Tres propuestas para el Ministerio de Seguridad Popular

Mientras todavía resuena el eco de la batalla de Soldati, la creación del Ministerio de Seguridad aparece como una oportunidad única para lograr una de las transformaciones pendientes de la democracia: la eliminación de la frontera entre el gobierno democrático y las fuerzas de seguridad. El nombramiento de Nilda Garré es un mensaje claro en ese sentido. Un mensaje al que no se le puede esquivar el bulto y que requiere de la honestidad y el compromiso de todos los actores que pujan por una profundización democrática.

Desde acá (y con toda la humildad que implica la intuición de la enormidad de la tarea a afrontar por el nuevo Ministerio y lo pequeño del aporte que podríamos hacer para su cumplimiento) acercamos tres pequeñas propuestas concretas como le gustan a la gente:

1) Presencia permanente de personal del Ministerio de Seguridad en las comisarías: ya venimos insistiendo con esto y ahora llegó el momento de hacerlo. No estaría mal aprovechar el Programa de Voluntariado Universitario para que los estudiantes le devuelvan a la patria un poquito de todo lo que les da a través de la Universidad pública. Imagino turnos de tres o cuatro horas en los cuales los voluntarios, coordinados por el Ministerio, puedan prestar un servicio de orientación a la víctima y a los familiares de los detenidos facilitándoles el acceso a los servicios estatales de protección social de los tres niveles de gobierno. Una mujer golpeada, la víctima de un robo, la novia o la madre de un joven detenido en flagrante delito, necesitan mucho más que una respuesta desde el brazo armado de la ley. Ahí tiene que estar el Ministerio para integrar la seguridad en un sentido restringido con la seguridad en un sentido amplio: la que surge del ejercicio de todos los derechos.

2) Mejoramiento de las condiciones de trabajo policial: los integrantes de las fuerzas de seguridad frecuentemente ejercen sus tareas en condiciones pésimas y/o por horarios demasiado prolongados. Esta última situación muchas veces responde a una estrategia de reforzamiento del ingreso (los famosos «adicionales») que habría que discutir a su debido tiempo. Pero las condiciones de trabajo son un problema urgente en el marco de un colectivo de trabajadores que no goza de representación sindical como consecuencia de la concepción militar a la que se encuentra todavía sujeto (basta pensar en la trágicómica regla del pelo corto y la afeitada diaria de los uniformados). Las condiciones en las que los policías, gendarmes y prefectos trabajan tienen que mejorar sustancialmente a través de transformaciones estructurales y de mecanismos que permitan la detección de aquellos casos puntuales en los que se verifican condiciones extremadamente de trabajo desfavorables. Para esto, claramente, no estaría de más contar con un estudio profundo de las condiciones de trabajo y sus efectos sobre la salud psíquica y física de los trabajadores.

3) Formación de cuadros técnicos en seguridad: En nuestro país faltan cuadros para garantizar una eficiente conducción civil de las fuerzas de seguridad en el largo plazo. Solucionar esto va a llevar tiempo pero se puede empezar ya mismo. Los mejores expertos del país (Saín, Ciaffardini, Binder, Sozzo) son del palo democrático y ocupan espacios académicos que pueden articularse para formar profesionales sólidos técnicamente y con experiencia en la gestión. Como complemento de esto es necesario generar las mediaciones para que los referentes de las organizaciones sociales y políticas puedan se correa de transmisión hacia arriba y hacia abajo de qué se está haciendo y qué está pasando. Para eso hace falta construir cierto lenguaje común y espacios de encuentro en los cuales pueda haber una comunicación directa entre la gestión y la organización política del territorio.

En fin, tres propuestas para que las épocas en las que las fuerzas de seguridad se autogobernaban sea lo más pronto posible un feo recuerdo.

44 Comments on “Tres propuestas para el Ministerio de Seguridad Popular”

  1. El estado no está ausente solamente en lo que es Seguridad.
    Siguiendo el paradigma del gobierno militar «achicar el Estado es agrandar la Nación», los diversos turnos democráticos no se animaron a cambiar dicho paradigma. Lo cual era obviamente imprescindible.
    Un estado que por ejemplo, se encargue de la pobreza estructural en general y de las villas en particular.
    Todos estos años faltó la mínima planificación urbana y de migración interna y externa (por lo que no es solo un problema de la Ciudad). La acción social en las villas estuvo a cargo de ONG´s y personas solidarias y pobres pero que armaban comedores populares, y algunos sacerdotes más o menos incorrectos (del lado de los buenos) y de los narcos, policías cómplices y punteros corruptos (del lado de los malos).
    Que el Estado venga a darse cuenta a 27 años vista del agotamiento del paradigma procesista, nos muestra hasta qué punto ha calado hondo en la sociedad que el estado solo sirve para mantener el status quo y construír poder y riqueza para los más vivos.
    En buena hora la toma de conciencia.

  2. Alejandro:
    Totalmente de acuerdo con las tres medidas.
    Con respecto a la primera lo único que aportaría es que me parece que en un primer momento se debería hacer con personal mas capacitado y con remuneración y experiencia suficientes ya que las comisarías van a vivir esto (con razón) como una «intervención» y se va a necesitar mucha capacidad política para sobrellevar el día a día dentro de las comisarías y principalmente no ser cooptados por la lógica del accionar de la PFA.
    Por otra parte creo que no se puede encarar una reforma democrática de la fuerza de seguridad sin una intervención, con todas las letras, de las escuelas de formación tanto la de suboficiales cómo la de oficiales y también del Instituto Universitario de la PFA. Creo que la nula penetración de las mas básicas concepciones democráticas en las nuevas generaciones de policías tiene que ver conque desde que entran a las escuelas se transportan a una especie de universo paralelo donde rigen una cantidad de reglas no escritas (y escritas tambien) donde el resentimiento y la represión son los ejes ordenadores del pensamiento y el accionar.
    Por último tambien es necesario dotar a la fuerza de un programa serio de vinculación con la sociedad civil, digo serio pq hoy en las comisarías de la ciudad funcionan los centros de participación ciudadana (CPC) donde se reunen los «vecinos» mas fachos de cada circunscripción con el unico objetivo de legitimar lo peor del discurso represivo de la fuerza ante los otros vecinos. Esto ayudaría no solo a transparentar el accionar policial y articular estrategias de intervención en el territorio que se orienten a la prevención del delito en vinculación con otras areas de gestión que atiendan mas integralmente el fenómeno, sino tambien a integrar a los policías con el resto de la comunidad y diluir esa frontera que ellos siempre trazan entre los «uniformados» y los «civiles». Para esto se necesitará convocar y capacitar a las organizaciones sociales en un espectro lo mas amplio posible.
    En fin, creo que la nueva ministra tiene por delante una tarea ciclópea pero a la vez apasionante y, si se puede retomar el control político de la fuerza y se logra el objetivo de democratizarla no solo disminuirán el delito y la violencia objetivamente sino que tambien se mejorarán los altos guarismos que arroja la sensación de inseguridad hoy , con un sensible mejoramiento de la calidad de vida de todos los que habitamos esta ciudad.
    Slds

    1. Valentina, no podría haberlo dicho mejor, es algo que siempre pensé mucho más cuando veía las entradas de Tomás sobre el tema…

      A nivel Jefes de las fuerzas, existe ese espiritu democrático que es solamente «pour la gallerie», mientras que se siguen formando cuadros y oficiales en las mismas prácticas de la doctrina de la seguridad nacional.
      Soy consciente de ello en fuerzas como gendarmería (aunque esta con mayor profesionalidad debido al constante roce que tienen con el poder judicial, digamos que de un tiempo a esta parte, la justicia a dejado de confiar en la policía federal para allanamientos y cosas por el estilo) y prefectura. Ésta situación no es algo solamente propio de las fuerzas de seguridad. me es muy común encontrarme con pibes recién egresados del Colegio Militar, reivindicando a personajes como Videla, e incluso haciendo gala del discursito de los » derechos humanos solo para ellos».

      Los Generales, asistirán a los foros sobre derechos humanos y conferencias organizadas por la ONU, se sacarán fotos con el minsitro de seguridad, justicia y derechos humanos (actualmente seguridad) pero debajo de las baldozas, las que hacen al piso de sustento de las instituciones, muy poco ha cambiado.

      Para muestra baste un botón (cuak) es muy común ver en los perfiles de facebook, en fechas como la del 24 de marzo, a estos miembros de las fuerzas, subiendo fotos de militares o con alguna consigna que reafirma la creencia en lo actuado por los militares/ FFSS en la dictadura.

      Saludos

  3. Ale, con la misma humildad con la que describís el problema, puedo agregar la necesidad de trabajar y proponer cambios sobre el proceso de enjuiciamiento interno que tienen las fuerzas, la actual ministra de seguridad trabajó sobre ese tema, en su anterior gestión, derogando el código militar y el fuero militar supeditando las acciones de los militares al ámbito civil de la justicia. El procedimiento de asuntos internos, como existe actualmente no funciona, porque sigue (como bien dijiste) la lógica militar, los policías no pueden ser investigados y sancionados por policías, eso forma parte de la idea de autogobierno que remarcaste. La solución resulta compleja. siguiendo la lógica del pedido de sindicalizacion y encuadramiento del policía como agente del Estado Nacional, se debería circunscribir en el fuero administrativo u otra opción seria quitar a la policía la atribución de investigación, encuadrarla en el ámbito judicial como «fuero de seguridad» (por ejemplo) y que sea supeditada por todos los procesos y todos los actores de un proceso judicial ordinario.
    Muy bueno el post.

    1. Aclaro, como abogado penalista (y habiendo laburado en un juzgado penal durante 6 años), que no es cierto que no se pueda armar una causa penal a un policía cuando comete delitos comunes.
      Lo que ocurre en la práctica es que el proceso judicial se suspende a la espera de la resolución de la investigación policial interna y, como ésta rara vez prospera, rara vez también prospera la causa penal. Es una lógica de respeto-miedo institucional (obviamente no legislada en ningún lado) que en definitiva tiende a la impunidad.
      Si te referís a sanciones administrativas (por causales leves que no configuren delito penal como la de mal desempeño, incumplimiento de deberes, etc.) estoy totalmente de acuerdo con la descentralización y con llevar la investigación a fueros de la justicia ordinaria. Creo que Garré, de acuerdo a sus antecedentes y desde su nueva función, va a tener esa potestad.
      Ahora, en el terreno estríctamente político, en un año electoral y con el clima desestabilizador vigente y esperable a futuro, no sé hasta qué punto va a convenir tirarse a la cana en contra.

  4. Un tema clave parece pasar alrededor de la sensaciòn generalizada en la poblaciòn sobre el descrèdito de la instituciòn policial que motiva que en materia delictiva se la visualice mucho màs como un exponente de la inseguridad que genera no poder confiar en su gestiòn, que como una manera de encontrar protecciòn para quienes han sido vìctimas de un delito.

    En los primeros años de retorno a la democracia, las Fuerzas Armadas fueron vista como un riesgo de interrupciòn de ese proceso y tuvo que transcurrir màs de una dècada con varias confrontaciones como la de Semana Santa o las variadas presiones que experimentò el gobierno de Alfonsìn para que se lograra insertarlas en los contornos dentro de los cuales se mueven actualmente. La represiòn a Seineldin, con independencia de las contradicciones del menemismo, marcò un hito en cuanto a poner en su lugar a una banda facciosa que antiguamente era el prólogo de un levantamiento más amplio y certero.

    Una tarea similar con un cronograma paciente y prolongado, es probablemente el que serà necesario abordar con los cuerpos policiales y habría que comenzar por crear tribunales especiales, externos a la instituciòn, para juzgar todas las conductas que será indispensable desterrar para desenredar este tema. No puede tolerarse que la recepciòn de denuncias en la comisarìa, brinden a quienes las formulan, la conclusiòn de que no va a pasar nada y que no hay intenciòn de revertir esa inercia.

    Si no se logra esto, quedaremos igual o peor que antes de esta medida, porque se habrá gastado ya una carta tan audaz como la de crear un ministerio especìfico con una figura como la de Nilda Garré al frente.

      1. Tenés razòn.
        En toda la lectura, pasé con cierta ligereza lo que apunta con buena precisiòn Ignacio.
        Igual lo que quiero acentuar es que si no se legisla sobre ese fuero especial, con un amplio debate que abra la difusiòn de esta limitaciòn actual para regular desde afuera las lacras del funcionamiento policial y se descubre ante la sociedad quienes son los polìticos que se comprometen en serio con ese propósito y quienes son funcionales a esas falencias (ej. Duhalde, Macri, etc.), si no se arranca con todo eso vamos a despegar mal.

  5. La magia de los nombres. Confieso que como a Pepe, me da cosita escuchar tan seguido la palabra popular: me hace acordar a Roland Freiser.
    Fuera de ese resquemor, las propuestas son buenas. La mejor de todas es incorporar a los civiles en la fuerza. Esto de dos maneras.
    En primer lugar, todo el personal de apoyo tiene que ser civil. Por personal de apoyo me refiero a secretarias, archivistas, etc. De esta manera se reduce la atmosfera de cuartel y de cofradía que tiene cada comisaría. Tan bien, tiene el saludable beneficio de que libera más policías para sus tareas.
    En segundo lugar guardia permanente del Ministerio de Justicia o de la Justicia misma en cada repartición policial. A esto se les pueden sumar observadores o voluntarios de asociaciones de derechos humanos. Que cada ciudadano que caiga preso este inmediatamente protegido por todo nuestro sistema judicial.
    También hay fomentar los lazos de la policía con las fuerzas vivas de cada barrio, desde las asociaciones de comerciantes hasta las agrupaciones barriales. Esto no debe depender de cada comisarío sino de un plan bien estudiado y puesto en practica.
    Otras ideas que pueden ser buenas son (i) terminar el sistema de doble turno (ii) que los «rondines» sea permanentes y sean el nexo entre la comisaría y el barrio.
    Hay buenas ideas, pero me preocupa que no haya interes en llevarlas a la practica. Hay muchos intereses políticos para que todo siga igual. Tan es así que en 7 años ya de era K nada cambio en la fuerza y, cuando la necesitamos, no nos animamos a usarla porque, básicamente, son unos matones.

    1. Francisco, lo de popular no es una muletilla sino que refiere a una diferenciación conceptual que desarrollamos acá y en la barbarie.
      Lo del doble turno se tiene que acabar.
      Saludos,

  6. Todo muy lindo, pero todo esto es sobre UNA, una sola arista del tema seguridad, y pareciera q es el unico q les preocupa: q los policias no caguen a patadas a manifestantes y además altamente unitaria, ya q la federal no tiene completencia directa en las provincias.

    Digo… una simple para eso no seria crear fuerzas especiales, asi como esta el grupo de alcon, una fuerza especial para situaciones de manifestacion, reclamos, situaciones confilictivas de masa digamos.
    Q sea mas persuasiva, q de choque, q esten preparados para hablar con la gente, q sean expertos en tecnicas de sujecion, en vez de estar chipeados para el contacto, asi si tienen q detener a alguien q con una sola toma inhibidora baste y no q haya q cagarlo a trompadas literalmente.

    Les cuesta una bocha este tema de la seguridad a ustedes, debe ser porque todo lo justifican desde esa vision materialista q tiene el marxismo, y no señor, el diagnostico no es erroneo, pero si es incompleto.

      1. Entendiste mal o esctibi mal. Quize decir q como existe un grupo Halcon para operaciones de maximo riesgo, pueda existir otra fuerza especial, pero para situaciones de manifestaciones.

      2. Entiendo a Bloncha y tiene razón en que el tema es muy complejo porque la policia federal no tiene juridiscción en las provincias. Con respecto a tener una división para prevención y control de protestas y disturbios es una buena idea (muy cara para mantener) y sería algo así como los cascos azules de los ejércitos, que si funcionaran ayudarían muchísimo. No sé como funciona por esos pagos pero aquí en Mendoza hay una disposición legal que a las mujeres violadas sólo se la puede peritar una sóla vez y en una situación médico forense muy cuidada. Ese tema está muy protocolizado y ha dado muy buenos resultados porque se cuida la parte humana. La parte judicial también es parte del protocolo.

  7. Acceso a viviendas dignas para el personal de seguridad, especialmente el policial, que muchas veces vive en muy malas condiciones. A traves de un programa especial de acceso a la vivienda desde el estado nacional.

    Ademas que al menos el 50 % de los integrantes de una comisaria vivan en el barrio de su propia comisaria, y muy especialmente el comisario y la plana mayor de cada comisaria para que los vecinos sepan adonde ir a reclamar, y para que el comisario y su familia sean afectados por la misma inseguridad que los vecinos de cada barrio.

    1. Federico, no te parece que lo mejor es que los policías tengan un ingreso acorde a su tarea y que vivan donde quieran?
      Y si el comisario se quiere mudar qué pasa?

      1. Mi idea es que la policia tenga un apego personal con el barrio, no debe haber muchos policias que quieran que su barrio sea inseguro, para un policia corrupto seria mucho mas dificil actuar cerca de su familia, de sus conocidos, de sus propios vecinos.

        Por otro lado un comisario que vive en el barrio de su comisaria es mas accesible a los vecinos, lo digo por experiencia propia, la mirada de la abuela vecina es mas poderosa que la de dos ministros y cinco secretarios.

        Muchos de los policias federales , hablo de los de a pie, viven en peores condiciones que las de las personas que tienen que cuidar, eso sin dudas genera tensiones. Con lo cual asegurarse las condiciones de las viviendas desde el estado no esta nada mal y no cuesta muy caro.

        Que los policias tengan un ingreso acorde a su tarea, desde ya, para pagar el credito blando que el estado le va a dar para pagar la vivienda.

        Muy buenas tus propuestas.

        Saludos

  8. Son buenas las propuestas pero hay un problema con las adicionales y lo digo con poco conocimiento pero escuche mas de una oportunidad que se quejan de tener que hacerlas para ganar mas.
    Si se las sacas no los estas empujando a aceptar «dadivas» coimas ¿por debajo de la mesa?, si sucede ahora no crees que sera mayor aun?.
    Si la propuesta es aumentar sueldos y personal tenes que hablar de una erogacion mayor de parte del estado, se puede hacer eso?.
    Porque no solo tendrias aumentos de sueldo sino ademas mas cantidad de personal para pagarle esos aumentos tambien.
    Para pensar.

    1. Y bueno, Omar, la seguridad cuesta. Yo quiero que alguien que porta un arma legalmente esté bien pago. No porque si no va a aceptar coimas sino porque necesita tener una buena calidad de vida.

    1. Ni Garré ni ningún otro funcionario va a transformar a la Policía Federal.
      Solo desarmando la complicidad de esa institución con la delincuencia y la corrupción política podríamos tener alguna esperanza.
      Es más simple desactivarla y crear una fuerza nueva.

      1. Se puede desarmar, a pesar de lo que se cree todavía quedan muchas personas honestas, tanto en la Federal como en la Bonaerense.

      2. Menem desarmó a las FFAA, al punto que hoy no tienen capacidad operativa (ni capacidad para golpes de estado).
        Un organismo corrupto hasta la médula no se arregla con burocracias inventadas de apuro.
        Se arregla con política.

  9. Alejandro,

    me parece muy bueno concretizar los discursos o las propuestas, bajarlas a tierra, porque en definitiva es lo más democrático que hay: ir al detalle posibilita discutir ese detalle, que si se queda en una teoría siempre hay lugar para, que por medio de una cintura retórica, todos terminemos coincidiendo. Los 3 puntos que proponés sirven, yo me sumo y a lo que decía valentina y después dijeron otros, digo en discutir los detalles sobre todo de los puntos 1 y 2.

    1-Es cierto que el cuadro de videla se baja antes las cámaras, pero hubiera sido imposible bajar mil cuadros de videla en el anonimato todos los días, poner estudiantes como garantes de la legalidad en nichos donde se sabe son estado de excepción, en principio, es un poco débil, creo que la prpuesta está buena, digo, lo de penetrar civilmente los espacios cerrados como las comisarías, pero que requeriría gente más capacitada.

    y con respecto al 2-me parece que es una gran deuda de este gobierno, sobretodo habiendo dado un paso enorme que fue los juicios pero que a la vez demostró, digo, sirvió como paso previo, pero demostró la fidelidad a aquella cúpula militar, y lo digo con cierto conocimiento de causa, por ende creo que además de mejorar las condiciones de laburo del cuerpo policial, insisto, lo que me parece prioritario, también habría que asignarles un rol concreto en la sociedad.

    Pienso, el discurso democrático de derechos humanos llega a la sociedad, en sus capas medias o bajas, según sectores, pero no llega a ese nichos como la vucetich que hora tras hora arroja cadetes que siguien siendo orgánicos a una estructura y el ejemplo es la solución momentánea que tomó el gobierno nacional, que no es poco, pero que efectivamente no tiene fertilidad futura: esconder a la fuerza, que no lleven balas de plomo, es algo sí, pero no es todo. ¿Cómo hacer para que un cadete entonces salga convencido de que tienen que cumplir los derechos de los civiles? Y no puedo obviar Bolivia, ya que suena en estos días por soldati: Evo pudo avanzar por tener de su lado a las ffaa y tuvo a las ffaa de su lado por un cambio profundo que promovió, primeor decapitó a la fuerza, pero indefectiblemente no se la puede vaciar por completo, por ende el discurso oficial masista estuvo acompañado de asignarles un rol necesario en la «nueva épica nacional» mejoró salarios, es cierto, pero también las ffaa fueron los que recuperaron los pozos petroleros, les hicieron lugar en el palco oficial y eso no es poca cosa, digo, puede acompañar y mucho a ese cambio de mentalidad de la qu ehablan de no volver a poner una foto de videla en facebook un 24 de marzo pero me atajo. No digo que arg sea bolivia tampoco digo que mañana los cadetes de la falcón vayan a tomar la lumbrera, porque no sería viable, digo poder pensar en serio la derrota y después hacer lugar, hacerles lugar. Claro que esto tendría que estar en íntiima sintonía con el punto 3 que decís vos, ah, y qué lugar, no sé, pero debería pensarse.

    bueno, fue un poco enredado,

    saludosss

    gabriel

  10. Mientras Blas Altieri, el intendente de Pinamar, se quiere matar porque supone que éste verano habrá más carpas en Villa Soldati que en Cariló, Macri que no es tonto, está preparando un nuevo Parque temático que desplace a Tierra Santa. No se le puede negar que es una salida pacífica.
    Ahora les están emplazando baños químicos por orden judicial. La Justicia de Argentina ordenó que se coloquen baños químicos y se les suministre agua potable y alimentos a un grupo de personas que ocupan un parque público con ganas e intenciones de quedarse a vivir en él.
    En tanto, recién el fin de semana está pautada la llegada de los primeros sanguchitos de miga, los juguitos de naranja y protectores solares. Al fin y al cabo sólo están pidiendo un «terrenito y una casita», como millones de argentinos. Ojo. Aclaran que no quieren que les regalen nada. ¿Qué es una casita? nada.
    No quiero ser duro. Admito que tal vez no sepan dónde se encuentran. Pero estoy seguro que no creen estar en su país, como dicen algunos exaltados. En su país los cagan a tiros con plomo y después les largan los perros para que se los lastren y después se comen los perros. Y aunque el paisaje invite a estimar que las imágenes provienen de campos de refugiados en Palestina o en las afueras de Darfur, está ocurriendo en el Distrito Federal de la Argentina.
    Mauri, si la hace bien, tendrá los votitos de las clases medias y humildes de todo el país que le están faltando para alcanzar a la Cris. Dice mi asesor Pirincho que están 32% a 23% y Ricardito 17%.
    Se lo nota desorientado al gobierno. Esto con el Néstor no pasaba. No es que no tengan calle ni conurbano, ni siquiera ven Policías en Acción.
    Las mayores quejas, actos de racismo, xenofobia y odio ocurren en el conurbano profundo. Donde de vez en cuando le queman la casa al paraguayo (que es el único que trabaja en cuadras a la redonda) que se chupó y se le fue la mano. O al boliviano que no sólo le afanan la verdulería sino que le cagan a palos hasta a los bebés y le pisan la fruta antes de irse. Y qué decir del odio y resentimiento hacia los chinos del supermercado. El racismo es hijo de la ignorancia y la xenofobia de la proximidad. No entiendo entonces cómo podríamos los que tenemos la suerte del destino o el fatalismo geográfico de no haber nacido por esas márgenes, en ser racistas o xenófobos.
    O sea, los Nac&Popó perderán votos y adhesiones entre las clases medias urbanas y entre la clase media y media pobre de todo el país y en especial del Gran Buenos Aires. Ni Néstor hubiera podido completar su autodestrucción de manera tan acabada. Lástima que no esté entre nosotros para sufrirlo.
    Este país está abierto y necesita gente que venga a trabajar, porque seamos sinceros, si algo falta en esta bendita tierra es gente que trabaje. Hoy para financiar a un pauperizado con esposa y tres o cuatro pibes, se necesitan entre nueve y once monotributistas. Así que a ponerse a laburar, que después se quejan.
    Por otra parte, avísenles a los que están armando las valijas en los países limítrofes para venirse el finde, que si algo sobra acá son piojos. Tenemos tres de cada diez argentinos en la miseria y otro más en la pobreza. Hasta muertos propios tenemos, como los indígenas formoseños que tenían el tupé de querer llegar al río por un campo intrusado por un amigo del gobernador Gildo Insfrán. También tenemos un pibe que una patota amiga del gobierno le perforó el hígado y lo mandó al cementerio de Avellaneda. ¿Para qué querríamos muertos que después hay que mandarlos en avión?
    Es que le pusieron pilas a la redistribución, pero no alcanzó. Entre la que se afanaron, la que le dieron a los monopolios y la que dejamos de ganar por imbéciles, se terminó. Ahora hay que garparle al Club de París. El pretendido Modelo sólo es una decisión microeconómica de largar billetes, y como bien sabemos los argentinos, los billetes se van cuando hay que pagar las boludeces que compramos a crédito (Con la Amex Gold o la Tarjeta Naranja) porque es al pedo ahorrar para una vivienda que en estas condiciones es inalcanzable.

  11. Excelentes propuestas. Creo que es una oportunidad única de que la Policía deje de ser esa entidad mafiosa propensa al delito y se transforme en la entidad que realmente esté al lado de la gente cuando se la necesite.

    Suena a quimera, pero todos esperamos que vuelva el «policía amigo» que caminaba los barrios.

  12. Muy buen post.

    El pelo corto no solo es una obligación que los asimila a los militares, que no son, sino que los hace ¨visibles¨ como policías fuera del servicio. Por otro lado, no se si la Federal tiene la misma norma que la Bonaerense, pero cuando Arslanian empezó la reforma de esta, una de las normas que quiso eliminar fue la portación de armas de los policías fuera de servicio y su obligación de actuar frente a un delito.

    El corte de pelo al ras y la obligación de actuar pone inutilmente en riesgo la vida de estos funcionarios públicos que no tienen porque ser héroes 24 horas al día.

  13. No está claro la juridiscción de ese Ministerio. Si la Policía Federal es una especie de FBI (que le falta mucho) sólo actuaría en juridiscción federal (como es el narcotráfico por ej,) y esa quiso ser la trampa de Macri por la juridiscción. Yo me pregunto que pasaría en este país si la Capital Federal (o sea la sede del gobierno nacional) estuviera en Viedma, como en algún momento lo propuso Alfonsín. ¿Qué harían los medios, también exigirían la participación, también criticarían como demora del gobierno nacional lo que es responsabilidad de un gobierno local?. Si la capital federal se muda ¿se transformaría la CABA en provincia?. ¿Cómo se llamaría?. Macri no se siente estado, se notaba en sus conferendcias de prensa, como dijo Filmus parecía un presidente de una ONG. ¿Qué quieren los porteños?. Quieren ser autónomos y no se lo bancan. Aquí en Mendoza bandas armadas tomaban barrios nuevos SACANDO A PUNTA DE PISTOLA a los ocupantes legítimos y que yo sepa no salió en ningún diario ni blog y no se pidió la federal. Se resolvió con la policía, los fiscales y los jueces trabajando en equipo y no hubo heridos ni muertos. No entiendo estas reflexiones. La responsabilidad TOTAL es del gobierno autónomo de la ciudad de Buenos aires y el gobierno nacional o sea DE TODOS los argentinos está actuando por humanidad pero no tiene juridiscción.

  14. Acabo de escuchar al descerebrado de Alderete (CCC) por Radio Mitre. Declaró que al principio no pensó en nada pero después de ser llevado en el helicóptero presidencial a la reunión del otro día en Casa Rosada se dio cuenta que había sido un inconciente en subirse PORQUE LO PODRÍAN HABER ARROJADO AL RÍO DE LA PLATA (?)

    (Amigos de la CCC, escóndanle la petaca al jefe, por favor.)

  15. Quiero aclarar que ese episodio de ocupación fue en este período de gobierno tan atacado desde el inicio (gestión Jaque que luego Néstor aceptó como aliado, ya que su desafortunado error cobista le pasó factura). No me extrañaría que los matones que sembraron terror también fueran mercenarios en el comienzo de la gestión tan vapuleada de Celso Jaque. Con respecto a este fenomenal lío de Macri que se complica según pasan las horas hay un esfuerzo más que notorio de embarrar la cancha de la intención de votos del FPV. Macri también va a perder con ésto pero tiene varios alfiles de terror que son los medios clarín, etc y ser el titular de gobierno de la ciudad más poderosa y derechoza del país.

  16. Alejandro, creo que ademas llenaria las comisaria de personal civil, que no este en el escalafon policial, ni siquiera en la fuerza. Las comisarias hacen un monton de trabajo de administracion que no tiene sentido que este en manos de personas que se entrenan para atrapar maleantes y los ves luchando con las teclas de una computadora y perdiendo. No solo mejoraria la administracion, sino que haria entrar OTROS a la comisaria lo que matiza las logicas y las visiones.
    Diria que mas alla de las personas que mencionas de seguridad, deberian estar empleados del registro civil o del lugar que sea al que correspondan las tareas administrativas que se llevan a cabo en las comisarias y que no son esenciales de la funcion policial.

  17. En primer lugar, es alentador observar la amplia participación en los comentarios, lo que marca una preocupación y compromiso con el tema. Gran parte de estos están orientados hacia el contralor civil sobre las fuerzas policiales y medidas acordes consideradas democratizadoras. Sin embargo y sin particularizar, observo también en los comentarios una valoración institucional pesimista y estática -en particular hacia la Federal- , como una burocracia inerte que se va a transformar desde afuera con una catarata de medidas bien intencionadas y tal vez mas o menos acertadas. Yo recomendaría cautela y prudencia. Creo que no hay transformación posible sin involucrar activamente a la amplia mayoría de los uniformados, que deben estar convencidos de los beneficios profesionales de la reforma. Hay muchos policías honestos que aman la profesión y anhelan cambios democráticos.

  18. Muy interesante
    Simpre nos ha dado «cosita» meternos con estos asuntos, y me parece muy positivo que tratemos de pensar qué fuerzas de seguridad deberíamos tener, cómo deberían formarse, cómo deberían ganar su salario. Para no caer en comentarios demasiado ingenuos ni demasiado pragmáticos. Gracias por aportar complejidsad cuando la mayor parte de los irresponsbales dichos que propagan los medios tratan de «simplificar» cosas que son imposibles de simplificar. Lo de las guardias me parece muy importante, aunque habría que encontrar la forma de que no sea mano de obra barata y de baja calidad (que no sea testimonial -el uso de la palabra no es una chicana-).

  19. Presencia de personal del ministerio, mejoramiento de las condiciones de trabajo, voluntariado universitario, formación de cuadros… mmmm…. A mi me parece q la cana está arreglada con TODOS los delitos que ocurren en el país, q matan pibes todos los días, q las comisarías son de terror y q impera una corruptela irreversible. No estaría bueno darle de baja a esta cana y empezar de nuevo, reorganizando la seguridad de los ciudadanos bajo la supervisión de los que lucharon toda la vida contra el gatillo facil, la represión y el abuso policial? Cuando Arslanián largó la Policia «2», q hacia cursos de ddhh en la universidad y no se q otras historias, al toque de su debut, amasijó a un pibe en sarandi q otra q la bonaerense o la federal…

    Ah, lo de «propuestas para el ministerio de seguridad popular» se refiere a uno q se va a crear o al q existe? porq por ahora sigue siendo la misma yuta de mierda; no creo q se resuelva ni con cursitos ni mucho menos con un cambio de denominacion…….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *