Bueno, ayer fue un día bravo

Para llevar adelante cualquier estrategia de salvataje del espacio Nacional y Popular en la Argentina hay que empezar a hacer funcionar determinados mecanismos que muestren a un Gobierno más o menos en forma. Si no para correr los 100 metros llanos por lo menos para ese deporte en el que se anda siempre con un pie en la tierra moviendo la colita.

Porque -espero que se termine de entender-: no hay futuro venturoso para el espacio Nacional y Popular sin un “soft landing” (¿se acuerdan del soft landing?) para el Gobierno nacional.

Algunos mecanismos que se requiere activar ya se han dicho por acá, otros los garabateo en forma desordenado a medida que se me ocurren. Por un lado están una serie de acciones que impactan en los sectores “medios”:

  • Es necesario volver a dar preeminencia a los ministros.
  • Ese mayor peso tiene que ser de gestión y también político.
  • No se puede dar por perdida la “batalla mediática” o la disputa por la “opinión pública” y/o por los sectores medios urbanos. Aunque se vaya a perder hay que darla porque es estratégica. Aunque sea para minimizar daños.
  • No puede ser que no haya ministros y más diputados en la tele explicando.
  • ¿Viene la Ley de Radiodifusión o qué? Si no anuncia el domingo el envío del proyecto al Congreso la Presidenta siamo fuori.

Luego está el problema de los sectores “bajos”:

  • Se requiere dar mucha más manija a las medidas anti-crisis para sostener el consumo de los sectores de bajos recursos (se ha escrito por todos lados.
  • Otro tema acá es el de darle “sentido” a las medidas del Gobierno. Lo ha escrito Alejandro decenas de veces y lo retoma Horacio González ayer con su particular prosa:

…sería necesario que se mencionen estas obras –ya que se señala la expectativa de mejora vital de los sectores rezagados de la población– no desde la matriz desarrollista de la satisfacción de necesidades fácticas, sino desde algo superador que también la contiene. Se trata de la tradición emancipatoria, de la autovalorización de la aptitud popular y su potestad histórica“.

¿Qué significan esas obras, esas medidas? ¿Qué son? ¿Para qué? ¿Para dónde vamos?

  • Ni hablemos del problema de si los intendentes del conurbano empiezan a armar dos listas por-las-dudas.

Afortunadamente, me parece que la Presidenta ha encontrado un discurso y también un tono, según pude ver anoche por TV.

“(…) Yo personalmente me enorgullezco, y lo digo siempre, de pertenecer a un proyecto político que nunca envió al parlamento una ley para cercenarle un derecho o una garantía a otro compatriota, esto es para mi un gran orgullo, y habla también de la verdadera calidad institucional“.

Luego la Presidenta machaca con datos, con información que debería ser puesta en los medios por los ministros en todas las franjas horarias de la tele.

Todo esto lo digo porque el clima es malo.

A moverse.

Autor de la foto en Flickr.

: "Escriba" es Nicolás Tereschuk. Politólogo (UBA), Maestría en Sociologìa Económica (IDAES-UNSAM). Me interesa la política y la forma en que la política moldea lo económico (¿o era al revés?).