A propósito del cierre en la Provincia de Buenos Aires

No iba a decir nada más en estos días, pero el cierre de Provincia de Buenos Aires, indudablemente, nos tiene a todos especialmente atentos, con la certeza de que algo está pasando, aunque no sepamos demasiado bien de qué se trata.

Hace unos días, María Esperanza Casullo se preguntaba qué piensa el votante de De Narváez. Hoy Conurbanos saca un excelente post mostrando las intenciones de voto de los tres actores en juego -PJ PBA, ACS, Unión PRO- desde 2003 a la fecha. El fenómeno que a ambos intriga por igual reside en la indagación respecto del crecimiento del «Colo» en las encuestas de las últimas semanas. ¿Dónde está su techo, si es que lo tiene? ¿Cuáles son las razones para votarlo?

Empecemos por el final. A juzgar por las encuestas -y hago mal siquiera en tomarlas en cuenta, lo sé- no habría que disociar tan rápido a De Narváez de dos fenómenos, a saber: la crisis de las identidades partidarias acaecida en 2001 y el conflicto agropecuario del año pasado.

Es cierto que, contrariamente a lo anticipado por los falsos profetas del país de las asambleas, la política después de los partidos resultó en la entronización de los liderazgos territoriales: el referente barrial, el  intendente, el gobernador, etc. Pero, a poco de andar, esos liderazgos conformaron estructuras que se parecían bastante a las preexistentes, especialmente en la PBA. ¿Qué puede haber menos tradicional, a estas alturas, que un peronismo dividido y un radicalismo aliado a sí mismo?

Y sin embargo… algo ha cambiado. Lo vimos en la Ciudad de Buenos Aires con el ascenso fulgurante de Mauricio Macri, y lo vemos en la emergencia de Unión – PRO. No es el mismo fenómeno, pero hoy queda claro que, para bien o para mal -y seguramente, eso quiere decir que para mal- Unión Pro se perfila como el resultante de un voto novedoso en un territorio históricamente binario, algo que había quedado oculto por el tranquilizador retorno de las identidades preexistentes.

Algo de esto había anticipado Abel Fernández, hace ya tiempo:

“Unión-Pro no es, ciertamente, el peronismo. Tampoco es no peronista. Y no cumple con el rol tradicional de una tercera fuerza. No estoy hablando de las listas de candidatos, que son importantes. Hablo de los votantes, que son los decisivos para identificar una realidad política. Si es la segunda fuerza en el conurbano bonaerense, fortaleza decisiva del peronismo tradicional, esa sí es una nueva realidad. Que trasciende en mucho los resultados del 28 de junio.»

Es  mi impresión -provisoria, claro está- que, a partir del declive inesperado del kirchnerismo como resultado del conflicto agropecuario, comienza una reformulación de las identidades políticas realmente existentes, así como de sus electorados. Algunas estructuras  entran en crisis, otras se reformulan. Pero lo cierto es que, así como aparecen nuevos emergentes de aquello que antes era el voto progresista -porque hoy lo importante, para ese voto, es definirse respecto a un kirchnerismo que aparece en retirada-, también aparecen nuevas identidades opositoras en el ámbito de la derecha, con el mismo fin.

En esa línea, sería posible identificar un voto extraño a las estructuras, el voto “i”, que no es indeciso, sino independiente. No viene de las clásicas tradiciones e identidades, e incluso se define por su oposición a aquellas. A ese voto apunta el despliegue marketinero de los candidatos.

Los miembros de este hipotético grupo pueden votar PRO en Capital y Unión PRO en provincia, pero muchos de ellos no distinguen entre esas opciones y, por ejemplo, Prat Gay o Stolbizer. Su identificación con el representante es efímera y hasta contingente, siempre y cuando aquel mantenga el compromiso elemental: hablar de política lo menos posible.

Es un voto no encuadrado, menos ideologizado, de formación e ingresos variados, que juzga el sufragio bajo los mismos parámetros culturales de la moderna sociedad de consumo, alejado al máximo de los estándares propios de nuestra cultura política vernácula.

Claro que las viejas identidades persisten, pero ahora conviven con un electorado no encuadrado, que vota con criterios de consumidor. Y como las estructuras territoriales no den cuenta del fenómeno, y adecúen sus estilos discursivos al nuevo auditorio, la renovación, me temo, vendrá por ese lado.

La reflexión queda abierta.

Ezequiel Meler,

http://ezequielmeler.wordpress.com/

47 Comments on “A propósito del cierre en la Provincia de Buenos Aires”

  1. Compañero Ezequiel:

    Me parece que el voto de De Narváez es, básicamente, a la No Política representada por el imaginario del «sontodochorro».

    Hace unos días me preguntaba cómo vamos a hacer para bajar línea doctrinaria a nuestras bases electorales, como para que en primer lugar puedan ver que el Peronismo es otra cosa, y no un actimel disfrazado de candidato.

    Necesitamos adoctrinar. No queda otra. Porque «lo nuevo» es mucho más que neomenemismo. Es la estructura de los adecos y los copeyanos en la Venezuela pre-Chávez.

    Primero vienen por el Peronismo, y cuando lo logren, irán por los restos del Radicalismo, lo resucitarán, y tendrán un bipartidismo a la medida del Poder Económico Concentrado.

    Eso debemos evitar. Aún estamos a tiempo.

  2. 200% de acuerdo con el primer párrafo de Aguante. Mi tesis es que el Colo no capta el «voto anti-K» sino el «voto antipolítica». ¿Y qué otra cosa que políticos son Stolbitzer, Carrió, Pino, et. al? Por éso el colo dice «no vengo a la política a hacer política». Va por la antipolítica. Por éso lo corrieron a Solá (político). Lo unico que necesitaban de Solá era la estructura, el «aparato», pero bien escondido.

    Y como el poder no soporta el vacío, el agujero negro producido por las licuefacciones partidarias es rellenado por la prensa patronal, que desplaza la incómoda ideología por el marketing. Por éso en PRO son todos ex-gerentes, no políticos. Es el mercado que asume el control de la política. O la política atendida por sus propios dueños, podría decirse.

    Es el márketing que se come a la ideología, o el mercado que se come a la política. ‘Tamo al ‘orno.

    Así que reformulo las observaciones desde este punto: No hay voto ‘i’ (ni de indeciso ni de independiente). Hay voto ‘m’ de mercado. Que supo ser el voto licuadora en los ’90.

  3. ¿Ven? porque no le perdono, a Kirchner no haber impulsado la reforma política,esta discusión, no existiría.
    Ahora es tarde tardísimo.

      1. Bueno, lo que proponia el gobierno allá por el 2003 no estaba mal.

        » Sistema Electoral

        *
        Obligatoriedad del Voto
        *
        Voto Electrónico
        *
        Listas Sábana
        *
        Sistema Electoral Alternativo
        *
        Requisitos para la Presentación de Candidatos
        *
        Calendario Electoral
        *
        Autoridades de Mesa: Capacitación y Designación

        » Partidos Políticos

        *
        Internas abiertas y simultáneas
        *
        Reafiliación Obligatoria
        *
        Padrón único de electores y afiliados
        *
        Ley de los Partidos Politicos. Requisitos para la constitución y reconocimiento.
        *
        Financiamiento Ordinario.
        *
        Financiamiento de Campañas Políticas.

        » Justicia Electoral

        *
        Rango Constitucional
        *
        Ministerio Público Electoral
        Fuente ministerio del interior:

        http://www.mininterior.gov.ar/reformapolitica/agenda.asp

        estoy seguro que muchos «muñecos» no podrían estar en juego hoy dia.

    1. Bueno, eso es más interesante. Algunas de esas cosas (vg: listas sábana, voto electrónico, etc.) podrían resolverse modificando el Código Nacional Electoral.

      Con otras, como el voto obligatorio, es más difícil, porque está incluido en el artículo constitucional N º 37, a saber:
      «El sufragio es universal, igual, secreto y obligatorio.»

      http://www.senado.gov.ar/web/interes/constitucion/capitulo2.php

      Cualquier avance por ese lado requería una reforma constitucional.

      Ahora, ¿por qué pensás que tipos como De Narváez hubiesen quedado afuera con una reforma de este tipo? En principio, convengamos en que debería quedar afuera por varios otros motivos, pero a lo que aludo es a una determinada cultura política, históricamente determinada, que no se hace ni deshace desde la normativa legal.

      (y lo mismo vale para la ley de medios, aclaro presuroso).

      1. A ver.. (diria Fernandez ,Je).
        Si te limitás a esos puntos en nada, claro está. Aunque cambiar el sistema de listas sabanas por circunscripciones uninominales, claramente evitaría las postulaciones mediaticas,(convecés a tus votantes vos y solo vos o nada).
        Y en los hechos solamente el PJ, puede darse el lujo de tener estructuras y candidatos movilizadores en todas las circunscripciones. Y no está mal, eso es militancia, si los otros quieren estar a la altura que laburen.De la forma actual De Narvaez levanta un votito de cada circunscripción.
        Ahora si tomas en cuenta los puntos que hacen referencia a lo que a partidos políticos se refiere, otra es la historia.

        » Partidos Políticos

        *
        Internas abiertas y simultáneas
        *
        Reafiliación Obligatoria
        *
        Padrón único de electores y afiliados
        *
        Ley de los Partidos Politicos. Requisitos para la constitución y reconocimiento.
        *
        Financiamiento Ordinario.
        *
        Financiamiento de Campañas Políticas.

        Depende como se hubiese hecho esto sería difícil que alguien a punta de billetera les choree media estructura.

        Pd:Las leyes que regulan los partidos políticos y el sistema electoral, fueron hechas por sus usuarios directos, o sea que es la legalización de su cultura política.Esta en ellos cambiarla en vez de andar llorando por los rincones cuando las leyes que regulan el marco y permiten este tipo de armados por ser taaaan flexibles, se vuelven en contra. Lo realmente preocupante es que todos los colores coinciden (por su silencio al menos que está todo bien así).
        PD2: Lo de cultura historicamente determinada, coincido en parte pero me permito recordarte que la sana costumbre de la interna desapareció recién en los 90.
        En rigor más allá de buenos y malos, me inquieta mucho que le demos manejo de la democracia a gente que no se maneja de tal manera dentro de su propia fuerza.

      2. Internas abiertas yo no quiero. Soy afiliado al justicialismo y si alguien quiere decidir sobre los candidatos de mi partido, bueno que se afilie, no me gusta que las cosas de mi partido la puedan decidir un liberal o un comunista. Para eso tienen sus partidos que militen en ellos y decidan sus candidatos. Las internas abiertas es la muerte de la ideologia.

      3. Yo sí. Coincido con Mangrullo en que el PJ no puede hacer internas abiertas. No sé cómo será en los otros partidos, de modo que me limito al mío, al que estoy afiliado hace años. Pero el próximo presidente de los argentinos, sea del partido que sea, debe salir de elecciones internas.
        Un abrazo,

        EM

      4. -Con todo respeto,¿Porque esa costumbre de contestar solo el punto que ven negativo, y ni mencionar los que ven como positivos o al menos le hacen «ruido interesante»?
        ¿No será esto antipolitica tambien?

        Por favor, que no se mal interprete, es de onda y respeto con el animo de seguir charlando el tema.

        GAW

      5. Gus:

        Qué raro, creía que estaba coincidiendo con vos, pero veo que ahora coincidir es hacerlo en todo o en nada.

        Cualquier discusión ideológica que llegue al terreno de la práctica -caso contrario, es otra cosa- corre el riesgo de la disidencia parcial o total.

        En este caso, vos mismo señalaste la dificultad de una reforma del régimen de partidos en virtud de la oposición de los propios interesados. Desde el peronismo, porteño y nacional, varios dirigentes han propulsado, en cambio, una reorganización con empadronamiento obligatorio para después del 28. Y ojalá se dé: sería un efecto demostración formidable para el resto de los agrupamientos políticos, que tienen medio país intervenido para evitar «despegues».

        El punto es que cualquier reforma sistémica requiere el consenso de los actores involucrados, no sólo la voluntad de quien inicie el debate. Y aquí, yo por lo menos, no lo veo. Por eso, me preocupo antes por tener en regla al justicialismo, que por pedirle que se componga al ARI – CC, a PRO, etc.

        En las cosas que no mencioné -financiamiento de campañas, por ejemplo- estamos totalmente de acuerdo.

        Saludos.

        Ezequiel

      6. -Eze, no dije que coincidir es en todo o nada, po favo!!, digo que los puntos digamos «Si, pero…» son los a discutir ¿Se entiende?.
        Por ejemplo, ¿Creés que con un sistema de circunscripción uninominal , para diputados, tendrían chances lo «dibujos» politicos sin estructura y sin militantes genuinos?

      7. Gus: respecto de esta pregunta, tengo dos respuestas. En principio, antes de pasar a ellas, creo que vamos a tener un experimento de este tipo con las comunas en Capital Federal, y ahí podremos analizar concretamente el tema de la representación uninominal.

        En principio, mi impresión es que los «dibujos» se adaptan rápido, por eso apuntaba al tema de la cultura política antes que a la normativa. El sufragio uninominal por circunscripción está muy extendido en la cultura política norteamericana, y no eliminó el problema de las candidaturas mediáticas. En Holanda, no hace mucho, hubo un lío bárbaro cuando el oficialismo trató de redefinir las circunscripciones.

        El otro tema es cómo diseñás las circunscripciones. Ese debate, especialmente álgido en la PBA, conoce antecedentes, realizados y no realizados. Y los aparatos, como se ha dado en llamar a la militancia, se adaptan al terreno. Lo que no está tan claro es que el sistema uninominal -yo preferiría uno con representación de la minoría- sea más transparente que uno como el actual. Tanto los conservadores, con la reforma fallida de Joaquín V. González, como Perón, trataron de diseñar circunscripciones donde el voto que consideraban opositor se diluyese en alternativas más grandes. Respecto de la reforma de Joaquín V. González, dice Botana:

        “El sufragio uninominal por circunscripciones […] estaba armado para dosificar en diferentes espacios la expresión electoral en un pueblo chico. Si en el orden nacional eran pocos los que votaban, ese núcleo de ciudadanos se distribuía, a su vez, en un conjunto de pequeños distritos, circunscripciones que elegían un sólo representante. […] Mientras se mantuviese esa geografía electoral, que protegía celosamente a las viejas circunscripciones rurales, el campo conservador equilibraba el peso de la ciudad liberal o socialista.”.

        Natalio Botana: El orden conservador. La política argentina entre 1880 y 1916, Buenos Aires, Hyspamérica, 1985, pp. 255-256.

        Por eso, insisto, vale la pena discutirlo, pero teniendo en cuenta que la ley no hace la práctica. Y que si no laburamos sobre la práctica, en última instancia, la ley no nos resuelve el problema. Insisto con el ejemplo políticamente incorrecto: una ley de medios audiovisuales, per se, no nos dará como resultado una «radiodifusión democrática».

        Pero vale discutirlo. Este tema, las internas no necesariamente abiertas o simultáneas, y el tema del voto por boleta única -con opción a que sea electrónico, además- debieran estar en la agenda del diálogo con la oposición el 30 a la mañana. En eso, prefiero el transformismo.

        Saludos.

        EM

      8. -Eze, en otro momento continuo, ahora tengo que cortar.
        Gracias por la charla.
        Te dejo una inquietud: ¿no te parece que esta discusión tiene más o menos 6 años de atraso?

  4. Amigos:

    Concuerdo, se trata, en principio, de una extensión del fenómeno Macri (vg: «gestión sin política», etc.) al territorio del conurbano. Sin embargo, creo que la performance del colo en el interior de la provincia -el llamado «voto útil»-, sumada a los desempeños pobres tirando a paupérimos del oficialismo en Santa Fe, Córdoba y otras localidades, mandan un link al conflicto agropecuario.

    Hay, entonces, una exposición a la cultura antipolítica, que es siempre antioficialista -lo que le sucede a Macri en Capital es elocuente: se le fueron quince puntos porcentuales en dos años-.

    Asimismo, esta derecha no es idiota. Es pragmática: pega donde duele. Y la inseguridad, a nuestras bases como a nuestros dirigentes, les duele. Es un tema que no sabemos cómo abordar en público, porque a nuestro propio auditorio no le mueve ya un pelo el discurso con que llegamos.

    Ahora, juzgado así, ¿es un fenómeno perdurable, el de De Narváez? Por su propia matriz, creo que no. El daño que puede hacer tiene fecha de vencimiento. Por ejemplo, no creo que mantenga su desempeño electoral en dos años -hay otros que tampoco lo harán-. El tema reside en qué hacemos nosotros en ese tiempo.

    Los noventa no fueron en vano. Hay un elemento cultural nuevo en el electorado. Si cometemos el acto purista de no abordarlo, sonamos.

    Un abrazo,

    EM

    1. Creo que el fenómeno perdurable es el de la antipolítica, no De Narváez que es un referente de esta expresión. Y que por ser tan perdurable ya debiéramos dejar de llamar «fenómeno» como sinónimo de anomalía.

      Yo deposito muchas esperanzas en los cambios perceptivos que puede generar en la sociedad la Ley de Medios (LM) «at work». En particular, en la atomización de los emisores del mensaje que podría producirse con la LM+TV Digital.

      Que el mensaje patronal quede reducido a un 33% del espectro algo tiene que producir. El discurso único resultará inviable en este contexto. El «sontodounochorro» perderá fuerzas en medio de un arco iris de voces.

      Pero no todo el cambio debe venir del ambito normativo-tecnológico. También hay que hacer cosas desde la política que enamoren. Plantearse metas épicas, como hacíamos en los ’70. No quedarse en el chiquitaje de internas, roscas y chicanas.

      Creo que la combinación épica+normativa+tecnológica puede derrotar a la antipolítica. No sé si para el 2011, pero ya quedaría todo encauzado en esa dirección.

  5. Ezequiel:

    Ahora es cuando.

    Como bien dice Manolo, la supervivencia del oficialismo más allá del 2011 pasa por sentarse a negociar, primero en el Congreso, pero también con los Mov. Sociales, la Federación Agraria con o sin De Angeli, darle manija al sector PYMEs de la UIA -ese que puso el grito en el cielo en el affaire Techint, porque le vende a Venezuela por 400 palos verdes-, y hacia dentro del partido, bajar la línea de la Doctrina, es más, si se puede, llamar a los viejos y a los jóvenes, a los históricos y a los no tanto, y propender a una Actualización Doctrinaria, antes de que el neomenemismo lo haga de facto, tal como lo hicieron en los 90s.

    Un Congreso de Mentes Peronistas que se pregunte y nos responda hacia dónde debe ir el Peronismo del siglo XXI.

    No podemos dejar que nos sigan queriendo cooptar el Movimiento.

    1. ¿Qué peronismo, Aguante? ¿El de Tachuela, el de Pino, el de Efedrín, el de K, el peronismo de perón?

      Profe, del ’76 en adelante entró todo a la licuadora, y se intensificó del 2001 a esta parte. Creo que con los retazos sobrevivientes del peronismo y una suma de expresiones actualmente minoritarias y tribales de izquierda (no todas) se puede hacer algo. Pero lo que surja no va a ser ni parecido al peronismo del 45.

      Pero para éso tiene que haber un aglutinante común. Y nuevo. Metas y sueños compartidos. Sinó, mientras más tardemos nosotros en despertarnos de los tiempos que no volverán, el mercado nos deparará unos tiempos bien desangelados.

      1. Eduardo:

        Una cosa es la transversalidad, y otra ignorar que quienes votan a Kirchner son, precisamente, peronistas.

        Hoy el sustento electoral del oficialismo es una parte muy importante del partido.

        El Peronismo tiene que volver a ser lo que fue.

        Kirchner es porque rescató las banderas del Peronismo Fundacional, aquel del que hablaba Leonardo Favio.

        Lo que vos sugerís ya lo hace Solanas, Peronismo sin Peronistas.

        La columna vertebral del kirchnerismo siempre va a ser el Peronismo.

        Aún en el 2005, también lo fue.

        Siempre lo fue, y así será.

      2. Aguante: Yo voto K y no soy peronista. Si éstas son las banderas del peronismo fundacional, no veo otro dirigente peronista que esté dispuesto a llevarlas adelante. Por lo que mi paso por el peronismo empieza y termina con el proyecto K, así que eventualmente sea efímero lo mío.

        Pero en cualquier caso, estemos o no de acuerdo, el market se va a hacer un picnic con nuestras disidencias, y cuando acordemos estaremos al horno.

        En estos casos siempre me viene a la memoria la España del ’35, en la que Largo Caballero le hacía la vida imposible a los anarquistas, los anarquistas a los comunistas, los comunistas a los socialistas, los socialistas a los troskistas y vino Franco y se los morfó a todos juntos. Buen provecho.

      3. Aguante: «Lo que vos sugerís ya lo hace Solanas, Peronismo sin Peronistas.»

        No. Yo no estoy proponiendo «Peronismo sin peronistas» sino «Kirchnerismo con peronistas».

        O el primer peronismo no fue acaso «Peronismo con anarquistas»? ¿O los primeros peronistas antes antes de Perón qué eran? Eran anarquistas, mi viejo.

        Bueno, ahora hay que prepararse mentalmente de nuevo para el cambio del sujeto en la oración.

      4. Eduardo:

        En ese kirchnerismo con peronistas, valga la perogrullada, entra los dirigentes.

        Y te recuerdo que la cosa no está para andar haciendo rancho aparte, habrá que negociar y mucho.

        Este no es momento para ser sectarios, defendiendo los logros, eso sí, pero de acá para adelante, La Escribanía va a ser el tallador principal y como dice Manolo, va a estar lo suficientemente disgregada como para evitar los acuerdos superestructurales.

        Y cada cuestión va a tener apoyos de unos y no de otros, y la otra va a ser viceversa.

        Se viene la política, pero no con el Actimel disfrazado de diputado, sino con los peronistas que lo apoyaron.

        Va a haber que tener mucha muñeca, y la deglución de sapos, te anticipo, va a ser inevitable, pero lo importante es defender la esencia, como dice Abel, Nuestro Keynesianismo Kirchnerista.

        «Va a estar bueno» Callao y Rivadavia.

        Si se gana el domingo, yo tengo fe.

  6. Interesantes reflexiones.
    Yo creo que, una vez pasada la tormenta de pasiones que es una elección, y cualquiera sea el resultado dentro de lo pronosticado -elección pareja- va a haber que empezar a pensar en el futuro con un poco mas de tranquilidad. Me estoy refiriendo a De Narváez.
    Dejemos de lado las cuestiones menos importantes (que tiene guita -pregunta?, no están hechos todos los candidatos?; no son todos parte del 5 % de los argentinos que tienen la vida mas o menos resuelta?-; que es colombiano; que es colorado; etc.).
    Dejemos de lado también la insoportable levedad de su discurso (seamos sinceros, no demasiado distinta de la de nuestro candidato Scioli).
    Algunas cosas que hizo de Narváez son interesantes. Solá pensó que entraba a esa alianza como banca, y terminó siendo punto. Pero sobre todo me llama la atención cómo resistió la tentación de recostarse en lo que quedaba del duhaldismo. Seamos sinceros, si eso lo hubiera hecho alguien más digerible -por ejemplo, Sabatella-, gran parte del progresismo lo marcaría como un hecho relevante. Y, en definitiva, nos dejó a nosotros prendiéndole velas a los intendentes, confiando en que vamos a poder ganarle la elección en el escrutinio gracias a la presencia del aparato. No me maten, tomenlo como un desafío para pensar.

  7. …caballeros hay una sola cosa que se puede hacer: Mas politica. Entiendase la antipolitica como algo que anula o cancela la politica absorbiendola y reconvirtiendola para sus fines. Todo muy lindo y nos puede llevar puestos, hasta aca todos coincidimos. Pero que capacidad de absorcion tiene, donde estan sus limites, que puede pasar si al intentar destruir las bases de la sociedad termina anulandose a si misma. Lo que plantea manolo es la salida, combatirla con una abundancia monstruosa de lo que se plantea destruir. Saturarla con un discurso repleto de doctrina de tal forma que se atragante al intentar procesarlo. Obligarla a confrontar con la realidad, los peronistas saben lo que esto significa. Para la antipolitica es justamente esto lo que la debilita. Fijense sino en macri, el campeon de la antipolitica. Mientras solo fue un discurso prolijo que podia leerse en papel impreso a 1200dpi de una laser estaba todo bien. Cuando se confronta con el asfalto y el cemento de la ciudad termina perdiendo lustre (y una gruesa cantidad de caudal electoral). Son tan antipoliticos que no tienen doctrina ni discurso, no sobreviven a la exposicion directa. Es la unica arma que queda y es tal vez la que los puede dañar mas alla de toda reparacion…

    1. Concuerdo con vos, tiovik. Tu lectura no solo es viable sino también muy estimulante. Para muchos de nosotros, que hacemos política porque nos conmueve y se nos torna fascinante acompañar un proceso de cambio de la mano de un gobierno de corte nacional y popular, nada mejor que poner quinta y llegar a la victoria o estamparnos contra la pared. A la anti política se la enfrenta con mucha política. Principalmente de parte del Estado Nacional, pero también de todos los que estamos dispuestos a bancar el proyecto.

    2. tiovik: «Saturarla con un discurso repleto de doctrina de tal forma que se atragante al intentar procesarlo.»

      ¿Y cómo hacés éso en los tiempos que corren? ¿Fundás el Granma, en medio de la explosión de medios? Sí, la idea es buena. Pero inviable.

      1. Eduardo:

        «Doctrina» no sé, eso está en elaboración, con mucha suerte… nunca creí demasiado en la doctrina, fuera de un puñado de ideas generales. Pero política, eso es otra cosa. Fijate el lío que se les armó cuando se pusieron a hablar de lo que harían con el Estado: Macri reprivatizaba todo, De Narváez inicialmente también, hasta que Rucci dijo que ella no, y De Narváez se pasó al «chavismo» :P

        Ante las definiciones, son de terror, para cualquier lado.

        El lunes bien temprano, tipo 9, hay que empezar de nuevo, no importa el resultado, a hacer política. Y hay que tocar todo: Gabinete de Ministros, INDEC, estructura tributaria en general e IVA en particular, Reforma Financiera, Junta de Granos, Ley de Medios… que la sociedad y la militancia noten que tomamos apunte del mensaje de las urnas. Y la mejor forma de dividir a una oposición reside en realizar planteos múltiples que la obliguen a definirse.

        Es eso, o la agonía de dos años para ver que el proyecto -que es lo importante- se va a la basura junto a los dirigentes.

      2. Eze: Ahora sí. Éso es cierto. Me gustó que, post 125, Cristina les metió 10 goles uno atrás del otro y no lograban armar una estrategia defensiva para frenarla. Cuando lograban articular algo que superara la solidez del flan, ¡Paf! le disparaba con otro proyecto y tenían que salir por detrás a correrlo.

        Iniciativa al palo. Sí. Estoy de acuerdo.

      3. no necesitas fundar el «gramma», de hecho hacerlo seria imbecil. Mas bien la cosa pasa por que cada uno de nosotros hagamos politica. Si el cambio no llega, lo tenes que ir a buscar…

  8. Tema interesante si los hay.- Se me ocurre que hay un ángulo distinto desde el cual interpretar la participación aparentemente exitosa de los Macri y De Narváez en la política electoral.- Pareciera aceptarse masivamente que en la Argentina las alternativas políticas estuvieron centradas exclusivamente en dos partidos, el peronista y el radical.- La crisis que ambos partidos habrían experimentado en el 2001/2002 (que se vayan todos) es pacíficamente explicada como desaparición de los partidos, cuyo liderazgo habría sido transferido a personas (Kirchner, Carrió, Macri, etc.) lo que explicaría la peculiar forma de funcionamiento de nuestra democracia en estos años.- Concuerdo en los grandes trazos de dicha explicación, pero me parece que omite considerar la participación preponderante de un tercer protagonista político de esencial importancia en nuestra historia reciente: Ademas de peronistas y radicales, aquí tuvo un rol central y gobernó muchísimos años, la derecha liberal (los Alsogaray, Krieger Vasena, Martínez de Hoz, Alemann, Cavallo) siempre a caballo del con el partido militar.- Desde 1955 hasta 1983 gobernaron con escasas interrupciones.- Las barbaridades y estupideces que llegaron a hacer los militares en el poder, especialmente la increíble guerra de las Malvinas, llevó a que desde los EEUU consideraran peligrosos nuevos golpes de estado, por lo que pocos años después de 1982 todos los países de América Latina nos volvimos respetuosamente democráticos.- La derecha alsogaraysta argentina se vio entonces obligada a ensayar una nueva vía, ahora democrática, para llegar al poder mediante elecciones, dado que ya no les resultaba posible recurrir a los cuarteles.- Comenzaron con la UCD y nada lograron.- En cambio, tuvieron un impensado triunfo cuando ganó Menem y se volcó a los Bunge y Born, a los Alsogaray, a la relación carnal con EEUU y se convirtió en el mejor alumno del FMI y del Consenso de Washington.- La derecha golpista, así, dejó de necesitar un golpe para llegar al poder y pudo gobernar 10 años, en nombre del «peronismo».- El PRO con Macri, Michetti y Narváez, representa -para mí- la continuidad de esa ideología neoliberal de los Martínez de Hoz, Alsogaray y Cavallo.- Fueron y son parte importante del cuerpo político de nuestro país, tomando la antorcha del «partido militar» que ya no puede hacer golpes de estado.- La «antipolítica» que invocan constantemente, es mera repetición del discurso militar que supimos escuchar con desden, pero con el que muchos argentinos se siguen identificando.- Somos un país bastante conservador.- Dentro de todo, hay una ventaja: creo importantísimo que la derecha crea que tiene realmente una alternativa electoral de llegar al poder, pues así participan del juego democrático.- Si lo vieran imposible, inmediatamente sus genes golpistas se activarían, tal como ocurrió hace pocos años en la Venezuela de Chávez, o como reinciden los de la medialuna boliviana contra Evo.- En definitiva, veo tres realidades o encuadramientos políticos centrales, no dos: Un peronismo progresista, nacional y popular representado por el Kirchnerismo; la derecha neoliberal (ex partido militar) representada por Macri/De Narváez, profundamente derechista, pero no antiperonista.- Por el contrario, intentando repetir el transvestismo de Menem.- Finalmente, los gorilas, vicerales antiperonistas, a quienes lo único que les importa es estar en contra de los peronistas (radicales, socialistas, Carrió, Stolbizer, etc).- Los resultados del domingo, serán interesantísmos para definir el campo de acción que les quedará a cada una de estas fracciones.- Disculpen por lo largo del comentario, Saludos.- Capitan Medibacha.-

  9. se considera la aparacion de macri o de narvaez…casi como un simple «lapsus mental» del electorado q vota «mal»…

    algo de autocritica profunda???…para q???…si hicimos todo CASI muy bien…

    yo no se quienes seran los herederos ideologicos de menem…pero si se quienes son los hombres q heredaron al turco…el KIRCHNERISMO…

    empezando por el mismo nestor…suiguiendo por parrilli,los fernandez etc…y terminando en los intendentes del conurbano y gob. feudales…TODOS menemistas convencidos en los 90’…y ahora devenidos en «progresistas» convencidos…o algo asi…

    a mi modesto entender,para hacer un analisis politico de la actualidad electoral,tendrian q preguntarse…»TENEMOS ALGO DE MENEMISMO???» (los personajes,los tienen casi a todos)…no me refiero tanto a la ideologia…si no mas bien a los modos y a las formas…

    quizas cierta parte de la gente,no vote por el kirchnerismo por «añoranza» a los 90’…quizas sea por q precisamente les hacen acordar a los 90′ en muchos aspectos…

    el clientelismo desaforado,lo discursos del tipo «yo o el caos» (menem dixit 1995),alianzas con los gordos de la CGT,con el conurbano,los gob feudales,interferencia en la justicia,casos de corrupcion…etc etc etc…

    aunque ustedes no lo vean,tienen mas puntos de contactos de lo q creen…

    excusas del tipo «la gente es idiota y no nos entiende»…»de narvaez tienen mucho dinero» (como si el kirchnerismo no tubiese un mango)…»la gente quiere volver a los 90′» (si,tanto queria «volver» q en el ballotage perdia 75 a 25 como minimo)…etc…me parece un razonamiento facilista…

    en fin…

    1. La antipolitica es el relato racionalizador que se hace de la incapacidad de cambio de la politica ( de sus instituciones: Estado, sindicato, partido, etc).

      Un relato perverso e interesado porque el relato antipolitico le tira el fardo de la incapacidad a la propia politica -y sus actores- y no a la derrota de la propia politica. O mas claro invisibiliza que la incapacidad de la politica es producto del triunfo del «mercado» como agente del cambio social.

      Lo perverso del relato antipolitico es que lleva agua al molino de transferir mas poder de cambio al «mercado» en detrimento de la politica. Un circulo perverso. Y si de perversidades se trata he ahi la funcionalidad de los mass media, machacar y machacar sobre la incapacidad y la impotencia de la politica.

      Por eso «clientelismo», «voto electronico», «kirchner=menem», «mas republica», «se movilizan por un choripan», «hacer caja», «la privatizacion del cerro dragon» son todos relatos de la antipolitica y funcionales a hacer mas impotente a la politica.

      El desafio fundamental de una reforma politica es fortalecer a las institucines politica (Estado, partido, sindicato, etc). La unica forma de encarar este fortalecimiento es arrancandole ese poder al «mercado».

      1. Entonces para vos la antipolítica es no comulgar con el ejecutivo de turno?
        La insistencia en el choripan puede ser, salvo que lo tomes como una defensa de la auténtica militancia (que debe ser amateur)contra el clientelismo.
        Lo de Cerro Dragón es una crítica a la gestión de gobierno, o contra su consistencia ideológica. Porqué es antipolítica?
        O el kirchnerismo expropió la política?

      2. Mariano:

        Todos los oficialismos padecen este problema. Fijate lo que les pasa a Macri, a Binner, a Schiaretti, a Scioli.

        La antipolítica ha sido conceptualizada de diversos modos por múltiples analistas. Un historiador como Pierre Rosanvallon ha hablado de «la política en la era de la democracia»,

        http://www.college-de-france.fr/media/his_pol/UPL24124_La_desconfianza_es_una_virtud_c_vica.pdf

        Chantal Mouffe ha mencionado la existencia de un relato «pos- político», y por supuesto, en el plano local, lo tenemos al fallecido Casullo.

        Hablar de antipolítica no implica, en lo más mínimo, equiparar kirchnerismo y política. Sin ir más lejos, a todos los oficialismos les puede ir mal mañana. Es aludir a un fenómeno más complejo, que combina una cultura pública donde el político queda reducido a un componente de la farándula -el arquetipo local sería Carrió, aunque el modelo originario fue el Chacho-, con un soporte mediático antes que territorial o militante.

        Y eso no es bueno para nadie, al menos en el tiempo.

        En primer lugar, porque el resultado de estas construcciones siempre, pero siempre, es efímero. La gente se cansa del producto, o aparece uno más marketinero, y se pasa de bando.

        En segundo lugar, porque la discusión ideológica queda completamente obturada, o bien desplazada. Fijate el cierre de Unión – PRO: no sabían si iban a reprivatizar, a nacionalizar, a estatizar… ahora, vos sabés que ninguna de esas indefiniciones -para ser generosos- les costó un sólo voto. Y eso es grave. Eso, en los días de la lista tres, no pasaba.

        Un abrazo

  10. Está claro que introducir, a gusto de cierto «público», antipolítica en un mecanismo político por excelencia, como el sistema electoral y todo el aparato de representación, es echar agual al vino.
    Eso se llama adulterar el producto.
    Se evita estableciendo la obligación de incluir en el «producto» un porcentaje mínimo de «ingrediente activo».
    Un forma posible es que toda elección obligue a cada fórmula o lista a presentar no sé, 3, 5, 10 proyectos de ley muy claros, elaborados y completos que, con caracter VINCULANTE. Es decir que, al votar cierta fórmula, se estaría aprobando de inmediato los proyectos de la fórmula ganadora. Habrái que pulir el mecanismo y el marco legal, obvio. Pero el sentido es impedir que se eche agua al vino. Esto obligaría a cada uno a «prodcir» política, ya desde la candidatura. Además tendrían prohibido introducir otros proyectos que alteren o modifiquen lo votado allí, en su boleta.

  11. Excelente post, como le ganamos al votante consumidor?? Con militancia en todas sus formas, creo que es la única manera, no se me ocurre otra. Tratando de abrir mentes, calentandolas un poquito.
    Pero sinceramente me preocupa mucho este tipo de votante, que cree en esta gente, que no propone nada, que no tiene definiciones. El crecimiento de De Narvaez es importante, muy, y lo va a dejar postulado como un referente importante de la política nacional, eso no hay que dudarlo, hay que empezar a mirarlo y entenderlo, a partir de ahí tratar de neutralizar ese fenómeno.
    Lo que no me queda en claro es que si el kirchnerismo gana estas elecciones, se retire ordenadamente de la política. Y aca agrego predicción económica-astrológica, creo que se viene un nuevo crecimiento fuerte, sinceramente creo la linea de tendencia del crecimiento económico cambió durante estos años, se hizo mas cercana a valores entre 7-8& y si se produce una reactivación en estos meses a nivel mundial, volveríamos a crecer a esas tasas, y si a eso le sumamos militancia y una buena politica comunicacional por parte del Gobierno. Pongo en duda que el kirchnerismo esté en retirada.

    (Disculpen si hay errores de escritura o de hilvanación de ideas, es tarde tengo sueño y tengo que estudiar mucho)

    1. Esteban:

      Con o sin crecimiento, todo depende del kirchnerismo. Es cierto que De Narváez va a salir como el opositor no presidenciable más votado -cosechará unos dos millones de votos, mucho más que Reutemann, Binner, Giustiniani, Michetti o Juez, algo que lo convierte en una suerte de elector para 2011, si la tropa no se le desmorona demasiado-, pero al gobierno le quedan dos años para revertir la situación, en un contexto complicado, pero no imposible.

      El tema es que para resolver el problema -mejor dicho, los problemas- hay que empezar por reconocerlo. Hay metodologías de gestión que tenemos que desechar porque no han servido, y los puntos electorales que nos cuesta su continuidad no están justificados si la sucesión 2011 es Macri.

      Cuando hablo de retirada, me refiero a algo concreto: puntos más, puntos menos, el kirchnerismo mañana va a obtener diez puntos porcentuales menos que en 2007, a nivel provincial y a nivel nacional. Va a tener desempeños pobres, para ser suaves, en Santa Fe, Capital, Córdoba… tres de los cinco distritos más grandes. Esto describe una situación presente que se parece bastante al grado cero (2003 – 2005) de la construcción oficial. Por eso, es muy importante volver a tener agenda, volver a marcarla, reconocer lo que resta y cambiarlo. Y eso se puede hacer: hace ocho meses, estábamos directamente muertos. Pero hay que cambiar el estilo de gestión, y sobre todo, hay que tomar decisiones fuertes, con apoyo de distintas fuerzas políticas. Gabinete, INDEC, subsidio universal o ampliamente extendido, IVA y Reforma Tributaria, Reforma Financiera, Reforma Política, Ley de Medios… todo eso que se fue generando, adentro.

      No podemos vivir diez años de los aciertos que tuvimos entre 2003 y 2006.

      Saludos.

      1. Es que es tal cual lo planteas ahí, el Gobierno va a tener un retroceso. Eso es obvio, visible, tenemos un techo en este momento. Como romperlo? Vos planteas cosas muy interesantes, que de hecho estoy a favo en todas, pero pongo mis dudas sobre la viabilidad de muchas.
        – Reforma tributaria: Tenemos una estructura tributaria regresiva, eso es claro. Pero por ejemplo bajar el IVa no es facil, es una de las principales fuentes de recaudación tiene una evasión del 21%. En cambio si uno ve el impuesto que tendría que ser estrella en una reforma tributaria, sería Ganancias, pero ganancias tiene una evasión del casi 50% (Ya van a saltar a decir que no es asi), como construis un estructura progresista de impuestos con esa evasión impositiva, donde nuestros queridos empresarios les pagan mucha fortuna a sus contadores para eludir impuestos, donde las empresas pagan informes de 10 mil dolares a las consultoras para que les hagan sus informes de precios de transferencia y así eludir todos los impuestos que puedan. Es muy pero muy dificil este tema. Terminas desfinanciando al Estado y lo que uno quiere es construir un Estado mas grande. Es nuestro karma.
        – En Ley de Medios estoy de acuerdo con vos 100% ahi hay que sacarla si o si. O sino la sociedad entera va a perder.
        – Subsidio universal también, (no me importa de donde saquen la tarasca, impriman dinero muchachos)
        – INDEC creo que se llegó a un punto donde la gente le cree mas a Broda que al INDEC (te hablan de inflación mayor al 22% anual el año pasado como llegan a eso??, cuantos precios toman para hacer el cálculo 500 como mucho??), no se como se vuelve de eso, creo que cualquier reforma que se quiera hacer del INDEC puede ser vista como negativa por la prensa ergo «la gente», mas las mafias que hay ahí adentro, hay mucha guita por los bonos indexados, por plata baila el mono.
        – Reforma financiera, tambien 100% de acuerdo con vos, pero hay que ir a luchar contra los ahorristas después y sus cacerolas.
        Que se entienda Ezequiel yo estoy a favor de todo lo que vos planteas pero quiero plantear ciertos límites que tiene el Estado, y que también tiene la sociedad.

      2. Esteban:

        El IVA se puede segmentar por tarjeta, para ingresos de, supongamos, 2500 pesos, incluyendo planes.

        Respecto de la estructura impositiva, un instrumento básico reside en gravar la propiedad de la tierra. Tipos como Grobocopatel propusieron esa idea, bloques como el SI tienen proyectos en esa línea.

        http://criticadigital.com/impresa/index.php?secc=nota&nid=21201

        Un camino necesario es la distribución pareja de las cargas tributarias a todas las rentas extraordinarias. Héctor Recalde presentó un proyecto en ese sentido

        http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0359/articulo.php?art=14119&ed=0359

        Del INDEC se vuelve como se volvió del PAMI: entregando su gestión a sectores de la oposición que no tengan intereses directos en el índice inflacionario, y sí en recuperar credibilidad. De nuevo, la gente del SI, tipos como Lovuolo y Lozano me parecen buenos candidatos. Lo que no da es seguir este sendero, porque estamos ahorrando para Macri.

        La reforma financiera está ya en carpeta: sin ir más lejos, tanto Heller como Solanas tienen sus respectivos proyectos de reforma de las entidades financieras.

        Respecto de los límites, ¿vos hubieras dicho, hace un año, que 2008 sería el año en que recuperaríamos los fondos privados de pensión? Todo reside en la muñeca y en la capacidad de tejer alianzas. No todas las leyes van a pasar, pero la oposición tiene que pagar el precio político de votar en contra.

        Un abrazo,
        EM

  12. La antipolitica tiene raíces muy profundas en nuestra población. ¿que fueron sino antipolitica todos los golpes militares en argentina desde 1930 en adelante?
    Creo yo también, que desde el lunes Cristina tiene que cachetearlos como después de la 125, y empezar a meter proyectos, que les meta contradicciones a la oposición y los obligue a definirse. Y en adelante, mucha militancia y una estructura territorial fuerte.

  13. Como modo de interpretacion de lo ocurrido en las elecciones de ayer en artepolitica Ezequiel Meler lo presenta como avance del»votante consumidor» y Eduardo Real como consecuencia de que el mercado asume el control de la politica,fenomeno que tambien subraya Predicador.Comparto la idea y tambien la de Jauretche cuando sostiene que el triunfo de Macri y Narvaez se deben al voto por la»no politica».Esto explica no solo la derrota peronista-kirchnerista sino tammbien la de la Coalision Civica.El capitan mediabacha cree que se mantiene en el pais una tercera fuerza politica que se manifiesta de diversas formas a traves de la historia,que es de tipo conservador y ahora resurge con el PRO.Con el concuerda en cierta forma Tutecabrero cuando dice que la antipolitica tiene raices muy profundas en nuestra sociedad.Aca pienso que ultimamente ha sido fomentado por los ataques mediaticos y de los politicos mismos.En general,los comentaristas bien intencionados señalan,y me adhiero,que la unica salida la daria una accion fuerte dirigida a la educacion politica de nuestra sociedad.
    Aprovecho para anotar sinteticamente los analisis de periodistas de Pagina 12 sobre la cuestion:
    Natanson observa que es un error creer que la derecha gano por la accion publicitaria,pues llego a ser popular hasta entre los pobres.Wianfield lo atribuye a los errores del gobierno.Bayer anota que se votaron personas y no proyectos y Verbitsky lo atribuye al problema con el campo,y habla(acertadamente)de una»aversion irracional al gobierno».¿que tal?

  14. Olvide mencionar a Aliverti y el mismo Bayer sobre el modelo Berlusconi de dirigente politico que nos llega´por importacion y parce imponerse desde ayer.

  15. isabel, vos avalás lo que dijo Verbitsky de una «aversión irracional al gobierno». Viendo la irreal postura (una vez más) asumida por Cristina ayer en su segunda conferencia de prensa, queda claro que la irracionalidad sigue campeando mas que nada en el oficialismo y que esa ´aversión´ lejos de ser irracional, se origina en persistentes errores garrafales de orden político cometidos mayoritariamente en los dos últimos años.
    Lo del triunfo de la supuesta «nopolitica» es una mala explicación tendiente a evitar asumir esos errores y bajarse del caballito. O solo es política el discurso supuestamente progre de los K, mientras su gestión en los hechos discurria por otro lado? Acá en el interior -que sería bueno recordaran que existe más allá de Capital y conurbano- como nunca se discutió política, se cortó boleta, se analizaron gestiones de los distintos niveles de gobierno. Y la gestión nacional en relación al interior ha sido en muchos casos negativa o peor aún directamente inexistente. Y eso se pagó en las urnas.
    Como conciliar lo de la nopolitica con, por ejemplo, la notable elección de Pino, quien sin estructura y sin poner un mango, solo planteando con claridad un par de posturas en temas políticos emblemáticos no tocados por los demás, llegó a 6 puntos del oficialismo en Capital?
    Concuerdo un poco más con Bayer en cuanto a que se votó mayoritariamente personas y no proyectos: ni el oficialismo ni el Pro o el ACyS parecen tener proyecto alguno, más allá del pobrisimo lenguaje del marketing que esgrimieron en campaña.
    En cuanto al modelo Berlusconi, los principales experimentos de Menem en este sentido (antes que B.) los recogió el kirchnerismo. O colgarse a babuchas de Scioli, Massa en la lista de provincia para ver si zafaban del desastre, qué fue?

  16. Gerardo D:no avalo lo que dice Verbitsky,sino lo anoto.En tal caso me parece una parte de la explicacion.Yo estudio y trato de entender porque se que por el manejo del poder politico se nos va la vida.Me acuerdo que una amiga,que de izquierda paso a menenista decia que los peronistas votan con las tripas y eso es irracional.El peronismo arranco con un ingrediente facista y eso es irracional.Como lo es el detalle de envidia y hasta odio de las mujeres hacia la presidente.Sera que cada mujer se cree la mas linda del mundo.Como lo es la expresion,bastante repetida,de quien me dijo ante la pregunta de cual es tu voto:no se,basta que no sea Kirchner.
    El efecto de la nopolitica fue sostenido por Juaretche,E.Real,Tute cabrero y Predicador,que dice(creo que acertadamente)que esconde la incapacidad de renovacion e invisibiliza el triunfo del mercado.
    Lo de Pino y la city es algo especial,que a mi me alegra porque defiende cosas que me importan.Esto indica que la poblacion de la ciudad capital piensa mas de lo que creemos y que la clase media,tan despreciada a veces,no come vidrio,aunque el peronismo lo ve como un mal bicho al Pino.En este sentido creo que la presidente en la conferencia(en general mal enfocada)tuvo algun acierto como cuando hablo de un tripartidismo,que lo percibo como derecha Pro macrista,Alianzad centroy C.y S. y peronismo(n.y

    Gerardo D.:no avalo lo que dice Verbitsky,solo lo anoto y lo considero una verdad parcial.Lo que hago es estudiar las explicaciones para tratar de comprender los fenomenos.Creo si que en muchas dams exite una envidia y hasta odio a la presidente ,tal vez porque cada mujer se cree la mejor del mundo o la mas linda.Alguien me dijo que votaba a acualquiera con tal que no fuera K.y eso tambien es irracional.El peronismo en su origen tiene algo de facismo y eso es irracional.Muchos peronistas,tal vez la mayoria votan con las tripas o por afecto,y eso es irracional.
    La no politica fue señalada en estos comentarios por Jauretche,E.Real,Tutecabrero y Predicador,que dce con razon que esconde la incapacidad de renovacion y que invisibiliza el dominio del mercado sobre la politica.
    Lo de Pino es muy interesante y aun no ha sido analizado suficientemente.A mi fue lo unico que me alegro por que las criticas que le hace al gobierno me pareen validas.Inidica que los porteños no comen vidrio,debilito a la derecha,y mostro que la clase media,tan criticada por el peronismo,piensa y habla mas de lo que se cree sobre politica.
    Lo de Berlusconi me parece mas actual q

  17. debo decir que mi p.c.esta tartamuda.Sepan disculpar…:sigo:lo de Berlusconi me parece mas actual que Menem y significa el predominio de los empresarios en el dominio politico.La rata,como le dice ALIVERTI todavia era politico…o siempre los politicos buscaron solo el negocio?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *