejemplo, los enfermos del Borda, que están sin gas hace un mes. Los que más necesitan son los chicos de las escuelas públicas, que han sido relegados en función de un compromiso ideológico con la educación privada. Los que más necesitan son los pacientes de un sistema de salud pública desfinanciado y abandonado. Los que más necesitan son los habitantes del sur de la ciudad que viven en un hábitat degradado. Los que más necesitan son los jóvenes que no pueden acceder a la vivienda porque son rechazados por un mercado orientado a la renta. Y así sucesivamente.

Para cada uno de estos colectivos, hay que determinar qué va a hacerse para que vivan cada día un poco mejor, como dijo Carlos Tomada cuando charlamos con él.

Mejoras concretas, cuantificables, evaluables. Con un presupuesto atrás, con metas cuantificadas, con planificación a uno, dos y cuatro años. Con todo lo que sabemos que hace falta para operar dentro del estado. Y con un fuerte liderazgo y un fuerte armado político sosteniendo todo eso, claro está.

Y de esto hay que hablar: no “de propuestas”, de estas propuestas; no “de gestión”, de esta gestión.

Entonces, la diferencia no sería entre ideología y gestión, sino entre gestión, por un lado, y declamación de consignas vacías de contenido, por el otro. Tenemos claro en dónde tenemos que estar.

: Politóloga. Me interesa la teoría de la democracia y el estudio del populismo.