El amo juega al esclavo.

En los últimos meses, a partir del conflicto del gobierno nacional con las organizaciones agrarias se ha abierto la posibilidad de volver a la política.
Los lugares de trabajo, los trenes, y los bares se han visto desbordados por una cantidad de neo sociólogos, cientistas políticos, ingenieros agrónomos, que sin títulos y casi sin darse cuenta opinan sobre todo.
Aprendimos en estos meses sobre la rotación de la tierra, los commodities, y el ciclo económico; sin embargo, los conceptos más escuchados no van mas allá de “negros de mierda”, “chetos”, y seguimos sin la mas puta idea de lo que es una retención. Igual todos tomamos partido.
Le correspondería a los partidos políticos y sus dirigentes elevar el nivel de debate para ordenar los términos y dejar de discutir como river / boca o divinas / populares; sobre todo teniendo en cuenta el alto grado de xenofobia de la sociedad, producto de la ignorancia.

Habría que jugarse un poco más y ser más claro a la hora de definir que modelo de país queremos, una discusión aún ausente.

Rol del Estado.
El gobierno hace uso de un lenguaje que manipula la opinión pública con la complicidad involuntaria de gran parte de la oposición, que reproduce el escenario político que le conviene al gobierno nacional y le da credibilidad a su relato.
En vez de salir a romper ese escenario en donde el gobierno se propone como la centro izquierda, y mostrar las contradicciones del modelo K; preferimos dejarle la bandera de la distribución de la riqueza y la intervención del estado. Aunque sea la bandera y nada más.
Mientras tanto el gobierno sobreactúa lo que le falta.
Habla de distribución de la riqueza como si dependiera de la buena voluntad de los empresarios; y no toma una sola medida al respecto.

Bajo la etiqueta de modelo productivo quiere hacer creer que reconstruye el Estado de bienestar o reimpulsa un modelo de sustitución de importaciones. Cuando se mira al espejo cree ver al primer Perón, olvidándose como decía Marx que la historia se da una vez como tragedia y otra como comedia.

Quiere aparecer como el peronismo de 1950 pero es el Plan Pinedo de 1940.
Lejos está el intento de construir un modelo industrial mercado internista, en donde el aumento del salario sea interpretado como un beneficio futuro para un empresariado nacional, productor de bienes de consumo popular.Un círculo virtuoso que no contradice en primera instancia el aumento de la producción, la ganancia empresaria y el aumento del salario real (mas allá de las contradicciones entre capital y trabajo que nos mostró Marx).
Hoy tenemos una economía orientada a la exportación, donde el salario es el principal costo a bajar por los empresarios para aumentar sus tasas de ganancia. En un mercado dominado por los monopolios que cada vez mas concentra y extranjeriza con complicidad del gobierno.

 

Jauretche volvé.
En los últimos días se ha hablado de la posibilidad de recrear algunos instrumentos intervencionistas para que el Estado se meta en el mercado.
Primero aclararemos que el “mercado libre” no existe, que es simplemente una utopía reaccionaria. La economía siempre esta “dirigida”. Como todo campo de acción social, es un espacio donde existen actores sociales y una relación de fuerzas entre ellos. Que el Estado haya desertado de este ámbito en las últimas décadas, siendo reducido su margen de maniobra, es otra cosa.
En segundo lugar, que el Estado recupere herramientas políticas, es bueno, claro que si. Pero de ahí a que distribuya en forma progresiva la riqueza automáticamente hay un trecho muy largo.
Basta con recordar los primeros mecanismos de intervención que luego configurarian en otro contexto el Estado de bienestar.
Luego de un primer momento de reconfiguracion del rol del Estado en la relación entre capital y trabajo durante los primeros gobiernos radicales, como manera de superar la crisis internacional que golpeaba a la argentina, los gobiernos de Uriburu y de Justo empezaron a insinuar la necesidad de que el Estado asuma un rol mas activo. Se creó el Banco Central, la Coordinación de Transportes, así como la Juntas Reguladoras de productos básicos de la economía familiar.
Sin embargo lejos de beneficiar los intereses populares, la intervención del Estado se hizo para salvar los intereses de la clase dominante. Una clase dominante que no era la misma que antes de la crisis, que había cambiado para adaptarse a las nuevas esquemas de acumulación de capital. Era la vieja oligarquía terrateniente que se había diversificado, adquiriendo intereses en sectores industriales y relacionándose con el capital financiero internacional.
Vale agregar que hoy el Estado también intervine, aunque son mas que dudas las que quedan en cuanto a su rol progresivo.
El ONCAA (ente que controla la comercialización agropecuaria) el año pasado distribuyó subsidios que fueron casi en su totalidad apropiados por un pequeño grupo de empresas oligopólicas de cada sector.
Se mantiene el 3 a 1 haciendo intervenir al Banco Central en la compra venta de dólares, lo que constituye un subsidio indirecto al capital exportador.
Se realizan subsidios directos a empresas privatizadas prestadoras de servicios públicos sin condiciones.
Se negocia año a año un techo para las demanda salariales con los sindicatos amigos.

En palabras de don Arturo Jauretche:
“Lo que interesa es en beneficio de quien se dirige.”
“El problema sigue siendo el mismo, si el amo es el mismo… Se trata de saber si los fines y los medios son nacionales porque dirigismo hay siempre…”

13 Comments on “El amo juega al esclavo.”

  1. Hay alguans fallas en el artículo que no permiten ver mucahs letras pero si intuirlas.

    Me parece una digna crítica con la que no acuerdo del todo. Una lástima que los sectores como el de ustedes no tengan la cabida que merecen en la UCR actual, mera maquinaria sin votos pero con estructura. Lo único: no terminen dandole letra a un proyecto antipopular, contenganla a Carrió y sus exabruptos y bajenle línea progre a la clase media. Creo quev además del gobierno ustedes deberian pegarle a Macri y a la derecha antipolítica que quiere hacer la gran “animémonos y vayan”.

    Que cambio viejo, un radical reivindicando a Jauretche y el Primer Plan Quinquenal, ojalá sea una marca de época.

    Coincido totalmente con el primer párrafo, es la idiosincracia argenta, “que va cer, e así”.

    Saludos

  2. Uy dio. Lo único que nos faltaba. Radicales. Siamo fuori de la copa.

    Linda la frase “quiere aparecer como el peronismo de 1950 pero es el Plan Pinedo de 1940”. Pero después de “the house is in order”… si no preguntale a Cristina, se hizo un picnic esta tarde con Alfonso, pobre.
    Saludos

    PD: Después de las citas de Buzzi y esto veo que fue premonitorio lo de Chacho con el tema del “librito de Jauretche”.

  3. Además de que el Plan Pinedo de 1940 no estaba tan mal teniendo en cuenta la experiencia histórica de la derecha argentina. Hay un muy buen análisis de la situación en el libro “Los tres peronismos” de Sidicaro.

    Y la UCR se opuso más que nada porque (lógicamente) no querñia que los conservas sumen apoyo popular con un plan industrailista que hacía intervenir al Estado en la economía.

    Es muy recomendable la lectura de los discursos de los diputados conservadores durante el tratamiento del Plan en el Congreso. De antología, unas críticas a las “fuerzas vivas” de primer nivel argumentativo.

    Saludos

  4. Por fin…sigue subiendo el nivel discusión política en artepolitica. Bienvenidos. Nace una leyenda virtual.
    Y hablando de marxismo, la historia no se repite como comedia: cada etapa tiene sus características propias. No hay clones.
    El que crea y recrea la historia es el hombre cuano vuelve a actuar, a incidir en las acciones, a “Hacer la Historia”.
    ¿No parecen medio la pata PJs del radicalismo ustedes? Aguante Formosa.

  5. Qué quieren que les diga: gente de la UCR citando a Jauretche y Gonzalez Tuñón. Hmmmm. Y poniendo las fotos de Marx, Fidel, el Che, Walsh, Gramsci… Más hmmmmmmmmm No es que me sorprenda: a esta historia ya la vi, por eso hmmmmmmm. Ahora bien, hagamos un ejercicio espiritual y mentalicémosnos voluntariamente para aceptar que es gente muy sincera y que no ven mucha contradicción en todo eso, o están dispuestos a aceptar la contradicción como un factor energizante, revitalizante. Aceptemos las buenas intenciones, etc. Bienvenidos, chicos. A ver qué pasa ahora. En la cancha se ven los pingos.

  6. Desde siempre me gusta más la pera que la radicha. Pero en sus últimos años el General planteaba que para un argentino no debe haber nada mejor que otro argentino.
    El desafío: descubrir cual es hoy el mejor camino para defender a la patria.

  7. Creo que deberian unirse TODOS, radicales, peronistas, marxistas, piqueteros, estudiantes, intelectuales, sindicalistas y pueblo. Todos unidos bajo un mismo propósito: Hacer un país mas justo y democrático, redistribuir la riqueza en serio,combatir la pobreza y la exclusión, defender el interés nacional, en todos los ordenes; industrial, mediático, cultural, simbólico etc.
    Neutralizar a la derecha argentina, la mas retrógrada del mundo y vendepatria, reaccionaria, golpista y siniestra. Castigar la corrupción con cárcel. Dar batalla en todos los terrenos para derrotar a todos los hijos de puta, parásitos que viven del esfuerzo de todo un pueblo, haciendo negocios sucios y sirviendose de la ganancia residual del poder económico central. Y finalmente, no descansar mientras haya un pibe con hambre y frío, un jubilado burlado o una maestra explotada en nuestra querida argentina; y dar la vida si es necesario. Como lo hicieron muchos argentinos.-
    Gracias y un fuerte abrazo a todos (incluso a los que me van a putear)

  8. jajajj me parece que es una de las mejores maneras de decir que sommos la unica raza en la tierra que nos vamos a extinguir por matarnos los unos a los otros sin razon alguna!!!!no se que mas se puede decir si es haci el humano actua por cultura y no por razon!!!!!espero que alfgun dia hagamos la mitad de lo que decimos!!(18 año)

Responder a Politico Aficionado Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *