Víctimas

Mal y rápido escribimos este post sabiendo que compite con un día de definiciones mundialistas.

Lo hacemos para decir que todas son víctimas, que no queremos más víctimas y que hay que trabajar para que no haya violencia en ningún barrio del país.

Vemos la cobertura de los medios sobre la muerte del joven Luis Sartori atropellado por motochorros. Adolescente, jugador de rugby, de familia militar, cuyos restos serán inhumados hoy en el cementerio de la Recoleta.

Creemos que a quienes reflexionamos sobre los aspectos de la vida pública y lo hacemos desde un punto de vista, llamémosle, progresista, deberíamos evitar hacer lecturas lineales sobre la situación de la (in)seguridad.

Una lectura posible es que hay ciertos sectores que potencian más la cobertura mediática de la muerte de este joven que, por ejemplo, el fusilamiento de un pibe por parte de la Policía en Bariloche. No nos parece que haya que cargar las tintas en torno a ese tipo de razonamiento.

En la Argentina, las fuerzas de seguridad asesinan una persona por día, podemos suponer que muchas de ellas pobres. (Sumemos datos: el 50 por ciento de las muertes por gatillo fácil son jóvenes de menos de 25 años y el fusilamiento en la primera causa de muerte, seguida de muertes en comisarías). Sin embargo, la delincuencia policial no es la única que azota a los sectores populares. Contrariamente a los que creen que el delito es un problema causado por los pobres que afecta a los ricos, los sectores más humildes de la población son los más penalizados por los delitos contra la propiedad y las personas. Son los más débiles tanto a la hora de prevenir la violencia como de lograr su castigo judicial.

En este marco, creemos que víctimas son víctimas. Todas son víctimas. Ante la muerte violenta, todos somos víctimas. Siempre sin olvidar que no hay víctimas de primera y víctimas de segunda.

Y no corresponde ponerle un micrófono a las víctimas. Hay que trabajar para solucionar sus problemas y evitar que haya más víctimas. En cualquier barrio, en cualquier caso. La participación de los ciudadanos en la construcción de una seguridad democrática, de una sociedad sin violencia delictiva, no puede hacerse desde un micrófono. Los medios sirven para construir agenda pero no para resolver los problemas. Tratar de darle solución a la inseguridad desde la multiplicación al infinito del sufrimiento por la pérdida violenta de un ser querido no sólo es perverso sino también estéril.

Hay que erradicar la violencia de la sociedad. Si el que te fusila es un policía o es un chorro lo que es distinto es la solución, pero la carga de violencia que destruye a una familia y a todo un entramado social es la misma.

Consideramos además que siempre es bueno poner en contexto lo que ocurre. Así como María nos contó lo que es ser vivir y morir pobre en Bariloche, hay que saber qué es y qué no es la inseguridad en la Argentina y en el mundo. La ley no se aplica sola. Hace falta voluntad política para que los tres poderes actúen contra la violencia de verdad y no a través de conferencias de prensa.

Ayer veíamos por CNN en español lo que ocurre en el estado deNayarit, en México. Leemos al respecto:

  • De acuerdo con cifras oficiales en un período relativamente breve ocurrieron allí 124 muertes violentas. De ellas 106 relacionadas con el crimen organizado –Beltrán-Zetas vs cártel de Sinaloa-.
  • El gobernador del estado, Ney González Sánchez, instaló un «mando único estatal», en Tepic y Xalisco, en donde ya no hay policías municipales.
  • Luego, el gobernador anunció que daría por terminado el ciclo escolar en el estado –en 1,400 escuelas de nivel básico entre los que se encuentran 125 colegios privados– dadas las condiciones de inseguridad.
  • En los últimos días, dispuso simulacros en las escuelas para enfrentar posibles tiroteos masivos.
Lo más importante, seguramente lo dirán ustedes en los comentarios.
Autor de la foto

About Artepolítica

El usuario Artepolítica es la firma común de los que hacemos este blog colectivo.

View all posts by Artepolítica →

27 Comments on “Víctimas”

    1. Normis, creer que el robo es un fenómeno monocausado es difícil. La pobreza no provoca delincuencia. Se necesita el concurso de otros factores. El futuro (y el presente) se lo arrancaron a mucha gente que no anda afanando a los tiros…
      En realidad los motochorros en su versión clásica son arrebatadores más que nada. Pero se entiende. Espero

  1. Todos son víctimas, pero algunos son de familia militar y sus restos serán inhumados en la Recoleta.
    La verdad, no noté que se le haya dado más cobertura que a las muertes en Bariloche… pero yo solo leo diarios.

    1. Es tal cual. Sino fíjense la alharaca que hicieron cuando mataron al chetito hijo del facho de Blumberg.

      Como era bienudo, rubiecito, heterosexul y cogotudo entonces fue una tragedia. Si era pobre, villero, puto y negrito seguro que decían que «algo habrá hecho» ¡que asco los medios burgueses!

  2. Suscribo totalmente, especialmente en lo de ponerle el micrófono a las víctimas. Y agrego no solo es perverso y estéril. No solo no suma, resta. Lo que suma y mucho seguramente es rating; «desgarrador testimonio de los padres de la victima». Y la victima lógicamente quiere matar a todos los chorros y eso lo unico que hace es dividirnos a todos entre los que dicen «facho de mierda» y los que dicen «como se nota que nunca te violaron una hija»

    1. B-K, tenes razón con no ponerle el micrófono a las victimas.

      El tema es que el micrófono lo pone un periodista o dueño de medio. La solución la debe dar un politico. No confundamos los roles que sino un día vamos a reclamarle a Morales Solá por los baches.

  3. Con el riesgo de hacer un debate paralelo y me acusen de goriila golpista planteo esto.

    Victimas de atentados ERP/montoneros no merecen un consuelo similar a las de la dictadura? O ponele no las de la dictadura, sino pre 76 donde convivian facciones terroristas de derecha e izquierda con un regimen democratico presente.

    No quiero cargar mucho para que sea leido y no resulte engorrosa el impacto visual

    Para resumir lo que yo pienso es: carcel a videla, carcel a firmenich

    PD: rts cortitas y al pie para q se mueva algo

    1. Claro, claro Rau. Ya lo dijo Sábato , hubo dos demonios.La prematura muerte del General Juan Carlos Sanchez es exactamente lo mismo que la de María Claudia Falcone y sus secuaces. Una justa reparación histórica sería poner el busto del experto en lucha antisubversiva Sanchez en los colégios secundarios de La Plata.
      Coincido en lo de carcel a Firmenich, pero por ser un Servicio.

    2. Si claro, muy «democrático» el gobierno pre dictadura, sobre todo por que creó a la AAA, una organización para-militar manejada por el Estado.
      Lo de golpista y facho te lo tenés bien ganado, lo de gorila también, pero parece que el problema era que los de la AAA eran peronistas «gorilas».

      1. sera? tienen mas legtimadad unos que los otros? Porque unos querian voltear un gobierno apra poner una dictadura de derecha tienen mas maldad que otros para poner una de izquierda? Las organizaciones de izquierda fueron creadas antes o despues de la AAA? dicahs organizaciones, siguieron su actividad luego de las elecciones de Peron (reciel elegido)?

        Saludos

  4. No se trata de ver a quién le ponen el micrófono. La respuesta no pasa por los medios. Estamos otra vez pensando en el famoso relato, pero no en las soluciones. Los medios mostrarán otra cosa en el tema seguridad cuando haya otra cosa que mostrar además de las víctimas. Es un caso claro en el que los medios son una pequeña parte del problema, salvo que se piense como neutralizarlos u obligarlos a la «buena onda».

  5. Creo que cada uno reacciona de acuerdo a la distancia que tenga con la víctima.
    El que piensa de un pibe que muere cruzando Luis María campos «podría haber sido mi hijo, o mi hermano» reacciona distinto a la de otra muerte que le parece algo que nunca le podría pasar de cerca.
    Me imagino que los fumadores se estremecen más que los no fumadores más cuando escuchan hablar de un conocido que se muere de cancer de pulmón.

  6. Todos los pibes son iguales, pero algunos de ellos son son más iguales que los otros. Y algunos diarios se dirigen a los lugares donde viven los primeros.

  7. Bien por el posteo, y creo que sigue siendo un agunjero negro de la centroizquierda el tema de la seguridad. Ok, la pobreza incide en situaciones de delincuencia, y las policías son una gran mafia. Perfecto, ¿entonces? ¿Cuándo salimos de la etapa de diagnóstico?
    Y estoy 100% de acuerdo en que cuando la víctima de un robo o asesinato es alguien de la clase media o alta tiene más cobertura mediática,y eso genera dos lecturas distintas: 1) Que la inseguridad es solamente un problema de la clase media/alta, que, en cierto punto «merece» esos sufrimientos por ser parte (o apoyar, directamente), un modelo social injusto. 2) Que la inseguridad afecta a todas las capas sociales, pero, a diferencia de una primera mirada, golpea más a las clases populares, fenómeno que queda invisibilizado porque el relato mediático se ocupa de las víctimas de sectores más acomodados.
    Yo suscribo la postura 2. En los barrios populares, donde la presencia policial es nula, donde la capacidad de presión de los vecinos es menor a la de otros barrios con mayor poder adquisitivo, donde los medios no instalan como legítimas las demandas de quien viven ahí, donde no hay seguridad privada, donde la ausencia del Estado muchas veces redunda en tener que coexistir con bandas, donde, además, la pobreza, junto a los anteriores factores, potencia los problemas de marginalidad, la inseguridad es muy alta. Cualquiera que patea por esos barrios escucha sobre robos a la gente, que está esperando el bondi para ir a trabajar, o que estaba caminando yendo a comprar el pan.
    Creo que la cobertura mediática de la inseguridad, que se focaliza en las víctimas de clase media/alta, produce dos lecturas erróneas: la de aquellos que, identificándose con esas víctimas, creen que es solamente un problema que afecta de la clase media, y que es causado por la delincuencia (a la que se asocia con las clases populares). Esa lectura se desliza fácil a la idea de que «los negros te roban».
    La otra lectura a mi juicio errónea, generada por la cobertura mediática, es la que se genera en ciertas personas de izquierda; como justamente las víctimas mediáticas de la inseguridad son de clase media/alta, pareciera que la inseguridad entonces NO es un problema que afecte a las clases populares, ya que no aparecen construidas como víctimas en los medios.
    Los dilemas son: ¿reduciendo la pobreza disminuís con certeza la inseguridad? ¿No hay lógicas propias del mundo delictivo, con sus tradiciones, saberes y códigos, que, en cierto punto, relativizan que la reducción de la pobreza baje automáticamente la delincuencia? Generalmente, al menos los que suelen frecuentar ese blog, apoyamos la intervención del Estado en muchas áreas de la vida social. ¿Por qué no creemos lo mismo para el tema de la inseguridad? ¿No es un reclamo «popular»? ¿Estamos seguros de que solamente es una demanda de la gente bien de San Isidro?
    Todos somos víctimas, pero si una persona es asesinada para robarle la billetera, es doblemente víctima: del sistema social, como el asesino, y de la acción de este.
    Aclaro que no tengo una respuesta clara, pero me hace mucho ruido el silencio o estacionarse en la etapa del diagnóstico que tiene la centroizquierda, la izquierda y el progresismo en general con respecto a este tema.
    Natanson escribió alguna vez que era inconcebible que la centroizquierda no pudiera ni siquiera tomar como concepto la idea de «represión» estatal, cuando es una atribución del Estado, que lo distingue de los particulares, de las empresas y de las ONG. Aclaro, por las dudas, que me considero una persona de centroizquierda/izquierda, y no «a pesar de» sino «por eso» pienso que este («nuestro») sector tiene que empezar a pensar el tema de la seguridad, saliendo de la parálisis o del relativismo del «todos somos víctimas». Saludos.

    1. No jodamos: lo de la inseguridad es un drama maxificado por la derecha para imponer «mano dura»

      Fijate sino como Macri la combate: Policía Mierdapolitana SI, escuelas NO. Así funciona la derecha pedorra!!!

      1. Saluto, es un «drama»..¿eso quiere decir que existe o no? ¿Existen personas asesinadas por delincuentes (a veces uniformados, obviamente), o no? La derecha lo agita como una de sus banderas…¿no será tiempo en disputarle esa bandera planteando otra política, en vez de negar que sea un problema que preocupa a muchas personas? Y no solamente a la clase alta y media.

  8. Lamentablemente el dispositivo mediático de la derecha funciona así: si sos un «nene bien», como era el caso del hijo de Blumberg, entonces tu muerte es una tragedia. Si sos pobre y morocho, entonces no sólo tu muerte no les interesa sino que probablemente «algo habrás hecho». Dan asco…

    Lo peor de todo: C5N es así, y es apoyada por el gobierno K

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *